liberalismo.org
Portada » Filosofía y ética

Filosofía y ética

Por Daniel Rodríguez Herrera

Toda ideología se puede dividir en dos partes bien diferenciadas. La primera seria la de las ideas esenciales, que no cambian ni se alteran con el tiempo. La segunda serían las ideas accesorias, que emanan de las primeras y que resultan del intento de aplicación de aquellas a la realidad del momento. Éstas últimas pueden y deben cambiar, incluso desaparecer. Sin embargo, sin una base fundamental invariable es difícil que unas ideas permanezcan a lo largo del tiempo. En estos tres artículos escritos a modo de editorial me gustaría divulgar las ideas básicas del liberalismo.

Actualmente, los rivales y enemigos del liberalismo le ponen prefijos y lo intentan reducir a lo meramente económico. Sin embargo, el pensamiento liberal es mucho más rico y más amplio. Muchos de sus ideales han logrado imponerse como bases de la civilización occidental. Ese logro, sin embargo, permite que a menudo se den esas libertades y derechos por garantizados, proponiendo y practicando políticas e ideas que resultan incompatibles con ellos. Es, por tanto, tan necesario como siempre recordar qué es el liberalismo.

Ética

El ser humano no se conoce de otra forma que no sea la individual. No existe algo así como "el hombre colectivo". Por ello, el liberalismo dirige toda su atención al individuo. El principio ético fundamental por el que se mueve un liberal es el concepto de libertad individual. Dando al hombre la libertad para dirigir sus asuntos nunca se llega a la igualdad de resultados, pero en esa disyuntiva los liberales preferimos la libertad.

Pero, ¿qué es la libertad? Tomando la famosa definición de Berlin, se puede estudiar desde dos perspectivas. La libertad negativa consistiría en la ausencia de obstáculos externos que impidan al individuo llevar a cabo sus propias decisiones. La positiva, por otro lado, en que la persona pueda disponer de la posibilidad de hacer con su vida cuanto desee. En el primer caso, se incide en la limitación del poder y en el imperio de la ley para evitar esas trabas. En el segundo, el poder se utiliza para proporcionar a cada persona aquello que necesite para realizarse. No es casi necesario indicar que los liberales preferimos decantarnos por la primera definición.

Un liberal no pretende cambiar al ser humano. El hombre es como es, con sus virtudes y sus defectos y, especialmente, con su egocentrismo a cuestas. Tenemos una visión restringida del mismo, por lo que no creemos que pueda crearse un hombre nuevo, y menos por medio de la coacción estatal. No es real, por tanto, el mito del "buen salvaje", corrompido moralmente por costumbres e instituciones que destruyen su virtud primigenia.

Los hombres son como son, con una sociedad o con otra. Sin embargo, es posible aprovechar tanto sus virtudes como sus defectos en beneficio de la sociedad. Los actos de los hombres siempre buscan un resultado intencionado, pero a su vez provocan hechos no surgidos de ningún propósito consciente. Los hombres, buscando su propio beneficio, consiguen a menudo mejorar las condiciones de vida de sus semejantes. Ese es el principio en el que se basa el libre mercado.

Esto no quiere decir que el liberal no tenga valores, sino sencillamente que esta ideología no los impone. No pretende ser una cosmovisión totalizadora, que explique todos y cada uno de los hechos que suceden en el mundo, ni pretende imponer cada detalle de la vida de aquellos que se declaran liberales. Sin embargo, es cierto que entre ellos predomina una mezcla de tolerancia y de seguimiento personal de los valores que se han demostrado más útiles para las personas y las sociedades democráticas que éstas han fundado. En general, los más tradicionales, la familia, el trabajo bien hecho, la lealtad, el compromiso, la fidelidad, etc..

Epistemología

Las concepciones relativas al conocimiento también son restringidas. El conocimiento y la razón individual son insuficientes para tomar decisiones que afecten a toda la sociedad. Si, en muchas ocasiones, somos incapaces incluso de resolver nuestros problemas personales, ¿cómo vamos a pensar que podemos arreglar la vida de los demás con la pobre herramienta de nuestro intelecto?

Pero tampoco nos confundamos: un liberal confía en la razón, pero es también consciente de cuales son sus límites. Por eso, resulta absurda la pretensión de cambiar al hombre para que funcionen utópicos sistemas científicos de ordenar la sociedad. Como mucho, pretenderemos cambiar el Estado para que éste se amolde mejor a la naturaleza cambiante y compleja del hombre y sus sociedades. Hayek pensaba que existe una relación profunda entre la visión epistemológica de cada persona y sus ideas políticas. Es decir, no podemos decir si somos liberales por no confiar en el racionalismo constructivista o, por el contrario, al huir del constructivismo nos convertimos en liberales.

La complejidad de la sociedad humana siempre va en aumento, y resulta inabarcable para los intentos de dirigirla y planificarla con la limitada herramienta de la razón y el conocimiento humanos. De hecho, los intentos de hacerlo concentran tanto poder en tan pocos que desembocan periódicamente en crueles tiranías.

Usuario Contrasea  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande