liberalismo.org
Portada » Bitácoras » Haciendo amigos » Junio 2004

Haciendo amigos: Junio 2004

Bitácora de Mario Noya

27 de Junio de 2004

¡Ché, qué bueno que viniste para retratar con tan lindas palabras a la izquierda ungida!
Recientemente Es-Israel y José Cohen nos anunciaban la buena nueva: por fin alguien se atreve a publicar En defensa de Israel, un alegato coral en favor de la única democracia de Oriente Medio que ha estado dando tumbos por las editoriales españolas durante bastante tiempo.

Me ha causado especial satisfacción encontrar entre los autores a Marcelo Birmajer, para quien esto escribe uno de los más grandes prosistas contemporáneos en lengua española. Por desgracia, han llegado pocas de sus obras a nuestras librerías, pese a que es prolífico como pocos (no tiene 40 años y ya ha firmado una veintena de títulos). Así que, a falta de novedades, doy en releer una y otra vez lo que ya tengo de él. Precisamente ahora (y cuando se nos anunció la buena nueva) andaba embebido en su volumen de relatos Nuevas historias de hombres casados, que publicó Alfaguara Argentina en 2001 y con el que tuve la fortuna de toparme en un Crisol de Madrid (no se ha editado en España).

De vez en cuando, esta "suerte de Bioy Casares jasídico, de Woody Allen de las pampas" -como lo definió en su día el diario porteño Clarín- se despacha contra el mester de progresía sin dejar de hacer literatura de altísimos vuelos; porque lo suyo es un despliegue, y lo que sienten sus lectores, algo muy cercano al alborozo. Vamos, que cuando me lo echo a los ojos digo alto y claro aquello que dijo Jorge Luis Borges, el de las manos como hervidas (Carlos Alberto Montaner dixit): "Que otros se enorgullezcan de las páginas que han escrito; a mí me enorgullecen las que he leído".

A ver qué os parecen estos tres fragmentos, tomados de otros tantos relatos de Nuevas historias de hombres casados.

1) De Caballos
(El protagonista se encuentra con una ex novia medio pirada desde siempre y por completo extraviada ahora, en la gran ciudad, pues vive en una comuna -el Bolsón que se menciona en el texto-)

-Hoy justamente pensaba en el Mayo Francés. ¿Qué significa exactamente "La imaginación al poder"? ¿Cuál era el sistema económico imaginativo que proponían? ¿Cuál era el sistema sociopolítico que imaginaban? ¿Por qué no presentaban una propuesta concreta? ¿Te imaginás lo que hubieran hecho en el poder? Tenían banderas de Mao, de Stalin, del Che Guevara, de los peores tiranos y asesinos de todas las épocas. ¡Hablaban en contra de los Estados Unidos, que habían salvado a sus padres del nazismo hacía nada más que veinte años! No sé por qué, cuando hablás del Bolsón, me acuerdo del Mayo Francés.
- Pero no tiene nada que ver -dijo Lina.
- Tenés razón -me gustó conceder. Pedí café para dos.
- En el Bolsón ya nadie está por ideología... -tomó un sorbo de café-. Si es que alguna vez se pudo llamar a eso "ideología", comer pasto, tomar sol. Pero ahora es gente como yo... que nunca terminó una carrera -revolvió sin necesidad el café- y no soporta ocupar un escalafón menor en la ciudad. No quieren ser mozos ni limpiar baños. Para la clase media es mucho más difícil aceptar eso.


2) De Un señor vietnamita

Maite había sido de izquierda, Mirna había sido de izquierda, mi esposa había sido de izquierda, yo había sido de izquierda. De todos los allí presentes, yo era el que con más desprecio por mí mismo recordaba el tiempo perdido. No podía soportar haber dedicado tardes y tardes al moroso hecho de arruinar mi vida metódicamente. Escuchando a gente con muchos más problemas que el mundo proponiéndose para arreglarlo, escuchando a gordos que todo lo que querían era adelgazar reclamar su odio contra la clase "pudiente", escuchando a mujeres hermosas con problemas sexuales esperando ser maltratadas por los dirigentes de la nada, escuchando a mediocres capaces de matar antes que de vivir.

3) De Cuatro hombres en un tren

-No hay parejas felices -dijo Manuel luego de morder el alfajor-. El siglo que pasó fue muy injusto con la clase media y con la monogamia. Todos los intelectuales habidos y por haber hablaron pestes del matrimonio y de la estabilidad económica. Ojalá supieran lo que nos ha costado mantenernos en esas dos cornisas. Todos esos imbéciles que hablan de la creatividad, de la libertad sexual, de las orgías... Como si fuera tan difícil. Es más fácil ser guerrillero que mantener un negocio. Es más fácil ser el Che Guevara que el dueño de una juguetería en la Argentina. Te morís más joven siendo el dueño de una juguetería. Los idiotas todavía no aprendieron que la gente no puede ser feliz. No aprendieron, los idiotas, ese mínimo que la clase media convencional ya aprendió hace tantos años: que todo lo que uno puede hacer en la vida es resistir, hacer equilibrio, aguantar entre una ola y otra, y respirar. Pero lo gracioso es que todos los idiotas llaman ingenua a la clase media, pequeños burgueses, los llaman, y todos estos intelectuales, ¿de izquierda se llaman?, no conocen siquiera los rudimentos básicos de la condición humana. ¿Vos leíste a Chomsky alguna vez? Son como pintores naïfs, pero de la sociología, o de la política, o como cuernos se llame eso que hacen, que no se entiende nada.

26 de Junio de 2004

El magnetismo de los imanes atrae la muerte.
Y la esparce después, a los cuatro vientos y con celeridad formidable:

"(...) en 1998 la polio era un mal endémico en 125 países y afectaba a 350.000 personas. Desde entonces, una campaña de vacunación masiva ha logrado prácticamente erradicar el virus. El año pasado sólo estuvo al acecho en seis países, causando sólo 784 víctimas. Parecía posible alcanzar el objetivo de Naciones Unidas: eliminarlo hacia el año 2005. Pero un puñado de fanáticos ha parado las agujas del reloj.

Unos imanes del Estado de Kano (norte de Nigeria) arguyen que la vacuna contra la polio forma parte de una conspiración occidental para esterilizar a los musulmanes. Las autoridades estatales suspendieron la campaña de inmunización el año pasado, y aunque prometieron restaurarla en mayo, no lo han hecho. Como consecuencia, la polio se ha extendido por Nigeria con renovado vigor, y ha saltado a los países vecinos. Se han registrado casos en diez naciones africanas previamente libres de ella. Un brote genéticamente vinculado con la cepa de polio encontrada en Nigeria ha sido detectado en un lugar tan lejano como Sudán".


(Extracto de 'A virus revives. Nigeria is exporting polio'; The Economist, 26-VI-04, pág. 49. La versión electrónica ofrece información más amplia y detallada).

14 de Junio de 2004

Sí, sí podemos entusiasmarnos, Daniel:
Siempre nos quedará Arcadi, que se empeña en ser imprescindible (sobre todo cuando, como hoy, no da en oscurecer las anotaciones de su Diario)
A propósito de las Europeas
- La gran vencedora de estos comicios ha sido la abstención, que ha estado muy por encima del 50% (54'06%, con el 98'80% del voto escrutado; ¡diecisiete puntos por encima de la cifra de 1999!). O sea que tiéntense la ropa los euroentusiastas, pues hablan a una ciudadanía indiferente o euroescéptica (o las dos cosas a la vez, que no son excluyentes); aquí y en el resto de Europa, donde los abstencionistas han sido más numerosos todavía (55'8%, según los datos provisionales del Europarlamento).

El proceso de construcción europea se ha hecho, en gran medida, a espaldas de la ciudadanía. Y la ciudadanía está respondiendo como era previsible, salvo para aquellos aquejados de ceguera voluntaria: con apatía o indiferencia o distanciamiento; ¿pronto con hostilidad?

Así las cosas, ¿es necesario seguir como hasta ahora, tirando p'alante, ande el burro o no ande? ¿Seguirán los burócratas comunitarios imponiéndonos su eurovisión (vade retro, Uribarri!)? Por lo pronto, deberían responder a estas preguntas: ¿aceptan, sin sonrojo alguno, estos resultados? ¿Sancionarían la Constitución Europea si los índices de abstención de esta jornada se repitieran en los referendos previstos en distintos países de la Unión -debería procederse a la consulta popular en todos los Estados, dicho sea de paso-?

- El porcentaje de abstencionistas debería impedir a los partidos que han tomado parte de estos comicios echar las campanas al vuelo o darse palmaditas en la espalda por lo bien que lo han hecho. El PSOE se ha dejado 4'4 millones de votos en el camino que separa el 14-M del 13-J, y el PP 3'4, por no hablar de otras formaciones menores pero cuyos descalabros han sido bastante más sangrantes.

Dicho esto, el PSOE puede felicitarse por haber vuelto a ganar una elección; aunque se comprende perfectamente la cara de estreñido que tenía el Circunflejo cuando ha aparecido junto a Borrell/cuidado con él, porque las expectativas eran muy otras. El PP también puede sacar pecho, porque ha demostrado ser un partido cohesionado y contar con una fiel infantería que está ahí a las duras y a las maduras. Pero eso no le debe impedir hacer autocrítica: su campaña no pasará a la historia, ha caído bastantes veces en la demagogia... y sigue teniendo miedo a decir lo que piensa sobre determinadas cuestiones.

Los demás no tienen nada que celebrar, y muchos deberían hacerse monjes cartujos o pastores en un paraje especialmente desolado (pienso sobre todo en Llamazares y en Willy Meyer, y en los gerifaltes de CIU).

- Finalmente, calificaré de bochornosa (por decirlo suave) la comparecencia de Fernández de la Vega, que ha hablado como portavoz del PSOE en lugar de como vicepresidenta del Gobierno cuando ha presentado al ministro del Interior para que éste anunciara los resultados electorales (con el 91% del voto escrutado).

No podría despedirme sin felicitar con toda la efusión de que soy capaz al cocinero de la encuesta del CIS que pronosticaba una participación del 76%, superior incluso a la registrada en el 14-M. Se llama Fernando Vallespín, y me da en la nariz que su rey mago favorito se llama Baltasar...

12 de Junio de 2004

Poor Hamlet!
Pasen y lean, este minirrelato de Slawomir Mrozek, uno de los grandes escritores satíricos polacos contemporáneos (El Acantilado está publicando bastantes de sus obras). Es una metáfora de la igualdad aniquiladora, que con tanto fervor venera la izquierda cavernaria. Lo malo es el final, que puede fungir de clavo ardiendo para aquellos que siguen con la vaina de que el comunismo no está mal pero se ha aplicado de mala manera (gracias, Yozarian, por el enlace), o para aquellos otros (acaso los mismos) que culpan de todo al individuo y su egoísmo y propugnan la estabulación como terapia pluscuamperfecta o el menos malo de los males.

HAMLET

Me llamó el director y dijo:
-Le felicito, hemos decidido confiarle el papel de Hamlet.

Como todo actor, siempre había soñado con hacer ese papel. De modo que no cabía en mí de felicidad. Le di las gracias con efusión, prometiendo hacer lo posible para cumplir con el gran cometido que se me confiaba.

Los ensayos estaban a punto de comenzar, cuando el director volvió a llamarme. Parecía un poco turbado.

-Hay novedades. El equipo considera que el hecho de confiarle el papel de Hamlet significa favorecer a un individuo.
-¿Quiere decir que el papel lo hará otro?
-No, eso también significaría favorecer a un individuo. Pero hemos dado con la solución. El papel de Hamlet lo harán usted y ocho actores más. Por suerte, no tengo en el equipo más que a nueve que puedan parecerse a Hamlet.
-Comprendo; es decir, que yo y ocho más nos turnaremos.
-No, lo haréis todos a la vez.
-¿Cómo "todos los a vez"? No querrá decir en la misma función...
-Sí, en la misma, cada noche.
-Pero, ¡eso es imposible! ¿Nueve Hamlets en un Hamlet?
-Sí.
-¡Ah! Es decir, uno sale, entra el segundo, sale éste, entra el tercero, etcétera.
-No, porque entonces surge el problema del orden de aparición y de la violación de la igualdad de derechos. Nadie debería ser ni el primero ni el segundo ni el noveno. Usted olvida que todos deben tener las mismas oportunidades.
-Entonces, ¿cómo?
-A coro.

Me dejé caer sobre la silla. El director se levantó, salió detrás del escritorio y me puso una mano en el hombro.
-¡Anímese! Desde el punto de vista social seremos correctos, y desde el punto de vista artístico puede ser un gran éxito. Ya tenemos al director de escena encargado de la función. Será un experimento muy interesante, vanguardista. La división de Hamlet en nueve personalidades, ¿comprende?
-Comprendo. Psicología profunda.
-Eso es. Lo ha expresado perfectamente.

Luego se inclinó y añadió más bajo:
-Y, entre nosotros, nadie le prohibirá hablar más alto que los demás.

Empezaron los ensayos. Estábamos un poco apretados en el camerino, y en el escenario también tropezábamos los unos con los otros, pero en cambio se creó un fuerte sentimiento de colectividad.

Llegó el día del estreno. El primer acto estuvo pasable, pero cuando llegamos a la escena del cementerio faltó para mí una calavera de Yorick, pues el encargado del atrezzo se había equivocado y había preparado sólo ocho piezas. Por lo tanto, quise quitarle la calavera al colega de la izquierda, pero él no la quería soltar y caímos juntos a la tumba. Mientras tanto, los de arriba también empezaron a pegarse porque nuestra calavera se había quedado allí, de modo que seguía habiendo ocho calaveras, pero ellos eran siete y cada uno quería tener dos.

Hubo nueve casos de contusiones, cinco lesiones en la cara y tres heridas de arma blanca. ¿Quién dijo que Hamlet era la tragedia de un individuo?

(Tomado de S. Mrozek, El árbol (pp. 73-75). El Acantilado, 2003)

Archivo

2006: Mayo Enero

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande