liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » Septiembre 2004

La Hora de Todos: Septiembre 2004

30 de Septiembre de 2004

Contra el Hermano Pequeño
Tenía que pasar. Como sabemos, un censor de nombre Fernando Berlín quiere levantar un muro en internet. Lo hace en un artículo titulado La Red del pensamiento agitativo en Internet.

En él se preocupa por el reposicionamiento ideológico que sufren algunas páginas web hacia la más reaccionaria derecha. Siento de veras decir esto, por tantos de mis amigos, pero a los socialistas no hay más que rascarles un poco para que saquen su verdadero pensamiento: son contrarios a la libertad de expresión, no creen en ella. No aceptan que haya quien piense de modo distinto y esa forma de pensar es atávica en ellos. Tanto que a veces no hace falta ni rascar.

Utiliza la típica táctica marxista de llamar a quien no se pliegue a sus deseos la reacción. Pero se duele de que los agitadores neocons han asumido procedimientos de Red y técnicas de coordinación propias de las células comunistas y se han apropiado de sus mecanismos. Sus webs tienen, en conjunto, un elevado grado de intercomunicación y logran -utilizando con habilidad la programación- buenas posiciones en buscadores como altavista e incluso excelentes posiciones en catalogadores de noticias de prensa seria como google news, donde los robots automatizados interpretan que sus textos son noticias reales e importantes. Lo que me parece escandaloso de este comentario es que a él le parece escandaloso. Al parecer los liberales solo tenemos derecho al pasquín con la multicopista. En realidad, socialista él, ni eso.

El Gran Hermano, contra el Pequeño
Se podría entender que la clave para entender el artículo de Berlín es meramente política. Tiembla de miedo porque en España este fenómeno de escoramiento es relativamente reciente, mientras que en EE UU las consecuencias de esta situación tan polarizada ya se están dejando notar en las elecciones presidenciales. Pone algún ejemplo de los Estados Unidos, como Matt Drudge, al que llama conservador.

Pero en realidad la clave está en el poder. El de los medios de comunicación, que en España es el de Prisa, principalmente. Como expliqué en un artículo anterior, el Periodismo Disperso socava ese poder y se lo da a la ciudadanía. Eso tiene importantes implicaciones en favor de la libertad y en contra del control político de la información. Tienen miedo porque han sufrido en sus propias carnes el poder que puede tener el Periodismo Disperso, en el caso de la ominosa campaña de ElPais.es. Es el ataque al Hermano Pequeño, el que en realidad lucha contra el Gran Hermano.

Actualización I: El asunto ha sido tratado en Red Liberal en los siguientes sitios: Erpayo, Hispalibertas, Franco Alemán, Juan Ramón Rallo y el siempre genial Agados. Joseba ha escrito un vibrante artículo sobre el tema que es principalmente una reflexión sobre la divesidad de Red Liberal, que es cierta. Además resalta que uno de los que están en Red Liberal, que sería incompleta sin su presencia, es David de Ugarte, del que Joseba y yo (y otros) somos admiradores. Véase, véase. A todo esto hay que sumar dos céntimos de oro, y las aportaciones de Sobre la Red 2.0 y El Negocio de la LIbertad. No podía faltar Daniel, quien también ha escrito un artículo en Libertad Digital. Hispalibertas se ocupa de nuevo del asunto, con una nueva clave, muy interesante.

Todo ello ha rebasado el interés de Red Liberal, y se ha ocupado de él Arcadi Espada, que acierta como habitualmente. Se han sumado a la defensa de la libertad otros, como Montse Doval, de Internetpolítica, se ha sumado, quien además trata el sectarismo y la incomprensión con que en barrapunto han tratado la opinión de Antonio José Chinchetru. No es la única. Hay que contar con José Luis Orihuela, quien reflexiona sobre el penoso artículo de Fernando Berlín, a quien se suma Juan Julián Melero. Recientemente también reflexiona sobre este asunto David Iwasaki. Menos Lobos, dice Junjan, con razón. JR ha recogido la polémica en sus preenlaces.

El asunto ha merecido un Editorial de Libertad Digital. Periodista Digital ha tenido el acierto, uno más, de llevar a su página el artículo de Juan Ramón Rallo.

Actualización II: Tras la publicación por Periodista Digital del artículo de Juan Ramón Rallo, le han hecho una entrevista, en el que refleja lo mismo que una carta escrita al propio Juan Ramón. El mensaje es que se le ha malinterpretado y que lo que quiso decir es algo distinto de lo que dijo. El mejor tratamiento, el del propio Rallo.

De todos modos, tampoco nos volvamos locos.

29 de Septiembre de 2004

El origen de la Guerra Civil
Pío Moa va a sacar otro libro sobre la Guerra Civil, cuando el otro que está preparando no ha visto aún la calle. La nueva obra va a tener las características de su exitosísimo libro Los Mitos de la Guerra Civil: es a la vez un libro polémico y de divulgación. Esto tiene a su vez elementos positivos y negativos. Lo más positivo es que será un nuevo éxito de ventas, y reavivará el debate que otros historiadores rehuyen (porque no quieren perder).

Lo malo es que se dirá que lo que dice no tiene fundamento, a su vez sin fundamento. Me explico. Un amigo mío, historiador, consideraba alguna de las afirmaciones de Moa en Los Mitos algo arbitrarias. Las considera disntintas a lo que sabe, porque de hecho Moa echa por tierra una visión del período que es mayoritaria (por lo que resulta polémico). Pero por otro, aunque plagado de referencias, tiene un carácter más divulgativo y no tiene las aportaciones documentales de su trilogía (I, II, III), donde están el núcleo de sus contribuciones. Es ahí donde debe dirigirse quien desee hacer una crítica en serio de su obra. Recomiendo, como introducción, el segundo tomo, para seguir luego con el primero (Los Origenes de la Guerra Civil Española) y el tercero (El Derrumbe de la II República y la Guerra Civil). Precisamente estos dos últimos han sido inteligentemente editados de forma conjunta, con el conveniente título Los Libros Fundamentales de Pío Moa sobre la Guerra Civil.

En este nuevo volumen reformulará su tesis sobre el origen de la Guerra Civil, que sitúa en la revuelta de Octubre del 34 de PSOE y Ezquerra contra la República. Precisamente se cumplirán ahora 70 años. Si Los Mitos de la Guerra Civil ha vendido 150.000 ejemplares, toda una buena noticia para la edición de libros de Historia, es seguro que este será otro éxito editorial.
Discriminación Laboral II: El mercado defiende a las mujeres
Supongamos que hay un mercado libre, en el que concurren para un tipo de puestos varios hombres y mujeres, cuyo valor descontado de la productividad (lo que determina el salario) es, sin distinción de sexo, de 90. Esto es así, porque su productividad es 100 y el interés de 10.

Pero por el motivo que fuere, seguramente porque pese al mercado libre hablamos de una sociedad con un marcado machismo en la sociedad, los hombres cobran 90 mientras que las mujeres cobran 60. Muchos empresarios, dejándose llevar por su marcado machismo, no aceptan a mujeres a no ser que sea con una considerable rebaja en el salario.

Pero entonces aparecen esos indeseables: los egoistas empresarios que sola y exclusivamente miran por su cochino dinero, sin mirar las convicciones enraizadas más profundamente de la sociedad (en este caso el machismo). Por un lado las mujeres les aportan 90 (interés aparte) y por otro el precio de mercado de sus servicios es de 60. ¿Qué harán estos perversos seres, cegados por el egoísta deseo de ganar dinero? Contratar mujeres y no hombres. Hasta que llegue el punto en el que, por el aumento de demanda de mujeres y el descenso de demanda de hombres sus salarios se iguales, y a estos empresarios contraten hombres y mujeres por igual. Llegado este caso, ya no habrá ningún beneficio asociado a la contratación de mujeres, ya que se habrá completado el proceso, típico del mercado, de igualar los precios de los factores de producción con la misma productividad descontada.

Todavía habrá quien se mantenga fiel a sus principios. Pero la búsqueda del beneficio corromperá a algunos, que acabarán dándole menos importancia a sus valores (en este caso el machismo). El mercado socava los valores que hacen distinciones entre los individuos que no tengan que ver con su comportamiento. Los ataca de raiz y acaba por minarlos. El razonamiento anterior vale también con las razas. Por tanto el mercado defiende a las minorías (en las que se incluye, no sé porqué, a las mujeres; y eso que son la mitad de la población).


Actualización: Recuerdo esta anotación, en la que refería dos indicadores que indican los beneficios sobre las mujeres (en particular) gracias al capitalismo.
Discriminación Laboral I: El corte en el análisis
Se dice que las mujeres cobran un 30% menos que los hombres por el mismo trabajo. Pero la realidad que hay detrás de esta afirmación es más compleja que eso.

Una de las dificultades está en la definición de lo que sea el mismo trabajo. Como la realidad del trabajo es heterogénea y abigarrada, para decir algo así quienes elaboran estas falsas estadísticas se tienen que fijar en la categría profesional o en la formación. En los dos casos, especialmente en el último, todo depende del corte en el análisis. Si decimos: Las licenciadas universitarias cobran un 30% menos que los hombres con título. Pero luego nos acercamos, y resulta que las mujeres tiran más por las letras que los hombres, más volcados a las ciencias que sus compañeras. Y en las letras se obtienen menores rentas. Bueno, pues hacemos un segundo corte y nos centramos en las letras. Pero entonces la diferencia de renta ya no es del 30%, sino del 10%, pongamos por caso. Pero resulta que de nuevo hombres y mujeres eligen carreras distintas, y los primeros van a carreras con mayores ingresos asociados, como económicas y empresariales, mientras que las mujeres van más a otras con ingresos más bajos, como historia o periodismo. Hacemos un nuevo corte en el análisis, por ejemplo en Economía y Empresas. Un 4%. ¿Qué titular aguanta con un 4%? Pero de nuevo, en las especialidades...

Lo mismo se puede decir con otros cortes. Dado que hay un período en la vida de las mujeres en el que salen del mercado laboral total o parcialmente, su experiencia es menor que la de los hombres. Y la experiencia laboral es un factor muy importante en el valor de los servicios del trabajador. Si realizamos un corte en hombres y mujeres con igual experiencia laboral, la diferencia se estrecha considerablemente.

28 de Septiembre de 2004

El Estado contra los pobres
No he querido incluir en mi anterior anotación un aspecto que prefiero ofrecer por separado. Según el artículo se puede seguir reduciendo la pobreza (que ha estado cayendo secularmente). Y ofrece un dato muy interesante: En los buenos como en los malos tiempos, la típica familia pobre con hijos está sustentada por solo 800 horas de trabajo al año: eso suma una media de 16 horas de trabajo a la semana. Si el trabajo de cada familia se incrementara hasta las 2.000 horas por año -el equivalente a un adulto trabajando 40 horas a la semana a lo largo del año- cerca del 75% de los niños pobres serían sacados de la pobreza oficial.

Como se olvida, no está de más recordar una obviedad: la riqueza es lo único que puede curar la pobreza. Y la riqueza, hay que crearla. Como explica magníficamente George Guilder, lo esencial es crear bienes, bien para utilizarlos directamente, bien (especialmente en una sociedad de orden extenso) para intercambiarlos por otros bienes. En el caso de los pobres, lo que pueden hacer para progresar es generar una renta por medio del trabajo, y después ahorrar parte de la misma para convertirla en riqueza.

Lucha contra la generación de renta
Hay muchas formas en las que el Estado atenta contra ese proceso, con especial incidencia en los pobres. La primera es en la regulación laboral, y especialmente en el salario mínimo (y aquí, aquí y aquí). Otro ataque a la generación de renta está en la extracción de los impuestos (de carácter coactivo, como sabemos).

Lucha contra la acumulación de riqueza
Otro de los ataques del Estado contra los pobres es en la acumulación de riqueza. El ahorro consiste precisamente en la transformación de renta en riqueza, y es aquí donde se produce el segundo y demoledor ataque estatal. Lo hace por medio de tres formas:
1) No permite una buena definición y defensa de los derechos de propiedad, que es el sistema que permite reflejar, adquirir y utilizar la acumulación de riqueza (ver aquí).
2) El gasto público. Aunque la lucha contra la pobreza es habitualmente la razón última con que se justifica el gasto público, éste se distribuye a los grupos de presión bien organizados y con poder político, que no tienen porqué coincidir con los pobres y además habitualmente no lo hacen. Por otro lado produce bienes que el público no desea o quiere en menor medida que los que se habrían producido en un mercado libre.
3) La inflación. Es el más perverso de los tres, porque es el que menos se entiende. En primer lugar socava la soberanía del consumidor, que se ve forzado a gastar antes de que su moneda pierda más valor. En segundo lugar perjudica el ahorro y por tanto la acumulación de riqueza. En tercer lugar redistribuye la riqueza del público en general, y en particular del que menos medios tiene para defenderse de la inflación, hacia el Estado y ciertos empresarios.
Pobre en los Estados Unidos
Recientemente escribí un artículo para Libertad Digital, en el que hacía recuento de qué es ser pobre en los Estados Unidos, con motivo de la reciente publicación del informe de la Oficina del Censo de 2004, que recogía un aumento de la población bajo la definición oficial de pobreza del 12,1% de la población al 12,5%. Me basaba, para dar cuenta de la realidad tras el apelativo pobre en ese país en datos extractados del Informe de 2003 de la Oficina del Censo.

La suerte quiso que un día después de mi artículo, la Heritage Foundation actualizara los datos sobre la condición material de los pobres estadounidenses, que se mantienen igual. No está de más dejar constancia de lo que el nuevo artículo del think tank saca del último informe oficial. De este modo, entre las familias que caen en la definición oficial de pobreza,

- El 46% posee la casa en la que vive, de media de tres habitaciones con un baño y medio, un garaje y un patio o un porche. La casa media de una familia pobre estadounidense es más grande que la media del conjunto de los europeos. Sólo el 6% de las casas del 12,5% de las familias a las que el Estado llama pobres están hacinadas (con más de una peersona por habitación). Más de dos tercios tiene dos o más habitaciones por persona.
- El 76% tiene aire acondicionado, en contraste con el 36% de la media de todos los estadounidenses, hace 30 años.
- Casi tres de cada cuatro familias pobres posee un coche, y el 30% dos o más.
- El 97% tiene televisión en color. La mitad tiene dos o más.
- El 78% tiene un vídeo o un DVD y el 62% televisión por cable o satélite.
- El 76% tiene microondas, más de la mitad una cadena stereo y un tercio un lavaplatos.

Si damos a la pobreza una definición más objetiva y tradicional, basada en las dificultades para encontrar comida, la pobreza en los Estados Unidos prácticamente no existe. Un informe del Departamento de Agricultura de 2002 revela que el 13% de las familias pobres han pasado hambre en algún momento del año anterior, porcentaje que se reduce al 2,6% en el caso de los niños. En la gran mayoría de los casos se refieren a episodios breves, mientras que el 2% (del referido 12,5%) tiene problemas frecuentes para alimentarse. El consumo medio de proteínas, vitaminas y minerales en una casa pobre es igual que en una que no se define así. Si hay algún problema es con la sobrealimentación.

Pero el artículo aporta datos nuevos. Por ejemplo, el aumento de la pobreza en esta recesión ha sido realmente escaso, en comparación con las anteriores. Especialmente con la recesión de principios del los 80'.

27 de Septiembre de 2004

Hayek y el Periodismo Disperso
Precisamente son los bloggers quienes han adquirido con este golpe un protagonismo inusitado. Llevan tiempo, el poco que acompañan a la actualidad, cosechando éxitos. El primero de ellos, se dice(1), con el Senador por Mississippi y entonces previsible líder de la mayoría republicana en el Senado, Trent Lott. En un emotivo acto de celebración del 100 cumpleaños del senador con más años de servicio en la Cámara Alta, Storm Thurmond, Lott pronunció unas palabras: Cuando Storm Thurmond se presentó a Presidente, votamos por él. Estamos orgullosos por ello. Y si el resto del país hubiera seguido nuestra guía, no habríamos tenido todos estos problemas a lo largo de estos años. Thurmond se presentó en 1948 por el Partido Dixiecrats, que era pro-segregracionista. Tras un breve, pero profundo silencio del público, Lott enlazó estas palabras con otras, y la fiesta continuó, animada. Comenzaba diciembre de 2002. Los medios cubrieron el evento, sin hacerse eco de las desafortunadas palabras del republicano, fuera de alguna referencia disperdigada o una coña en un talk-show, a excepción de los weblogs, que seguían el asunto con atención. Dos semanas después, el murmurar de los blogs se fue haciendo más audible, hasta que el repetido eco de sus palabras comenzó a incomodar a muchos miembros de su propio partido. Tan es así, que dieron lugar a un hecho sin precedentes en la antigua democracia americana: Lott cedió su puesto como líder de la mayoría en la Cámara.

Más recientemente, el grupo Veterans for Truth, varios excompañeros del candidato demócrata John Kerry en Vietnam, lanzó una campaña en torno al verdadero pasado militar del bostoniano, sobre la que él había fantaseado últimamente. Especialmente chocante fue su falsa denuncia, repetida con insistencia en años venideros, de que había estado en Camboya cuando Nixon afirmaba que ningún americano pisaba esa tierra. Ni Kerry llegó a cruzar la frontera camboyana ni cuando dijo haber estado allí (en declaraciones al Congreso) era Richard Nixon Presidente de los Estados Unidos. Los medios tradicionales miraron a otro lado, en congruencia con el sesgo prodemócrata que queda demostrado en los informes citados en mi anterior artículo. Pero los weblogs lo siguieron con ahínco, hasta que los medios no pudieron obviar el asunto por más tiempo.

Cada blog es una idea, un punto de vista sobre la realidad; y en esa abigarrada y espontánea variedad, en su carácter individual y disperso, en su rechazo de la virtual e ilusoria objetividad, encuentran su fuerza, su mayor aportación, y sus limitaciones. Su repentino éxito tiene una explicación hayekiana. El filósofo y economista vienés desarrolló una teoría de las instituciones sociales que daba la importancia debida al conocimiento relevante en el desarrollo social, que es de carácter individual, subjetivo, tácito y no articulable, cambiante y creativo, y disperso. En su visión de la sociedad, cada individuo tiene acceso a un conocimiento que tiene todas esas características, de las cuales no es la última el ser no más que una parte infinitesimal del total. Todo ese conocimiento se resiste a ser centralizado por varios motivos. Es subjetivo, ya que consiste en juicios sobre las circunstancias y condiciones de la acción, y en su inmensa mayor parte es de carácter práctico y no permite una codificación o articulación fácil. Por último es cambiante, y de un modo que no es predecible. ¿Cómo, considerando estas condiciones tan precarias, es posible una sociedad? Gracias a que un incierto proceso de prueba y error permite acumular un ingente conocimiento, que se transmite gracias al comportamiento pautado de quienes constituyen la sociedad; ese comportamiento conforma las instituciones. Éstas permiten la coordinación de las acciones individuales. Cada uno, por medio de éstas, pueda utilizar un mayor conocimiento del que es capaz de adquirir individualmente. El otro gran proceso que recoge y distribuye el conocimiento de forma sencilla, eficaz y en este caso muy rápida es el de los precios. Esta es, resumida hasta el extremo, la teoría hayekiana de la sociedad. Pero ¿qué tienen que ver los weblogs con todo esto?

La Universidad tiene un predominio apabullante de la izquierda (en los Estados Unidos y en España), lo que ha llevado a crear thinks tanks con predominio conservador y liberal, dada la demanda de los mismos por una parte importante de la opinión. Del mismo modo ha ocurrido con los medios de comunicación y la realidad, mucho más espontánea y menos institucionalizada de los blogs. En ambos casos responden a una demanda que no encuentra respuesta en lo establecido, y también en uno y otro caso se salen (todavía) del control y la regulación estatales, lo que permite su predominio ideológico antiestatal. Por el momento el Estado no ha impuesto licencias para tener un blog (o un think tank, para el caso). El capital necesario para producir un blog es prácticamente cero, lo que lo ha acercado a la práctica totalidad de quien está informativamente integrado y quiere realizar el trabajo necesario, con costes marginales también muy pequeños. Esta extensión del fenómeno (Tecnocrati recuenta más de cuatro millones de weblogs) permite recoger esa información dispersa y subjetiva y trasmitirla por medio de un sistema sencillo y eficaz. En esto se parece a los precios, sin alcanzar su grado de sencillez, rapidez y eficacia. El soporte de internet permite atesorar información, su transmisión por medio de enlaces, y su análisis con diversas interpretaciones. Es el Periodismo Disperso. El Rathergate sería un caso de manual, si no fuera porque el proceso es tan nuevo, que no ha dado lugar todavía a ninguno. Uno de los millones de lectores de la información servida en internet, apodado buckhead, aporta su conocimiento, que es captado por otros lectores, quienes a su vez se lo hacen llegar a un blogger. Éste anota sobre la opinión de buckhead, y otros lectores aportan nuevo conocimiento. La blogosfera, en permanente contacto por medio de los blogrolls, los menús de favoritos y los sistemas de sindicación, se hace eco de la primera anotación, con repercusión acelerada y extensa a lo largo de la red de weblogs. Con la transmisión del mensaje se facilita la aportación de nuevo conocimiento, en una espiral sin posible control. En un proceso libre y abierto.

Por medio de este proceso se ha podido corregir el fraude de la CBS, pero se puede hacer lo mismo con el sesgo o con el mero error, de este como de cualquier medio de comunicación y de cualquier creador de opinión. Es el caso de Trent Lott, que era un político. Pero hay un elemento más importante que no ha sido destacado lo suficiente. Si bien un blogger puede cometer un error, tanto sus lectores habituales como, llegado el caso, otros bloggers, pueden poner en evidencia ese error. De modo que, aunque se ha criticado al escritor en pijama por no seguir los "múltiples filtros de comprobaciones y contrapesos" de los medios de comunicación, por un lado éstos son corrompibles, como sabemos perfectamente, y por otro los weblogs están sometidos a la misma disciplina que ellos someten a los demás. El sistema de weblogs se autorregula.

No es la objetividad, que en historia es inviable, sino el deseo de que la propia posición prevalezca, de ser capaz de entender lo que pasa, lo que asegura la competencia. Varios bloggers intentarán elevar el valor de su propia bitácora, ofreciendo más y mejor información y opinión, lo que se reflejará en la marca. Se ha llegado incluso a vender un weblog. Un aspecto de carácter negativo consiste en mostrar el error de quien tiene una opinión contrapuesta, lo que anima esta competencia y sirve como elemento autorregulador.

Jeffrey Tucker se rebela contra esta interpretación, yendo a la hasta cierto punto falsa dicotomía propiedad/conocimiento del debate sobre el cálculo económico, y alegando que lo importante es que tanto los blogs como la CBS son entidades privadas. Pero ¿Es lo único importante? En primer lugar los medios de comunicación actúan en un mercado regulado, en el que la influencia gubernamental es limitado, pero no despreciable. Y eso en los Estados Unidos, no digamos en España. Y en este caso se enfrentan a un sistema que hasta el momento se ha resistido a esa regulación, quizás porque su cumplimiento sería costoso y poco efectivo. Y en segundo lugar cómo surga y se distribuya la información sí es importante. Como predice la Escuela Austríaca, no se puede adelantar cuál será el tamaño idóneo de las empresas en el mercado, o la composición de éste. Pero variará según las circunstancias lo aconsejen y aún en el caso de que hubiera un mercado perfectamente libre en los medios de comunicación, se producirían ajustes como el que parece estar tomando cuerpo.

Frank Abignale, el estafador que encarnaba Leonardo DiCaprio en Cógeme si puedes, dijo al ver los documentos que de haberse dedicado a falsificaciones tan burdas la película tendría que haberse llamado cógeme en dos días. Y eso que se enfrentaba al FBI, una institución burocrática. Rather se enfrentó a la blogosfera, por lo que todo el engaño se reveló en solo unas horas. Como dice orgullosamente Steven Horowitz, izquierda, derecha, liberales o lo que sea; la libertad ha vencido una vez más al poder devolviéndoselo una vez más a la gente. Amen.





(1) Sin embargo yo creo que el primer éxito está relacionado, curiosamente con otro Lott completamente distinto. Sobre este caso, ver el artículo The Mystery of Mary Rosh. Otro caso de victoria de la red de bloggers sobre el sesgo de los medios informativos es el pavo de Acción de Gracias con que se fotografió George W. Bush, y que en contra de lo que afirmaron los medios no era de plástico.
Dan Rather como ejemplo
Pese a las palabras de Jonathan Klein a Bill O'Reilly, los múltiples filtros de comprobaciones y contrapesos de la CBS habían fallado miserablemente. ¿Porqué? Aunque el asunto ha levantado un enorme revuelo, el menos sorprendido de todos ha sido sin duda Bernard Goldberg. En 1996 escribió un artículo para el Wall Street Journal denunciando un claro caso de manipulación informativa en su propia cadena, la CBS. Una "información" sobre la propuesta de tipo marginal único de Steve Forbes, entonces candidato a liderar el Partido Republicano frente a Bill Clinton. El periodista ridiculizaba la propuesta de Forbes, decía que no contaba con el respaldo científico de ningún economista y mostraba su miedo de que una rebaja del tipo impositivo creara, como en época de Reagan, una caída en la recaudación. Ambas cosas son falsas, ya que el tipo marginal único está defendido por una parte importante y creciente de los hacendistas, mientras que gracias a la rebajas en los tipos impositivos la recaudación aumentó durante el reaganomics. A todas luces, la "información" del periodista Eric Engberg era tendenciosa, faltaba a la verdad, y ridiculizaba a un hombre y a su propuesta política sin una base real para hacerlo. Pero el bodrio salió en el Evening News de la CBS, y para ello tuvo que pasar nada menos que siete filtros que no se dieron cuenta, o no juzgadon negativamente, el sesgo de la información:

1) El propio periodista
2) El productor en Washington de la cadena CBS
3) El productor en Washington del Programa Evening New's, en el que saldría la "historia".
4) El productor ejecutivo de Evening New's en Nueva York
5) Su equipo de productores senior
6) El presentador/editor del programa Evening News (Dan Rather).

En el caso concreto de esta información, también la vio antes de que saltara al aire 7) el presidente de la CBS. El artículo se titula Networks Need a Reality Check, Las Cadenas Necesitan una Comprobación de la Realidad. Más tarde sacaría su libro Bias.

Cuando Bernard Goldberg sacó el artículo, ocurrió algo paradójico. Había hablado de este caso dentro de la cadena en la que había trabajado 30 años. Pero nadie le dio importancia. En cuando apareció en el WSJ se organizó todo un escándalo y Bernard Goldberg, en sus propias palabras, se volvió radiactivo. En lugar de reaccionar haciéndole algo de caso, intentando enmendar lo que cupiera, recibió ataques ad hominem, y sus compañeros rehuían su presencia. Recientemente, el 17 de septiembre, nueve días después del 60 minutes que sacó los falsos documentos, Goldberg ha vuelto a escribir un artículo en el WSJ, en el que evidenciaba alguna de las precauciones que Rather debía haber tenido, pero que despreció. De nuevo la pregunta es ¿Porqué?

Dan Rather tiene una ideología y como periodista, interpreta la realidad a través de la misma. Ello no tiene nada especial; si una labor debe tener un periodista es la de comprender la realidad, para explicársela luego a sus lectores/oyentes. Y para hacerlo necesita una visión del mundo. Rather tiene una (es un hombre de izquierdas, progresista), en lo que coincide con cualquier otro periodista. Pero además de un punto de vista sobre las cosas, que no solo no debe ocultar, sino que se le debe exigir, Dan Rather informa con un violento partidismo, casi atávico pues de hundido en su propia naturaleza el propio Rather es incapaz de verlo. Un partidismo feroz que le ha llevado, de forma sistemática, a informar siempre con un sesgo hacia la izquierda y hacia los demócratas. Aplicando un criterio u otro según fuera el caso, destacando la posición ideológica de quien no coincide en su forma de ver las cosas, o la profesionalidad en quienes piensan como él. Despreciando esas historias que no convienen y que se pueden guardar en un cajón sin romper el consenso de lo noticiable, pero que de sugerir una interpretación contraria podrían hasta abrir su informativo. No estamos hablando de un loco, un outsider, un personaje sospechoso, un elemento marginal y ridiculizable, como Al Franken o John Hannity. El veterano periodista de la CBS es uno de los profesionales con mayor prestigio en la profesión y entre el público. Y la cadena en que trabaja no es un proyecto de fin de carrera en la Universidad, es una de las grandes cadenas estadounidenses. De modo que el mal de Dan Rather o de la CBS no puede considerarse como algo propio o exclusivo de ellos. Hay toda una historia de mentiras y manipulaciones informativas.

La historia del periodista convertido estos días en noticia. El próximo Haloween Dan celebrará con su familia su 73 años, de los que su mayor parte los ha dedicado a la información periodística. Del Houston Chronicle pasó a un par de televisiones con base en la ciudad tejana, y su dinámica forma de informar ante la cámara hizo que se fijara en él la CBS, a la que se ligaría ese 1962 hasta el momento. Fue el primer periodista en dar la noticia de la muerte de John F. Kennedy. Quizás porque obtuvo éxitos desde el principio, siempre confió en su criterio, lo que le llevó a dar pábulo a noticias sin comprobar su veracidad, basándose en su propio juicio periodístico. Timothy Crusoe, historiador de la campaña de Richard Nixon, dice que si un rumor le sonaba sólido, si confiaba en su intestino o lo obtenía de una fuente que le pareciera honesta, le daba salida. Los otros corresponsales de la Casa Blanca le odiaban por eso. Su estrella subía sin parar, con ella la confianza en sí mismo y en que él… no es como los demás. De hecho se saltaba el turno de preguntas a sus compañeros, aún cuando se lo hubiera otorgado el mismo Presidente, a quien era capaz de tratar de tú a tú y con la chulería del cowboy que lleva dentro.

Esta actitud llevó a los responsables de la CBS en su despido. Pero la suerte se alió con él, ya que coincidió con la próxima retirada del veterano presentador (anchorman) Walter Cronkite, lo que les llevó finalmente a apostar por Rather como sustituto. Su primer programa en el Evening News fue el 9 de marzo de 1981, con Ronald Reagan estrenando Presidencia. Desde el comienzo Dan Rather se destacó por su sesgo antirrepublicano, que le ha acompañado desde entonces, sin desmayo. Todo mal dato económico recibía en su boca el sobrenombre de reaganomics, que perdía el indicador que señalara una mejora. Identificar a Ronald Reagan con el fracaso en la gestión económica es un esfuerzo heroico; de hecho tuvo que decir que acabar con la inflación de dos dígitos con que Carter legó la economía a Reagan era malo, porque sin aumento en el coste de la vida los receptores de ayudas públicas no verían incrementar su cantidad precisamente para compensar ese aumento. Aceptar decir tonterías como esa ante millones de telespectadores con tal de mantener sus ideales es un esfuerzo cuyo heroísmo seguramente no ha sido bien valorado. Ganó esta batalla, porque al día siguiente no se encontró él mismo recibiendo la subvención gubernamental a los desempleados. No sería la última.

En 1988 emitió un reportaje llamado The Wall Within, en el que entrevistó a varios veteranos de Vietnam, que relataban sus espeluznantes experiencias en guerra; especialmente el modo en que los soldados estadounidenses violaban sin reparo alguno los derechos humanos en crímenes de guerra sin cuento. Rather estaba orgulloso porque con este se inauguraría un nuevo estilo de hacer documental. Imagino que se referiría al que ha popularizado Michael Moore, porque ninguno de los entrevistados había estado en Vietnam. Era todo un montaje.

Dan Rather ha sido metódico en la elección de productores de ideología progresista. Ello nunca es un problema, por lo que he explicado antes. El verdadero problema (aparte de no exponer clarameente la ideología propia y pretender ser una especie de centro objetivo) se lo dijo el mismo Rather a Bill O'Reilly: Creo que se puede ser una persona honesta y mentir sobre una serie de cosas. Es más, ¿quién entre nosotros no ha mentido en alguna ocasión? Rather no estaba exponiendo a su colega una torpe defensa de su ejecutoria (en una entrevista previa al último rathergate). Le estaba exponiendo su visión de lo que es el periodismo. Para Dan Rather hay una verdad profunda, fundamental, a la que él tiene acceso. Y esa verdad, que ha de mantenerse contra toda evidencia, es la misma ideología; la visión de lo que es correcto y de lo que no lo es, que de tan cierto no puede ser comprometido jamás por ningún argumento o dato histórico. Puesto que lo que le mueve es la fidelidad a esa verdad, el periodista se ve no como un cruzado de una ideología, sino como un centrista que defiende lo justo. Esto es, en esencia, lo que piensa Dan Rather y lo que con él la mayoría de la profesión periodística que se sitúa en el bando progresista. Michael Moore es Dan Rather. No importa que identifique al KKK con la libertad de armas, cuando está históricamente ligado a su propia causa, el control de las mismas. Porque la verdad sigue ahí: hay que controlar las armas en manos de los ciudadanos. Noam Chomsky es Dan Rather. No importa que negara la masacre de los Jemenes Rojos en Camboya, cuando esta tuvo lugar hasta extremos sobrecogedores. Porque la verdad sigue ahí: Hay una alternativa al capitalismo y tenemos que defenderla, porque es lo más justo. Es el triunfo de la verdad profunda sobre la meramente histórica. Una actitud que por otro lado, le ha llevado a la estrella de la CBS a la genuflexión y el alfombrismo con quienes son héroes de su propia visión. Hillary Clinton, Sadam Husein, Fidel Castro…

Rather, por cierto, no es una excepción dentro de su profesión. Los medios de comunicación estadounidenses, hasta niveles realmente sorprendentes, están escorados hacia la izquierda del público que todavía los consume. Y, aunque sería falaz identificar a la izquierda con esa actitud que simboliza nuestro hombre ya que ni es exclusivo de ella ni le afecta a toda la izquierda, sí se puede decir que en el progresismo es mayoritaria o cuando menos común. El motivo habría que buscarlo más allá de lo que puede parecer mera ideología o partidismo, incluso en una determinada visión del hombre que grosso modo se identifica con la izquierda, y que ha explicado Thomas Sowell en A Conflict of Visions y The Vision of the Anointed. El que desee comprobar el escoramiento, el sesgo de los medios hacia la izquierda, lo puede hacer en tres informes sobre el tema: Uno de John R. Lott y Kelvin A. Hasslett, otro de la Universidad de Yale, y un tercero por el Pew Research Centre.

Estoy seguro de que Dan Rather no entiende lo que está pasando. Puede que no le acompañe la verdad anecdótica, la veracidad de los documentos que sacó a la luz el pasado 8 de septiembre, pero la fundamental está con él, como siempre lo ha estado, y de hecho es esa fe la que le ha guiado, honestamente, a saltarse todos los múltiples filtros de comprobaciones y contrapesos de la CBS. Él no solo cree, sino que sabe que George W. Bush, candidato del Partido Republicano, ha de perder las elecciones. Eso es algo que él tiene muy claro y que ningún blogger partidista podrá entender jamás.
El Rathergate
Dan Rather debía estar visiblemente contento el pasado 8 de septiembre. No es que no haya pasado por la misma experiencia en numerosas ocasiones. Más de 40 años en la profesión, con más éxitos que sinsabores, le han situado en estrellato informativo en el que lleva mucho tiempo instalado y le han ayudado a familiarizarse con la sensación de tener en las manos una gran exclusiva. Pero esa tarde sería especial, porque su scoop ayudaría a minar la imagen del Presidente en el poder, George W. Bush. Unos documentos probaban que su padre, entonces embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas, habría influido para que el joven George acabara su paso por el Texas Air National Guard con una hoja de servicio más limpia de lo que se merecía, en un claro caso de nepotismo. La acusación se basaba en cuatro documentos (1, 2, 3, 4) del Coronel Jerry B. Killian, superior de GWB entonces, que habrían sido autentificados por el superior de Killian, el general Bobby Hodges, a falta de la posible confirmación por el ya difunto coronel. El actual presidente habría aceptado un maquillaje de su hoja de servicio, lo que indicaría un desprecio no solo por la verdad sino por sus propios compañeros. Las elecciones son dentro de dos meses, las encuestas muestran un tímido e indeciso favor por el republicano, y cualquier información puede ser decisiva. Esta lo fue.

Pero no para el 43º Presidente de los Estados Unidos, sino para el propio Dan Rather. El mundo de la información en el que el veterano periodista ha triunfado ha cambiado mucho; varias veces. Él es un superviviente de todos los cambios, pero podría sucumbir al último. En un rincón de la red, en el comentario 47 de los 217 que suscitó un artículo en el Free Republic sobre la revelación de Rather en su programa 60 minutes, alguien bajo el seudónimo de buckhead escribe yo digo que esos documentos son falsos (...) pasa un documento 15 veces por una fotocopiadora y parecerán antiguos. Sus palabras fueron recogidas por dos personas, que las hicieron llegar a Scott Jonson, uno de los tres abogados que actualizan el blog Poweline. En una anotación reproducen el comentario de buckhead, que incluía algunos detalles técnicos que le hacían dudar de la veracidad de los documentos. Un lector escribe, añadiendo un par detalle que tampoco le cuadran. Un th, que marca los ordinales en inglés, y que aparece elevado, además de un apóstrofe apaisado. Ambos tendrían que hacerse a mano antes de la aparición de procesador de textos. En una segunda actualización de la anotación, recogen aún otro comunicado de un lector, copista para la Armada estadounidense dos años antes del documento aportado por Rather, con nuevos datos que hacen dudar seriamente de su verdacidad. La anotación crece con trece actualizaciones, hasta una final en la que los autores concluyen que el memorando es probablemente un engaño. Pero seguirían con el asunto en nuevas anotaciones.

Entre los muchos lectores de Powerline se encuentra Charles Johnson, de Little Green Footballs, que decide hacer una prueba. Escribe en con su Microsoft Word una replica del documento. El resultado, idéntico. Johnson cuelga su anotación a la una y venticuatro minutos de la tarde del nueve. Indjournal muestra al mismo tiempo sus dudas. Algo más de una hora más tarde, Drudge Report se hace eco de la anotación de Powerline, diciendo que los documentos sobre el posible nepotismo de los Bush, aportados por el programa de la CBS, podrían ser falsos. Dado que este último medio cuenta con centenares de miles de lectores, el asunto alcanza considerable repercusión, y a las cinco de la tarde, tres horas antes de que se cumpla un día del anuncio de la nueva revelación por Dan Rather, la cadena emite un comunicado alegando que han sido investigados adecuadamente por expertos independientes, que están convencidos de su autenticidad.

Stephen Hayes sigue el caso e interroga a varios expertos, ninguno de los cuales cree en la autenticidad del memorando. Lo cuenta en weeklystandard.com, en un artículo que se cuelga en internet cuarenta minutos antes de que Dan Rather vuelva a aparecer ante sus habituales espectadores. La ABC también se muestra escéptica. El asunto adquiere tal dimensión que a la mañana siguiente, el director de la campaña demócrata tiene que dar un comunicado desmintiendo su participación en el engaño. El mismo día USAToday había afirmado tener a su vez seis documentos comprometedores. Pero el 10 saca una información diciendo que los documentos aportados por la CBS (en teoría los mismos aportados por el propio periódico, a los que ahora no hace referencia), son falsos. No revela sus fuentes.

La blogosfera progesista no se atreve todavía a aceptar la falsedad de la información, e incluso los hay quienes defienden su autenticidad. Ken Lane achaca el origen a la campaña del propio George W. Bush. De forma inopinada, reciben el respaldo de un artículo de PC Magazine que cuenta que el memorando podría haberse elaborado con esa misma forma con una máquina de escribir IBM Composer, por entonces habituales, aunque muy caras. Varios bloggers comentan la opinión de expertos en máquinas de escribir IBM, que niegan la posibilidad abierta en el artículo de PC Magazine. Se convoca un premio de 10.000 dólares para quien sepa reproducir el documento con una IBM, pero queda desierto. Instapudnit alcanza las 440.000 páginas visitadas en pleno auge del asunto.

Dan Rather no se puede creer lo que le está ocurriendo. La historia es cierta. La historia es cierta, repite. Él y el anterior ejecutivo de la CBS Jonathan Klein aparecen en televisión ese 10 de septiembre atacando a los bloggers. Dice el último en Fox News que un blogger es un tipo sentado en su salón, escribiendo en pijama no puede tener la misma credibilidad de un medio de comunicación, con múltiples filtros de comprobaciones y contrapesos.

El once de septiembre, con la mente de los estadounidenses en el recuerdo del trágico atentado de tres años antes, el asunto parece entrar en un impass. El Boston Globe cita a un experto, Phillip D. Bouffard, que parece hablar a favor de la autenticidad de los documentos, pero más adelante se queja de haber sido citado fuera de contexto, para dar una impresión errónea de su juicio. Un nuevo estudio colgado en la red parece demostrar por enésima vez la falsedad del memorando, sin mucha repercusión. Pero al día siguiente nada menos que el New York Times parece inclinarse por el engaño.

Al día siguiente, ya el lunes, el NYT sigue en la misma línea, mientras que Dan Rather se defiende esa misma tarde con la favorable opinión del experto Bill Glennon, al que invita al programa. Pero todo es inútil. El Washington Post lanza una información por la que Glennon afirma no autentificar el documento. Además suman nuevas opiniones de expertos que insisten en su falsedad. Dallas News, ABC, Fox News. La historia salta de un medio de comunicación a otro, con nuevas aportaciones. Dan Rather, por primera vez, admite la posibilidad de que los documentos que había presentado a su audiencia fueran falsos. Es miércoles 15, una semana después del día en que sacó la falsa exclusiva. Mucho tiempo para mostrar una primera duda sobre la autenticidad de lo aportado a su programa, precisamente cuando prácticamente nadie que conociera el tema tenía ya ninguna. Incluso Los Ángeles Times se inclina a pesar que han pillado a Rather en un renuncio, y alaba la labor de los bloggers. Ello no quiere decir que no sigan acumulándose las noticias sobre la falsedad de los memorandos.

El día 15 la CBS lanza un informe sobre la historia, que merece una información en el New York Times con el titular Memos on Bush are Fake, But Accurate, Typist Says. Fake, but Accurate: ¡falsos, pero verídicos!. La información está basada en la que se decía secretaria del Coronel Killian, Marion Carr Knox. Pero Marian Carr Knox, como en realidad se llama, no fue la secretaria del Coronel y le dijo al propio Dan Rather que los términos usados pertenecen al ejército, y no a la Guardia Nacional, y que esa no era la forma de expresarse de Killian, quien como ya sabía la CBS por su viuda siempre tuvo una favorable opinión de George W. Bush. Curiosamente, de la buena opinión de Killian de su subordinado sí hay pruebas documentales. Auténticas, quiero decir.

Mientras el premio para quien pueda reproducir los documentos de la CBS en una máquina de escribir sube a 37.900 dólares, quienes contra toda evidencia mantenían la veracidad de los mismos, se rinden y reconocen que se trata de un engaño.

El General Hodges, antiguo Comandante de la Guardia Nacional y superior de Killian, fue uno de los expertos consultados por la cadena, inclinándose en un primer momento por su autenticidad. Más tarde Hodges declaró que le leyeron el documento por teléfono, y que él asumió que eran notas manuscritas. Se retractó de su primera impresión y no cree en la autenticidad del papel. Otro de los expertos consultados por la cadena fue Marcel Matley. Pero este sólo solo examinó la firma de uno de ellos y no pudo verificar la autenticidad de los otros tres. Añadió que él solo había examinado fotocopias y no los originales. El hijo de Jerry Killian, presunto autor del documento, afirmó que no le cuadraba con la buena opinión que tenía su padre del actual Presidente. Su viuda dice que su marido escribía a mano y no guardaba archivos personales. Además, asegura, el estilo del documento no era el de Killian. Ambos hablaron con Dan Rather antes de la emisión de 60 minutes, pero no fueron citados por el periodista.

En los últimos días, antes de que el propio Rather de el paso de admitir parcialmente la situación, el paso que no quiso hacer en cinco años de seguimiento de este asunto, todo, absolutamente todo se vuelve en su contra. Incluso Los Angeles Times, que antes había dicho que Rather había sido engañado, ahora pasa al ataque del periodista y la cadena CBS. Como dice Ann Couther, aunque a cuento de una información anterior, cuando no cumples con los criterios de ética de L.A. Times, tienes un problema. El Presidente, como antes su mujer, cuestiona la validez de los documentos. La CBS, y estamos hablando de diez días después del fiasco, dedica un equipo de productores al asunto, para "armarlo" y poder así defenderse, mientras que la campaña de Kerry vuelve a negar su relación con el asunto. Por fin el 20 de septiembre, doce días después de sacar a la luz un escándalo que lo sería de la propia cadena, tanto esta como el veterano periodista rectifican y piden perdón, sin todavía dar el paso de reconocer que los documentos son una falsificación. El 22 la CBS anuncia una comisión que investigue todo el asunto.

¿Cómo llegó Dan Rather a esta situación? Según el presentador y su productora Mary Mapes, en 1999, cinco años ha, cuando ella comenzó a seguir este caso. Cinco años son muchos años para un asunto, en mi opinión, menor. ¿Alguien podría sorprenderse de que Bush padre presionara para que la hoja de servicio de su hijo fuera ejemplar, al menos sobre el papel? ¿Importa eso, cuando conocemos perfectamente a George W. Bush después de cuatro años en el poder? Pero ¿Es que no hubo un 11 de septiembre que dejó lo ocurrido a Bush en el 73 en la prehistoria? Cuando Mapes comenzó con su investigación se hablaba del gobernador de Tejas como un posible candidato republicano. ¿Tanto interés tenía el personaje como para seguir este caso durante cinco largos años? Dan Rather ha esperado a dos meses antes de las elecciones para lanzar el asunto. Conoce cómo crecen y mueren las noticias, su impacto, y su posible efecto electoral. Él, un gurú de la comunicación, puede manejar a la opinión pública hasta llevarla donde desee; lo hizo en el pasado y esta no tiene porqué ser una excepción.

Hay un último elemento en todo este asunto que lo hace aún más oscuro. Mary Mapes llamó a Joe Lockhart, estratega de la campaña demócrata para la elección de John Kerry y cara familiar en los programas de CNN, ABC y NBC. Mapes le advirtió de lo tenía entre manos, y que prontamente sería sacado por la CBS, tras lo cual Lockhart se puso en contacto con la fuente de Mapes y Rather, Billl Burkett. El demócrata declaró a Associated Press ella básicamente me dijo que hay un tipo que está echándole una mano con una historia y que desea hablar conmigo, un asunto sobre el que, dice, Mary Mapes no le dijo una sola palabra y por el que él no mostró interés. En cualquier caso, la implicación partidista de todo este asunto está clara.

La fuente para la CBS de los documentos, Bill Burkett, es un activista anti-Bush, que ya en 1997 acusó falsamente al ahora Presidente de destruir documentos comprometedores y llevaba años intentando desacreditar la hoja de servicios del ahora Presidente de los Estados Unidos. No sería lógico desestimar esta fuente por el simple hecho de su claro partidismo o por su probada disposición a mentir; pero Rather podría haber sospechado de Burkett. Éste le entregó los falsos documentos a su productora Mary Mapes acompañados de otra mentira, que ha reconocido recientemente: procedían, dijo entonces, de otro miembro de la Guardia Nacional. Habló con la familia del presunto autor de los documentos, y su mujer le dijo que ese no era el estilo de su marido, que él solía escribir estos memorandos a mano, y que no los solía archivar. Rather no hizo caso y no incorporó el testimonio de la viuda a la información. Entonces llevó los informes a varios expertos, que no pudieron confirmarle la autenticidad de los mismos. Varios incluso dijeron que eran falsos. Daba igual. Él seguía adelante con la historia.

¿Cómo es posible que la CBS le permitiera seguir con este asunto? Esto exige, como el comportamiento del periodista, una explicación. La más inmediata es el puro partidismo, pero hay que añadir que en las redacciones de los grandes medios el sesgo prodemócrata es tan claro, sugiere John Leo, que nadie tuvo la actitud crítica adecuada. El peligro de lo que Leo llama el groupthinking.



Más sobre la historia de este caso en Rathergate, Blitheringbunny y los artículos de Jonathan V. Last y Ernest Miller.

24 de Septiembre de 2004

Iglesia y Estado
El laicismo es la separación de Iglesia y Estado. Todo el mundo defiende, en principio, este principio liberal, apenas sin excepción. Pero las interpretaciones del mismo divergen, y en muchas ocasiones más que en la aplicación del liberalismo se acaba en todo lo contrario.

El laicismo es un caso especial de un principio más general: el Estado no debe favorecer a ninguna asociación privada frente a otras, así como no debe perseguirla o ponerle trabas de forma arbitraria. En definitiva sería la aplicación combinada del reconocimiento de dos principios liberales: la libertad y la igualdad ante la ley. No diré la igual libertad ante la ley, porque se puede entender como igualdad a la baja.

En un principio podría pensarse que lo en un momento se había anunciado en Libertad Digital podría ir en ese sentido. De confirmarse, aunque en un principio ha sido desmentido por el Gobierno, en realidad no tendría el contenido liberal que se podía presumir. Porque el PSOE ve todo este asunto como una lucha de poder. Lo ha dejado claro Chaucescu, en el caso concreto del órgano del régimen. Y renuncia al principio liberal de no atacar/favorecer a según quien, porque llegado el caso no tiene ningún problema en recompensar a sus aliados. No hablamos de liberalismo, sino de lucha descarnada por el poder. A lo que hay que añadir que lo inicialmente previsto incluye medidas claramente restrictivas de la libertad, como la prohibición de símbolos religiosos.

Han rectificado. Pero me temo, y espero equivocarme, que solo por el momento. Están haciéndose a marchas forzadas con los instrumentos del poder, y entienden que están en él para valerse del mismo con el objetivo de no bajarse jamás. Han pasado por la desagradable experiencia de ser derrotados en las urnas, saben que su estancia no será eterna, las encuestas les están haciendo temblar y solo les quedan tres años y medio para atarlo todo. Es una lucha sin cuartel.

Queda un último elemento en todo este asunto. El guerracivilismo y la destransición. Están en ello, y hay que estar atentos a lo que pase.
Las políticas de reciclaje están marcadas por la ineficiencia y los altos costes. No ya económicos, sino en ocasiones incluso energéticos. Contrariamente a lo que debería ser su principal objetivo, un mejor uso de los recursos, el resultado acaba en ocasiones en un mayor despilfarro, pese a que una parte de lo desechado en un primer momento se vuelva a utilizar. El motivo de esta aparente contradicción es que los costes de volver a encontrar un nuevo uso a los recursos supera con creces el beneficio de la reutilización.

Es un resultado previsible. El reciclaje se hace como iniciativa pública y con objetivos que nada tienen que ver con el mejor uso de los recursos: consisten más bien en basarse en la ignorancia de la gente, venderle ideas sencillas como que cualquier basura es un despilfarro y cualquier reciclaje mejora el uso de los recursos, y de ese modo logra expandir su poder con nuevas oficinas y regulaciones.

Ello no quiere decir que no se puedan descubrir oportunidades de beneficio en la basura. En Guatemala, unos empresarios han hecho cálculos de costes y beneficios, y se han lanzado por propia iniciativa al reciclaje. Econplast se creó con la idea de que el plástico es caro, porque hay que importarlo mayoritariamente de Estados Unidos, mientras que el coste del trabajo es aún barato en Guatemala. Estos empresarios locales comenzaron de sacar partido a una vieja máquina tras una compañía de paquetería, a importarla de Italia para trabajar todas las horas del día, todos los días de la semana.

La aplicación de la empresarialidad, también en este mercado, lleva aparejado el descubrimiento de nuevos métodos, en este caso de separación de lo reciclable de lo que no lo es. Econplast ha hecho de una empresa pequeña otra mucho mayor, e incluso todo un mercado en el que ya han aparecido otras empresas.

23 de Septiembre de 2004

Novak, y el diálogo multicultural
Nuestro Kerensky, en un nuevo ejercicio de estolidez y corrección política, ha llamado al diálogo nada menos que entre Occidente (¿algo que ver con la cultura judeocristiana? Kerensky no nos da más pistas) y el mundo musulmán. Cabe preguntarse en qué consistiría un diálogo entre dos civilizaciones. ¿Quién dialogaría por Occidente? ¿El Papa, Kofi Annan? ¿Quién por el lado musulmán? Y los demás ¿Qué? ¿A verlas venir? ¿Qué libertades tendríamos que ceder los occidentales para que nos toleren los musulmanes?

De la falta de ideas, a un intelectual de los que leen, e incluso escriben. Michael Novak, que ha dejado en la nada la visión de Max Weber del capitalismo surgido del protestantismo, ha llamado al diálogo entre culturas. Pero en vez de hacerlo en el vacío ideológico (de ahí la estolidez) de ZP, Novak llama al diálogo en torno a una idea: la libertad.

Novak se opone a Huntington, y dice que la lucha de civilizaciones no es inevitable. La libertad, arguye Novak, es un ideal ínsito en la naturaleza humana, y por tanto capaz de romper las barreras que le imponen ciertas civilizaciones. En este caso se puede construir un futuro de convivencia, con la libertad como garante de la misma, al serlo también de los derechos de la persona. Esta libertad, señala Michael Novak, ha de ir acompañada de un conjunto de valores morales (la fe en la razón, en la ciencia, en el progreso, el respeto al individuo), que actuaría de armazón de las sociedades libres. La libertad, añade el autor, permite albergar una sociedad con iniciativa en la generosidad con el débil, en la creación cultural, en la producción de riqueza.

Buen intento, Michael. No le falta razón, por un lado. Las sociedades libres, lo que Friedrich A. Hayek llamó orden extenso de cooperación humana, o catalaxia, están basadas en relaciones voluntarias de cooperación. Su extensión y desarrollo por medio de instituciones, de comportamientos pautados, fortalece esas relaciones de cooperación y mina las morales opuestas a las mismas; las basadas en la imposición o que huyen de esa colaboración. Como ejemplo del segundo caso, el mercado premia los comportamientos no sexistas y no racistas, que aprovechan mejor las oportunidades de cooperación en el sistema de propiedad privada y precios libres.

El problema es, precisamente, conseguir que se introduzca esa libertad en los países musulmanes. Los fundamentalistas islámicos están en lo cierto cuando identifican nuestras libertades como su amenaza. De resolver la forma de hacer que también en los países musulmanes se respeten los derechos del individuo y su libertad depende en gran parte nuestro futuro.

22 de Septiembre de 2004

Autodefensa en Sudáfrica y Rusia
Hay dos noticias de interés sobre el asunto de la libertad de armas. Una de ellas es una manifestación de dos asociaciones de derechos civiles de Sudáfrica frente a su Gobierno, que ha restringido el derecho de los sudafricanos a portar armas. Son la Asociación de Negros Poseedores de Armas (BGA) y las Víctimas Contra el Crimen (VAC). La manifestación tendrá lugar los próximos viernes y sábado. Las asociaciones han exigido que el dinero destinado a implantar la ley, que otorgaría licencias en número limitado, se destine a problemas reales, como la educación o el SIDA.

Abios Khoele, portavoz de BGA, ha dicho que últimamente se le ha negado la licencia a 8.000 ciudadanos "sin razones justificadas". La ley "está desarmando la industria de la seguridad privada, matando la industria del cine y ya ha hecho un daño irreparable a la industria de la caza y el deporte".


La otra noticia la titula el Pravda así: Tras el reciente ataques terrorista en Beslan, los rusos han comenzado a comprar medios legales de autodefensa. La Duma ya está reaccionando, y piensa recuperar la política restrictiva soviética. Pero muchos delegados expresan sus visiones que aprobarían un mercado de armas más liberal. Según ellos, si el Estado es incapaz de proteger a los ciudadanos, permitámosles tener el derecho a protegerse a sí mismos. De todos modos, esta aceleración en la compra de armas se da ya en un proceso que muchos llaman fiebre. Será que, a la luz del pasado, y viendo lo que se avecina, la gente prefiere estar preparada.

En ambos casos, la sombra del genocidio oscurece las intenciones gubernamentales. En Rusia por motivos cada vez más claros y preocupantes, y en Sudáfrica porque, si bien el país ha obtenido una saludable estabilidad, la democracia no está del todo asentada.


Vía Dissecting Leftism, Gunwatch.

20 de Septiembre de 2004

Al peso
En esta ocasión, no ha habido quien orgullosamente recuerde a su genocida preferido. Se han quedado en casa, adoctrinando al españolito, con guiños a su altura intelectual y moral. Vuelve el ingenio de La Bola de Cristal: "viva el mal, viva el capital", nos decían de niños.

Estos intelectuales, que se venden como rameras (y aquí), tienen la gracia donde yo te diga.

Actualización: O por horas.

18 de Septiembre de 2004

Nos lo explica Gabriel Calzada en un gran artículo publicado en La Revista de LD. Con su lectura sabremos lo que hay que saber sobre Kyoto; su origen, la ciencia creativa que lo sostiene, y el transfondo político.

17 de Septiembre de 2004

El salario mínimo y sus consecuencias sociales
La ley del salario mínimo (y aquí) prohíbe a trabajador y empleador llegar a un acuerdo por debajo de determinado salario. Como el valor del trabajo es el de su productividad marginal descontada por el interés, si ésta queda por debajo del nivel por el que el Estado prohíbe un acuerdo entre las partes, el trabajador se queda en el desempleo, el empresario no puede llevar adelante su proyecto empresarial para esa persona (un aspecto que no se resalta lo suficiente), pierden los dos, pierde la sociedad en su conjunto. Los únicos que ganan son algunos trabajadores ya instalados, que evitan la competencia de otros. De ahí la insistencia de los sindicatos en las leyes de salario mínimo.

El resultado es el desempleo. Porque los empresarios despiden o no renuevan a los trabajadores que pasan a cobrar por ley más del valor que le atribuye el empleador en competencia. O no contratan a los posibles empleados. O reaccionan elevando los precios por los incrementados costes. En tal caso los compradores de sus productos tendrán menos renta para otros productos, y de producirá el desempleo en otras áreas de la economía.

Depende del nivel al que se lleve el precio mínimo para los servicios del trabajo, el desempleo que crea es mayor o menor. Una ley de salario mínimo de los Estados Unidos se aplicó por error a Haití en los años 30. Entonces, menos que ahora, Haití era un país pobre, con poco capital. En consecuencia los salarios eran bajos, mucho más que en los Estados Unidos, y el resultado fue el previsible: enormes masas a la calle.

Dado que los afectados son los salarios más bajos, son los jóvenes y los trabajadores menos cualificados quienes más sufren las consecuencias de la prohibición gubernamental, junto con los empresarios que les habrían contratado. No estamos hablando de JP Morgan.

Un artículo de Milton Friedman y Yale Brozen titulado Minimum Wage: Who Pays? (Washington, DC: Free Society Association, 1966) estudió quienes eran los más perjudicados por la imposición de la ley de salario mínimo, y la creciente elevación de su nivel en los últimos años (hablamos de mediados de los 60'). En el caso particular de los adolescentes (teenagers) negros, mientras que en la posguerra, con un mercado más o menos libre, la tasa de desempleo es del 8%, gracias al recrudecimiento del salario mínimo el desempleo se elevó en el momento del artículo al 35%.

Jóvenes, negros (con los problemas del racismo), y se les niega por ley a casi un tercio de ellos emplearse por lo que pueden obtener en esa época de su vida. Se les expulsa del mercado de trabajo, con varias consecuencias negativas. La pérdida de ingresos es solo una de ellas; hay que sumar la pérdida de experiencia laboral, y con ella la de capital humano y la de oportunidades que surgen dentro del mercado laboral y no fuera. Vedada la vía del trabajo gracias a la imposición por el Estado del salario mínimo, muchas de las opciones que les quedan están también fuera de la ley. Truncadas en parte sus opciones de progresar, la tentación para el crimen, las bandas callejeras, las drogas como evasión y como negocio, es considerable. El odio racial se recrudece.

¿Qué pasará en España después de la última revisión de esa ley injusta?

16 de Septiembre de 2004

Aznar, en favor de la libertad de los cubanos
José María Aznar, el mejor presidente de la democracia, siempre ha defendido la libertad de los cubanos. Siempre ha sido claro en ese punto, y hoy ha reafirmado su compromiso con los Derechos Humanos en un buen discurso, del que voy a estractar algunos párrafos:

En la isla hay al menos 84 presos por motivos de conciencia, así adoptados por las organizaciones no gubernamentales pro derechos humanos. Quizá a algunos de ustedes les sorprenda la cifra por reducida. Sin duda son muchos más pero, en todo caso, es la cifra más alta del mundo en relación con su población.

Un solo preso de conciencia ya sería intolerable. Nadie puede ser encarcelado por expresar pacíficamente sus ideas. Nadie puede ser sentenciado sin un proceso justo e imparcial.

Hace sólo unos días estuve en Berlín. Me reuní con amigos de varios países en un lugar donde, hasta 1989, se pisoteaban los más elementales derechos. Aquel muro fue derribado por una revolución de la libertad. Una revolución de ideas tras la cual cayeron la gran mayoría de las tiranías comunistas del planeta.

Con aquella revolución se demostró quiénes tenían razón y quiénes no la tenían.

Se demostró que los regímenes democráticos liberales, aquellos que tienen como base fundamental la libertad de los ciudadanos, son moralmente superiores a cualesquiera otros. Pero también que son mucho más justos, avanzan mucho más eficazmente hacia el bienestar de toda la población y logran sin duda una mayor movilidad social.

La libertad de conciencia es un valor universal. No puede estar confinado sólo a unos países, sino que debemos defenderla en todo el mundo. Aquí no valen las llamadas al respeto a ninguna tradición cultural. Ninguna puede justificar la ejecución o el encarcelamiento de quienes se limitan a expresar sus ideas o a criticar a su gobierno.

Animamos a cualquier persona que se sienta indignada por la prisión por motivos de conciencia que se adhiera a este manifiesto.


Más aquí.
El NYT se duele
Yo no he llegado a tiempo. Estoy suscrito a un New York Times que no es el que era hace años. No ya porque se haya ido escorando hacia la izquierda, hasta caer en el absurdo de defender el salario mínimo, que había combatido siempre que había tenido ocasión. Eso es lo de menos.

Lo peor es que está dejando de ser un periódico extraordinario, para ser uno más. Recientemente el NYT tuvo el buen gesto de rectificar y pedir perdón por su reciente línea editorial, demasiado belicista. Pero esa honradez no vale de nada si no adopta un propósito de enmienda. Si lo ha hecho ha sido en todo caso para politizar aún más su tratamiento informativo. Ni ha pedido perdón ni lo hará por haber llevado a portada las torturas de Abu Grahib en casi 50 ocasiones, 28 de ellas seguidas. Una cruzada por mantener la actualidad de las torturas que no tiene nada que ver con los derechos de los torturados, todo con el impacto político del escandalazo. Un caso que, en contra de lo que pensé en su momento, quizás debería haberle costado el puesto a Rumsfeld, pero esa es otra historia.

Como sabemos, ha salido un nuevo estudio que demuestra el sesgo izquierdista de la información en los Estados Unidos, elaborado por John Lott y por Kevin A. Hassett. Los resultados son tan apabullantes; la cantidad de datos, el tratamiento de los mismos, es tan adecuado, que el NYT se ha visto descubierto. Si los medios de comunicación, su práctica totalidad, está sesgado en el tratamiento de la información, hacia los demócratas, ¿Qué será del NYT, cruzado del Partido Demócrata y azote de Republicanos y de malvados neocons?

El NYT ha reaccionado como sabe, confirmando por la vía del ejemplo el sesgo en la información encontrado Lott y Hassett: Con una "información" sobre el estudio. Con un ataque, vaya.

El encargado del ataque, Eduardo Porter, comienza señalando que la AIE es de los malos; es decir, de los conservadores. Típica actitud de los progresistas, que les vale y les sobra para descalificar cualquier razón que les incomode. Luego expone las conclusiones y metodología del estudio, más varias valoraciones del mismo. Pero ¿qué hay de la propia oobjetividad de los invertigadores? ¿Eh, eh? Pues objetividad ninguna, concluye Eduardo Porter, porque Lott está a favor de la libertad de armas, lo que debe de invalidarle ya para cualquier opinión, mientras que Hassett aconsejó al Republicano (léase malvado) John McCain. ¡Ajá!. ¡Todo queda al descubierto!. ¡Pertenecen a una organización malvada, tienen ideas inaceptables y trabajan para los malos!.

Típica táctica de atacar al que no te conviene por pensar como lo hace y no fijarse en la objetividad del estudio. Penoso.

Pero no queda ahí. Incluye como colofón un insulto de Brad de Long a John Lott. El insulto (que consiste básicamente en acusarle de conservador) que no falte.

15 de Septiembre de 2004

Greenpeace, acusada de delito medioambiental
Commonsensewonder ha transcrito una parte de un artículo de hoy de Wall Street Journal, en el que se habla de la acusación a Greenpeace de haber violado las legislación medioambiental en Alaska. Traduzco lo transcrito por John Huddock, para disfrute de los lectores:

Las regulaciones medioambientales tienen la mala fama de ser difíciles de cumplir, con todo el papeleo y los comunicados requeridos. Que se lo digan a Greenpeace.

El grupo ecologista radical y habitual acusador en los juicios está aprendiendo cómo se siente en el otro lado después de que unos fiscales de Alaska presenten cargos criminales contra ellos por violar las leyes medioambientales del Estado. Parece que un barco de Greenpeace, el Artic Sunrise, entró en aguas de Alaska sin el requerido plan de prevención de derrame de petróleo y la prueba de responsabilidad financiera en caso de que tal derrame ocurra. La embarcación, que llevaba 128.000 galones de combustible y lubricantes (Exxon Valdez, quizás, estaba navegando cerca de Ketchikan para protestar por actividades madereras.

El Estado alega que cuando se le notificó al grupo ecologista de las violaciones el 14 de julio, el agente del barco mostró su acuerdo en anclar hasta que la situación se arreglara. En cambio, el Artic Sunrise abandonó el puerto esa misma mañana y se dirigió a "áreas medioambientalmente delicadas durante la máxima concentración de salmón, sin cuidado o consideración por los impactos catastróficos que se hubieran producido de una falta de los necesarios recursos para iniciar una respuesta". El caso irá a juicio en octubre.

Por lo que se refiere a Greenpeace suena, en fin, positivamente empresarial en sus explicaciones. La organización se ha declarado no culpable en su proceso. Pero también ha culpado de su decisión de salir a navegar a un percance con los comunicados y añadió que un "error burocrático" estaba detrás de su falta de documentación adecuada. De acuerdo con la Washington Legal Foundation, se ha citado a un abogado de Greenpeace diciendo que las regulaciones medioambientales "se están haciendo más complicadas en esta época". Y que lo diga.
Pancartero
Llamazares le dice a Kerensky: Hemos estado detrás de la pancarta y queremos segir en el mismo sitio. Y se lo dice en el Parlamento.
El CNE sigue teniendo buenas iniciativas. La última es una página que recoge varios libros de temática liberal según distintas categorías, y los enlaza a los sitios en los que se pueden adquirir.

14 de Septiembre de 2004

Milá
Y hablando de sesgo en la información: Televisión Española.

Yo jamás espero de ella otra cosa que no sea manipulación a favor del gobierno. Fue evidente bajo el gobierno del pte. González, también lo fue con Aznar y de nuevo lo es con Kerensky. Con una diferencia, bajo el PP había varios programas dirigidos por sus enemigos políticos. Enemigos del PP, porque es como ellos mismos se ven. Es el caso de Lorenzo Milá. No es que el PP sea más liberal o mejor que el PSOE. Es que son tontos hasta el ridículo.

Ahora tienen a sus enemigos en los órganos del gobierno, como es el caso del desvergonzado Milá, y se quejan. Sin ninguna autoridad moral.

¡Privatización de TVE ya!
El Pew Research Centre sacó recientemente un estudio sobre los medios de comunicación y su posición ideológica. La sección del estudio titulada Values and the Press, los valores y la prensa, no deja lugar a dudas.

Simplemente encuesta al público sobre sus valores y hace lo mismo a los periodistas. Mientras que el 20% de la población se define como progresista (liberal), el 34% de los periodistas en los medios nacionales se definen así. Hay también más moderados entre los periodistas de medios nacionales que se reclaman moderados (54%) frente al 41% de la población. La disparidad se hace especialmente llamativa en el caso de los conservadores, el 33% de la población, pero el 7% de los periodistas en medios nacionales. En los medios locales el sesgo en mucho menor, aunque se mantiene. De este modo, aunque hay casi un 50% más de conservadores que de progresistas entre la población estadounidense, en los medios nacionales hay cinco periodistas que se definen progresistas por cada uno conservador.

Los datos del Pew Research Centre son consistentes con los dos estudios que he comentado. Por ejemplo, la diferencia entre los medios nacionales y los regionales, aún sesgados pero menos que los primeros, es consistente con uno de los hallazgos de Lott/Hassett, los presidentes Republicanos reciben entre el 20% y 30% menos cobertura positiva en todos los periódicos, y entre el 20% y el 40% menos cobertura ideológica en los 10 periódicos más importantes, lo que sugiere que los medios nacionales, los más importantes, están más sesgados. Por otro lado la definición ideológica de los periodistas según el Pew es consistente con los think tanks que citan.
Yale sacó hace un año un estudio sobre el sesgo de los medios. Tiene una metodología muy diferente al de Lott/Hassett, pero muy interesante. En un primer paso hacen recuento de los think tanks que citan los congresistas Republicanos y Demócratas, de modo que hallan si dichos institutos están a la izquierda, en el centro o a la derecha. En un segundo paso observan qué think tanks citan los medios de comunicación, lo que les sitúa ideológicamente.

El estudio concluye que todas las emisiones de los medios de comunicación, a excepción de Special Report de Fox News y Druge Report, tienen un escoramiento a la izquierda del centro del Congreso. Eso es cierto ya se usen citas o frases como el nivel de observación, o si uno define el centro del Congreso como la media o la mediana, de la Casa de Representantes o del Senado.
Bias es como se llama en inglés al sesgo. Los medios de comunicación, también allí, tienen un sesgo claramente a la izquierda. El New York Times ha dicho recientemente que por cada 12 que votaran a Kerry, uno lo haría por Bush. Si se hubiera limitado a su propio periódico, es probable que la encuesta no hubiera encontrado ni un solo disidente.

Los economistas, como los sociólogos, tienen como costumbre demostrar lo que todo el mundo sabe. Es el caso de John R. Lott y Kelvin A. Hassett, que han elaborado un estudio sobre el sesgo de los medios. Divide las noticias en tono positivo y negativo cuando hablan de cuatro datos económicos (el crecimiento del PIB, los bienes duraderos, ventas al por menor y desempleo), en relación con Demócratas y Republicanos.

La conclusión es ciertamente pasmosa: Hemos hallado que el sesgo partidista en la cobertura de los periódicos varía con el índice económico examinado, pero en su conjunto los resultados muestran que, por lo que se refiere a la medida en que la cobertura parece favorecer a un partido o a otro, favorece a los Demócratas, lo que se mantiene para los 389 periódicos que están en la base de datos Nexis/Lexis, así como para los 10 periódicos que examinamos de 1991 a 2004. También hemos hallado esto en los cuatro periódicos más Associated Press que hemos podido examinar de 1985 a 2004. No hay ninguna evidencia de que ningún periódico individual o grupo de periódicos favorezca sistemáticamente a los Republicanos. En particular, los presidentes Republicanos reciben entre el 20% y 30% menos cobertura positiva en todos los periódicos, y entre el 20% y el 40% menos cobertura ideológica en los 10 periódicos más importantes, que el que se ha dado a los Demócratas; y esos resultados son muy significativos estadísticamente.

Otro de los hallazgos del estudio (otra de las obviedades, vaya) es que la cobertura de los medios afecta a la percepción que tiene la gente de la economía. Por ejemplo, una reciente encuesta, del 7 al 9 de junio, revela que el 57% de los estadounidenses cree que en los últimos 6 meses se ha destruido empleo, pese a que se han creado un millón de puestos de trabajo en ese período. Solo el 36% tenía una opinión ajustada a la realidad.

Un sesgo que está claro en los medios de comunicación. No digamos en otros ámbitos.

13 de Septiembre de 2004

El Property and Environment Research Center, PERC, es el mejor instituto de ecología de mercado. Saca trimestralmente una revista, PERC Reports, que es de lo mejor que se publica sobre el tema. Acaba de salir el de septiembre, que trata temas como el fin del petróleo, los peligros de las ITQs, o el reciclaje.
The Mises Institute ha actualizado su sección de e-texts con The Ethics of Liberty, de Murray Rothbard. Está traducido al español.

El libro es una excelente exposición de la filosofía iusnaturalista y de la fundamentación del derecho sobre la propiedad y de sus límites. A partir de ahí aplica el mismo principio a varios temas, con una lógica generalmente buena, aunque falle sin paliativos en el caso del aborto. Tiene una parte crítica de Ludwig von Mises, Isaiah Berlin, Friedrich A. Hayek y Robert Nozick, que es excelsa. Les destroza, es cierto, pero también les mejora. Yo llegué a una crítica parecida a la de Rothbard al concepto de coerción de Hayek, pero una vez aceptada la crítica de Rothbard, el libro de Hayek Los Fundamentos de la Libertad, mejora.
Era de esperar. Se tiene muy a mano y su afición a mentir sobre todo lo que toca tenía que acabar en eso. Johan Norberg (lo siento, sé que no paro de citarle, pero...) enlaza con una noticia del Stockholm Spectator por la que sabemos que Michael Moore mintió sobre cómo consiguió unas imágenes para Fahrenheit 9/11. Veamos cómo.

Primero. Antes de su entronamiento europeo en Cannes, Moore afirma, para indescriptible fruición de muchos, que su película tenía pasajes que mostraban varios abusos en las prisiones iraquíes, peores que las que ya hemos visto en Abu Ghraib.

Segundo. Se le pregunta cómo lo ha hecho para que él, declarado enemigo de la labor de las tropas americanas allí, haya obtenido esas imágenes por parte de soldados desafectos, como él había dicho. No voy a decir cómo llegué allí. A lo que añadió más tarde: Pude colar a tres miembros freelance del equipo en Iraq. Luego explicó que pudimos infiltrar a cámaras dentro de las tropas americanas sin que ellos supieran que era para Michael Moore. La han jodido.

Tercero. Se revela que Moore miente. Las imágenes se las proporcionó el corresponsal en Iraq de Aftonbladet, Urban Hamid, que utilizó sus credenciales para obtener las imágenes.

Cuarto. Las imágenes tomadas en Irak fueron filmadas por George Gittoes, que ha reconocido que no tenía ni idea de que mi trabajo era para Fahrenheit 9/11 hasta que fue expuesto en el festival de cine de Cannes. El cámara y cineasta Gittoes se lamenta de que sus entrevistas (con los soldados americanos) están sacadas de contexto. Dice que su película es imparcial (y) no creo que haya mucha imparcialidad en Fahrenheit 9/11.

12 de Septiembre de 2004

11 de Septiembre de 2004

9 de Septiembre de 2004

Regulaciones, capital y pobreza
The Economist refiere un estudio del Banco Mundial que alerta sobre los perniciosos efectos de las regulaciones, que la revista considera excelente. Una de las conclusiones del Estudio es que en los países pobres hay mucha regulación que ata a la sociedad y le impide desarrollarse. En Haití, por ejemplo, registrar una compañía lleva 203 días, que son 201 más que en Australia. En Sierra Leona cuesta un 1.268% del ingreso medio per cápita, comparado con nada, en Dinamarca, dice el artículo. En conjunto, las empresas en los países pobres cargan tres veces los costes administrativos y tienen que luchar en el doble de procedimientos administrativos, continúa. El artículo sigue diciendo que no se puede aducir que, puesto que de todos modos las regulaciones no se hacen cumplir, ello no tiene importancia. Porque lo que acaba pasando es que, efectivamente, no se cumplen, las empresas operan en el mercado negro, no pagan impuestos, pero no pueden acceder al capital por el sistema bancario, lo que les impide progresar.

También adoptan otras medidas progresistas, como el salario mínimo, que en el caso de Burkina Faso impide llegar a un acuerdo a empresario y trabajador en un nivel un 82% del valor añadido medio por trabajador.

Hay regulaciones encaminadas a la protección de grupos vulnerables, como las mujeres, pero que habitualmente tienen el efecto contrario. Nada que le extrañe a quien se haya dado la oportunidad de aprender Economía en una lección. Ejemplo: En Turquía, a las mujeres que se casen se les permite por un período de un año decidir si dejan o no el trabajo. En caso de irse, el empleador ha de darle un paquete de despido. Así que las empresas contratan hombres en su lugar: solo el 16% de las mujeres turcas tienen trabajos formales.

En resumen, las regulaciones son imposiciones estatales, generalmente encaminadas a satisfacer intereses concretos, que impiden al grueso de la población salir adelante. Eso es el progresismo, vaya. Estas regulaciones condenan a una parte de la población y con ella del sector productivo al mercado negro, lo que les impide formalizar contratos, acceder al capital, hacer uso del capital propio para utilizarlo de colateral para ulteriores inversiones... En definitiva impiden el progreso económico. Vuelvo a recomendar el artículo sobre el capital de José Ignacio del Castillo.

No obstante, ha habido algún progreso recientemente. El artículo incluye un cuadro con varios países, entre ellos España, que han evolucionado en el buen sentido. Los dos que encabezan la lista son Eslovaquia y Colombia. Uribe, que ha tomado la decisión personal de sacar adelante su país, lo que le está acarreando duras críticas.

Actualización: Carlos Ball, refiriéndose al informe del Banco Mundial, ha contado cómo Las regulaciones impiden el crecimiento.

8 de Septiembre de 2004

Benjamin, auntor de Anti Chomsky, cuenta cómo pasó de ser, de nacer como él reconoce, extrema izquierda (lo que no era visto como extremismo sino como lo políticamente correcto) a una posición más centrada. Merece la pena citar algunas de sus frases:

Mis ideas entonces, como las de todos los jóvenes, eran vagas y estaban por formar, pero eran puras en emoción y claras en su punto de vista esencial.

Incluso después de una década, tengo un claro recuerdo de mí y mis amigos quitando los carteles pro-vida de los corredores del colegio con los que los jóvenes republicanos (una organización en la que nunca había más de media docena al mismo tiempo y que por tanto escasamente podrían ser una amenaza, política o de otra clase, para nadie) habían adornado las paredes. Los carteles acusando a Israel de crímenes de guerra y afirmando que Bill Clinton era un instrumento de los intereses comerciales no fueron, según creo recordar, no fueron importunados por nosotros o por alguien. Estos dogmas eran monolíticos. Nuestras tácitas ortodoxias eran cuestionadas solo en las ocasiones más extraordinarias.

Resulta extraordinariamente importante recalcar que, en los dogmas básicos de nuestra lucha política, nuestros profesores apenas podrían haber sido más colaboradores (...) No quiero dar la impresión de una conspiración educativa. No había nada de ello. Se trataba simplemente del hecho de una pertinaz y omnicomprensiva cultura política.

Lo que más me fascina ahora, desde mi actual y ventajoso punto de vista, es lo intensamente conformista que yo y mis amigos, que pensaban igual, éramos en realidad. Y cuán extraordinariamente irónico es considerar nuestras opiniones de nosotros mismos. Estábamos absolutamente persuadidos de nuestra identidad como inocentes en una revuelta sagrada; de hecho imaginándonos nada menos que moralmente elevados, disidentes de una sociedad corrupta; una sociedad en la que, por supuesto, desde nuestro punto de vista, consistía principalmente en nuestros profesores y los administrativos del colegio, ya que no conocíamos otro establishment (...) Ahora me doy cuenta, con algo de dolida ironía, que muchas de estas convicciones no son más que simple manipulación (...) al servicio de los muy egoístas intereses materiales del establishment.

He de decir que no creo en los caminos a Damasco.
(El mío) fue más bien un largo proceso de lentos cambios que me llevaron a una culminación inesperada. Recuerdo leer A Pepole's History of the United States de Howard Zinn y encontrarlo tan transparentemente y ofensivamente deshonesto que tras tres capítulos lo lanzé al otro lado de la habitación.

Entonces cuenta que en 2000 apoyaba la candidatura de Ralpf Nader. Pero empezó a disgustarse con algunos mensajes antisemitas del partido de Nader, que le parecían histéricos y deshonestos. Como considerar a Isralel el único responsable de la segunda intifada o igualar a los judíos con los nacional socialistas.

Al principio pensé que este era un elemento extraño; la introducción, por inyección u ósmosis, del clásico antisemitismo en lo que era, de todos modos, una ideología fundamentalmente diferente. Pero según veía y leía más, más me convencía de que este antisemitismo surgía de la misma esencia del izquierdismo (...) Fue en esa concepción de la negación del judaísmo donde comencé a buscar los orígenes de mí mismo; ya que me dí cuenta de que yo odiaba el judaísmo.

En ese momento comienza a cuestionárselo todo. Pero más que nada comencé a cuestionarme las palabras. Primero la palabra cambio, para darse cuenta de que cada vez más le parecía que las revoluciones eran más el producto del puro odio y la violencia, o de las maquinaciones de los prototiranos y los déspotas en potencia, que genuinas expresiones coherentes de queja y el deseo de cambiar el mundo a mejor. Lo mismo hace con la palabra progreso.

Por último menciona a Orwell y Camus. Es un buen final.

7 de Septiembre de 2004

Traduzco la última anotación de Johan Norberg, ¿Habla Español?:

Con frecuencia me preguntan si mi In Defence of Global Capitalism será traducido al español. Sí, se publicará una edición en español, probablemente a finales de este año. Mientras tanto, si lees en español, puedes leer varios de mis artículos, traducido en liberalismo.org, una página creada por un grupo de grandes liberales españoles.

Enhorabuena, Daniel.


Actualización: Nosotros le hemos prestado mucho espacio a la globalización. De los 6 bloggers de esta página he sido yo el que más espacio le ha dedicado. Que yo recuerde en 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24 ocasiones. Así puesto parece mucho, pero es un tema que me apasiona. También han escrito sobre el tema mis compañeros:

Juan Ramón Rallo: 1, 2.

Daniel Rodríguez Herrera: 1 y , 2.

Alberto Illán Oviedo: 1.

Mario Noya: 1, 2, 3 y 4.

Juan Fernando Carpio: 1, 2 y 3.

Seguro que alguno me dejo.

5 de Septiembre de 2004

Almodóvar en el NYT
Pedro Almodóvar ha merecido para el magazine del New York Times veinte páginas de atención, más la portada. Una noticia extraordinaria para la cultura española. Ya recibió en su momento Ferrán Adriá once páginas en el mismo medio, más el reconocimiento de que es el mejor cocinero del mundo. El reportaje es excelente, y viene acompañado por unas fotos realmente buenas del director y de las chicas Almodóvar.

Una de las cosas que revela el reportaje es algo que resulta evidente para quien haya visto su cine. Su mensaje disolvente de los valores que puedan sonar a morales. En particular, un mensaje disolvente de la moral católica. Por ese motivo, como dice en su reportaje Lynn Hirschberg, Almodóvar mezcla en sus películas una mezcla de lo tradicional y de lo trasgresor. La suya, como reconoce con su última película, es una venganza. Contra los curas del colegio de su pueblo, y contra la Institución que representan. Yo soy el director anti Mel Gibson, dice orgulloso, y la Mala Educación es la antítesis de La Pasión de Cristo. Almodóvar niega su venganza, y dice: Si hubiera necesitad vengarme contra la Iglesia no habría esperado 40 años para hacerlo. La Iglesia no me interesa, ni si quiera como adversario. Miente. Cuando anunció La Mala Educación dijo que llevaba 40 años esperando la ocasión propicia para hacer esta película. Cuatro décadas de odio apenas contenido.

Para hacernos idea de la misión de Almodóvar, citemos a Hirschberg: Almodóvar preside sobre sus cambiantes personajes como un cura benevolente: acepta y perdona prácticamente a todos ellos, no importa lo terrible de sus pecados. Un secuestrador, un violador o un pedófilo pueden tener un corazón puro; por supuesto, los aparentemente inocentes también peden ser culpables. Pero hay algo hipócrita en su mensaje, porque, como cuenta el propio Almodóvar, cuando ve a sus amigos comportarse como los personajes de sus películas, él les recomienda que no sigan ese camino. Pero Pedro, si es lo que cuentas en tus películas, es la respuesta más habitual. Lo curioso es que lo vende como un incomprendido en su propio país, a diferencia del recibimiento que le dan en Francia y los Estados Unidos.

Seguramente el mismo odio es el que le malinformó a la hora de denunciar ante los medios extranjeros un golpe de Estado que solo estaba en su malsana imaginación.
Alfonso Ussía:

En el mundo libre, todo ventajas. Se inauguran mezquitas y se toleran templos en los que el odio a la cultura cristiana de Occidente se despacha gratis. ¿Cuántas iglesias católicas se levantan y se respetan en los países árabes? El mundo libre está perdiendo la guerra por gilipollas. Todo comprensión, todo respeto, todo cesión. Velos en los colegios, crucifijos retirados, ataques al cristianismo, subvenciones al islamismo, permiso a los imanes para sembrar odio y violencia contra la sociedad que los ha acogido.

Es más: Pero de momento, ellos han ganado. Vencieron en Nueva York, y en Bali, y en Madrid –¡y de qué manera!–, y en el colegio de Beslan. La libertad siempre es derrotada por el fanatismo. Los fanáticos no admiten la libertad en sus sociedades, pero abusan de ella fuera de sus fronteras. Y en Occidente tienen el apoyo de los cretinos y de los cobardes.

4 de Septiembre de 2004

Bush reelegido
Lo llevo pensando desde la Convención Demócrata. Y tras haber visto la Republicana y los exitazos de Kerry, lo tengo claro. Las últimas encuestas lo confirman. Para el Presidente número 44 tendremos que esperar a 2008.

3 de Septiembre de 2004

En un mundo este de feroz ignorancia en materia económica, resulta especialmente agradecido el último artículo de José Ignacio del Castillo. Es una joya, y recomiendo vivamente su lectura. Voy a reproducir unos párrafos, pero no se tomen como excusa para no leer el resto:

El capital no es un factor de producción de una naturaleza peculiar (“conjunto de bienes producidos”) que tiene unas facultades tecnológicas especiales (“sirven para producir”) sin que importe cuáles sean las relaciones jurídicas de propiedad que sobre los mismos existan. Sin propiedad privada, sin mercados y precios, sin división del trabajo y sin empresas, sencillamente no hay capital. Quizás habrá otras cosas: máquinas, edificios, tecnología, obreros. Pero no el alma que hace que todo eso funcione. Los soviéticos –que creían que el capitalismo era un conjunto de instituciones concebidas para la explotación de los asalariados– estuvieron décadas y décadas acumulando bienes de bienes de equipo a costa de infringir graves privaciones a la población para finalmente descubrir su incapacidad absoluta para generar algo de valor para la gente. Falsas teorías, penosos resultados.

Como tampoco es capital una especie de entelequia global de la cual pueda disponer a su antojo una nación o su gobierno para atender a la satisfacción de las necesidades que considere oportuno. Los gobernantes de medio mundo se hartaron de nacionalizar industrias para comprobar que la riqueza no estaba allí. Para su desespero todo se escapaba como agua entre los dedos justo en el mismo momento en que desaparecían la propiedad privada, los empresarios y los precios libres. ¡Ay, si hubiese habido más Lew Kwan Yews y menos Nkrumahs en el mundo!

Y es que capital es, en la seminal definición del fundador de la Escuela Austriaca de Economía, Carl Menger, la valoración monetaria de los bienes, servicios y derechos convertidos en activos empresariales para la generación de beneficio y por tanto renta y/o riqueza para sus dueños.

2 de Septiembre de 2004

Fox News arrasa
Fox News lleva tiempo superando a las demás cadenas en las audiencias. Es lógico, porque es la única que tiene un escoramiento conservador. Y hay más gente que se califica conservadora en los Estados Unidos, que progresista. Y por otro lado, más del 90% de los periodistas se autocalifica de progresista. Pero ha llegado la Convención Republicana y los números se disparan.
La blogosfera y los medios
Es un poco pronto para decir cuál es el papel de las bitácoras en el panorama informativo. El que podría ser el mejor blogger del mundo, Glenn Harlan Reynolds, escribió ayer un interesante artículo en el Wall Street Journal sobre el tema, titulado Godzilla vs. the 'Blogosphere' (exige suscripción de pago).

Cuenta los vericuetos de alguna de las últimas informaciones sobre el malhadado John Kerry. En particular el caso en que Kerry se recordaba surcando las aguas de Camboya como Martin Sheen en Apocalypse Now. Y seguía, diciendo: De hecho, recuerdo pasar el día de navidad de 1968 cinco milllas adentro de la frontera camboyana y ser disparado por nuestros aliados survietnamitas, que estaban borrachos y celebraban la navidad. La absurdidad de casi ser matado por nuestros propios aliados en un país en el cual el Presidente Nixon decía que no había tropas americanas, era muy real.

Resumiendo, él nunca se mojó en Camboya, Nixon no era Presidente en diciembre de 1968 y Kerry contó una mentira a la altura de su imaginación, sus ambiciones y su desproporcionada idea de sí mismo.

La cuestión es, retomando el asunto de los blogs, que los medios de comunicación no descubrieron esa mentira. No les interesaba, ya que en su gran mayoría favorecen a Kerry. Como dice Reynolds, unos bloggers investigaron la historia en Google, en Factiva y en Lexis, y en las bibliotecas. Ningún interés en hacerles caso, claro. Pero los responsables de campaña de Kerry se vieron forzados a responder, lo que hizo inevitable que incluso el New York Times hiciera mención de la mentira de Kerry. Y se vieron forzados a cubrir esta noticia y sus implicaciones.

Es decir, que la blogosfera hará que los asuntos que de otro modo quedarían fuera de los medios de comunicación sean incluidos en lo que se llama agenda. Que no caigan en el olvido. Y ello favorece, en el caso de los Estados Unidos, a los republicanos. El motivo es el apabullante, evidente, claro escoramiento de los medios estadounidenses hacia la izquierda y hacia los demócratas.
El Futuro del GOP II: Hamilton frente a Jefferson
David Brooks ha escrito un largo artículo, The End of Small Government is Over (requiere suscripción gratuita) en el Magazine de The New York Times del pasado fin de semana. El artículo enlazaba con la portada. Entiendo perfectamente la fruición del medio en todo esto: todo un aliado en bando contrario.

Y es que el artículo apuesta por un cambio de filosofía en el GOP. La tradicional lucha entre el liberalismo jeffersoniano y el protofascismo hamiltoniano del que ya he hablado. Brooks apuesta claramente por el segundo, proclamando nada menos la muerte del conservadurismo del gobierno limitado. Su argumento se resume en: los liberales llegan al poder con muchas ideas de limitar el poder del Estado, luego la rueda estatal les encaja en un engranaje y acaban por no hacer nada. Así que ¿para qué seguir por esa vía? Sigue: Así que hay dos tipos de Republicanos. El primero está formado por gente que aún pronuncia palabras sobre reducir el tamaño del gobierno pero que ni si quiera pretenden vivir de acuerdo con sus credo. Estos Republicanos, mayoritariamente en el Congreso, van a casa en sus Estados y distritos y despotrican contra Washington y el gobierno grande. Entonces vuelven a Capitol Hill y se comportan como miembros de cualquier partido mayoritario. No le falta razón. El segundo tipo de Republicanos al menos está intentando proponer una filosofía de gobierno que se adapte a los tiempos.

Es decir, puesto que lo de reducir el gobierno se queda en palabrería, utilicémoslo para nuestros fines. Ya decía Hayek que solo los principios salvaguardan la libertad. El culto al pragmatismo la aniquila.

Entonces hace un repaso por tres políticos que representarían la filosofía que quiere para el partido Republicano. Hamilton, Lincoln y Roosevelt, Teodoro. Vaya tres patas para un banco. Hagamos un breve recordatorio.

Hamilton interpretó torticeramente la Constitución diciendo que permitía cualquier poder federal que no prohibiera estrictamente. Cuando lo que dice es lo contrario. Que solo se permiten una serie de poderes que se especifican. Por esa interpretación torticera se ha colado un Gobierno Federal que no cumple la Constitución ni con la más torticera de las imaginaciones.

Lincoln inició una guerra civil con el propósito de mantener su política proteccionista, que beneficiaba a determinados sectores del norte en contra del resto, tanto en el norte como en el sur. Puso la excusa pública del sistema esclavista, que estaba desapareciendo rápidamente por el desarrollo capitalista, como estaba ocurriendo en otros países del mundo. Pero él declaró que lo importante no era la esclavitud, sino la Unión. La necesitaba para su sistema proteccionista.

Y Teodoro (no confundir con FDR) era un nacionalista que defendió una presidencia imperial, estaba fascinado con la guerra y reguló fuertemente el sistema ferroviario.

Sentado esto, pasa a hacer propuestas de política.

I Extremismo islamista. Para luchar contra él hay que dotar al Estado de enormes poderes y fortalecer las naciones-estado.

II Reforma del sistema de transferencias. Dejarlo en exclusiva para los más pobres.

III Mobilidad social. Lo que hay que hacer es cambiar la cultura, y el gobierno puede alterar la cultura. En concreto por medio de un mayor papel de la educación por parte del gobierno federal.

IV Energía. El gobierno debe fomentar la adopción de nuevas tecnologías

V Servicio militar. Ha de hacerse obligatorio. Por el bien del desarrollo del carácter y de la unión nacional, el servicio nacional debería ser un rito de paso para los jóvenes americanos. Sí señor, lo que usté mande.

1 de Septiembre de 2004

Richard A. Posner, juez de la Corte de Apelación del Séptimo Circuito y conocido analista de la Economía del Derecho, ha escrito un análisis del Informe de la Comisión del 11 de Septiembre.

Posner recuerda un hecho evidente: El problema no es solo que la gente encuentre extraordinariamente difícil tomar en serio riesgos nuevos; es también que no hay forma de que el gobierno pueda contar con todos los desastres posibles y actuar para prevenir cada uno de ellos. Pero es más fácil criticarle porque lo haga cuando es el caso, y porque no lo ha hecho cuando te ha hecho caso. Como siempre, no se puede hacer todo a la vez y hay que elegir a qué se dedican los recursos con que contamos. Y sabemos que el Gobierno es especialmente torpe en esas tesituras. Además se le exige demasiado, porque se le pide que atienda a cualquier necesidad, a cualquier riesgo. Y ello es imposible. A lo que añade que otras naciones han sido víctima de ataques por sorpresa y lo serán en el futuro, y Estados Unidos no es una excepción.

Hay un problema añadido que procede de la centralización. Y es que se puede concentrar en una sola fuente de peligro, o en unas pocas, despreciando otras posibles. Aunque no se puede estar a todo, sí se podrían beneficiar de una estructura más abierta, con análisis e informaciones distintas, que recojan un mayor rango de posibilidades. El reto sería procesar esa información.

En el caso de Al Qaeda las actuaciones de las administraciones Clinton y Bush fueron pobres, especialmente el segundo, y el motivo que sugiere el profesor y juez es que las administraciones tienden a dejar de lado las prioridades de la precedente. Más preocupante es que solo hubiera dos analistas expertos en Al Qaeda. Posner critica el provincialismo de los Estados Unidos, que les ha llevado a ignorar la historia, las lenguas, por ejemplo de los países musulmanes.

Posner incide en que la comisión Cree en la centralización de la inteligencia, y la gente que prefiere estructuras de gobierno centralizadas y piramidales a la diversidad y la competencia, desprecia la disensión. Pero la insistencia en la unanimidad, como en la planificación central, priva a quienes toman las decisiones de todo un rango de posibilidades. La propuesta de Posner es interesante: trasladar a los Estados Unidos el modelo de MI5 y MI6 británico. El primero asimilable al FBI, el segundo a la CIA. Las agencias británicas son de inteligencia, no de policía y persecución, y comparten una misma cultura, lo que no pasa con las americanas.

Aunque es cierto que las agencias de inteligencia estadounidenses están diseñadas para la guerra fría, no por ello, dice el juez, su estructura es enteramente inválida para el terrorismo. Y es que durante la guerra fría la actuación de la URSS se parecía en aspectos importantes al terrorismo, ya que operó contra los Estados Unidos y nuestros aliados principalmente por medio de la subversión y el fomento de la insurgencia.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande