liberalismo.org
Portada » Bitácoras » La Hora de Todos » Marzo 2005

La Hora de Todos: Marzo 2005

31 de Marzo de 2005

De un besugo a un ciberpunk

Siempre he prestado atención a Enrique Gómez, por la simple razón de que me parece interesante. Recientemente escribió un largo artículo titulado Sobre el intervencionismo en las redes de telecomunicaciones, fechado el seis de febrero. Le respondió con rapidez Juan Ramón Rallo, en una anotación de nombre ¿Y por qué sólo las redes? Se me adelantó, y me alegro porque su respuesta ha sido mucho mejor de lo que yo hubiera podido escribir.

Desde entonces Enrique no ha escrito nada hasta el 28 de marzo, cuando responde, con un mal estilo notable, a Juan Ramón. Ya el título es de lo más faltón: Respuesta a los neocón, que no se enteran de nada. Pero el título es lo de menos. No se atreve a citar a quien le ha criticado. Enrique sabe que se llama Juan Ramón Rallo y que le hubiera bastado con poner un enlace con su artículo. Pero se refiere de forma indirecta al excelso artículo de Rallo enlazando contestaciones con esto.

Desde luego no soy un gurú de la sociedad red ni nada que se le parezca, pero sí sé qué es una bitácora y en qué consisten ciertas normas de comportamiento del bloguerío, que no son muy distintas de las que exige la discusión. Y hacer referencias veladas no está entre éstas. Eso de decir hay algunos que dicen o según algunos comentarios, etc, lo hacen los políticos. No copiemos lo peor de las malas artes de los políticos. Ni lo necesitamos ni es bueno. Insisto en que el crítico de Enrique no se ha escondido y ha firmado sus palabras, por lo que no debería esconderle él en su contrarréplica.

No sólo no le cita, sino que le oculta tras una nube que llama los neocón, de quienes lo único que sabemos es esto, enlazado desde las palabras hooligan neocón. Es decir, que enlaza la búsqueda en Technocrati de Red Liberal. ¿Porqué? El mismo trabajo, o menos, le hubiera costado enlazar a Red Liberal. ¿Cuál es entonces la razón de no enlazarla directamente? ¿Qué mecanismo mental se esconde tras esa decisión? ¿No quieres darle visitas? ¿No quieres manchar tu bitácora con enlaces a hooligan neocóns? ¿Puro sectarismo? Yo iría por la primera posibilidad, pero sigo sin entender el motivo.

Dice a sus lectores:

El argumento utilizado...
¿Dónde? ¿Por quién? no lo has dicho
El argumento utilizado consiste en afirmar que yo escribí en ese post algo así como que el Estado debe proveer obligatoriamente de redes de calidad a todos los ciudadanos y evitar así la libre competencia. Eso es totalmente falso, ya que el artículo lo único que proponía es que el Estado se abstuviera de cerrar las redes que se están creando y que permita a cualquier ente (individuo que pone un punto de acceso en su casa, comunidad de vecinos que comparten una wifi o un ayuntamiento que da acceso gratuito a sus ciudadanos) proveer una conexión a cualquiera.

No me cansaré de repetir la desatención con sus lectores de referirse a un argumento de quien le ha criticado sin ofrecerle la fuente. En este caso, además, lo que hace es violentar él el argumento de Rallo. Si el lector que no conozca la crítica a su artículo hubiera podido acceder a ella en su contrarréplica, habría tenido la ocasión de comprobar que los múltiples argumentos de Juan Ramón jamás se podrían resumir como lo hace sin violentarlos hasta dejarlos irreconocibles. No tengo más que referirme a la cumplida respuesta de Rallo a la contrarréplica de Gómez.

Enrique llama a quienes escribimos en Red Liberal neocón. Lo de nombrar las ideas está bien para entendernos. Es decir, para no tener que sacar la lista de ideas de cada cual, porque daría un conjunto muy abigarrado. Lo de llamar a uno liberal, socialista o totalitario es, pues, para entendernos. Pero no es ese el uso que él le da. En absoluto. Enrique recurre al término neocón para oscurecer y no para aportar luz a la discusión. Para decir a los enteraos: Eh, que estos son de esos. Para sustituir el pensamiento por las palabras. ¿Que estoy en un error y lo que comete Enrique Gómez es otro? Me alegro. Pero no lo parece.

Porque es un error, en el mejor de los casos. Es abrumadoramente evidente que Red Liberal es el agregador de las bitácoras liberales en español. Y que el que no está es pura y simplemente porque él no quiere. Y el hecho de que en Red Liberal hay liberales de todo pelaje es tan claro que negarlo supone una heroicidad, o una cobardía.

Antes de seguir adelante con el final, querría hacer una nueva consideración. Me parece sorprendente la costumbre de no abrir un espacio a los comentarios de los lectores. Eso de llevar el artículo del papel, el que conocemos desde el XIX, tal cual, a internet sólo está al alcance de los ciberpunks. Quizás insistir tanto en las redes les despiste y les haga olvidar que podemos utilizar las posibilidades de internet para acrecentar y mejorar la discusión y el intercambio de ideas, que ha de ser el verdadero objetivo. Sólo un gurú de la nueva sociedad red puede llevar el artículo de papel a internet, sin más cambios que el enlace. Y en este caso de aquella manera.

Pero como Enrique no sabe escribir un artículo sin algo de enjundia, nos ha dejado los dos últimos párrafos para explicar su postura. Le cito:

En el caso de las redes de telecomunicaciones los neocón llevan el debate al mismo punto de siempre: ¿confiamos más en el Estado o confiamos más en el Mercado? En realidad nos cansamos de ese debate, porque estamos hablando siempre de las mismas instituciones. Desde una óptica ciberpunk no hay muchas diferencias entre un socialista y un liberal, ya que ambos confían ciegamente en las instituciones, y además en las del S.XIX y anteriores: los socialistas confían más en el Estado, el sindicato, la asamblea, etc. y los liberales lo hacen en mayor grado en la empresa, la familia o la Iglesia. Así que al final es un diálogo de besugos entre unos y otros que siempre radica en elegir qué instituciones deben regir nuestras vidas.

No sé si Enrique aceptará las ideas de un besugo como yo. Pero se las ofrezco por si fuera el caso.

El debate es el de siempre, porque nos encontramos con cuestiones esenciales. Quizás a un ciberpunk, alucinado con la nueva sociedad red de la que luego hablaré, los derechos del individuo, la libertad, la imposición, la propiedad, el intercambio voluntario, las normas de la moral, el Estado, le parezcan cosas sin sentido. Pero no lo son. Algunas de estas cosas están ínsitas en la naturaleza humana y los conflictos que se crean entre las personas en torno a los derechos son demasiado reales como para negarlos. ¿Que en el S.XIX existía también el Estado y el mercado? Sí. ¿Y que existían en el XVIII, el XVII e incluso en el XII? Sí. Entiendo que ver las cosas con tanta perspectiva pueda llevar a la melancolía, a la desesperación o al agotamiento. De ahí que los ciberpunks se cansen de ese debate.

Quizás la clave sea lo de la nueva sociedad red. Si nos enfrentamos a una nueva sociedad red, incluso sin comentarios en las bitácoras, ¿para qué pararse a pensar en instituciones del pasado? Pero puede que haya que hacer el esfuerzo, reconozco que penoso, de estudiar de dónde venimos para situar qué sea eso de la nueva-sociedad-red. Claro, que hacerlo tiene el peligro de darse cuenta de que, como ha dicho Jahd, la sociedad es una red que lleva poblando la tierra no menos de 10.000 años. Esa falta de perspectiva es la que explica que un ciberpunk cabal vea a socialistas y liberales jugando con las instituciones como quien lo hace con los argamboys. A mí, quizá porque no soy un ciberpunk y porque escribo con la colaboración de quien deja los comentarios bajo mis anotaciones, me parece evidente que ni socialistas ni liberales tienen, simplemente, preferencias por unas u otras instituciones. El sindicato, por ejemplo, es una institución perfectamente liberal si es una reunión voluntaria de trabajadores y no se beneficia de la intervención pública. La empresa, si está favorecida o mantenida por el Estado, recibirá las críticas de los liberales. No explicaré más, pero hay libros de lo más interesante que tratan estos temas. Los que aparecen aquí, por ejemplo.

28 de Marzo de 2005

Gracias a Mahalanobis.

Vaya unas estadísticas que hemos elegido los españoles para estar entre los primeros del mundo. Yo, la verdad, no dejo de sorprenderme. España supera el 2% de consumidores de cocaína sobre la población.

27 de Marzo de 2005

De los recientes tiroteos
He esperado unos días para comentar la noticia sobre la matanza de Minnesota, en la que un chaval disparó a quince personas, acabando con la vida de nueve personas: dos de sus abuelos, cinco alumnos, un guardia de seguridad y una profesora, para luego suicidarse. El criminal era un joven indio de ideología nacional-socialista.

Se titulaba una información de Antena3TV (no la enlazo porque la noticia no está ya disponible) algo así como que esta tragedia iba a reabrir el debate de las armas en los Estados Unidos. Será allí, claro, donde hay debate.

No es el único tiroteo que se ha producido últimamente. Se ha producido uno hace dos semanas en la Corte de Atlanta, con cuatro muertos como trágico resultado. Tres días más tarde, en un nuevo tiroteo en una iglesia de Wisconsin, perdían la vida nueve personas. Poco después se producía la matanza en el colegio de Minnesota, de la que nos hemos enterado.

No soy partidario de abrir debates en momentos así. Son propicios para vendemantas y salvapatrias, que apelan a los sentimientos para anular el juicio crítico. Pero como habrá quien piense que me he escondido en mi defensa de la libertad de armas tras un acontecimiento como este, recupero el asunto.

Los tres trágicos sucesos van en la dirección de probar que quienes estamos a favor de la libertad de armas tenemos razón. El motivo es bien sencillo. En los tres casos se trataba de zonas libres de armas.

Son muchos los recintos libres de armas, es decir, en los que se prohíbe el uso o el porte de armas. Incluso a los vigilantes. Por supuesto, desde el punto de vista liberal no hay nada que objetar. Cada uno es libre de imponer las normas que considere oportunas. Pero lo que me interesa es que aquí vuelve a manifestarse de la manera más trágica la lógica humana más inmediata. De cada 10 tiroteos en sitios públicos, 9 se producen en áreas libres de armas. La razón es bien sencilla. Si el criminal sabe que le van a detener en sus primeros intentos, puede que incluso antes, y que el resultado será su muerte segura, se lo piensa dos veces. Incluso nueve veces, antes de llevar a término su plan. Si uno cuelga el cartel de aquí no hay armas, lo que entiende el criminal en potencia es aquí es usted el rey, porque nosotros no le podremos parar.

Luego algo, sí, ha vuelto a fallar en estos días trágicos. No la libertad de armas, sino su prohibición. No obstante, y para que nadie me acuse de basarme en lo anecdótico, quiero decir que en cualquier caso, aunque el uso de armas estuviera permitido en los tres recintos que he mencionado y el resultado (lo que es improbable) hubiera sido el mismo, acudiría a la estadística, que me parece un argumento de peso, a diferencia de la evidencia anecdótica.

Pero vamos más allá. Según el estudio elaborado por Bill Landes y John R. Lott, que examina los efectos sobre los tiroteos públicos de la adopción de leyes que permiten portar armas ocultas (que han pasado de regir 8 Estados en 1985 a 37 hoy) de 1977 a 1999, y el resultado es que los Estados que adoptan esas leyes ven reducido el número de tiroteos públicos en un 60% y las muertes y heridas en un 78%.

Más aquí, y aquí (gracias, por cierto) e incluso aquí.

Vía la renovada página (menos mal) de John R. Lott.
Derecho a las armas desde el derecho a la vida
Vía Gun Watch, llego a este post, en el que el autor hace una defensa del derecho a las armas desde el derecho a la vida.

Tan de acuerdo estoy con él, que yo mismo hice idéntico razonamiento, aunque basándose en el pensamiento de Ayn Rand.
Nuevo libro de Thomas Sowell
Su título, Black Rednecks and White Liberals, and Other Cultural and Ethnic Issues.

La editorial lo presenta como una colección de largos ensayos. El principal se titula La Verdadera Historia de la Esclavitud, pero tiene otro que promete ser igualmente jugoso, dedicado al odio a los judíos. También vuelve sobre alguno de sus temas favoritos, como el de la educación de los negros en los Estados Unidos. Otro must.

Dani, hay que ser más rápido. Ya van dos ;)

24 de Marzo de 2005

Ser pobre es ecológico
La lucha del ecologismo contra la riqueza es una lucha contra los pobres. Para poner un ejemplo, me fijaré en un artículo que se plantea si la ayuda a los pobres incrementará el riesgo para la vida animal.

No es que descarte el alivio de la pobreza, pero el autor busca, como un estudio que cita, compatibilizarlo con la conservación de la naturaleza, que cree incompatibles. Por si acaso propone que se coaliguen ONGs ecologistas y de desarrollo en áreas pobres. El resultado me temo que sería el estrangulamiento del desarrollo de esas sociedades.
Negociación Colectiva
Resulta escalofriante cómo un concepto tan totalitario como el de la negociación colectiva ha sido aceptado por tanta gente. Y eso que tiene que ver nada menos que con el trabajo. Siguiendo con el optimismo de las últimas anotaciones, vengo a dar con una buena noticia al respecto.

En una perdida bitácora llamada Labor Blog, leo una anotación titulada GOP States Attack Workers Rights. Y no es, como uno pudiera pensar, un aumento en la regulación laboral o un aumento en el salario mínimo. Se refiere a la eliminación de la negociación colectiva en tres Estados de los Estados Unidos: Missouri, Indiana y Kentucky. Bravo por ellos.
Los pobres no son el problema, sino la solución
Resulta evidente para un liberal. Pero hemos oído lo contrario tantas veces, que incluso resulta chocante.

La frase titula una anotación en el blog de Stephen Pollard en la que entrevista a Hernando de Soto, y que he conocido por Hispanicpundit. La entrevista está muy bien.
Las brechas
Jerry Scharf se fija en la siguiente noticia:

Kuwaiti Women Launch Campaign for Their Rights

Básicamente, los derechos que piden las mujeres kuwaitíes son el voto y participación en el proceso democrático. ¿En qué se habrán fijado para lanzarse a pedir estos derechos? Pues es claro que en dos brechas democráticas en el corazón del mundo islamista, abiertas por la política exterior de George W. Bush. Nos guste o no nos guste. Las dos brechas son Afganistán e Irak.

Ya que tenemos a ZP como líder neocón, imagino que quienes tienen el valor de denominarse feministas algo dirán del verdadero proceso de liberación de la mujer que se está operando en esa parte del mundo.
Hong Kong elimina el impuesto de sucesiones
Recuerdo un comentario de José Ignacio del Castillo: Los economistas se rompen la cabeza en ocasiones para dar con el tipo óptimo de impuesto. Cuando es claro que el tipo óptimo es cero.

Desde luego. Los impuestos son un robo, y por tanto son injustos. Y en consecuencia cualquier impuesto carece de justificación. Como no podemos acabar con ellos, al menos debemos conformarnos con que el sistema fiscal sea lo menos injusto posible. Últimamente estamos oyendo buenas noticias al respecto, en gran parte por causa de la globalización y de la competencia institucional entre Estados.

La penúltima buena noticia era la rebaja en la imposición sobre sociedades en Alemania, fruto de la competencia de otros países (y aquí), como reconocen WSJ ($) y The Economist.

La última tiene lugar más lejos, en Hong Kong. Allí se eliminará uno de los impuestos más injustos y más absurdos, el que se impone sobre la herencia. No tiene apenas efectos recaudatorios, desincentiva el ahorro y lo que es peor, no cabe justificación alguna para que se grave primero la renta y luego lo acumulado con la renta no gravada. Es una doble imposición sin posible justificación, que incide sobre la misma acumulación de riqueza.
Día mundial del agua 2005
El pasado 22 de marzo fue el día mundial del agua. Unos 12 millones de personas mueren anualmente por falta de acceso a agua limpia y en condiciones sanas. Ya el pasado año me ocupé de este asunto, al que dediqué una anotación a la que me remito. Recuerdo parte de lo que entonces dije:

Recientemente se ha publicado un informe en los Estados unidos que concluye lo siguiente:
Los esfuerzos para conservar el agua (desde los váteres con bajos consumos hasta las plantas de energía o la irrigación de cosechas más eficientes) están funcionando tan bien, que los americanos la usan menos que lo que lo hacían hace 30 años. (...) Esta tendencia plana en el consumo se produce a pesar del crecimiento en la población de los Estados Unidos, y en la producción de energía eléctrica, la mayor consumidora de agua.

El consumo prácticamente no ha variado desde 1985 y es un cuarto más bajo que la década de los 70'.

De modo que el crecimiento económico no viene acompañado necesariamente con un aumento en la cantidad de uso de los minerales, y tampoco del agua (en serio que no es tan complicado entender esto). El motivo es que, aunque las necesidades de los servicios que necesitamos del agua aumentan, la capacidad de satisfacerlos aumenta por la vía del incremento en la productividad. Además se mejora la producción y el transporte de dicho mineral.

Pero estos procesos se ponen en marcha cuando hay un mercado que permita una gestión adecuada de este recurso. Es lo mismo que ocurre en todos los recursos. Con un sistema legal que defina y defienda los derechos de propiedad, con su intercambio se generan precios que recogen la información sobre el valor relativo de los recursos, y la transmiten. Es decir, lo que necesitamos para que se gestione de forma eficaz y creativa el agua es un mercado libre.

Hoy añadiré algunas cosas. En primer lugar invito a leer este artículo aparecido en Reason y escrito por Fredrik Segerfeldt, titulado A Cold Shower for World Water Day. En él recuerda que tras casi tres décadas de políticas públicas inspiradas por la ONU se han alcanzado muy pocos resultados. Al menos pocos positivos. Lo chocante es que, aunque el 97% del agua mundial está gestionada por los Gobiernos, y pese al catastrofismo de la ONU por las escalofriantes estadísticas que recoge (el año pasado murieron más personas por falta de agua que por conflictos bélicos), lo que pide no es menos, sino el mismo nivel de gestión pública. ¡O más! Pero 12 millones de personas al año son muchas y debemos plantearnos esta cuestión con seriedad. Pero estos datos no quieren decir que no haya razones para el optimismo. En concreto, como explica Segerfeldt,

En los últimos años, un pequeño número de gobiernos de países subdesarrollados han mirado al sector privado pidiendo ayuda y han introducido varias reformas promercado en el sector del agua. En conjunto los resultados han sido ilusionantes.

En los países subdesarrollados con inversión privada en infraestructuras de agua el 80% de la población tiene ahora acceso a una mejor fuente de agua. Los países que no permiten inversiones privadas en agua han quedado por detrás.


Una mejora en las condiciones de vida de los pobres que el lobby ecologista no piensa permitir. Y están teniendo éxito.

En segundo lugar me referiré a este artículo, que con evidente cabreo y exabrupto y feo detalle gráfico incluidos recuerda ciertas cosas esenciales. Como que, cuando hay una necesidad no cubierta, el sector privado se siente atraído a cubrirla, siempre que los ingresos (que derivan del interés que despierta ese servicio) superen los costes (que reflejan el valor que se otorga a usos alternativos a los medios con que se satisface esa necesidad de agua). De modo que es el beneficio de la empresa lo que mueve el mejor uso de los recursos. En este caso los redirige a los sitios donde hay una necesidad real de producir agua. Y las empresas están orientadas a la satisfacción del consumidor, lo que no ocurre con los gobiernos.

23 de Marzo de 2005

La Europa de las dos velocidades
La que se puede observar en el gráfico que acompaña esta anotación del blog del Adam Smith Institute. La Europa más liberal con los países del Este a la cabeza lidera el crecimiento en nuestro regulado continente. Que aprovechen mientras no entren en la maraña administrativo-burocrática de Bruselas.

El crecimiento económico es el único camino para aliviar la pobreza. No me importa escribir obviedades ni repetirlas, porque incluso éstas quedan orilladas por las posturas más estupefacientes. La riqueza es lo único que puede curar la pobreza. Y hay que crearla.

22 de Marzo de 2005

17 de Marzo de 2005

El inquietante Fernando Huarte Santamaría
Invito a leer con atención esta noticia: El PP exige la comparecencia del dirigente socialista que se reunió en la cárcel con Benesmail.

De su lectura sacamos las siguientes conclusiones:

1) Hay un dirigente del PSOE de Asturias. Es decir, del PSOE y de Asturias, por si no ha quedado claro. Se llama Fernando Huarte Santamaría.

2) Este dirigente del PSOE asturiano es un hombre de progreso, y como prueba valga que preside Asociación Nacional de Amigos del Pueblo Palestino Al-Fatah. En consecuencia, y como hombre de izquierdas concienciado, es un defensor del terrorismo y de los terroristas. Admirador de Yasser Arafat.

3) El dirigente del PSOE de Asturias concienciado defensor de los terroristas se ve con asiduidad con uno de ellos, de nombre Benesmail Abdelkrim, terrorista del GIA.

4) Este Benesmail Abdelkrim era el lugarteniente de Allekema Lamari, emir del 11M. La relación es tal que Allekema Lamari, uno de los terroristas suicidados (dejo el sujeto al criterio de cada cual) en Leganés le enviaba dinero mensualmente a la cárcel. El último pago es un giro de 150 euros, realizado el 6 de marzo de 2004.

5) Las visitas del concienciado Fernando Huarte Santamaría al terrorista Benesmail Abdelkrim se producen antes y después de los atentados del 11M. La relación de Huarte con Benesmail Abdelkrim viene desde el año 2001 y su última visita es de octubre de 2004.

6) La relación de Huarte con Benesmail Abdelkrim es tal que gestiona que le saquen de la cárcel para que el terrorista pueda acudir a una clínica dental de Gijón. Es más, el propio Huarte paga de su bolsillo la endodoncia al terrorista. Estamos en febrero de 2002.

7) Cuando acuden ambos a la clínica, ésta se cierra por motivos de seguridad. Esto ocurre en tres ocasiones.

8) Huarte, con su corazón siempre inclinado hacia los terroristas, declara a La Nueva España que pagó la endodoncia de Benesmail Abdelkrim por fines humanitarios, para ayudar a su rehabilitación. Me pregunto qué tipo de endodoncias realizan en la clínica dental gijonesa, que curan también el alma. Quizás por eso necesitan que nadie esté presente en la operación, fuera del dentista, el terrorista, y el filántropo hombre izquierdas comprometido.

9) Le preguntan a Huarte, el dirigente socialista de Asturias, cómo es posible que confíe en la rehabilitación de Benesmail Abdelkrim cuando él planea desde la cárcel volar nada menos que la Audiencia Nacional. El filántropo proterrorista responde que eso no está probado todavía. No han demostrado nada de los presuntamente implicados de la acusación que tienen y que Benesmail Abdelkrim es una persona a la que cogieron en España, la metieron presa y todo el mundo tiene derecho a que se le ayude cuando está en una situación desesperada. Lo contrario no sería humano, me parece a mí. Lo humano es pagarle endodoncias a terroristas, para este hombre comprometido.

10) Lo más inquietante de la relación del terrorista del GIA con el dirigente socialista asturiano no acaba aquí ni mucho menos. Resulta que hay una estrechísima relación entre Benesmail Abdelkrim y ETA. De hecho, cuando fue detenido en la Operación Nova, Benesmail Abdelkrim tenía en su bolsillo el teléfono de dos terroristas. Uno de ellos el sanguinario Henri Parot. El otro es Harriet Iragi

11) Y no se agota ahí la relación entre Benesmail Abdelkrim, el terrorista del GIA, el lugarteniente del emir del 11M Allekema Lamari, con ETA. En realidad no es sino un ejemplo de una relación muy estrecha y prolongada. En la cárcel se veía con los terroristas de ETA. Decían los funcionarios que era como uno de ellos. De acuerdo con El Mundo Benesmail Abdelkrim se relacionaba casi en exclusiva con ellos, los terroristas de ETA. La relación era tal que, de acuerdo con los funcionarios de prisiones, entre ellos se llamaban hermanos.

12) No es sólo que hubiera una cercanía personal, seguramente fruto de la comunión de ideas sobre el derecho ajeno a la vida y la libertad, los medios justificados por el fin y otras ideas de progreso. Llegan al plano puramente profesional. Dice un terrorista de ETA, compañero de Benesmail Abdelkrim: Es un tipo superserio. Este es de los que, en cuanto salga, va con una bomba encima (...) Para él hay cosas que nosotros hacemos mal. Según él, tú pones la bomba y no tienes que avisar.

13) Recapitulando, tenemos un dirigente del PSOE en Asturias, un hombre comprometido, con una estrecha relación con un terrorista del GIA que a su vez es como un hermano de varios miembros de ETA y que tiene también estrecha relación con uno de los máximos responsables de llevar a cabo los atentados del 11M. Pero la cosa no queda aquí.

14) Ni mucho menos. Sigamos la relación de Benesmail Abdelkrim con el 11M. En la misma cárcel de Villabona coincide con otros dos implicados por el 11M. Antes de que éste se produjera, es decir. Estos dos son los confidentes Antonio Toro Castro y Rafa Zouhier. Precisamente en la fecha en que Toro y Benesmail Abdelkrim coinciden en la cárcel de las hermandades Toro está buscando comprador para 150 kg de dinamita.

15) Dinamita. ¿Nos hemos olvidado ya de Fernando Huarte Santamaría, el dirigente del PSOE en Asturias? No. Porque ahora viene lo que ha revelado Libertad Digital. Resulta que pese a ser un hombre comprometido, o quizás por ello, Fernando Huarte Santamaría es empresario. O al menos tiene una empresa, llamada P.F. BROKERS INTERNACIONAL, S.L., registrada en Asturias en el año 1993 y que aparece en el registro mercantil como activa. El objeto de social de la compañía es el que sigue: adquisición, importación y exportación, venta y distribución de productos mecánicos, maquinaria, productos agrícolas, aceites, motores, filtros, carburantes líquidos y sólidos, minerales y carbones. ¿Ha quedado claro? Adquisición, importación y exportación, venta y distribución de (...) minerales y carbones. ¿Qué minerales y carbones adquiría, importaba, exportaba, vendía o distribuía P.F. BROKERS INTERNACIONAL, S.L.? ¿En qué minas se surtía? Estamos hablando de Asturias, no es que no tenga para elegir.

16 de Marzo de 2005

Homenaje a Carrillo
Leo en El Semanal Digital que El PSOE promueve un homenaje a Santiago Carrillo por su 90 cumpleaños. Compruebo más tarde, como me señala Milton, que el homenaje ha sido ya perpetrado. Se me ocurren varios comentarios al respecto.

La celebración, que ha sido ideada por varios periodistas de la Cadena SER en donde habita, ha sido un acto de adhesión a su persona y a su figura; no obstante, entre los regalos al nonagenario se cuanta un libro con recortes de prensa titulado Noventa años de historia y vida. Esto resulta chocante para un liberal. Porque Santiago Carrillo es un asesino en masa. Bajo su responsabilidad murieron unas 5.000 personas. Por mucho que la gran mayoría, la práctica totalidad, fueran de derechas eran personas con los mismos derechos a la vida, a la libertad, a la expresión y a todas las cosas sublimes, mundanas, grandes y pequeñas que hacemos con nuestros años. Los que les quedaban por vivir fueron segados por la decisión de Santiago Carrillo y otros de llevar a cabo sus ideas. Los ideales de los que tanto hablan, sin rubor, muchos. Ejecutados a golpe de fusil. En grandes números. En largas filas. En días arrancados del calendario con método y decisión.

Eran víctimas de unas ideas erróneas, y de la firme decisión de muchos de llevarlas a cabo. Era verdadero idealismo, pero al servicio del mal más abyecto.

José Luis Rodríguez Zapatero acude al acto. Ya he hablado en más de una ocasión de la estrategia guerracivilista del PSOE, que busca deslegitimar democráticamente al PP.

Fernando G. Delgado también acude. En este caso su asistencia es un ejemplo arquetípico del rasero moral de mucha izquierda. De demasiada izquierda. Acusó a quienes votaron al PP en 2000 de hacerlo "por los asesinos de García Lorca". Era evidente que ningún asesino de García Lorca se presentaba a las elecciones. Pero su conciencia de hombre de izquierdas no sufre lo más mínimo en un homenaje a un asesino en masa.

El libro que le han regalado a Santiago Carrillo debiera haberse llamado Noventa años de historia y muerte y los recortes de prensa haberse sacado de las esquelas.
Las manos a la cabeza, o al revés
Por muy obcecado que uno esté, el empecinamiento en el error ha de tener algún límite. Lo digo porque pese a todo (es decir, pese a esto, esto, esto, esto, esto, esto, esto, esto...) Nacho Escolar insiste en el Salario Mínimo. O algo así.

Porque lo que hace Nacho es llevarse las manos a la cabeza por una cita de Walter Block. No ha hecho más. Añadir la palabra animalada, para aderezar el gesto. Sugerir, señalar. He de decir que no hace más porque no puede hacer más. ¿Sería capaz de dar un argumento en defensa del salario mínimo? No. Juan Ramón Rallo, con su clara y precisa capacidad de análisis, ha dejado la anotación en lo que es: nada. Hubiérale bastado con señalarla, pero Rallo no puede quedarse ahí.

Quien defiende las leyes del salario mínimo no tiene en absoluto ninguna teoría del salario. Pensará que se forman al azar, o por cualquier otra causa insondable. Sólo desde el vacío teórico se puede llegar a proponer algo tan ilógico y perjudicial como el salario mínimo.

Aprovechando el monólogo de Rallo (porque por el otro lado hay muy poco), me permito recordar los cuatro puntos que escribí en la anotación Reserva de empleos a los minusválidos, que se refieren a la productividad, y por tanto al salario, de los minusválidos.

También haré mención de un aspecto: el nivel razonable de SMI.

Nacho concede que un SMI elevado genera paro. Pondré un ejemplo que ya había citado:
Una ley de salario mínimo de los Estados Unidos se aplicó por error a Haití en los años 30. Entonces, menos que ahora, Haití era un país pobre, con poco capital. En consecuencia los salarios eran bajos, mucho más que en los Estados Unidos, y el resultado fue el previsible: enormes masas a la calle.

Pero, Aristotélico, alega las consecuencias negativas del otro extremo, el que no haya SMI. En su opinión se genera miseria.

La idea de que la ausencia de una prohibición estatal genere mísera es cuando menos chocante. Imagino que se referirá a que de no haber SMI los salarios caerían en la miseria. Pero de ser así, ¿Solo caerían los salarios que de otro modo se hubieran cubierto por el SMI? Es decir ¿Tienden todos los salarios a la miseria y sólo el SMI los sostiene? ¿O por el contrario hay una explicación autónoma, económica de los salarios? En tal caso hay dos opciones:
1) La Ley de Hierro de los salarios, que entiende que por motivos puramente económicos éstos tienden a cero
2) Cualquier otra explicación económica de los salarios, que forzosamente tiene que relacionarlos con la productividad.

La primera opción es descartable por historia, por la misma realidad actual (¿Cómo es posible sino que haya quien gane salarios por encima de 1 euro al año? ¿Cómo que incluso que ganen miles o centenares de miles de euros por año?) y desde luego por la teoría económica.

La segunda implica que los salarios se fijan en el mercado según sus propios mecanismos, y que la imposición de un SMI a trabajadores y empresarios genera desempleo.

Si se genera desempleo, ni Nacho Escolar ni nadie tiene el derecho de juzgar si es necesario ese desempleo o no. Quienes tienen todo el derecho son el trabajador y el empresario; precisamente el derecho que les ha sido arrebatado por el SMI.
Pensar por ideas
Milton, al que conocemos de sobra por estos lares, ha dado el paso de crear él mismo una bitácora con el original nombre de Pensar por ideas para tener en cuenta.

Comienza por toda una declaración de principios, en la que comenta las ventajas e inconvenientes de dos caminos (método significa camino) posibles para acercarse al conocimiento. Uno la construcción de sistemas, y el otro una especie de acercamiento por aproximaciones sucesivas, que le parece más feraz.

Milton promete no caer en el relativismo, lo que le agradecemos infinito, y puestos a prometer, que entrará en la discusión metodológica con los austríacos. Espero con el cuchillo entre los dientes ;)

Yo te animo, Milton, a que sigas adelante con tu bitácora, y a que nos ayudes a interpretar el mundo desde una perspectiva neoclásica.


Un saludo y bienvenido.
Polonia se suma a la revolución
... del tipo único. Según cuenta el Adam Smith Institute en su blog, citando al Daly Telegraph,

Polonia se va a sumar a la revolución del tipo único en la Europa del Este, al cambiar a un sistema con un único tramo marginal del 18% sobre la renta, los beneficios de sociedades, y el IVA. Mirosaw Gronicki, el ministro de finanzas de Polonia, ha declarado que el sistema de una tasa para todos eliminará el complejo entramado de tipos y exenciones del país en 2008.

Es una pena que el horizonte para la implantación total del sistema sea tan lejano. Pero como la oposición había exigido el tipo único, su adopción parece inevitable.

Me encanta la parte en que la anotación del ASI incide en que el gobierno de centro izquierda calcula que el cambio de su tasa máxima del 40% creará el suficiente crecimiento adicional y grado de cumplimiento como para compensar cualquier caída en la recaudación. Vamos, que no hay una incompatibilidad extrema entre las buenas ideas, como la famosa curva de Laffer (explicada por primera vez por Ludwig von Mises, por cierto), y la izquierda. Claro, que cuando de aumentar la recaudación se refiere, la izquierda es capaz de todo, incluso de adoptar medidas económicas razonables.
Globalización y la convergencia real
Out of Control nos ha vuelto a dejar una gran anotación, ésta sobre la pobreza y el desarrollo. What a great time to be poor.

Por la anotación se llega a un interesante artículo de Ronald Bailey que se refiere, a su vez, a un tercero publicado por el Banco Mundial. En él, llamado Why Are We Worried About Income? Nearly Everything that Matters is Converging, su autor, Charles Kenny, añade un gramo de sentido común en la discusión sobre desarrollo, al traspasar el velo monetario para prestar atención a los bienes reales.

Pedro Schwartz recuerda habitualmente que los índices de inflación están sesgados al alza, especialmente en ciertos sectores. Las televisiones de hoy ofrecen mucho mejores servicios que las de hace 30 años. Y en ambos casos el denominador es el mismo.

En la misma línea de fijarse, en lo posible, en indicadores reales de calidad de vida, Kenny muestra que el mundo está convergiendo y no separando cada vez más a ricos y pobres. La diferencia entre unos y otros, por lo que se refiere a la atención más básica y a las manifestaciones de lo que llamamos calidad de vida, se está haciendo crecientemente estrecha.

El punto tres del artículo hace un repaso de anteriores intentos de medir esta evolución. Uno de ellos (Crafts, 2000 citado en la bibliografía) escoge como baremo el Índice de Desarrollo Humano. Inicialmente creado, de ello estoy seguro, para encontrar un índice que fuera más amable con las economías más socializadas, ya que el crecimiento económico siempre se ha mostrado renuente a asociarse con el dirigismo, el Índice de Desarrollo Humano, según el estudio de Crafts, revela una convergencia entre los países en desarrollo y el país más desarrollado desde 1950 y hasta el fin del siglo XX . En el caso de Latinoamérica y la Europa del Este la convergencia también se produce de 1913 a 1950.

Más adelante cita otros estudios (Ram, 1992 y otros del mismo autor; Ingram, 1992) que revelan, entre otras cosas, que las diferencias en consumo de calorías son pequeñas y se han estado estrechando, y que lo mismo ocurre con otro tipo de indicadores, como esperanza de vida, alfabetización o urbanización.

Kenny elabora sus propias tablas, con más indicadores que los utilizados por los tres autores citados, y llega a las mismas conclusiones. Si bien en los siglos anteriores al XX no está clara la convergencia, es con la llegada del último siglo del segundo milenio cuando, junto con el enorme desarrollo económico, se ha producido un acercamiento en los niveles de vida.

A todo esto, no es que yo piense que las diferencias tienen alguna importancia. Para citar de nuevo a Pedro Schwartz, no me fijo en las diferencias de renta, u otras, porque no soy envidioso. Pero el artículo vale para echarle la realidad a la cara a quienes sí tienen la desigualdad entre sus preocupaciones y que no paran de decir que las desigualdades crecen sin detenerse. Y ya más en serio, lo importante es comprobar una vez más que el progreso de los pobres en este mundo globalizado es real.

15 de Marzo de 2005

Blogs espías
Vía Truck and Barter me entero de que un interesante artículo de Wired, titulado We Need Spy Blogs, propone la utilización de bitácoras para hacer un mejor uso de la información, que para algunos asuntos se encuentra muy dispersa. La idea consiste en llevar el invento a Intelink, la intertet para los servicios de inteligencia estadounidenses. Es más, Kris Alexander, como se llama quien ha escrito el artículo, va un paso adelante y propone que haya bitácoras de los servicios de inteligencia en internet, y poder recabar con ellas lo mejor del conocimiento disperso en la red.

Esto último tiene el peligro de que haya quien se meta para meter más ruido que información o conocimiento. Pero también podrían crear bitácoras no oficiales, con pseudónimo. Es más, quién sabe si no los hay ya. O simplemente hacen acopio de la parte de la blogosfera ya creada.

Yo, desde luego, he aprendido mucho con los comentarios en mi bitácora. Desde luego que no soy la CIA. Pero incluso este tipo de organismos, por más profesionalizados que estén, podrían beneficiarse de iniciativas como esta. Toda organización tiene una "cultura" propia, que por un lado añade una inteligencia en la forma de ver las cosas, pero por otro tiene las limitaciones de cualquier forma de entender el mundo.

Con todo, coincido con Ian, de Truck and Barter, en que un instrumento muy útil para recabar información dispersa es el de los mercados de futuros sobre eventos terroristas, aunque por supuesto tenga sus riesgos. ¿Secidirían los terroristas entrar en el mercado para forrarse con sus propias acciones? Quizá por ello, como recuerda el propio Ian, se hayan cerrado.
Contra el poder establecido
Parece que tiene que ser el partido conservador el que se atreva a luchar contra los poderes establecidos. No tenía yo tan buena opinión del PP.

Pero.
El miserable Eric Hobsbawn
Como ya comenté en una ocasión, el bloguerío progrespañol no tiene por costumbre hablarnos de quienes podrían ser sus líderes intelectuales. De modo que tenemos que ser los liberales quienes les prestemos atención.

Hoy me voy a fijar en Eric Hobsbawn, historiador marxista. La combinación resulta una condena para decenas de millares de historiadores profesionales, que trabajan con ese instrumento falaz y fracasado que es el marxismo para acercarse a la historia. Los resultados, brutalmente penosos, deberían llevarles a la melancolía o al desánimo. Pero, de tan alejado de la ciencia, el marxismo ofrece un escudo a quien lo utiliza una protección contra la realidad al parecer infranqueable. De hecho ninguno de los inapelables fracasos en las predicciones de Marx y sus epígonos y discípulos les hace rectificar. No, al menos, a la mayoría. ¡Que va! Como los seguidores de los profetas milenaristas, que esperan exaltados el inminente fin del mundo, cuando éste se niega a aparecer los discípulos hacen algún remiendo a las predicciones, o acusan a quienes señalan su fracaso de albergar las peores intenciones. Y si ese es el drama de los historiadores marxistas, sumémosle hoy el de haber vivido para ver fracasar la aplicación práctica de sus ideas.

De ello se ocupa precisamente Hobsbawn, el miserable Eric Hobsbawn, que ha escrito un artículo titulado The last of utopian projects, El último de los proyectos utópicos. Es un artículo cumbre, dentro de la sima moral e intelectual del marxismo.

Dice el miserable que la Perestroika

ha traído el colapso del sistema construido en la revolución de 1917, seguido de una ruina social, económica y cultural, de la que las gentes de Rusia no han emergido ni mucho menos. La recuperación de esta catástrofe está llevando mucho más tiempo que lo que llevó a Rusia recuperarse de las guerras mundiales.

Rusia no es hoy un dechado de respeto por la libertad. Pero sus ciudadanos han recuperado gran parte de la libertad sistemáticamente pisoteada, perseguida, masacrada por el régimen totalitario y genocida que Hobsbawn echa de menos. Cuando puedo recuerdo la medida del horror, porque cuando las cifras del genocidio se cuentan por decenas de millones de vidas segadas es imposible hacerse a la idea. La recuperación de la libertad, si bien incompleta, por los rusos, le parece al miserable de Hobsbawn una catástrofe. Hobsbawn ha podido escribir siempre en el mundo libre que él condenaba, para elogiar el crimen hecho virtud política.

Más adelante dice que la Rusia de hoy no se puede achacar a la Perestroika, porque sus resultados eran entonces imprevisibles. Toda una lección de historia, que nos recuerda que ésta se escribe desde las vidas de personas concretas, reales, que actúan y se relacionan de forma parcialmente imprevisible. La historia se vive inasequible a leyes materiales, dialécticas, inmutables, inhumanas. Como las que predice la ideología del propio Hobsbawn. Lo que hace de esta valiosa lección de historia una mala broma del destino al marxista historiador.

Lo que ha sustituído el socialismo en Rusia es, de acuerdo con Hobsbawn, las recomendaciones de libre mercado irrestricto por economistas occidentales, que eran incluso más ignorantes de cómo funcionaba la economía soviética que lo que lo eran sus seguidores rusos del funcionamiento del capitalismo occidental. El ignorante, en este caso, es el propio Hobsbawn. Rusia, pese a las reformas, está lejos de ser una economía de mercado, no digamos irrestricta.

Esta ignorancia se hace sorprendente cuando llega a decir, para estupefacción del lector, que el súbito colapso de la Unión Soviética no era ni probable ni esperado en los 80'. A quienes hayan leído a Ludwig von Mises les entrará la risa floja. Pero es que incluso para los despistados servicios de inteligencia de Washington ya en los 70' el fracaso de la economía socialista en Rusia era evidente. Pero el miserable se duele de ese fracaso histórico del socialismo, y dice que quizás si Andropov hubiera vivido más años, habría tardado en aparecer ante la historia.

Y entonces llegamos a las palabras clave del artículo. En una muestra de desprecio absoluto por las decenas de millones de muertos por la represión soviética, Eric Hobsbawn, el miserable Hobsbawn, dice:

El colapso del experimento iniciado por la Revolución de Octubre es ciertamente el final de una historia. Ese experimento no se repetirá, aunque la esperanza que representaba permanecerá, al menos inicialmente, como un componente permanente de las aspiraciones humanas. Y las enormes injusticias sociales que dieron al comunismo su fuerza social en el pasado siglo no están disminuyendo en este.


Un experimento. Un experimento.
Control de armas y crimen en el Reino Unido
En 1997 ocurrió un hecho de gran relevancia, pero que no ha merecido la atención que merece. La democrática Inglaterra, que había sido luz de las libertades y admirada por ello, acababa con la libertad de armas. En realidad el sujeto de esta historia es Gran Bretaña, que en dos años cumplirá trescientos, si la memoria no me falla.

A lo que vamos. Desde que Tony Blair liderara el desafuero de privar a los ciudadanos de su derecho a la autodefensa, el crimen no ha cesado de crecer. En ese año todavía no era un problema acuciante, pero hoy centra los debates políticos. Jerry Scharf se refiere en una reciente anotación a una noticia del Daly Telegraph por la que sabemos que la policía no puede más. No somos capaces de controlar el crimen, dice el agente Steve Green, de Nottinghamshire. Nottingham está sufriendo de forma especialmente acuciante los niveles récord de crimen perpetrado con armas de fuego. 2004 fue un año record en Inglaterra y Gales (requiere registro gratuito) en crimen con armas de fuego y 2005 no va por el camino de dejarle ese dudoso honor al año precedente.

Steve Green es claro: No se trata de contratar más agentes, como piden los políticos, más interesados en lanzar guiños a los electores que en solucionar los problemas. Green sugiere dejar de convertir a los policías en burócratas, y sacarlos a la calle.

Pero lo que nos importa es constatar, una vez más, que el control de armas sólo funciona con los ciudadanos que siguen la ley. Con los que las utilizarían para defenderse de los criminales. Mientras que éstos se quedan con el monopolio del uso de las armas, fuera de los cuerpos de seguridad del Estado. El resultado no puede ser distinto a un aumento del crimen violento. Nunca lo es.

10 de Marzo de 2005

Allende en su salsa
La historia del Chile de Allende se puede ejemplificar en la anécdota que voy a reproducir a continuación, explicada por Hermógenes Pérez de Arce en su artículo Casi medio siglo pagando:

El camino a través del cual Pey y la Fundación Allende sostienen haber adquirido Clarín es tortuoso y se encuentra referido en el libro Pinochet y la Restauración del Consenso Nacional, de Julio Canessa y Francisco Balart (Págs. 180 y 181). Allí también se cita a otro autor, el ex director de Clarín Román Alegría, que en un libro suyo y como testigo presencial refiere el siguiente episodio: Allende se dejó caer una noche de 1972 en el domicilio del propietario del diario, tras un editorial crítico a su gobierno; "rodeado de su GAP, armado con metralletas, lo amenazó: 'Yo no voy a tolerar tus jugarretas. Conmigo no vas a hacer lo que has hecho con Ibáñez y Frei. Te hago matar, culpo al imperialismo, te declaro héroe nacional, te rindo honores de general y hablo en tus funerales. Ya lo sabes'". He citado reiteradamente ese episodio porque, primero, proviene de un testigo abonado y, segundo, porque es un paradigma de la praxis política del socialismo: el recurso a la violencia, el trasladar las propias culpas a hombros ajenos, el doble discurso.


Nada que añadir.
Desprecio por las ideas ajenas
Sin generalizar. Pero me he referido en más de una ocasión a la escasa familiaridad entre la mentalidad de izquierdas y la honradez intelectual, cuando de una discusión se trata. Hay razones para ello. El inigualable John Jay, en uno de sus múltiples blogs, el dedicado a citar a Marx y sus amigos, nos trae esta frase de Engels a Eduard Bernstein: El artículo ha de traer aire fresco a Alemania, y el mejor modo de hacerlo es tratar al oponente con desprecio y burla.

Pues eso.
La decadencia de Occidente II
Como vimos ayer, el aprendiz de Spengler aventuraba la estupefaciente idea de que al liberar a Alemania y Japón en la Segunda Guerra Mundial y al bloque del Este de Europa tras vencer la Guerra Fría, los Estados Unidos habían llevado a muchos países a la extinción futura. Con la sola prueba de una estadística proyectiva de la ONU y la arbitraria relación de la lista con determinados eventos históricos. Hecho lo cual lleva su teoría, por llamarlo así, a otros avatares de la historia, Irak.

Yo le recomendaría a Spengler que se dedicara de tonterías y diera el paso al ecologismo. Con sus dotes sería muy bien recibido.

Pero sigamos adelante con su disparate.

Como celebración del día de la mujer trabajadora (el artículo es del 8 de marzo), Spengler trae las opiniones de su admirado filósofo e historiador. La mujer, gracias al decadente capitalismo, ha perdido su feminidad, su razón de ser, que es su capacidad de traer vidas a este mundo. Hoy, nos advierte el articulero, nos encontramos con mujeres a lo Henry Ibsen. Vamos, a lo Nora Helmer en la Casa de Muñecas de Henry Ibsen. El Spengler articulero teme que ese proceso llegue a Oriente Medio.

El otro temor parte de que la libertad, la democracia, los derechos humanos, el comercio, socave lo que le otorga a las sociedades (cree este Spengler) su razón de ser: su sentido de identidad colectiva. De ser el caso, nos advierte, aparecerían las funestas consecuencias que nos ha descrito, pero que en absoluto ha probado que se expliquen por las causas elegidas por él, se ve que arbitrariamente.

En definitiva un desastre. Pero el artículo es una muestra de que los socialistas pueden llegar a ser de lo más reaccionario.
Economía austríaca y medio ambiente
Hoy la visita diaria a los, precisamente, daily articles del Mises Institute es más obligada que de costumbre. El motivo se llama An Austrian Theory of Environmental Economics y es una referencia inexcusable para el interesado en estos temas.

Tras hacer una exposición de las ventajas analíticas del método austriaco, el artículo entra en materia con la explicación de la posición austriaca sobre los costes externos y la polución. Consiste básicamente en una crítica individualista y subjetivista de la aproximación desde la teoría del coste social. La visión praxeológica de los recursos y su implicación en el proceso productivo ubica el problema de la polución en el ámbito de los acuerdos voluntarios y las consecuencias de las acciones individuales sobre otros individuos. De este modo, los problemas medioambientales, como tales, y en particular la polución, no se da o no tiene relevancia. Dice el autor, Roy Cordato:

La polución no trata, por tanto, del daño que se hace al medio ambiente sino sobre el conflicto humano sobre el uso de recursos físicos. Formulado de manera general un problema medioambiental o de polución aparece cuando un individuo o grupo de individuos A y un individuo o grupo de individuos B están intentando de forma simultáneamente utilizar el recurso X para propósitos distintos, o planean hacerlo.

Y añade, de forma reveladora: Desde la perspectiva austriaca, Robinson Crusoe no puede contaminar.

Hay al menos una respuesta obvia, en apariencia al menos, a esta forma de ver las cosas. ¿Cómo que no contamina el que echa pesticidas al río? Su efecto sobre la naturaleza es real. Su repercusión en la vida de ese río es cierta. ¿En qué sentido se puede afirmar que eso no es polución? ¿Simplemente porque, por ejemplo, el río sea propiedad del que contamina?

La respuesta desde el punto de vista austriaco no es menos obvia. El deseo de que un determinado ámbito o espacio de la naturaleza sufra alteraciones a condición de que no sean causadas por el hombre, o más bien la satisfacción de ver ese deseo cumplido, es un valor. Y como tal tiene la misma consideración dentro del crisol de valores que se entrelazan y coordinan en una sociedad libre. Es decir, que si el grupo de personas A desea producir papel y el grupo de personas B desea que el río no se contamine con los desechos de la fábrica nos encontramos con lo que ha explicado Roy Cordato. Es un conflicto sobre el uso de un mismo recurso. En este caso el río.

De aquí saltamos a una cuestión filosófica interesante. En una exposición en la Universidad de un trabajo sobre la pesca mundial y la tragedia de los comunes, un compañero decía tras mi exposición, escandalizado, que yo era en exceso antropocéntrico. Humanista, se decía antes. La perspectiva austriaca es humanista radical. Toma al hombre, sus valoraciones, sus acciones, como la raíz de los procesos sociales y como objeto de análisis. Este compañero, como típico ejemplo del ecologista, pretendía que hay un valor fuera de nosotros. Una especie de valor objetivo al que en alguna medida nos debemos rendir. La pretensión es perfectamente absurda, porque la expresión de esa idea es la de un valor humano, y no otra cosa. Por lo que quien afirma que hay valores no humanos está cayendo en una contradicción funsamental.

Pero volvamos al conflicto. Cabe preguntarse cuál es el orgen de éste. Cuál es la solución. Y en ambos casos nos encontramos con la misma institución: la propiedad privada. A ella dedica el siguiente epígrafe y gran parte del resto del artículo.

No voy a seguir para dejar al lector las ganas de leer el artículo de cabo a rabo.

9 de Marzo de 2005

La decadencia de Occidente I
Dicho lo cual.

Manel, para que vaya desengranando los mecanismos blogueros, me pasa el muy malicioso (gracias, por cierto) este texto. Un artículo que bajo el título de They made a democracy and called it peace (Consiguieron una democracia y lo llamaron paz), esconde una serie de estupefacientes afrimaciones como las que siguen: En el primer párrafo dice que si la caída del comunismo y la ocupación de Alemania y Japón tras la II GM es un precedente para la democracia en Irak, bien se recomendaría a Oriente Medio que evite la democracia a toda costa. Uno se pregunta a esta altura de la pieza qué graves consecuencias piensa el autor (por cierto, significativamente autodenominado Spengler) que le ha traído la democracia a Alemania y Japón. Los países, siempre se ha dicho, que habían perdido la guerra y ganado la paz.

Los adversarios de la II Guerra Mundial y de la Guerra fría (nos dice), se están extinguiendo, y acabar con las sociedades tradicionales en el mundo islámico, nos advierte, podría producir resultados similares. ¿De dónde saca estas ideas tan chocantes? ¿Qué es eso de que se están extinguiendo? Spengler nos muestra un estudio elaborado por Naciones Unidas, en el que ordena los países que perderán población en los próximos 50 años, de mayor proporción a menor. Y en los primeros puestos de tan tétrica estadística nos encontramos, con Ucrania a la cabeza, a los países que formaban parte del bloque soviético. Si Ucrania perdería un 43,2% de la población, en el caso de Bulgaria sería un 34,4%, Bielorusia un 28,1%, y así leemos los nombres de países como Lituania, Rumanía, Rusia, Hungría... Y en puesto más modestos Japón (el 17 de la lista), Italia (18), Alemania (21), o España (24).

Ajá. Pero ¿qué relación tiene este declive de la población con la consecución de la libertad en dichos países? ¿Es culpa de los Estados Unidos que haya democracia en el antiguo bloque del Este de Europa y en Japón y Alemania? En parte sí. Pero Spengler da un salto mortal y nos planta la estadística para que nos impresionemos y nos digamos que, efectivamente, la llegada de la democracia y de las libertades básicas ha resultado en futuras sangrías de la población.

Es más, nos dice Spengler que nada de esto hubiera sorprendido a los Nazis, que creían con paranoico fervor que la existencia nacional de Alemania estaba en peligro. Uno puede escuchar la sombra de Hitler decir 'veis, ¡esto es justo lo que yo anticipé y quería evitar! Advertí a los alemanes de que su existencia como nación estaba en peligro, y fijaos que la decadente democracia nos ha finado'. Yo no tengo apariciones, y menos de sombras que hablan. No hablemos de Hitler. Pero la imaginación de Spengler no conoce barreras, como acabamos de ver, aunque luego le lleve a lugares tan trillados y tan pobres como la identificación de sus opiniones con las de Hitler.

En primer lugar no hay nada necesariamente malo con la decadencia de una población. Depende de cuáles sean sus causas. Aunque un aumento de la población, dadas ciertas circunstancias (básicamente que se produzca en una sociedad libre) conlleva más prosperidad para todos, un descenso de la población no tiene porque ser una tragedia. Las familias, en los países desarrollados, se han hecho más breves, mientras que la esperanza de vida de cada individuo, y la calidad de la misma, no ha dejado de mejorar. Si una población en decadencia coincide con un mejor desarrollo individual de quienes la componen, el problema no está en la sociedad sino en quien ve catástrofes donde no los hay. Para esto último siempre es buena una dosis adecuada de colectivismo. A Hitler le podían dar pocas lecciones al respecto. Acostumbrado a ver las naciones como un todo y los individuos como un nada, efectivamente vería las previsiones de la ONU sobre su Alemania (y sobre su Austria) con preocupación. Precisamente porque la vida de los alemanes, de cada uno de ellos, le importaba un comín.

Hay más que contar, pero no ahora. Esperadme unas horas.
Perdón.
Perdón.


Es lo primero que debo decir por este largo, demasiado largo, silencio. Además de los problemas normales de un cambio de país, de que todavía hay cajas surcando el Atlántico hacia mi nueva casa, y sobre todo, de que Telefónica haya tardado ¡un mes! en decidirse a enviarnos el maldito Kit de ADSL.

La cuestión es que ya tengo ordenador en casa y que a partir de ahora podré postear con regularidad.

Archivo

2003: Diciembre

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande