liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » El consumo (anti)ecológico

11 de Enero de 2007

« El gran salto de Julian Simon | Principal | La ilusión de prohibir »

El consumo (anti)ecológico

Desde que La Gaceta de los Negocios rediseñó su parte salmón y El Mirador, desde el que escribo, pasó de 3.200 a 2.100 caracteres, tengo la sensación de que podía haber explicado un poco más. Es lo que ocurrió con mi artículo El consumo (anti)ecológico, aunque la idea central quedó suficientemente clara:
Si la revolución no ha servido para nada, cambiemos el mundo por otra vía. Y ¿qué mejor que consumir, que además es gratificante? En los supermercados, que visitamos estas fechas del año con más asiduidad, vemos productos ecológicos o de comercio justo, que nos hacen pensar que podemos hacer un mundo mejor llevándonoslo en el carrito.

La idea resulta atractiva. El mercado es como una democracia, pero con varias diferencias. La primera es que se cumple aún menos aquello de "un hombre-un voto". No se vota cada cuatro años, sino cuando uno lo desea o necesita. No elegimos un representante de nuestros intereses, sino que actuamos por nuestra cuenta y no votamos por asuntos que no nos conciernen; todo lo contrario. Lo que sí es cierto es que tenemos la capacidad de contribuir a cambiar las cosas con nuestro "voto" en el mercado. Pero a lo mejor no como nos lo imaginamos.
(Leer más)

Comentarios

 

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande