liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Orden Natural » Producción, distribución y redistribución del ingreso

18 de Agosto de 2004

« Economía con humor | Principal | Parasitos contra la globalización »

Producción, distribución y redistribución del ingreso



La producción del ingreso es la distribución del ingreso. Como una necesaria revisión a lo que la Escuela Austriaca aportó (vía Eugen Bohm-Bawerk) al tema de los distintos tipos de ingreso, es necesario decir que Adam Smith planteaba seminalmente una teoría de la explotación al considerar que la forma original del ingreso era el salario y no la ganancia empresarial. Marx profundizó el error a propósito para justificar su ideología basada en la "lucha de clases" y colocar en supuesta contraposición a empresarios capitalistas y a los trabajadores asalariados.

La respuesta de Bohm-Bawerk a Adam Smith y Karl Marx fue una que no abandonaba el problema de fondo, pero justificaba el paso del ingreso de los trabajadores a los capitalistas (la "plusvalía" de la diferencia entre M, C y M1) por medio de la preferencia temporal y considerando justo que el aporte del trabajador se manifieste en forma de salario actual pues el fruto de su esfuerzo es para después, al momento de la venta del producto. Sin embargo esa es una explicación de cómo funciona el proceso, no hace nada para cambiar su raíz.

George Reisman, siguiendo la posición de signo contrario a Smith-Marx, coloca las cosas en su justo lugar. Haciendo por la profesión económica lo mismo que a diario hacen correctamente los profesores de administración de empresas o marketing de todo el mundo, atribuye correctamente al trabajo intelectual el papel primario en la creación de un ingreso monetario. En este sentido lo preciso históricamente es decir que el capitalista crea el salario, donde sólo había ganancia y perdida para todos los habitantes de un territorio. El salario es una ocasión que el capitalista ofrece al un potencial colaborador, para relevarle de la incertidumbre original de la acción empresarial del agro y otras tareas precapitalistas. Su existencia se debe a una deducción de la ganancia pura para convertirla en salario y obtener la colaboración de terceras personas en el proceso productivo. La Ley de Say explicará complementariamente la importancia del capitalista para una visión que le haga justicia en el avance social.

Una vez establecido adecuadamente el origen del ingreso, debemos decir que la herramienta productiva por excelencia es entonces la mente y no el trabajo manual. Como dijo Ludwig von Mises "Lo que da valor a la producción no es el trabajo y los problemas incurridos, si no que el trabajo esté guiado por la razón". O en palabras de Michael Novak "El origen del capital es la mente".

La distribución entonces, se da de acuerdo con el aporte más o menos intelectual al proceso productivo, recordando siempre que esté debe estar al servicio de las necesidades subjetivas de los potenciales y actuales consumidores. Sin embargo la relación de valor entre distintos bienes está sujeta a la ley de utilidad marginal. Esto genera un curioso efecto: sin hacer mayor cosa para el proceso económico, mucha gente vería mejorar su calidad de vida en una economía capitalista. Cuando digo capitalista por supuesto la precondición es una moneda sólida y de valor estable, entre otras cosas. Cumplido ese requisito, encontramos fenómenos históricos como el ascensorista de la ciudad de Nueva York en los 1950's que mediante presionar botones todo el día en una tarea intrascendente donde las hay, podía proveer de una muy decente calidad de vida a una familia de clase media. El ejemplo apunta hacia su explicación: la misma tarea con el mismo ingreso nominal en moneda estable, ganaba en poder de compra real cada año. Esto se debe sencillamente a que el commodity utilizado como dinero se volvía relativamente escaso a la producción creciente en varias o casi todas las industrias a la vez, por sus mejoras en productividad y volumen productivo correspondiente. Evidentemente, quien participaba de tareas más productivas que un ascensorista, ganaba no sólo por la apreciación del dinero frente a los bienes producidos, si no que se generaba a sí mismo ganancia empresarial.

La redistribución, que es el fenómeno de la coacción con fines de modelar la distribución del ingreso monetario, es de cuño inmoral y antieconómico. Premia los malos comportamientos, erosiona los incentivos connaturales al mercado y en general crea una situación de ilegitimidad y ceguera etico-económica en un territorio. La postura redistribucionista ignora el hecho de que el ingreso es síquico parcial o totalmente en las actividades humanas, y ya que la economía es una derivación de la ética, no es posible redistribuir a la fuerza más que los objetos materiales que son el objeto de las preferencias y logros subjetivos de los creadores. Todo lo valioso para un ser humano debe ser ganado, no puede ser arrebatado por la fuerza. Si una mentira destruye el valor de lo obtenido en el plano personal, de igual manera la estafa y expoliación destruyen parcial o totalmente los objetos que se pensaba tendrían en sí mismos valor. La fijación mercantilista con la acumulación, con el dinero como un fin y con un supuesto valor intrínseco de los bienes, permite ese engaño mental desastroso. Es curioso que quienes más deploran la existencia de dinero y consumo, menos quieran separar la idea de justicia de la posesión de objetos materiales que no tienen valor por sí mismos. Es la mente humana la que les provee de significado, para empezar.

Comentarios

 
Beneficioso artículo.
«[Reisman]atribuye correctamente al trabajo intelectual el papel primario en la creación de un ingreso monetario.»
y
«[Carpio:] Es curioso que quienes más deploran la existencia de dinero y consumo, menos quieran separar la idea de justicia de la posesión de objetos materiales que no tienen valor por sí mismos. Es la mente humana la que les provee de significado, para empezar.»

No sé si fue el primero pero Mises también explica que producción y distribución en el libre mercado son como dos caras de la misma moneda y que «producción» incluso es un fenomeno espiritual y no material. Indica Mises en su libro Human Action {lastimosamente no tengo copia en español}, sobre «producción», p. 142 {cita de Mises del artículo procede de esta sección}:

«La producción no es algo físico, natural y externo; es un fenómeno espiritual e intelectual».

«Production is alteration of the given according to the designs of reason. These designs­--the recipes, the formulas, the ideologies­---are the primary thing; they transform the original factors­--both human and nonhuman­--into means. Man produces by dint of his reason; he chooses ends and employs means for their attainment. The popular saying according to which economics deals with the material conditions of human life is entirely mistaken. Human action is a manifestation of the mind. In this sense praxeology can be called a moral science (Geisteswissenschaft).

Of course, we do not know what mind is, just as we do not know what motion, life, electricity are. Mind is simply the word to signify the unknown factor that has enabled men to achieve all that they have accomplished: the theories and the poems, the cathedrals and the symphonies, the motorcars and the airplanes.»

Enviado por el día 18 de Agosto de 2004 a las 11:21 (1)
Amigo JuanFer, me pongo mi gorra de Fernando Alonso y me la quito ante tu comentario. ¡Genial!
Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 03:10 (2)
El último punto del artículo es algo difícil de asimilar, sobre la naturaleza de la redistribución (a partir de la segunda oración). Creo que el análisis subjetivo se aplica mejor a la producción que a la redistribución en este caso, y que tiene nomás su lógica praxeológica el que despoja al otro. El bandido no se engaña a sí mismo, sabe lo que quiere y por eso toma lo que no es suyo. Y más allá de las platitudes de los que dicen odiar al dinero, se desmienten cuando lo toman para sí mismos. Su acción es la demostración de su escala de valores real, por más pervertida que fuese. Qué no debiera ser así es otro asunto.

En principio, al tomar un bandido lo que no es de él, demuestra la naturaleza de su escala de valores, que es simplemente diferente a la de un hombre honesto. El bandido se regocija incluso, supongo que por eso muchas veces deseamos que haya un juicio en otra vida, donde se haga justicia finalmente.
Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 13:36 (3)
a partir de la tercera oración, quise decir.
Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 14:55 (4)
Claro que sí, pero no deja de destruir el valor de lo apropiado. Es la diferencia entre el sexo consensual y la violación, tranquilocomp.
Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 15:44 (5)
jfcarpio, ¿mas no nos llevaría eso de vuelta al concepto del valor objetivo?

La esencia del proceso económico es espiritual e intelectual, pero el rendimiento de la producción no es ya un fenómeno intelectual o espiritual. Una vez que ese auto nuevo sale de la fábrica, es algo muy material y no faltan aquellos que, sin ser irracionales, prefieren robarlo a ganarlo con el sudor de su frente. Para ellos, ese auto vale más si es robado o «redistribuido».

Respecto al ejemplo, puedo tratar de explicarle a un violador la diferencia entre sexo consensual y sus violaciones, y de como su acción además le resta valor al sexo, pero seguramente él no estará de acuerdo con mi escala de valores. Por lo menos reconocen la mayoría de los violadores que han cometido un crimen.

Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 17:00 (6)
Muy buen artículo Juan Fernando. Lástima que Adam Smith barriera las enseñanzas de la escolástica española, quien ya tenían claro que el valor era subjetivo y el salario era un tema de justicia conmutativa. Eso sí, Resiman da la puntilla definitiva, a todas las teorías redistributivas basadas en la explotación marxista. No se puede robar aquello que no existe, el salario es una creación del empresario, no un producto del obrero del que se apropia aquél.
Enviado por el día 19 de Agosto de 2004 a las 19:49 (7)
El punto es que asi como actuar de espaldas a la realidad en sicologia es una neurosis, si el valor en economia es siquico (subjetivo), tambien hay una normalidad (armonía con la realidad), tranquilocomp. Un asesino a cierto nivel siempre sabe lo que hace.
Enviado por el día 20 de Agosto de 2004 a las 00:23 (8)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande