liberalismo.org
Portada » Artículos » Cultura » Psicología evolucionista: ¿Una nueva fundación para la economía y las demás ciencias humanas?

Psicología evolucionista: ¿Una nueva fundación para la economía y las demás ciencias humanas?

Por Alberto Gómez Corona

El modelo estándar de la sociología y la psicología

El modelo admitido por la rama mayoritaria de la psicología actual considera a la mente humana como una hoja en blanco en la que la sociedad o cultura escribe su particular versión de impulsos, deseos y costumbres. El cerebro pasaría a ser como un computador de propósito general con apenas sólo un algoritmo con el que el ser humano aprende de su medio social por medio de mecanismos conductistas, del tipo estímulo-respuesta y unos pocos principios generales más.

En este modelo, implícitamente se admite que en la evolución de los homínidos hacia el hombre se ha producido una especie de borrado progresivo de instintos hasta formarse el cerebro y la mente humana, una mente-esponja con apenas contenidos innatos, que absorbe contenidos culturales. Las diferentes visiones clásicas varían en función de cuantos contenidos innatos son admitidos, aunque sean siempre pocos. Nuestros antepasados primates fueron perdiendo sus instintos hasta generar una especie de homo-culturalis, por decirlo de alguna manera.

Este modelo es la base conceptual sobre la que se asienta a la sociología, la antropología y, en general, las ramas principales de las ciencias humanas.


¿Que es la Psicología Evolucionista?

La psicología evolucionista (evolutionary psicology, EP) niega esa generalidad funcional del cerebro humano probando que es imposible un proceso de aprendizaje por medio de un algoritmo general, sea por un método conductista o por cualquier otro. La diversidad de experiencias que tendría que acometer con éxito dicho proceso general de aprendizaje, desde el simple acto de succionar la leche materna hasta hablar y entender un idioma, pasando por la caza, la recolección de vegetales hasta responder a muy distintas situaciones sociales, hace que sean imposibles unos resultados de conducta suficientemente eficientes y rápidos para muchas de esas situaciones. Además, en muchos casos, los estímulos necesarios para el aprendizaje de esas actividades simplemente no existen y, además, en cualquier caso se precisa que haya contenidos innatos preexistentes para que el proceso de aprendizaje pueda tener lugar.

Hay que distinguir la psicología evolucionista de la psicología evolutiva de Piaget, que es una rama de la psicología que estudia los cambios durante el proceso de aprendizaje y crecimiento del individuo.

La psicología evolucionista plantea un modelo distinto al modelo estándar para la mente según el cual la misma está formada por módulos que resuelven problemas particulares y que han sido conformados por la evolución, de la misma manera que los órganos y funciones fisiológicas son producto de la evolución por selección natural de los caracteres físicos hereditarios.


¿Como se ha formado nuestra mente?

Es importante destacar que, aunque el cerebro se ha desarrollado para adaptarse a las condiciones naturales y sociales del medio, el cerebro humano no tiene adaptaciones concretas apropiadas para las condiciones actuales sino que se ha formado en el pasado, en un entorno que corresponde a la sabana africana durante el periodo posterior a la separación del género Homo del resto de los primates durante aproximadamente 5 millones de años. Durante todo este periodo los antepasados homínidos del hombre formaban grupos de cazadores-recolectores. El ambiente y las condiciones sociales se mantuvieron estables durante este largo periodo y a las condiciones de este periodo responde la psicología del ser humano por medio de lentos procesos evolutivos de adaptación.

Se ha demostrado que toda la población actual de los cinco continentes desciende de una rama única africana que hace entre 150.000 y 200.000 años surgió de ese continente: El homo Sapiens Sapiens. A partir de entonces, excepto cambios mínimos aunque aparentes (color de piel, ciertos rasgos etc), ha permanecido inalterado.


Consecuencias de la EP sobre algunos debates "eternos"

Como consecuencia de esta evolución en una zona relativamente reducida del planeta y a los mecanismos muy rápidos de expansión de aquellos genes que confieren una ventaja evolutiva, los hombres que abandonaron África estaban dotados de una carga genética extraordinariamente similar, con los mismos mecanismos mentales, idénticos a los actuales. De ello se derivan importantes consecuencias.

La primera consecuencia fundamental es la igualdad básica de los seres humanos en cuanto a sus mecanismos psicológicos, dado que la especie humana se desarrolló en un solo continente, sin grandes barreras físicas como la África del pleistoceno. Esta conclusión viene reforzada por los estudios de diferencias genéticas entre razas. Lo importante es que esta conclusión básica se deriva naturalmente de la historia biológica y evolutiva de la especie, sin apriorismos ideológicos ni voluntarismos "progresistas".

Otra consecuencia de la EP es el fin del dilema innato/adquirido. En efecto, los mecanismos que componen el arsenal de módulos con que cuenta el cerebro para tratar problemas diferentes no son, sin embargo, rígidos, de manera que para un problema determinado como, por ejemplo, la selección de pareja, o los mecanismos que permiten y afectan una vida social como los celos, evitación de incesto, estimaciones de coste/beneficio en una transacciones, etc., tienen distintas respuestas según las condiciones ambientales, las circunstancias tales como el estatus social, las condiciones actuales y las estimadas futuras, etc.. Esto se debe a que los algoritmos están diseñados para resolver un determinado problema en distintas situaciones ambientales y para distintas experiencias anteriores del individuo de manera que se diría que son infinitamente parametrizables por estas circunstancias. De esta manera el componente genético que codifica estos mecanismos influye un 100% pero asimismo las condiciones ambientales afectan un 100%. En realidad, desaparece ese enojoso y estéril debate.

Otra consecuencia de la existencia de adaptaciones mentales específicas a distintos problemas es el fin del debate sobre la superioridad o no de uno y otro sexo. En efecto, se comprueba que en la especie humana hay distintas adaptaciones según el sexo del individuo. Por ejemplo, en el ambiente estable en el que el ser humano evolucionó, al igual que ocurre en los grupos de cazadores-recolectores actuales, los hombres cazaban y las mujeres recolectaban. Como consecuencia, los hombres desarrollaron habilidades espaciales para la estimación de distancias hacia las presas, orientación espacial para moverse por espacios extensos, etc. En cambio, las mujeres desarrollaron, por ejemplo, habilidades espaciales para la búsqueda de objetos y para memorizar las posiciones de especies vegetales que, en distintas épocas del año, daban fruto y retornar a ellas en el momento oportuno. Las diferencias entre hombres y mujeres derivan de esa repartición de estos y otros papeles, de manera que no se puede decir que haya un sexo mejor o peor, más inteligente o menos, sino que hay distintos tipos de habilidades.

La aberración de plantear la cuestión de la superioridad/inferioridad de sexos se debe al modelo estándar imperante de psicología que, al suponer que hombres y mujeres son hojas en blanco idénticas que aprenden conductas culturales, se deriva el hecho de que si uno de los sexos realiza mejor una determinada tarea es porque tiene mejor capacidad para aprender que el otro sexo y por tanto es "superior".


Algunos mecanismos mentales

Entre los mecanismos que responden a diferentes problemas del entorno, están en especial todas las adaptaciones que son necesarias para la vida en sociedad, como los algoritmos mentales para la estimación de coste-beneficio, las conductas necesarias para encontrar y mantener pareja, el amor maternal, el amor conyugal, los celos, la evaluación del gasto paternal en crianza de los hijos en función de las sospechas de infidelidad de la pareja y, por tanto, de la paternidad genética, etc.

Como ejemplo, estudios de estos mecanismos mentales han demostrado la falsedad de las hipótesis psicoanalistas sobre el tabú de incesto como consecuencia de la represión sexual y en general, el carácter cultural del incesto. Mecanismos como la evitación del incesto, que son comunes a todas las culturas, no son fruto de la educación, sino que son innatos en todos los seres humanos ya que proporcionan, o mejor, proporcionaron un éxito adaptativo a nuestros antepasados los homínidos cazadores recolectores que habitaron la Sabana Africana. Dicha ventaja deriva de la evitación de descendencia con taras genéticas a que dan lugar los cruzamientos entre parientes, ya que favorecen la expresión de genes recesivos. Para la evitación de incesto se ha comprobado que hay un mecanismo universal e innato y que opera también en animales, que anula el deseo sexual por las personas que conviven en un mismo lugar a edad temprana.


Aplicación directa a la filosofía liberal

Como ejemplo destacado que aplicar al liberalismo, se ha demostrado por medio de experimentos en varias culturas que existe un mecanismo especializado para el descubrimiento de fraudes en tratos entre las personas y para el cálculo de coste/beneficio. También es obvio que existe una conducta universal que tiende a la explotación egoísta de los demás individuos si las contrapartidas lo permiten, como resultado de un cálculo de coste/beneficio. Asimismo se ha comprobado, revisando los estudios antropológicos anteriores, que no existe ninguna cultura conocida que comparta desinteresadamente sus recursos de una manera sistemática. Se ha descubierto que, para que un recurso se comparta, debe de ser obtenido de una manera en la que la suerte es determinante y en el que se da además una variación muy fuerte en su obtención, con días sin apenas recurso y otros en los que sobra éste. Este es el caso de la caza. Sin embargo en otros casos en los que no se dan esas condiciones, como en la recolección, no se da compartición de recursos.

La explicación es que, en el caso de la caza, el compartir un recurso que unos días sobra y otros, falta, es adaptativo. La incertidumbre y el despilfarro alternativo resultante de la practica de la caza se reduce si cada uno comparte los excedentes de unos días a cambio de recibir ese recurso los días que no ha cazado.

Es interesante hacer notar que, en el mundo actual, el mecanismo mas persuasivo para concienciar a la gente sobre un problema, por ejemplo, sobre la lucha contra una determinada enfermedad, es proclamando que en cualquier momento ese problema le puede ocurrir a cualquiera. Esta claro que aquí opera el mismo mecanismo mental de evaluación de la incertidumbre propia como excitador de conductas solidarias.


La meta-cultura única y el fin del multiculturalismo

Como vemos, estos mecanismos cerebrales diseñados para la vida en sociedad influyen y son determinantes en las culturas humanas. Como ya se ha dicho, la corriente principal de la sociología y antropología actual está basada en un modelo de conducta humano en el que nada o poco esta predeterminado y en que todo tiene una base cultural de manera que se puede educar al ser humano para que éste tenga las tendencias y comportamientos que se quieran.

Según la EP, al contrario, los comportamientos y mecanismos innatos de la mente humana fuerzan unos marcos de relación básicamente similares y en los que la diferencia de matiz la establecen, por un lado, la cultura particular y, por otro, las circunstancias ambientales en el que esa cultura se desarrolla.

Se diría que los hombres comparten una meta-cultura con variaciones particulares adaptadas a circunstancias diferentes. Dicha meta-cultura la crean las respuestas innatas ante distintas situaciones sociales, y para distintas situaciones ambientales. Es como si las diferentes culturas no fueran más que expresión de la misma meta-cultura subyacente para resolver problemas concretos en unas determinadas coordenadas de medios materiales, tecnológicos, económicos e históricos. Son las mismas pautas básicas que se adaptan a distintas situaciones, produciendo distintos comportamientos para resolver los mismos problemas.

Como ejemplo, en una situación continuada de abundancia y respeto por los derechos individuales, los seres humanos trabajan para el futuro; en una situación continuada de escasez e incertidumbre, los seres humanos viven solo para el presente. Lo cual es absolutamente lógico en términos adaptativos. La aparente "diferencia cultural" de estos dos ambientes no es mas que parte de la lógica humana de supervivencia. La moral de la meta-cultura seria en este caso algo así como: "invierte en preparar el futuro en la medida en que tengas perspectivas de que éste sea previsible y tengas posibilidades de llegar vivo a él".

Esto supone el fin del relativismo cultural al que tiende el modelo clásico. El relativismo cultural se basa en el prejuicio de que la cultura determina casi totalmente la conducta del individuo y que, siendo el individuo una hoja en blanco, no existe ninguna categorización que pueda establecer la cultura que da más satisfacción a la vida personal. Y además, dentro del magma de culturas igualmente validas, siguiendo esa argumentación, cualquier cultura que se extiende es, por definición, agresiva, y atenta contra la misma esencia de otros seres humanos de otras culturas, ya que, según este modelo, el ser humano no es más que su cultura.

Además de este relativismo cultural, la sociología moderna tiene un enfoque colectivista porque deja el camino abierto a la planificación social de las conductas humanas. La cadena, mitad razonamientos, mitad impresiones subliminales, seria: todo es cultural, hasta la orientación sexual es cultural, el egoísmo individualista es cultural, el individualismo es antisocial, ya que el individuo es una hoja en blanco en la que lo que importa es lo social y cultural, puede hacérsele menos egoísta y mas enfocado a los social ya que es mejor que el individuo sea instrumento de la sociedad. Además, bajo ese concepto de ser humano, la libertad no existe o existe poco, ergo importa poco, lo que realmente importa es educar (mejor planificar) las conductas de los individuos para que sean dignas hormigas de la sociedad o, en términos políticamente correctos, servidores del bien común. Por supuesto, esto es una coartada perfecta para una pesadilla colectivista.

Este es el totalitarismo en el que ha colaborado el modelo estándar de sociología, que explica parte de las corrientes colectivistas de las ciencias humanas en el siglo XX durante el que el modelo ha estado vigente. Contra esto hay que decir que la misma base fundacional de la psicología evolucionista acaba con ese modelo y sus perversas consecuencias, porque el hombre NO es una hoja de papel en blanco.

La EP como base para una verdadera ciencia de la moral y el derecho
Es mas, en la EP está el embrión de una moral y un derecho natural. Ya hemos visto la capacidad explicativa, por ejemplo, para eliminar el incesto como un concepto cultural y, por tanto, opinable. Sólo las aportaciones en este campo justifican el impacto de esta nueva disciplina. Es indistinto que, en el futuro, el resultado de la aplicación de la EP al campo de la moral, en lugar de llamarse "moral natural" se llame, por ejemplo, "algoritmos conductales instintivos básicos de convivencia". El futuro es prometedor a la hora de derivas consecuencias para éstas y todas las disciplinas humanas, como se verá.


La EP como fundación de la economía

Ya hemos visto aplicaciones directas de ciertos mecanismos sicológicos descubiertos por la EP al campo de la economía. Cuando Mises habla de "la estructura lógica de la mente humana", que da como fuente de los axiomas, evidentes por si mismos, de la praxeología, no esta más que colocando los mecanismos que está descubriendo la EP como fundación de la economía y de las demás ciencias de la acción humana. Y es que los mecanismos innatos de interacción con otros humanos: evaluación de coste/beneficio, compartición, competición, lucha, etc., definen la acción humana, aplicados a distintos escenarios de colaboración o de conflicto. En el caso de la colaboración, estamos hablando de economía.

Entre esos axiomas o premisas obvias están, por ejemplo, que el hombre actúa para sustituir un estado de menor satisfacción propia por otro de mayor satisfacción, que la mente humana hace una evaluación de distintas alternativas simultaneas de acción para satisfacer metas a largo y corto plazo y elige una de ellas, que el ser humano beneficia a los demás incurriendo en un coste a cambio de un beneficio propio, etc. Esos mecanismos pueden ser estudiados en detalle por la EP. Todos esos mecanismos tienen matices ambientales. Por ejemplo, hablando de colaboración, la conducta depende del grado de compromiso a largo plazo entre los que colaboran, la posibilidad de fraude dependiendo de las posibilidades de ser castigado, etc.; dada la cantidad de factores externos y la variabilidad innata y de educación entre individuos, las conductas individuales y de grupo solo pueden determinarse de modo cualitativo y no cuantitativo, de acuerdo con el concepto cualitativo de la economía de la escuela Austriaca.

Dichos axiomas son obviamente verdaderos a nuestra apreciación mental porque han llevado a conductas exitosas durante generaciones y, por tanto, están grabados de forma innata. Mises mencionaba los axiomas obvios por si mismos para rebatir las objeciones del positivismo lógico, que solo admite la experimentación como fuente de datos. Pero si la EP esta en lo cierto, esos axiomas, paradójicamente, pueden considerarse como datos externos interiorizados por la evolución y, de esta manera, el punto de partida de Mises podría ser irreprochable también desde el punto de vista del positivismo lógico.

Los resultados de la EP no pueden mas que confirmar las premisas y, por tanto, las conclusiones racionales de Mises, pero pueden brindar algo mas, y es apartar las objeciones de aquellos que aducen comportamientos no realistas a los seres humanos, es decir, niegan los axiomas obvios, con objeto de negar las conclusiones racionales.

Esto es así porque, dentro de este marco, el modelo estándar de la psicología y la Sociología actual, en sus versiones extremas, es una enmienda a la totalidad de los axiomas de la acción humana tal como le enuncia Mises. La razón de fondo es clara: si la mente, salvo algún mecanismo general a aprendizaje, no tiene contenidos que no sean aprendidos culturalmente, obviamente en la mente humana no existe esa estructura lógica de axiomas evidentes por si mismos sino cualesquiera contenidos de una cultura particular. Esto no solo niega los postulados liberales sino que niega su misma metodología, el individualismo metodológico, porque el individuo virtualmente no existe como elemento de estudio.

Este modelo, con su relativismo moral y cultural ha permeado la opinión publica en la forma de puntos de vista acerca de la economía con ideas que se oyen a menudo, como, por ejemplo, "las multinacionales dictan lo que le debe gustar a la gente y lo que no". Este ejemplo, que une admirablemente bien las nociones al uso de la acción planificadora de los agentes económicos que modelan al individuo, sean los estatales o los privados, deriva directamente del modelo estándar de psicología.

Aparte de las contradicciones que este modelo tiene en el plano filosófico y del mundo totalitario al que conducen, no hay que decir que la refutación de ideas como esas no se puede hacer en el marco de la economía. Si, como admitía Von Mises como axioma básico, el ser humano actúa para cambiar un estado de menor satisfacción a uno de mayor satisfacción, cabe preguntarse si esa escala de satisfacciones es innato en el hombre o bien es cultural. Cuestiones como ésta que están por debajo de los mismos fundamentos de la economía solo pueden ser contestadas por la psicología. La psicología evolucionista debe probar y prueba la validez del individualismo metodológico y la escala innata de satisfacciones en las que se basa la cultura de la escuela austriaca y, en general, del liberalismo. Al mismo tiempo debe ser el marco de una nueva sociología no colectivista. De esta manera, el final de este proceso intelectual sería que se extendiera la percepción del liberalismo que la EP sin duda soporta: "las multinacionales, como cualquier empresa, sólo producen lo que los individuos demandan", ya que según la EP, el individuo, con sus innatas tendencias y comportamientos, forma las sociedades y las culturas para dar solución a sus propios problemas porque hay una escala innata de satisfacciones en las que la cultura, el adoctrinamiento y la publicidad no pueden influir. Sólo la opinión pública tiene el poder en última instancia. Solo las buenas ideas en manos de la opinión pública pueden hacer un mundo mejor.


Los sentimientos y la fundación de una nueva Ciencia Política

Hay que decir en este punto algo acerca de los sentimientos. Los sentimientos según la EP, son módulos que "controlan" el comportamiento de los demás módulos cerebrales para responder a situaciones determinadas. Por ejemplo, el miedo cambia las reacciones de los módulos generadores de conductas para la huida de depredadores, de atención, audición, visión, raciocinio, ritmo cardiaco. Cada sentimiento implica la respuesta a una situación. El amor, la ira, la venganza, etc., son diversos sentimientos que han permitido a los homínidos sobrevivir respondiendo -específicamente- ante diversas situaciones especificas.

Pero, sin embargo, en el mundo actual hay sentimientos heredados de ese mundo primitivo que no confieren una capacidad de supervivencia, sino que, al contrario, no son adaptativos, aunque si lo fueran para nuestros antepasados homínidos. Probablemente la envidia es un sentimiento punitivo que castigaba a aquellos individuos que no compartían recursos con los demás en los grupos de cazadores recolectores. Esto debió dar una ventaja adaptativa. Pero ahora no vivimos en grupos nómadas y la envidia es generalmente contraproducente y rompe los mecanismos de colaboración en la sociedad actual. Mises identificó perfectamente la envidia como uno de los mayores obstáculos para la existencia de una sociedad libre.

¿Es ese sentimiento de compartición, negativizado con el nombre de envidia, la parte esencial y oscura del izquierdismo? ¿Que relación tiene la envidia y el izquierdismo con una mentalidad tendente a un regreso a lo tribal y colectivo?

Aquí se puede ver que las implicaciones de ciertas conclusiones de la EP y los descubrimientos que aguardan en ese campo pueden ser fundamentales para la política. En el horizonte está la posibilidad de llegar a la desideologización, a un enfoque realmente científico de todas las ciencias humanas.


La EP como fundación de las ciencias humanas

La EP se funda en la biología evolutiva, que a su vez se funda en la biología y sucesivamente esta en la química orgánica, química, química física, y la física atómica. A su vez, la EP puede ser la piedra fundacional de las ciencias humanas: entre otras la sociología, antropología, política y economía, derecho, ética y moral, etc., y elevar muchas de estas y otras disciplinas a la categoría de ciencias en el mismo plano que las ciencias naturales.

Referencias:

El centro de psicología evolucionista, de la universidad de Santa Bárbara en California , que junto con la universidad de Los Ángeles en California es el núcleo mas importante de investigadores en esta nueva rama de la psicología. En esta web estás las referencias a los últimos trabajos, mas referencias, etc.

Barkow J.H., Cosmides, L., & Tooby J. (1992).(eds.) The Adapted Mind:Evolutionary Psychology and the generation of culture. Oxford, Oxford University Press. Un libro que reúne una serie de trabajos que dan una visión detallada de conjunto de algunas aplicaciones. Perfectamente entendible por parte del publico general con interés en la materia.

Steven Pinker "The blank slate. The modern denial of human nature". Un libro fundamental para desmontar la teoría de la hoja en blanco para la mente humana.

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande