liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Areopagítica » John Roberts, nominado al Supremo

20 de Julio de 2005

« El puritanismo de izquierdas | Principal | ¿Google censor? »

John Roberts, nominado al Supremo

El elegido por Bush ha sido en numerosas ocasiones abogado defensor de una de las partes en los casos ante el Tribunal Supremo, y muy respetado por esa labor. Orin Kerr sugirió su nombre en mayo como posible candidato de consenso, conservador, pero no inaceptable. Ya fue nominado en 2001 para el segundo tribunal más importante de EEUU y aprobado en 2003. Ese lapso de tiempo empieza a ser común entre aquellos nominados que no gustan a los demócratas. Tiene 50 años, de modo que se presupone que duraría en el cargo, algo que tampoco gustará a los demócratas.

He echado un vistazo al dossier que la "Alianza por la Justicia" (un lobby que pretende que sólo activistas socialistas sean aprobados en los juzgados federales) para ver por donde va a ir la oposición que los senadores demócrates prometieron hacer "sólo en circunstancias excepcionales" hace unos meses. Esta será una circunstancia excepcional, no lo duden. Un par de fragmentos:
Mientras trabajaba para los presidentes Reagan y Bush padre, Roberts apoyó una línea dura contraria a los derechos civiles y se opuso a la discriminación positiva; habría hecho imposible que las minorías pudieran probar una violación de la Ley de Derechos de Voto y habría "resegregado" las escuelas públicas norteamericanas. También tomó una postura fuertemente contraria a la libre elección en dos casos ante el Tribunal Supremo, uno que hubiera restringido seriamente la capacidad de las mujeres pobres de obtener información sobre servicios abortivos y otra que alejó un medio clave para que mujeres y clínicas combatieran a los fundamentalistas anti-abortistas.
Como ven, todo argumentos completamente legales. Luego lo explica más. Parece ser que apoyó que se adoptara una política neutral con respecto a las razas y se dejara de discriminar por ese motivo, positiva o negativamente. En cuanto a la ley sobre el voto, Roberts aseguró que se debía probar que había intención de discriminar, no sólo que pudiera tener un efecto de discriminación. Hay que hacer notar que con eso de los "efectos" de la discriminación, se demanda por doquier a empresas que no reflejan exactamente la distribución racial considerada adecuada por los jueces, aunque la empresa no discrimine en absoluto ni tenga esa intención. Eso ha obligado a muchas empresas a discriminar por raza para prevenir demandas.

En cuanto al aborto, parece ser que apoyó frente al Supremo una ley dictada por el Congreso que prohibía fondos federales a programas de planificación familiar que incluyeran el aborto entre sus posibles consejos a sus usuarios, frente a un ataque que aseguraba que la intención de los que escribieron la ley no era tan radical como el texto que parieron. Por otro lado, defendió una campaña antiabortista ante una demanda basada en que esa campaña implicaba discriminación sexista, argumento sorprendente donde los haya. En fin, que no parece que tengan ninguna burrada legal que haya hecho este hombre. Al final encontramos las que seguramente sean las razones para oponerse a él:
Sirve en el consejo legal del National Legal Center For The Public Interest, que tiene como misión promover la libre empresa, la propiedad privada, el uso balanceado de recursos públicos y privados, el gobierno limitado y un poder judicial justo y eficiente, eufemismos para la hostilidad a las protecciones ambientales y laborales y un compromiso a una agenda ultra-conservadora y anti-gubernamental.
Coño, si va a ser que es liberal y todo.

Comentarios

 
¿ Estará a favor de la secesión ? ¿ Estará en contra de la guerra intervencionista del Presidente? Entonces, no es liberal.
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 16:21 (1)
Coñe, otro repartidor de carnets.
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 16:41 (2)
Coñe, multivac, tú practicamente ya le diste carnet de "liberal" al hombre. Esperemos. Tú sabes por Bush, cuando éste está en una campaña presidencial, como la buena reputación del liberalismo es abusada por los mismos políticos que baten todos los records de gasto público. Hay muchos en Washington que quieren los frutos del liberalismo y los del intervencionismo también, todo para ellos.

A mi me preocupa esta frase, desde el punto de vista del liberalismo que pregonas, "Orin Kerr sugirió su nombre en mayo como posible candidato de consenso, conservador, pero no inaceptable."

¿No inaceptable? Viejito, no hay que tener mucha experiencia para adivinar qué puede significar eso. Ojalá no sea como la jurista que reemplaza, que entiendo fue muy "aceptable" también (y nominada por Reagan).
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 19:39 (3)
Sobre el tema del aborto la forma de pensar progresista es coj*nuda. Es un tema que divide fuertemente a la sociedad y por tanto lo lógico es que no se subvencione con fondos públicos. Pues no les vale. Aunque un porcentaje importante este en contra se aprueban las leyes que lo permiten y además quieren hacer que lo paguen aquellos a los que supone un gran problema moral. Como se suele decir, además de cor*udo apaleado.
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 19:57 (4)
Y lo de no estar a favor de la discriminación positiva no hace falta ni comentarlo. La forma de eliminar esas leyes discriminatorias es intentar que los negros se pasen al Partido Republicano como ya están haciendo los hispanos.
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 20:04 (5)
Hace falta una quedada, che. Ayudan. Por favor...
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 22:07 (6)
Era mi opinión, lo malo es que la opinión de un Juez del Supremo Estado se impone mucho más y quizá no respeta la de los demás ;-)
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 22:41 (7)
Sí, fais (indiscutiblemente).
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 22:55 (8)
Entiendo que han estado interpretando la famosa Constitución como les ha dado la gana. No sé si este señor Roberts revertirá esa corriente.
Enviado por el día 20 de Julio de 2005 a las 22:57 (9)
Lo esencial en este punto es la pulsión totalitaria de gran parte de la izquierda. Que no podemos obligar a la sociedad a transitar por el camino que queremos, pues extendemos el estado hasta que ahogue a la sociedad civil para que no tenga más remedio que pasar por el aro que ponen. Que aún así se resiste, pues intentamos copar la justicia para que jueces afines no se limiten a aplicar la ley sino a retorcerla y rehacerla de tal manera que lo legislado en las cámaras no sirva para nada si no nos gusta. Pura democracia y amor por la libertad, vamos.
Enviado por el día 21 de Julio de 2005 a las 08:37 (10)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande