liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Areopagítica » Españoles, Franco ha muerto. ¿O no?

17 de Octubre de 2008

« El extraño caso del pacifista violento (o del violento pacifista) | Principal | Comisario Gallardón »

Españoles, Franco ha muerto. ¿O no?


Cuando Franco murió yo tenía 8 años. Fue un día triste. No porque el dictador hubiera muerto, sino porque cuando en el colegio nos dijeron que teníamos en día libre, descubrí al llegar a casa que en televisión lo único que se veía en la pantalla era gigantescas colas de ciudadanos que esperaban para ver su cadáver. Los españoles, cientos de miles de españoles que no dejaron de hacer cola horas y horas, sufriron durante unos días un ataque agudo de necrofilia política en toda regla y estoy seguro que muchas de las lágrimas derramadas fueron sinceras.

 

Franco murió en la cama como lo suelen hacer los grandes dictadores. Franco murió en la cama porque la mayoría de los españoles lo quiso así y es que una dictadura tiene su base en el pueblo al que sojuzga y la mayoría de los españoles eran franquistas, pasiva o activamente, aunque luego muchos, en un ataque de ecologismo político, se reciclaron. El quintacolumnismo español es francamente decepcionante; poniéndome escatológico, yo diría que es la mierda perfecta. Durante décadas sólo unos pocos se atrevieron a proclamarse antifranquistas y los demás parece que lo sufrieron en silencio, o mejor dicho, lo “sufrieron” aprovechándose de los regalos del régimen del que sacaron todo lo que pudieron, hábito que siguieron desarrollando con éxito en la democracia.

 

Para la izquierda, Franco siempre ha sido más útil muerto que vivo. Franco se ha convertido en un arma perfecta para arremeter contra una derecha lanar e idiota que, con un complejo que se perpetúa entre las generaciones, es incapaz de contestar a la izquierda y mostrarle sus muertos, sus genocidios y sus miserias. Franco, aunque no se lo crean, es más de izquierdas que de derechas y no tiene el carné del PSOE porque quedaría extraño. Franco está siempre en la boca de la izquierda y si me dieran un céntimo por cada vez que un militante izquierdista lo ha nombrado en los últimos treinta años, es posible que compitiera directamente con la fortuna de Bill Gates.

 

Ahora, el juez de los GAL, el segundo de Mr. X, el ínclito, hipócrita y payaso profesional (dicho sea con todo mi respeto para los payasos) Baltasar Garzón ha pedido el certificado de defunción del mismísimo Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España por la Gracia de Dios y la inutilidad patente y criminal de la II República. Pues debe ser que no formó cola como muchos españoles obedientes de la época y no vio el cadáver del cantamañanas del Ferrol. Porque Franco cantaba por la mañana, por la tarde y por la noche y la mayoría de los españoles bailaban al ritmo que marcaba, incluida la quinta columna.

 

Franco vive porque la izquierda lo quiere así, es lógico que Garzón pida su certificado de defunción, yo tampoco me fiaría mucho.


Comentarios

 

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande