liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Haciendo amigos » Comparadores odiosos

4 de Septiembre de 2005

« Papelón del PSOE | Principal | Uno de los grandes errores de la Administración Bush, »

Bitácora de Mario Noya

Comparadores odiosos

El viernes, Juan Bonilla ha dado en comparar a Oriana Fallaci con Adolf Hitler. Así que sí: hay comparadores odiosos. Y es que 60 años antes de que Bonilla pudiera componer sobrado su columnita mundana [$] estaba la Fallaci, despojada de adolescencias, jugándose el tipo por ver de ayudar a la Resistencia y a los Aliados que pugnaban por liberar Italia del nazifascismo.

Uno se echa a la cara la columnita mundana de Bonilla y no pide, como él tras leer las declaraciones [$] de la Fallaci al padre Majewski, que circulen las pirulas de Trankimazín, no; a uno más bien le entran tremendas ganas de arrimarle una mano de hostias, que diría Martín Prieto, cantor de la "ovárica pasión por la libertad" de esta florentina eternamente bella que se las ha tenido tiesas con el Mal y de quien huían los bonillas del tardofranquismo cuando vino aquí a sacudir el avispero y clamar contra los últimos fusilamientos dictados por el dictador descabalgado aquella legendaria noche por el bravo Zapatero tras andar de farra con Carrillo y sus muchachos.

El comparador odioso, que ha debido de mezclar los trankimazines con peleón del que no serviría ni el ventero del Quijote, se pone a leer a la Fallaci y le viene a las mientes el Mein Kampf de Hitler, exteminador de judíos, gitanos y demás ralea: tarados, contrahechos, comatosos; enfermos como la Fallaci, a quien un cáncer devoró las tetas... Así que sí: la mano de hostias. Porque hay comparadores odiosos.

Y, a punto de recogerse el tedio vital para pasar por caja a cobrar la pastizara, se nos despacha en el punto final con un requiebro propio de gran bacán algo leído y canalla: "Ah, Oriana, la inteligencia te persigue... pero tú eres mucho más rápida".

Ah, Juanito, lástima no tener tu ingenio. En cambio, tengo surtida y a mano la biblioteca; y en uno de los libros estas líneas que mandó Leopoldo Marechal a Ernesto Sabato y que yo quisiera haber escrito de primeras a quien tú denigras, esa toscanaza que habla como escribe, con todo su "fragilísimo y electrizado cuerpo" (recurro aquí de nuevo a otro de sus amantes, el enorme Martín Prieto):
Que Dios nos libre de los hijos de puta literales o alegóricos que pretenden afligirnos, y nos preserve de todo camelo o impostura.
Amén, Oriana que gritas y fuiste valiente siempre.

Comentarios

 
Anda, 'tás vivo :-)
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 16:28 (1)
Más que vivo, estoy mal enterrao :)
Un fuerte abrazo, compañero.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 16:31 (2)
ya he leído tres columnas "gloriosas" del tal Bonilla este verano. Entre él y la secreción de bilis diaria de Antonio Gala se me indigesta cada día mas la lectura de "El Mundo"

¿Alguien me puede decir quienes y de donde sale el tal Bonilla? Gracias
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 18:00 (3)
Juan Bonilla es, según algunos, uno de los mejores prosistas de la última generación de escritores españoles. De él es "Nadie conoce a nadie", de la que posteriormente se hizo un flín.
Sinceramente, no me esperaba de él artículo tan rastrero como el que me ha ocupado en este post.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 19:37 (4)
Que repugnante,incluso los periodistas mas progretudos de por aca le tienen respeto a Fallaci. Si es literato, quiere decir que confirma lo dicho respecto de artistas que se meten a opinar de politica.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 20:35 (5)
Te echábamos de menos, Mario. Lo sabes.

Un abrazo, compañero.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 21:55 (6)
Yo también me echaba de menos, José Carlos :) Sabes que te doy las gracias de corazón. Un abrazo.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 22:06 (7)
Mario, qué poco te prodigas. Un saludo.
Enviado por el día 4 de Septiembre de 2005 a las 22:13 (8)
Esto es más milagroso para mí que el retorno de Maradona.
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2005 a las 01:31 (9)
Que alegrón me llevo al verles por aquí después de tanto tiempo, Wonka y Tranquilocomp. Intentaré ser un poco menos impresentable de aquí en adelante y postear con regularidad.

Un abrazo,

Mario.

PS. Wonka, te tengo miserablemente abandonado: a ver si de una p... vez quedamos para comer. Por supuesto, pago yo (así que lo haremos en un Burrikín, je je).
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2005 a las 02:12 (10)
¡Dichosos los ojos, Mario! :-))
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2005 a las 02:22 (11)
¡Shalom, Yosik!

Te digo lo mismo que a Wonka: a ver si por fin nos vemos el pelo, que yo ya peino canas :)

Deberíamos dar cuenta de una buena comida kosher y brindar con un "Lehaim!" como D's manda :))

Un abrazo.
Enviado por el día 5 de Septiembre de 2005 a las 02:58 (12)
Genial Mario. La inquina con la que los progres pierden su tiempo con un hueso duro de roer como Oriana Fallaci, resulta lamentable. Sobre todo, porque a la izquierda le sobran los argumentos, le sobra la razón, le sobra la lógica. Ellos encarnan a Dios, ellos son el ombligo del mundo y no existe ningún ideario tan perfecto como el suyo que brinda respuestas de libro para cualquier problema a que nos enfrentemos. Por cierto, el "libro" de la izquierda tiene una máxima: el ataque ad hominem en cualquier caso. Primero tachar de nazi o de facha a cualquiera. A partir de ahí, sobran las discusiones. El insultado debe pedir perdón y volver al redil del progresismo. Si no, papá Polanco le lanzará a sus huestes. Ya se sabe lo que pasa con el lado oscuro...
Enviado por el día 6 de Septiembre de 2005 a las 16:34 (13)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande