liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » Julio 2005

La Hora de Todos: Julio 2005

31 de Julio de 2005

Nueva edición del City Journal
Con cierto retraso me permito dar noticia de la edición de verano de 2005 del City Journal. Es una revista excelente, especialmente por lo que se refiere a los problemas relacionados con la pobreza y las políticas encaminadas a aminorarla. Uno de los artículos, The Black Family: 40 Years of Lies, trata de un informe del departamento de trabajo elaborado hace cuatro décadas y que alertaba de la proliferación de las familias monoparentales entre los negros, y sobre su posible incidencia en la pobreza. Hoy, nos dice el autor del artículo, casi el 70 por ciento de los chicos negros nacen de madres solteras. Nadie hizo caso del Informe Moynihan, a cuyo autor, en típica actitud de la izquierda, acusaron de racismo sin entrar ni a discutir lo que de valioso tuviera el estudio.

Otro artículo hace una exposición y defensa del plan de Bush para reformar el sistema de pensiones, aunque el plan es bastante poco ambicioso, especialmente después de poder observar, con más de 20 años de experiencia, el éxito de la reforma chilena que en realidad a sustituido el sistema público por uno privado.

Pero hay más artículos de interés.

30 de Julio de 2005

Gordon sobre Rothbard
David Gordon ha escrito una breve nota biográfica de Murray N. Rothbard que es una buena introducción en el intelectual y activista americano.
Más libertad en la red
Últimamente se han colgado en la red varios contenidos de gran interés para quienes aman la libertad.

Por Liberty and Power me entero de que la Liberty Fund y el Mises Institute siguen haciendo un trabajo excelente en este campo y han volcado en la red dos contenidos de mucho calado.

Uno de ellos es The Economic Point of View. An Essay in the History of Economic Thought, de Israel Kirzner. Es un ensayo muy bueno, en el que repasa la historia de esta ciencia pero no por autores o escuelas, sino por puntos de vista sobre lo que es la economía; sobre el campo de su investigación y los límites de su objeto de estudio.

El Mises, por su parte, ha sacado la revista The Libertarian Forum, de Rorhbard, publicada entre 1969 y 1984. Le he echado un vistazo y es de un radicalismo extremo. Lo cual no me asusta, y me parece adecuado en un momento en el que se están definiendo los principios de la ideología libertaria. Destacaría un artículo sobre un análisis de clase (PDF) libertario, otro sobre anarco-comunismo (PDF), una recensión de Power and Market (PDF), otro sobre la inflación mundial en plenos 70' (PDF), uno de Walter Block sobre control de alquileres en Nueva York (PDF), una crítica del libro de Hayek sobre la desnacionalización del dinero (PDF), diciendo, por ejemplo, que no tiene en cuenta el teorema regresivo de Mises, y muchos otros.

Por otro lado he visto en la propia bitácora del Mises que han sacado en línea dos ensayos de Gustave de Molinari y un tercero sobre él.

Por último, he podido también ver que está en línea el libro Porperty Rights in Defense of Nature, de Elisabeth Brubaker. Yo no lo he leído, no sé si algún visitante de esta bitácora lo ha hecho. En cualquier caso tiene la oportunidad de hacerlo desde la red.
Producción, seguridad y responsabilidad individual
El Senado de los Estados Unidos ha aprobado por 65 votos contra 33, y tras un acalorado debate, una exención de responsabilidad de las compañías fabricantes de armas por los daños inflingidos por sus productos (y aquí).

Esta ley es adecuada y sería perfectamente absurda, por redundante, en una situación normal. Pero en Estados Unidos una teoría de la justicia tuitiva en exceso y que disuelve la responsabilidad individual ha permitido muchos absurdos.

Uno de ellos es que se pueda llevar a los tribunales a los fabricantes de armas por los daños que producen lo que fabrican. Yo me pregunto cuántos de la especie de los ungidos están indignados y desearían que los fabricantes fueran responsables del uso que se hace de las armas que venden. Me pregunto si los mismos consideran absurdo que se considere responsables a los fabricantes de cuchillos por el uso que hacen sus compradores de éstos, por lo que están obligadas, desde una famosa sentencia, a explicar que si uno pone el filo del cuchillo sobre una parte del cuerpo puede resultar dañado. Pero es exactamente lo mismo. Y la misma situación es la que viven las compañías tabaqueras, condenadas por las consecuencias sobre la salud de sus clientes del uso de sus productos.

Un fabricante puede ser considerado responsable de sus productos, en la medida en que aún sean suyos. Una vez realizada la venta ya no es dueño de ellos, y por tanto ya no es responsable. El comprador, el nuevo dueño, es quien debe responsabilizarse del uso que haga de su propiedad, pero nunca el anterior propietario.

Se arguye que el fabricante no ha informado adecuadamente de los riesgos que se podrían derivar de utilizar el producto (un arma, un cuchillo, el tabaco...). Pero el fabricante no tiene porqué informar de ello. Puede considerarse bueno que lo haga, pero no se le puede exigir en nombre de nada. Es más, nunca podría informar de todos los malos usos posibles de sus productos. ¿Tendría que decir un fabricante de armas que sus clientes no deben seguir el ejemplo de Homer Simpson y cambiar de canal en la tele a golpe de disparo? ¿Se le tiene que ocurrir a un fabricante de globos que uno de sus compradores intente ingerirlo? Ni es exigible que los fabricantes informen de cualquier peligroso uso de sus productos ni es siquiera posible.

Es el comprador, como responsable de sus actos sobre su propiedad, es quien por propia conveniencia puede informarse adecuadamente. Es posible que incurra en un coste muy grande para obtener la información adecuada. Es posible también que se considere, erróneamente, suficientemente informado. Puede acertar o equivocarse como en otros ámbitos de la vida. Pero el único responsable de sus actos sobre su propiedad es él.

Lo que sí cabe exigirle a un productor ante un tribunal es que el producto no tenga las características que publicitaba el fabricante. Sí se le puede llevar ante un juez por estafa o por incumplimiento de contrato.

Por desgracia, y atendiendo a lo que dice la noticia, la defensa que ha hecho el líder de la mayoría republicana Bill First no puede ser más peregrina. Dice que si los fabricantes tuvieran que ser responsables perderían mucho dinero y se resentiría la provisión de armas a la policía. Ni una palabra sobre los ciudadanos. Nada sobre la responsabilidad individual. Mejor es el argumento de otro republicano, Larry Craig, quien ha declarado que Esta ley está dirigida a una cosa, y es acabar con el abuso que está teniendo lugar en el sistema judicial de los Estados Unidos contra las empresas estadounidenses que se someten a la ley y no la violan.

29 de Julio de 2005

Libertad económica y elecciones en 2004
Siguiendo con los hallazgos del EFNA, el NCPA ha relacionado el índice con el sentido del voto de los Estados en las últimas elecciones presidenciales. Ya sabemos cómo David de Ugarte confundió sus deseos con la realidad, intentando relacionar el sentido del voto con los Starbucks. Daniel lo ha dicho todo al respecto, sin que David de Ugarte haya sabido dar una respuesta adecuada.

Yo le animaría a David a fijarse en la libertad económica, como lo vamos a hacer a continuación. Según revela el NCPA 10 de los 12 Estados de EE.UU con mayor libertad económica votaron por George W. Bush, mientras que 7 de los 12 económicamente menos libres lo hicieron por Kerry.

Por cierto, y este es un dato ya conocido, que la gente también vota con los pies, yendo de los Estados menos libres a los más libres y de los azules (demócratas) a los rojos (republicanos). No es un buen dato para los demócratas.
Economic Freedom of North America
El Fraser Institute, un excelente think tank canadiense autor del informe Economic Freedom of the World, elabora junto con el National Center for Policy Analysis estadounidense otro informe titulado Economic Freedom of North America (PDF), cuya edición 2005 acaba de publicarse. Es el tercero de esta serie.

El Economic Freedom of North America (EFNA), que comprende Estados Unidos y Canadá, establece un rango del 1 al 10 de libertad económica en tres áreas distintas A) El tamaño del gobierno, B) Los ingresos públicos y la imposición discriminatoria, C) La libertad en el mercado laboral. No se fija en otros aspectos de la libertad económica, porque son comunes. Con esos criterios observan cuál es el comportamiento de los Estados de EE.UU. y de las provincias canadienses.

Como cabe esperar, cuanto mayor es la libertad, mayor es también la prosperidad. Un punto más de libertad económica así medida está relacionada con 5.907 dólares per cápita en Estados Unidos y 2.975 en Canadá (en ambos casos dólares estadounidenses). Otros hallazgos son que un 1% en incremento en el índice EFNA supone un 1,05% de incremento en el crecimiento del PIB en los Estados Unidos, y un 0,54% en Canadá. El estudio revela que la mayor libertad tiene un mayor efecto en los Estados Unidos que en Canadá, probablemente porque el sistema fiscal canadiense transfiere importantes fondos de las provincias más ricas a las más pobres, que grosso modo es lo mismo que hacerlo de las más libres a las menos libres.

Los Estados y provincias más libres son, por orden, Delaware (8,4), Colorado (7,5), Carolina del Norte (7,5), Alberta, la única provincia canadiense relativamente libre (7,4), Georgia (7,4) y Tejas (7,4). Los seis últimos lugares y ocho de los nueve últimos están ocupados por provincias canadienses. Ontario se destaca mediocremente y solo Alberta tiene una posición digna. En parte es consecuencia de lo que he explicado antes. Y es que, según se explica en el EFNA, el gasto del Estado central en Alberta es el más bajo de todo Canadá, pese a que recauda muchos impuestos de esa provincia, porque es la que más prospera, siendo a su vez la más libre.

Una vez más libertad y prosperidad de la mano.

16 de Julio de 2005

De vacaciones

Estoy estos días de vacaciones, alejado de la Nación Red, así que no podré postear hasta el 27 de los corrientes, aprox.

Espero que tengáis los medios para huír de este sofocante calor o la paciencia para aguantarlo. En China la sabiduría popular achaca las calamidades naturales al gobierno, así que me voy a hacer el chino y le achacaré al gobierno la pertinaz de este año.

Aprovecho y me despido de vosotros con un pensamiento: ¡Mercado libre para el agua ya!

13 de Julio de 2005

Grecia también
El gobierno conservador de Grecia, hasta donde yo sé, no está haciendo mucho por cambiar la penosa situación económica de su país. No está realizando las reformas estructurales necearias. Pero se está planteando importar un tipo marginal único. Digo importar, porque otros países europeos lo han adoptado, como sabemos, con gran éxito.

Renunciar al poder que otorga un sistema como el actual es muy duro, con todas las posibilidades para favorecer o perjudica a grupos especiales. Pero el aumento de los ingresos que generalmente ha seguido a la adopción de TMUs en otros países podría ser una de las razones para adoptar este esquema fiscal. Hay otras claro: la mejora en el empeño económico y en la creación de riqueza, la mejora del empleo, la mejora de la competitividad internacional... No obstante el déficit fiscal en ese país está desbocado y creo que el previsible aumento en los ingresos es la principal razón.

La propuesta del gobierno consiste en un tipo del 25%. El impuesto sobre sociedades, actualmente en el 35%, se está rebajando hasta que alcance el 25% al que igualaría al tipo único sobre la renta.

Vía Adam Smith Institute.

12 de Julio de 2005

Japón privatiza el servicio postal
Me entero por Pragmatic Libertarian, de que Japón ha decidido privatizar el servicio postal. Correos, como lo llamamos en lo que todavía se conoce como España, es un típico ejemplo de gestión pública. Es un sistema ineficaz y caro, que mal que bien se mantiene porque la multiplicidad de posibilidades abiertas por el capitalismo lo hace cada vez más innecesario, y porque infinidad de empresas privadas suplen sus carencias.
El crimen y los Estados Unidos
Si lo comparamos internacionalmente, con datos de la interpol, nos esperamos cualquier cosa menos esto.
Bush propone eliminar los subsidios agrícolas
Me acabo de enterar. Pero la noticia es del día 5. Resulta que Bush ha dicho a la Unión Europea eliminar sus subsidios al sector agrícola, si la UE hace lo mismo. Es una jugada con cartas marcadas, porque Francia jamás permitirá eso. España, como es la segunda receptora de fondos PAC y tenemos el gobierno que tenemos, podría contribuir a que se elimine. Pero Francia nunca lo permitirá. Creo que es más un puyazo a francia y un gesto con Tony Blair que una propuesta real.

Pero yo aplaudiría esta doble iniciativa.
Armas y violencia doméstica
El Tribunal Supremo de los Estados Unidos fallado que el Estado no tiene la obligación constitucional de proveer al ciudadano de protección. No es una novedad en absoluto, a pesar de que el fallo es del pasado 27 de junio. Yo conocía esa doctrina, que como recuerda el artículo que ahora comentaré, tiene claros precedentes en la jurisprudencia.

Wendy McElroy, una feminista que no obstante defiende a las mujeres, ha recogido esta sentencia, Castle Rock v. Gonzales, y la ha llevado hasta sus últimas consecuencias. Antes de llegar a ellas, expondré el caso. En 1999 Jessica Gonzales logró una orden de alejamiento de su marido, Simón Gonzales. Éste raptó y mató a sus tres hijas y luego se suicidó por el curioso método de disparar contra una comisaría hasta que fuera abatido por algún agente. Jessica llevó a la policía ante los tribunales porque, tras el rapto, llamó repetidamente a la policía, que lo único que hizo por ella fue hacerle una visita. La policía no le protegió y la reciente sentencia del Supremo dicta que el Estado no tiene el mandato constitucional de protegerla, y por tanto ella no tiene derecho a llevar a la policía a los tribunales.

Wendy McElroy ha sacado de todo ello una conclusión evidente.
Si el gobierno no te protege, entonces tu tienes la responsabilidad de tu propia autodefensa y la de tu familia.

Esto es evidente. Si el Estado no tiene la obligación de defenderte, y la defensa de la vida es un derecho esencial, uno debe mantener intacto su derecho a la autodefensa. En realidad lo tendría en cualquier caso, pero especialmente si el Estado no tiene la obligación constitucional de hacerlo. Pero este es solo un primer paso. El siguiente es que
Dado que los adultos responsables necesitan de la capacidad de defenderse ellos, ninguna ley o política debería impedir su acceso a la propiedad de armas. Los adultos responsables, tanto hombres como mujeres, tienen a la vez el derecho y la necesidad de defenderse a sí mismos y a sus familias, con una fuerza letal si es necesario.

Es el razonamiento que hice en mi artículo sobre la ética de la libertad de armas. El derecho a la vida no puede separarse del derecho a asegurarse medios para su mantenimiento, como no puede separarse del derecho a defenderla. Y este derecho no puede separarse del derecho a proveerse de los medios adecuados para ello. Si se merma este último derecho, se estará socavando el derecho a la defensa de la vida y en consecuencia se estará vaciando también el derecho a la vida.

Este derecho a la autodefensa tiene especial relevancia en la violencia doméstica. Se decía que Dios había creado al hombre y la mujer y Colt los había hecho iguales. Porque ante el fuego de un arma la diferencia física que pueda haber entre un hombre y una mujer se convierte en algo sin ninguna importancia. Las organizaciones fenimistas, recalca McElroy,
Evitan la posesión de armas como posible solución a la violencia doméstica. En su lugar, piden mayor protección policial incluso cuando la policía no tiene la obligación de ofrecer esa protección.

Es más, la policía actúa después de que los crímenes se hayan cometido. Mientras que el uso defensivo del arma es previo al delito, lo previene y cuando se está cometiendo lo detiene.

Estas organizaciones feministas luchan porque los agresores no tengan derecho a poseer y portar armas. Pero como dice McElroy,
Ello ignora la mitad de la ecuación. Ignora la necesidad de las víctimas potenciales de defenderse a sí mismas y a sus familias. Los grupos anti violencia doméstica y feministas crean la impresión de que las armas son siempre parte del problema, pero nunca parte de la solución.

La razón para ese olvido, aparte de el nulo interés por defender a las mujeres, es que su verdadero interés es otro. Privar a los ciudadanos de la posibilidad de tomar decisiones responsables. De nuevo McElroy:
Al final, estas activistas no confían en el juicio de las mujeres que dicen defender.

Sería mucho pedir que se iniciara ese debate, incluso en el caso de las y de los hombres maltratados. Pero creo que sería muy necesario.
Hitchens y el Jefferson neocón
Christopher Hitchens (1949-), un renacido demócrata que abandonó el troskysmo, según parece, en 2004, es un conocido periodista que ha pasado por todo. Desde considerar a la Madre Teresa de Calcuta como una egoísta insaciable hasta condenar a Kissinger como un criminal de guerra. El 11 de septiembre ha sido fundamental para mucha izquierda, que se ha dado cuenta de la calidad moral de parte de sus conmilitones. Es el caso de Hitchens, que poco menos que se ha hecho neocón, aunque los confines del término no me parecen demasiado claros. Richard Clarke, por ejemplo, se considera a sí mismo simplemente liberal clásico.

A lo que vamos. Hitchens ha escrito recientemente una breve biografía de Thomas Jefferson, de la que uno de los ejemplares está cruzando el atlántico, camino de mi casa. Hitchens acaba de escribir un artículo, en el que dice que su biografiado apoyaría la extensión de la democracia en consonancia con la doctrina Bush. Hitchens, el neodemócrata o neoconservador, o lo que fuere, ya que siempre ha sido muy iconoclasta, yerra. Jefferson en absoluto fue un antecedente de Bush en su doctrina.

Las pruebas que aduce el periodista y biógrafo son su radicalismo democrático, y la idea de que un mundo de democracias lo haría más seguros. El liberalismo clásico siempre ha sabido que las sociedades libres incrementan sus lazos de unión, que aunque frágiles, son a la vez muy poderosos y numerosos. Hayek llamó al mercado catalaxia, un término del griego clásico que no llegó a existir en su momento, y que significaría convertir el enemigo en amigo. Esa es una de las bendiciones de las sociedades libres, que al estar basadas en acuerdos voluntarios extienden la cooperación pacífica. Puesto que la guerra interrumpe esos lazos y supone dejar de crear riqueza e incluso destruirla, el mercado se opone a la guerra. Por eso, para los liberales clásicos, el pacifismo no es sino un aspecto de una filosofía liberal. Es el caso de Thomas Jefferson, extremo en su liberalismo y por tanto en su pacifismo.

Pero su deseo de que se extienda la democracia, y su confianza en que con ese proceso extienda también la paz no quiere decir en absoluto que Jefferson hubiera defendido una acción como la de Irak. Yo mismo no tengo claro ese tema, sobre el que apenas he escrito. Pero me permito decirle a su biógrafo que Jefferson jamás apoyaría que el Estado Federal se dedicara a imponer democracias fuera de sus fronteras. Ese es un paso más que Bush ha dado y que Jefferson no daría nunca. Porque está en contra de sus más íntimas convicciones.

Jefferson intentó evitar la guerra con Francia e Inglaterra, para lo cual recurrió incluso a un autobloqueo con las dos naciones. Hizo lo posible para que su país jamás entrara en guerra. Porque Jefferson tenía pavor a que se creara un ejército federal, que él prácticamente disolvió cuando abandonó el poder. Porque temía que un ejército federal pudiera ser utilizado contra su propio pueblo.

Además Jefferson sabía que la guerra aumentaba el poder del Estado central, lo que repercute en una merma de las libertades individuales. Precisamente por su radicalismo democrático, que Hitchens utiliza falazmente, Jefferson se hubiera opuesto siempre a la guerra de Irak. Sus preocupaciones no ocupan apenas lugar en las de George W. Bush, y las de éste nunca serían suficientes, para Jefferson.

Hitchens termina su artículo citando el envío de Jefferson a la ya mermada Armada estadounidense para la protección de los barcos comerciales estadounidenses, que sentían el acoso del Imperio Otomano, dedicado a la piratería. Pero resulta demasiado evidente que el interés de Jefferson no era exportar la democracia, como dice Hitchens, ni mucho menos. Su interés era defender a sus compatriotas de los ataques por parte de otro Estado.

La última frase revela que el objetivo del penoso artículo es ganarse a los jeffersonianos a la causa de Bush. Mal intento, Hitchens, porque su causa tiene suficientes buenas razones, aunque según el caso puedan ser consideradas insuficientes. Y quienes admiramos al tercer presidente de los Estados Unidos no necesitamos retorcer su figura.
Guía del tipo marginal único
El Gobierno de George W. Bush se está planteando ir más allá de las temporales y parciales rebajas de los tipos impositivos para hacer una verdadera reforma fiscal. Hay varias propuestas sobre la mesa, como sustituir el actual sistema por un IVA, por ejemplo. Una de ellas es, cómo no, un tipo marginal único (TMU). Según parece hay muy pocas posibilidades de que se lleve a cabo. En cualquier caso, el experto en fiscalidad de la Heritage Foundation, Daniel J. Michel, ha elaborado una concisa guía al tipo único, que expone sus ventajas y sus características.

Como dice Daniel J. Michel,
A diferencia del sistema actual, el tipo único es simple, justo, y bueno para el crecimiento. En lugar de las 893 formularios requeridos para el sistema en vigor, un TMU utilizaría dos formularios del tamaño de una posta: una para los ingresos del trabajo y otra para los ingresos de negocios y del capital.

Y lo que es muy importante,
A diferencia del sistema actual, que discrimina en función del origen, uso y nivel de ingresos, un TMU trata a todos los contribuyentes por igual, cumpliendo así el principio de 'igualdad ante la ley', grabado sobre la entrada principal de la principal entrada al edificio del Tribunal Supremo de los Estados Unidos.

Más lo que no lo es menos,
Y a diferencia del sistema vigente, que penaliza a la gente por contribuir a la riqueza de la nación, un TMU rebajaría los tipos impositivos y eliminaría el sesgo contra el ahorro y la inversión, asegurando de este modo una ejecutoria económica mejor en una economía global competitiva.

Le ha quedado por decir que, pese a que no hay impuesto neutro, el TMU distorsiona menos el sistema productivo que el actual, que carece de cualquier racionalidad. Todo ello vale para España, como para los Estados Unidos.

Las características principales de todas las propuestas de tipos marginales únicos (por cierto, todas derivadas de la hecha hace años por Robert Hall y Alvin Rabushka), comparten las siguientes características:

1) Un tipo marginal único. La propuesta de Robert Hall y Alvin Rabushka para los Estados Unidos era del 19%. Pedro Schwartz propuso en su momento un 25% para España, aunque probablemente no haría falta un tipo tan alto.

2) La eliminación de desgravaciones y tratamientos preferentes. Ello hará el sistema mucho más sencillo, lo que por cierto desengancharía a una importante y cualificada fuerza de trabajo dedicada en la actualidad a bucear en la maraña legislativa en que tienen que moverse particulares y empresas para cumplir en lo estrictamente exigido con los impuestos. Esa fuerza laboral se dedicaría a producir riqueza, en lugar de dedicarse a minimizar la contribución individual al expolio estatal. Además, como he apuntado antes, un sistema sencillo es más neutral respecto a la dirección de la producción que el actual.

3) No habría doble gravamen de ahorro e inversión. Una de las muchas y graves perversiones del sistema actual.

4) Gravamen territorial. Solo se gravaría la actividad generada en el suelo, en este caso, de los Estados Unidos.

5) Tratamiento de la familia. Dice Mitchell que la mayoría de las propuestas permiten un solo tratamiento distintivo, y es con la familia. Lo que sugiere es que ese tratamiento se pone en práctica en la cantidad del mínimo exento. Esa única diferenciación tiene sentido y no sería dañina para el sistema.

6) Impuesto sobre el consumo. Esta es una de las características más beneficiosas del TMU. Lo que se grava es el consumo, como en el caso de un IVA. La diferencia es que mientras que en el IVA se grava en el momento del gasto, un TMU lo hace en el momento en que se percibe el ingreso.

7) Le ha faltado añadir en su recuento algo que he apuntado en el punto quinto. Y es que las propuestas de TMU cuentan con un mínimo exento que, en realidad, hace que el sistema sea progresivo.

Dadas estas características, Daniel J. Michel observa las siguientes ventajas sobre el sistema actual:

A) Mayor crecimiento económico. Como explica el premio Nobel de economía Edward C. Prescott (aunque no hay que alcanzar esas alturas para llegar a la misma conclusión), una menor fiscalidad sobre el trabajo, al aumentar el ingreso por hora trabajada, penaliza menos el empleo. Por otro lado, al no imponer el doble gravamen sobre ahorro e inversión, o al desgravar toda inversión realizada (como ocurre en el caso de la propuesta de Robert Hall y Alvin Rabushka), se penaliza menos la inversión. Y digo se penaliza menos, porque generalmente se habla de sistemas impositivos que favorecen la creación de riqueza, lo que es un absurdo. Todos penalizan y la diferencia es de grado.

B) Creación instantánea de riqueza. Al rebajar la fiscalidad sobre las rentas generadas por los activos, la renta después de impuestos aumenta y su actualización supone un aumento instantáneo del valor de la riqueza. Un economista ha calculado que, para el caso de los Estados Undios, este aumento de la riqueza sería de 5 billones de dólares.

C) Simplicidad. En dicho país, según recuerda el autor, se calcula que la complejidad del sistema tiene un coste aproximado de 0,1 billones de dólares.

D) Justicia. Un sistema así sería proporcional (en función, eso sí, de que tenga o no mínimo exento y de la cuantía de éste). Aunque no hay impuesto justo, un sistema proporcional sería menos injusto que el actual. Además, no pensemos que son los ricos quienes más pagan. Recordemos el caso de Kerry frente a Bush, o frente al ciudadano medio.

E) El final del politiqueo fiscal. El sistema actual está pensado por y para políticos. El complejo sistema de agujeros, exenciones, desgravaciones, impuestos especiales, créditos fiscales, etc, les da poder para otorgar beneficios a grupos especiales y conseguir con ello poder, influencia y, por supuesto, dinero.

F) Mejora de las libertades civiles. Daniel J. Michel no es claro en este tema, pero es cierto que, como dice, al ser más sencillo, el sistema reduce los conflictos entre el Estado y sus víctimas. Un conflicto en el que, a diferencia de los verdaderos delitos, el ciudadano es considerado culpable hasta que no se demuestre lo contrario.

G) Competitividad global. Afortunadamente el mundo es cada vez más grande y más abierto. Hay toda una revolución fiscal inseparable de la globalización, con efectos muy positivos.

Es una pena que el PSOE renunciara al único punto de su programa realmente bueno, el tipo marginal único.

9 de Julio de 2005

Wolfowitz y los subsidios agrícolas
Con mucho retraso me permito hacer mención de algo especialmente positivo. Paul Wolfowitz comenzó su carrera profesional dedicado al problema del desarrollo. Luego acabó como un funcionario destacado de la Administración Bush II. Detrás del Presidente había que bajar dos escalafones para encontrar a un dirigente de esa Administración que fuera netamente neoconservador. El propio Bush, como su padre H. W., no lo era ni lo era ninguno de sus ministros. Wolfowitz, sí.

A mí, esto de las etiquetas no me parece importante. Creo que es útil si sirve para entendernos. Pero a lo que iba. Uno de los aspectos del pensamiento neoconservador es la confianza en el comercio internacional como instrumento del desarrollo y en éste como fuerza estructuradora de una sociedad. Las sociedades así relacionadas con el resto del mundo, se vuelcan hacia la cooperación voluntaria y pacífica en que consiste el mercado y huyen del enfrentamiento del que nada sacan más que sufrimiento y privaciones.

Es la vieja idea liberal de la relación entre el comercio y la paz.

Wolfowitz ha llegado con estas ideas a la presidencia del Banco Mundial. En su momento recibí la noticia favorablemente. Pero me guardaba mi ración de desconfianza liberal, que no acabo de derramar. Pero tenemos ya una buena noticia procedente de Wolfowitz.

El nuevo presidente de esa maléfica institución ha sido claro: Los subsidios agrícolas dañan a los productores del tercer mundo y hay que eliminarlos. Pero él ha añadido algo de enorme interés. Y es que no se puede parcelar, condicionar y retrasar esos recortes. Lo que es necesario es un recorte general de los subsidios. En concreto ha dicho que
La clave para abordar el problema de los subsidios al algodón, que obviamente daña a los campesinos aquí en Burkina Faso y en otros países pobres... es abordar los subsidios agrícolas en su conjunto.

Esa no es la forma de hablar de un político. A ver cuánto le dura.
La educación privada, instrumento de los pobres II
Ya lo ha tratado Agados en su hogar compartido. Pero lo voy a tratar también yo.

Hay un artículo titulado, Give Africa a private schooling, que nace de una queja. Resulta que los enemigos de los pobres han criticado que las sociedades más pobres del mundo construyan su futuro con sus propios medios. Muchos son los que en África se han logrado defender de las agresiones por los gobiernos de ese continente a su derecho a procurarse una educación. El artículo cita varios esfuerzos, alguno liderado por el Banco Mundial, por ofrecer educación gratuita. Es decir, educación cara, pagada por los fondos recibidos de forma coactiva, y subvenida para que su precio para el que la reciba sea cero. Eso sí que es competencia desleal. Tan desleal que la izquierda la defiende con toda su alma.

El mecanismo de la educación "pública y gratuita" no puede ser más perverso. El Estado roba a la sociedad parte de su renta, más de la necesaria para pagar una educación adecuada, y destinarla a otra controlada no por las familias, sino por el propio Estado. Sobre las excusas para este expolio y este fraude no daré cuenta. Para ello están los intelectuales. Pero sí quiero fijarme en una de las más falaces y dolorosas. Los pobres, se dice, no podrían pagarse una educación si no fuera porque la paga el Estado. Pero como la mafia, el Estado paga esa educación con el dinero que le roba a sus protegidos. A cambio le da no lo que desean las familias, sino lo que quiere el propio Estado para ellas. Adoctrinamiento.

Que los pobres son capaces por ellos mismos de conseguirse una educación suficiente es innegable. En Estados Unidos e Inglaterra la educación se hizo prácticamente universal a mediados de siglo. Del siglo XIX. Eran sociedades libres y, en comparación con las de hoy, pobres. Pero libres. Hoy incluso en las áreas más deprimidas del mundo, las familias más pobres son capaces de proveerse de educación con la asistencia voluntaria de empresarios de ese mercado. Una educación privada al servicio de los más pobres de la que ha ye escrito en una ocasión, citando precisamente a James Tooley, autor del artículo que estamos a punto de citar.

Porque Tooley dice:
La sabiduría convencional está equivocada. Ignora la destacable realidad de que el pobre en África no ha estado esperando, desatendido, a la munificencia de las estrellas pop y a los mandatarios occidentales para asegurarse de que sus hijos reciben una educación. Los colegios privados para los pobres han surgido en algunos de los barrios y de los pueblos de África en números inmensos.

Y atención a la frase que sigue al anterior punto:
Abastecen a una mayoría de los niños pobres y son mejores que las escuelas públicas, y por una fracción del coste (de éstas).

Más adelante Tooley se refiere a sus propias investigaciones, que revelan datos sorprendentes:
En las áreas pobres del Estado de Lagos, en Nigeria, (y lo mismo es válido para las áreas pobres de Ghana), mis equipos de investigación exploraron los barrios y los pueblos y hallaron 70% o más de los escolares en escuelas privadas; más de la mitad en escuelas no registradas y por tanto desconocidas para las estadísticas estatales.

Por fortuna, añadiría. Eso por lo que se refiere a la educación privada. De la pública cuenta lo que cabe esperar. Resulta que los profesores no aparecen o cuando lo hacen no estudian. Tooley cuenta que en una visita a un colegio público, anunciada de antemano, y con la compañía de un comisario estatal, se encontró a un profesor tendido sobre su mesa, durmiendo. El coro de bienvenida de los niños no le despertó, cuenta.

Tooley da cuenta de que tuvo la iniciativa de examinar a los alumnos de las escuelas privadas no registradas y a los de las públicas en matemáticas e inglés. La diferencia era notable, a favor de las privadas. Como dice el investigador, los colegios privados eran mucho más efectivos por una fracción del coste.

Desplazado a Kenia, las investigaciones de James Tooley revelan resultados parecidos. Hay más niños atendidos por escuelas privadas que los enviados a las públicas.

Los padres de África, como los de cualquier sitio, quieren lo mejor para sus hijos. Sus enemigos se lo quieren arrebatar.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande