liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » El Rathergate

27 de Septiembre de 2004

« Iglesia y Estado | Principal | Dan Rather como ejemplo »

El Rathergate

Dan Rather debía estar visiblemente contento el pasado 8 de septiembre. No es que no haya pasado por la misma experiencia en numerosas ocasiones. Más de 40 años en la profesión, con más éxitos que sinsabores, le han situado en estrellato informativo en el que lleva mucho tiempo instalado y le han ayudado a familiarizarse con la sensación de tener en las manos una gran exclusiva. Pero esa tarde sería especial, porque su scoop ayudaría a minar la imagen del Presidente en el poder, George W. Bush. Unos documentos probaban que su padre, entonces embajador de Estados Unidos ante Naciones Unidas, habría influido para que el joven George acabara su paso por el Texas Air National Guard con una hoja de servicio más limpia de lo que se merecía, en un claro caso de nepotismo. La acusación se basaba en cuatro documentos (1, 2, 3, 4) del Coronel Jerry B. Killian, superior de GWB entonces, que habrían sido autentificados por el superior de Killian, el general Bobby Hodges, a falta de la posible confirmación por el ya difunto coronel. El actual presidente habría aceptado un maquillaje de su hoja de servicio, lo que indicaría un desprecio no solo por la verdad sino por sus propios compañeros. Las elecciones son dentro de dos meses, las encuestas muestran un tímido e indeciso favor por el republicano, y cualquier información puede ser decisiva. Esta lo fue.

Pero no para el 43º Presidente de los Estados Unidos, sino para el propio Dan Rather. El mundo de la información en el que el veterano periodista ha triunfado ha cambiado mucho; varias veces. Él es un superviviente de todos los cambios, pero podría sucumbir al último. En un rincón de la red, en el comentario 47 de los 217 que suscitó un artículo en el Free Republic sobre la revelación de Rather en su programa 60 minutes, alguien bajo el seudónimo de buckhead escribe yo digo que esos documentos son falsos (...) pasa un documento 15 veces por una fotocopiadora y parecerán antiguos. Sus palabras fueron recogidas por dos personas, que las hicieron llegar a Scott Jonson, uno de los tres abogados que actualizan el blog Poweline. En una anotación reproducen el comentario de buckhead, que incluía algunos detalles técnicos que le hacían dudar de la veracidad de los documentos. Un lector escribe, añadiendo un par detalle que tampoco le cuadran. Un th, que marca los ordinales en inglés, y que aparece elevado, además de un apóstrofe apaisado. Ambos tendrían que hacerse a mano antes de la aparición de procesador de textos. En una segunda actualización de la anotación, recogen aún otro comunicado de un lector, copista para la Armada estadounidense dos años antes del documento aportado por Rather, con nuevos datos que hacen dudar seriamente de su verdacidad. La anotación crece con trece actualizaciones, hasta una final en la que los autores concluyen que el memorando es probablemente un engaño. Pero seguirían con el asunto en nuevas anotaciones.

Entre los muchos lectores de Powerline se encuentra Charles Johnson, de Little Green Footballs, que decide hacer una prueba. Escribe en con su Microsoft Word una replica del documento. El resultado, idéntico. Johnson cuelga su anotación a la una y venticuatro minutos de la tarde del nueve. Indjournal muestra al mismo tiempo sus dudas. Algo más de una hora más tarde, Drudge Report se hace eco de la anotación de Powerline, diciendo que los documentos sobre el posible nepotismo de los Bush, aportados por el programa de la CBS, podrían ser falsos. Dado que este último medio cuenta con centenares de miles de lectores, el asunto alcanza considerable repercusión, y a las cinco de la tarde, tres horas antes de que se cumpla un día del anuncio de la nueva revelación por Dan Rather, la cadena emite un comunicado alegando que han sido investigados adecuadamente por expertos independientes, que están convencidos de su autenticidad.

Stephen Hayes sigue el caso e interroga a varios expertos, ninguno de los cuales cree en la autenticidad del memorando. Lo cuenta en weeklystandard.com, en un artículo que se cuelga en internet cuarenta minutos antes de que Dan Rather vuelva a aparecer ante sus habituales espectadores. La ABC también se muestra escéptica. El asunto adquiere tal dimensión que a la mañana siguiente, el director de la campaña demócrata tiene que dar un comunicado desmintiendo su participación en el engaño. El mismo día USAToday había afirmado tener a su vez seis documentos comprometedores. Pero el 10 saca una información diciendo que los documentos aportados por la CBS (en teoría los mismos aportados por el propio periódico, a los que ahora no hace referencia), son falsos. No revela sus fuentes.

La blogosfera progesista no se atreve todavía a aceptar la falsedad de la información, e incluso los hay quienes defienden su autenticidad. Ken Lane achaca el origen a la campaña del propio George W. Bush. De forma inopinada, reciben el respaldo de un artículo de PC Magazine que cuenta que el memorando podría haberse elaborado con esa misma forma con una máquina de escribir IBM Composer, por entonces habituales, aunque muy caras. Varios bloggers comentan la opinión de expertos en máquinas de escribir IBM, que niegan la posibilidad abierta en el artículo de PC Magazine. Se convoca un premio de 10.000 dólares para quien sepa reproducir el documento con una IBM, pero queda desierto. Instapudnit alcanza las 440.000 páginas visitadas en pleno auge del asunto.

Dan Rather no se puede creer lo que le está ocurriendo. La historia es cierta. La historia es cierta, repite. Él y el anterior ejecutivo de la CBS Jonathan Klein aparecen en televisión ese 10 de septiembre atacando a los bloggers. Dice el último en Fox News que un blogger es un tipo sentado en su salón, escribiendo en pijama no puede tener la misma credibilidad de un medio de comunicación, con múltiples filtros de comprobaciones y contrapesos.

El once de septiembre, con la mente de los estadounidenses en el recuerdo del trágico atentado de tres años antes, el asunto parece entrar en un impass. El Boston Globe cita a un experto, Phillip D. Bouffard, que parece hablar a favor de la autenticidad de los documentos, pero más adelante se queja de haber sido citado fuera de contexto, para dar una impresión errónea de su juicio. Un nuevo estudio colgado en la red parece demostrar por enésima vez la falsedad del memorando, sin mucha repercusión. Pero al día siguiente nada menos que el New York Times parece inclinarse por el engaño.

Al día siguiente, ya el lunes, el NYT sigue en la misma línea, mientras que Dan Rather se defiende esa misma tarde con la favorable opinión del experto Bill Glennon, al que invita al programa. Pero todo es inútil. El Washington Post lanza una información por la que Glennon afirma no autentificar el documento. Además suman nuevas opiniones de expertos que insisten en su falsedad. Dallas News, ABC, Fox News. La historia salta de un medio de comunicación a otro, con nuevas aportaciones. Dan Rather, por primera vez, admite la posibilidad de que los documentos que había presentado a su audiencia fueran falsos. Es miércoles 15, una semana después del día en que sacó la falsa exclusiva. Mucho tiempo para mostrar una primera duda sobre la autenticidad de lo aportado a su programa, precisamente cuando prácticamente nadie que conociera el tema tenía ya ninguna. Incluso Los Ángeles Times se inclina a pesar que han pillado a Rather en un renuncio, y alaba la labor de los bloggers. Ello no quiere decir que no sigan acumulándose las noticias sobre la falsedad de los memorandos.

El día 15 la CBS lanza un informe sobre la historia, que merece una información en el New York Times con el titular Memos on Bush are Fake, But Accurate, Typist Says. Fake, but Accurate: ¡falsos, pero verídicos!. La información está basada en la que se decía secretaria del Coronel Killian, Marion Carr Knox. Pero Marian Carr Knox, como en realidad se llama, no fue la secretaria del Coronel y le dijo al propio Dan Rather que los términos usados pertenecen al ejército, y no a la Guardia Nacional, y que esa no era la forma de expresarse de Killian, quien como ya sabía la CBS por su viuda siempre tuvo una favorable opinión de George W. Bush. Curiosamente, de la buena opinión de Killian de su subordinado sí hay pruebas documentales. Auténticas, quiero decir.

Mientras el premio para quien pueda reproducir los documentos de la CBS en una máquina de escribir sube a 37.900 dólares, quienes contra toda evidencia mantenían la veracidad de los mismos, se rinden y reconocen que se trata de un engaño.

El General Hodges, antiguo Comandante de la Guardia Nacional y superior de Killian, fue uno de los expertos consultados por la cadena, inclinándose en un primer momento por su autenticidad. Más tarde Hodges declaró que le leyeron el documento por teléfono, y que él asumió que eran notas manuscritas. Se retractó de su primera impresión y no cree en la autenticidad del papel. Otro de los expertos consultados por la cadena fue Marcel Matley. Pero este sólo solo examinó la firma de uno de ellos y no pudo verificar la autenticidad de los otros tres. Añadió que él solo había examinado fotocopias y no los originales. El hijo de Jerry Killian, presunto autor del documento, afirmó que no le cuadraba con la buena opinión que tenía su padre del actual Presidente. Su viuda dice que su marido escribía a mano y no guardaba archivos personales. Además, asegura, el estilo del documento no era el de Killian. Ambos hablaron con Dan Rather antes de la emisión de 60 minutes, pero no fueron citados por el periodista.

En los últimos días, antes de que el propio Rather de el paso de admitir parcialmente la situación, el paso que no quiso hacer en cinco años de seguimiento de este asunto, todo, absolutamente todo se vuelve en su contra. Incluso Los Angeles Times, que antes había dicho que Rather había sido engañado, ahora pasa al ataque del periodista y la cadena CBS. Como dice Ann Couther, aunque a cuento de una información anterior, cuando no cumples con los criterios de ética de L.A. Times, tienes un problema. El Presidente, como antes su mujer, cuestiona la validez de los documentos. La CBS, y estamos hablando de diez días después del fiasco, dedica un equipo de productores al asunto, para "armarlo" y poder así defenderse, mientras que la campaña de Kerry vuelve a negar su relación con el asunto. Por fin el 20 de septiembre, doce días después de sacar a la luz un escándalo que lo sería de la propia cadena, tanto esta como el veterano periodista rectifican y piden perdón, sin todavía dar el paso de reconocer que los documentos son una falsificación. El 22 la CBS anuncia una comisión que investigue todo el asunto.

¿Cómo llegó Dan Rather a esta situación? Según el presentador y su productora Mary Mapes, en 1999, cinco años ha, cuando ella comenzó a seguir este caso. Cinco años son muchos años para un asunto, en mi opinión, menor. ¿Alguien podría sorprenderse de que Bush padre presionara para que la hoja de servicio de su hijo fuera ejemplar, al menos sobre el papel? ¿Importa eso, cuando conocemos perfectamente a George W. Bush después de cuatro años en el poder? Pero ¿Es que no hubo un 11 de septiembre que dejó lo ocurrido a Bush en el 73 en la prehistoria? Cuando Mapes comenzó con su investigación se hablaba del gobernador de Tejas como un posible candidato republicano. ¿Tanto interés tenía el personaje como para seguir este caso durante cinco largos años? Dan Rather ha esperado a dos meses antes de las elecciones para lanzar el asunto. Conoce cómo crecen y mueren las noticias, su impacto, y su posible efecto electoral. Él, un gurú de la comunicación, puede manejar a la opinión pública hasta llevarla donde desee; lo hizo en el pasado y esta no tiene porqué ser una excepción.

Hay un último elemento en todo este asunto que lo hace aún más oscuro. Mary Mapes llamó a Joe Lockhart, estratega de la campaña demócrata para la elección de John Kerry y cara familiar en los programas de CNN, ABC y NBC. Mapes le advirtió de lo tenía entre manos, y que prontamente sería sacado por la CBS, tras lo cual Lockhart se puso en contacto con la fuente de Mapes y Rather, Billl Burkett. El demócrata declaró a Associated Press ella básicamente me dijo que hay un tipo que está echándole una mano con una historia y que desea hablar conmigo, un asunto sobre el que, dice, Mary Mapes no le dijo una sola palabra y por el que él no mostró interés. En cualquier caso, la implicación partidista de todo este asunto está clara.

La fuente para la CBS de los documentos, Bill Burkett, es un activista anti-Bush, que ya en 1997 acusó falsamente al ahora Presidente de destruir documentos comprometedores y llevaba años intentando desacreditar la hoja de servicios del ahora Presidente de los Estados Unidos. No sería lógico desestimar esta fuente por el simple hecho de su claro partidismo o por su probada disposición a mentir; pero Rather podría haber sospechado de Burkett. Éste le entregó los falsos documentos a su productora Mary Mapes acompañados de otra mentira, que ha reconocido recientemente: procedían, dijo entonces, de otro miembro de la Guardia Nacional. Habló con la familia del presunto autor de los documentos, y su mujer le dijo que ese no era el estilo de su marido, que él solía escribir estos memorandos a mano, y que no los solía archivar. Rather no hizo caso y no incorporó el testimonio de la viuda a la información. Entonces llevó los informes a varios expertos, que no pudieron confirmarle la autenticidad de los mismos. Varios incluso dijeron que eran falsos. Daba igual. Él seguía adelante con la historia.

¿Cómo es posible que la CBS le permitiera seguir con este asunto? Esto exige, como el comportamiento del periodista, una explicación. La más inmediata es el puro partidismo, pero hay que añadir que en las redacciones de los grandes medios el sesgo prodemócrata es tan claro, sugiere John Leo, que nadie tuvo la actitud crítica adecuada. El peligro de lo que Leo llama el groupthinking.



Más sobre la historia de este caso en Rathergate, Blitheringbunny y los artículos de Jonathan V. Last y Ernest Miller.

Comentarios

 
Magnífico resumen, José Carlos, en Little Green Footballs, creo, también creen que en CBS fueron cegados por sus deseos personales.
Enviado por el día 27 de Septiembre de 2004 a las 18:41 (1)
Bravo a este artículo!!

Rather siempre fue demasiado propagandista pero siempre aseverando que era de lo más imparcial porque, tú sabes, la ética profesional, la integridad periodística, etc., etc. Se cayó finalmente.
Enviado por el día 27 de Septiembre de 2004 a las 19:01 (2)
Es que en EEUU se falsifica con categoría. Aquí se usa el Tipex.
Enviado por el día 27 de Septiembre de 2004 a las 19:33 (3)
Uf, amagi te lo has currado ;)
Muy interesante, gracias.
Enviado por el día 27 de Septiembre de 2004 a las 21:16 (4)
Lo que me da envidia es que aunque la mayoría de los medios de USA están escorados a la izquierda en muchos de ellos sigue habiendo una búsqueda de la verdad, es decir, una cosa es la ideología y otra lo que pasa. Así se deduce del artículo de José Carlos donde gran cantidad de medios aportan sus informaciones y se produce un debate muy sano para una sociedad.
Igualito que aquí, donde las informaciones de El Mundo sobre el 11 M que son para ponder los pelos de punta solo encuentran eco en la COPE. En el resto, la consigna es el silencio.
Por cierto, que este episodio se parece bastante al protagonizado por la BBC: todo al servicio de los objetivos politícos sea verdad o no llevandonos incluso gente por delante.
Enviado por el día 28 de Septiembre de 2004 a las 11:33 (5)
¿No será que la variedad está en internet? Creo que sí.
Enviado por el día 28 de Septiembre de 2004 a las 14:34 (6)
Hacía falta que esto estuviese contado en español. Muy bien, José Carlos.

Por tanto, criticaré un punto de traducción (hola, Twan ;-) ). En lugar de "falsos pero verdaderos" yo casi diría "falsos pero verídicos", o mejor aún "falsos pero veraces".
Enviado por el día 28 de Septiembre de 2004 a las 16:40 (7)
Tienes toda la razón ¡Pero si es lo que tenía en mente! Malas pasadas del Alzheimer.


Ahora lo cambio.
Enviado por el día 28 de Septiembre de 2004 a las 16:50 (8)
Chico, José Carlos... No sé qué haría uno sin tus informaciones. Eres un resumen de prensa excepcional. ;)
Ya en serio, fantástico trabajo. Gracias.
Enviado por el día 29 de Septiembre de 2004 a las 01:22 (9)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande