liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » Febrero 2005

La Hora de Todos: Febrero 2005

18 de Febrero de 2005

¿Dónde están los cineastas progres?
La pregunta es el título de un comentario escrito en la página web Damnificados Carmelo. Dice el comentario:
¿Donde está Javier Bardem? ¿Donde esta Pilar Bardem? ¿Dónde esta Ana Belén?¿Donde está Juan Diego Botto? ¿donde esta Canal Plus? ¿Dónde está la SER? ¿Dónde está Almodovar? ¿Donde está toda la mierda seudoprogre cuando los políticos de mierda, tan desastrosos como los anteriores, ahora resulta que son de su cuerda?

Qué vergüenza. Espero que cuando los politiquillos del PSOE de Madrid o del tripartito de la Generalitat o del Ajuntament vayan a hacerse la foto les recibáis como merecen.

Mucha suerte y mucha fuerza!!

Es un comentario en un foro. El lenguaje no es de lo más recomendable. Pero la indignación es justa.

Ah, y no son pseudoprogres. Son progres auténticos.

14 de Febrero de 2005

Los ungidos
En alguna ocasión se han quejado beguemot (yo siempre me pregunto ¿de dónde sacará información para sus anotaciones, como véase?) y Jumanyi de que utilicemos el término ungido para referirnos, grosso modo, a la izquierda. Les parece que suena a burla o a insulto. No es así en absoluto.

El término ungido viene de la trilogía de Thomas Sowell sobre las visiones. Según el economista e historiador las diferencias ideológicas tienen su raíz en dos visiones antropológicas. Estas visiones se refieren a aspectos esenciales de la persona, por lo que condicionan, casi contienen, las teorías que uno se forma sobre las cosas. Y escasamente pueden ser refutadas por los hechos, porque la interpretación de los mismos parte de estas cosmovisiones.

Son dos, la restringida y la no restringida. Las dos difieren, esencialmente, en la capacidad que otorgan al hombre. Mientras que según la versión restringida el hombre tiene una naturaleza fija, con características positivas y negativas, en las que predomina el interés propio, la ignorancia, la carencia de virtud, para la visión no restringida el hombre no tiene una naturaleza fija. Por tanto es perfectible y en consecuencia tiene unas capacidades ilimitadas, desde el punto de vista práctico. Como la terminología visión restringida/visión no restringida es poco operativa, Sowell ha optado por llamar a quienes comparten la primera visión los ignorantes, y a los de la segunda, los ungidos. O en la terminología de Steven Pinker, los trágicos y los utópicos. Mucho mejor que yo lo explica nuestro experto en Thomas Sowell, Daniel, en su artículo Thomas Sowell y la teoría de las visiones en La Ilustración Liberal, número 19/20. Aquí citaré en extenso a Daniel para definir a los ungidos o utópicos:

La visión utópica

Para esta visión, la comprensión y la disposición del hombre son capaces de crear intencionadamente beneficios sociales. El hombre es capaz de sentir las necesidades ajenas como más importantes que las propias y actuar con imparcialidad en todo momento. El egoísmo de los individuos sería consecuencia del mismo sistema de incentivos, premios y castigos que la visión trágica considera imprescindible para reducirlo, pues lleva a las personas a hacer las cosas por razones egoístas y no porque sean lo correcto. De modo que dicho sistema debe ser eliminado porque, aunque hacerlo pueda tener consecuencias perniciosas en el corto plazo, a la larga eliminarán los frenos al perfeccionamiento del hombre.

Y es que en el hombre, lo real es muy distinto de lo potencial. Es imposible negar los límites del hombre contemporáneo, pero cada individuo es perfectible y puede mejorar continuamente, de forma básicamente ilimitada. De ahí que esta visión se la denomine como no restringida: la capacidad humana no tiene límites. La conclusión a la que lleva esa doble premisa sobre el hombre real y potencial es que hay algo en la sociedad que impide ese tránsito. Stuart Mill, por ejemplo, indicó que los únicos obstáculos reales para alcanzar la felicidad general eran la deplorable educación y organización social.

Así pues, dada la amplia diferencia que desde esta visión se observa entre distintas personas, según hayan explotado su potencial o no, la fuerza de la razón de aquellas mentes cultivadas que más camino han recorrido en ese tránsito hacia la perfección es la adecuada para moldear los procesos sociales. La experiencia, la sabiduría colectiva proceso de la evolución, no tienen valor por sí mismas si no pueden expresarse racionalmente. Aquellos que, gracias a la razón, ya han captado las posibilidades con que cuentan las sociedad ­­­–es decir, los intelectuales–, son los adecuados para dirigir el mundo, ya sea directamente o a través de otros que lleven a cabo sus ideas.

Dado que no estiman cierto que la mente sea incapaz de diseñar planes sociales adecuados, la ingeniería social es el modo más adecuado de llevar a cabo los fines deseados, en lugar de tortuosos mecanismos de incentivos y de ensayo y error. Existen soluciones a los problemas de la sociedad, a menudo obvias, aunque no sean fáciles de llevar a cabo debido a la oposición de quienes se aprovechan del status quo.

Puesto que el conocimiento aumenta enormemente a lo largo del tiempo, es necesaria una gran flexibilidad en los compromisos tomados en condiciones de conocimiento menor. Es más, dichos compromisos son una suerte de traición a la razón, pues nos llevan a comportarnos de una forma distinta a como lo haríamos basándonos exclusivamente en ella, con rigor e imparcialidad.

Por último, de forma congruente, si el hombre no está restringido, la libertad y la justicia se miden como resultados. La libertad es el poder efectivo de hacer cosas específicas. Dicho de otra manera: aunque nadie nos impida lograr algo, si carecemos de los medios necesarios para conseguirlo no somos realmente libres. La justicia también consiste en obtener unos resultados verdaderamente justos, sin importar el proceso, por lo que las ayudas a quienes parten de peor situación son justas.


Es decir, que al ver a los hombres como perfectibles, potencialmente son capaces de captar la esencia de los problemas, el porqué de los mismos, y su solución. Por ese motivo los ungidos se fijan sobre todo en las situaciones y buscan soluciones. Los ignorantes, por su parte, se fijan en los procesos y aceptan el mejor compromiso entre los efectos positivos y negativos.

Como los ungidos creen que el hombre puede remozar las situaciones que consideran injustas a voluntad, tienden a pensar que dichas situaciones si se mantienen es por la voluntad de otros. Y que por tanto estos otros, identificados vaga o estrechamente con el poder, tienen interés en el mantenimiento de estas situaciones.

Por otro lado, puesto que mejorar una situación injusta, o mantenerla como está, depende de la mera voluntad, ya que la capacidad está ahí, los ungidos tienden a dar mucha importancia a las intenciones, lo que no ocurre con los ignorantes.

Precisamente conviene entender a éstos, para mejor comprender a los ungidos. Por eso remito a mi (por el momento futura) anotación sobre los ignorantes, o trágicos.

Teniendo todo esto en cuenta se explica uno muchas posturas.
Otro palo al de Hockey
Jahd alertaba recientemente sobre un estudio que ponía en solfa el gráfico del palo de hockey, que es el principal fundamento científico, llamémosle así, del malhadado protocolo de Kyoto.

El gráfico recoge las temperaturas de la tierra desde hace unos mil años, y al plasmarlo sobre el papel resulta un bonito gráfico plano hasta... ¡tachaaaaaan!... el siglo XX. Entonces las temperaturas suben dramáticamente, y parecen situarse sobre otro nivel, en el que se mantienen. Imagine el lector un palo de hockey horizontal y con la parte que golpea hacia arriba. Entre los ergos de los científicos sin ciencia y los ¡ajá! de los ecologistas, la conclusión no puede ser otra. Hay un calentamiento global y viene por los malos humos (no íbamos a olvidar a los periodistas y a su ingenio al titular) de la industria, léase desarrollo, capitalismo.

Entonces nos enteramos por el New York Times del nuevo estudio que dejaba el gráfico en una obra de arte contemporáneo, por lo que hace a su capacidad probatoria. Hoy es por el Wall Street Journal ($) que me entero de que hay otro estudio que vuelve a poner en duda el palo de hockey. El descrito en el New York Times se refería a la inconveniencia de mezclar churras con merinas en la computación de los datos. Este último, elaborado por Stephen McIntyre de la Universidad de Toronto, va por otro camino.

Resulta que el método matemático de análisis de los datos tiende a dar un gráfico con forma de... Adivinasteis, ¡de palo de hockey! Incluso si uno introduce datos aleatorios, merced al modelo matemático de análisis de los mismos, el gráfico resultante suele tener la forma del dichoso palo. Con su subida final y todo. De este modo, el que al final la forma haya sido esa es un resultado trivial, como acostumbran a decir en ciencia. Trivial científicamente, que no políticamente, porque nos han golpeado con el palo de hockey un estacazo espectacular en forma de protocolo de Kyoto y que nos va a dejar la economía medio atontada. Como la que sí está medio atontada de tanto cloroformo progremediático es la opinión pública, excepción hecha de algún país serio, nos han atizado el protocolo y aquí chitón.

Uno podría pensar, puestos a ser maliciosos, que eso de elegir un método que palos de hockey ya sea con las temperaturas de la tierra, ya con los puntos por partidos de Pau Gasol, y luego llevarse las manos a la cabeza por la forma del gráfico, es deshonesto. Claro, que viendo cómo se las gastan los ecologistas y los políticos pensar en que hay una opción distinta de la deshonestidad, el engaño, el fraude, exige tener la mente blindada contra cualquier injerencia.

El autor del, ejem, estudio del palo de hockey, es un Michael Mann que no tiene que ver con el de collateral o Heat. Mann, el climatólogo de la Universidad de Virginia, ha reconocido que el método elegido es propicio a generar ese tipo de gráficos pero eso no quiere decir que en este caso los resultados estén mal. Claro. Ni quiere decir que estén bien. No quiere decir nada. Nada más que su juguete ha servido de justificación científica para lo que los ecologistas, o Chiraq, ven como un excelente instrumento para un gobierno mundial. Norabuena.

11 de Febrero de 2005

Narraciones y teorías conspiratorias
Lipe escribe una de las mejores bitácoras de la izquierda, o del comentario político a secas. Divergencias.

Yo le leo con la asiduidad con que él escribe, que es la misma con que nos deja algo de interés. Ni que decir tiene que estoy muy lejos de su posición ideológica. Pero leyéndole me doy cuenta de que tiene un verdadero interés por el debate. Es una pena que haya llegado a conclusiones tan erróneas.

Hago esta breve introducción para destacar su última anotación, Narraciones y teorías conspiratorias, que es especialmente valiosa. En ella recupera un texto conspiranoico que sugiere que Libertad Digital es fruto de una especie de conglomerado derechista empresarial despidepobres. Lo de menos es el contenido del texto que cita, que no tiene ningún valor. Lo importante es el análisis que Lipe hace de él: tres puntos cuya lectura recomiendo, que se resumen en que:

1) Cito: En la construcción de argumentaciones la sucesión puede sustituir a la causalidad. En el texto se presentan afirmaciones de forma sucesiva pero sin que exista una relación de causalidad entre ellas.

2) Cito: La condición fundamental de un texto para su utilización en el debate político no es su valor de verdad sino su verosimilitud. Más adelante nos dice: La condición de verosímil se obtiene más del lector que del texto. Y En resumen, las narraciones de los hechos sociales encuentran sentido y se valoran como verosímiles según se insertan en visiones ideológicas más amplias.

3) De nuevo cito: Finalmente, para cumplir su función (reafirmar la propia opción ideológica) es decisivo el momento de aparición de las narraciones.

La conclusión no puede ser más cierta: En resumen, alcanzamos una obviedad: llegado el caso, el valor de verdad de las afirmaciones es totalmente secundario en el discurso político.

Cierto, qué le vamos a hacer. Especialmente cuando ya sabemos de antemano quiénes son los buenos y quiénes los malos.

10 de Febrero de 2005

El amigo de los terroristas
Me felicito por la iniciativa de Arturo Díaz de retratar al corresponsal de la CNN en España, quien paradójicamente se llama Al Goodman (buen hombre). Me acuerdo perfectamente de una pieza de propaganda terrorista que emitió por la CNN hace unos cinco años, en la que daba cuenta de cómo varios aguerridos representantes del oprimido pueblo vasco hablaban de las implicaciones de la pérdida de sus libertades. Alguna libertad les restaba, no obstante, porque acompañó a algún miembro de Batasuna nada menos que a una estación de radio.

Esta opresión española contra los vascos tiene como consecuencia que haya surgido un grupo separatista de nombre ETA. Del enfrentamiento entre ETA y la policía el resultado es una desgraciada pérdida de vidas.

El bueno de Goodman comprende a los cachorros vascos, que al fin y al cabo están luchando por su libertad. Una joya.
Xavier Sala i Martín ha escrito en su estilete sobre las reformas prometidas por George W. Bush de la Seguridad Social, a la que ha dedicado especial relevancia en su discurso sobre el estado de la Unión. Sala cuenta el porqué del fraude de este sistema piramidal, y cómo ha saltado por los aires con la incorporación al pasivo de la generación del Baby Boom. Entonces explica de forma sencilla y sucinta, pero suficiente, en qué consiste la reforma propuesta por George W. Bush:
Para solucionar el problema, Bush propone que los trabajadores jóvenes puedan -si quieren- poner una parte de sus contribuciones en fondos de pensión privados con el objetivo de que puedan complementar lo que se prevé que sean unas minúsculas pensiones cuando el sistema deje de ser solvente.
El principio es muy sencillo:
(P)ienso que la privatización es deseable, porque da la propiedad legal del dinero a sus legítimos dueños, que no son ni burócratas ni políticos, ni demás vividores del bolsillo ajeno, sino los trabajadores.
Y lo borda en el remate final:
El presidente debería defender la privatización argumentando que son los ciudadanos, y no los burócratas, los que deben decidir cómo se invierte el fruto de su propio trabajo. Dicho de otro modo, Bush debería aplicar a su política interior el discurso que utiliza para la política exterior: el mundo funciona mejor cuando a los ciudadanos se les deja elegir. Es decir, cuando se desencadena el gran poder de la libertad.

Me alegro de haber coincidido con Sala i Martín en mi primer artículo escrito desde la cofa en criticar por inviable, injusto e innecesario el fraude de la Seguridad Social, así como en haber relacionado este asunto con las bases de la política exterior de Bush.

8 de Febrero de 2005

Moa en LPD

El pasado jueves Nacho Escolar posteó un artículo de Guillermo López titulado Grandes terroristas de nuestro tiempo: Pío Moa.

En él Guillermo acusa a Pío Moa de ser partidario de Franco y de ex terrorista. Ni lo roza como historiador. Pablo, también de La Página Definitiva, le ha dado una muy buena respuesta, que encontraréis a continuación. Para empezar ha titulado su artículo Grandes historiadores de nuestro tiempo: Pío Moa, que centra la cuestión. Porque la única actitud de la izquierda con los ex terroristas ha sido la de la comprensión, el caluroso acogimiento, la amnistía legal y moral, el ungimiento, el perdón. Pero no con Moa. Nunca con Moa. Lo de ex terorista en época de Franco, que en otros merece la Laueada Progresista, en Pío Moa se convierte en acusación. Porque Pío Moa ha cometido un doble pecado mortal progresista:

1) No es de izquierdas.

2) Ha elaborado la historia de la Segunda República desde el punto de la izquierda. Pero no de la propaganda, sino desde el punto de vista real, auténtico de la izquierda. Moa ha sacado los documentos de la izquierda, recordando cuál fue su postura.

Moa es un traidor; no porque haya dejado de practicar el antifascismo, sino porque ha abandonado la izquierda y porque ha revelado lo que según los censores (Prisa, Tussellone, Juliá...) jamás debería haber salido a la luz.

De vuelta
Queridos amigos, estoy todavía instalándome por lo que postearé con escasa regularidad. Pero vuelvo a la actividad agitativo-bitacorera.

Un saludo.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande