liberalismo.org
Portada » Bitácoras » 1812 » Julio 2010

1812: Julio 2010

15 de Julio de 2010

Las "investigaciones" y la confianza

Mientras en España muchos parecen pensar que todo ha acabado con la exoneración "oficial" de los calentólogos Phil Jones, Mann, Briffa y compañía, en el mundo anglosajón no lo tienen tan claro. Incluso autores que creen firmemente en la "teoría completa del calentamiento global debido a las emisiones antropogénicas de CO2 ante el que debemos actuar o nos enfrentaremos al cataclismo" están indignados ante la falta de rigor de estas "investigaciones" en las que no se han investigado las acusaciones ni ha existido "fiscal" alguno. Las razones para ello, creo, son principalmente dos:

  1. Al contrario que los "expertos" en nuestro país, sí se han leído tanto los correos como los informes de las universidades de estos pájaros.
  2. En el mundo anglosajón, los correos han sido debidamente publicitados como la noticia que son, mientras que aquí se ha procurado silenciarlos ante la inconveniencia política que suponían.

De ahí que gente como Clive Crook diga en el Atlantic que la investigación "contra" Michael Mann "sea difícil de parodiar", ya que de los cuatro asuntos a examinar simplemente se niega a considerar tres y su "investigación" del cuarto punto se limite a preguntar al propio Mann si es verdad y se queda satisfecho con su respuesta. Y en cuanto a la última, la encargada por la universidad de East Anglia, ¡ni siquiera pregunta a Jones si borró sus correos como anunciaba que iba a hacer, para evitar que las peticiones bajo la ley de información encontrasen pruebas de algo! No obstante, es la conclusión a la que llega la que me parece especialmente interesante:

Las cargas económicas de mitigar el cambio climático no serán asumidas hasta que un número suficiente de votantes crean que el problema es real, serio y urgente. Recuperar la confianza en la ciencia del clima tiene que ser lo primero. Para ello debemos confiar en los votantes y mostrarles todas las dudas y preguntas sin contestar -con datos inconvenientes además de aquellos que confirmen la historia-, en lugar de engañarles (sin intención, por supuesto) haciéndoles creer que todo está claro. Las investigaciones podrían haber hecho arrancar este proceso. Lo han retrasado.

Y es que, mal que les pese a algunos, el ridículo de estas "investigaciones" no hará recuperar el crédito perdido. Haber hecho un trabajo serio podría haber devuelto algo de confianza en la "ciencia oficial del clima".

A la libertad llaman fatwa

Voy a ver si me entero. Si un cura dice que los católicos no deberían comprar Público, es una fatwa. Entonces, lo que dice Público día sí y día también de los católicos, ¿qué es? ¿Un holocausto? Un uso como éste sólo sirve para restar importancia a las fatwas que han implicado e implican hoy la muerte de "infieles", la amenaza a su vida, la obligación de vivir escondido... Llamar a eso fatwa es burlarse de Theo Van Gogh, Hirsi Ali, Salman Rushdie, los dibujantes de Mahoma, etcétera, etcétera.

Y si el hecho de que un cura casi anónimo, en uso de su libertad, proponga un boicot es una fatwa, ¿qué será la multa impuesta con todo el peso del Estado a Intereconomía? O mejor dicho, ¿qué sería si la hubiera impuesto a La Secta un gobierno de derechas? Preguntas que se hace uno...

12 de Julio de 2010

Propaganda y realidad

Propaganda:

¿Lecciones del éxito de la selección? Sí, por supuesto: que una España plural es posible siempre que el nacionalismo de botijo deje de agredir a quienes hablan o sienten de forma diferente.

Realidad:

Agreden a varios aficionados en el País Vasco por celebrar la victoria de España

¿Quién agrede a quién, ricura?

5 de Julio de 2010

La tolerancia de la izquierda

Decía con motivo de la apertura de juicio oral contra Javier Krahe que mientras los liberales mostrábamos nuestra tolerancia y amor por la libertad defendiendo la libertad de éste de ofendernos, la izquierda no movería un dedo si sucede algo parecido pero en sentido contrario. Y efectivamente, no he visto aún ninguna condena izquierdista a la actuación del Gobierno de Zapatero contra la libertad de expresión de Intereconomía. La principal reacción ha sido propia del fascismo, digo, del comunismo: COGAM exige que se cierre la cadena.

Yo no soy tan malo. Simplemente exijo que les quiten las subvenciones. Claro que quizá eso signifique su desaparición, porque dudo que se pudieran mantener con lo que aporten libremente los interesados en su supervivencia. Pero es sólo significaría que la sociedad tiene interés en la existencia de Intereconomía, pero no en la de COGAM.

3 de Julio de 2010

El progresismo, condensado en un comentario en Público

En la noticia del atropello contra la libertad de expresión (al margen de lo bien o mal que nos parezca el anuncio de Intereconomía) cometido por el Gobierno de Zapatero, el comentario más valorado ahora mismo es éste:

Siempre libre 02-07-2010 20:47

¿Pero quién co*o les dio una licencia a estos?

Nótese que el nombre elegido por el usuario apela a la libertad. Es más, le coloca un adverbio que indica que la libertad no es algo a lo que piense renunciar jamás. Y, sin embargo, lamenta que se le diera una licencia a Intereconomía. Vayamos por partes:

  1. Intereconomía no ha recibido ninguna licencia nacional. La compró. El progre no sabe de lo que habla.
  2. Expresar opiniones contrarias al progre no le lleva a dar las propias. Le lleva a querer que el Poder le calle la boca a quien opina distinto.
  3. Y todo esto, considerándose a sí mismo el epítome de la libertad. Porque para el progre la libertad es hacer siempre lo que él quiera, y que se le impida a los demás hacer cualquier cosa que no le guste.

Ciertamente, quien definió por primera vez Público como El País para víctimas de la LOGSE lo bordó. Qué fachas que son los jodíos. Y qué poco hace falta para que lo saquen a relucir.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande