liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Todo un hombre de Estado » El empresario produce 0

15 de Marzo de 2005

« El intervencionismo y los arrogantes arruinavidas | Principal | ¿Cómo era aquello del cálculo económico? »

El empresario produce 0


Como bien dice Ellroy, peor que Ignacio Escolar son sus comentaristas. Ciertamente, aún sin saberlo, suelen contener las más habituales falacias económicas que han plagado, y siguen haciéndolo, la ciencia económica. No viene nunca de más, pues, desentrañarlos y exponerlos como lo que son: puras falacias.

Dice un tal dr. Boiffard en relación con la anterior discusión: Además, ¿por qué no le damos la vuelta al asunto? Si a un discapacitado produce un beneficio de 3 euros le quieres pagar 3 euros, ¿Quiere decir que los empleados que generan un beneficio de 15000 euros han de cobrar 15000 euros? Curiosamente ahí no se aplica la misma regla. Porque entonces al empresario, que genera 0, no le queda nada. Los empleados cuya productividad es de 15000 euros no los cobran y el empresario genera 0. Si bien la primera afirmación no se mantiene en pie, resulta adecuado examinar más detalladamente la segunda.

George Reisman, uno de los mejores economistas vivos, escribió hace bastantes años un excelente artículo donde demuestra que los fundamentos de la economía clásica, como de manera errónea se ha creído hasta la fecha, no conducen necesariamente a la teoría de la explotación marxista. Es más, pueden deshacerse de ella con relativa facilidad.

Pues bien, Reisman califica la falacia de que toda la riqueza es salario -y que por tanto el empresario no produce nada- como el marco conceptuall de la teoría de la explotación. La falacia proviene ya del mismísimo Adam Smith quien afirmó que el producto del trabajo constituye la remuneración natural, también llamada salario del trabajo. En el estado original de la sociedad, que precede a la apropiación de la tierra y a la acumulación de capital, el producto entero del trabajo pertenece al trabajador. No había ningún terrateniente ni ningún capitalista con quien tuviera que compartirlo.

En otras palabras, el beneficio y las rentas de la tierra constituyen deducciones del salario; el salario vendría a ser la renta original. No es sorprendente que, en este contexto, Marx construyera su famosa doctrina de la plusvalía. La economía precapitalista, según Marx, se caracteriza por ser M-D-M, esto es, los trabajadores venden sus mercancías a cambio de dinero para comprar otras mercancías. En cambio, el mundo capitalista sigue la forma D-M-D', los capitalistas compran con su dinero, D, una mercancía, M, y la venden por una suma superior, D'. Esta diferencia entre D' y D vendría a constituir la plusvalía, la apropiación por parte del empresario del exceso de trabajo del obrero. Por tanto, también Marx sostiene que los beneficios son una deducción del salario.

Sin embargo, Reisman plantea un ejercicio intelectual en el que muchos no querrán entrar por miedo a sufrir vértigo. Empecemos a definir los conceptos:

Beneficio: Exceso de ingresos procedentes de la venta de un producto sobre el coste monetario de producirlo.

Capitalista: Quien compra para venderlo con un subsiguiente beneficio.

Salario: Dinero pagado a cambio de la realización del trabajo (no por el producto del trabajo, sino por la realización del trabajo en sí misma)


A partir de aquí resulta evidente que si en una economía precapitalista sólo hay trabajadores que producen y venden bienes y servicios el dinero que reciben a cambio de su trabajo no es salario. Es cierto que todos los que reciben la renta son trabajadores, pero esas rentas no son salarios, sino beneficios (o plusvalía) Las trabajadores al vender sus bienes y servicios reciben un ingreso procendente de la venta de sus productos pero con unos costes monetarios 0, al no haber actuado como capitalistas (no han contratado trabajadores)

Por tanto, como dice Reisman, en la secuencia M-D-M todo es plusvalía (...), mientras que en la secuencia D-M-D', sólo una porción lo es. Y por tanto, los salarios no son la forma primera de la renta de la producción. Lo son los beneficios. Para que existan salarios es necesario que existan primero capitalistas. El surgimiento de los capitalistas no trae consigo el fenómeno del beneficio, éste es anterior a su existencia. El surgimiento de los capitalistas conlleva la existencia de los salarios y de los costes monetarios de la producción. Por tanto, el capitalismo reduce los beneficios puros con el surgimiento del salario. No hay asalariados sin capitalistas.

A similares conclusiones puede llegarse a través de la teoría de la empresarialidad de Huerta de Soto. Cada persona actúa empresarialmente en búsqueda de beneficios puros, esto es, de perspectivas de corregir errores previos de la acción humana, sirviendo de una mejor manera a los consumidores. Es evidente que sin capital y sin el trabajo por cuenta ajena no puede existir un salario. Los trabajadores actuarían empresarialmente, como si de autónomos se tratara, para conseguir beneficios.

El salario, en resumen, es una deducción del beneficio puro, y no al revés. El capitalismo no genera la plusvalía, sino que la reduce con la aparición de los salarios. Es el ingenio empresarial en la búsqueda de los beneficios quien genera el beneficio y, por tanto, éste no puede ser sino considerado como un producto del trabajo empresarial, y no del capital. El capital debe ser previamente invertido en determinadas areas y estructuras productivas que satisfacen a los consumidores. La acumulación de capital en sí misma no genera ningún tipo de renta; el capital es fruto de la decisión deliberada del empresario y, por tanto, de su acción. Es intelectualmente erróneo creer que los beneficios surgen de la deducción del salario, cuando és este es temporal y ontológicamente posterior; un coste monetario, derivado de la divisón del trabajo, sobre el beneficio puro.

Por tanto, el empresario no produce 0 como algunos ignorantes pre y postmarxistas se han dedicado a difundir. El empresario genera todo el valor de la venta del producto, al que luego le será descontado el salario. Sin empresarios y capitalistas no hay posibilidad de alquilar el trabajo por parte de las personas que no saben dónde invertir.

Comentarios

 
También es bueno el de "no me parece correcto que comparen esa política con el nazismo. los nazis a los discapacitados y alas minorias los exterminaban directamente. esta gente no es tan mala, sólo pretenden explotarlos. y los que quieran impedirlo son enemigos de la libertad", refiriendose a un comentario anterior.
Ellos estarían encantados con un gobierno nazi, porque precisamente controlaban a los empresarios, el mercado, los precios, el medio ambiente, etc.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 15:18 (1)
O este otro: "Y luego dicen que los trabajadores hemos progresado, podemos tener algunos derechos, más libertades y comodidades, PERO el proceso de alienación está siendo un éxito completo". Las mayúsculas son mias. Es decir, se consiguen todas esas mejoras PERO nos alienamos. Que pena que no vivimos la feliz revolución.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 15:22 (2)
Muy bueno, Juan Ramón. Da gusto ver que liberalismo.org vuelve a carburar.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 16:28 (3)
Adam Smith:
«En el estado original de la sociedad, que precede a la apropiación de la tierra y a la acumulación de capital, el producto entero del trabajo pertenece al trabajador.»

Adam, donde quiera que estés, no tiene sentido esto, y parece algo de Karl Marx. Sin apropriación de la tierra y sin acumulación de capital, ¿qué trabajo puede haber? ¿Si no había apropriación de la tierra y no había acumulación de algún capital, qué trabajo podía haber en ese «estado original de la sociedad»? No vale referirse a otro planeta.

Juan Ramón, incluso en ese escenario llamado precapitalista, por no decir anticapitalista, el «trabajador» en M-D-M está tratando de conseguir mucho D, dar poco M y conseguir mucho M de otro. Esas transacciones de ese trabajador son parte del capitalismo puro.

Lo precapitalista es estar peleando con las espadas, no comprando y vendiendo.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 16:45 (4)
De Adam Smith a Tranquilocomp (En una sesion espiritista).

Sorry.

Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 17:51 (5)
Será mi sesgo de economista, pero cuando Juan Ramón o José Carlos meten el dedo en la llaga de los anti-mercado, me emociona.

Gracias, amigos.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 18:01 (6)
Juan Ramón, ni siquiera hay que acudir a Reisman para rebatir la teoría del valor del trabajo marxista. El problema para debatir con esta gente es que primero se les tiene que dar una clase intensiva de razonamiento económico básico. Marx (y los posmarxistas siguen esgrimiendo argumentos semejantes) basa toda su teoría de la explotación en un principio de identidad: yo te cambio mi manzana por tu pera, osea que manzana=pera. Lo que demuestra una teoría tan sencilla como la de la utilidad marginal decreciente es que para mí manzana es menos que pera, y para ti al revés. Si lo trasladamos al intercambio de trabajo por salario... voilá ¿dónde está la explotación?
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 19:01 (7)
Pues yo voy con mi cuarto a espadas.

Eso de que el empresario genera 0 no se lo creen ni ellos. Desde hace muchos, muuuuchos años, salen de modo irregular pero sin faltar más de un mes curiosos artículos en El País donde en una frase o dos y a veces en la totalidad hay consideraciones sobre el empresario. No sé, alusiones a lo que trabaja, a la paradoja de que cueste tantísmo trabajo vivir del trabajo de los demás (en serio, he llegado a leer esto, lo que aceleró varios g's mi huida de cualquier idea de que la izquierda tiene algo que decir), la sorprendente importancia de la creatividad de algunos explotadores... Eso de gente de recontraizquierdas, por ejemplo, Maruja Torres.

Hace muchos años que oí esta aseveración del esencial robo que es la labor del empresario y me pareció una magufada: Era extraordinariamente antiintuitiva: por ejemplo, era para mi evidente que hay gente que sale de trabajador para montarse su propio negocio en el mismo ramo en el que trabajaba y no podía ser, claro está, un explotador por el mero hecho de tener un papel. No sé me imaginaba yo que los teóricos izquierdistas querían decir que se convierte en explotador a partir de una cierta "masa crítica" de volumen de negocio "o algo asínnn, no sé". Lo que me pasma día a día es que no, que es una simple chapuza de idea, una magufada más de la izquierda.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 19:33 (8)
Yo creo que esta idea absurda de que el empresario produce cero viene de lo siguiente:

Vemos en la vida diaria empresas que van bien y en las que hay beneficios, puesto que las que van mal terminan por cerrar y existen durante mucho menos tiempo.

Y evidentemente, si al hablar de una empresa eliminas su formación, la idea de la que parte, la decisión de ponerla en marcha, los riesgos, etc., .. parece que todas las empresas no son más que mecanismos automáticos en los que el empresario siempre gana sin hacer nada.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 19:42 (9)
Lo peor, dlluis, son los «finiquitos» o «compensaciones» que tienen que pagar los empresarios cuando despiden a una persona; está tan grave la cosa que igual tienen que pagarlos si el trabajador se va por su cuenta, aunque menos.

Se me ocurre que todos esos finiquitos y compensaciones impuestos por el Estado a los empresarios son la causa principal de la pobreza.

Si no estaré yo mirando a estos izquierdistas de cerca...hoy cuando lloró mi bebé de 10 meses, pensé que él un día ya no llorará por reflejo. Y luego se me ocurrió que es ya hora de que maduren los izquierdistas.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 19:53 (10)
De todas formas es inútil discutir de ciencias económicas con alguien que basa todas sus argumentaciones en topicazos, sin tener remota idea de lo que dice o de lo que se podría derivar de sus palabras si las trasladara a acciones. A mí ya me cansa. El último debate mínimamente serio que pude tener con alguien de izquierdas fue con mi hermano, y después de intentar explicarle con cariño y dulzura los errores básicos de la teoría económica clásica-marxista, se me quedó mirando y me dijo: "yo todo eso no lo sé, pero tú eres un facha".
En otra época me hubiera desesperado. Ahora he llegado a entender que se trata de dos cosmovisiones distintas de la vida. La suya, reducida y absolutamente limitada, es un subconjunto de la nuestra, que se autoalimenta por nuestro afán de conocimiento y por una lógica mental de la que ellos carecen o como mínimo está en estado latente. Nosotros sí les entendemos a ellos, pero ellos es imposible que nos entiendan, a no ser que logremos despertarles esa lógica o ese espíritu inquieto que deben de tener adormecido. Porque me niego a pensar que sean imbéciles. Simplemente se acomodan en su limitada cosmovisión. Los hay que mueren así. Los hay que poco a poco amplían su campo de visión. Si lo logran no hay marcha atrás. A la que pruebas un poco de libertad de pensamiento siempe quieres más, nunca te conformas. Conozco a muchos liberales que antaño fueron gentes de izquierdas convencidos. No conozco a nadie de izquierdas que haya sido liberal anteriormente. Sirva esto para insuflarnos esa esperanza de que vamos por el buen camino.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 19:56 (11)
Ok, Adam, eso no quita que te respeto mucho. ;)

¿Qué tal, Altar? No sé por qué se me ocurre que tú debes ser uno de los pocos liberales en Mexico. Ayayay, mejor ni hablar de Mexico, porque me dan unas ganas, mano, de comerme unos taquitos, un burrito de chorizo con queso, y aquí están recién aprendiendo a hacerlos.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 20:13 (12)
Voy a tomarme, altar, un tequila ahora mismo por nada más.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 20:17 (13)
Si muy poquitos somos aqui una especie en peligro de extincion por eso agradesco a dios haber encontrado esta pagina un oasis de sentates en un desierto de populismo.

Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 20:55 (14)
He leído que hay un Luis...algo en México, un empresario, y resulta ser el tércer hombre más rico del mundo ahora, después de Warren Buffett (2) y Gates (1), y creo que está cerquita de Buffett.

Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 21:31 (15)
Venir aquí a leer y no aprender es harto difícil. Como pequeño empresario que soy os diré que en nuestra empresa, en los contratos laborales, pone textualmente (en alemán, claro): "La parte A vende a la parte B su capacidad productiva por un importe de XXX € a la hora... La parte B se reserva el derecho a hacer partícipe a la parte A de la plusvalía que del cumplimento de este contrato se pudiese generar". Algo así, traducir textos legales es difícil. Como sólo tenemos 9 empleados, no hay sindicatos que valgan. El sueldo medio en esta empresa es de 2300 € netos al mes. Todos nos consideramos empresarios.
Ignoro si el mismo principio sería aplicable en una empresa más grande. Pero creo
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 21:46 (16)
(sigue, falsa tecla) que hemos encontrado una buena solución para nosotros: 6 investigadores, 3 administrativos.
Enviado por el día 15 de Marzo de 2005 a las 21:47 (17)
Felicidades asturleones. No sabía, además, que en Alemania las pequeñas empresas pueden evitar los controles onerosos del gobierno alemán. Ok, no hay sindicato pero, si los botan a los 9, ¿tienes que pagarles sus beneficios sociales? Si la respuesta fuera sí, y si se van por su cuenta también tendrías que compensarlos pero menos, ¿verdad?
Enviado por el día 16 de Marzo de 2005 a las 02:10 (18)
Disculpa, hago esa pregunta sobre las empresas pequeñas alemanas, en general. Si la empresa pequeña es libre en Alemania, mejor dicho, si el empresario pequeño es libre, seguramente eso tiene mucho que ver con qué Alemania sea tan poderosa económicamente.
Enviado por el día 16 de Marzo de 2005 a las 14:34 (19)
No estamos obligados a pagar ningún tipo de finiquito o similar. Y sólo existen doce pagas. En nuestro caso hay una clausula que regula la participacion en beneficios, pero como no tenemos beneficios...
Enviado por el día 16 de Marzo de 2005 a las 14:50 (20)
Saludos.
Enviado por el día 17 de Marzo de 2005 a las 15:22 (21)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande