liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Orden Natural » Esteroides de Schwarzenegger

5 de Septiembre de 2004

« El poder de los ricos | Principal | Armas de asalto ya en el mercado »

Esteroides de Schwarzenegger


Para quienes el discurso del actor de origen austriaco tuvo un eco emocional, he aquí el antídoto.

Ciertamente que hay partidos y políticos mejores que otros, pero es sano inspirarse en literatos, deportistas, actores y empresarios, no en políticos y funcionarios. Rescatemos lo rescatable, pero hasta ahí. El músculo estuvo bien, pero los esteroides los señala brillantemente Jorge Valín.

El punto principal es que la estatolatría necesita de hombres carismáticos, como el "chairman Mao" o "el tio Joseph Stalin". Dejarse seducir por esos cantos de sirena es traicionar la realidad, que señala sin ningun ambaje que los creadores de bienestar somos los individuos actuando libremente. Los discursos son sólo eso, discursos. Los únicos políticos que tienen mi admiración completa son aquellos como Jose Piñera o el Ministro de Economía de Georgia, que quieren liberalizar su industria o área y luego cerrar su ministerio. Eso implica a) conocer de economía b) conocer de ética y c) tener humildad ante las limitaciones de un individuo para intervenir en los proyectos de miles o millones de otros individuos. El ex ministro Piñera incluso quería entregar un diskette (esto es literal) donde estaba toda la información sobre su sector, y despedir toda la burocracia y cerrar las oficinas y rematar los bienes del ministerio. A eso debe quedar reducido casi todo en el Estado moderno: a un diskette. Y luego, dejarlo toda la mañana expuesto al sol...

Comentarios

 
Si mi profesor de Ciencia de la Administración leyera eso le daría un ataque, es defensor de todo lo público incluso dice que el estado es más eficiente que el mercado privado.
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2004 a las 11:30 (1)
Juan Fernando Carpio, excelente puntería y muchas gracias por los links. Jorge Valín, que puntería. Me alegro por el link a Jorge Piñeda, sólo lo conocía de nombre.

Barnon, podemos evitar ese ataque fulminante del profesor. Esos profesores socialistas son parecidos en todas partes. Lo que hay hacer es que lea primero el link al Ministro de Georgia. Ver lo que hace alguien que sabe más sobre el socialismo que él lo va a neutralizar, creo yo.

No puedo imaginarme al Ministro de Georgia dando un discurso en el que elogia las políticas económicas de George Bush, ni debería poderme imaginar a George Bush sacando cara ante todos por el Ministro de Georgia. ¿Será que George Bush se animaría a hacer eso? Me temo que sí.
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2004 a las 12:15 (2)
Pienso que Arnold haría un discurso a favor de dicho Ministro sin ningún problema, con el mismo entusiasmo que le vimos por Bush.
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2004 a las 12:19 (3)
Bueno, Jfcarpio, veo que ganamos a todos los contrarios por jaque mate. Fue fácil eso, ¿eh? ;)
Enviado por el día 6 de Septiembre de 2004 a las 15:14 (4)
Pero yo voy un poco más lejos que usted, Juan Fernando, en este sentido. Yo creo que ni el «músculo» estuvo bien. Los «esteroides», es decir el apoyo a los representantes de un fuerte intervencionismo en la economía, arruinaron ese músculo por completo.

http://www.jorgevalin.com/artic/mentira_del_politi...
Enviado por el día 6 de Septiembre de 2004 a las 15:43 (5)
Buen artículo y enlaces. Gracias.
Enviado por el día 6 de Septiembre de 2004 a las 19:15 (6)
¡Cuánta filia ajedrecista (o narcisista)! ;-)

Disiento, amigos. Un discurso bien orientado, siquiera mínimamente, es gratificante, dado el ambiente actual. Les recuerdo que el Ministerio de Georgia sigue existiendo. Es mucho más sencillo cumplir pequeñas cotas que lo prometido por el Ministro en cuestión; así que, ¿en qué quedamos? ¿Preferimos de un político palabras o hechos? También Reagan hizo cosas muy negativas; pero sus bases no estaban del todo mal. Y eso siempre ayuda, porque sirve para no perder el norte del todo.
Cualquier pasito pequeño es válido si está bien encaminado; pedirles mucho más a los políticos es desconocer su propia esencia.
Yo no espero casi nada de "musculitos", pero algunas de sus referencias discursivas pueden ser motivadoras de hechos posteriores. Quizás hasta Bush se anime. Sin embargo, dudo que el Ministro de Georgia cumpla. Ojalá.
Enviado por el día 6 de Septiembre de 2004 a las 20:14 (7)
Preferible ser más optimista todavía, apreciado friedrich_hayek. Ya aparecerá el verdadero príncipe azul ;)


Enviado por el día 7 de Septiembre de 2004 a las 00:05 (8)
Digamos que tiene un buen kiki, aunque no le propondría el matrimonio. Pero en fin, estoy de acuerdo en que los kikis son gratificantes en épocas de sequía. Por otra parte, no creo que los políticos sean de una esencia determinada, sino que se aprovechan de que no les ponemos las pilas, como nos las pueden poner a cualquiera en una empresa normal y corriente ya sea el jefe, los accionistas o los clientes.
Enviado por el día 7 de Septiembre de 2004 a las 01:28 (9)
La estatolatría patente en los discursos de apoyo a candidatos también la compara Harry Browne a discursos de otros hombres carismáticos como Goebbels. Dice, entre otras cosas:

"Los partidos políticos son un fenómenos peligroso. Eliminan el poder de pensar por uno mismo. Las personas que se hacen republicanos o demócratas dejan de evaluar las cuestiones en función de principios fijos. Sólo les preocupan los partidos. Su mayor temor es que el partido de la oposición gane la próxima elección."
Enviado por el día 9 de Septiembre de 2004 a las 16:14 (10)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande