liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Areopagítica » Ha muerto Charlton Heston

6 de Abril de 2008

« Aguirre o el extraño caso de Dr. Jekyll y Mr. Hyde | Principal | PP, del frentismo al tontismo »

Ha muerto Charlton Heston

 

Creo que cuando las personas mueren nacen los mitos, pero Charlton Heston lo fue cuando aún vivía. Habrá muerto como su amigo Reagan, con el olvido como compañero y si el cielo existe supongo que se estarán descojonando de todos estos solidarios actorcillos que pueblan hoy Hollywood y aledaños y que nunca sabrán lo duro que es rodar cinco películas el mismo año y cobrar una mierda de sueldo. Su pertenencia a la Asociación Nacional del Rifle me resulta indiferente, incluso molesta, porque es sólo una anécdota dentro de una vida dedicada a hacer feliz a gente como yo, que disfrutan igual con sus películas al verlas por decimoctava vez.

Yo a Charlton Heston lo conocí ante la Estatua de la Libertad maldiciendo a la humanidad, lo seguí como el último hombre vivo mucho antes que Will Smith paseara su perro por Nueva York, temí por su vida entre las cuadrigas en el circo romano, lo vi huyendo de la marabunta, jurando en Santa Gadea de Burgos, andando por el Mar Rojo, repartiendo mandobles como buen señor de la guerra, vestido de mayor Dundee y matando boxers en las murallas de Pekín.

Charlton Heston rodó, que yo sepa, dos películas en España, la más conocida por lo patriótico del tema fue la del Cid, la otra fue “55 días en Pekín”. De ambas puedo decir que mi suegro trabajó en ellas dentro de las labores de producción. Ya no me puede contar nada, nos dejó hace unos años, pero si que recuerdo algunas anécdotas que me relató del rodaje de la última. En primer lugar, me aseguró que Heston era un tanto tacaño. Desconozco si esto cuadra con otros testimonios, pero me da lo mismo, Heston será para mi el tacaño que dio una paliza a unos monos de colores en una tierra futurista.

La segunda tiene que ver con la película, pero no con el actor. El que haya visto esta superproducción de la Broston recordará que en un momento dado sale un laboratorio lleno de estantes con tarros en los que se atina a ver algo parecido a bichos y ungüentos. Para llenar estos frascos mi suegro se dirigió a El Pardo, municipio de Madrid, y entró en un bar con la promesa de una jugosa recompensa para los que le ayudaran. Decenas de niños y no tan niños, se dedicaron el resto del día a capturar ranas, renacuajos, lagartijas y todo bicho viviente que cupiera en un vaso. Desconozco si el daño medioambiental fue excesivo y la fauna necesitó 20 años para recuperarse, pero al cabo de las horas, mi suegro tuvo que empezar a regatear con el precio porque era tal la avalancha de mocosos con bichos en sus manos, bolsas y bolsillos, que el presupuesto no daba para todos. El mercado libre hizo de las suyas.

Descanse en paz Charlton Heston, un actor, un cómico, un contador de esas mentiras que tanto gustan a la gente y que les permiten desconectarse de las verdades con que tienen que lidiar todos los días.


Comentarios

 
Pues su pertenencia a la Asociación Nacional del Rifle no es una mera anécdota, es una muestra de coherencia y compromiso en alguien que no necesita de publicidad para hacerse un lugar en el estrellato de su oficio.
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 20:40 (1)
Vamos a ver, a mi me molesta que todas las notas de agencia y noticias que he visto sobre su muerte, con su filmografía y su historia tengan que gastar un párrafo en dejar claro que era una especie de fascista partidario de las matanzas. Si pertenecía o no a esta asociación, que me merece todas las simpatías del mundo pues defiende el derecho a portar armas, es una anécdota, por mucho que esta tenga un significado político e ideológico. Supongo que en vida también pertenecería a otras muchas asociaciones, incluido algún que otro sindicato de actores, y nadie hace referencia a que haya sido miembro de nada más.

En definitiva, me jo.de, con perdón, que el progre redactor de turno tenga que dejar claro que está en la redacción porque es un imbécil izquierdoso que es incapaz de dejar su ideología ni para ir a cagar, no la coherencia ni el compromiso de Charlton Heston.
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 20:55 (2)
Charlton Heston me impresiono mucho a mi por la manera que hablo con Michael Moore en la emboscada que este le hizo en su propia casa (la de Heston). Todo un caballero. Ya viejo, soporto un abuso verbal y malcriado de Moore, mostrando su estirpe de buen hombre.
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 21:01 (3)
Eso pudo ser porque era coherente, no oportunista.

Y sí, ciertamente molesta bastante que en todas las referencias a la noticia de su muerte aparezca su imagen blandiendo el rifle en la ya famosa ocasión en que pronunció una no menos famosa frase en defensa de la tenencia de armas.
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 21:09 (4)
alberto; ¿y la actualidad de una película tan "antigua" como 'Jartum'?
Tras ver la película, cuando localicé por internet una edición de los diarios del General Gordon en el sitio de Jartum, me lancé a comprarlo. El problema es que es la edición original (aquí esas cosas no se publican, aunque ahora empiezan poco a poco, con los autóctonos, me refiero) y, claro, más de 400 páginas de inglés culto de 1885 se me hace un poco cuesta arriba.
Por lo demás, visto la importancia que se le ha dado al tema, seguro que cuando fallezca otro miembro de la Asociación Nacional del Rifel, también darán la noticia ¿no?
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 21:29 (5)
Bueno, siempre te quedará el libro "La guerra del Nilo" (Ed. Turner) (The river war) que escribió, eso sí casi 15 años después de los hechos que relata Gordon en sus diarios, un joven teniente británico llamado Wiston Churchill y que acompañó a Kitchener en su misión de vengar a Heston, digo a Gordon.

Y ya puestos con el cine, aconsejo el visionado de "Las cuatro plumas", pero no esta última versión que se hizo hace unos pocos años y que es para dar de gorrazos a director y actores por todo el Nilo, sino la que rodó Zoltan Korda en 1939 y que aún se puede comprar en kioskos. También tiene su mensaje.

Saludos
Enviado por el día 6 de Abril de 2008 a las 22:08 (6)
Sorry, pero no tengo remedio: no de Turner, sino la edición en un solo volumen, nueva y revisada, en 1902, por parte de Longmans, cuya dirección en Londres era, entonces, en el 39 de una calle tan "a propósito" como Paternoster Row.
De la película (lo del 39 es casualidad, ¿o no?), tienes razón: incluyendo la mise en scène del 'bodegón' de la carga, mediante nueces, la delgada línea roja (por cierto, ¿de quién es la frase?) y, por supuesto, la discreta y modesta piña.
Enviado por el día 8 de Abril de 2008 a las 22:24 (7)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande