liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Todo un hombre de Estado » Los desequilibrios sin patrón oro

7 de Agosto de 2008

« Sobre los datos de paro en julio | Principal | Más rigor y menos prejuicios »

Los desequilibrios sin patrón oro

En uno de los comentarios sobre mi post del paro en España, se cuestiona que el patrón oro sea la solución a nuestros problemas, ya que también existían crisis en este sistema.

Primero, yo no he dicho que el patrón oro sea un remedio contra el desempleo, sino contra las crisis. El desempleo es una consecuencia de la crisis que tiene poca solución hasta que se purgen las malas inversiones.

Segundo, hay muchos tipos de patrón oro, así que habría que explicar a qué patrón oro nos estamos refiriendo cuando se lo critica.

Tercero, el patrón oro convivió con otra serie de regulaciones que pudieron ser las culpables reales de las crisis que se estaban produciendo (por ejemplo, el privilegio de endeudarse a corto invirtiendo a largo con limitación de responsabilidad).

Cuarto, yo no he dicho que el patrón oro sea una solución total a cualquier crisis, sino que es el mejor instrumento para limitarlas. Es más, su ausencia, lejos de estabilizar el sistema lo agrava de mala manera. Dentro de unos días publicaré el tercer boletín del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM, donde se analizan los eventos en el primer trimestre de 2008. Para ir abriendo boca, os dejo unas reflexiones que vienen al pelo para explicar por qué, si bien la presencia del oro no es el remedio definitivo contra nada, su ausencia sí es una garantía de desastre.
La quiebra de Bear Stearns y el rescate posterior de la Fed no hacen más que reflejar los puntos más débiles del sistema financiero actual. La Reserva Federal se creó en un comienzo siguiendo las directrices del teórico de la banca central Walter Bagehot, según las cuales era conveniente que hubiese una entidad que como último recurso descontara los activos más líquidos de los bancos. De esta manera, la liquidez del sistema financiero quedaba asegurada.

A los pocos años, sin embargo, la Fed comenzó a prestar contra casi cualquier tipo de activo de los bancos, permitiéndoles endeudarse a corto plazo, prestar a largo y refinanciarse decontando estos activos a largo plazo en la Fed.

A partir de aquí el sistema fue volviéndose cada vez más ilíquido, ya que los pasivos de los bancos vencían cada vez más pronte mientras que sus activos se rentabilizaban cada vez más tarde. La Gran Depresión no fue más que la primera gran crisis moderna de liquidez inducida por un banco central y agravada por nefastas políticas públicas.

Vemos, por consiguiente, cómo la creación de la Fed, que pretendía facilitar la liquidez del sistema, terminó convirtiéndose en un modo de incentivar su iliquidez.

Pero los errores de la confección del sistema financiero no terminaron aquí. En los años 70 se abandonó Bretton-Woods, el último resquicio del rigor monetario. Extinguido el patrón oro, el dólar pasó a estar respaldado únicamente por activos ilíquidos de mayor o menor solvencia (como la deuda pública) que la Fed utilizaba para tratar de defender el valor del billete verde en los mercados internacionales.

Una vez la Fed consiguió frenar el riesgo hiperinflacionario de la crisis de los 70, EEUU comenzó a exportar dólares al extranjero como activo de reserva y su equilibrio exterior se convirtió en el déficit corriente más grande del mundo. El Tesoro, a su vez, pudo endeudarse masivamente gracias a la monetización de la deuda que posibilitaba la Fed y las adquisiciones de los tenedores extranjeros de dólares.





Los bancos comerciales, a su vez, han podido descontar con mayor facilidad sus activos, ya que los pasivos de la Fed ya no estaban constreñidos por su capacidad para convertirlos en oro. De esta manera, el sistema ha terminado por degenerar en una completa iliquidez, donde los bancos deben renovar diariamente sus deudas a corto plazo para lograr caja con la que efectuar sus operaciones.

Si el Northern Rock quebró porque no fue capaz de restituir los créditos a la vista de sus depositantes, Bear Stearns quebró (o estuvo al borde de hacerlo) porque no fue capaz de renovar las deudas a corto plazo que mantenía con sus prestamistas .

Dado que la iliquidez necesariamente debe terminar en una enajenación forzosa de los activos a largo plazo a unos precios de descuento que no son capaces de cubrir las deudas pendientes (insolvencia), la Fed decidió rescatar al banco haciendo uso de unos activos que debería utilizar para defender el valor del dólar.

Dicho de otro modo, el entramado financiero actual concede a la Fed (y otros bancos centrales) un papel preponderante para alargar la iliquidez de los bancos hasta límites insospechados (e inalcanzables bajo un patrón oro) que eventualmente degenerará en insolvencia de estas entidades, momento en el que forzará al resto de estadounidenses a rescatar a los bancos mediante inflación o impuestos.

Por supuesto la quiebra de un gran banco puede tener graves consecuencias sobre el resto de la economía. Pero no es razonable que la misma institución (Banco Central) que genera la condiciones óptimas para que los bancos quiebren a medio o largo plazo se erija responsable de rescatar al sistema finaciero de esas quiebras. El sistema financiero está corrupto desde el momento en que tiende a generar su propia iliquidez.

El papel de la Fed en el rescate de Bear Stearns debe contemplarse en toda su extesión. Si un individuo coloca una bomba de relojería en un tren, no debería dársele las gracias si más tarde decide desconectar un vagón y salvar la vida del resto de pasajeros del tren.

Con las normas financieras actuales, habrá más Bear Stearns y no parece lógico que todos los ciudadanos deban financiar las inversiones imprudentes de los bancos y la Fed.

Comentarios

 
Tú dices impunemente: "Vemos, por consiguiente, cómo la creación de la Fed, que pretendía facilitar la liquidez del sistema, terminó convirtiéndose en un modo de incentivar su iliquidez."
Esa afirmación es una butade muy bonita, pero sin anclaje alguno en la realidad. claro que la FED NO fue creada para facilitar liquidez, sino para evitar crisis bancarias devastadoras como la de 1929. Lo que pasa es que toda institución humana se desgasta ante la realidad cambiante... Pero no quiero hablar del hoy ahora. Lo único que os digo es que tenéis una confianza ciega en una institución que cuando estuvo vigente funcionó muy deficientemente. Sois nostálgicos de un pasado inventado. Y el pasado de verdad es para mí la única prueba de fuego para considerar una idea como -provisionalmente- válida. El Evangelio me parece lleno de sabiduría, y el no meter vino en odres viejos es básico: no intentes resucitar una institución que ya tuvo su monetno y feneció. Curioso es que, según el evangelista, se driva una conclusión diferente: Mateos y Marcos es una cuestión de no estropear el vino y el odre; para Lucas -más interesante-, es una cuestión de no engañar a la gente ofreciéndola vino falsamente añejo...
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 09:45 (1)
Quería decir otra cosa, si sirve para aclarar mi postura: no quiero que se piense q
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 09:55 (2)
Quería decir otra cosa, si sirve para aclarar mi postura: no quiero que se piense que soy historicista. Sólo que creo que la historia es la huella de los límites del hombre, de su naturaleza, de lo que se puede y no se puede hacer. Y eso me lleva a rechazar el pelagianismo optimista y a inclinarme por el nada atractivo planteamieno de la insuficiencia humana transcendental. O sea, puro pesimismo antropológico. Por lo tanto, no creo en propuestas radicales, sino en las que no rompen con el pasado totalmente. Y los del patrón oro queréis vender un cambio radical que se llevaría por delante instituciones en las que no pensáis. El patrón oro que venerais no llegó de repente, sino en una evolución lenta, de siglos, en las que sus fallos hacían recomendable, a veces, retoques para ir tirando un par de décadas más... hasta el día en que nadie quería pechar con las consecuencias desagradables de sostenerlo, y se suspendió. como Hayek, creo que somos limitados, que nunca tendremos la información suficiente para ordenar eficazmente la sociedad, pero desgraciadamente muchas veces nos echamos en brazos del constructivismo. El patrón oro, hoy, me parece constructivismo.
Otra cosa que debería desengañaros, a vosotros, tan enemigos del poder excesivo, es que el oro nunca deja de estar controlado por él, empezando por ser quien decide cuál es su precio oficial. La fijación de ese precio nunca es inocente, y con el tiempo, cuando se desajusta del de mercado, produce problemas, similares a los que hay cuando un tipo de cambio oficial se desvía del de mercado.
Attntmnte, LHM
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 10:12 (3)
Es que no es así. La Fed se crea para evitar crisis como las de 1907 que, en aquel momento, se atribuían a la falta de liquidez del sistema bancario. La Fed es un banco central inspirado directamente en Walter Bagehot. Por eso, en un principio sólo tenía permitido el descuento de letras de cambio y otros activos muy a corto plazo y no, como suele pensarse, las operaciones de mercado abierto (que las descubre de forma accidental durante la década de los 20).
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 11:09 (4)
"Una vez la Fed consiguió frenar el riesgo hiperinflacionario de la crisis de los 70"

Lo consiguió!!! Que tios! Pues si, lo consiguió: consiguió evitar la reedición de la Gran Depresión; la situacion era peor que ahora, y lo arreglaron, haciendo mas o menos lo de ahora. Eso si, el contribuyente acabó pagando un pato bastante notable, pero seguro que lo hizo con gusto, ya que la otra opcion era pagar menos y acabar como en 1929.

"Por supuesto la quiebra de un gran banco puede tener graves consecuencias sobre el resto de la economía. Pero no es razonable que la misma institución (Banco Central) que genera la condiciones óptimas para que los bancos quiebren a medio o largo plazo se erija responsable de rescatar al sistema finaciero de esas quiebras. El sistema financiero está corrupto desde el momento en que tiende a generar su propia iliquidez"

Cualquier sistema financiero tiende a generar bastante iliquidez, en parte porque los activos más liquidos son menos rentables, y hacer una gestion optima del ahorro, significa posicionarlo en proyectos de inversión, necesariamente de largo plazo.

Es verdad que el Banco Central genera incentivos perversos a tratar la liquidez como algo de lo que los bancos no debe preocuparse; no es menos cierto que el Banco Central ademas de generar incentivos perversos, hace una cuidadosa supervision de las entidades:

http://www.bis.org/publ/bcbsca.htm

Obligandoles a limitar su exposición. Tambien te recuerdo que los propietarios del Banco (accionistas) no estan en ningun sentido protegidos por el Banco Central, y en Bearn Stearns y Norhtern Rock han perdido hasta la camisa.

Vamos, que son cosas que supongo que has contemplado en el Trimestral, pero yo te las digo por si acaso.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 11:15 (5)
Por favor, por favor, dejad de decir cosas contundentes, cuando las cosas no salen nunca cómo se diseñaron; la historia es la serie ininterrumpida de consecuencias inintencionadas; el azar existe, influye: no la quitemos del panorama. No manejamos nunca la información relevante, más que, si acaso, a posteriori; no sabemos como acabará, ni cuando esta crisis, que, repito, viene fuerte. ¿La culpa la tiene la FED? Puede ser, pero ahora no se trata de ahorcarla, sino de evitar males mayores. Pero, la culpa de la crisis en España. ¿la tiene la FED? ¡Ja! leeros el artículo de A Recarte, y veréis cómo el propio sistema bancario español lleva a su ruina; y el papel que ha jugado el euro. Con una diferencia: en el euro, ya no tenemos margen ninguno para ajustar precios relativos vía ajuste cambiario, así que... ajo y agua.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 11:47 (6)
Primero, la situación no era peor que la de ahora bajo casi ningún indicador. Bueno sí, la política monetaria había sido aun peor.

Segundo, sobre que casi cualquier sistema monetario genera iliquidez, vuelve a mi punto cuatro.

Tercero, el banco central hace supervisiones, de acuerdo. Pero no busca ni trata de corregir los auténticos problemas. En caso contrario no habría tolerado un apalancamiento de 1:40 como el de Bear Stearns, dependiendo de la renovación diaria de la deuda.

Y sí, lo de la supuesta ruina de los accionistas ya lo he tenido en cuenta. Así como los bonus extraordinarios que se llevaron los directivos.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 16:55 (7)
Yo no soy un experto y me pierdo a veces con kantor y con eaco en aspectos técnicos, pero creo que el patrón oro tiene sentido porque limita en gran medida muchas operaciones financieras que no tienen fundamento real.

Y obliga a la prudencia a los gobernantes con la emisión de moneda, bonos, etc., porque un día habría que devolver "de verdad" todos los créditos cualquiera que sea la forma.

Me gustaría preguntaros si habéis leído el informe de la "crisis ninja" de Leopoldo Abadía y si tenéis opinión al respecto.

Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 16:57 (8)
mano, si tu te pierdes no veas yo. debe ser que hablan para ellos mismos. En cuanto a lo que dices, posiblemente así sea, pero la historia dice que hubo burbujas con patrón oro, y posteriores ajustes; y, segundo, que el patrón oro crea problemas por si mismo. Por ejemplo, en el 29, el patrón oro NO causó la crisis, pero hizo que se propagara mundialmente al estar los tipos de cambio ligados rígidamente al oro. A mí me parece una idealización de algo que hoy no tiene aplicación práctica. Se olvida que cada sistema monetario se basa en una aceptación tácita de que ése es el sistema. El oro se basaba en eso: todo el mundo aceptaba que el oro era el refugio seguro. Esto, en caso de huida hacia el oro, producía la desparición de la liquidez, pero la sociedad lo aceptaba, aunque no sin grandes revueltas (y es que las crisis monetarias han causado revueltas, pero contra el "burgués", no contra el administrador del dinero). Era generalmente aceptado en parte porque no era una sociedad democrática como ahora, sino limitadamente representativa: sin apenas partidos obreros en el parlamento. Ese tipo de sociedad
no existe.
Hoy no existe ese consenso. Primero, entre países: para funcionar tendrían que estar de acuerdo los principales; eso es impensable: por ejemplo, que CHina aceptara que un tipo de cambio fijo, le impidiera controlar una súbita huida de capitales -y de liquidez- sin poder hacer nada para impedirlo. Un país que acepte una disciplina tal debe tener un apoyo de la sociedad, lo cual es difícil de encontrar. O el mismo EEUU, ¿aceptaría que su dólar estuviera dirigido por las manipulaciones que hace China en su emisión de dinero? El oro era un acuerdo entre países mutuamente interesados, pero no siempre alguno evitaba la tentación de hacer trampas.
En resumen: el oro no es un sistema técnicamente mejor no peor. Lo que vale es el consenso social que hay detrás.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 19:18 (9)
... y las sociedades de hoy, de izquierdas, o de dictaduras parlamentarias, no guantarían disciplinadamente que se abrieran las diferencias de renta, que no hubiera cobertura social cuando más se necesitara, que se les diera resignación en vez de algo tangible (como decía un Presidente de EEUU a unos agricultores que fueron a pedir ayuda en una crisis: "Agárrense a la religión"). Pues eso.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 19:24 (10)
No, maleni.

Vuelve sobre mi punto dos: Segundo, hay muchos tipos de patrón oro, así que habría que explicar a qué patrón oro nos estamos refiriendo cuando se lo critica.

En el 29 no había un patrón oro clásico, sino un patrón de cambios oro o de divisas oro. El dólar y la libra eran equivalentes al oro para los bancos centrales de Francia y Alemania, lo que aceleró la expansión crediticia mundial y la crisis posterior (el banco de Francia, por ejemplo, quedó descapitalizado cuando Inglaterra abandonó la convertibilidad en el 31).

Y el oro sí que es un dinero mejor que los demás. En esta serie de artículos lo explico:

http://www.juandemariana.org/comentario/2135/propi...
http://www.juandemariana.org/comentario/2199/oro/
http://www.juandemariana.org/comentario/2253/malas...
http://www.juandemariana.org/comentario/2368/oro/s...
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 19:27 (11)
Ah, y yo no digo que el patrón oro funcione automáticamente. Claro que necesita de un cierto consenso y buena fe entre países. Pero es que sin ese consenso y buena fe, tampoco funciona ningún otro sistema (y funcionarán peor de lo que lo haría un patrón oro sin buena fe).
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 19:29 (12)
No entiendo bien lo de la huida al oro, maleni.

El caso es que, una vez cortada la convertibilidad, se dispara la posibilidad de emitir moneda, permitir créditos de dinero que no existe, etc. etc.

Si antes, endeudarse para un estado suponía una carga notable, con el patrón oro muerto, supone la posibilidad de endeudarse fiándolo todo a la emisión posterior de dinero, con el encarecimiento consiguiente.


Por otro lado, el consenso social es más que discutible. No podemos decir que se prefiera el papel moneda al oro porque el oro no está autorizado como medio de intercambio legal. Y se sigue comprando oro igual, porque, efectivamente, se sigue valorando como forma de conservación del valor.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 19:52 (13)
Dinero es lo que generalmente la gente acepta como medio de pago. ¿tú aceptas que te paguen en euros? pues eso es dinero. Si la mayoría de la gente exigiera que le pagasen en dólares, el euro no sería dinero. Las funciones van ahí, implicitas.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 21:48 (14)
Sí, pero es que no me pueden pagar en oro, ni en dólares, aunque quieran, ni aunque yo lo acepte (salvo en la economía sumergida).

Si se pudiera pagar en oro, a mí no me cabe duda de que borraría del mapa al euro y al dólar.

De cuando en cuando, surgen monedas espontáneas (siempre, en situaciones extremas, cuando la ilegalidad del asunto pasa a segundo plano). Pero que sea ocasional no significa que en condiciones normales, no se preferiría masivamente si fuera legal.
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 22:18 (15)
No, dinero es lo que sirve como depósito de valor. Leete mi crítica a Hume para encontrar una crítica a la definición de dinero como medio generalmente aceptado:

http://www.liberalismo.org/bitacoras/1/5082/teoria...
Enviado por el día 7 de Agosto de 2008 a las 22:44 (16)
Es que tu crítica a Hume no me convence, como he dejado escrito. Que haya otros medios de pago aceptados simplemente significa que no hay acuerdo, y que el coste de transacción es mayor. Dinero no és SÓLO depósito de valor, como bien dice kantor. el petróleo es un buen depósito de valor, y no vamos por ahí con un bidón de gasolina a modo de liquidez. La tarjeta de crédito no tiene valor, sin embargo te sirve para comprar. Y no es inimaginable que sustituya completamente al billete.
Enviado por el día 8 de Agosto de 2008 a las 08:21 (17)
Por cierto, veo que el Menger que citas: "1) Carl Menger, “El origen del dinero”: Sólo podemos entender el origen del dinero si aprendemos a considerar el establecimiento del procedimiento social del cual nos estamos ocupando como un resultado espontáneo, como la consecuencia no prevista de los esfuerzos individuales y especiales de los miembros de una sociedad que poco a poco fue hallando su camino hacia una discriminación de los diferentes grados de liquidez de los productos."
se acerca a mi idea de consenso, o acuerdo implícito, para considerar dinero a algo.
Enviado por el día 8 de Agosto de 2008 a las 08:33 (18)
1) Kantor no dice que el dinero no sea sólo un depósito de valor. Relee su comentario:

Se que lo sabes, pero decir que la primera mision del dinero es ser depósito de valor es un error: es ser un depósito de valor LIQUIDO.

Es decir, el dinero es un depósito de valor que además es líquido, lo cual está implícito en todas mis definiciones de dinero: http://www.juandemariana.org/comentario/254/utilid...

2) La tarjeta de crédito es el mejor medio de intercambio, pero no el mejor depósito de valor, ya que no atesora nada. Y aquí puedes comprobar cómo es la cantidad atesorada (oro, por ejemplo), la que determina los límites del dinero como medio de cambio (tarjeta de crédito).
3) No, la idea de Menger no es la idea de consenso en abstracto. Es la idea de un descubrimiento empresarial por los bienes más líquidos. Esa liquidez está influida por las propiedades intrínseca de cada material: http://www.juandemariana.org/comentario/2135/propi...
Enviado por el día 8 de Agosto de 2008 a las 09:53 (19)

No se admiten ya más comentarios.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande