liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos

La Hora de Todos

20 de Diciembre de 2010

Educar en casa

Habréis oído hablar de la sentencia que obliga a una familia de Málaga a escolarizar a sus hijos, a los que educaba en casa.

Laura Mascaró ha escrito un artículo esclarecedor en Libertad Digital, en el que apunta lo siguiente:

Como bien dice Victoria Llopis, tiene gracia que esta sentencia salga justo después de que el informe Pisa deje el listón de la educación española (de la oficial, digo) a un nivel al que sólo podemos llegar si montamos una excavación arqueológica. Pero, para el TC, esto es irrelevante; lo único que le importa es que los padres "no pueden negar a sus hijos el derecho y el deber de participar en el sistema oficial de educación, que derivan del mandato constitucional de enseñanza obligatoria". Como si "enseñanza" y "escolarización" fueran equivalentes. ¿Acaso la escolarización es un fin en sí mismo? ¿Acaso no es la escolarización un medio –uno entre muchos– de alcanzar un fin, que es la educación?

Ah, pero el Estado tiene un plan para nuestros hijos, por lo que nuestros planes se convierten en un estorbo. La escolarización es un medio, pero que el Estado pretende poner a su servicio.

Yo también he escrito en LD sobre la sentencia, y apunto lo siguiente:

La sentencia es un despropósito. En primer lugar por motivos jurídicos. La Constitución no prohíbe a los padres educar en casa y no obliga a escolarizarlos. Como mucho, obliga a que los niños reciban una educación. El argumento de María Emilia Casas en la sentencia es estupefaciente. Dado que la Constitución no prohíbe que la ley prive a los padres del derecho de ser ellos los educadores, será válido lo que diga la ley del momento. Y entiende que la actual ley educativa sí niega ese derecho. Recordemos que el Constitucional tiene que juzgar las leyes en función de que se adecuen o no a la Constitución. Aquí hace todo lo contrario. Interpreta la Constitución en función de lo que diga una ley de rango inferior.

Y además sobre un asunto de derechos fundamentales.

Os dejo un artículo más de Laura Mascaró sobre la cuestión, escrito para el Instituto Juan de Mariana: El Tribunal Constitucional y el derecho a la educación, y uno mío anterior sobre Educar en casa.

23 de Noviembre de 2010

El federalismo fiscal como antídoto contra el nacionalismo

En mi último artículo en LD doy cuenta de que, como informaba recientemente el diario El Mundo, Madrid crece más rápido que Cataluña y que

recibe el 65 por ciento de la inversión extranjera en España y acoge el 25 por ciento de las sociedades de nueva creación.

En el artículo explico que la diferencia está en dos aspectos.

1) Madrid es más liberal que Cataluña: pone menos trabas a los empresarios y tiene los impuestos más bajos.

2) El coste del nation building catalán y el hecho de que aquella sociedad esté transida de nacionalismo, lo que asegura que en las décadas por venir la sociedad y la economía estarán intervenidas por el poder político. Cataluña está condenada a un largo y lento período de decadencia.

A partir de ahí, vuelvo a la propuesta de un Estado federal para España, pues entonces

Esta diferencia entre dos modelos de gestión, el catalán y el de Madrid, se harían aún más amplia. Las lecciones sobre lo que funciona y lo que deja de funcionar serían más inmediatas y nítidas. Dejaríamos a los nacionalismos frente a sus propios fracasos. La gente votaría con los pies, y los dueños del capital con un golpe de click. Quienes anhelan la vida tribal puede que se la encontrasen. ¿Se puede pedir más?

Con los resultados dispares a la vista de todos es posible que alguien, en algún momento, acaso por un fugaz instante, se diese cuenta de que el nacionalismo es un error. Y puede que ese alguien viviese en Cataluña, quién sabe.

En mi anterior artículo sobre el federalismo para España mencionaba otras ventajas para los ciudadanos, desventajas para los nacionalistas:

 

Cada camarilla política regional no podría excusarse en que no les quieren desde "Madrid", ni pueden venderle a sus ciudadanos que están explotados por los demás. Y se verían ante la necesidad de responder sola y exclusivamente ante sus propios electores, a los que tienen que convencer de su gestión, ya que es a ellos a quienes les van a sacar la pasta. Ya no vale el discurso victimista frente al Estado, que hoy han hecho suyo, excepción hecha de Madrid, especialmente las comunidades más ricas, como Cataluña y País Vasco.

Además, un sistema fiscal completamente descentralizado, un federalismo fiscal, favorecería la competencia entre las comunidades, algo que sólo puede beneficiar a los sufridos contribuyentes. Muchos echarán en falta la solidaridad, pero esta sólo tiene valor moral si es voluntaria, y de hecho sólo resulta efectiva cuando es privada. Y en esa competencia fiscal, son las comunidades más pobres las que más pueden salir ganando.

25 de Septiembre de 2010

Una derecha posmoderna

Federico Jiménez Losantos ha hablado de una derecha descreída, por falta de referentes políticos, ideológicos, éticos. Era la derecha de Miguel Maura, Ortega y demás. Tras la muerte de Franco, las cosas se pusieron aún peor. Un grupo de intelectuales, entre los que se cuentan el propio Losantos o José María Marco, ha intentado ofrecer a la derecha nacional un referente moral e ideológico anclado en el liberalismo, del que muchos somos deudos.

Ha salido un libro importante, En busca de la derecha (perdida), que aboga también por un cambio de rumbo, pero desde un punto de vista que no es liberal.

(Leer más)

Por cierto, que me dijo el autor del libro este viernes que la crítica era "impecable" y "la crítica que habría de esperarse en Libertad Digital", es decir, una crítica liberal al libro.

5 de Septiembre de 2010

El alto el fuego de ETA

La banda terrorista ETA, que se autodefine como una “organización revolucionaria socialista vasca para la liberación nacional”, ha declarado un “alto el fuego”. Hay al menos diez claves de este anuncio.

(Leer más)

2 de Septiembre de 2010

Ecoterrorismo en el Discovery Channel

Sabréis que un ecologista ha secuestrado a tres personas en el Discovery Channel, y que aquello ha acabado dándole sentido a su ideología en su propia persona, pero afortunadamente no en los rehenes.

Lo que me parece interesante es ver qué ideas le han llevado al ecoterrirismo a James Lee:

James Lee se dejó llevar por sus ideas malthusianas y ecologistas hacia el crimen: el secuestro de tres personas en el canal de televisión Discovery Channel.

(Leer más)

29 de Agosto de 2010

Glenn Beck

Glenn Beck tiene un plan para América. Y no es cualquier cosa, porque es un plan para los próximos cien años. Lo anunció en noviembre del pasado año, como una guinda de una marcha que ha organizado y a la que estaban convocados para concentrarse en Washington todos los críticos con Barack Obama.
 

(Leer mas)

25 de Agosto de 2010

Las claves de la historia de los Estados Unidos

¿Cómo responder a este título en sólo 800 palabras? En ningún modo es posible, pero lo he intentado hacer en un artículo publicado en suite101.net. Lo más útil del artículo es la mención a cinco grandes corrientes políticas:

Hay cinco grandes corrientes que explican la evolución política de los EEUU: Republicanismo, federalismo, progresismo, aislacionismo, imperialismo.

(Leer más)

24 de Agosto de 2010

Una sociedad laica

He dedicado mi último artículo de LD a la pretensión del Gobierno de crear una sociedad laica, es decir, una sociedad desinfectada de toda huella de la Iglesia. Lo más interesante del artículo no lo digo yo, lo dice Olegario González de Cardedal en un artículo de El País escrito en noviembre de 2004, preclaro que es el hombre, cuando define en qué consiste la ideología del Gobierno en este campo:

Un tipo de pensamiento y de política se ha propuesto convencer a los ciudadanos de que: la democracia sólo es posible cuando la religión haya sido definitivamente eliminada de lo público; que el Estado sólo es libre cuando se desentiende de las realidades religiosas y de su forma institucional como Iglesia; que la modernidad ha superado la comprensión religiosa de la existencia; que la vida laica, en cuanto a negación de toda referencia trascendente y rechazo de la idea de Dios, es la condición necesaria para una modernización de España; que, por tanto, sólo una ciudadanía comprendida y ejercitada de modo no religioso es capaz de crear una España progresista. Más allá de las minucias políticas y administrativas de cada día, ésos son los presupuestos que están tras ciertos proyectos legislativos: frenar o anular la presencia de un factor católico que se considera premoderno, antidemocrático, antiprogresista.

A este tema le dediqué dos artículos en 2008. Y me temo que tendré que volver en 2011, a tenor de la Ley de Libertad Religiosa, que se llama así por un odio visceral a la ley, a la libertad y a la religión.

En mayo de 2008 escribí O libertad o laicismo, en el que recogía este pellizco del programa del PSOE en las elecciones de ese año:

Los socialistas valoramos la contribución de las confesiones a la deliberación pública en las sociedades democráticas, a su desarrollo ético y cultural, pero dicha contribución debe entenderse siempre subordinada a la soberanía de las instituciones democráticas, al imperio de la ley y, en definitiva, a la voluntad ciudadana mayoritaria.

Es decir, que la Iglesia tiene todo el derecho a hablar de temas sociales, siempre que sea en los ámbitos ético y cultural y, sobre todo, siempre que se atenga a la "voluntad ciudadana mayoritaria". Se dirá que cuando gane el PP las elecciones, la Iglesia podrá expresarse libremente, a diferencia de cuando esté el PSOE en el poder. Nada de eso. Porque lo que dice el PSOE es que la Iglesia representa a una minoría de la sociedad, y la "voluntad ciudadana", que identifican con su propia grey, es siempre mayoritaria.

Por cierto, que el lema de la campaña socialista era "Motivos para creer".

Ya en agosto de ese 2008, le dediqué al tema el artículo Laicismo totalitario:

La razón por la que se hablaba de separar Estado e Iglesia es porque la Iglesia no puede pretender valerse del Estado para imponer sus criterios morales y su visión de las cosas. El ámbito de la Iglesia es la sociedad civil. Pero, por un lado, dentro de la sociedad tiene todos los derechos que los demás, incluyendo, claro está, el de manifestar públicamente sus creencias y su fe. Y, por otro, igual que no se le debe permitir que se valga del Estado para imponerse, lo mismo ocurre con cualquier otra forma de pensar o ver la vida. Y sin embargo lo que pretende el Gobierno es, precisamente, crear nuevos hombres progresistas moldeando las tiernas mentes de los estudiantes. ¿No se imponen desde el Estado campañas con ideas que no todos compartimos? El Gobierno entiende el laicismo no como el respeto escrupuloso hacia todas las formas de pensamiento sino como la erradicación de la Iglesia de la sociedad civil y la sustitución de su mensaje, BOE en mano, por el evangelio progresista.

Y me refería a Educación para la Ciudadanía, todavía no sabía nada de la Ley de Libertad Religiosa. Concluía el artículo:

Detrás de este laicismo hay una pretensión totalizadora; totalitaria, en realidad. Pretende el Gobierno ordenar qué se puede permitir y qué no dentro del desarrollo de la sociedad civil. Y cree que el respaldo democrático le da licencia para moldear a la sociedad a su antojo. Zapatero se lo ha dejado claro a Rouco: no se echará atrás ni permitirá ninguna oposición a su política, una vez aprobada en el Parlamento. Es el secuestro de la libertad por la democracia.

18 de Agosto de 2010

Córdoba en Manhattan (con auto-fisking)

Mi último artículo en Libertad Digital trata sobre la construcción de una mezquita en la zona cero. En él digo que

Para empezar, no es una mezquita, sino un centro cultural, y no se construye en la zona cero, sino a dos o tres manzanas de distancia.

Pero aunque es un centro cultural, al parecer sí va a albergar una mezquita. Y, lo que para el caso es más importante, aunque no está en la zona cero, según me apunta Barcepundit en un mensaje privado,

Creo que no conoces el hecho de que el edificio en cuestión, que era la fábrica de abrigos Burlington, lleva cerrada desde el 11-S... porque cayó el tren de aterrizaje de uno de los dos aviones. Algo cambia la cosa.

Cambia, sí, sobre la cuestión, que trato en el artículo, sobre si es o no una provocación. Porque, como digo en él,

Si la principal razón para prohibirla es que constituye una provocación, dejemos claras sus circunstancias, porque las circunstancias son las que le otorgan valor. Se erigen mezquitas en muchos sitios y a ninguna de ellas se le da esta carga simbólica.

Luego sí podría pensarse que constituye, en contra de lo que yo pensaba, una provocación. Precisemos. Un intento de provocar la indignación de las víctimas. Porque la provocación está siempre en el provocado. Lo digo en el artículo y la razón es clara:

Se le ha sugerido a sus promotores que elijan una ubicación distinta. Dos manzanas, al parecer, no son suficiente distancia. ¿Lo serían cuatro? ¿Cuál es el número de calles suficiente para una provocación tolerable? Es un problema moral harto difícil. Porque la provocación está siempre en el provocado. El que la ejecuta lo hace sabiendo, o no, los razonamientos del ofendido. Debería ser evidente, con sólo plantearse la cuestión, que no podemos conocer las mentes de todos los demás para hacer un cálculo exacto, ni siquiera aproximado, del fine tunning de la provocación. ¿Cuántas indignaciones desata una mezquita y cuántas un centro cultural? ¿Cuántos dejarían de ofenderse con cada calle que se alejase de la zona cero? Una mezquita en el Pentágono, ¿sería mayor motivo de escándalo? Hay una y, por el momento, no ha producido mayor problema.

Construir un centro cultural, con una mezquita dentro, en un solar inutilizado a causa de los atentados del 11-S, ¿es una provocación para las víctimas? Bien podría ser. Podríamos plantearnos que, ante la posibilidad, razonable, de que lo fuera, los promotores deberían haber buscado otra localización. Y que si no lo hicieron es, precisamente, porque querían crear esa indignación en las víctimas y en la sociedad estadounidense.

Este podría ser el caso, pero no invalida el principio de que la provocación está en la mente del provocado y que es muy difícil, si no imposible, calibrarla en la gran mayoría de los casos. Si un militar va de uniforme por la calle y alguien le mata puede decir que el militar “iba provocando”. Eso ha pasado en España. Por esa vía, la de la eliminación de la provocación, podemos acabar virtualmente con todo. Podríamos decir de toda expresión que no nos guste que supone una provocación, un ataque a nuestros sentimientos. Si nos dejásemos llevar por ese principio estaríamos negando la libertad de expresión, y dejaríamos su ámbito a los sentimientos de los más intolerantes.

La actitud contraria, que es la mía, es muy jodida. Defender la libertad de expresión parece un objetivo loable, pero le coloca a uno defendiendo a los individuos y grupos más execrables. Decía desde el extinto Factual en el artículo Genocidios de mal tono:

Es plácida, reconfortante, cómoda, la vida del defensor de las virtudes públicas. La lección de cómo deberían ser las cosas, una vez aprendida, puede ser explicada miles de veces sin perder un ápice de eficacia. Yo soy un poco más canalla que eso, qué le vamos a hacer. Es lo que tiene defender la libertad, que acabas echándole un cable a lo más inmoral, soez y despreciable de la sociedad. ¡Con las buenas compañías que hacen los valladares de la virtud!

Luego sí, defiendo (en su derecho a expresarse y establecerse) incluso a los islamistas que vienen provocando. Dije en Inductores y provocadores:

El argumento de criticar a quien “va provocando” puede servir para prohibir actos que son perfectamente legítimos. Los fascistas tienen todo el derecho a entonar cánticos patrióticos con la bandera preconstitucional en Rentería. No se les puede prohibir porque haya quien se sienta ofendido. Y si alguien responde con violencia, no puede escudarse en que los fascistas "iban provocando". Por las mismas razones por las que un juez no puede exonerar a un violador porque la víctima lleva pantalones vaqueros o minifalda.

Pero (y esta es la cuestión esencial), la defensa de un derecho, o más bien su reconocimiento, no supone una sanción moral. Es decir, yo defiendo el derecho de cualquier ciudadano a establecer su negocio donde quiera, aunque sea una cristalería. Lo dice el editorial de Libertad Digital sobre la mezquita en Manhattan:

Cándido Azpiazu, el asesino de Ramón Baglietto, tiene un derecho legal a montar una cristalería enfrente de la casa en la que vive su viuda, Pilar Elías. Pero sólo una sabandija apoyaría semejante decisión. Es un problema de respeto a las víctimas, no de libertad de establecimiento.

Sólo una sabandija apoyaría moralmente esa decisión. Porque es una acción repugnante. Moralmente. Y legítima. Hay acciones legítimas que son inmorales. Defender su legitimidad no equivale a considerarlas moralmente buenas. Y considerar una acción como inmoral no quiere decir que haya que prohibirla. El editorial condena ambos establecimiento en términos morales ("Es un problema de respeto a las víctimas”). Y precisa que esa condena no la hace en términos de legitimidad o no (“... no de libertad de establecimiento”). Es decir, critica el uso de una libertad, pero no la libertad misma. Esa es también mi posición. De nuevo Inductores y provocadores:

¿Quiere ello decir que no hay provocaciones, que no existe el apremio o la inducción? No. Una cosa es que las respuestas a las circunstancias o a los comentarios o llamamientos de otros no sean automáticas y otra que éstas no tengan influencia. Pero la condena que puedan merecer no se sitúa ya en el ámbito del derecho, sino en el mero juicio moral. Al igual que las provocaciones o inducciones pertenecen al mundo de las ideas y no llegan al uso o la amenaza del uso de la violencia física, la condena que puedan merecer sólo puede ser la expresión de una idea.


Carlos López Díaz critica mi artículo. He rectificado, en esta anotación, en lo que considero ahora que era erróneo en mi artículo. La cuestión de si todos los derechos proceden de la propiedad (y de la auto propiedad) o no, no escribiré ahora porque creo que nos llevaría muy lejos. Dejémoslo en que yo defiendo la libertad de establecimiento, de la que habla el editorial de LD, y ello es suficiente para este caso. Si Carlos considera que ese derecho no debe prevalecer, entiendo que debe ofrecer una razón mayor al hecho de que tal establecimiento constituya una provocación, por todo lo que ya he dicho.

P.S. Carlos me echa en cara lo siguiente:

Estas disputas se complican cuando, además, una de las partes se arroga el monopolio de repartir carnets de liberales, como en esta ocasión ha hecho JCR, pontificando acerca de lo que "un buen liberal sabe por instinto". Yo no sé si mi instinto estará embotado o no, pero manifestaré mi opinión sin cuestionarme el liberalismo de José Carlos, que por otros artículos suyos me parece innegablemente aquilatado. Sencillamente, ser liberales no nos hace infalibles, no nos proporciona un método apriorístico para acertar siempre, porque ese método no existe.

No era en absoluto mi intención repartir carnés de buenos y malos liberales. Ese debate me parece supérfluo y pernicioso y siento haber dado esa impresión. Aprovecho para agradecerte la atención. A tí y al liberal autodidacta.
 

4 de Agosto de 2010

Democracia a la catalana (Y nota a Vizcaíno)

Lo ha dicho Joan Puigcercós, amigos. "Una sociedad democrática avanza cuando prohíbe". Extraordinario. Seis palabras le han bastado para definir en una frase, sujeto verbo y predicado, ¡Tantas cosas! Pues, yendo por lo más filosófico, como le gusta a Puigcercós, estamos, así es, en la plena sustitución del ideal liberal, que es la preeminencia de leyes que favorezcan una igual libertad para todos, frente al democrático, que es la tiranía de la mayoría. Ese ideal, el democrático, avanza a medida que va prohibiendo e imponiendo lo que quiere la mayoría. Si la mitad larga lo puede todo, no hay ley, vieja o nueva, justa o injusta, ni hay derecho legítimo que se le ponga por delante. Este hombre es un Kelsen; justo lo que necesita el nacionalismo catalán.

(Leer más)

Leer más, pero no demasiado. Porque Javier Vizcaíno ha escrito lo que sigue en el blog La trama mediática:

 

Suma y sigue, en El Mundo Salvador Sostres ordeñaba -¡oh milagro de la biología!- el ya cansado toro expiatorio: “Tiene gracia que Cataluña, para afirmarse, la haya tomado con la fiesta española de los toros estando el propio suelo tan perdido de ratas”. Un tal José Carlos Rodríguez, telonero de penúltima fila en Libertad Digital, se atribuía el descubrimiento de la gaseosa: “El programa nacionalista pasa por prohibir a mansalva, prohibir a diestro y siniestro, desde la cuna hasta la tumba y desde el trabajo hasta la alcoba”. Venga ese azucarillo para el escribano.

 

Hombre, Javier, que yo defienda esa idea no quiere decir que se me haya ocurrido a mi o que lo pretenda. ¿Qué tipo de lógica aprendiste en Radio Euzkadi? Déjalo, no respondas.

Y oye, tan avanzados que dicen ser estos en las ideas, pero luego llega el manejo de la intenné, y no saben ni lo que es un enlace.

26 de Julio de 2010

Al fin un supremo conservador

La sentencia del Estatuto de Cataluña nos ha recordado que se reviste de Tribunal Constitucional un órgano político, tan rastreramente político como cualquier otro. Con el poder, eso sí, de cambiar parcialmente nuestro ordenamiento jurídico. Siempre he sido lo suficientemente conservador, o realista si lo prefieren, como para saber que no hay ni puede haber institución humana que se roce con la perfección, pero también es cierto que las hay mejores y peores. Y siempre he mirado al Tribunal Supremo de los Estados Unidos como uno de los mejores hallazgos de la estructura institucional de aquel país.

(Leer más)

12 de Julio de 2010

España

Hay gente que no sabe que ser español es de lo poco importante que se puede ser en este mundo. Lo sorprendente es que esta ignorancia se da también en nuestro país. Miren los más de 50.000 españoles que se han manifestado contra su propio país en Cataluña. Acuden convocados por el gobierno de Montilla, que protesta por la sentencia del Tribunal Constitucional, así llamado, sobre el Estatuto. Es una sentencia cobarde, que pide perdón por recordar que España es una nación y que los españoles tenemos derecho a hablar en castellano. Y que presta la palabra "nación" a los nacionalistas catalanes, para que jueguen con ella y practiquen sus ritos de patriaherido, pero se le quita relevancia jurídica. Y eso el TC, que es el primero en sumergir en una ciénaga de política las consideraciones jurídicas. Cuando nuestras más altas instituciones tiemblan ante la posibilidad de reconocer a España como lo que es, es que tenemos un problema.

(Leer más)

7 de Julio de 2010

Orgullo (gay) herido

Cincuenta millares de personas han pisado las calles de Madrid detrás del cartel "Por la igualdad trans". El madrileño medio tendrá que hacer un esfuerzo para entenderlo. Claro, que es lo menos vistoso de este desfile. Los alardes tienen honda tradición en España, pero ninguno se ha parecido ni remotamente a este, autodenominado marcha del orgullo gay. Desnudez y sexualidad a la vista, adornadas no precisamente para pasar desapercibidos en El Corte Inglés. Hay algo de autoafirmación en todo ello, de reivindicación e incluso de imposición. Decir que tienen todo el derecho a mostrarse tan llamativos como deseen, a provocar toda la atención e incluso el escándalo de que sean capaces es una obviedad innecesaria...

(Leer más)

3 de Junio de 2010

Nos enfrentamos a un largo invierno económico
Cuando se habla del ciclo económico, nos referimos habitualmente al ciclo de Juglar, así llamado, que combina períodos de auge y depresión en esta economía maníaco depresiva que tenemos. Se dice que estos ciclos, al menos hasta la Gran Depresión, duran una decena. Pero hay otro tipo de ciclo, más largo, del que se habla mucho menos y que puede situarnos muy bien dónde estamos. Se trata del ciclo de Kondratiev, que dura de 50 a 60 años aproximadamente.

(Leer más)

1 de Junio de 2010

Bilderberg y la conspiranoia
Este jueves comienza la reunión del club Bilderberg en España, que acabará el domingo siguiente. Este centro de debate privado, que es poco más que eso, ha sido personaje estrella de nuevas versiones de la conspiranoia universal. Los judíos, los masones, los banqueros o todos ellos juntos...

(Leer más)

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande