liberalismo.org

La Hora de Todos: Mayo 2010

25 de Mayo de 2010

100 españoles y Franco
Tengo la Biblioteca dividida entre el cielo y el suelo. Bueno, por no exagerar, entre el tercer piso y el primer sótano, donde se encuentra mi breve y abarrotado trastero. He tenido que visitarlo, totalmente en contra de mi voluntad, y ahí me he topado con la estantería que guarda parte de mis libros, y me aguarda para los tiempos en que podré leer por placer (que, en fin, acaso no lleguen). Los volúmenes están parcialmente ordenados, como mi vida...

(Leer más)

22 de Mayo de 2010

Garzón nunca investigó los crímenes franquistas
A Baltasar Garzón se le persigue por parte de los restos del sempiterno fascismo español por tener la osadía de investigar los crímenes franquistas. Sólo que Garzón, en realidad, no lo hizo. Ni lo intentó. Y acabó por declararse incompetente en el caso.

No os podéis perder la tercera de ABC, escrita por Andrés de la Oliva Santos, catedrático de Derecho Procesal:
El limitado espacio me obliga a ser esquemático. De modo que resumiré la realidad en varios puntos:

1º) El famoso proceso de Garzón comienza en diciembre de 2006 al recibir unas denuncias de "desapariciones forzadas". Se trataría de delitos de detención ilegal sin dar razón del paradero del detenido (art. 166 del Código Penal).

2º) Durante año y medio, Garzón no lleva a cabo investigación alguna de esas desapariciones ni ninguna otra actividad investigadora. Al cabo de esos 18 meses, ya en el año 2008, por resoluciones del día 28 de agosto y del 25 de septiembre de 2008, Garzón solicita a innumerables entidades información sobre otras posibles desapariciones y sobre inhumaciones o enterramientos colectivos en toda España. Continúa la ausencia de investigaciones sobre las concretas desapariciones denunciadas. Esas desapariciones se podrían considerar, es verdad, probables «crímenes del franquismo». Pero no las investiga.

3º) Por Auto de 16 de octubre de 2008, Garzón introduce en el proceso iniciado en diciembre de 2006 un nuevo hecho, que es, según los términos de ese Auto, el «Alzamiento Nacional». Lo considera un delito contra los Altos Organismos de la Nación. En consecuencia, se declara competente. Siempre en el mismo Auto, Garzón señala, con nombres y apellidos, a una treintena larga de personas como responsables de ese delito. Siempre en el mismo Auto, afirma, por dos veces, que es notorio que todas esas personas han fallecido y anuncia ya que, una vez reciba los certificados de defunción que pide (aunque la ley establece que los hechos notorios no necesitan prueba), declarará extinguida la responsabilidad de esas personas. Tras el Auto de 16 de octubre de 2008, Garzón hubiera podido intentar siquiera investigar hechos de apariencia delictiva conexos con el "Alzamiento Nacional" y posteriores a él. No sólo no lo hizo, sino que su planteamiento en ese Auto fue ya de inmediato "carpetazo".

4º) En efecto: un mes y dos días después, el 18 de noviembre de 2008, Garzón dicta otro Auto en el que, recibidos los certificados de defunción, 1º) Declara extinguidas las responsabilidades penales de los por él declarados protagonistas del «Alzamiento Nacional»; 2º) Se declara incompetente para seguir conociendo del proceso que él había iniciado. Casi dos años después de las primeras denuncias de "desapariciones forzadas" reconoce Garzón (no se lo impone nadie: nadie le arrebata su proceso) que los delitos de detención ilegal no están entre los que resultan de su competencia según los arts. 88 y 65 de la Ley Orgánica del Poder Judicial (obviamente, eso podía y debía haberlo resuelto en diciembre de 2006).

5º) De lo anterior deriva: a) Que las desapariciones forzadas, en general, han sido objeto de la actividad judicial de Garzón durante algo más de dos meses (ni un solo día si hablamos de las desapariciones concretamente denunciadas). Lo que en cierto momento (agosto de 2008) pretende Garzón es información sobre otras exhumaciones en marcha o planeadas, para controlarlas todas desde el Juzgado Central de Instrucción nº 5; b) La actividad judicial de Garzón respecto del "Alzamiento Nacional" dura un mes y dos días; c) En ningún momento se investigan por Garzón ni "crímenes del franquismo" en general ni algún crimen en particular en el curso del "Alzamiento Nacional, hecho distinto del franquismo" resultante, que, contando a partir de 1939, dura 36 años más.

Queda claro, ¿no?

20 de Mayo de 2010

Cómo ahorrar y porqué
Ahorrar es importante. Pero hay que saber por qué lo es, y cómo hacerlo:
La crisis no sólo está aquí, sino que ha llegado para instalarse. No permanentemente, claro está, pero sí durante unos años. El FMI calcula que España no alcanzará un nivel de crecimiento suficiente como para crear empleo hasta 2016. Hay quien habla de una “década perdida” en la economía española, de la que llevaríamos ya dos años y medio. La situación no tiene porqué ser tan negra, pero debemos estar preparados para cualquier eventualidad. Y para ellos es necesario, imprescindible, ahorrar.

Se admiten sugerencias.

18 de Mayo de 2010

El caso Pío Moa
En mi último artículo en Factual, El caso Pío Moa, intento explicar para quien no le conozca quién es este autor y el porqué de su éxito y de sus críticas. Creo que toda la oleada en su contra está llamada a tener un éxito pasajero y que en unos cuantos años, no muchos, sus libros formarán parte de cualquier bibliografía.
A mí siempre me ha llamado la atención el caso Pío Moa. Desde que supe por un amigo mío de un libro que situaba la carga de la responsabilidad de la Guerra Civil en el golpe de Estado nacionalista y (sobre todo) socialista de octubre de 1934. La tesis era interesante, y merecía su lectura. Antes de lanzarme a ella, me enteré de su peripecia personal.
(Leer más)
El capitalismo bien, gracias
Para no perder la perspectiva:
Aquella reunión del G-20 en noviembre de 2008... ¿se acuerda? Zapatero, que había despreciado el intento de Aznar de que España entrara en el G-8, se planteó incluso ir como parte de la delegación brasileña con tal de colarse en la reunión. Se arrodilló ante el demócrata Hu Hintao y nuestro monamí Sarkozy, que finalmente le coló de rondón. Y eso que la había organizado BelceBush.

(Leer más)

11 de Mayo de 2010

Para secuestrados, los contribuyentes

Me ha animado Rosa María Artal, sabedora de mis pecados intelectuales, a que lea su última anotación. Yo siempre he visto la voluntad de compartir ideas como un acto de generosidad, en este caso innecesario pues llevo tiempo atento a lo que ocurre en ese blog. Su anotación se llama Secuestrados por los mercados y transmite la idea de que los políticos son rehenes de un arcano insondable (los mercados), que lanzan ataques indiscriminados con la sola intención de obtener beneficios y sin el debido respeto por las decisiones soberanas del pueblo, expresadas en el poder político. Esto último no lo dice, que conste, pero trasluce de su comentario esa crítica tanto a los mercados como a los propios políticos, que no tienen las agallas de hacer valer su legitimidad contra esta mancha de tinta de calamar, que es el mercado. Están, por ello, “secuestrados”.


La indignación de Artal viene de la constatación de que se producen fenómenos contradictorios e incomprensibles. Y lo que yo digo es que esa incomprensión es genuína, que efectivamente no comprende lo que ocurre.

Los gobiernos tienen la tendencia a gastarse lo que no tienen. A incurrir en déficit. Los liberales prefieren que prevalezca “el santo temor al déficit”, como se decía en el XIX, y que las cuentas estén equilibradas, pero los socialistas, con su política que “gasta, que algo queda”, ven las cosas de un modo distinto.

Si quieren gastarse hoy lo que no ingresan, necesitan que alguien les adelante el dinero. Que alguien le preste. Por eso se dice que el déficit “se cubre” con deuda pública, con plazos que maduran de los 3 meses a los 30 años. El que compra esos títulos, es un inversor, que presta dinero al Estado. Luego sí, los inversores nos prestan dinero. Y no porque nos deban nada, más bien al contrario es el Estado quien les debe dinero. Pero nos lo prestan porque ofrecemos una rentabilidad y una seguridad en el cumplimiento de las obligaciones del Estado. Claro, que a veces (como ésta), esa seguridad se desvanece. Y hay que convencerles a base de ofrecerles una rentabilidad mayor.

Especular (que es, simplemente, hacerse una idea de por dónde irá el futuro, y que es la base de la acción) es, aquí, en este caso particular, estudiar si la rentabilidad es suficiente para cubrir el riesgo de dar tu dinero al Estado español o no.

Y ¿quiénes son esos marditoh eshpeculadoreh? Hasta que entraron los bancos centrales (un crimen económico de tintes socialistones), son los inversores privados. Es decir, principalmente fondos que gestionan patrimonios que, en su inmensa mayoría, son pequeños y medianos, y pertenecen a decenas de millones de familias que tienen derecho tanto a rentabilizar sus ahorros como a no fiarse de un Estado gastón e irresponsable.

Y quienes estamos secuestrados somos los contribuyentes. Porque la deuda es una promesa de que nos quitarán más y más de nuestro dinero, vía impuestos.

Y Zapaero dejó de ser presidente...
Este es mi último artículo en Factual: Y Zapatero dejó de ser presidente...
Ha ocurrido de un momento a otro. Domingo tenía que ser, día del Señor, en sutil y justa venganza por negarlo y conspirar secretamente (¿o era discretamente?) en Su contra. José Luis Rodríguez Zapatero, alias Bamby, alias ZP, alias Mr. Bean, ya no es el presidente del Gobierno del Reino de España.
(Leer más)

Actualización: Hablaba en el artículo de Bruselas y de Merkel. Y resulta que otro que da órdenes a Zapatero sobre por dónde debe ir en política económica es... ¡Obama!

10 de Mayo de 2010

Antiretrofranquistas
Hay algo que tienen en común los antiretrofranquistas con los fieles de vitrina y reclinatorio. Y es que creen que es eterno o debería serlo.

Espada:
En el desquiciado artículo que escribe José María Calleja en la prensa socialdemócrata destaca esta frase: «Ese terrorismo gigantesco, eterno y muchísimo más sanguinario [que el etarra] que fue el franquismo.» El adjetivo «eterno». El tosco y cejijunto razonamiento no puede dar cuenta de la realidad; pero es infalible para revelar el corte de cara intelectual de sus patrocinadores. En efecto: el franquismo no puede morir. De qué iban a vivir y cómo iban a pensar. 
Pues eso.
Paciencia: No habrá elecciones hasta 2012
Las llamadas a que Rodríguez Zapatero adelante las elecciones serán en vano. Los dos únicos elementos que pueden llevar a ello son:

1) Que la vieja guardia del PSOE, en un gesto de patriotismo límpido, por desusado, o por el temor de que Zapatero hunda al partido con el país, dé un golpe de mano. Como diría un matemático, es harto improbable.

2) Que Mariano amarrategui Rajoy obtenga por triplicado la firma de otros grupos con votos suficientes como para presentar una moción de censura. Pero no tendrá esos apoyos hasta que la situación sea tan desesperada que CiU y demás vean más costoso no apoyarle que hacerlo.

Por lo demás... Paciencia: No habrá elecciones hasta 2012:
Ya le ocurrió a Suárez, a González y a Aznar. Llega un punto en el que todo empieza a salir mal. La primera operación que se le torció a Zapatero, y eso que la tenía ganada de antemano, fue la nueva Ley del aborto. Hoy eso, como todo lo demás, ha quedado en un segundo plano desde que empezamos a hablar de Grecia; es decir, desde que, por una vez, empezamos a hablar en serio del futuro económico de España con dos o tres años de adelanto.
(Leer más)

8 de Mayo de 2010

Legalizar la cocaína
Así se llama la anotación de Juan Rubio-Ramírez para Nada es gratis, el blog de Fedea. En realidad, se llama Legalizar la cocaína: algunas razones. Aunque sólo da una. Vamos a verla:

Parte de un hecho (que me parece espeluznante): en Madrid se consumen 20 rayas de cocaína al día por cada 1.000 habitantes. A partir de ahí hace un cálculo somero (no puede ser de otro modo) del consumo anual en España: 70 millones de gramos al año. Y entonces, añade:
Un artículo del el país del 2007 indica que un gramo suele (o solía en esa época) conseguirse por unos 50 euros, lo que supone unos 3500 millones de euros en total. Por esto, si grabamos cada gramo con su correspondiente IVA y otros impuestos espaciales, el estado recaudaría unos 700 u 800 millones de euros.
Luego dice que si se legalizara el precio sería menor, pero sin conocer el tema me parece que hay bastante manga ancha, y que sin estar legalizado, el comercio de cocaína está permitido, de modo que no creo que fuera mucho menor.

Pero más importante que eso sería "la reducción de gastos de sanidad y seguridad y salud publica asociados con la legalización, que no se deben subestimar aunque son difíciles de cuantificar", pero que sería lo más interesante. Por cierto, que para dar esas razones acude a este artículo de Fernando Díaz Villanueva, que os recomiendo. Se lo pide un lector, que le dice: "Incluya el menor gasto que habría que hacer en policía, justicia, y cárceles, desbordados por la lucha contra la droga".

Yo estoy a favor de legalizar el consumo y el tráfico de drogas, y le he dedicado varios artículos. Pero claro, el que más me atrae no es este de engrandecer al Estado vía impuestos. Creo que hay otros mucho mejores. En Sócrates y la cocaína, para La Gaceta de los Negocios:
(A Sócrates) seguramente le parecería igualmente inmoral. A mí también, pero me temo que prohibir lo inmoral no es lo más adecuado. Hay un hecho sorprendente de la sociedad, pero que es necesario observar. Y es que hay comportamientos que son en la gran mayoría de los casos perniciosos, pero para los que la solución más inmediata, la prohibición, crea más problemas de los que queremos solucionar. Eso ocurre con el consumo y tráfico de drogas.
En el comentario del Juan de Mariana La irracional guerra contra las drogas, entre otras cosas, digo:
El problema no está definido científicamente, pertenece al ámbito de decisión de la persona sobre su propia vida y la lucha contra las drogas provoca verdaderos actos delictivos tanto por parte del Estado como por parte de los proveedores. No hay una lógica en la guerra contra las drogas, pero hay una implicación emocional muy fuerte, como en el caso de las armas. No obstante, estamos hablando de un asunto lo suficientemente grave como para dejar a un lado las emociones, especialmente si están basadas en un juicio erróneo, y abordarlo con racionalidad y sin prejuicios.
Y, por último, en Las drogas han ganado, en Libertad Digital, subrayo que
Convertir la producción de drogas, que no desaparecerá jamás, en un crimen, supone ampliar el ámbito criminal por decreto. El hecho de estar fuera de la ley ampara y fomenta que se adopten otros comportamientos que sí son delictivos. Además, todos los recursos del Estado que se dedican a luchar contra el tráfico no se destinan a los verdaderos crímenes. Por si ello fuera poco, la propia actuación del Estado se parece más, efectivamente, a una guerra, en la que todo vale, que a la actuación de la policía sometida a la ley. Un informe de Naciones Unidas de 1988 reconocía que la lucha contra las drogas se está "alejando de los principios generales del Derecho". El propio Estado se convierte en un criminal en la lucha contra un crimen que no es tal. Esa es la guerra contra las drogas.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande