liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Todo un hombre de Estado » No queremos comunismo

2 de Agosto de 2004

« Marx y su plusvalía | Principal | Austriacos en directo »

No queremos comunismo


Estoy harto de oír a los críticos del capitalismo señalar que ellos no son comunistas, ni quieren el comunismo. No dudo que, en parte, sea cierto. Comunismo significa abolición de la propiedad privada de los medios de producción. Muchos anticapitalistas no son tan radicales. Se conforman con pedir mayores impuestos, una provisión más elevada de servicios sociales, regulaciones más profundas, fijaciones de precios y salarios, la dirección pública de la producción privada, libertad inflacionaria del gobierno o el control de los movimientos de capital y de personas. En definitiva, la abolición de facto de la propiedad privada y la conversión de los empresarios en burócratas.

Yo no estaría seguro de que estas peticiones sean menos radicales que una implantación inmediata del comunismo. Ciertamente, cuando el Estado fuerza subidas salariales que no parten de la iniciativa y creación empresarial, establece qué productos y en qué cuantía deben producirse, a qué precios deben venderse, cómo deben distribuirse los beneficios y dónde debe invertirse, está adulterando la coordinación del sistema de mercado. En lugar de respetar las decisiones dominicales, afronta la interacción ciudadana como si de un juego se tratara. Estos socialistas creen que el Estado puede situarse por encima de las nubes y moldear la sociedad a su antojo; nada escapa a la mente omnicomprensiva del gobernante. Se desprecian los deseos del consumidor, sus valoraciones ya no son subjetivas, sino que son conocidas sobradamente por el burócrata.

No se trata de reflexionar, aquí, si tal pretensión resulta posible o está somedita a la misma imposibilidad de cálculo económico (al menos de un cálculo económico condicionado por la soberanía del consumidor) que el comunismo. Simplemente quiero constatar que con la defensa de semejantes medidas, estos socialistas esperan entroncar con el progresismo más vanguardista: el comunismo es malo, pero no lo es menos el capitalismo. La tercera vía intervencionista aparece como inevitable, sin embargo debe ser un intervencionismo completo, el mercado debe reducirse a su mínima expresión.

Estas ideas, empero, no son nuevas. Me limitaré a citar un extracto de La Acción Humana de Mises: Hay dos formas de realizar el socialismo. La primera (a la que podemos denominar sistema ruso o de Lenin) es puramente burocrática. Todas las industrias y explotaciones agrícolas, así como el comercio todo, estan formalmente nacionalizadas; hay departamentos administrativos atendidos por funcionarios públicos (...) La segunda forma (a la que denominaremos sistema germánico o de Hindenburg) mantiene nominal y aparentemente la propiedad privada de los medios de producción, así como un aparente mercado dcon supuestos precios, salarios y tipos de interés. Pero los empresarios han desaparecido, a no ser como jefes de empresa. Tales personajes, a primera vista, dirigen y ordenan las empresas a ellos encomendadas; compran y venden, controlan y despiden personal, conciertan operaciones financieras y amortizan créditos. Pero en estas actuaciones se ven obligados a seguir rigurosamente las directrices que el gobierno les merca en cada caso. Este órgano administrativo (el Reichwirtschaftsministerium hitleriano) instruye detalladamente a los jefes de empresa acerca de qué y cómo han de producir; a qué precio y dónde deben comprar; a quiénes, en fin, han de vender. Cada uno halla predeterminado el puesto a desempeñar y la retribución a percibir. El mercado ya no es más que mera ficción (...) El gobernante, por sí y ante sí, ordena y encauza la actividad productora. Los jefes de empresa obedecen y cumplen las órdenes del gobierno, sin que para nada influyan los deseos y apetencias de los consumidores, y los precios de mercado ya no determinan la producción. Estamos ante un socialismo que pretende ocultarse tras máscaras capitalistas.

En definitivano estamos, desde luego ante comunistas, pero sí ante nacional-socialistas (judeofobia al margen) o nazis, como se les ha llamado toda la vida. Esta claro que se trata de una máscarada un poco extraña; del comunsimo al nazismo. Para este viaje no hacían falta tantas alforjas.

Comentarios

 
Sería muy interesante que la gente se diese cuenta que ambos regímenes comunismo y NAcional-soZIalismo persiguen la anulación del individuo. Da igual que haya propiedad privada o no, si no puedes elegir nop sirve de nada.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 20:14 (1)
Juan RAmon,
Con todo respeto podrias hacer tu analisis mas interesante si no establecieras relaciones entre lo que el socialismo aspira tras la caida del muro y los regimenes sovieticos o hitlerianos.

Por ejemplo enumera las medidas que ha realizado ZP o el Tripartito:
1-Subida de salario minimo y creacion de un sustituto estadistico para otros fines.
2-Regulacion de horarios comerciales.
3-Canon a las televisiones privadas del 5% de sus ingresos para el "cine español".
4-Subida de impuesto a los hidrocarburos en Cataluña para financiar la sanidad.
Tu dices:"Estos socialistas creen que el Estado puede situarse por encima de las nubes y moldear la sociedad a su antojo."
Ceo que el Estado puede moldear la sociedad pero no a su antojo.O bien las medidas que toma el Estado no tienen como fin el publicamente declarado o bien el resultado es distinto del planificado.Ese resultado podra ser escondido por el Estado o reprimido con nuevas medidas con lo que el proceso volvera a empezar.
Las medidas no previstas de las anteriores medidas podrian ser:
1-Mas paro o bolsas de fraude:Si el trabajo no cubre los costes de ese salario minimo o no se crea o se trabaja en "negro", a jornada completa o en horas extra.
2-Hay algo a este respecto que los socialistas y nacionalistas no entiende.La gente del extrarradio no va a ir a comprar a la tienda de barrio del centro cuando el Hiper esta cerrado y la gente del centro no va al extrarradio al hiper.Es cuestion de transporte y de jornada laboral.Establecen la division marcada entre tiempo de ocio y consumo y no piensan en las consecuencias de la "carga y descarga" en el centro y el inflaccionismo de los margenes del pequeño comercio.
3-Las televisiones invertiran en funcion de dinero/tiempo lo cual no es una garantia para producir obras de arte.
4-Mas inflacion trasladada a toda la cadena de consumidores posteriores.Fragmentacion del Mercado.Arbitrariedad e ineficacia del Estado.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 20:43 (2)
No hablo del gobierno de ZP, sino de un sector del socialismo que pretende controlar absolutamente la economía. Y no me cabe duda de que ese socialismo, tras la caida del muro, ha pretendido rejuvenecer su proyecto socializador adoptando, aún sin saberlo, el programa económico nacional-socialista.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 20:51 (3)
Lo que te quiero decir es que "que bienen los comunistas o los nazis" no sirve para alertar.La gente se pone en off.Es mejor alertarla de la perdida de su dinero y libertad mediante casos practicos que entiendan y puedan discutir.
Ademas eso defiende el liberalismo en todo tiempo y lugar ,incluso cuando el PP esta en el Gobierno.
Nadie se asusto con el comunismo cuando Gallardon aplico el centimo sanitario en la Comunidad de Madrid.
Tu mismo.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 20:52 (4)
Logout, mi objetivo no es asustar a nadie, sino establecer los lazos programáticos y teóricos entre ambos movimientos.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 20:55 (5)
glups ¡he escrito vienen con b!
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 21:08 (6)
subconscientemente ,mi deseo era asustaros.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 21:09 (7)
Juan Ramón, hace tiempo espero tu articulo sobre la conferencia de Sala-i-Martin. ¿Qué ha pasado con tus comentarios sobre los cursos de verano de la Complutense?

Un saludo
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 21:18 (8)
Jajaja, Roberto también me lo reclama (aunque creo que por motivos opuestos) A ver si me pongo ahora.
Enviado por el día 2 de Agosto de 2004 a las 21:24 (9)
Sí, reclamo pero nada... :( Te lo guardas todo para ti. ¿Comentarás su "look" también? ;-)
Enviado por el día 3 de Agosto de 2004 a las 00:20 (10)
Mañana lo colgaré (espero)
Enviado por el día 3 de Agosto de 2004 a las 00:23 (11)
Muchas gracias, Juan Ramón
Enviado por el día 3 de Agosto de 2004 a las 03:07 (12)
Gran artículo, justo ahora que el nazismo está ganando mucha fuerza. Para mí, económicamente hablando, incluso los intervencionistas han venido adquiriendo {o lo tenían ya quizá} el perfil de unos fascistas o nazis. Recuerdo otro artículo, parecido a éste, escrito por Lew Rockwell hace un par de años, donde directamente liga al keynesianismo con el nazismo.

En fin, ya era hora de comparar al programa económico nazi con aquello que se le asemeje hoy en día.
Enviado por el día 3 de Agosto de 2004 a las 21:36 (13)
Buf, buf, y rebuf. Fatal. Desconocimiento absoluto de la temática tratada. Defines comunismo com "la ausencia de la propiedad privada". Insuficiente. Si quieres hacerlo más o menos de forma correcta (aunque sea una definición negativa, como has intentado hasta ahora) tienes que hablar de ausencia de estado y de clases sociales. Y perdona que te diga, pero los burócratas son una clase social que están por encima de las sociedad civil. El estado está formado por burócratas. Entonces, el estatalismo no es comunismo. ¿Está claro no? Más sencillo, imposible. Ya sabes: no cometas más pifias. Piensa que este error(?) (puerilmente interesado) se carga no sé cuantas líneas escritas; una pequeña faena tirada al contenedor de la basura. Pero bueno, si se trataba de otro escrito panfletario, con idolatración al fétiche pseudointelectual de Von Mises, te lo dejo pasar: pero no convences a nadie más que a sus aduladores y a los prejuciosos anticomunistas.

Más cosas (para cargarme a ese fétiche que apesta): ni el leninismo ni el estatalismo son vías hacia el comunismo. Al final, las dos doctrinas políticas acaban en el saco pestilento del capitalismo de estado. Sí, estás leyendo bien: el estado es ahora el encargado de gestionar el capital; lo que esconde la nacionalización de la economía es la propiedad, ya no privada, sino burocrática. El fin comunista desaparece en manos del funcionariado. Y allá va mi recomendación: si atacas al comunismo no te refieras al estatalismo, porque yerras. Y si tu problema es el desconocimiento, déjame recomendarte a Luxemburgo o a Bordiga. Supongo que Mr. Mises los conocía, pero claro, como el enemigo es el que "triumfa" (entrecomillado, porque el leninismo fracasó como vía para la emancipación humana), tenía que atacar a Lenin. Tenía miedo, pobre hombre. De todos modos, tanto Luxemburgo como (sobretodo) Bordiga tienen sus defectos. Ya sabes.

Por cierto, la equiparación entre nazis y comunistas es realmente cretina. A ver si a la próxima...
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 04:30 (14)
"Más cosas (para cargarme a ese fétiche que apesta): ni el leninismo ni el estatalismo son vías hacia el comunismo."

Qué divertido, otra vez "no es el verdadero comunismo". Bueno, ya sabemos de la virginidad metafísica de la izquierda: si no funciona no es verdadero.

Por favor ¿algún ejemplo claro de comunismo verdadero o, al menos, de un país en el verdadero camino al comunismo? O sea, está claro que el leninismo ha fracasado ¿hay algún camino que nohay afracasado?

Voy a afeitarme mientras tanto.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 12:00 (15)
Se avecina otra discusión surrealista, sobretodo por lo que vas a escribir, seguramente no exento de desconocimiento e incultura. No. No se trata de virginidad metafísica, sino de realismo político-social: la comuna no puede ser adueñada por un burócrata porque deja de ser comuna, ¿entiendes?.

El pensamiento de Lenin estaba viciado de elementos teleológicos que, de alguna manera, le hicieron creer que implementando un estatalismo revolucionario arribaría, de forma mecánica, al comunismo. Se trata del progresismo automático, una categoría mental que poseen gente como Popper (su teoría del ensayo-error, de inspiración biologista-evolutiva, es un ejemplo claro), y que denota confusiones mentales y agravios varios. Las masacres en Irak y Afganistán fueron presentadas, por los políticos, como una contienda por el progreso. Es un enemigo a batir.

Confundes (y eso es fruto de tu mentalidad folclórico-teleológica: es decir, pecas de poseer la misma categoría mental que el mismo Lenin, y que produce un tiempo-vacio, sin contenidos trágicos en la historia) el funcionar con la durabilidad, cuando todo es contingente (sobretodo si existe la imposición de las doctrinas de unos pocos contra las masas). Si existe, hacia el comunismo, un represión interesada perpetrada por la clase dominante de turno, no es que le comunismo no funcione, sino que éste es aplastado. El comunismo, para más señas, también fue aplastado en la URSS, por culpa de la toma del poder político por parte de los bolcheviques. La barbarie de Kronstadt es un ejemplo con el cual se demuestra que el politicismo no es una vía hacia el comunismo.

En Haití existen ciudades liberadas del estado: el otro día conocí a un habitante de una de ellas. ¡Me dijo que llevaban más de diez años así! Está claro: funciona. Ahora sólo hace falta que se internacionalice.

Pues nada: el capitalismo de estado es un subsistema a deatruir, al igual que vuestro capitalismo de mercado. Motivos los hay: millares de muertos.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 13:11 (16)
Poco más y dice que casi no se murió nadie de hambre en la China de Mao y en la Unión Soviética de Lenin.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 16:21 (17)
jaiburi
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 16:24 (18)
el verdadero comunista
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 16:37 (19)
Tiene razón en una cosa, no hace falta Estado, siempre que los miembros del partido esten bien armados, claro.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 16:52 (20)
"Se avecina otra discusión surrealista, sobretodo por lo que vas a escribir, seguramente no exento de desconocimiento e incultura. No. No se trata de virginidad metafísica, sino de realismo político-social: la comuna no puede ser adueñada por un burócrata porque deja de ser comuna, ¿entiendes?."

¡Hombre, ya llegó el progre de los tres insultos de ventaja!

"En Haití existen ciudades liberadas del estado: el otro día conocí a un habitante de una de ellas. ¡Me dijo que llevaban más de diez años así! Está claro: funciona. Ahora sólo hace falta que se internacionalice."

Pfss.

Vaya, un trollete.

Inernacionalízalo en la consigna del aeropuero.

Joer, cada día menos nivel los trolletes.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 17:10 (21)
Un cuento ruso:

Una vieja mujer le dice a su nieta: «por favor explícame el comunismo, ellos probablemente te enseñan eso en el colegio. ¿Cómo vivirá la gente bajo el comunismo?»

«Por supuesto que me enseñan, abuelita. Cuando haya comunismo, las tiendas estarán llenas, habrá mantequilla, y bifes y chorizos...podrás consumir lo que quieras.»

«¡Ah!» exclamó la viejita muy feliz, «¡justo como eran las cosas bajo el Zar!»
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 17:59 (22)
No es que la discusión no sea surrealista, sino que ésta ni existe. Demasiado fácil.

Tranquilocomp, el peor de todos: por lo que comentas creo que no has sido ni capaz de pasar de la segunda línea. Pero tranquilo compañero, que a la duodécima va la vencida.

Dlluis: no has podido discutir la única frase que has tomado como referente. Demuestra tu "alto nivel". Vamos, ¿a qué esperas?.

Saludotes camaradas.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 19:55 (23)
Otra cosa Dlluis: no soy progresista. Ya te explicaré, si quieres, el "porqué".

Hasta luego!
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 19:57 (24)
jaiburi:
«Tranquilocomp, el peor de todos»

Ok.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 20:04 (25)
jairubi,

Nada más que por ese piropo comunista, me refiero a tu entrega con esta sugerencia:

¿Por qué no te vuelves más bien un libertario, a lo Murray N. Rothbard? Cero estado bajo ese sistema, también.

Yo te veo demasiado vivo y educado para ser un comunista. No te doy más de dos o tres años más en ese movimiento.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 20:19 (26)
Inquiere dlluis:

> 'Por favor ¿algún ejemplo claro de comunismo verdadero o, al menos, de un país en el verdadero camino al comunismo? O sea, está claro que el leninismo ha fracasado ¿hay algún camino que no haya fracasado? Voy a afeitarme mientras tanto'.

Responde jaiburi (en tanto se afeita dlluis):

>'En Haití existen ciudades liberadas del estado: el otro día conocí a un habitante de una de ellas. ¡Me dijo que llevaban más de diez años así! Está claro: funciona. Ahora sólo hace falta que se internacionalice'.

Pronostica tranquilocomp:

'Yo te veo [a jaiburi] demasiado vivo y educado para ser un comunista. No te doy más de dos o tres años más en ese movimiento'.

Alucina motilsarra.

The End.

Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 20:48 (27)
diría que motilsarra anda un poco despistado, es todo.
Enviado por el día 4 de Agosto de 2004 a las 21:22 (28)
Pues yo no lo creo así. Sigo sin ver argumentos para nada.

Saludos.
Enviado por el día 5 de Agosto de 2004 a las 02:08 (29)
En este sitio hay tantos artículos al respecto...
Saludos.
Enviado por el día 5 de Agosto de 2004 a las 03:06 (30)
muy gracioso, motilsarra.

Ya sé que lo dijiste en serio.

Saludos.
Enviado por el día 5 de Agosto de 2004 a las 05:39 (31)
"Pues yo no lo creo así. Sigo sin ver argumentos para nada."

Pero es que ni uno.

Ahora recuerda que has empezado tú a escribir comentarios.
Enviado por el día 5 de Agosto de 2004 a las 12:03 (32)
Pero a ver, dlluis, dime algo coherente, ostras. Te limitas a verborrear que si lo que escribo es un "trollete" y despropósitos de tal índole. No me comentas nada sobre las otras teorías marxistas que he mencionado (espartaquismo y bordiguismo); ni tan sólo eres capaz de discutir la crítica que yo hago a Lenin (y por extensión a Trotsky, Stalin, Castro, etc...) en la cual afirmo que no es comunista, a pesar de su lenguaje e intenciones. ¿Véis? tenía razón, se trata de desconocimiento: con éste artículo sólo se pretendía lanzar soflamas contra el comunismo. Un minipanfleto para dogmáticos fetichistas de Von Mises basado en la ignorancia.
A la que sepáis algo sobre algo me lo comentáis, ¿vale?.

Pues venga, saludotes.
Enviado por el día 5 de Agosto de 2004 a las 16:59 (33)
Vamos a ver, jaiburi: tienes usted razón en eso de que el comunismo tiene como fin la "ausencia de estado y de clases sociales", una sociedad (como la definía Marx) en la que cada uno recibiría según sus necesidades. Claro que esto tenía que venir precedido, de nuevo siguiendo a Marx, de la "necesaria" caída del capitalismo (dejemos a un lado las teorías que justificarían este fin del capitalismo), de la dictadura del proletariado (que, según creo, ni el propio Márx sabía muy bien qué quería decir) y el socialismo. Yo creo que la utopía comunista lleva necesariamente al totalitarismo (no tiene en cuenta la naturaleza humana y desprecia la propiedad privada) pero me gustaría que me respondiera a las preguntas siguientes que ningún comunista (será que los que he conocido eran especialmente torpes) ha sabido responderme (copio y pego de una intervención mía en otro blog):

Supongamos que esa utopía [la comunista] es magnífica: ¿me puede usted decir cómo llegar a ese mundo igualitario sin laminar la libertad? ¿Sin arrasar las aspiraciones variadas y distintas de cada ser humano? ¿Sin sacrificar al individuo frente a la “colectividad”?
Enviado por el día 10 de Agosto de 2004 a las 00:40 (34)
No se puede hablar de libertad cuando ninguno de nosotros es capaz de elegir los horarios ni las condiciones con las que trabajamos. No se puede hablar de libertad cuando nos sometemos a la visión unívoca mercantil del patrón que contrate nuestra fuerza de trabajo. No se puede hablar de libertad individual cuando las decisiones políticas las toma un colectivo supuestamente especializado por nosotros. La libertad individual no existe en el capitalismo porque no es capaz de respetar al colectivo humano en su totalidad. Los derechos básicos no quedan cubiertos para la mayoría: por eso sólo una minoría es capaz de ejercer la tan estimada libertad. Que quede claro ésto: si la libertad de unos subyuga a los demás no es libertad. Para conseguirla, las relaciones sociales deben basarse en una cierta equidad. La toma de decisiones políticas deben hacerse en multitud; y las vitales, las debe hacer el propio sujeto. Las libertades de opinión y de acción de cada uno dependen sólo del mismo sujeto mientras no se cargue la libertad de los demás. Eso es evidente, incluso para ti, supongo; incluso es algo que se defiende, aunque de forma hipócrita, en el propio capitalismo, ¿o es que a ti te gustaría que por capricho de alguien te desvalijaran la casa? Claro, la libertad del individuo que desvalija no puede entrar en contradicción con la de la sociedad. Te lo comento por si acaso no sabías que también el liberalismo defiende una libertad concertada entre los distintos individuos que forman la sociedad: en tus propias (y contradictorias) palabras sería "se sacrificaría al individuo (desvalijador) por el colectivo". Pero sabes que eso no es así, ¿no?.

Marx sí que sabía de lo que hablaba cuando mencionaba a la dictadura del proletariado: la inversión de las relaciones sociales. Es una idea bien sencilla.

Sobre la naturaleza humana: ¿acaso yo no soy humano por no poseer medios de producción? Vamos, eso sí que es totalitarismo ideológico. Menuda expresión tan estúpida.

Saludos.
Enviado por el día 13 de Agosto de 2004 a las 01:34 (35)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande