liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Orden Natural » Diciembre 2004

Orden Natural: Diciembre 2004

27 de Diciembre de 2004

Una mirada a Occidente

No hay que ir tan lejos como los años antes de la primera guerra mundial, cuando el campo de la vida y las letras inglesas eran tan ricos que parece increíble, y aún los que pudieran ser considerados intelectuales eran un grupo asombrosamente noble y diverso

Razones y señales del insigne Paul Johnson sobre la peor forma de decadencia. Aquí, Paul Craig Roberts da una mirada al poder anquilosante de la political correctness.

Pero ánimo. Aunque parezcamos demasiado enfocados en la Economía, es porque intuimos que la libertad genera una meritocracia, con lo que Wilhem Ropke llamaba una nobilitas naturalis inspirando, conteniendo y educando al vulgo. En otras palabras, una aristocracia del mérito. Salvo que la educación y la cultura, que son de largo lo que más influye sobre la conformación social (junto al sistema social per se) debe ser elitista, privada y sin regulaciones. Las tres cosas. En ese caso, ocurre esto en vez de esto otro.
Sólo existen dos bandos


Y son operativos, no genéticos:

Usted es un

a) liberal (o libertario si vive en Colombia, Costa Rica, o USA)

Piensa que la libertad es connatural al ser humano y es el marco que permite todo lo bueno y valioso que hemos logrado. Piensa que la fuerza debe tener un papel defensivo en las relaciones humanas, para proteger propiedad y contratos. Ve claramente que el gobierno no es una entidad mística, si no la fuerza organizada, y no le permite nada que no les permitiría a sus conciudadanos por separado.

b) liberticida

Tiene una mala definición de libertad (el libertinaje por ejemplo), piensa que hay que crear un marco en base a las excepciones (un 1% de criminales, por poner una cifra, ya ameritan un Estado policial en su perspectiva) y no como recurso de última instancia. Quiere el orden/seguridad a toda costa (su orden, claro) aunque se dañe a la dinámica y espontaneidad cultural. No le importa sacrificar el futuro con tal de tener certidumbre actualmente, y piensa que sin su intervención las cosas van a ir mal. No ve que "las cosas" son gente con voluntad y anhelos propios, la gran mayoría de ellos legítimos y pacíficos. Piensa que el bien puede ser logrado por medios coactivos. Admite estos principios en cualquier área, revelando una falta de coherencia, conocimiento de la Historia, profundidad o imaginación. Si usted se los aplica a sus congéneres en cualqiuer área, ellos quedan en el lógico derecho de aplicárselos en alguna otra. El resultado es una sociedad conflictiva y politizada, donde todos necesitan sanción moral y legal de los demás, para actuar.

El segundo bando puede ser llamado estratégicamente por nombres que la mayoría de la gente conoce bien: políticos, politizadores, autoritarios, funcionarios, burócratas...etc.
Una nueva Ilustración



That we are now deeply in the crisis period of statism is apparent from the fact that the exposers of its anomalies by no means come to their work with a prior commitment to libertarian values.

Una interesantísima discusión sobre el pensamiento para todos los de 'no-izquierda', como dice el autor. En versión html puede verse aquí. Es el gran contexto histórico de nuestra contienda actual, donde quien define los términos del debate, tiene ganada la mitad de la batalla.

23 de Diciembre de 2004

¿El Estado como inventor?


Decir eso sería el verdadero invento (debo decir: cuento).

Recientemente en un foro email argentino, un participante dijo "Si el Estado Norteamericano no hubiera encarado la carrera espacial, hoy no estaríamos usando nuestras amadas PC".

Lamento decepcionarle.

Government control of science, government planning of science, is bound to result in the politicization of science, the substitute of political goals and political criteria for scientific ones.
...
No wonder that in a list, drawn up by seven scientists, of the two dozen most important scientific discoveries made between World Wars I and II, not one came from the U.S.S.R.
- Murray N. Rothbard

1.- Existe tan solo un porcentaje de científicos en cada sociedad (con variaciones, claro) en un momento determinado.
2.- Se puede formar un número adicional, mediante educación estatal, pero éstos serán más que seguro asimilados por el propio Estado.
3.- El porcentaje primario o el total de científicos e inventores captados por el Estado, dejan de estar al servicio del mercado.
4.- Por lo tanto, se privilegia la inventiva militar. Sencillamente desaparecen las creaciones para el consumidor masivo (porque jamás es la prioridad de un regímen colectivista).
5.- Esto último es una verdad histórica. El socialismo no es creativo, y mucho menos frente al individuo y su calidad de vida.

Entonces, mutatis mutandis, la PC sería más barata y mejor, el Internet más barato y mejor hace años, si no se hubiese generado ese efecto crowd-out (acaparamiento de recursos excluyente). ¿De cuántas cosas nos habremos perdido? Si Sala-i-Martin -entre otros- demuestra la caída absoluta y relativa de la pobreza a nivel mundial -más allá de temas informáticos- ¿dónde estaría la humanidad en cuanto a desarrollo si el socialismo no hubiese generado directa (tras la cortina de hierro) e indirectamente (representando una amenaza para el resto del globo) una carrera armamentista?

Imperdonable. Criminal.

21 de Diciembre de 2004

Socialismo financiero en Ecuador


La gente se sorprende aquí de saber que comparte el dudoso honor de estar al fondo del Indice de Libertad Económica de la fundación Heritage, con la China Comunista.

Para que no quede duda de la causa de ello, enfoquémonos en la última arbitrariedad colectivista del Estado ecuatoriano.

La resolución 722 de la Junta Bancaria (JB) del 15 de diciembre del 2004 dispuso que los bancos, cooperativas, sociedades financieras y las emisoras de tarjetas de crédito usen metodologías o sistemas internos para asignar montos y demás condiciones crediticias. Es decir, según el perfil de los clientes y no de sus ingresos totales.

Eso significa que los cupos o montos de los préstamos ya no se darán solamente según los ingresos de los usuarios sino mediante una evaluación de variables como la zona de residencia, propiedades, historial crediticio, estabilidad laboral, cuentas bancarias entre otras.
...
El objetivo es que los deudores no destinen más del 50 por ciento de sus ingresos al pago de sus obligaciones y así evitar riesgos de morosidad.


Esto es insultante: un grupo de políticos, burócratas y en el mejor de los casos, tecnócratas, se atribuye la capacidad de dictaminar la forma en que los bancos, financieras y emisoras de tarjetas de crédito deben calcular el monto y pagos periódicos de un crédito.

La justificación que estos sabios platónicos deben darse a sí mismos es que 'están velando por los intereses de la banca y a la vez de los sujetos del crédito'. El pastor cuidando del rebaño. En otras palabras, la disposición atrabiliaria sobre la propiedad y la vida ajena: decir a unos cuánto y cómo prestar, y a los otros en cuánto y hasta dónde pueden endeudarse.

Lo más patético es que el propio Estado no se coloque ninguna regla a sí mismo sobre límites y plazos de endeudamiento. Estado libre, ciudadanos reglamentados. Incluso los conceptos más elementales del imperial derecho romano, proponen lo contrario.

20 de Diciembre de 2004

Juan Ramón Rallo tiene que asistir


a la ASC (Austrian Scholars Conference) 2005.

ASC 2005

¿Por qué?

Su teoría del interés es más praxeológica que las de Bohm-Bawerk y Mises. Esto significa un avance en un área clave de la Escuela Austriaca, la cual de por sí ya representa una humanización de la Ciencia Económica frente a los materialistas paradigmas keynesianos, chicagoenses, marxistas y afines.

Juan Ramón esta terminando su paper presentando su original y a la vez sintética teoría, que recoge lo mejor de la tradición, junto con el enfoque de 'A Theory of Interest' de Jorg Guido Huelsmann.

¿Qué se lo impide?

Es un estudiante joven, y así como mi propia participación a Mises University 2003 fue auspiciada por empresas y organizaciones amigas, Juan Ramón merece nuestra colaboración. Mucho se ha hablado de que los países latinos no son líderes en temas científicos. Bueno, pues esta es la oportunidad de demostrar que al menos sabemos reconocer la oportunidad de que uno de nosotros de la cara, y aprovecharla.

¿Cómo colaborar?

Si se te ocurre una idea de auspicio o aporte en general, mediante tu empresa, la de tu familia o la de un amigo en EEUU (allá la donación es deducible de impuestos, y se puede hacer a través de Atlas) También se me ocurre que podemos juntar el tráfico de nuesta red liberal (y redliberal) para ofrecer espacio publicitario conjunto a una aerolínea o una institución financiera que quiera su nombre entre miles de lectores pro-mercado, pro-empresa.

¿Qué obtenemos de esto?

La satisfacción moral de que estamos derrumbando un bloque más del edificio conceptual estatista-materialista. Sobre todo, porque constituye la autodefensa a futuro de nuestro bienestar, y el del mundo en que vivirán nuestros hijos. Y además, Juan Ramón nos cae bien.
Fábrica de Eurócratas


Los graduados del programa de maestría de 1 año del College of Europe tienen posibilidades mucho más altas que alguien más de obtener posiciones en instituciones como la Comisión Europea y el Consejo de Ministros. Han sido tan exitosos que luego de 60 años la red de relaciones personales de ex-alumnos en Bruselas es ahora tan densa que es más comunmente conocida como "la mafia de Brujas".


Para ver el resto del artículo, click aquí.

Aquél se complementa con este artículo anterior, tambien de TCS.
Adios a Kyoto
La Historia registrará que la Convención de Buenos Aires sobre Cambio Climático COP-10 fue donde se reconoció ampliamente por primera vez que el Protocolo de Kyoto es un camino sin salida. Y donde la humanidad decidió embarcarse en un camino de alta tecnología como via para confrontar cualesquier desafíos que el calentamiento global futuro pueda presentar.


Si no puede contra ellos, supere el problema. Por otra parte, Italia ofrece un frente interno a la colusión de los Estados.

16 de Diciembre de 2004

Tratado de Hoppe, pronto en español


Llevo alrededor de un año (entre otras ocupaciones) traduciendo al castizo A Theory of Socialism and Capitalism, de Hans-Hermann Hoppe. El mismo:

1.- Establece el concepto de propiedad sobre la base de la ética de la argumentación (Habermas), y además el concepto de horizonte temporal implícito en toda acción humana.
2.- Define en base a aquella, el contrato y la agresión. También los efectos sobre la preferencial temporal de ambas situaciones.
3.- Establece que el Capitalismo es la institucionalización del respeto a la propiedad y el contrato.
4.- Establece que el Socialismo es la institucionalización del irrespeto (agresión) a la propiedad y los contratos.
5.- Explora las consecuencias predecibles a priori del Socialismo de variante soviética, y sus resultados históricos. Especifica los grupos que se benefician de tal política.
6.- Explora las consecuencias predecibles a priori del Socialismo de variante socialdemócrata, y sus resultados históricos. Especifica los grupos que se benefician de tal política.
7.- Explora las consecuencias predecibles a priori del Socialismo de variante conservadora, y sus resultados históricos. Especifica los grupos que se benefician de tal política.
8.- Explora las consecuencias predecibles a priori del Socialismo de variante tecnocrática, y sus resultados históricos. Especifica los grupos que se benefician de tal política.
9.- Demuele el mito de los bienes públicos
10.- Plantea el caso de una sociedad de Capitalismo total, u Orden Natural en este caso via agencias de seguros (Gabriel Calzada tiene una crítica que comparto, a este concepto qua status general de la defensa)

En general, una obra muy recomendable. Lo principal del libro es el tratamiento de la preferencia temporal (time preference) como determinante del nivel civilizatorio de un territorio. Mi interés en traducirlo viene de considerarlo una obra muy incisiva en a) la forma de analizar la evolución de las sociedades b) la forma de clasificar los sistemas sociales (menos sicología de las posturas ideológicas y más praxeología e instituciones) c) demuestra los efectos historicos del intervencionismo desde un punto de vista general para cada sociedad.

Por lo pronto, escribí el review del libro para la Wikipedia. Espero tenerles novedades pronto.

13 de Diciembre de 2004

Unbreakable y Los Increíbles

Acabo de ver The Incredibles en el cine local. Ahora entiendo por qué a los randianos estadounidenses les ha llamado tanto la atención. Pero al llegar a mi casa, la TV pasaba Unbreakable. Una fascinante coincidencia.

Ambas películas hablan sobre el heroísmo. Ambas películas hablan sobre no ocultar ni ocultarse de lo mejor que hay en nosotros. Ambas películas nos dicen que nuestra vida puede tener una misión y que podemos ser la mejor versión posible de nosotros mismos.

The Incredibles: nos translada a un mundo ambientado en el espíritu de los 1950's (antes de la Political Correctness), donde los destrozos causados en cada actuación de un superhéroe les lleva a una situación judicial complicada, y los políticos deciden enviarles al anonimato. Entonces la familia Increíble tiene que llevar una vida rutinaria y ocultar sus superpoderes del mundo. Años después, comienza nuestra historia. Algo malo está pasando y los superhéroes del mundo están siendo eliminados uno por uno. Entonces los Increíbles no tienen otra opción que desarticular al villano e impedir su plan. Al final cada miembro de la familia redescubre sus poderes, pero también su identidad como alguien distinto y sin nada de qué avergonzarse.

Lo más interesante de esta película de impresionantes gráficos, excelente música y agudos diálogos, es su trasfondo filosófico. Como ya se dijo, los protagonistas son gente especial. Como dice el niño de la familia en uno de los diálogos: "Decir que todos somos especiales, equivale a decir que nadie lo es". Y en contraste, el villano es alguien que si bien tiene un gran talento para inventar máquinas, siente un complejo (se llama Síndrome...¿de inferioridad?) frente a los Increíbles y quiere ser declarado superhéroe. Es más, su impulso es hundir a los protagonistas para poder sobresalir. En él vemos encarnado a cualquier igualitarista, que en vez de surgir él (o ella), quiere que nadie sobresalga. En resumen, una película del todo recomendable. Un lector de liberalismo.org sabrá encontrar una serie de valores de autoestima, lealtad y responsabiidad, reflejados para nuestro gusto e inspiración. Sí, inspiración. Aunque se trate de animación en computadora, Los Increíbles tiene mensajes muy actuales y necesarios en nuestro mundo de hoy.

Unbreakable: David Dunn (Bruce Willis), guardia de seguridad del estadio de football americano local, es el único sobreviviente de un terrible accidente ferrocarrilero. A través del encuentro con Elijah Price (Samuel Jackson), un coleccionista y vendedor profesional de comics, va descubriendo que no es un individuo común y corriente. Pero los únicos que parecen tener fe en su don, son Price y su propio hijo. Este último necesita de un héroe personal, tanto más porque su madre (la esposa de Dunn, representada por Robin Wright Penn) teme la violencia física y al parecer ha desviado a David Dunn de su camino de vida anterior como jugador de football americano. Bajo la guía de Elijah Price y una serie de acontecimientos, el protagonista termina por darse cuenta de que tiene una resistencia sobrenatural al daño físico. Muy pronto empezará a utilizar ese don para cumplir su misión. Y por primera vez en años, se sentirá completo y su vida tendrá sentido. Incluso su relación amorosa toma un nuevo rumbo. La mejor escena tiene lugar cuando David confiesa a su hijo que sí, en efecto fue él quien salvó a unos niños de un sociópata que se había instalado en la casa de ellos y sus padres. Pero al descubrirse como héroe, David Dunn también descubre al villano.

Es, francamente, una de mis películas favoritas. No puedo ser indiferente ante una historia de alguien que hace lo correcto, busca darle un sentido profundo a su vida y a la vez quiere una vida plena en el plano personal.

Para terminar, una reflexión adicional: todos tenemos alguna destreza o talento. La rebelión de las masas, que mi admirado José Ortega y Gasset señalaba, significa elevar al hombre-masa a un altar y premiar la conformidad, la uniformidad y el "no hacer sentir menos al otro". Estas dos películas son lo opuesto: ser uno mismo, ser excelente, atreverse a ser distinto. Cuando la vida de uno es una vida plena, no hay tiempo si no para colaborar y enriquecerse mutuamente en todo plano. Los complejos y las comparaciones se quedan fuera.

Si no han visto ambas películas, las recomiendo totalmente. Están bien hechas y dejan mucho para pensar. Este tipo de películas/novelas ejercen sobre mí el efecto Braveheart. Pero ese es tema para otro día.

12 de Diciembre de 2004

Por qué la ética no es un sólo "algo personal"


Cuando se habla de conceptos de ética y moral (en un sentido racional, no ligada a la fe), mucha gente suele insistir en que éstos son asuntos centrados en la actuación individual de cada uno, y que las organizaciones e instituciones nada tienen que ver con la justicia porque son, básicamente, amorales.

Un breve ejercicio de imaginación puede sacarnos de ese peligroso error. Supongamos que ud. vive en la Alemania Nazi en 1940, y es parte del ejército. El comandante de su batallón le ordena identificar a los miembros de cierta raza en particular en su ciudad. Luego ya clasificados serán llevados por otros a un tren con destino desconocido. Usted ha oído rumores de que luego de embarcados estos prisioneros desaparecen para siempre y sus familias no vuelven a saber más de ellos.

En este punto, ud. se plantea la siguiente inquietud: “¿Estoy desapareciendo a esa gente, o solamente estoy haciendo mi parte la cual no es intrínsecamente mala?”. La respuesta tiene muchas sutilezas, pero su raíz es muy clara: no es lo mismo clasificar gente para una reunión social, que para un gobierno totalitario. Ud. puede y debe tomar conciencia de la cadena de acciones y la institución de la que forma parte. No es lo mismo capturar criminales -un policía-, que capturar inocentes --un secuestrador. La técnica en particular puede ser parecida, pero la intención y el resultado son lógicamente, distintos.

Sin embargo sobre los nazis y los secuestradores hay un amplio consenso, por ser casi evidentes. Lo que se ha vuelto borroso tras varias generaciones de propaganda exitosa, ha sido la forma en que otras formas de gobierno pueden ser igualmente injustas y destructivas. Supongamos que usted quiere el nivel de vida que su vecino se ha dado a sí mismo a través de años de trabajo industrial, pero tener que sin esforzarse tanto y en menos tiempo que él. Una forma muy sencilla sería crearse un puesto en el gobierno con un cargo muy importante, y hacerse pagar un muy buen salario. La cuenta por supuesto la pagará el vecino rico, vía impuestos. También la pagarán otros habitantes del territorio, pues ese dinero del vecino iba a expandir su fábrica y generar nuevos empleos. Entonces existe un daño moral y económico a la comunidad, pero ud. salió beneficiado mientras que el industrial piensa que “paga su justa cuota a la sociedad” y los vecinos jamás sabrán que les hubieran generado empleos mejores a los que tienen. Sencillamente son temas éticos y económicos “invisibles”, que sólo un poco de rigor analítico pueden mostrarnos. Pero ese rigor es precisamente lo que se ha perdido gracias a la propaganda gubernamental del siglo XX: “Ud. se debe a los demás y los impuestos son la forma de demostrarlo”, “Hay que devolver lo que hemos tomado de la sociedad”, “El gobierno sabe lo que es mejor para todos”. Son tres o cuatro generaciones de crear cargos de conciencia en los productores y creadores y de crear dependencia en todos los demás. Es hora de decir la verdad: las formas más sutiles de saqueo siguen siendo saqueo, de la misma manera en que las formas más sutiles de colaborar con un régimen totalitario siguen siendo algo inmoral. El grado es un tema secundario, el principio sigue ahí y nada va a cambiarlo.

La razón de que un amante de la libertad sea considerado radical, es que éste no quiere que en la sociedad existan mecanismos para que alguien sea un verdugo o saqueador de los demás sin siquiera saberlo. “Sólo cumplía órdenes” es la excusa más antigua del mundo, y “No tuve más remedio” es la segunda. Es evidente y tradicional que quienes tienen una posición superior de mando tengan responsabilidad intelectual y total sobre hechos así. Pero las acciones masivamente destructivas necesitan de muchos brazos y cabezas con responsabilidad parcial.

Si desmantelamos las instituciones que hacen el “bien” a unos a costa de otros, y privilegiamos exclusivamente las relaciones consensuales, la ética se vuelve un asunto transparente y la sociedad resultante es otra.

8 de Diciembre de 2004

Latinoamérica: más ricos y más pobres

La CEPAL acaba de publicar su último informe económico sobre la región. En este gráfico podemos apreciar quiénes han avanzado y quiénes retrocedido económicamente. Sin embargo esto sería un ejercicio parcial, si no se contrasta eso con la posición del país de interés en los índices de libertad económica mundiales.

CEPAL 2004
Dos preguntas repetidamente contestadas

Parafraseando el refrán: La claridad empieza por casa. Cuando necesito explicar a alguien ciertos temas que para los asiduos a esta web están bastante claros, suelen emerger repetidamente dos preguntas:

¿Es posible superar la era capitalista de la humanidad?

'Capital' es un término relativamente nuevo, pero sencillamente indica una porción de riqueza personal o conjunta en un territorio que se encuentra en algún proceso de reproducirse o multiplicarse. El capital es riqueza actualmente empleada en distintos planes para mantener la misma proporción de riqueza o una superior. Abandonar el capitalismo significa abrazar el consumismo puro, es decir, utilizar riqueza creada o descubierta (recursos naturales) sin ninguna porción de ella dispuesta para mantenimiento de su cantidad y calidad, y tampoco para su incremento. Los bienes de capital -otro término cuasi novedoso- son bienes (objetos que apreciamos) que sirven para producir bienes de consumo (los que realmente vamos a utilizar los no-productores de esa actividad o bien específicos). En resumen, no, no es posible superar la era capitalista de la humanidad. Hemos tenido eras de estancamiento y destrucción económica en todos los países, pero si nuestras voluntades sumadas deciden que queremos más riqueza o al menos la misma, necesitamos un sistema social capitalista y no consumista o destruccionista (guerrero, por ejemplo).

¿No sería mejor un sistema social de cooperación en vez de uno de competencia?

La pregunta misma parece suponer que la competencia es una alternativa deseable sólo en ciertos aspectos comparada con la ausencia de ella. La verdadera pregunta debe ser ¿Considera ud. deseable que sólo a una persona u organización se le autorice a realizar cada actividad en un territorio? La respuesta de cualquier persona sensata es un 'no'. La alternativa a la competencia no es la fraternidad, es el monopolio. La fraternidad no desaparece porque exista rivalidad empresarial. En una sociedad de desconocidos (un pueblo de más de 1000 habitantes) es sencillamente impensable no tener instituciones que pueden parecer 'frías' o 'impersonales', como empresas, bancos, cortes, competencia, precios, etc. Sin embargo la alternativa es inmoral e impráctica, y más bien el resultado de ese proceso es altamente benévolo. Si abandonamos un pueril deseo de vivir por siempre en el útero materno, entenderemos que los desconocidos no pueden ser todos nuestros hermanos. Pero podemos beneficiarnos en intercambios mutuos, directos e indirectos, para el bien de nosotros y quienes sí son parte de nuestro círculo personal. Aceptar la realidad de la cooperación social voluntaria y basar nuestras relaciones en el respeto como requisito para cualquier forma fraternal, da como resultado el no interferir con los planes productivos de los demás aunque ingresen en nuestra actividad y disputen nuestra clientela. El mismo proceso sucediendo en el resto de industrias a la vez compensa largamente a nuestro favor el tener que tolerar esa rivalidad.

7 de Diciembre de 2004

5 de Diciembre de 2004

Roy Childs Jr. vs. Ayn Rand

En su famoso escrito "Sobre la naturaleza de un gobierno", Ayn Rand somete al lector a un ejercicio mental incompleto:
... los proponentes de "gobiernos en competencia" toman el otro lado de la misma moneda y declaran que ya que la competencia es tan beneficiosa para los negocios, debería aplicarse también a los gobiernos. En vez de un solo gobierno monopolista, declaran, debiera existir un número de diferentes gobiernos en la misma área geográfica, compitiendo por la lealtad de los ciudadanos individuales, dejando a cada ciudadano libre de escoger y estar con el gobierno que escoge.

Recordemos que el control del hombre por la fuerza es el único servicio que un gobierno puede ofrecer. Pregúntese qué significaría la competencia en control forzoso.

No puede llamársele a esto una teoría contradictoria en terminología, ya que evidentemente carece de comprensión de los términos "competencias" y "gobierno". Tampoco puede llamársele una abstracción flotante, ya que es carente de cualquier contacto o referencia a la realidad y no puede concretarse, ni siquiera en forma aproximada. Una ilustración será suficiente: supongamos que el Sr. Smith, un cliente del gobierno "A", sospecha que su vecino, el Sr. Jones, quien es cliente del gobierno "E", le ha robado; un destacamento de la policía "A" llega a la casa del Sr. Jones y encuentran en la puerta un destacamento de la policía "B", que declara que no aceptan la validez de la acusación del Sr. Smith y que no reconocen la autoridad del gobierno "A". ¿Qué sucede entonces? Siga usted adelante con el ejemplo.


Lamentablemente quien desconoce la Historia y carece de comprensión de los términos "competencias" y "gobierno" es la señora Rand. Existe abundante literatura (ver Bruce Benson: "Justicia sin Estado") en que la gobernabilidad fue ejercida en competencia, como atestigua por dar un ejemplo adicional el marco ofrecido por el Libro de los Jueces. También se puede hablar de Irlanda e Islandia medievales, de ciudades de legislación compartida, de la ausencia de Estado en la colaboración de ciudadanos de dos distintos territorios, del aparecimiento espontáneo de la ley mercantil (ver Douglass North, premio Nobel). Por otra parte las funciones de gobierno parten del individuo y pueden o no ser delegadas, y a su confiscación no se le debe confundir con esto último. Todo el tiempo vemos funciones de gobierno (en el sentido de "governance") en las familias, centros comerciales (malls), universidades, etc. El arbitraje y la mediación resurgen con fuerza inusitada luego del demoledor s.XX, como la forma preferida para las empresas. En fin, todos los elementos están ahí, salvo la libertad de operar inteconectándose a pedido del usuario. Pero esto es así ahora y desde hace relativamente poco.

Adicionalmente y en su momento Roy Childs Jr. -renombrado libertario estadounidense- le escribió por este tema a Ayn Rand en sus propios términos. Debe ser uno de los momentos más importantes (por la relevancia de los protagonistas) del debate entre ancaps y minarquistas.

A.R: If a society provided no organized protection against force, it would compel every citizen to go about armed, to turn his home into a fortress, to shoot any strangers approaching his door," etc.

R.C: This is a bad argument. One could just as easily assert that if "society" (subsuming whom?) provided no organized way of raising food, it would compel every citizen to go out and raise vegetables in his own backyard, or to starve. This is illogical. The alternative is most emphatically not either we have a single, monopolistic governmental food-growing program or we have each man growing his own food, or starving. There is such a thing as the division of labor, the free market—and that can provide all the food man needs. So too with protection against aggression.


Una lectura por demás interesante. Se le responsabiliza entre otras cosas, por la aparición de una variante del Objetivismo que llevando sus propias premisas hasta sus consecuencias últimas, es anarcocapitalista y no minarquista.

3 de Diciembre de 2004

Confianza y percepción

Un pensamiento súbito me vino a la mente: Si las telecomunicaciones y medios (blogs incluídos) vuelven el transporte de información algo casi instantáneo, ¿qué tiene que ver esto con el horizonte temporal de estos tiempos vis a vis con el del s.XIX y anteriores?

En otras palabras, dada la virtual sobredosis de información de todo tipo (y generalmente las noticias se enfocan en el lado indeseable de las cosas), ¿es posible regresar al tipo de confianza intersubjetiva del que se gozó en otros tiempos?

La respuesta parecía complicarse. Si bien las comunicaciones ahora son instantáneas, eso sólo debería presentar un problema de sutileza y complejidad en el efecto de sus contenidos sobre la cultura de la confianza. Por otro lado, quizás me estaba enfocando en uno de los coadyuvantes y no en la causa (la politización y en general falta de respeto al derecho ajeno en estos tiempos). Pero luego recordé dos casos: Colombia e Israel. Colombia es un país que a pesar de varias décadas de violencia (sólo en las dos últimas con la magnitud que conocemos) y aún así productiva y culturalmente superior a sus vecinos Ecuador y Venezuela. Por otro lado Israel, en un medio hostil, ha alcanzado (puede decirse lo que sea del dinero de los banqueros judíos, no es suficiente razón) un altísimo nivel de desarrollo económico y cultural. A su lado, muchos países padecen un retraso de siglos en desarrollo de sus elementos productivos y su capital social. Sólo para hacer un contraste, recordemos el impacto financiero y empresarial del 9/11 en los deshabituados EE.UU.

¡Eureka! La velocidad de información sobre fenómenos perturbadores no es la clave. Lo son a) la situación real y b) la tolerancia de ese territorio particular a esta última. La información sólo sincera el asunto.

(Esta anotación entra en la categoría a-shared-note-to-myself)

1 de Diciembre de 2004

¿El arte de lo posible?

Por recomendación de j__f, reviso un artículo de Emeterio Gómez, liberal venezolano.

Los pasajes que sin duda deben llamar la atención de los lectores de Liberalismo.org, son:

¡No puede ser que a estas alturas arremetamos aún contra los bancos centrales, como si hubiese alguna posibilidad de regresar al patrón oro o establecer una caja de conversión a escala mundial! Es increíble que no hayamos asimilado que el auge de la política económica, por encima del laissez faire, del "dejar hacer", es una tendencia irreversible. ¡Y que aún así se puede ser liberal!


Entristece que aún hoy no hayamos asumido que en los años 80, Thatcher, Pinochet y Reagan lograron revitalizar la economía de mercado, no precisamente gracias a algún "orden espontáneo" privado ¡sino a partir del poder del Estado! Es inaudito que sigamos pensando que el crecimiento incontenible del capitalismo se debe a la mano invisible del mercado, y no al poder arrollador de la acción consciente de los hombres.
...
Hoy la gran empresa corporativa trasnacional -¡¡y los Estados!!- son las entidades morales por excelencia.


Estas líneas se prestan para todo un tratamiento a la Rallo, de la malcomprensión de la naturaleza de la acción humana y la cataláctica.


I. "A estas alturas"

Las alturas a las que se refiere el autor, o con más precisión, el entorno jurídico-institucional que nos rodea, no es algo dado. Son el resultado de una serie de acontecimientos intelectuales e históricos que han moldeado nuestras instituciones. Ni estaban aquí antes (las instituciones y la mentalidad) ni tienen que seguir estando. Es una idea totalmente contraria a la de esta web, el pensar que las ideas no pueden influir sobre la realidad tarde o temprano. De hecho, cualquier liberal en estos tiempos socialdemócraticos necesariamente debe considerar el cambio como algo posible. Y si no es así, su liberalismo sólo le sirve para frustrarse. En realidad, la mayoría de liberales que conozco está en el primer grupo. Entonces, "estas alturas" son aquellas a las que nos han traído Hobbes, Rosseau, Marx, Keynes y acólitos. Con lo indeseable de la situación, viene la conciencia de que fue un esfuerzo deliberado (constructivista diría Hayek) de crear y sostener en la opinión pública ciertas instituciones. Siendo así, es obvio que tarde o temprano pueden ser abolidas, pues se sostienen por consenso al menos de una masa crítica en cada territorio. ¿Por qué hemos de agachar la cabeza, los liberales, cuando los estatistas son generalmente orgullosos de su radicalidad, ambición y logros? Creo que el Dr. Gómez nos propone una fórmula para las concesiones y no para la victoria.

II. "Tendencia irreversible"

La propia definición de tendencia significa que existe una dirección y que por tanto existen otras. Ninguna tendencia es irreversible. De serlo así, el liberalismo del s.XIX hubiese sido irreversible y esta web se llamaría "MundoRazonable.org" y no presentaría una contratendencia. Así como recientes estudios demuestran que el cáncer es reversible (bioquímica y nutrición), no veo por qué las ideas de alta toxicidad intelectual y las instituciones resultantes, no puedan serlo. Si Karl Marx y Federico Engels hubiesen pensado como el Dr. Gómez, él no hubiese tenido que considerar concesiones posteriores: la revolución estatista no hubiese ocurrido a nivel mundial. Si se ha dicho que la política es el arte de lo posible, es perfectamente posible revertir lo que antes parecía imposible y hoy a algunos les parece inevitable. Si la verdad y la naturaleza humana están de nuestro lado ¿necesitamos ceder aún antes de empezar?

III. "Y que aún asi se puede ser liberal"

Queda a discreción del lector. Prefiero al liberal como quien no deja de lado -para el largo plazo aunque sea- la recuperación de todos, y no sólo algunos, elementos ético-económicos que sabemos forman parte de un orden social justo.

IV. "Revitalizar el mercado ¡a partir del poder del Estado!"

Este es el error más lamentable en el artículo -y probablemente la concepción económica- del Dr. Gómez. El Estado no puede revitalizar nada que no esté en sus manos. Es por eso que pervive el mito del "buen estadista". Sencillamente si una institución tiene confiscada una actividad, sólo su caprichosa voluntad (dado que no responde a incentivos de mercado) podrá "revitalizarla". Pero eso no nos dice gran cosa sobre la dicotomía Estado-mercado per se. Salvando los casos en que algo está estatizado (nacionalizado), y se echa a andar un poco o bastante mejor que antes, no se puede tomar en cuenta a esto como una recuperación económica como la que se genera en Inglaterra bajo la premier Thatcher. Hay que separar 3 posibilidades: a) Ineficiencia Estatal b) Ineficiencia Estatal Suavizada y c) Mercado. Sólo la tercera devuelve enteramente una actividad al sector privado, y no sólo es justa si no que genera todos los incentivos para el mantenimiento de bienes de capital, creación de valor y servicio incondicional al público. La comprensión de ciertos postulados básicos de la ciencia económica nos llevan a la conclusión de que un mejor manejo del Estado -si la telefonía estatal mejora su servicio, tanto mejor para mi en calidad de consumidor pero sólo en calidad de consumidor- no puede generar prosperidad económica general. Sencillamente existe un divorcio entre la empresa o industria estatizada y el sistema de precios. Esto significa literalmente retirar esos recursos -humanos, técnológicos, materiales- de la economía. No cuentan en la relación Riqueza General / Capital. ¿Por qué? Porque una serie de incentivos quedan fuera y se vuelve casi imposible la innovación, y por ende la creación de riqueza. Es prácticamente desconocido el caso de una "empresa" estatal que haya inventado una técnica o procedimiento nuevos. Claro, los seres humanos siguen siendo los mismos, y no es imposible, pero tendremos la institución misma en contra. Sencillamente la economía es la suma de interacciones voluntarias, de la acción humana en distintos sujetos. El Estado no puede si no hacer un mejor o peor papel estorbando el proceso económico, pero nunca reemplazarlo. La propia necesidad de actores independientes para saber si el mal llamado Capitalismo de Estado (Cuba, Corea del Norte) genera réditos y riqueza, es la prueba. Sin paises/industrias/creadores individuales a quienes imitar y con quienes comerciar, los paises socialistas no durarían ni un lustro.

V. "[pensar que] el crecimiento incontenible del capitalismo se debe a la mano invisible del mercado, y no al poder arrollador de la acción consciente de los hombres."

Una mala lectura de Hayek o Adam Smith, nos puede llevar a la impresión de que una corte judicial o un banco aparecieron de la nada, como si un genio saliese de una lámpara y los invocara. Los conceptos "espontáneo" o "mano invisible" no significan "en ausencia de intención" y mucho menos "en ausencia de razonamientos". Significan que un orden y organización social pueden resultar por la acción intersubjetiva sin que nadie en particular haya planeado el resultado pensando en todos sus componentes. No existe dicotomía -y pensar eso sería un error trágico para el liberalismo- entre mercado y acción conciente. La suma de acciones concientes, semiconcientes o inconcientes de todos nosotros, va configurando un orden sin planificador. El crecimiento del Capitalismo (no es incontenible: Fidel Castro, Hugo Chávez y Kim Jong-Il además de casi todos los gobernamentes latinoamericanos de los últimos 50 años han sido excelentes en su habilidad para contener su crecimiento) se debe al ingenio y el espacio de autonomía material (libertad) del que gocen los habitantes de un territorio.

VI. "las [empresas] transnacionales y el Estado como los únicos sujetos de moralidad"

El autor dice en su artículo que "sólo quien tiene poder tiene responsabilidad moral". Intuyo que él mismo pensará que la existencia del Estado es contractual, un contrato social. Pero en ese caso significa que para él sólo las instituciones visiblemente grandes o visiblemente poderosas a quienes hemos -supuestamente- delegado nuestra moralidad, pueden ser sujeto de acciones virtuosas o malévolas. Nada más lejos de la verdad. ¿Cómo llamaría el Dr. Gómez a un ladrón o secuestrador? ¿No es eso poder? ¿No es poder lo que ejerce el dueño de casa al repeler el ingreso de ese mismo intruso? El hecho de que las grandes empresas y los Estados también sean sujetos de moralidad, como siempre lo fueron, no invalida para nada la opción y poder individuales. La relación entre Estado y moralidad es compleja y simple a la vez, pero este no es el espacio para analizarla.

Conclusión:

Emeterio Gómez nos hace un flaco favor al representar al Estado como el creador de condiciones para la economía, el mercado, el capitalismo o la propia libertad. El prof. Huerta de Soto define al socialismo (y el Estado es su condición sine qua non) de la siguiente forma: "todo sistema organizado de agresión institucional contra la función empresarial y la acción humana". Por ende, no se le puede atribuir el éxito de la función empresarial y la acción humana en general en ciertos países a su impedimento, a su agresor. Filosófica y científicamente, el Estado no puede si no retirarse y permitir que los individuos realicen sus planes individuales. Ante una naturaleza humana pujante, con satisfactores potencialmente ilimitados para nuestras necesidades y además un notable avance de la tecnología y el know-how empresarial en particular, el mercado es una fuerza benévola y generosa. Por el contrario el Estado, protagonista según el Dr. Gómez del accionar económico, carga con la responsabilidad institucional y filosófica de alrededor de ciento ochenta millones de muertes en los últimos ciento veinte años, además del costo de las oportunidades perdidas en todo el planeta. Es preferible pensar en alternativas a todo eso, aunque por improbable inmediatamente se lo quiera hacer pasar por imposible.
Razones para no idolatrar a Milton Friedman

Hace unos pocos dias un acólito de Milton Friedman me decía que lea a Friedman y no sólo lo que de él opinan los austriacos.

Para empezar el pedido presume que desconozco a Friedman de la misma forma en que esa persona desconoce a Kirzner o Sennholz. Pero no es así. Más que nada por presentar al público el lado menos conocido y dañino del Friedmanismo, que por contestar a alguna altanería, escribo estas líneas.

Al premio Nobel, quien no carece brillantez e incluso genialidad al difundir las ideas de mercado, se le debe atribuir la invención de la retención impositiva en la fuente (millones de pequeños empresarios afectados en Ecuador solamente). Gracias tio Milton. También la consolidación de la discrecionalidad de la banca central en las últimas dos generaciones (consecuentemente, un retroceso de 7 años de la vida económica ecuatoriana en la crisis bancaria de 1999). Gracias tio Milton. Y esto es trágico, porque en sus papers, libros divulgativos y escritos, Friedman es ante todo un paladín del mercado libre. Una figura de tremenda trascendencia intelectual en los últimos tiempos, de paso. Y eso por eso precisamente -por el prestigio que le inviste- que sus errores son lamentables porque tienen peso directo en las políticas económicas de muchos países asi como en la academia.

- El profesor de Auburn University, Roger Garrison, se pregunta ¿Is Milton Friedman a Keynesian?

- Una reseña muy favorable sobre Friedman, en el Adam Smith Institute.

- Un análisis histórico y breve sobre la aplicación del Monetarismo en la banca central inglesa.

- Una visión favorable del Monetarismo vis a vis el Keynesianismo original.

- Una crítica ya clásica (Winter) a los postulados de racionalidad y maximización subyacentes al neoclasicismo friedmaniano.

- Rothbard analiza a Friedman.

Chicago was united in its belief in free markets. But there was a deep
division about exchange rates. Milton Friedman’s money workshop stressed
the need for a revolution to overturn the system of fixed exchange rates. In
the international workshop I wanted to reform the international monetary
system and preserve the system.
Robert Mundell, Premio Nobel, (2002)


Como pueden ver, materiales en pro y en contra, para evitar arrebatos pueriles al respecto.

Y por cierto, soy austriaco y evidentemente al ser el austro-libertarismo la corriente que reunifica ética y economía, además de que es fiel hasta sus últimas consecuencias al marginalismo subjetivista, las críticas a Friedman que no sean del bando estatista (falaz), pueden usualmente ser austriacas. Así son las cosas, simplemente.

Archivo

2012: Agosto

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande