liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Todo un hombre de Estado » Justo lo que no había que hacer

12 de Noviembre de 2008

« Una moratoria para los bancos | Principal | El patrón oro en unas líneas más »

Justo lo que no había que hacer

EEUU modifica el famoso plan Paulson. El rescate a las entidades bancarias ya no consistirá en adquirir los activos de las entidades bancarias, sino que entrará indiscriminadamente en su capital. Ya expresé mi opinión acerca de los planes de rescate en este post: básicamente creo que no son censurables siempre y cuando se destinen a adquirir activos de calidad que estén en peligro por falta de ahorro. Es evidente que la iniciativa pública en estos temas es infinitamente peor que la privada, pero dejo la puerta abierta para que salga bien.

Sin embargo, el nuevo Plan Paulson consiste en adquirir acciones de los bancos: dicho de otra manera, no es un plan de rescate de los activos de calidad, sino de recapitalización de los bancos. Esto equivale a adquirir una porción de todos los activos: buenos, malos y regulares. Esto sería catastrófico para la recuperación ya que, resumidamente, salvaría a los bancos de la quiebra a costa de destrozar la economía real. Las consecuencias de un plan de reflote bancario, sin permitir que se liquiden las malas inversiones, las describí aquí.

Por supuesto, siempre cabe la posibilidad (muy probable, dicho sea de paso), de lo que los planes de rescate de EEUU no fueran destinados a adquirir activos bancarios de calidad, sino toda la basura que tuvieran en sus balances. No queda demasiado claro, ya que por un lado Paulson hablaba de adquirir activos "tóxicos" pero, por otro, confiaban en recuperar la inversión al cabo de los años con la reventa de esos activos (casi con toda seguridad se trataba de propaganda, pero si realmente esperaban enajenarlos a buen precio, no podían tratarse de activos basura). En cualquier caso, si el anterior plan pasaba por comprar activos de pésima calidad, esta modificación supondría una cierta mejora, ya que al menos también adquirirían una porción de los activos buenos.

Pero ya digo, sigue siendo un plan que nos abocará al desastre económico a largo plazo. Una resurrección de Japón.

El plan económico realmente exitoso, desde mi punto de vista (y esto es algo que habrá que desarrollar extensamente en su momento), debería pasar por seis pasos:

1º Inicio de la estabilización monetaria: Renunciar a las políticas monetarias inflacionistas y a monetizar todos los activos basura. Los poblemas de insolvencia no se resuelven matando la moneda.
2º Liberalizar la economía: Especialmente, el mercado laboral y el energético.
3º Hacer emerger el ahorro: El Estado debe liberar cantidades ingentes de ahorro para permitir esa adquisición de activos y favorecer la restructuración productiva. Para ello hay dos pasos: el primer y más sencillo, una amnistía fiscal (que incluso podría condicionarse a la adquisición de activos financieros); el segundo, una reducción notable de gasto público y de impuestos (orientada especialmente a la tributación sobre el ahorro: plusvalías y reinversión de beneficios).
4º Restructuración de las entidades bancarias: Ofrecer a los deudores de los bancos la posibilidad de convertirse parcialmente en accionistas de los bancos y en refinanciar su deuda a corto por deuda a largo o bien permitir que los bancos traten de sobrevivir con el modelo actual, tratando de captar capital vendiendo sus activos o emitiendo acciones. En todo caso, la posibilidad de conversión de los bancos en sociedades mixtas siempre queda abierta, ya que es una alternativa típica de los procedimientos de quiebra. Además, el Estado debería poder participar en las compraventas de activos (limitándose a la adquisición de activos de calidad).
5º Terminar la estabilización monetaria: Regreso al patrón oro y a un modelo de banca central bagehotiana (descuento de papel comercial de calidad).
6º Regulación adecuada de los derechos de propiedad en el sector financiero: Evitar el arbitraje de tipos de interés.

Vamos, exactamente lo que están haciendo, ¿no?

Comentarios

 
El punto cuatro es la clave de un salvataje liberal en medios y fines. Masifica la tenencia de propiedad y por ende socializa las ganancias (en un sentido no-socialista del término, simplemente social) y aumenta la presión social para minimizar las pérdidas a futuro.
Enviado por el día 12 de Noviembre de 2008 a las 21:48 (1)
entonces van por el camino acertado?
Enviado por el día 12 de Noviembre de 2008 a las 22:05 (2)
Creo que la última frase de Rallo deberia decir "exactamente lo que no están haciendo", por si la ironía se le escapa a algún lector literal.
Enviado por el día 12 de Noviembre de 2008 a las 22:15 (3)
me agarro entre dormido el amigo!....
jaja

Enviado por el día 13 de Noviembre de 2008 a las 03:38 (4)
Pero el arbitraje de tipos, sin un banco central que compre, es una práctica autolimitada y arriesgada. La situación normal es que los tipos a largo plazo sean más altos, pero si todo el mundo está intentando arbitrar, los tipos a corto plazo suben y eliminan el arbitraje (incluso lo hacen perjudicial). Si un banco quiere jugar a eso, se arriesga a que en situaciones de iliquidez, los pellizcos que le vayan metiendo se conviertan en sustanciales. No digamos si todos lo hacen a la vez: los tipos deberían subir mucho y la riqueza de los bancos se esfumaría (con razón, por no haber sabido llevar sus cuentas).

A mí lo que me parece que procede es reglamentar la situación legal de los depósitos y separarlos claramente de los préstamos.
Aunque la banca practica los dos negocios (1) depósito de dinero y (2) intermediario de préstamos, no hay ninguna razón para que tengan que ir mezclados.

Si falta crédito, habrá que convencer (con tipos altos) a los depositantes para que se animen a prestar (depósitos a plazo) y establecer un juego mucho más normal.

Pero esto de que en el negocio de la intermediación de créditos se utilice un dinero depositado como rehen.... es abracadabrante.

Sí, ya sé que la banca lleva mucho tiempo haciendo eso y que todo el mundo lo sabe y se acepta, pero quizá sea hora de abandonar ese juego.
Enviado por el día 13 de Noviembre de 2008 a las 19:12 (5)
Juan Ramón, ¿a que te refieres con la resurrección de Japón? Eso me interesa mucho.
Enviado por el día 14 de Noviembre de 2008 a las 19:51 (6)
La única forma de regular adecuadamente los derechos de propiedad, es eliminando los privilegios de la banca y su capacidad para emitir medios fiduciarios (un fraude legalizado) ; o sea, la obligación de mantener en Caja el 100% de reservas sobre los saldos a la vista que sus clientes les depositen; es la única manera de no alterar artificialmente la relación monetaria (oferta y demanda de dinero para su tenencia a la vista); luego, mientras dure la transición a un sistema de patron oro, podria seguirse la politica monetaria adoptada durante muchos años por el Bundesbank, consistente en incrementos anuales de la masa monetaria (la media fue del 4%) no superiores a los aumentos registrados de la productividad del sistema economico.
Enviado por el día 15 de Noviembre de 2008 a las 10:31 (7)
Manuelgar: Japón es el caso de impedir durante casi 12 años una liquidación de malas inversiones, y por ende distorsionar más y más la estructura productiva. Ese país estuvo en recesión ligera toda una década: algo absurdo dado su potencial de crecimiento como exportador y socio de China e India.
Enviado por el día 22 de Noviembre de 2008 a las 18:55 (8)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande