liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Noviembre 2003

30 de Noviembre de 2003

La recta ascendente de liberalismo.org

El número de visitantes a liberalismo.org está incrementándose notablemente. Según el ranking de Alexa, el portal es el 47000 más visitado de la red(cuando hace un trimestre estábamos estancados en el puesto 160 mil) Por si fuera poco, en el día de hoy hemos alcanzado el muy notable puesto 12342, lo que hace prever una todavía más favorable progresión.

Además, cabe destacar que en los últimos días la página ha aparecido citada en varios medios de relevancia. Aparte de Libertad Digital, donde nuestro webmaster escribe con frecuencia, en el día de ayer aparecimos en el weblog del Mises Institute y en el de Lewrockwell, así como en un artículo de El Semanal Digital.

Con estos resultados, parece procedente felicitar a Dani por el excelente trabajo que está realizando. Si por lisonjas no será.

29 de Noviembre de 2003


Unión Editorial acaba de traducir y publicar una de las grandes obras de Mises, Teoría e Historia, con prólogo de Gabriel Zanotti. Centrado en las cuestiones metodológicas de la ciencia económica, es uno de los últimos libros de Mises, fruto de una maduración intelectual de 76 años. A buen seguro, una gran alegría para todos los seguidores del maestro, que nos brindan en el trigésimo aniversario de su muerte.
Las raíces del totalitarismo

El 56% de los latinoamericanos reniega de su "democracia política" que no le resuelve sus problemas económicos. En otras palabras, como reza el artículo, más de la mitad de los ciudadanos apoyaría un régimen totalitario si viese en el mismo solución a sus carencias económicas.

La publicación de tal opinión en Rebelion.org, otro santa sanctorum del izquierdismo no es inocente. Se prepara una revitalización del ultraestatalismo dadivoso, una reconstrucción del mito totalitario de que el Estado ha ocupado el lugar de Dios; su omnipotencia todo lo puede.

Esta tergiversación lógica, está divinización hueca, atenta contra todo fundamento racional. No se cuestiona cuál es el motivo de la pobreza, únicamente se responde que la solución es una más enfática represión e intervención gubernamental. Ante la dificultad, como bien examinó Hayek en Camino de Servidumbre, el populismo demagógico germina y mancomuna a la masa; sólo el líder carismático merece credibilidad, sólo él será capaz de solventar tus problemas.

Y es que el título del artículo es más que expresivo: la democracia no resuelve SUS problemas. Topamos de frente con un individuo irresponsable, que no quiere afrontar las consecuencias de sus actos. La gente peticiona socorro al dictador totalitario para eliminar el riesgo de sus vidas, la posibilidad de yerro; pretende que el dictador, la omnipotencia divina, les asegure un futuro, despeje la incertidumbre, construya el paraíso avanzando sin pausa por las fases de un plan prefijado e inmutable.

Se pretende, por ende, eliminar la acción humana del mundo, se pretende que los deseos, valoraciones y concepciones de todos los individuos se identifiquen con los establecidos por el dictador. Se pretende que cada individuo no tenga libertad para perseguir aquellos fines que concibe, sino que, en aras de la previsibilidad, se reduzcan a los impuestos desde el Estado. En otras palabras, se pretende deshumanizar al ser humano, convertirlo en una parodia humanoide, rabajarlo a la categoría de factor productivo del ingeniero-dictador.

Lástima que, en su soflama antiliberal, ni el 56% de los latinoamericanos ni, por supuesto, los anticapitalistas de rebelion.org hayan percibido un detalle esencial del artículo: 7 de cada 10 jóvenes que encuentran un puesto de trabajo, lo hacen en el mercado negro. No estamos, pues, ante una situación de imposibilidad de crear trabajo o riqueza; nos enfrentamos a unos Estados demócraticos que impiden, por ciertas razones, que muchos contratos de trabajo(un 70%) sean legales; Estados, llamados democráticos, que bloquean y obstruyen los acuerdos libres y voluntarios entre las personas. ¿Es eso mercado? ¿Es esa la situación neoliberal que requiere un enconamiento de la regulación y de las trabas administrativas?

Decía Mises que Las leyes y constituciones más generosas, cuando desaparece la economía de mercado, no son más que letra muerta. Sin duda, el artículo no se dirige contra la estructura política de los Estados, la democracia puede ser tan totalitaria como la dictadura unipersonal, sino contra la libertad; no se clama por una dictadura in abstracto, sin proyecto definido, el 56% de los latinoamericanos exige una dictadura totalitaria que bloquee, aún más si cabe, la libertad de las personas. Ése es su error, revolucionar las causas de su miseria. Su error y el de todos aquellos primermundistas que, en Internet o en otro medios, les dan cobijo intelectual y respaldo político: la ilusión totalitaria.
El Estado asumirá, nosotros pagaremos

Leo en Libertad Digital: El Estado asumirá los 6.200 millones de deuda de RTVE. Pese al liberalismo subyacente en la exitosa publicación on-line, no han podido evitar caer en una de las más taimadas y sutiles trampas del estatalismo, la de su dadivosidad.

Uno puede creer que el Estado, en un ataque de generosidad o de responsabilidad ha decidido por fin asumir el pago de la deuda de su televisión. Sin embargo, la cuestión es bien distinta. El Estado, el gobierno del PP, en definitiva, el sr. Aznar y sus ministrillos, han decidido que, de una vez por todas, los españoles vamos a tener que asumir, vamos a tener que pagar, la deuda que unos gestores ineficientes, cutres y manirrotos han ocasionado.

El Estado nada asume; es más correcto señalar que nos obliga a asumirla, nos obliga a destinar el dinero que hemos ganado con nuestro esfuerzo para subsanar las aberraciones de una empresa sacralizada por el adjetivo de "pública". ¿Se imaginan que Telecinco o Antena 3 nos coaccionaran para costearles sus deudas? Esto es lo que tiene el estatalismo intervencionista, mientras que TVE1 hubiera quebrado hace décadas en el mercado, hubiera desaparecido, hubiera destinado sus recursos a actividades más productivas, con una mayor utilidad; al estar bajo el paraguas de papá-Estado, se nos encadena a mantenerla. Durante parte de nuestras vidas hemos sido, literalmente, esclavizados para pagar los proyectos y dispendios de otros. La necesidad política, de los políticos, de todos los políticos, de moldear a la sociedad desde el gobierno, de deformar sus ideas, sus afinidades, sus gustos o sus modos de vida nos han conducido a que ahora recojamos, o entreguemos, los frutos de tan perentoria y funesta actividad.

Aznar, cabeza visible del Estado, puede estar tranquilo. El Estado asume nominalmente, publicitariamente, propagandísticamente, la deuda, pero nosotros la pagamos. La hacienda del sr. Aznar no menguará, al menos, no en mayor cuantía que la nuestra. El Estado no asume, dispone. Dispone de un rebaño de borregos a los que esquilmar cuando considere oportuno. La cuestión que todos reflexiva y concienzudamente debiéramos plantearnos es ¿por qué?.

28 de Noviembre de 2003

El efecto LetiZia

Premonición o no, aunque con mucha probabilidad animado por el debate interno australiano, lo cierto es que el himno republicano de Riego ya ha empezado a entonar y representar a nuestro país. Aún sin convertirse en Reina, la brillante periodista está contribuyendo a la superprogresión monárquica; institución tradicional donde las haya. Debe ser que en el extranjero no se creen que los Borbones vayan a durar, debe ser que este matrimonio morganático no se lo cree nadie... nadie salvo los republicanos.

Sea como fuere, monarquía republicana o república monárquica, nuestro principito, el mejor formado de la historia de España(¿nadie se planteó la posibilidad de que en EEUU le fueran a insuflar el virus republicano yankee?), está feliz y risueño; eso es lo único importante, no la Institución. ¡Hola!, Diez Minutos y demás pesca de corazonadas salsarroseras deben salvaguardar su plantilla, se acercan las elecciones generales y no conviene que una mala cifra del paro perjudique al ungido Rajoy.

Será el efecto Leti, o LetiZia, con Z de Zervantes, faltara más. ¿Qué importa la corrección lingüística? Si la chica está feliz... ¡adelante!. Viento en popa a toda vela, que Espronceda no se queja. Una Institución más una menos, nadie lo notará. Al menos que sean felices(viviendo de mis impuestos), sólo eso importa. Monarquía o República, correción o Zafiedad, que todo se subordine a la mayor gloria de nuestro prínZipe, futuro Rey y futuro Presi de la Repu... al menos que no termine como Luis XVI; Riego no lo permitiría.
Y el oro sigue subiendo...

Me he enterado gracias a la bitácora de Lewrockwell de que el oro ha alcanzado los 400 dólares por onza. ¡Qué tiempos aquellos en los que podíamos comprar 1/20 de onza con un dólar! El precio del oro sólo ha aumentado un 2000% en términos de dólares. Si ya Nixon profetizó que, abandonado el patrón oro, el precio del metal precioso no cesaría de disminuir. ¿Dónde se ha visto mayor lógica?

Y por si fuera poco, la moneda-fortaleza de estos días, nuestro bien-mal-amado Euro, recibió un jarro de agua fría esta semana: Alemania y Francia se pasan por el Arco del Triunfo el Pacto de Estabilidad y Crecimiento. ¡El eje franco-alemán siempre laborando por la construcción europea!

Con este panorama, o nuestros queridísimos gobiernos toman la sabia decisión de hacer caso por una vez a Keynes, prohibir las transacciones con oro y homogeneizar el fénix-bankor a todo el orbe, o el patrón oro puede estar a la vuelta de la esquina. Que tiemblen los Bancos Centrales y los políticos que viven de hincharse a imprimir papel que luego nos cuelan por dinero cual timo de la estampita. El chollo no durará mucho tiempo más.

27 de Noviembre de 2003

A nadie le importaban los presos

Cualquiera que haya seguido aún por encima el templo del izquierdismo Nodo50 se habrá dado cuenta de que últimamente el tema estrella había sido el de los presos de Salónica. Por lo visto, siete manifestantes globalofóbicos, dos de ellos españoles, fueron hechos presos por la policía griega durante los altercados posteriores a las manifestaciones contra la cumbre unioneuropeísta.

Las campañas y comunicados de diversísimas organizaciones izquierdosas canalizadas a través del portal Nodo50 han sido continuadas, hasta el punto de merecer una sección fija en lo más alto del menu de la web. De hecho, se convocaron numerorísimas manifestaciones: dos el sábado 29, otra el domingo 30 y una macrofiesta anticarcelaria el domingo 7 de diciembre. Ciertamente, la salvación de los presos debía conseguirse mediante fiestones, conciertos y marchas carnavaleras. Los jóvenes altruistas, bonachones y abnegados se divertían como enanos en solidaridad con los presos.

Pues bien, resulta que ayer liberaron a los presos. El desinteresado sacrificio festivo, cabría pensar, se habrá suspendido; ya no es necesario ayudar a los activistas antiglobalización con el desparrame festivalero. Evidentemente no. Según Nodo50 las convocatorias se mantienen TODAS. ¿Y qué importa? ¿Alguien los recordaba más que como un vago reclamo subversivo? La fiesta no puede detenerse porque la aparente excusa haya desaparecido.

Recuerda este sainete, cómo no, al protagonizado por Sacco y Vanzetti en EEUU durante la década de los 20. Dos presos anarquistas condenados a muerte tras haber asesinado a un tendero se convirtieron en los ídolos y estandartes, primero del anarcosocialismo y luego, participación de la Komintern mediante, del comunismo soviético. En esos momentos, nadie sabía quiénes eran Sacco y Vanzetti, eso no tenía la más mínima importancia. Sí interesaba, en cambio, la propaganda y la difusión marxista que con sus muertes podía lograrse. Algo similar a los desgraciados manifestantes que se creen héroes nacionales. Una instrumentalización más de la izquierda; el ser humano constituye un medio apto para la imposición de su potestad.

Stephen Koch, en su excelente libro El Fin de la Inocencia, cita a Katherine Anne Porter(The Never Ending Wrong, página 27) en relación con el caso Sacco-Vanzetti: [Rosa Barón, agente del Komintern], una mujer pequeña, dura y fanática, que usaba unas gruesas gafas sobre sus ojos acusadores, una torturadora nata, que hablaba con una jerga del partido casi impenetrable... Yo señalé que incluso entonces, en el último momento, aún esperaba que se pudieran salvar. ¿Salvar?, me dijo ella con el retintín que usaba ante la ignorancia política. ¿Quién quiere que se salven? ¿Qué bien nos podrían hacer vivos?

Los presos de Salónica han sido liberados. La demagogia tendrá que arreciar, pero la fiesta se matendrá. Ya no importa, les han sacado todo el jugo.

26 de Noviembre de 2003


Ayer comenté la tórrida manipulación que la izquierda ha ejercido y ejerce sobre el lenguaje, de manera que se impide profundizar racionalmente la discusión y se despoja al liberalismo(en EEUU, por ejemplo, no podríamos ni calificarlo así) de toda conceptualización. Hoy en la bitácora liberal Tornasauce.net mi compañero de tertulia Daniel García profundiza sobre la cuestión.

Esperemos que en breve se multiplique el pataleo para recuperar las palabras.

25 de Noviembre de 2003

La izquierda acaparadora

Quien domina las palabras se convierte, de facto, en dueño de las ideas y por tanto en vencedor irremediable de toda discusión. Sin conceptos claros y bien definidos, toda conversación se convierte en un diálogo errante que degenera en impresición, vaguedad y, como lógica consecuencia, ausencia absoluta de acuerdo.

A la izquierda no le interesa mantener una conversación con perspectiva de llegar a una conclusión. Mantenerse en el limbo, en la sinrazón, les permite retroalimentar sus soflamas demogógicas y bombantes, les permite extasiarse en la complacencia barata sin afrontar la crítica demoladora de sus presupuestos ideológicos.

Leyendo los comentarios sobre mi post anunciando la película "La pasión de Ayn Rand" me enteré de que Telecinco publicó esta sinopsis de la misma: La excéntrica escritora Ayn Rand, famosa por su novela 'El manantial' se ve envuelta en graves problemas en su vida privada por sus ideas izquierdistas y sus escarceos amorosos con jóvenes y hombres casados. La razón más probable para este monumental error se encuentra, como en los mismos comentarios se sugiere, en la pésima traducción de libertarian por izquierdista.

Sin duda, la anécdota de que una televisión privada no conozca el contenido de las películas que va a emitir o que nadie, en ningún medio de comunicación serio, haya advertido quién fue Ayn Rand, es suficientemente grave como para promover una concienzuda reflexión sobre la pobreza cultural de los españoles y de sus mass media. Pero la categoría es de mucho mayor calado.

La izquierda ha pervertido los conceptos. Ha emponzoñado el debate ideológico acaparando y absorbiendo todas las palabras. Liberal, libertario, anarquista o demócrata son ejemplos claros y vergonzantes de cómo la infiltración izquierdista se ha consolidado y ha trastocado nuestro lenguaje. A los liberales sólo nos queda la opción de, tras habernos definido, hacer una somera descripción de nuestras ideas. Opción que favorece la confusión entre cuáles son nuestras ideas, por un lado, y la validez de las mismas, por otro. El socialismo enumera en qué cree, al liberal no se le deja elaborar tal lista, en el momento de su misma redacción sus presupuestos le son discutidos.

Esto resulta mucho más grave de lo que, a priori, puede parecer. Las ideas liberales sobreviven en un constante acoso, en el momento de su exposición son cuestionadas de raíz. No se las deja volar, porque no se les permite nacer. El debate ideológico no se centra en la superioridad de las premisas liberales, se desvía hacia su existencia; no se discute que puedan ser mejores, se ataca el hecho de que simplemente puedan ser.

La okupación conceptual de la izquierda, del estatalismo intervencionista totalizador, ha alcanzado cotas absurdas y de difícil retorno. Todo es izquierda, no hay nada fuera de ella. La libertad es izquierda, la igualdad es izquierda, el altruismo es izquierda, la solidaridad es izquierda, la paz es izquierda, el desarrollo es izquierda, el progreso es izquierda, la izquierda es izquierda. ¿Cómo combatir contra algo que nos engloba y nos subsume? ¿Cómo podemos criticar a la izquierda en nombre de la libertad sin atacar, al mismo tiempo, a la libertad?

Resulta, pues, evidente que una de las primeras y más duras batallas tendrá que discurrir necesariamente por los cauces lingüísticos. Debemos recuperar las palabras; en caso constrario, todos terminaremos por ser de izquierdas... incluso Ayn Rand.
¿Y qué más da?

Francia y Alemania acaban de finiquitar el Pacto de Estabilidad y Crecimiento de la Eurozona. Esta decisión implica la virtual descomposición de la intrincada Union Monetaria Europea; el Euro se convertirá, como llevan haciendo las monedas fiduciarias nacionales desde el abandono chusquero y pervertido del patrón oro, en un profundo elemento desestabilizador. A lo loco se vive mejor.

El eje de la Vieja Europa, los padres fundadores de este esperpéntico Leviatán, clausuran hoy su proyecto totalizador; la crisis tardará más o menos tiempo, pero se torna aún más inevitable. Si algo ha de implosionar que lo haga lo más rápido posible. No hay mal que por bien no venga. De aquí a la crisis, pero la moneda única desaparecerá con ella. A partir de ahí, las culpas recaerán sobre el libre mercado y la especulación de los malditos capitalistas. Nada se dirá del dispendio desenfrenado de Francia y Alemania. Nada. La responsabilidad es y siempre será por entero del mercado, de la libertad, de los deseos de las personas. Henos pasado demasiadas crisis estatalistas como para concebir que puede ser de otra manera.

24 de Noviembre de 2003

La primera victoria de Zapatero en tres años

Parece ser que el ingenio socialista está disparado. Carmen Chacón, la simpática del PSOE, ha afirmado que la presidencia socialista del FEMP es una de las primeras derrotas de Rajoy. Se olvida el PSOE que, si bien ese ingenio de la democracia orgánica llamado FEMP, puede suponer la primera derrota de Rajoy constituye, como contrapartida, la primera victoria de Zapatero en tres años. Si es malo que Rajoy pierda una batalla, ¿qué catástrofe no será que Zapatero haya perdido todas las lidiadas hasta la fecha? Recordar que Rajoy no ha perdido nunca hasta el domingo recordará a más de uno que Zapatero tampoco había ganado nunca hasta el domingo. ¿Pero quién le escribe los comentarios a esta mujer? ¿Bono o Arenas?

23 de Noviembre de 2003

La pasión de Ayn Rand

Parece ser que Telecinco olvidará durante unos minutos su fatal izquierdismo para emitir a las 2.30 de la madrugada del lunes 24 al martes 25 la película "La Pasión de Ayn Rand". El guión de la película fue escrito por Barbara Branden, esposa del amante de Rand, Nathaniel Branden, por lo que habrá que ver el cariz del film. Con todo, en este caso resulta plenamente aplicable aquello de "que hablen de mí, aunque sea mal". Cualquier atisbo de liberalismo en Telecinco será bienvenido.
El relativismo anarquista

Un peligro evidente del libertarismo anarcoindividualista es, como denuncia Steven Greenhut en un brillante artículo, su peligrosa derivación hacia el relativismo moral.

Pese a que el anarquismo de corte iusnaturalista propugna el descubrimiento de los principios éticos fundamentales, exteriorizados en los derechos del ser humano, ello no obsta para que, una vez limitada la posibilidad de coacción por el respeto a tales derechos, el anarquista se vea desarmado de su capacidad para emitir juicios de valor. Confunde el libertario la ética objetiva con sus propias convicciones; del iusnaturalismo no podemos esperar un programa escrito del buen vivir, sino, en todo caso, del poder vivir, esto es, de qué podemos o no podemos hacer. Empero, resulta evidente que mal haríamos descuidando las esenciales enseñanzas del subjetivismo metodológico.

Dentro de las acciones que legítimamente podemos realizar, la ética objetiva no puede señalar en ningún caso, cuáles de esas acciones maximizan nuestra utilidad y cuáles, por otra parte, nos causan una asombrosa desutilidad o desagrado por considerarlas contrarias a nuestra visión de cómo debiera ser el mundo; sustancialmente distinta de la visión estatalista de cómo vamos a hacer que sea el mundo. Todo lo legítimo, parece claro, no tiene por qué contar con nuestra aprobación. De esta manera, la poligamia, por poner un ejemplo, es del todo legítima, pero de ninguna manera muchos mostraremos nuestra aquiescencia con la misma.

Claro que, en estos casos, la mentalidad socialista y neoconservadora equipara ipso facto desaprobación con represión. Aquello que no nos gusta, que no les gusta, debe ser eliminado o reformado mediante la coacción. En este caso, el intervencionista recurre a métodos ilegítimos para impedir una postura legítima pero que le desagrada.

En contrapartida, muchos libertarios(en el artículo denominados con acierto left-libertarians) creen que todo lo legítimo debe agradarnos. Nos impiden, aunque no de manera coactiva, que juzguemos los comportamientos humanos, por ende, que mantengamos unas convicciones propias que vayan más allá de la ética objetiva. La ecuación "ausencia de represión" con "aprobación" debe, a su juicio, mantenerse siempre.

Como Steven Greenhut sentencia con increíble concisión y sobriedad: Los conservadores creen que, dado que algo es malo, debe ser ilegal. Los left-libertarians consideran, en cambio, que si algo debiera ser legal tiene que ser, por tanto, necesariamente bueno. Un artículo que, sin duda, aclarará muchos malentendidos.
Impuesto viene de imponer

Carlos Rodríguez Braun, en su Tontería económica de la semana, trata con gran acierto y humor la controvertida cuestión de los impuestos.

Uno no suele darse cuenta de que la progresía sigue fiel a su tradición dictatorial cuando reivindica el uso y abuso del instrumento fiscal; se clama, en definitiva, por la ancestral imposición de los criterios del jefe de la tribu. No se concibe que los individuos puedan seguir fines distintos a los que marca el sabio leguleyo. Los que protestan contra la coacción impositiva no conocen sus auténticas preferencias, pataleos sin sentido, que le entreguen su dinero al burrócrata, él abrirá el mar Rojo en busca del bien común. Debe ser que no sé lo qué quiero y que los progres, en cambio, lo saben demasiado bien.

21 de Noviembre de 2003

Más que un gesto

Tras haber mostrado ante la Asamblea Madrileña cuál es el camino liberal que el PP, y cualquier otro partido con dos dedos de frente, debiera defender, Esperanza Aguirre ha vuelto a propinar una sonora bofetada al alcalde de Madrid.

Marcando diferencias, Aguirre ha trazado una evidente línea entre el pasado y el presente. Ha impedido que el saliente asome siquiera la cabeza en la nueva etapa que hoy inicia la Comunidad de Madrid. Gallardón ha sido estigmatizado, marginado, convertido en paria. Aguirre le ha impedido recordar su existencia, sus políticas y su filosofía. Gallardón no es para Aguirre ni pasado, no ha existido, un grave error. Habrá que empezar desde cero, no hay obra que poder continuar.

Sin duda, un gesto nada complaciente de la nueva presidente de la Comunidad de Madrid que, una vez más, impone firmes diferencias con un pasado poco coherente con una política mínimamente liberal.

20 de Noviembre de 2003


Pese a que no desperdicié ironía y mofa cuando Gallardón proclamó que subiría menos los impuestos de lo que en un primer momento anunció, es saludable y consecuente, cuando se reducen impuestos, reconocer al PP, o más en concreto a Esperanza Aguirre, la valentía y convicción merecidas. Esperemos que éste sea el inicio de una prometedora(sobre todo para los madrileños) gestión política.

19 de Noviembre de 2003


Minutos después de mi último post, he leído en Libertad Digital un nuevo dardo contra Zapatero. Claramente, la sublevación se va engarzando, la (poca) autoridad de Zapatero minando, y el futuro del PSOE ennegreciendo.

Si Rodríguez Ibarra se había limitado al desplante Odón Elorza, alcalde de San Sebastián, ya ha responsabilizado directamente al Secretario General. Después de esta afrenta, parece evidente que el resto de altos cargos socialistas deberán expresar su opinión. Veremos quién se atreve a defender al exitoso Zapatero.
Empieza la sublevación

Las declaraciones de Rodríguez Ibarra, presidente de Extremadura, en la Cadena Ser han sido especialmente duras. Ayer comentaba que Zapatero estaba tocado de muerte. Sin duda, esta sentencia contra el líder socialista no viene del triste resultado en las elecciones catalanas. La política irresponsable y callejera, a la larga, pasa factura. Cuando todo el aparato del partido lanza un órdago a la grande para succionar el néctar del poder, los políticos de ese partido asumirán el ejemplo de conductas difícilmente calificables.

Los resultados del 25-M supusieron un duro varapalo. De ungirse como representantes de TODA la sociedad española, el cambio político no se vislumbró por parte alguna. Tan sólo la Comunidad de Madrid, que compensaba en cierta manera la derrota balear, podía esgrimirse como señal del anunciado y mentado triunfo: la presidencia del gobierno estaba al caer.

Pero los nervios y las dudas no se disolvieron en el PSOE. Las malas artes estaban bien aprendidas. Tamayo se quedó sin la consejería de justicia y a los pocos días se levantó contra su partido. Sólo el puesto, el cargo, la responsabilidad, el poder era para él, como para su partido, lo importante. Tanto y con tan mala saña había luchado el PSOE para reestablecer su dominio sobre España, que trasladó la indecencia hasta sus filas. Tamayo abandonó el barco y la Comunidad madrileña, pórtico de la Moncloa, se perdió.

Cataluña debía ser para la militancia socialista el bálsamo que curara los desastres y la melancolía del 25 de Mayo y de la Comunidad de Madrid. Eran las últimas elecciones antes del test alcohólico zapateril en marzo. La victoria se estaba prodigando desde el 99; de hecho, Maragall ya ganó entonces, cuatro años después, el desgaste de CiU y la consolidación del carismático político debían mostrar al resto de España la evidencia victoriosa del socialismo español. Pero Maragall tampoco ganó.

El poder, becerro de oro por el que el PSOE sacrificó entre chapapote y chapas antiguerra, su dignidad y su buen hacer, está ahora más lejos que nunca. La sublevación interna ha empezado con Ibarra. E Ibarra no es Cristina Alberdi, no se lo podrá ni marginar, ni discriminar, ni anatematizar ni sancionar. Zapatero está con el agua hasta el cuello. Felipín vuelve a la carga, tejiendo y destejiendo, el hilo de la vida de Zapatero está a punto de cortarse.
Catalunya triomfant por Santiago Campos

El pueblo catalán ha hablado en estas últimas elecciones. Perdonad por la afirmación colectivista, pero hay veces en que realmente parece que un grupo grande de individuos se ponga trascendentalmente de acuerdo. Siempre para tirarse a un precipicio, eso sí.

La juventud catalana en bloque ha votado a ERC. Por fortuna la pirámide poblacional está como está, y ERC tiene 23 diputados autonómicos y no 60, pero el escenario sigue siendo preocupante. Tras 25 años de propaganda antiespañola por todos los frentes, tras una generación entera educada por el mayor delirio irracional en Europa desde el movimiento obrero del XIX, la política del gran "estadista" Pujol ha dado sus frutos. Cataluña es imbécil.

Estas elecciones han confirmado dos cosas igualmente preocupantes. Una es que hay una nítida mayoría de izquierdas (74 contra 61 parlamentarios). En una región que se presume puntera y modernísima, que la izquierda mantenga el monopolio de la enseñanza, de los medios y de toda la propaganda 'cultural' no deja de ser insólito. Porque no es una izquierda ignorante, producto de la pobreza o de un resentimiento social; no, es una izquierda rica, burguesa, muy educada (en el sentido participial del término) y con bastante mundo a sus espaldas. Es el equivalente a la New Left americana, una élite académica dedicada en cuerpo y alma a la difusión de la mentira y la abyección. Lo que en un genial artículo en la revista de Libertad Digital llamaron "el suc".

Pues el suc, esa ideología colectiva inconsciente, ha arrasado en las elecciones. El PP, iluso PP, valiente PP, entregado PP (sus heroicas bases, no el pobre Piqué, que ha tenido que ver un programa brillante fracasar por la burda estrategia electoral escogida) queda sólo en una soledad solemne. En Cataluña el PP es como los judíos en cualquier país europeo tradicional. La minoría infame a extirpar. Y de mientras, todos los partidos normales que llevan tirándose los tratos durante décadas para repartirse el poder, ven como unos energúmenos a los que ellos han criado les toman la delantera. ERC sube por la irresponsabilidad de los políticos catalanes, en bloque, y de una juventud cuya estupidez no se le escapa a nadie. La juventud actual del porro y el botellón ha aupado a unos independentistas marxistas exaltados al gobierno catalán. Y ninguno sabe por qué. La mitad larga de sus votos son de españoles sin raíces catalanas. Los votan porque es la moda, porque el aparato de marketing de ERC es brillante y porque no se puede ser progresista y chic sin votar a los 'indepes'. ERC es el Lula catalán. El José Bové catalán. El Bin Laden catalán, vaya.

Viva la democracia. Ha hecho de una región próspera de gentes amables un conflicto permanente. Mis padres cuentan que con Franco se llevaban todos mejor. Y lo triste es que... es verdad.

18 de Noviembre de 2003

Zapatero, bajo mínimos

El Instituto Demoscopia ha ofrecido a Telecinco una encuesta demoledora para Zapatero: sus resultados serían bastante peores que los de Almunia y el PP, por tanto, revalidaría la mayoría absoluta. Esta encuesta es especialmente grave si tenemos en cuenta que fue realizada durante la semana anterior a las elecciones, esto es, una semana de supuesta euforia vencedora. Después del duro revés catalán, con absoluta seguridad, los resultados del PSOE serían todavía peores.

Esta circunstancia se une a la desunión del partido: tras la demostrada cohesión interna de Tamayo y Saez, ahora surgen nuevas fricciones entre los peces gordos por las disidencias en torno a los pactos que Maragall, en su fuero interno, debe realizar.

Zapatero lo ha resumido con sencilla y sucinta precisión: Con Felipe González, esto no pasaba. Efectivamente, con Felipe pasaban muchas cosas, la mayoría peores y más graves, pero este desastre de partido no se perfiló. Sencillamanete, lamentable. En efecto, Zapatero.

17 de Noviembre de 2003

Cataluña socialista e independiente

Los resultados han sido claros. Los catalanes han dado la llave del gobierno a ERC, partido independentista que sacaría los colores al mismo PNV. Sólo tres posibilidades de gobierno subsisten: coalición nacionalista CiU-ERC, concentración socialista PSC-ERC-ICV o concentración nacional CiU-PSC-ICV-ERC, en los dos últimos supuestos, la probabilidad de que el líder de ERC, Carod Rovira, sea president de la Generalitat es harto elevada.

En cualquiera de los tres casos, la radicalización estatalista está servida. Ninguno de los tres posibles gobiernos deseará mantener el statu quo, de ahí que entrararemos en un peligroso momento de inestabilidad institucional: peleas rapaces entre los altos poderes para mantener u obtener el monopolio de decisión última sobre el territorio catalán. Con todo, a mi juicio, es más preocupante el aumento del izquierdismo en estas elecciones. Los procedimientos del saqueo estatalista llegan a ser irrelevantes cuando se comparan con la intensidad del mismo.

En estas elecciones los catalanes han demandado reorganizar los métodos y los actores del saqueo, pero ante todo, algunos catalanes han querido intensificar su cuantía. Han apostado por reorganizar e incrementar el peso del Estado. Han querido cambiar de dueños y aumentar la dureza de su esclavitud. Nuevos celadores pero mayores condenas. Lástima que, como dijera el también independentista José Martí: "Cambiar de amos no es ser libre"

15 de Noviembre de 2003

La Declaración de la Izquierda y otras declaraciones fascistas

En su DECLARACIÓN DE LOS PARTIDOS DE IZQUIERDA, COMUNISTAS Y PROGRESISTAS EUROPEOS, el socialismo continental ha exhibido su profunda preocupación por el "capitalismo mundializado" que azota el Viejo Continente. Señalan que el neoliberalismo "pone en tela de juicio las solidaridades y de las conquistas sociales ganadas tras una dura lucha".

Solidaridad, ¿qué entiende esta gente por solidaridad?, ¿soy yo solidario cuando los políticos transfieren mi dinero en contra de mi voluntad? o ¿son ellos solidarios por el hecho de gastar dinero ajeno? ¿quién es el solidario?

Por supuesto, pedirles que definan "conquista social" puede ser un ejercicio demasiado endiablado. ¿Cómo saben que una determinada política es una conquista social si se basa en la imposición coactiva de unos patrones de conducta? ¿a través de qué mecanismo son capaces de medir la adherencia de todos los ciudadanos a la mentada "conquista social"? ¿y si todos no se adhieren? ¿y si se perjudica a unos para beneficiar a otros? ¿y si se perjudica a todos para beneficiarse a ellos mismos? ¿cómo lo saben y cómo lo sabemos? Hasta donde me alcanza, ningún ser humano tiene un conocimiento ominisciente.

La izquierda está preocupada por la oportunidad perdida, "cuando hay acumulación de riquezas y de conocimientos que permitirían nuevos progresos de la civilización, las políticas neoliberales, aceleradas por la puesta en marcha del Tratado de Maastricht, agravan las desigualdades, el paro, la precariedad, la explotación"

Es obvio. El neoliberalismo está devorando Europa. Cada vez somos más libres. Eso debe molestar a la izquierda, más libertad significa a la postre menor capacidad para intervenir y moldear nuestras vidas. Cosa mala para quien espera construir el paraíso terrenal empleando a las personas cuales factores productivos. La frustración de no poder interpretar el papel del Mesías les supera.

Con todo, está reflexión sería válida en un momento como el descrito por la izquierda: aumento de la libertad individual, reducción del peso estatalista, incremento de la autonomía privada. Pero Europa no atraviesa por ese momento. Los partidos de izquierda lo saben perfectamente; el gasto público, la injerencia legal, y la capacidad represora de los Estados, mediante cuerpos policiales y militares y la ilegalización de la tenencia de armas, no ha disminuido ni un ápice, está en continua e imparable ascensión. Los problemas que la izquierda nos describe("ofensiva generalizada contra los sistemas de jubilación, el desmantelamiento y privatización de la protección social, el sometimiento de los servicios públicos...") son consecuencia inevitable del intervencionismo estatal, de su incapacidad para proveer bienes y servicios, para realizar el cálculo ecónomico, de su falta de respeto por la propiedad, de su pulsión monopolista y exclusivista en los sectores económicos dominados y administrados. La indefensión a la que pueden verse abocados los jóvenes de hoy cuando lleguen a una edad prudencial para jubilarse, son sólo consecuencia de no haber dejado actuar al mercado, de imponer la tarara estatalizadora, de santificar la inexistente función social de una máquina coactiva y destructura. Claro que, identificar esos problemas con el libre mercado les permite escurrir el bulto y, de paso, prolongar otros años esas políticas "sociales" que sólo a ellos benefician.

Lástima que, en ocasiones, tanta demagogia autojustificativa les lleve a plasmar en sus documentos analogías que siempre han estado prestos en rechazar. Según la Izquierda Europea, las políticas neoliberales "alimentan también el sentimiento de impotencia y como consecuencia la desafección hacia esta Unión Europea, el crecimiento de la abstención, de la derecha y de la extrema derecha, de todos los populismos", en otras palabras, la extrema derecha(o lo que ellos llaman extrema derecha) no es más que una reacción a la libertad, una reacción contra la libertad compartida por la propia izquierda. Izquierda y extrema derecha son colocados, casualmente, en un plano de igualdad de objetivos: obstruir la libertad. Y es que, ciertamente, si hay alguien a quien moleste la libertad tanto como a un comunista es a un fascista.

De hecho, la oposición al capitalismo, esa oposición compartida con el fascismo, es expuesta claramente en el párrafo siguiente: Es un gran desafío para todos los ciudadanos, para los movimientos sociales, para las fuerzas políticas que como nosotros formamos parte de este movimiento que se opone a estas políticas y se reclama partidario de la transformación social, trabajando por una alternativa al capitalismo. Entendámonos, según la literatura izquierdista, los movimientos sociales decimonónicos surgieron como consecuencia de la explotación capitalista: el capitalismo debía ser destruido. Según esa misma literatura izquierdista, el fascismo surge de "las desigualdades, el paro, la precariedad, la explotación" capitalistas. ¿En qué se diferencian pues?

No sólo eso, según el documento izquierdista: "Ha llegado la hora de una transformación en profundidad, social y democrática, de Europa. Sí, ha llegado la hora de intensificar las luchas que ponen en tela de juicio los dogmas de la sacrosanta economía de mercado donde la competencia es libre"
El fascismo siempre ha estado hablando de transformación y regeneración. Giovanni Papini auguraba: "un cambio total en las clases dirigentes, en el castillo que retiene el poder. Estamos en frente de los inicios de este cambio. No seremos sólo sus poetas, sino sus teóricos".
El ministro de justicia fascista, Alfredo Rocco, afirmaba: "La revitalización de las energías nacionales, de la conciencia nacional, del espíritu nacional ha seguido un camino inesperado; la Vieja Italia está dando lugar a la Nueva Italia".
El ministro del interior fascista, Luigi Federzoni, gritó: "El resurgimiento nacional ha vencido. Ha humillado a aquellos que ayer eran los dirigentes del espíritu y la vida de la nación. En el fondo de este cambio no hay nada más que las propiedades regenerativas de una guuera que ha tenido efectos milagrosos y misteriosos sobre el alma de los italianos".
El propio Mussolini afirmó: "El Estado no es sólo presente, sino pasado y, sobre todo, futuro. Es el Estado quien, trascendiendo los estrechos límites de las vidas individuales, da cuerpo a la conciencia nacional"; o también: "Hemos entrado de lleno en un períoo que podemos considerar transición de una clase de civilización a otra(...)Todos sois capaces de reconocer la profunda transformación que el fascismo ha ocasionado, no sólo material, sino también espiritual"
El fascista poeta inglés, E. D. Randell, entonaba: "¡Despierta Inglaterra! ¡Levántate de tu sueño! Pronto llegará el alba de tu renacimiento". O como también señala el fascista brasileño Plínio Salgado: "Desde el corazón de la civilización, cuya última angustia viene acompañada por el estrépito de las crisis económicas, una nueva civilización se alzará. Aquí nacerá la nueva Ley, la nueva política del Estado Revolucionario con un propósito moral preestablecido. No será sólo un Estado Totalitario de absolutismo omnipotente, sino un Estado Integral que sirva de árbitro para las relaciones entre los movimientos sociales"

Y por si fuera poco, además de las intenciones mesiánicas de ambos movimientos, también convergen sus planes. La Izquierda Europea propone: "Frente a la recesión y a la subida del paro, hay que poner en tela de juicio el Pacto de estabilidad, los poderes y las orientaciones del Banco Central Europeo para poner en marcha otra política económica y social, con otras prioridades, en beneficio del empleo y de la formación, de los servicios públicos, por una política de audacia en las inversiones y en defensa del medioambiente. Hay que imponer una tasa a los movimientos de capitales. Hay que cambiar las prioridades: el ser humano y no el dinero."
El neonazi Gaston-Armand Amaudruz proponía: "Una unidad política europea, dotada con un régimen de justicia social al servicio de la comunidad racial aria, un objetivo distante del presente caos y que muchos pueden considerar imposible"
El Manifiesto de Malmö, fruto de una especie de Internacional Fascista postbélica, exigió las siguientes reformas económicas: "Precios y salarios controlados a través del Imperio Europeo; Regulación de la vida social y económica mediante los órganos del Estado Corporativo; el objetivo de la Revolución Europea será el de la regeneración espiritual del hombre, la sociedad y el Estado"
Por su parte, el Partido Nacional Británico, de orientación fascista y neonazi, lleva en su programa electoral los siguientes puntos: "Control de la industria británica y de sus recursos; Sistema financiero sano que dote a la gente del poder adquisitivo necesario para comprar los bienes que produce; un medioambiente sano para gente sana"

Como vemos, las pretensiones constructivistas del fascismo y del "izquierdismo, comunismo y progresismo" son cuasi-idénticas. Ingeniería social al servicio del partido dominante. Ataque directo a la libertad del individuo, imposición de conductas, de patrones, de propósitos morales. Intervencionismo en la vida ajena desde los centros de poder coactivo, en este caso, desde el Estado como summum de esta concentración de poder. Lo exponía claramente el fascista francés Jacques Doriot: "Si tuviéramos un Estado capaz de liderar esta recuperación éste sería suficientemente grande como para reorganizar Francia y el Imperio. Podría reestructurar la economía francesa creando organizaciones profesionales que regularan los problemas de produccion y las relaciones entre los variados elementos involucrados en la producción(...) Nosotros estamos destinados a recibir a los antiguos comunistas. ¿Quién podrá rebatir el hecho de que habrá algunos asuntos en los que disintiremos y tendremos diferentes opiniones? No obstante, la fuerza de nuestro partido reside precisamente en la manera en que encauzamos la discusión: ¡distintas opiniones pero todas ellas subordinadas a nuestro gran ideal patrio!"

Difícil encontrar mayores semejanzas. La izquierda vuelve a mostrar, a través de esta declaración, su raíz fascista, o mejor dicho, el fascismo evidencía su sustrato izquierdista. En cualquier caso, su común y fraternal rechazo a la libertad del individuo: DECIMOS JUNTOS OTRA EUROPA ES POSIBLE. OTRAS POLÍTICAS SON POSIBLES A LA IZQUIERDA. Llevamos un siglo dominados por esas políticas. Cientos de millones de muertos lo acreditan.

12 de Noviembre de 2003

Buscando coartadas para una nueva solución final

Es un lugar común que el periodismo independiente no suele florecer en las dictaduras militarizadas. La verdad se subordina a la verdad oficial, a la verdad que interesa al tirano para perpetuarse en el poder. Obviedades pocas veces reconocidas por una izquierda que leía ensimismada el Pravda y que sigue encuadernando el Gramma.

Los antisemitas, entre ellos -aunque no exclusivamente- la izquierda, siguen desfilando por la misma vía. Hace pocos días la Comisión Europea publicaba una encuesta en la que se evidenciaba la judeofobia de los europeos y de sus dirigentes políticos. Sería inocente explicar tal sentimiento atendiendo sólo a la calidad de la información palestina; el substracto histórico del viejo continente proporciona ejemplos miles del odio frontal hacia el judío. Sin embargo, sería estúpido, de la misma manera, exculpar a la prensa europea, trasunto de la palestina, de toda responsabilidad.

La prensa palestina no constituye, en ningún caso, una excepción del principio arriba expuesto; es y sólo puede ser el altavoz oficial del caudillo Arafat. La propaganda revistida de información y la difamación de datos contrastados. Se construye un perfecto edificio justificativo del régimen, una fabulosa manufacturera de razones que cargan las balas y las bombas terroristas. Esa prensa laudatoria, ese boletín oficial del régimen es, inexplicablemente, la principal fuente de información e inspiración no sólo de la avanzada, moderna e independiente prensa europeo sino también el único contacto que los políticos y comisarios comisionistas europeos tienen del conflicto en Oriente Medio.

A la publicación en la prensa palestina de un comentario donde se culpabiliza a Israel de todas las desgracias mundiales habidas y por haber, siguiendo la línea hitleriana y, cómo no, la estela del último Eurobarómetro, le sucede, de manera refleja, una reacción en cadena de los progres asimilados. George Soros, magnate judío, culpa a EEUU e Israel del antisemitismo. Los judíos no sólo tienen que aguantar ser odiados y, a la más mínima ocasión propicia, exterminados; la infamia se completa culpando a los judíos de las desgracias y atrocidades que nosotros, los cultos y civilizados europeos, les ocasionamos. No sólo queremos odiar al judío, queremos también legitimar nuestra conducta, dotarla de un contenido moral: "No tenemos otro remedio, los judíos no nos dejan otra alternativa que seguir odiándolos"

En esta línea se pronuncia, asimismo, la nueva ministra de exteriores sueca: "Israel es respondable de agravar situación en Medio Oriente" Los judíos vuelven a ser carnaza sí, pero sus matarifes -y la comparsa mediática de los matarifes- no tienen toda, ni incluso la mayor responsabilidad. El judío es el propio culpable de su asesinato. Es importante este matiz. Las personas son responsables de sus actos; la raza judía, en cambio, es responsable de los actos que pueda protagonizar cada judío. La culpa ya ha dejado de recaer sobre Sharon, o sobre cualquier otro presidente de Israel, la culpa es de los judíos, de todos los judíos, de cualquier judío: volvemos al modelo conspiratorio, a las tramas judeomasónicas.

Los judíos son, pues, ante todo judíos. Su adscripción nacional, su militancia política, sus gustos musicales son secundarios, no sirven para definir otras filiaciones. El judío sólo puede ser judío. La responsabilidad, de esta manera, se extiende a toda la raza que actúa con una misma mente: la mente judía. Así lo acredita una encuesta publicada en el Corriere della Sera: los judíos italianos no son auténticos italianos, tienen otro estilo de vida, otra mentalidad.

Tras haber identificado comunismo con antinazismo, izquierda con antinazismo, progresía con antinazismo, democracia social con antinazismo, los europeos se creen inmunes al virus antisemita. Los nuevos europeos no tienen nada que ver con los viejos, ellos son antifascistas, lo han sabido, lo han sentido, lo han defendido siempre. Es ultrajante sugerir que puedan tener algo en común con un grotesco mal que ellos mismos señalan y reconocen: el nazismo. No obstante, es improbable que los nazis sintieran representar ese mal, el lado oscuro de la humanidad; estaban embebidos de razones, de sus razones.

Hoy, Europa, gracias a la prensa palestina, también tiene sus razones. Los europeos no quieren llamarse nazis o antisemitas, pero eso no modifica los rasgos y tendencias. Los romanos, gracias a la historiografía antimonárquica, repelieron siempre el término rex; ahora bien, eso no fue óbice para que el régimen imperial adoptara las características monárquicas, autodenomiándose principado o incluso dominado. Lo verdaderamente relevante es, por tanto, que el substrato antisemita ha encontrado un nuevo ariete con el que golpear a los judíos. Un ariete, el de la maldad congénita de Israel, que les permite, al igual que a los romanos, creer que están actuando rectamente: no hay, en este caso, analogía posible con el Tercer Reich.

Se ha señalado al principio que la prensa palestina servía a los propósitos de Arafat; cierto. Pero no lo es menos que también sirve como coartada moral a los europeos para seguir descargando su tirria contra los judíos. Ambos, los antisemitas europeos y palestinos, tienen desde hace 60 años un mismo objetivo. La hermandad entre la prensa palestina y la europea o entre los gobiernos europeos y la dictadura palestina lo acreditan. Empero, sobre todo, destaca la unidad de un visceral sentimiento antijudío: el camino hacia una nueva solución final.

11 de Noviembre de 2003

Carta desde Japón por Santiago Campos

El primer ministro japonés, Junichiro Koizumi, amado y respetado en su país por su cabellera y su afición al heavy metal (¿?) ha ganado las elecciones en Japón. Elecciones anticipadas que convocó sin demora tras ganar las primarias dentro de su partido, el Partido Liberal Demócrata (LDP), una especia de PRI japonés que lleva gobernando Japón desde el año 55 sin apenas interrupciones.

No me extenderé sobre la naturaleza de la gerontocracia nepotista... esto es de la gran democracia japonesa, pero si querría dar una lectura de los resultados. Koizumi es el primer líder del LDP en mucho tiempo que no tiene cara de mafioso moribundo. Es una persona inteligente, medianamente joven (hay decenas de barones con 80 años en su partido), y sus reformas van por buen camino: dejar al sector privado que levante la economía. Lo dudoso es su capacidad para conseguir llevar a cabo esas reformas sin que su partido, El Partido, amalgama de intereses recíprocos que se extiende desde la Casa Imperial al más humilde funcionario de correos, le corte la cabeza.

De una cámara de 480, Koizumi ha perdido 10 diputados (de 247 a 237) Sus aliados del Koumei (un partido budista un tanto extraño) han ganado 3 (de 31 a 34), y el "Nuevo Partido Conservador" al ver reducida su representación de 9 a 4 escaños, se ha disuelto e integrado en el LDP. Curioso, cuánto menos. Por otra parte, el partido Socialdemócrata ha pasado de 18 a 6 escaños, y el Comunista de 20 a 9. Motivo de alegría para todos.

El único partido serio de oposición es el Partido Demócrata, con 177 diputados. Aspira a ser el segundo partido de Japón e instaurar un sistema bipartidista a lo anglosajón. Son una coalición bastante heterogénera, que abarca desde el Partido Liberal (liberal de verdad) al Partido del Sol (¿?). Su programa económico es más o menos liberal, de bajada de impuestos, reducción de burocracia y librecambismo, pero son bastante progres en lo demás. Lideraron las protestas contra la guerra de Irak, y no parecen muy de fiar con el tema de Corea del Norte.


Hay dos esperanzas para que Japón salga de la crisis keynesiana por antonomasia: o el partido hegemónico acepta destruir su red clientelar y empieza a preocuparse por su población (preocuparse de que sean felices, no de que trabajen como hormigas para luego suicidarse cuando la moneda baja), o el partido Demócrata resulta una alternativa real y no aspira a instituir un spoil-system a escala nacional.

Y esto es todo desde la "gran democracia de extremo oriente". ¡Ay McArthur!... ¡ay la que liaste!.

10 de Noviembre de 2003


La magnífica revista de orientación libertaria Poder Limitado ya está on-line. Si en su anterior edición recopilaron y tradujeron significativos artículos sobre la tentación imperialista por la que atraviesa EEUU, en esta ocasión, Luis Alberto Balcarce, su editor, nos ofrece un número repleto de reflexiones en torno a la demagogia antiglobalizadora; incluso una entrevista en gallego con el insigne profesor de la Universidad de Santiago, D. Miguel Bastos. Muy recomendable.

Siguiendo con los test, el columnista del Worldnetdaily, Vox Day, nos propone un sencillo cuestionario para averiguar nuestra proximidad ideológica con las posiciones nacional-SOCIALISTAS. Todo un reto para muchos europeos que, sin percatarse de sus simpatías hacia el antisemitismo, el keynesianismo o el brutal intervencionismo estatal, creen refugiarse entre lo más granado de la progresía cuando, en realidad, siguen militando en la izquierda más garrula y reaccionaria de cuantas ha parido el hombre -con el debido permiso del marxismo.

Parece ser que la aplastante autoridad del nuevo líder del PP, ¿Mariano Rajoy?, ha servido para que Gallardón de marcha atrás y baje los impuestos. Por supuesto se trata de reducir(o anunciar que se va a reducir) de manera cuasi-inapreciable impuestos que hace pocos días el propio Gallardón había incrementado(o había anunciado que incrementaría) vorazmente; pero eso carece de importancia. Debemos congratularnos seriamente de que el PP haya vuelto al redil liberal, esta reducción de la subida descontrolada lo acredita.

Todo gracias a Mariano, sólido y carismático secretario general del partido liberal donde los haya. ¿Qué más podemos desear? Si esta visto que Mariano en el gobierno no va dejar de darnos alegrías.

La otra cara de la moneda la obtenemos en el envidioso Zapatero... ¿qué hará este moscardón recordando que se han subido ocho impuestos? Olvidemos ese detalle "sin importancia". Digámoslo bien clarito: el PP es el partido que reduce siempre los impuestos salvo cuando los sube. ¿Pero qué importancia tienen las subidas si las prácticas el PP? Es algo notorio que la gestión de tales fondos se llevará a cabo con la máxima eficacia y honradez, no como los rojos antiliberales del PSOE, que suben los impuestos pero sólo con el propósito de robar. El PP, en cambio, cuando los sube lo hace, en realidad, por nuestro bien, mientras que cuando los baja lo hace para nuestro mejor. Si es que con esta filosofía arrasarán las elecciones... al igual que nuestros bolsillos.

8 de Noviembre de 2003


Pues sí. El Mises Institute ha elaborado un test que se propone medir nuestra afinidad ideológica con los planteamientos austro-libertarios. El test es divertido y, en algunos casos, didáctico, ya que cada pregunta incluye cuatro posibles respuestas: la austríaca, la progrekeynesiana, la chicaguense y la socialista. Así reunidas, relucen más si cabe los planteamientos de la Escuela Austríaca.

El test consta de 25 preguntas; no es pues largo en exceso pero sí es cierto que para algunos podría resultar tedioso. Con el objetivo de evitarlo, se ha elaborado un test reducido de 10 preguntas. Pocas excusas subsistirán ya para no responderlo.

Por supuesto, catalogar en un test las respuestas que todo austríaco debe dar es un tanto peligroso puesto que, en parte, fosiliza el avance de la investigación económica. En general, no obstante, son respuestas ampliamente aceptadas, tal vez con algún matiz, por todos los afines a la escuela creada por Carl Menger.

Una genial ocasión para ridiculizar, por contraste, la pequeñez intelectual de las teorías economicocientistas.

7 de Noviembre de 2003


El simpático Cobo, sólo hace falta fijarse en la sinceridad de su mirada, a petición del liberal Mariano Rajoy, legitima el aumento fiscal, incremento del dinero que se arrebata a los ciudadanos, con una sencillez pasmosa: nos explican cómo lo gastarán.

Huelga señalar que si admitimos como condición suficiente para violar la propiedad el hecho de que se nos explique en qué dispendios derrocharán la misma, imagino que el Sr. Cobo, Gallardón o D. Mariano no tendrán problemas en que arremeta contra su hacienda y les envíe un catálogo de la agencia de viajes sobre mis previsibles destinos turísticos.

Imagino que, siendo coherentes con su retorcida moral, no habrá inconveniente en que me nutra del fruto de su trabajo, imagino que no. No obstante, aún cuando estoy seguro de que obtendría su beneplácito moral tras cumplir el requisito publicitario, hay algunos que todavía conservamos la moral de vida, libertad y propiedad.

Otros no; casualmente, los que siempre están al frente del Estado. Providencial Hayek.

4 de Noviembre de 2003

Pensamientos de un europeo cualquiera

El 59% de los Europeos según el Eurobarómetro cree que el mayor peligro para la paz mundial es... Israel.

Desde luego, los perros judíos siempre mareando la perdiz. En los años 30 no supieron adaptarse al demócrata Adolfo Hitler. No entendieron, y siguen sin entender, que Hitler, como acertadamente se deduce de los resultados de la encuesta, laboraba de manera infatigable por la paz: muerto el perro, se acabó la rabia.

Y es que tal como están las cosas, vamos a tener que reanudar la solución final. Los europeos ya lo hemos intentado todo con los judíos: hemos gastado nuestro dinero en construir campos de concentración, hemos engrosado los ejércitos de sus vecinos musulmanes, hemos condenado reiteradamente el sionismo, hasta el punto de situarlo en la ONU junto al nazismo y al neonazismo(ya me dirás que culpa tienen estos dos últimos), hemos financiado las milicias terroristas palestinas, hemos otorgado apoyo político al dictador Arafat... pero los judíos siguen ahí, no parecen captar la indirecta. Son tan osados que incluso se defienden y responden a los ataques terroristas que nosotros financiamos.

¡Hay que tener la cara bien dura! Y luego aún se erigen como víctimas, ¡las víctimas somos los europeos! Tantos siglos soportando la presencia de esos usureros deicidas...

Sólo faltaba que, por una encuesta medianamente sensata que se realiza, uno de sus ministros(tienen democracia, pero... ¿qué más da? Arafat es más civilizado) se queje de que los europeos somos antisemitas. ¿Antisemitas? ¿De dónde ha sacado tal infundio? Como bien señala nuestra fantástica Unión Estatal Europea: "no hay que interpretar políticamente los sondeos" Pues claro que no. Los sondeos políticos no se interpretan políticamente. Son un reflejo del sentir de nuestro pueblo europeo. Así, sin más.

Además, el sondeo es un reflejo de la salud de nuestras universidades. Cuánta mayor es la cultura de los europeos mayor amenaza ven en Israel. Si está clarísimo; en Palestina sucede algo similar, signo inequívoco de progreso. No sé a qué esperan nuestros maravillosos gobernantes para invadir Israel, la paz es nuestro primer cometido, como quedó manifiesto en las manifestaciones contra la guerra. Europa es culturalmente superior, recuperemos la gloriosa tradición pacifista de quien estuvo a punto de culminar la paz mundial con su magnífico programa de exterminio judío. Hitler fracasó dada la colaboración anglo-sionista, pero esta vez con Palestina será distinto.

Los terroristas que masacran judíos son nuestros estandartes de la paz, nunca seremos capaces de valorar su aportación para la estabilidad mundial, para el reposo final de todos y cada uno de los infieles judíos. Los judíos, único y auténtico peligro para nuestras vidas; hoy como ayer, mañana como hoy.

2 de Noviembre de 2003

Las preocupaciones sociales por Carlos R. Molina

¿Porqué es considerado normal relacionar el liberalismo con la falta de preocupaciones sociales? La masa social mayoritaria, aunque vote al PP, ve el estereotipo del liberal como un empresario gordo, vestido con frac y sombrero de copa y fumando un gran puro, mientras pisotea espaldas de esqueléticos negritos como si de alfombras se trataran. Acto seguido, se dirige a su mansión a las afueras del área comercial y se prepara un baño en su gigantesca piscina de monedas y billetes. El Tío Gilito de la familia Disney, el málvado Sr. Burns de "Los Simpsons" o los enemigos del "Capitán Planeta" son los arquetipos de liberales que muchas personas tienen en la cabeza.

Esta sátira que desde aquí se ve graciosa y extravagante, se convierte en una terrible pesadilla al descubrir que mucha gente cree sinceramente todo esto (guardando las distancias, evidentemente, pero no tantas como puedan pensar) y opina que el liberalismo supone el desprecio hacia las personas que están en una situación desesperada, desgraciada o, simplemente, pobre. No existe mayor falacia en el mundo que esa (bueno, si nos ponemos a escudriñar, alguna habrá). El primer error consiste en el desconocimiento del significado de la palabra "liberal", siendo relacionada con el paradigma del homo oeconomicus y con la búsqueda de la maximización de los beneficios. Nada más lejos de la realidad. "liberal" no significa nada más que amante de la libertad, y deseoso de eliminar la coacción que se cierne sobre los ciudadanos. El deseo de un liberal es que cada persona pueda ser libre para ser feliz a su manera, perseguir sus metas y objetivos, sin coaccionar a los demás ni violar sus derechos. ¿Dónde aparece aquí una aversión a la situación de los más desfavorecidos? En ningún lado. Pero es en que los liberales rechazamos todo tipo de ayudas a los desfavorecidos (como a los ricos) si son realizadas vía Estado, es decir, vía coacción cuando se nos hecha en cara nuestra "insolidaridad". No podemos permitir, no consideramos lícito que se robe a una persona para ayudar a otra. Sin embargo, poco liberales van a encontrarse que se opongan a donaciones y ayudas voluntarios hacia los más desfavorecidos. Y los que existan, no van a actuar conforme a una doctrina liberal, si no según sus propias convicciones y principios éticos, lo que está alejado de la polémica que nos centra (el liberalismo es tan solo un punto de partida, no es una ideología, un corpus moral). De lo que se está en contra no es de el hecho de la ayuda en sí, si no de cómo se produce esa ayuda.

El liberalismo se preocupa de juzgar los medios, no los fines, ya que los únicos jueces legítimos de éstos son los propios individuos. Decidir qué fines son buenos y cuáles son malos en esta vida es, por el contrario, la base del autoritarismo y del totalitarismo moral y político; su radicalidad conlleva siempre el terrorismo. Un liberal convencido, por muy fanático que sea, jamás matará a un inocente. Para eso ya tenemos el socialismo.

1 de Noviembre de 2003

González, al más puro estilo comunista

En muchas ocasiones se intenta descalificar las tácticas de la izquierda socialdemócra tildándolas de fascistas o goebbelsianas. El "difama que algo queda" se suele atribuir, con razón, a los regímenes fascistoides. Sin embargo, sería un error atribuírserlo en exclusiva.

Jean François Revel nos advirtió hace varios años de que el comunismo gozaba de la cláusula de "totalitarismo más favorecido", esto es, una mayor anuencia entre la población; lejos de condenarse sus crímenes y la naturaleza de su máquina constructivista, o se ignoran deliberadamente o se justifican al más puro estilo maquiavélico.

Desde la publicación de "La Gran Mascarada" de Revel hemos avanzado. Sin duda, no existe, ni hay señales que nos permitan esperarlo tan siquiera, una equiparación en maldad del nazismo con el comunismo. No obstante, la degradación histórica del marxismo ha continuado con varios libros que inequívocamente sacaban a relucir los crímenes socialistas. Con todo, parece incosistente acusar a un desinformador de utilizar los métodos "comunistas" en lugar de los "nazis".

Por todo ello, no creo equivocarme al señalar que González echa mano de procedimientos comunistas cuando afirma que Aznar "es de extrema derecha" Táctica empleada en infinitas ocasiones por la URSS hasta el punto de equiparar fascista con anticomunista. Por ello, no va aser necesario perder el tiempo explicándo a quien no va a ser capaz de entenderlo(no le vamos a suponer a González una concentración neuronal que no tiene), cuáles son las diferencias, abismales, entre un neoconservador y un nacional-SOCIALISTA. Quizá, Felipín debiera mirarse primero en el espejo.

Es muy posible que el ex presidente no se sintiera ofendido por haberle calificado de "comunista"; al fin y al cabo, bendijo con gran éxito la alianza con IU en Madrid. En cualquier caso, no ha sido mi intención insultarle, ni tampoco poner en evidencia su absoluta ignorancia histórica al no entender la carga de tal adjetivo.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande