liberalismo.org
Portada » Antiliberales » Comunismo » La necesidad del mal para alcanzar el socialismo

La necesidad del mal para alcanzar el socialismo

Por George Reisman

Empecemos considerando los medios empleados para alcanzar el socialismo. Podemos observar dos fenómenos que no dejan de tener relación entre sí. Primero, donde quiera que el socialismo haya sido efectivamente decretado, como en las naciones del bloque comunista y la Alemania Nazi, se han empleado medios violentos y sangrientos para alcanzarlo y/o mantenerlo. Y, segundo, donde han llegado al poder partidos socialistas que se han abstenido de la violencia masiva y el derramamiento de sangre, como en Gran Bretaña, Israel y Suecia, no han promulgado el socialismo, sino retenido algo que denominan economía mixta, que no variaron radical ni fundamentalmente. Vamos a estudiar las causas de estos hechos.

Incluso si un gobierno socialista fuera escogido democráticamente, su primera acción de implementación del socialismo tendría que ser un acto de enorme violencia, llamado expropiación forzosa de los medios de producción. La elección democrática de un gobierno socialista no cambiaré el hecho de que la confiscación de la propiedad en contra de la voluntad de sus dueños es un acto de fuerza. Una expropiación forzosa de la propiedad basada en un voto democrático es aproximadamente tan pacífica como un linchamiento aprobado por las urnas. Es una violación fundamental de derechos individuales. La única manera en la que el socialismo podría llevarse acaba por medios pacíficos sería que los propietarios donaran voluntariamente su propiedad al estado socialista. Pero seamos serios. Si el socialismo tuviera que esperar a que los propietarios donaran voluntariamente su propiedad al estado, seguramente tendría que esperar eternamente. Si el socialismo ha tener alguna posibilidad de existir, solo podrá hacerlo por medio de la fuerza – fuerza aplicada a escala masiva contra toda propiedad privada.

Más aún, en el caso de la socialización del sistema económico al completo, al contrario que en el caso de una industria aislada, no existe ninguna forma de compensación posible para los propietarios. En el supuesto de la nacionalización de una industria, el gobierno puede compensar generosamente a los anteriores propietarios aumentando los impuestos de los demás propietarios lo suficiente. Sin embargo, si el gobierno expropia toda la propiedad y declara ilegal la propiedad privada, entonces no hay posibilidad alguna de compensación. El gobierno simplemente le roba a todo el mundo toda su propiedad. En esas circunstancias, los ciudadanos seguramente resistirían e intentarían defender sus derechos por la fuerza si es necesario, como de hecho deberían hacer.

Esto explica porque los comunistas han sido capaces de alcanzar el socialismo, y porqué los socialdemócratas siempre fracasan en su intento. En efecto, los comunistas saben que deben robar toda la propiedad de los ciudadanos y que, si esperan triunfar, deberán armarse y prepararse para matar a los dueños de la propiedad, que intentarán defender sus derechos. Por otro lado, a los socialdemócratas les retiene el miedo a dar los pasos necesarios para alcanzar sus objetivos.

En resumen, éstos son los hechos. El socialismo debe comenzar con un enorme robo. Aquellos que se toman en serio su deseo de robar deben estar preparados para matar a aquellos a quienes planean robar. En efecto, los socialdemócratas son meros estafadores y carteristas que se entretienen en charlas vacías en llevar a cabo algún día el "gran trabajo" – el socialismo- y que huirían ante la más mínima resistencia de sus hipotéticas víctimas. Los comunistas, por otro lado, se toman en serio el llevar a cabo el "gran trabajo". Son ladrones armados preparados para asesinar. Esa es la razón por la que los comunistas son capaces de implantar el socialismo. De los dos, sólo los comunistas están dispuestos a emplear los sangrientos medios necesarios para lograrlo.

Reproducido con permiso del editor de CAPITALISM, de George Reisman (Jameson Books, Inc., Ottawa, Illinois, USA).

Para pedir una copia impresa y encuadernada en tela de CAPITALISM, cuyo precio normal son 95$, por sólo 65$ más 15$ de gastos de empaquetado y envío, envíe un cheque de 80$ o un número de Visa o Mastercard con el nombre del propietario de la tarjeta y la fecha de expiración de la misma a:

Jameson Books, Inc., P.O. Box 738, Ottawa, IL 61350 USA. O envíe un correo electrónico a
jamesonbooks@yahoo.com con información de su tarjeta de crédito.

Para escribir al autor, puede encontrar su dirección en
http://www.capitalism.net.

Usuario Contrasea  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande