liberalismo.org
Portada » Bitácoras » 1812 » Bono, el ministro de rendición

23 de Junio de 2005

« El selectivo uso de la RAE | Principal | Obras en Red Liberal »

Bono, el ministro de rendición

Entre otras sandeces, Bono ha dicho:
En lo que se refiere al artículo 63.3, que señala que "al Rey le corresponde, previa autorización de las Cortes Generales, declarar la guerra y hacer la paz", el ministro de Defensa declaró que al pertenecer España a Naciones Unidas, el Rey no puede declarar la guerra y las Cortes no pueden autorizarla. Además, en el seno de la ONU "el recurso a la guerra está prohibido para resolver conflictos". Bono quiso recalcar que esto tiene que ver más "con lo literario que con la legalidad".
Es decir, que mañana nos invadirán los marroquíes, empezando por Ceuta, Melilla y las Canarias, y hasta que Estados Unidos, Rusia, China, Francia y unos cuantos países más no nos den permiso, debemos dejarles hacerlo. Los súbditos del sultancito podrán pasar a cuchillo a la población, violar a las mujeres y esclavizar a los niños, que el Ejército no intervendrá.

Bono, vuelve a cruzar el Tajo, anda.

Comentarios

 
Curiosa interpretación de Bono, no sé cuál es la doctrina del Constitucional al respecto, pero lo que viene a decir Bono es que los Tratados Internacionales ratificados por España están por encima de nuestra Constitución. Curiosa teoría, pero me gustaría saber si es compartida por los juristas.

Lo que sí es disparate sin lugar a dudas es decir que la ONU no puede resolver conflictos por la vía militar, se nota que lo suyo no es la historia, se me ocurren dos guerras avaladas por la ONU, una la primera guerra del Golfo, otra la de Corea.

Sorprende el bajo nivel intelectual de Bono, creí que era más intelegente. Sobre su moralidad ya se ha hablado, espero que como católico se confiese y haga penitencia por sus mentiras, entre las más claras la de su ficticia agresión.
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 00:41 (1)
Bono acaba de asumir la doctrina Azaña (1931). A mí me hace gracia cuando luego, lanza peroratas patrioteras neogaullistas. ¿A quién quiere engañar este demagogo de tres al cuarto?
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 08:08 (2)
>'Bono acaba de asumir la doctrina Azaña (1931)'.

Me ha llamado la atención esta aseveración y para contrastarla, porque me ha parecido un tanto arbitraria, releo el discurso de Azaña en la Sesión de Cortes del 2 de diciembre de 1931: 'Política Militar: Líneas generales de las reformas de guerra' en el que se explicita, en mi opinión, esa ‘doctrina Azaña’.

No es cosa de 'pegarlo' aquí completo, pero un par o tres de citas, mostrarán que para nada se compadecen la 'doctrina Azaña' y lo que viene a significar lo declarado recientemente por Bono, e incluso lo actuado desde que se hizo cargo de su cartera ministerial.

Dijo Azaña ante las Cortes: '(...) Realmente, la unanimidad con que el Parlamento se pronunció en favor de las reformas de Guerra, me contrarió un poco, porque me impidió explicarlas; pero ahora, requerido (...)'. Es decir, hubo completa conformidad de las fuerzas políticas del momento hacia la política militar de Azaña, fundamentada como no puede ser de otra manera, en 'su doctrina'.

Dijo, también: '(...) El ejército servía en España para todo: ha servido para dirimir discordias de la dinastía, ha servido para ir a las campañas coloniales, ha servido para ir a África; pero nunca, desde la Guerra de la Independencia, se ha tratado en España de organizar y de formar el ejército en condiciones tales que pueda competir con un ejército extranjero, en una guerra de carácter internacional'. Por tanto, pretendía su 'doctrina' formar un ejército nacional para lo que son los ejércitos: para la guerra.
(Continúa)
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 11:15 (3)
(Continuación)
Y, para concluir [yo, claro] también dijo Azaña sobre el particular: '(...)De suerte que el ejército (...) el ejército nacional de España, a lo que se dirige y para lo que se prepara es para una eventualidad que amenace la independencia nacional o para una eventualidad, que no está en el horizonte, en que España, a consecuencia de su política exterior tuviera que verse mezclada en un conflicto armado en Europa. Para esto es para lo que hay que preparar al ejército español.'. Ciertamente, no fue profeta en lo de '..que no está en el horizonte..' pero en cuanto a para qué está el ejército nacional, tenía las ideas muy claras.

No diré que Azaña las tenía más que Bono por la sencilla razón de que parece evidente que este nuestro actual Ministro de Defensa no las tiene ni claras ni espesas.
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 11:17 (4)
Que este señor sea quien obstente el monopolio de nuestra Defensa exterior, es para ponerse a temblar como paso previo a la conversión ancap definitiva.

La respuesta a una agresión, en manos de terceros. ¿Y si nos agrede alguien con derecho a veto en la ONU? ¿Se puede ser más anormal?
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 16:58 (5)
Tenemos Ministerio de Defensa, no de la Guerra. Algunos sois duritos...
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 18:45 (6)
Manu, tú como le llamas al acto por el cual, en defensa propia, lanzamos un ataque contra Rabat? Acto pacífico o acto de guerra? Es que soy durito...
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 18:48 (7)
> Tenemos Ministerio de Defensa, no de la Guerra. Algunos sois duritos...

¡Y hubo quien me preguntó por qué me caías bien, Manu! Es que eres... sublime.

O sea, que como lo que tenemos es un ministerio de Defensa, ha de borrarse de la Constitución cualquier referencia a esa entelequia que para Bono, y para ti, por lo que veo, es la guerra. Como si no existiese tal cosa en el mundo.

De verdad que no sé cómo el Reino de Marruecos se contiene y no nos envía, no digo una Marcha verde sobre Ceuta y Melilla, no, una simple cañonera a tomar posesión de estas islas, las Canarias, y unos pocos tanques a desalojar del ministerio de la Defensa a Bono... y del palacio de la Moncloa a su jefe, y del otro palacio, al otro. Vaya m... de gente. No se enteran de en qué mundo vivimos, y cuando se hayan de enterar, Dios no lo quiera, muchos estaremos en el otro. ¡Vaya panorama, el nuestro!
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 18:57 (8)
Lo que dice manutc me recuerda a esas peliculas baratas americanas en las que un grupo esta rodeado por los malos (canibales, salvajes o socialistas que más da) y siempre hay alguno que quiere salir a dialogar con ellos. Todos en el cine estamos diciendo "gilipo..." no salgas que la palmas, hasta que sale y claro lo mandan a donde crecen los cipreses. Seguro que el dialogante de ese pelicula eres tu manutc. Un consejo ten cuidado que te comen. A mí no como soy durito.
Enviado por el día 23 de Junio de 2005 a las 20:31 (9)
"tenemos Ministerio de Defensa, no de la Guerra. Algunos sois duritos..."

Otros son gilipollitos. ¿Podría usted de vez en cuando rebatir y enzarzarse en algun debate cuando venga por aquí en vez de enviarnos esos telegramas de linea y media que incluyen insulto, actitud arrogante y sectarismo a raudales? ¿nunca tiene nada que objetar a la política del gobierno?

un saludo
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 13:09 (10)
Contesto a belaborda. Que en la República, al ministro de Defensa se le llamara ministro de la Guerra, porque el Ministerio lo era de la Guerra, no quita para que don Manuel actuara, discursos parlamentarios al margen, para preparar un ejército anti-guerra. Lo trituró, lo descuartizó, mandó la AGM de Zaragoza al retrete, se mofó de los militares, despreció a todos menos a sus leales republicanoizquierdistas, etc.

Por otra parte, la doctrina militar de Azaña, como mucho, admitiré que se parecía a la doctrina del pacifismo republicano y paramasónico de la III República francesa. Y pare usted de contar, porque, cuando quiera, le saco escritos de Manuel Azaña en los que se defendía la total supresión del Ejército en beneficio de unas milicias populares. Eran otros tiempos (años veinte), pero Azaña fue un ministro de la Guerra antimilitar. El antimilitarismo era una docrina muy extendida en los círculos políticos (republicanos), culturales (ateneísticos) y gnósticos (logias) que frecuentó.

Cordiales saludos.
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 18:03 (11)
No voy a cambiar mi estilo ;)
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 19:03 (12)
Solo dos mínimos apuntes pues, al menos para mí, el tema no merece más la pena en este hilo:

Una: Las reformas del Ejército, del ministro de la Guerra, Azaña, en el primer gobierno de la II República que presidía D. Niceto Alcalá-Zamora, fueron cualquier cosa menos una 'trituración'. Incluso la supresión de la Academia Militar de Zaragoza, tuvo motivaciones técnicas, cabe que incluso políticas y hasta ideológicas, si se me apura, muy distintas, creo, a las que posteriormente se le han achacado.

Como se desprende del mismo discurso de Azaña, que he citado y reseñado en una mínima parte, no tuvieron oposición alguna, se estimaban imprescindibles y le dieron a su autor el crédito que posteriormente, quizás, malgastó pero en otros ámbitos más que en el concreto de la política militar. Sin duda que el ‘modus operandi’ en tamaña reforma fue, como no podía ser de otro modo por su envergadura e intereses afectados, más que discutible; cómo no, si todavía hoy, se debate.

Puede ser curioso constatar que la acomodación del Ejército a las posibilidades y necesidades del país, España, que ha de sostenerlo, la reducción del número de mandos, a todas luces excesivo, la supresión de las capitanías generales, la ubicación de establecimientos militares fuera de las poblaciones, entre otras medidas derivadas de aquella política y doctrina, ha sido justamente lo que se hizo en España a partir del advenimiento de la democracia, casi cincuenta después de lo intentado por don Manuel Azaña.
(Continúa)
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 19:23 (13)
(Continuación)
Y, dos: de lo se trataba en el post era de mostrar que en nada y para nada se parece la actual 'política militar' derivada de una supuesta ‘doctrina militar’ del Sr. Bono, con la política militar (en otras circunstancias muy diferentes, en una realidad bien distinta, puesto que hoy el ejército es profesional, reducido hasta la escualidez, absolutamente ‘civilizado’, etc.), consecuente con su doctrina, del Sr. Azaña; que, podrá o no gustar, pero que la había.

Para acabar, que la cosa, como ya he dicho, no me merece más empeño: Me ha hecho cierta gracia lo de ’(...) no quita para que don Manuel actuara, discursos parlamentarios al margen, para preparar un ejército anti-guerra. Ciertamente, paradójico.
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 19:24 (14)
Por dios, que lo olvidé:

¡Cordiales saludos!
Enviado por el día 24 de Junio de 2005 a las 19:25 (15)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande