liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Todo un hombre de Estado » ¿Zapatero o los especuladores?

5 de Mayo de 2010

« Congreso de Economía Austriaca, Vernon Smith Prize y Cena de la Libertad | Principal | El drama español del paro »

¿Zapatero o los especuladores?

Como mínimo hay dos interpretaciones posibles sobre por qué la bolsa y la deuda española se están hundiendo. Una, que Zapatero está cargándose la economía y la gente tiende a reaccionar; dos, que todo es una conspiraciones de una panda de especuladores contra los intereses españoles. Mis últimos cuatro artículos sirven para responder a esta cuestión.

Primero, La catástrofe tiene nombre:
Sería un error –en el que cae mucha izquierda autocomplaciente– pensar que el Gobierno socialista tiene que atajar de manera inminente todos estos problemas mediante una reforma laboral y una dura consolidación presupuestaria. No, este Gobierno sólo tiene que hacer una cosa: dimitir en pleno. Irse a su casa de una vez, dejar toda función ejecutiva y convocar elecciones. Ya lo dije hace justo un año y lo repito doce meses después: no queda otra salida que la dimisión de Zapatero. Porque podríamos lamentarnos si no supiéramos cuál es el camino a seguir o si no tuviéramos los medios para avanzar por ese camino. Pero no es el caso; Zapatero sabe desde 2007 qué medidas hay que adoptar, pero se niega a hacerlo. Prefiere que España quiebre a rectificar, a reconocer que su nefasta ideología ha sido uno de los causantes y agravantes de esta crisis. Y con estos bueyes no se puede arar, de ninguna manera; podemos soportar a un inepto, pero no a un demente cuya única obsesión, cuya única preocupación es desviar la atención, mentir y confundir a los ciudadanos para no tomar ninguna de las medidas que nos son inaplazables.

Segundo, Si fuéramos una empresa privada ya habríamos quebrado:
La situación de España es exactamente ésa: una empresa que pierde año tras año 120.000 millones de euros (déficit presupuestario), que tiene una deuda pendiente de 550.000 millones (deuda pública), con un quinto de la plantilla cobrando y durmiendo al Sol (desempleo del 20%), con unos inviables compromisos futuros en concepto de pagos de pensiones a sus trabajadores (Seguridad Social en quiebra) y a la que no le queda más remedio que endeudarse para poder hacer frente a sus gastos corrientes y obligaciones pasadas (gastos presupuestarios y refinanciación de deuda). Todo ello con varios agravantes: las pérdidas anuales de esa empresa, lejos de reducirse, han crecido hasta marzo casi un 20%; los consumidores que deberían adquirir los productos de esa empresa (los contribuyentes que pagan impuestos) tienen unas deudas que son dos veces superiores a sus ingresos anuales (una deuda privada del 190% del PIB), y los bancos que prestan a la empresa están casi quebrados (sistema financiero español). ¿Credibilidad fiscal? Tanta como Krugman debería poseer credibilidad económica.
Tercero, Sólo los especuladores pueden salvarnos de Zapatero:
Sólo nos queda confiar nuestra suerte a esos antipatriotas especuladores cuyo comportamiento refleja la calamidad que se nos avecina si Zapatero continúa en el poder y sigue bloqueando cualquier reforma conducente a consolidar el presupuesto y liberalizar nuestros mercados. Sólo cabe esperar que varias sesiones de batacazos en los mercados acaben por mostrar tanto a los españoles como al resto de europeos que la catástrofe es Zapatero y que si bien España no quebrará mañana, bajo su batuta no parece haber otro horizonte posible. Si bien Rajoy ha renunciado a hacer oposición, los especuladores no parecen estar dispuestos a que Zapatero los arruine. El mayor servicio que podrían prestar a la patria, es decir, a todos y cada uno de los españoles que no abrevan en los aledaños de La Moncloa, es que terminaran forzando la renuncia del presidente del Gobierno. Porque precisamente ese es el lado fuerte de los especuladores: no necesitan que la bomba les estalle delante de sus narices para saber que va a haber una explosión; les sobra y les basta con ver la mecha encendida.
Y el cuarto, Algunas preguntas para quienes sólo ven judeo-masones:
    • Si hacer caso a un rumor o pronóstico que defiende que España necesitará de ayuda alemana es "especular", ¿también era especulación que alguien hiciera caso al presidente del Gobierno cuando pronosticaba en 2007 que íbamos a alcanzar el pleno empleo, que mantendríamos el superávit presupuestario, que el precio de los inmuebles no descendería de manera apreciable o que la crisis subprime no afectaría a España? Si, tal como sostiene algún chalado, hay que encerrar a los que lanzan rumores que desatan la especulación, ¿deberíamos haber encerrado a Zapatero por haber estado lanzando rumores infundados –o mintiendo directamente– sobre la situación de nuestra economía a lo largo de los últimos años (y por seguir haciéndolo)?
    • Todos aquellos analistas, periodistas y pedigüeños varios que aseguran que el hundimiento del precio de nuestras acciones y de nuestra deuda no está justificado por la situación económica, ¿han ordenado a sus brokers que compren masivamente acciones y deuda española a precios que ellos mismos juzgan "una ganga"?
    • ¿Por qué un presunto rumor de que España va a ser rescatada en los próximos meses hunde la bolsa española pero un rumor sobre que Alemania será rescatada por Estados Unidos no hubiese generado preocupación alguna salvo por la salud mental de quien lo lanzaba?

Comentarios

 
El argumento que me parece propagandísticamente mejor es el del dinero que han dejado de ganar por no ir corriendo a comprar deuda española con ese interesantísimo porcentaje y esa segura ganancia.
Enviado por el día 5 de Mayo de 2010 a las 20:25 (1)
Si yo fuese un "especulador" y tuviese clara la solidez de la economía española, estos días estaría comprando a manos llenas.

Por otro lado, cuando Zapatero dice "especuladores" entiendo que se refiere a los que abren posiciones cortas y apuestan a la baja...

¿Pero es que ha examinado todas las ordenes de venta que se han cruzado estos días en los mercados? Como sabe que ventas son cortos (malvados especuladores) y cuales son cierre de posiciones (inversores asustados).

Y otra pregunta, ¿donde están esos especuladores? ¿en un bunker secreto donde a traves de una serie de pantallas controlan el mundo? ¿Quienes son, como se llaman? ¿Mr.X, Dr. No...?

En definitiva ¿Que carajo de excusa es esta para un presidente del gobierno de un pais serio? Este tio se rie en nuestra cara dia tras dia. Asi de sencillo.

Enviado por el día 5 de Mayo de 2010 a las 20:36 (2)
Interesante titulo elegiste, "...para quienes solo ven judeo-masones."

Como si de fantasmas se tratara. Hasta el dolar tiene ese simbolo de la piramide con el ojo que todo lo ve.

Pero he leido por ahi que el presidente Zapatero es un mason de alto nivel.
Enviado por el día 5 de Mayo de 2010 a las 22:04 (3)
Sin entrar en el tema político del que ya creo que está todo dicho.......

Parto de la idea (con Fekete) que en un entorno de moneda fiduiciaria sin anclaje físico, la especulación sobre los riesgos creados por los hombres (riesgos de interés y riesgos de cambio) es algo similar a apuestas de casino. Entonces mi pregunta es, en este entorno ("es lo que hay"), qué hacemos con "esta torre de derivados que tiende a expandirse hasta el infinito"?

Muchas gracias
Enviado por el día 6 de Mayo de 2010 a las 13:57 (4)
mentorero,

ya que tocas el tema, igual te interesa este artículo donde trataba en relacion a estas cuestiones: http://www.libertaddigital.com/economia/credit-def...

Pero la respuesta a tu pregunta muy complicada... difícil luchar contra el mercado cuando hay muchos incentivos para que se generen todo ese tipo de productos. Y los reguladores como sabemos también están sujetos a los mismos problemas de limitación cognitiva -y peores problemas de incentivos- que los agentes privados.

En este otro artículo Robert Murphy argumentaba en contra de que el gobierno regule los derivados. Desde un punto de vista liberal/austriaco, aun sin seguir a Fekete: http://www.libertaddigital.com/opinion/autores-inv...
Enviado por el día 7 de Mayo de 2010 a las 15:13 (5)
Yo creo que regular o encorsetar los mercados para que funcionen en una dirección concreta es un imposible. Tarde o temprano los mercados acaban por encontrar su propio rumbo por si mismos, ya sea para bien o para mal.

De todas maneras, hablar de derivados es hablar de apalancamiento, es decir, hablamos de crédito. No niego que el crédito sea una herramienta interesante para el desarrollo de la economía. Pero abusar de el es extremadamente peligroso.

Todas las civilizaciones se han acabado dando cuenta de eso (muchas de ellas desaparecieron por su culpa). Por eso la usura ha sido condenada tantísimas veces a lo largo de la historia. En los últimos 200 o 300 años esa actitud hacia la usura se ha suavizado mucho (especialmente los últimos 100) a excepción de algunos paises islámicos.

Los "padres fundadores" de los estados unidos también lo sabían, por eso impusieron el patrón oro en la constitución. Desgraciadamente, los usureros no pararon hasta conseguir mearse encima de esa parte de la constitución.

Ahora estamos cosechando las consecuencias. Y no solo es responsabilidad de los usureros, si no de todo aquel que se endeudó irresponsablemente por encima de sus posibilidades.
Enviado por el día 7 de Mayo de 2010 a las 18:41 (6)
Martinf....Dos links "self-explanatory" sobre la controversia. Muchas gracias.
Enviado por el día 7 de Mayo de 2010 a las 20:04 (7)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande