liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » Julio 2006

La Hora de Todos: Julio 2006

30 de Julio de 2006

150 años de la derogación de las Corn Laws

Se han cumplido 150 años de un evento histórico excelso, que resultó en una victoria de la gente sobre los políticos que no tiene parangón. The Guardian lo recuerda echando mano de su archivo. Sólo remontándose siglo y medio al pasado podemos concebir que un contenido tan liberal sea descrito en ese periódico con tanto entusiasmo.

Me refiero a la derogación de las leyes de grano (Corn Laws), recogida por The Guardian el 27 de junio de 1846, algo por lo que el periódico -¡Ay!- había hecho campaña durante 25 años. La crónica, compuesta bajo tal grado de entusiasmo que llegó a las calles británicas con errores tipográficos, ha de leerse entera.

Con extensión hemos de anunciar la consumación de este decisivo triunfo de los principios del libre cambio, la llegada del cual ha sido anunciada por los eventos y por las discusiones de los últimos ocho años, en las que todo hombre con sagacidad política ha visto, en los dos últimos años, aproximarse con celeridad.

Desde la primera demostración de estruendosa agitación contra las leyes del grano (corn laws), que se remontan a las memorables reuniones de la Cámara de Comercio de Manchester en los días 13 y 20 de diciembre de 1938, ha sido bastante obvio que cuales quiera que fueran las fuerzas de los intereses de clase, y los sempiternos prejuicios con los que se erigieron las leyes, su destino estaba sellado: pues EL ARGUMENTO estaba decididamente en su contra. De forma tan decidida, de hecho, que sus más ardorosos abogados nunca se atrevieron a rozar los verdaderos fundamentos de la controversia, que se llevó a cabo respetándolos.

Probablemente, en ningún período de la historia mundial un cambio tan importante en sí mismo y tan repugnante a los sentimientos del gran cuerpo de quienes poseen poder político en el país, se haya efectuado en tan poco tiempo, por la mera fuerza de la razón y la persuasión.

Detengámonos, porque merece la pena. Este artículo, inimaginable en los tiempos que corren, nos dice varias cosas. Reconoce que los intereses de clase (en este caso los terratenientes, con un poder político enorme en la Gran Bretaña de entonces por su peso en el Parlamento), unidos a los sempiternos prejuicios (es decir, a la mentalidad antiliberal), crearon las leyes del trigo, que eran proteccionistas de los intereses de los productores nacionales de bienes agrícolas, porque imponían un alto arancel a ese bien. Su liberación permitía al mercado hacer llegar a los trabajadores ingleses más maíz con el que alimentarse, a precios mucho más bajos. Y entonces la alimentación suponía un porcentaje de su consumo mucho mayor que el actual, por lo que su importancia era extraordinaria.

Intereses económicos que se imponen por la fuerza, es decir, por la política, en contra de los intereses de la mayoría que pide a gritos (estruendosa agitación) la liberación del mercado, de la colaboración privada al margen de las fronteras. Los intelectuales siempre prestos a defender al poder frente al pueblo, los Luis Tosar y Willy Toledo del momento, no se atreven, como los progres de hoy, a rozar las bases de una discusión razonada y civilizada, porque el insoportable peso de la razón les abruma y les ahoga.

La diferencia es que entonces las necesidades de la sociedad se imponen por la mera fuerza de la razón y la persuasión, pese a ser repugnante(s) a los sentimientos del gran cuerpo de quienes poseen poder político en el país. Pero sigamos, porque hay más.

La agitación por la derogación de las leyes del grano jamás han estado marcadas por la violencia popular. En lugar de las excitadas reuniones que han marcado la agitación por la reforma parlamentaria, las que se mantenían a favor de la derogación de las leyes del maíz no han resultado obstructoras.

Trabajadores mucho más pobres que los de hoy, auténticos potentados a su lado, no recurren a la violencia en contra de la que sí ejercen por medio del Estado los terratenientes, que impiden el comercio con productores de otras naciones para sacar tajada a costa de los más pobres. Hoy, con su pensamiento como única pobreza, miles de jóvenes se manifiestan en contra del comercio internacional. Sin atreverse a dialogar porque su miseria intelectual, como la moral, se lo impide, recurren a la violencia, multiplicada y jaleada en los medios de comunicación. Algo ha cambiado. Sigamos.

Llega un tiempo en el que la confianza mercantil está dañada por el miedo a las perniciosas consecuencias de la excesiva especulación ferroviaria, y su consecuente desorden monetario.

La teoría austríaca del ciclo lo explicaría con claridad.

No es improbable, por tanto, que quienes esperan una importante y notable mejora en el comercio del país caigan en el desengaño; pero los benéficos resultados todavía se dejarán sentir, en la seguridad que otorgará a muchas iniciativas mercantiles y en la moderación del precio de la comida que se asegurará a la gente.

Doha (I, II, III, IV, V) en su opuesto.

29 de Julio de 2006

Freire sobre la gestión del agua
Por si alguien se lo ha saltado, os recomiendo, si os interesa el tema, la completa, relevante e informativa anotación de Juan Freire La gestión del agua: entre la ideología, la política y la realidad.

En ella enlaza numerosos sitios que tratan el problema de la gestión del agua, y destaca de ellos lo más interesante. Como ocurre con sus anotaciones, (good) food for thought.

El enlace que más me ha interesado (que yo mismo no lo conocía) es Agua y cultura, de Enrique Cabrera. Juan Freire lo reseña con estas palabras:
Constituye un lúcido análisis sobre los problemas de la gestión del agua en España motivados por los fallos en la política pública que han utilizado el agua como elemento de negociación y rentabilidad política, de modo que han subsidiado completamente su uso permitendo el desarrollo de actividades que sobre-explotan este recurso al no tener que afrontar su coste real.

Lo cual quiere decir que el artículo de Cabrera merece su lectura.
Liberalismo laboral
La última reforma laboral en la encrucijada de la democracia liberal. Con este título un tanto alambicado (y eso que lo he recortado), escribe en La Nueva España Juan Galán Fernández un artículo en el que critica la contrareforma laboral del Gobierno. Pero más que eso es una declaración de principios liberales. Por ejemplo, he extractado:
Liberalizar el mercado de trabajo, no significa dar pasos atrás en la defensa de los derechos individuales y en la defensa de los derechos de los trabajadores, en tanto que son individuos, ciudadanos del Estado nacional, significa trasladar mayor responsabilidad a la sociedad, retirar responsabilidad a organismos que se autoproclaman representantes de determinados colectivos y que desde hace mucho tiempo han perdido dicha representatividad. Una reforma laboral de tintes más liberales habría sido aquella que reconociera que los trabajadores y los empresarios, dado el nivel de cualificación que existe en nuestra nación, saben resolver sus problemas sin tener que acudir de forma permanente a leyes que decidan por ellos, suprimiendo la primacía del Derecho, la libertad bajo el Derecho («rule of law, freedom under the law») por el imperio de unas leyes (que no Derecho) intervencionistas, de baja calidad técnica y de nula proyección de futuro. A mayor libertad, mayor responsabilidad, a mayor libertad de nuestras economías, incluido el mercado de trabajo, más oportunidades para los países en vías de desarrollo. Interesante, imprescindible, «En defensa del capitalismo global», de Johan Norberg, Unión Editorial, Madrid, 2005.

Tener a un experto liberal en economía laboral es muy necesario. Más datos del autor:
Juan Galán Fernández es presidente de la Asociación de Jóvenes Graduados Sociales de Asturias, vicepresidente de la Asociación Laboral 2000 de Asesores Asturianos y portavoz de la Asociación Internacional de Expertos en Derecho del Trabajo «Profesor Alonso Olea».
Fiebre petrolera
Con esta última actualización no tengo ningún artículo de los últimos que a la vez esté publicado y por traer a esta bitácora. Se trata de mi penúltimo artículo en La Gaceta de los Negocios (el último aún no lo ha sacado el JdM), titulado Fiebre petrolera. Un tema muy mío, como podéis suponer.
El cine tiene esas cosas, nos permite recordar perfectamente experiencias que no hemos pasado ni hemos visto de cerca. Por ejemplo, los delirios que acompañan a ciertas fiebres. Es fácil sacar de nuestro almacén de imágenes la de un convaleciente sudoroso diciendo cosas sin sentido. Con el petróleo pasa algo parecido.

En los 70, en plena crisis petrolera, en la cresta de la ola apocalíptico-ecologista, mucha gente muy seria y otra que no lo era tanto vaticinaba el fin del mundo. Con una literalidad sorprendente, porque decían que nos íbamos a quedar físicamente sin recursos; entre otros, sin el petróleo. Ahora, el termómetro petrolero, con el barril brent superando los 70 dólares, ha vuelto a subir. Los delirios sobre el fin del oro negro reaparecen.

(Leer más)

28 de Julio de 2006

¿Derecho a no pagar impuestos?
Permitidme que os haga una pregunta. Si observáis que el Gobierno se salta la Constitución y viola los derechos más básicos, ¿os consideráis con el derecho de no pagar impuestos (o al menos una parte de ellos)?

Yo creo que sí, por supuesto. Y yo jamás lo haría ni se lo recomiendo a nadie, claro está.

En cualquier caso, es la pregunta que me ha surgido al ver este vídeo.

John Calhoun y la teoría de la anulación
Mi más reciente comentario en el Juan de Mariana es sobre un tema que mencioné en mi anotación sobre las dos constituciones americanas. Se trata de la teoría de la anulación (nullification), y de su defensor más conspicuo, aunque desde luego no el único.
Hay dos tradiciones centrales en la historia política de los Estados Unidos. La de Jefferson, liberal y defensora de los derechos de los Estados, y la de Hamilton-Henry Clay-Lincoln, intervencionista y mercantilista, partidaria de un poder federal (central) fuerte. Esta última se tuvo que construir sobre mitos históricos, ya que no representaba la intención de los padres fundadores: los poderes implícitos y la "mentira espectacular" de que primero fue el poder federal y luego los Estados.

(Leer más)

27 de Julio de 2006

El horror de las fosas comunes de Sadam
Alguna vez os he recomendado BrookesNews.Com, y el lector habitual de Dissectig Leftism lo conocerá de sobra. Hoy os remito a un artículo aparecido ahí, que habla de The horror of Sadam's mass graves, el horror de las fosas comunes de Sadam.

Cuando estaba en el poder, este destacado líder del partido Baas, que pertenece (o pertenecía) a la Internacional, renovó el ideal socialista de atentar contra el propio pueblo para mantenerse en el poder. Cito del artículo estas palabras:
Los documentos oficiales iraquíes recuperados tras la caída del régimen de Sadám sugieren la aterradora (cifra) de 5 millones de ejecuciones sólo durante la era baasista. Más de 10 millones fueron encarcelados. Eran todos Chiíes, excepto un pequeño porcentaje de kurdos.

Con eslóganes tales como después de hoy no habrá más Chiíes, el ejército avanzó sobre la ciudad de Karbala. Mataron a los muertos, mataron a los capturados y mataron a los heridos también. No descartaron a nadie.
Los judíos causaron el 11-S
Un intelectual, tipo Miguel Bosé o Luis Tosar, pero de Egipto, ha creado este bonito vídeo musical en el que se explica con dibujos animados que los judíos son los responsables del 11-S.

Se ve que hay cantautores comprometidos más allá de España y que la educación para la ciudadanía en los valores de la alianza de civilizaciones es como la moral de ZP: no tiene fronteras.

Vía Andrew Sullivan.
El asesinato del coche eléctrico
El segundo artículo que escribí para El Mirador de La Gaceta de los Negocios tenía el título de esta anotación, y en él me refería a la noticia de la película-mentira-documental que se ha sacado para alimentar la teoría conspirativa en el mercado del coche eléctrico. En el fondo es tan tan tan bueno, que sólo una conspiración de la industria del automóvil, las corporaciones petroleras y (que no falte) Dick Cheney.
Decía genialmente Chesterton que "no hay nada más práctico que una buena teoría". Se le podría dar la vuelta, y decir que no hay nada más entorpecedor que una de las malas. Es cierto que en ocasiones es difícil distinguirlas, pero hay una regla de oro que no falla prácticamente nunca: huya de las teorías conspiranoicas. Yo me he desembarazado de todas ellas, a excepción de una: la que cree que la degradación de la educación en España es un objetivo buscado por ciertos políticos, que no quieren ciudadanos independientes y con criterio propio.

(Leer más)

26 de Julio de 2006

Progresismo, salario mínimo y racismo, 2006

Es sabido que una parte de la izquierda es profundamente racista. En una pasada anotación hablé de un artículo sobre varios progresistas americanos de un racismo acendrado, original, sólido.

Cuando lo escribí esa anotación busqué sin fruto otra en la que habría escrito lo que ahora os voy a contar, y que es muy interesante.

La he encontrado ahora. Hablaba en Progresismo, salario mínimo y eugenesia de un artículo de Thomas Leonard, titulado Protecting Family and Race: The Progressive Case for Regulating Women's Work en el que repasaba las propuestas de imponer un salario mínimo por parte de varios progresistas, como Margaret Sanger, Sydney y Beatrice Webb, George Bernard Shaw, T. S. Eliot, D. H. Lawrence, Irving Fisher, Richard Ely, Louis Brandeis o Felix Frankfurter. Ellos defendían que

En parte por motivos eugenésicos, querían hacer a las mujeres y a otros grupos inempleables. Eligieron un instrumento: el salario mínimo.

Decía entonces el autor de la anotación del Mises que referí. Decía el artículo:

Estos progresistas argüían que el desempleo provocado por el salario mínimo esa un beneficio social. Las leyes de salarios mínimos y otras medidas administrativas que provocan que grupos indeseables abandonen la fuerza laboral eran, en la visión progresista, un beneficio eugenésico.

 

Es decir, ellos sabían que el salario mínimo destruye empleo, y que lo hace en los sectores sociales más desfavorecidos, con especial incidencia en las minorías étnicas. Pero no lo defendían a pesar de ello, sino precisamente por esta causa.

En otro artículo, Leonard habla de los mismos progresistas. De ellos, dice:

Muchos economistas reformistas promovieron una legislación de inmigración y de empleo restrictiva por sus beneficios eugenéticos: Eliminar a los biológicamente inferiores de la fuerza de empleo, seguía el argumento, reduciría el ‘suicidio racial’ y elevaría los salarios de los trabajadores superiores, que lo merecerían.

Ver también aquí.

Como el racismo de cierta izquierda bienpensante no sale ni con aguarrás, reaparece incluso de la forma más abierta y sincera. Hoy he sabido por Marginal Revolution que The New York Times (inciso: sí, has leído bien, el New York Times) incluye un artículo de dos conocidos progres americanos, el fracasadísimo candidato demócrata Michael Dukakis y Daniel Mitchell, en el que abogan por la subida del salario mínimo, porque esa medida expulsaría del mercado laboral a más inmigrantes que a nativos.

El artículo tiene un título preciso, Rise wages, not walls, y es un dechado de progresismo. Dice:

Hay una alternativa más simple. Si nos ponemos realmente serios a la hora de dar marcha atrás la marea de la inmigración ilegal, deberíamos comenzar por elevar el salario mínimo de 5,15 $ por hora a algo cercano a 8 $ por hora. La legislatura de Massachussets ha votado recientemente por elevar el salario mínimo a 8 $ y California podría subir pronto su mínimo incluso más alto. Una vez que el salario mínimo se haya incrementado significativamente, podemos hacer cumplir con vigor la ley de salarios y otras regulaciones laborales.

Ahora, cómo afectaría de forma distinta a nativos e inmigrantes. (Inmigrantes pobres, se entiende):

Millones de inmigrantes ilegales trabajan por salarios mínimos e incluso submínimos en puestos de trabajo que no están cerca de cumplir los standards de salud y seguridad.

Por otro lado,

Los americanos trabajarán en empleos que sean arriesgados, sucios o penosos en la medida en que se paguen con salarios y condiciones de trabajo decentes.

El resultado es claro. El salario mínimo destruye empleo, pero en las capas menos productivas, con predominancia de inmigrantes y gentes de mal vivir. Si les ilegalizamos y somos vigorosos persiguiéndoles, quedará hueco para nosotros. Siguen los buenos de Dukakis y Mitchell:

Si queremos reducir la inmigración ilegal, tiene sentido reducir la abundancia de trabajos extremadamente mal pagados que la incita. Si subimos el salario mínimo, es posible que algunos trabajos inferiores se pierdan; pero más americanos estarán dispuestos a trabajar en esos puestos, negándoselos de este modo a gente que se suponía, desde el principio, que no debía estar aquí.
La lógica, como dice Alex Tabarrok, es impecable.
Nobel de la paz mataría a Bush
Se trata de Betty Williams. Es de esa clase de Nobel de la paz que no ha sido terrorista, pero para compensar ha declarado públicamente que mataría a George W. Bush.

El Nobel de la Paz se está convirtiendo en un premio como el Lenin de Literatura, que ostentaba Rafael Alberti, un estigma que le debería impedir a la gente con vergüenza salir a la calle.

25 de Julio de 2006

¡Que vienen los chinos!
A partir de este artículo, publicado el primer jueves de julio, dejé de escribir en la sección El Abanico de La Gaceta de los Negocios, para escribir, todos los jueves (al menos durante un tiempo) la sección El Mirador, en la primera página salmón del periódico.

En ¡Que vienen los chinos! escribo sobre el miedo al amarillo:
"El día que China despierte..." Se han escrito muchas frases apocalípticas y amenazantes con esas primeras palabras. El país comenzó a desperezarse a finales de los 70, cuando una frase cargada de cinismo sobre lo que importaba era que el gato cazara ratones, no si su color era uno u otro, abría las puertas a las "reformas". Una palabra que esconde toda una revolución capitalista: el abandono progresivo del socialismo y la apertura a la propiedad individual, los precios, y el intercambio interno y con el exterior.
(Leer más)
ScatterChat
Sonia Blanco se ha hecho eco de una campaña de Amnistía Internacional para denunciar la censura en Internet.

Se llama Irreprensible.info, y reparte las culpas entre los gobiernos y las empresas. Qué podíamos esperar de ellos, sino culpabilizar a los censores y a las víctimas de la censura por igual, como hace con Google. Yahoo! es un caso distinto, porque rompió un acuerdo de confidencialidad con algún disidente por la coacción del régimen chino.

Ahora bien, probablemente más efectivo que la campaña que haga AI sea ScatterChat, un instrumento que, como dice The Club for Growth, consiste en un sistema de mensajería instantánea que permitiría a los disidentes chatear sin ser detectados por los censores.

La tecnología es ambivalente en su promoción de la libertad, ya que ayuda al perfeccionamiento de los objetivos del hombre, y entre ellos está el de controlar a los demás. Pero como también está el de que le dejen a uno en paz, en ocasiones nos da estas buenas noticias. Lo mejor de ScatterChat es que no necesitamos de la doble moral de AI para que la censura lo tenga más difícil.
Breve historia comercial de los Estados Unidos

Douglas A. Irving, uno de los mayores expertos en comercio internacional del mundo, ha escrito un breve artículo que resume los aspectos históricos de la política comercial de los EE.UU.

Antes de leerlo es bueno tener en cuenta que el Gobierno Federal tenía básicamente dos fuentes de ingresos: las ventas de tierra y las aduanas. En el comienzo, la república era librecambista, liberal en este como en varios otros aspectos. El Informe sobre Manufacturas de Hamilton, de 1791, sentó las bases del sistema americano de Henry Clay: crédito nacional, subvenciones (lo que se llamó las mejoras internas, sin especificar de qué bolsillos y a costa de cuáles) y proteccionismo.

Pese a que las mejoras internas tardaron en imponerse, Irwing ha descubierto que las recomendaciones proteccionistas de Hamilton se siguieron pronto, y aceleraron especialmente a medida que se avecinaba la guerra de 1812. Antes se produjo el caso único en la historia en que un país se autoinflinge un bloqueo, en época de Jefferson, precisamente para evitar la entrada de EE.UU. en dicha guerra. Ni este bloqueo ni el impuesto por la guerra aceleraron la industrialización del país, observa Irwin, pero sí forzaron el desarrollo de las industrias nacientes en perjuicio de las más orientadas al comercio exterior, más productivas.

La Guerra Civil o Guerra de los Estados, se dirimió por dos cuestiones, el arancel y el poder de los Estados, con el esclavismo rodeándolo todo. Y confundiéndolo. Se produjo toda una lucha política en torno a la fijación del arancel, que ya en 1831 se pudo romper el país, con la declaración de anulación (nullification) del arancel de 1828 por Carolina del Sur, bajo la dirección de John Calhoum. Andrew Jackson sentó el precedente de justificar por ley la invasión de un Estado con el Ejército. El elemento puramente proteccionista, por encima del recaudatorio, incluso a su costa, cobra más fuerza.

El triunfo de Lincoln es el de Hamilton y Clay. Es decir, el del sistema americano y por lo que al arancel se refiere, al proteccionismo. No obstante, claro está que con diferencias de época a época.

A partir de los 90’ del XIX, el carácter de las exportaciones de los Estados Unidos comienza a cambiar, ya que los productos agrarios, el grueso de sus ventas a otros países, ceden protagonismo frente a las manufacturas. En 1913 ya son mitad y mitad y desde entonces, los productos del suelo pasan a un papel menos importante.

El artículo merece leerse o guardarse.


Vía Trade Diversion.
Mr Gorbachov, tear down this wall!

Queridos amigos, no puedo evitar emocionarme al recordar estas palabras de Ronald Reagan frente a la Puerta de Brandemburgo.

Liberalismo.org ha tenido el acierto de traducir varios de sus discursos: el de investidura, el de la Puerta de Brandemburgo, traducidos por Toni Mascaró, el de defensa de Goldwater en el 64, de Dani, y el del 40 aniversario del Día D, escrito en español por Golan.

Buenos todos ellos, los tenéis menos el del 64 y más el de despedida en esta dirección de la CNN. Merece la pena ver a Reagan mirando a miles de alemanes y diciendo junto al muro de la vergüenza

Mr Gorbachov, open this gate!

Mr Gorbachov, tear down this wall!

O verle jurar minutos antes de su discurso de inauguración, en el que dice

Government is not the solution to our problem. Government is the problem

Cuatro décadas después de que los americanos entraran en las costas francesas de Normandía, Reagan hizo su discurso más emocionado, en el que recordó que

This land is sure. We are free. This things are worth fighting and dying for.

We will always remember. We will always be proud. We will always be prepared, so we may be always free.

Disfrutadlos.

24 de Julio de 2006

Una curiosidad
Nadie espere mucho de esta anotación, ya que no es más que una curiosidad personal. No sé si alguno os acordaréis de mi anotación sobre Lancaster, el condado de Pensilvania donde hay una amplia población amish y menonita. Les describía sucintamente:
El pasado día de Acción de Gracias lo pasé en el condado de Lancaster, en Pensilvania, acogido por una familia de menonitas. Recordaréis el paisaje y el paisanaje por la película Único Testigo. Os vendrá a la memoria los amish uniformados de negro y blanco, ellos con un sobrero a juego con el traje y ellas con una cofia blanca en la cabeza, recorriendo su condado en Horse and Buggies. Los del Old Order viven como hace 500 años. Tienen electricidad, en contra de lo que en ocasiones se cree, pero con generadores propios. No se conectan a la red porque no quieren relación con el exterior. Pagan impuestos, no tienen otra, pero no Seguridad Social. A cambio no se benefician del Estado Providencia, porque la rechazan. Entienden que corrompería la moral de la comunidad, construida en parte sobre la base de la ayuda mutua.
La casa que nos acogió es la "familia americana" de mi mujer, ya que ella estuvo allí de intercambio. Sin saber, por cierto, con qué se iba a encontrar, imaginaos la sorpresa.

Los vecinos tenían un hijo ciclista, muy serio y aplicado, al que le empezaba a ir bien. Acaba de ganar el Tour de Francia.

Sé que es él, porque hemos visto las imágenes de su casa en Antena 3.
Sueños de exterminio
Mi último artículo en LD, sueños de exterminio, trata de la respuesta israelí a la ofensiva de Hezbolá.

En junio de 2005, un grupo de terroristas provisto de la última tecnología de visión nocturna cruzaba la frontera israelí con el objetivo de secuestrar y torturar a soldados de Israel. Se pudo haber originado entonces la guerra que libra ese Estado contra sus agresores, pero una patrulla de su ejército lo logró impedir. Más recientemente, los esfuerzos de Hezbolá han tenido más éxito, y han logrado robar la libertad a dos militares del odiado país vecino, matando de paso a otros. Como es un acto terrorista, cuenta con la comprensión, el cariño, el apoyo de nuestra progresía, que entiende que contra Israel todo vale.

(Leer más)

23 de Julio de 2006

¡Traición!
Y de paso, mi último artículo en el Juan de Mariana. Critico la idea conservadora de que los comportamientos individuales se deben someter a la fidelidad al Estado, que se identifica de forma totalitaria con la Nación, en materia de seguridad:
El New York Times ha dado a conocer parte de los planes del Gobierno de los Estados Unidos en su lucha contra el terrorismo islámico. La Administración federal seguía los pasos del dinero, la savia que junto con el odio sin límites a lo occidental alimenta las organizaciones terroristas y sus actividades criminales. Tenemos que acabar con ellos, ¿no? Y tiene que hacerlo el Gobierno, ¿no? Y si para hacerlo tiene que tener control sobre las claves internacionales de nuestras cuentas, si tiene que intervenir los teléfonos de los periodistas y otros ciudadanos, pues qué le vamos a hacer. Su objetivo es protegernos.

¿No?
Desigualdades
Otro artículo breve, el último de esta extensión, en La Gaceta de los Negocios. Desigualdades:
Uno no tiene más que mirar a su alrededor. Somos distintos unos de otros. No ya en capacidad o en esfuerzo personal, sino en el carácter, en los objetivos personales, el conocimiento, la suerte. ¿Porqué entonces preocuparse por la desigualdad? Si uno no está infectado de envidia, ¿qué importancia puede tener? Si uno es igual al vecino ante la ley ¿Qué más da que él haya sabido aprovechar mejor o peor las oportunidades que van apareciendo y vamos creando en la vida?
(Leer más)
Invierno Nuclear
Queridos amigos, voy a recuperar la sana costumbre de traer a este espacio mis artículos. Había dejado de lado los de La Gaceta de los Negocios. Alguno de ellos dará lugar a debate.

El primero que voy a recuperar es Invierno Nuclear, LGN. Los artículos que escribía entonces para ese periódico eran de 1.350 caracteres. Ahí va:
El rumor, la noticia y luego el desmentido. El Gobierno no va a alargar en 20 años la vida de las centrales nucleares. Es más, el presidente Rodríguez ha reafirmado su decisión de acabar con la energía nuclear en dos décadas. Mala noticia, sí. Y no sólo porque él esté dispuesto a ocupar la Moncloa tanto tiempo, sino porque, una vez más, Rodríguez antepone el prejuicio ideológico a los intereses de los españoles.

(Leer más)

22 de Julio de 2006

Varios déjà vu
Atlas Vlogs ha tenido un déjà vu con el recrudecimiento de la guerra islámica contra Israel, cómplices de por medio.

Por cierto, que gracias a Fausta ha llegado a la explosión de miseria intelectual y moral, de progresismo, vaya, en Madrid, que nosotros ya conocemos. Poca bola veo que se le dé en el bloguerío internacional (que yo haya visto, al menos). Se utilizó la palabra judío como insulto. Otro déjà vu.

No obstante, esta noticia ha sido recogida por ella y por Dissecting Leftism. Ahora bien, la noticia dice Zapatero claimed to understand the Nazis. A ese extremo de progresismo no ha llegado, eso es un error.


Actualización:  Más déjà vu.
Constituciones americanas original y Confederada
Para los amantes de la historia de los Estados Unidos, os recomiendo un interesantísimo sitio en el que están, comparadas, las Constituciones americanas original y Confederada.

Como esta última está copiada de la primera (como no podía ser menos, ya que en la Guerra era el bando que más la defendía), pero con algunos cambios artículo a artículo, la comparación es muy sencilla.

Es más clara en la defensa de los derechos de los Estados. No hace referencia a los intereses comunes. No cita una perfecta unión, ni aspira a la defensa común o al bienestar general.

Los poderes del Congreso (formado por un Senado y una Cámara de Representantes) son delegados por los Estados. La palabra original es granted. Refuerza la idea de que el poder original reside en los Estados, unidos voluntariamente, lo que permitiría llevar a la práctica la idea de la anulación (nullification), de la que luego hablaré.

La Constitución Confederada da a los Estados el poder de impugnar una corte o cualquier otro funcionario del Estado nombrado por el Gobierno Federal. Una práctica, no obstante, que ha caído en desuso.

Prevé que el Presidente pueda vetar una parte de la Ley, sin tener que vetarla entera. Precisamente George W. Bush, que no ha hecho una sola vez uso de su prerrogativa de veto, quiere promover una Enmienda que permita esta cláusula prevista en la Constitución Confederada.

Introduce explícitamente el derecho a la posesión de esclavos, asunto que se obviaba en la primera.

Prevé más figuras de impuestos que la original, y permite poner aranceles sobre el comercio interestatal, algo prohibido en la original.

Incorpora las diez primeras enmiendas, que es una declaración de derechos individuales, al texto de la Constitución.

Incluye una clausula interesante, y que prohibe que una ley incluya más de un tema. En la actualidad, dice el comentarista, las leyes pueden regular hasta 50 asuntos a la vez, lo que degrada, en mi opinión, el debate, que queda para los expertos.

Permitiría a cada Estado emitir moneda propia.

El Presidente sólo puede ser elegido una vez, por un período de 6 años. Curiosamente, el vicepresidente sí puede ser reelegido.

No aparece la palabra nullification, ni secession. La primera se refiere a la teoría de John Calhoun de que cualquier Estado puede anular una ley, si considera que es anticonstitucional. De haber triunfado la teoría de la anulación (nullification), que es más acorde con la Constitución que la idea Hamiltoniana de los poderes implícitos, los Estados Unidos serían más liberales.
Productividad blogueril
Elías Gómez ha escrito un interesante (y útil) post con mecanismos para mejorar la productividad bloguera, que os recomiendo.

Aprovecho para recomendaros el blog, uno de los que más me gusta.

21 de Julio de 2006

II República y Democracia del 78. Un paralelismo
II República

1) El primer Gobierno de la II República fue de izquierdas, con los republicanos apoyados por los socialistas. Comenzaron sus reformas, muchas de ellas bien intencionadas, casi todas mal concebidas, y algunas que daban rienda suelta a ese sectarismo que les brota del corazón a borbotones.

2) Luego gana las elecciones el centro derecha, con una coalición de republicanos y la CEDA. Deshacen parte de lo hecho, aunque aceleran la reforma agraria, en contra de lo que en ocasiones se dice (esa mala solución a un falso problema). A lo que vamos. El PSOE dice oficialmente que para que esté la derecha en el poder, no quiere República. De hecho, para que nadie le acuse de inconsistencia, intenta derrocar el régimen por un golpe.

3) La izquierda, ya con una coalición de socialistas y republicanos, vuelve al poder. Largo Caballero reconoce que "el poder no saldrá jamás de nuestras manos". Su comportamiento se radicaliza y se pervierten desde el poder las instituciones democráticas. Se suspende el Estado de Derecho.

Democracia del 78 (¿os acordáis?)

1) Gana el centro derecha. La izquierda lo vé como una prolongación del régimen anterior, y no reconoce que ha llegado la democracia hasta que no están ellos en el poder. Comienzan sus reformas y políticas, desde luego guiadas siempre por un sectarismo sin compromisos. Tienen sus casas viejas, si queréis, con el GAL.

2) El centro derecha gana las elecciones. Hace las cosas bien, mal y regular, que ahí no entro, pero la izquierda se vuelve a ver democráticamente desplazada del poder. La primera legislatura es dura para Aznar, ya que estaba en minoría, pero cuatro años en el poder son recompensados con mayoría absoluta. La vuelta al poder (a la democracia, dicen ellos) se hace lejana.

3) Pero vuelven al poder. Y se radicalizan. Suspenden el Estado de Derecho en relación con el grupo terrorista ETA, con el que negocian. Se detiene ilegalmente a militantes del partido de la oposición. El paralelismo no va mucho más allá, porque el Frente Popular iba a sustituir la II República por un régimen no democrático.

¿Hasta qué punto cabe hacer este paralelismo?

20 de Julio de 2006

China. Crecimiento y reformas

No lo comenté ayer, cuando se produjo la noticia. Pero merece la pena rescatarlo. Resulta que China ha sorprendido (otra vez) a los expertos, con un crecimiento interanual del 11,3 por ciento en el primer trimestre de este año.

Las preocupaciones de los analistas apuntan a su inflación futura, porque la actual es del 1,5 por ciento. También hay preocupación porque una política crediticia laxa esté sobrecalentando la economía.

Lo de sobrecalentar da una imagen irreal de lo que ocurre. Es más bien que se comienzan multitud de proyectos de inversión que no tendrán el respaldo real del ahorro, espoleados por el dinero barato. Esto llevaría al ciclo económico como lo describen los economistas austríacos, y a la recesión.

A mí, lo que me sugiere el crecimiento chino es lo siguiente:

1)      Se está creando un entramado económico real, una estructura productiva que permite el desarrollo de una clase media emprendedora y propietaria.

2)      Cuando llegue la corrección, la crisis, muchos hablarán del fracaso de las reformas (esa mezcla de estulticia y maldad con que nos obsequian nuestros progres). En ese momento de crisis, los responsables de la (no lo olvidemos) dictadura china tendrán que tomar una decisión. Echarse atrás, o acelerar las reformas para que la experiencia no sea demasiado dolorosa. Re reavivarán las exigencias de reforma política, también.

3)      Esa clase media no permitirá una marcha atrás.

4)       Y por lo que se refiere al resto del mundo, cuanto más ricos sean ellos, más lo somos también nosotros.

The Real Cuba

Gracias a Dissecting Leftism he llegado a The Real Cuba, una página de lo más interesante. Gracias a ella podemos ver en qué consiste la sanidad gratuita cubana. Compárese con lo que era antes de Castro.

Vamos a la educación. Es el caso extremo de educación pública, claro, y por tanto un instrumento para el adoctrinamiento de los ciudadanos. Cada alumno tiene un Expediente Acumulativo del Escolar, donde se deja constancia de toda su evolución, y del que depende que pueda acudir o no a la Universidad. Se apuntan todas las contribuciones a la Revolución, y se incluye un apartado de integración revolucionaria de los familiares.

Recomendable el apartado las dos cubas. O el Gulag.

Eso sí, han eliminado los homeless.

1 de Julio de 2006

Vacaciones Santillana
Me voy de vacaciones quince días, en los que estaré alejado de ¿la? Internet.

Me llevaré libros y discos para acompañar las horas.

Hasta la vuelta.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande