liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Diciembre 2005

31 de Diciembre de 2005

Feliz 2006

Ya es casi una tradición de esta bitácora hacer un pequeño resumen del año a través de las anotaciones; ya lo hice en 2003 y también en 2004. Ahora toca 2005.

Un año en el que los socialistas de todos los partidos se han retratado como marcados antiliberales. Jaime Ignacio del Burgo, miembro del PP, partido que aglutina a los liberales españoles (risas) denunciaba a un humorista por hacer befa pública de las creencias de muchos españoles o Camps, miembro destacado de ese mismo partido, nos ofrecía una lección de desarrollo sostenible financiada por todos los valencianos. Por no hablar del unánime apoyo de los políticos a todas las leyes que supongan restricciones al consumo de alcohol o tabaco.

Otro claro ejemplo de intervencionismo común -acaso el más paradigmático de todo el año- fue la Constitución europea. El PP, uno de los autores materiales de la Constitución socialista de la UE, decidió apoyar el texto, y sólo unos reductos liberales seguimos diciendo NO a semejante engendro. La abstención no servía, pero al final tampoco valió de nada nuestro NO por principio pues terminó ganando el NO a la libertad, aun cuando Francia nos diera una alegría más adelante.

Ha sido, sin duda, un año marcado por dos tragedias: el Tsunamí casi al inaugurar el año y el Katrina hace unos pocos meses. En ambos casos, se reclamó una pronta e innecesaria intervención del Estado. Primero para conseguir fondos para los afectos y luego para coordinar la reconstrucción. En ambos casos el intervencionismo sólo torpedeó la coordinación privada. La ayuda pública no fue necesaria ni en el caso del tsunamí ni en el del Katrina. En cuanto a la coordinación, la pretendida imposición de orden público sólo destrozó la incipiente coordinación espontánea y revolucionó el caos. Todo ello aderezado con un sustrato ideológico que facilitó tremendamente la magnitud de las tragedias.

Sustrato ideológico que sigue repitiéndose en el caso del altermundismo y la supuesto ayuda al Tercer Mundo. Afortundamente, poco a poco se van oyendo voces sensatas desde esos mismos países que denuncian el daño que semejante redistribución genera. En esta bitácora hemos tres: la de James Shikwati, la de June Arunga y la de Franklin Cudjoe. Ello, no obstante, no ha evitado la celebración de conciertos inútiles y la firma de manifiestos insensatos.

Desde el punto de vista de la libertad de expresión, el año ha estado claramente marcado por su marcada restricción. Es algo de lo que ya desde el principio fuimos advirtiendo. A principios de año Soledad Gallego-Díaz, vicedirectora de El País, ya sugería amordazar a los medios de comunicación fascistas y pocas semanas después Belloch llegó a proclamar en La Razón que Frente a tales dislates debe reaccionarse institucionalmente con todos los instrumentos represivos que tiene el sistema democrático para autoprotegerse de sus enemigos.

El año, cómo no, también ha venido profundamente marcado por la muerte de Juan Pablo II y la elección de Benedicto XVI, un gran Papa sustituye a otro gran Papa. Ahora bien, la Iglesia también ha cometido tremendos errores este año; dos muy significativos, el primero fue dar apoyo indirectamente al matrimonio civil manifestándose sólo contra el matrimonio civil homosexual y el segundo no renunciar a la financiación estatal ante la secuencia intolerable de amenazas procedentes desde el Estado. Todo ello, claro está, al margen de que el liberalismo y el catolicismo sigan siendo perfectamente compatibles.

En medio de toda esta ofensiva socialista, los liberales también hemos tenido nuestros momentos de celebración (la concesión del Adam Smith Award a Huerta de Soto, el nacimiento del Instituto Juan de Mariana con un seminario sobre Kyoto, o las 30 primaveras de Dani) y de recuerdo (el décimo aniversario de la muerte de Rothbard, el centésimo del nacimiento de Ayn Rand o el fallecimiento de Arthur Seldon).

Además, en el caso particular de esta bitácora, ha sido un año repleto de debates y polémica. Querría destacar cinco: el salario mínimo, las redes públicas, el proteccionismo de Vidal-Quadras, la supuesta imposibilidad del anarcocapitalismo, y sobre la utilidad marginal decreciente contra el "profesor universitario" (ejem) Diego Guerrero.

Y bueno, como algunos de vosotros ya sabéis, he abierto una nueva bitácora, que cuenta por ahora con la inestimable ayuda de Albert Esplugas y René Guerra.

A todos los que habéis visitado alguna vez esta bitácora durante el 2005, muchas gracias.

Feliz y liberal 2006.

30 de Diciembre de 2005

¿Quién es el dogmático?

Akin ha vuelto a contestar; me mostraré caritativo en estas fechas y daré respuesta. Lo cierto es que el personaje no lo merece, pero la incorrección de sus argumentos sí. Es decir, lo que me interesa es aprovechar la ocasión para desmontar argumentos más o menos extendidos en la sociedad pero no por ello menos falaces.

Su nuevo post es un despropósito de cabo a rabo. En realidad no refuta ni uno de mis argumentos que se limita a tachar de dogmas. Akin parte del dogma de que mis argumentos son dogmas, así se evitar razonar. En todo caso, Akin muestra su disconformidad no razonada en dos puntos:

a) Los demócratas son totalitarios: Según Akin he llamado totalitarios a todos los demócratas cuando dije que Te acuso de totalitario por ser favorable a que la democracia pueda limitar y restringir los derechos individuales, aun cuando no eres capaz de definir qué es una democracia. Esto o es demagogia, o es ignorancia, o una mezcla de ambas.

Primero, los demócratas, para ser demócratas, son constitucionalistas y liberales. La democracia emerge de la Constitución al mismo nivel que los derechos individuales. Los auténticos demócratas instauran constituciones para limitar el poder del Estado, para defender al individuo de la arbitrariedad pública. Los demócratas decimonónicos -por ejemplo, los de EEUU- creían que esos derechos eran anteriores al Estado y que, por tanto, este sólo podía reconocerlos. No sometían los derechos individuales al juicio de la mayoría, entre otras cosas porque la democracia -como ya te dije en el anterior post y luego volveré a ello- presupone una serie de derechos individuales.

Tú eres totalitario porque no tienes nada que ver con esta democracia constitucional y liberal; para ti la mayoría puede disponer de los derechos individuales, de todos los derechos individuales. La Constitución no limita al Estado, sino que se convierte en un instrumento del Estado para violentar los derechos individuales (aplícate a ti el ejemplo positivista de Brunei; los derechos no emergen de una Constitución qua Constitución, sino que la Constitución sólo puede certificar la existencia de esos derechos).

Segundo, aun peor que eso. Admites una completa capacidad de la democracia para restringir los derechos individuales PERO eres incapaz de limitar la definición de democracia. ¿El Estado cubano es una democracia? Admites que no lo sabes. Por tanto, ¿qué impide según tu ideología que Hitler o Stalin sean demócratas? Si no somos capaces de definir qué es democracia o flexibilizamos su definición de tal forma que cualquier sistema político (por ejemplo, el cubano) tenga cabida, estamos estableciendo una presunción de legitimidad para cercenar los derechos de los individuos. Cualquier persona, cualquier caudillo, puede clamar representar a la voluntad del pueblo, articular un sistema plebiscitario y, entonces, recibir tu aprobación para que cercene los derechos ajenos. ¿Te ha quedado ahora claro el motivo por el que eres totalitario?

b) Los derechos individuales son dogmas: En este punto, Akin se limita a repetir su particular dogma de fe (que los derechos naturales proceden de Dios) y no analiza ni refuta sus contradicciones internas. En su opinión, mi frase de que Los derechos individuales (la libertad y la propiedad) son universales y atemporales es equivalente a decir que proceden de Dios.

Primero, todo derecho es universal y atemporal. Un derecho que no sea universal y atemporal no es un derecho, sino una concesión. Tú también crees en derechos universales y atemporales, en concreto, crees en el derecho universal y atemporal de la democracia para dominar a los individuos; crees en el derecho universal y atemporal de la democracia para hacer concesiones a los individuos (esto es, decirles qué pueden y qué no pueden hacer). Tú crees en el derecho de la mayoría para primar sobre la minoría, PERO no has razonado la procedencia de ese derecho ni has demostrado que exista. En cambio, yo sí he demostrado su inconsistencia y, por tanto, el único que sostiene dogmas falsos en este debate eres tú.

Como ya te dije, la democracia supone una serie de derechos INDIVIDUALES previos de los individuos, en concreto: a) el derecho a la vida (en caso contrario no se puede votar), b) el derecho a elegir el sentido de su voto, y c) el derecho a no ser privado de su voto. Por tanto y, en todo caso, los derechos individuales son previos a las concesiones de la democracia. Pero tú sigues afirmando que no existen derechos individuales anteriores a la democracia y, por tanto, sigues aferrándote a un dogma inconsistente.

Segundo, la libertad y la propiedad son el fundamento de toda norma jurídica que no suponga una concesión. En ese sentido, cabe recordar que el Estado surge como la rapiña de unas propiedades individuales ya existentes, esto es, la propiedad privada es previa al Estado. La cuestión, por consiguiente, es qué fundamento metafísico ofreces para justificar que unos individuos puedan ejercer la violencia contra otros individuos, ya sea por el simple ejercicio de la fuerza, o por el consenso de la mayoría. ¿Por qué otorgas a la mayoría el derecho de organizar la vida de la mayoría?

De hecho, aun cuando supusieras un místico contrato social entre los individuos para dar origen al Estado, la base de todo contrato es la autonomía de la voluntad. En otras palabras, la libertad individual seguiría siendo previa al Estado. No porque lo diga Dios, sino porque lo dice la simple lógica contractual. El dogmático eres tú al suponer que los individuos podían perfeccionar contratos en virtud de los cuales adquieren derechos, sin refutar que sea necesaria la libertad para perfeccionar contrato alguno.

En conclusión, te mueves entre frases mal construidas, clichés, dogmas y razonamientos sin acabar. Consigna y propaganda. Pero argumento ninguno.

28 de Diciembre de 2005

Akin o la manipulación como modo de vida

Akin responde a mi post anterior en un comentario de su bitácora. No es que sea una respuesta muy elaborada, pero es más de lo que se le puede pedir al personaje.

Le dedico otro post no por la profundida de su mensaje, sino por la burda manipulación que lleva a cabo de mi post. Digo burda porque es ridícula, propia de prescolares de la KGB y manipulación porque sólo pretende desvirtuar la crítica para no contestar a nada.

En primer lugar, Akin me acusa de defender leyes de aplicación retroactiva: Pero es genial eso de leyes de obligado cumplimiento con efecto retroactivo. Akin, muchacho, estudia un poco de derecho penal positivo, ese que tanto te gusta. Nuestra Constitución, por ejemplo, no prohíbe toda ley retroactiva, sino la de las disposiciones sancionadoras no favorables o restrictivas de derechos individuales. Por ponerte un ejemplo claro que supongo serás capaz de entender, si hoy aprobamos una ley aboliendo la esclavitud, me imagino que no impedirás que esa ley tenga efectos retroactivos sobre todas las relaciones de esclavismo practicadas con anterioridad a la aprobación de la ley. La absoluta irretroactividad de las leyes consolida las situaciones injustas del pasado, simplemente por ser pasado.

Pero es que además, en mi post no defendí la retroactividad de las declaraciones de derechos humanos, sólo te puse ante tus incoherencias positivistas. Si la única verdad es la Declaración Universal de Derechos Humanos y esta Declaración no tiene efectos retroactivos, ¿quedan justificados automáticamente todas las aberraciones cometidas por Hitler o Lenin? ¿Se les puede condenar en función de algún fundamento jurídico o antes de la Declaración Universal estamos hablando de la prehistoria de la justicia y de los derechos individuales? Argumentos bastante ridículos.

Convendrá, de todas formas, que aclaré mi opinión sobre la irretroactividad o no de los derechos individuales. Simplemente no creo en la aplicación retroactividad de los derechos porque éstos no dependen de las leyes positivas. Los derechos individuales (la libertad y la propiedad) son universales y atemporales (otra cosa son los derechos derivados, esto es, aquellos que provienen de contratos entre las partes) y, por tanto, no tiene sentido hablar de una aplicación retroactiva, cuando siempre existieron.

Luego Akin me acusa de haberle tildado de totalitario por no haber definido con claridad lo que es una democracia. Esta falsedad le sirve para hacer una chufla exculpatoria: Vaya, cientos de años tratando de definirlo por parte de cientos de filósofos y políticos sin que hayan encontrado una definición clara y consensuada, pero yo soy estatalista porque no la defino.

No Akin, en ningún momento de acuso de totalitario por no haber definido qué es la democracia. De hecho, te reto a que encuentres una parte de mi texto donde diga eso. Te acuso de totalitario por ser favorable a que la democracia pueda limitar y restringir los derechos individuales, aun cuando no eres capaz de definir qué es una democracia. En otras palabras, te acuso de totalitario porque defiendes que cualquier cosa que se autodenomine democrática restrinja los derechos de las personas. Ante la imposibilidad o dificultad extrema de deslindar si un régimen es democrático, -por ejemplo, para ti es complicado saber si Cuba es una democracia o no- tú te inclinas por una derecho iuris tantum de los Estados para aplastar los derechos individuales. Por eso te acuso de totalitario, no porque seas incapaz de definir democracia; una cosa es la ignorancia y la otra la maldad.

Acto seguido, Akin se hace la damisela ofendida y pasa al ataque: Pero ellos no son totalitarios a pesar de que sus dogmas liberales están por encima de cualqueir acuerdo democrático. Y lo dicen así a las claras, nuestros dogmas son leyes de origen divino (o iusnaturalistas, me da igual la magufada que elijan) y no pueden ser discutidos por nadie, pero el totalitario soy yo.

Pues no, en el caso que tu planteas podríamos ser unos liberales iluminados, pero no unos totalitarios. ¿Acaso al colocar la libertad y la propiedad de cada persona por encima de cualquier otra ley estamos restringiendo la libertad de alguien? No, estaríamos restringiendo el libertinaje de la mayoría para atacar los derechos del individuo. La diferencia de nuestras concepciones de libertad es evidente. Para ti la libertad implica la potestad de acabar con la vida, la libertad o la propiedad ajena, y cualquier restricción a esta violencia irresticta, es una restricción a la libertad. Para mí, la libertad pasa por no agredir al prójimo, es una libertad consistente en respetar la libertad ajena, como base de la convivencia.

Tu idea de libertad es el libertinaje del totalitarismo: restringir la actuación de los políticos, incluso la actuación criminal, es equivalente a restringir la libertad de los políticos y del pueblo soberano. Para mí es colocar la acción humana dentro de sus propios límites. ¿Es esto arbitrario como tú afirmas?

En absoluto. De hecho, en tu democratismo absurdo y desbocado, tú mismo estás asumiendo el derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad privada entre los colectivos democráticos. Una asamblea democrática a) no puede ser destruida, b) tiene plena libertad de actuación, siempre que no ataque la soberanía de otra asamblea democrática y c) tiene poderes plenos sobre los recursos que quedan bajo su dominio.

Incluso los presupuestos de tu asamblea democratista pasan porque ningún miembro pueda: a) matar a otro, b) cambiar el sentido del voto de otro, c) apropiarse del voto ajeno. La diferencia es que tu sistema es tremendamente inconsistente. Si las personas no tienen derechos, ¿por qué sí los tienen cuando se reúnen en asamblea y sólo cuando se reúnen en asamblea? ¿Por qué no aceptas que las mayorías puedan cambiar el voto de las minorías y así lograr la unanimidad y, en cambio, sí aceptas que las mayorías impongan a las minorías sus modos de vida y sus proyectos colectivos? Qué curioso: personas sin derechos se reúnen en asamblea, en ese momento poseen unos derechos parlamentarios inalienables, y tras la conveniente votación mística, se dotan a sí mismos de derechos, aun cuando carecían de ellos. Lo tuyo es de una incoherencia y torpeza manifiesta.

La libertad y a la propiedad privada están en la base de todo derecho. Sin su concurrencia no existen normas jurídicas ya que no son posibles los acuerdos (libertad) ni las transacciones (propiedad). Es más, los acuerdos democráticos simplemente crean una situación asimétrica, por la cual se somete a ciertos individuos y ciertos recursos en el ámbito de propiedad de los tenedores del poder. Tal pretensión ataca cualquier base ética de universalidad y simetría de los derechos y, en definitiva, también ataca vuestra pretendida defensa de la igualdad (si bien es patente desde hace tiempo que sólo blandís la igualdad como excusa para reprimir la libertad). Lo que tenemos en ese caso, no es un ordenamiento jurídico, sino un conjunto de mandatos por el que unos individuos dominan por la fuerza a otros individuos. Justamente, el ideal de totalitarismo.

Y sí Akin, eres totalitario por el simple motivo de que no te importa el contenido de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, sino las formas por las que fue aprobada. No te importa ni la vida ni la libertad ni la propiedad, sólo que se llegue a una declaración mediante un procedimiento democrático que, casualmente, eres incapaz de distinguir. Para ti la dictadura de la mayoría entra dentro de las posibilidades de la democracia, es más, la dictadura de la mayoría es la ratio última de la democracia. Por eso eres totalitario.
Carta abierta a Korso

Korso, el castrista, ha escrito una "carta abierta a los liberales". Como saben, estas mediocridades me divierten bastante; quizá porque ya se sabe que mejor reír antes que llorar.

Dices que el debate sobre si Cuba es una dictadura o no te enriquece bastante. Lo celebro; personalmente preferiría que discutierais si Cuba era una dictadura o no, pero parece que a algunos os anima más que continúe siéndolo para no abandonar tan animada discusión de actualidad.

Lo más gracioso del asunto es que los marxistas occidentales como tú han caído en un proceso de brutal aburguesamiento gracias al capitalismo -también como tú- que les permite disponer de tiempo libres para discutir sobre si el barco es un animal acuático. Es gracioso porque repantigados en vuestro sillón y desde internet no dudáis en defender un sistema que sólo ha generalizado la miseria bendiciendo la suerte de los cubanos -aun cuando escapen a miles hacia el ruin EEUU- cuyos derechos y libertades más elementales son diariamente cercenados.

Porque Korso, ¿sabes cuáles son los dos derechos más elementales del ser humano; aquellos dos derechos sin cuya concurrencia el individuo deja de ser persona y se convierte en autómata? No me estoy refiriendo ni a la igualdad, ni a tener la panza llena. Los dos derechos que nos permiten hablar de ser humano son su libertad y su propiedad privada; incluso el derecho a la vida no deja de ser un atentado contra el derecho a la libertad de cada persona.

Los seres humanos tenemos proyectos y aspiraciones en nuestra vida. Vivimos porque tenemos expectativas de ser felices satisfaciendo nuestros fines. Siempre esperamos mejorar nuestra situación, estar hoy más satisfechos que ayer; pero para cumplir nuestros proyectos necesitamos indagar alrededor, utilizar nuestras habilidades y valernos de los recursos del medio. Necesitamos, en definitiva, de la propiedad privada dar respuesta a nuestros fines. Sólo cuando al ser humano no le imponen unos "medios dados" es capaz de expandir su capacidad creativa en busca de otros medios de los que no dispone para así dirigirse hacia fines todavía más elevados.

Pero en Cuba los derechos de libertad y de propiedad privada ni se respetan ni pueden ser respetados. El marxismo, esa ideología criminal, ridícula, equivocada y fallida que tú defiendes, se basa en la nacionalización de todas las propiedades y de toda la fuerza de trabajo que habita en un territorio dado. El ser humano no tiene derecho a perseguir sus fines, sino los fines que el Comité de planificación decide que persiga; no tiene otros recursos que aquellos que a discreción decida otorgarle el Estado. Su esquema vital se ve reducido al estrecho de posibilidades que otros deciden dejarle en su vida. ¿Podrías ser feliz si alguien te pautara tus comportamientos? ¿Si alguien te dijera qué debes hacer y qué no debes hacer con tan margen de precisión que tu autonomía se desvaneciera?

La libertad te permite decir que no; no a las imposiciones, a los dirigismos y a las cacicadas. No a toda participación en un proyecto que no es el tuyo, que no sientes como tuyo. No, en definitiva, a la esclavitud. Vuestro delirante ensueño de construir un nuevo ser humano que ni proteste, ni patalee, ni se oponga a la mayoría, es simplemente un ensueño genocida, un ensueño de eliminar la raza humana qua raza humana; queréis arrebatarle la posibilidad de decir que no a vuestros milenarismos, pajas mentales y constructivismos.

No queréis un individuo feliz, queréis un individuo que simule ser feliz. No queréis un individuo creativo, queréis un individuo sumiso. No queréis un individuo díscolo, queréis una masa uniforme y homogénea de servientes. No queréis una sociedad libre, queréis una fábrica llena de máquinas.

Que en tu carta digas que apoyamos el genocidio, la prostitución infantil o la explotación laboral demuestra, a) que o no nos has leído o no nos has entendido y b) que sois unos hipócritas redomados.

¿Acaso el nuevo hombre soviético, sometido a la planificación científica del Comité central, tendría capacidad para oponerse a su propio asesinato, a su propia violación o a su propia esclavización? ¿Acaso vuestro proyecto constructivista no implica la necesidad de apartar, someter y eliminar a todo aquel que sabotee (esto es, que no cumpla) el plan colectiva? ¿Acaso el individuo podría negarse a ocupar un puesto de prostitución si así lo decidiera el Gosplan? ¿Acaso vuestro proceso de ideologización y adoctrinamiento escolar compulsivo no supone la más vil de las prostituciones mentales? ¿Acaso unos padres pueden negarse a escolarizar a sus hijos o escolarizarlo con un plan de estudios distintos al marcado por el Comité? ¿Acaso la imposición de un puesto de trabajo no da muestras de una cruenta explotación? ¿Acaso negar a un individuo buscar mejores ocupaciones o incluso convertirse en empresario no supone una tremenda explotación? ¿Acaso el comunismo no consiste en reducir a millones de personas a un régimen de esclavitud?

No, los genocidas, proxenetas y explotadores sois vosotros, los que no permitís al individuo que se oponga a los planes que habéis establecido para su vida. Como elocuentemente dijo Trotsky: Stalin, en Pravda, ha dado abiertamente la orden de no darles trabajo. En un país donde el único empresario es el Estado, esto significa morir por lenta inanición. El viejo principio de "el que no trabaja no comerá" ha sido sustituido por otro nuevo: "el que no obedezca no comerá". Sin propiedad privada no hay posibilidad de oponerse al único propietario efectivo del país: le debo absoluto pleitesía y sus deseos se convierten en firmes órdenes para mí.

Los liberales sólo le permitimos que elija la opción mejor que en cada momento crea conveniente, sin socavar los derechos ajenos. Los comunistas elegís para vosotros la mejor opción socavando los derechos de todas las otras personas.

Vuestra arrogancia intelectual es tan grande que ni siquiera os cuestionáis si desde una burocracia centralizada seríais capaces de organizar y dirigir de manera exitosa la vida de millones de personas. No os paráis a pensar en la cantidad de acciones, fines y medios que diariamente comienzan, se crean o se encuentran. Queréis reducir la sociedad a vuestras estrecheces mentes: todo lo que se os haya ocurrido debe convertirse en realidad, nada que no se os haya ocurrio puede convertirse en realidad.

No sois otra cosa que los mamporreros de la mentira; con la mentira queréis acabar con la vida de los individuos construyendo un nuevo mundo de sumisión y esclavitud. Vuestra defensa de la democracia, de los derechos humanos o incluso de la libertad no es más que una cortina de humo para seguir justificando regímenes totalitarios como el cubano. Mientras difundís sus mentiras vistiéndolas de seda progresista, humanitaria e igualitarista, la isla-cárcel sigue funcionando con vuestra aquiescencia. Esta mentira hipócrita y encubridora es el centro vergonzoso de vuestra ideología.
No sólo Korso

Lo más patético de la relación entre Korso y el resto de Red Progresista no es la asombrosa flexibilidad de la izquierda que permite alojar entre sus filas a totalitarios militantes (al fin y al cabo, esto es algo que no sorprende a nadie), lo realmente ridículo es la patulea de ditirámbicos escuderos que han surgido a su alrededor. Lejos de mi intención criticar que la izquierda acoja a los totalitarios (sería como criticar a un cuadrado por tener cuatro ángulos), más bien quiero poner de manifiesto que buena parte de los que pretenden pasar por opuestos luchadores de las dictadoras no son más que dictadorzuelos frustrados a la espera de un puesto de trabajo.

Dani nos ha recordado que algunos de los miembros más decentes de Red Progresista ya han abandonado el barco. Ellos sabrán los motivos, aunque todos podemos intuirlos. Akin, aquél que quería ilegalizar la Iglesia, ha contestado a Dani.

Por supuesto, esta gente sigue con las buenas costumbres de no enlazar. No me extraña su comportamiento; hay comparaciones odiosas y no es mala idea ponerse de manera preventiva la venda antes que la herida. El problema es que, en este caso, la herida ya está abierta y algunos sólo se dedican a ocultarla.

Como a mí la sangre dialéctica no me importa y mucho menos la que puedan succionar los mosquitos o las moscas cojoneras, no tengo inconveniente -a diferencia de la izquierda del talante, el diálogo y la conversación- en proceder como siempre he procedido: aquí tienen la "contestación" (sic) de Akin a Dani.

No voy a perderme en los detalles, más que nada porque ya desde el principio Akin nos demuestra que no le gusta leer mucho (lo cual no es novedad: Si me replicas no lo hagas recomendándome libros, no voy a leerlos porque no tengo tiempo ni ganas). O esto o, en todo caso, no debe tener muy claro el significado del adverbio "tácitamente": Nos atacan en una web liberaloide porque de RP se han ido dos personas del ala más ''''moderada de la izquierda'''', porque ahora en RP hay un socio que apoya tácitamente el modelo social y político cubano.

¿Tácitamente? ¿Esto es tácito? Quería solamente decir que apoyo sin tapujos la soberanía del pueblo de Cuba, el sistema de gobierno cubano, y la legitimidad de sus representantes revolucionarios. Ah, ya sé, quizá sea esto: La revolución cubana, hoy más que nunca, parece ser un camino a seguir para un mundo más justo y más humano. No, queda claro, esto es el apoyo tácito: no puedo apoyar la dictadura cubana, simplemente porque no la veo como tal. Es obvio, el chico tiene buenas intenciones; apoya tácitamente la dictadura cubana porque no la reconoce como tal.

Akin, no nos desmelenemos tan pronto. Las mentiras se pueden colar a mitad del post; empiezas con una declaración de sinceridad y luego vas metiendo con calzador las trolas y los disparates, pero arrancar con un patinazo no es propio de manipuladores profesionales. Claro que tal vez el adjetivo sobre. Los tontos útiles son cada vez más tontos y menos útiles.

Pero dejemos de hablar de Korso y de su relación con Red Progresista. Como digo, ya tiene suficiente con lo suyo. El trabajo abnegado (¿cobrará de Castro?, lo digo porque si nosotros cobramos de la CIA a todos nos tocará una parte) de decir que la mona no es una mona sino un hombre encorvado y peludo (lo digo por Castro, claro) no tiene que resultar fácil. Cuba es una consolidada democracia defensora de los derechos humanos. Por eso Jéssica nos ha dejado claro que Korso ha explicado que está a favor de una transición democrática en la isla, porque Cuba ya es una democracia. Ya se sabe, las transiciones van de A a A, por eso se transita. Korso defiende una transición democrática en Cuba porque Cuba no es dictadura (no puedo apoyar la dictadura cubana, simplemente porque no la veo como tal). Queda claro, ¿no?

En todo caso, reitero que si a la mayoría del soviet interno de Red Progresista les parece bien acoger con los brazos abiertos a defensores de la dictadura cubana, no seré yo quien les ruegue que dejen de aclararnos diariamente qué es la izquierda y por qué la izquierda es profundamente liberticida.

Véamos otro ejemplo de sujeto profundamente respetuoso con la libertad de esos que se guarecen en Red Progre. Precisamente me refiero al propio autor del post que estamos comentando: Akin.

Déjenme ponerles en antecedentes: Akin dice tomar como punto de partida de su ideología la Declaración Universal de Derechos Humanos. El problema es que esto es tan falso como que Red Progresista sea un éxito. La Declaración no es más que un acuerdo entre los distintos Estados parte, un acuerdo con vestimentas democráticas. En realidad, Akin parte de una teoría positivista de los derechos; pero además, o eso dice, de una teoría positivista cuyo fundamento es la democracia. Los derechos del individuo, por tanto, son privilegios concedidos por la mayoría a los individuos.

No me voy a alargar en rebatir este argumento ridículo. Basta citar a Hebert Spencer para despacharlo: Desde luego entre todos los fantasmas metafísicos el más enigmático es aquel que supone que hay que obtener una cosa creando un agente, que crea la cosa, y entonces otorga la cosa a su propio creador. Qué curioso el misticismo democratista por el cual un conjunto de individuos sin derechos, cuando se juntan en asamblea tienen derecho a imponer el juicio jurídico de la mayoría al resto de sus partes.

Lo que me interesa, con todo, no es destacar las falacias del fundamentalismo democrático, sino mostrar las contradicciones totalitarias en las que caen inconscientemente sus defensores. Como vemos, para Akin la democracia está por encima de los derechos individuales (o mejor dicho, los derechos individuales ni siquiera existen, sino que son prebendas que la mayoría otorga). Esta idea la reitera en su post al criticar a los liberales que anteponen los derechos individuales a los arbitrios de la mayoría: No puedo acusar a todos los liberaloides de antidemócratas porque hay muchos que defienden que los tres dogmas liberales (derecho a la vida, a la libertad y a la propiedad privada) están por encima de la democracia.

Si es que estos liberales están locos. La persona no cuenta para nada en tanto la mayoría no decida que cuente para nada. Por cierto, y ya que para Akin los compromisos ideológicos al estilo de la Declaración Universal de Derechos Humanos no son retroactivos (el manifiesto se firmó con posterioridad a su polémico artículo, con lo cual sólo de obligado cumplimiento a partir de su publicación. Una norma como esa no puede ser retroactiva), ¿acaso queda justificado el esclavismo en los EEUU del s.XIX por el simple hecho de que la mayoría de la población lo apoyara? Debe ser que sí; ya se sabe que Akin integra la vanguardia "progresista" en la red.

Llegados a este punto pensarán ustedes que Akin tiene una definición muy clara y detallada de qué es y qué no es democracia. Al fin y al cabo, algo que está legitimado para aplastar la vida, la libertad y la propiedad de las personas no puede ser una consideración abstracta y genérica, un cajón de sastre que sirva a tiranos como Hitler decir que se escudan en la democracia y en la voluntad del pueblo alemán para matar judíos. Pues no, el bueno de Akin, en su impagable defensa de Korso, es claro: Korso defiende que Cuba no es una dictadura, así que hay ahora mismo un importante debate interno sobre si se puede demostrar que Cuba sí es una dictadura (ese tipo de juicios son muy complejos porque definir la democracia es muy complejo.

Por tanto, ¿qué es una democracia para Akin? Una cosa muy compleja y muy difícil de definir pero que está legitimada para liquidar los derechos individuales, porque "los tres dogmas liberales" no pueden prevalecer sobre la democracia, sea ésta lo que sea.

Lo más gracioso es que todos estos totalitarios de tomo y lomo no ven ninguna incompatibilidad entre sus ideas. Se proclaman defensores de la libertad y de la igualdad (¡incluso anarquistas!) y defienden, al mismo tiempo, que cualquier mayoría, por poco clara que esté, tenga la legitimidad de eliminar los derechos individuales.

Estos son algunos de los personajes que escriben en Red Progresista. Los más dignos ya se han ido. Los que quedan, o ya han denunciado la deriva liberticida y alocada de la Red, o simplemente suscriben los discursos anteriores. Suma y sigue; no sólo de Korsos vive Red Progresista. También de todos los enredadores que, valiéndose de la palabra democracia, no tienen otra intención que reprimir la libertad de todos los individuos.

21 de Diciembre de 2005

Una redistribución injusta

Existe un argumento socialista bastante recurrente que establece que la sociedad está legitimada para cobrar impuestos al individuo porque éste nace en medio de un entorno de riqueza, instituciones o conocimientos de los cuales se beneficia. En parte, pues, los logros individuales se deben a un complejo entramado de relaciones precedentes que posibilitan su vida y sus descubrimientos.

Este doble salto mortal es el que pretende realizar un miembro de Red Progresista cuando traza una radical diferencia entre individuo y humanidad: Veníamos discutiendo si fue Einstein el que descubrió la teoría de la relatividad o si fue la Humanidad en su completitud quien lo hizo. Este debate a su vez derivada de la discusión acerca del origen último de los productos, que yo afirmaba se encontraba en la interacción del trabajador y los recursos humanos, mientras que él, en cambio, decía que eran hombres concretos quienes motivaban el desarrollo mediante la transformación de recursos naturales.

El debate puede ser realmente interesante y, en buena medida, estoy de acuerdo en que el individuo se beneficia de instituciones espontáneas milenarias que han surgido de la interacción de los seres humanos anteriores. Ahora bien, este argumento es irrelevante para la justificación de los impuestos, del Estado y de la regulación. Principalmente porque el Estado no es propietario de esas instituciones milenarias sino que, en todo caso, se dedica a destruirlas y desplazarlas. Por ejemplo, la moneda surge como una selección y generalización de los bienes más líquidos (en su momento el oro); sin embargo, el Estado nacionaliza estos bienes, constituye un banco central y emite dinero fiduciario que no es líquido. En otras palabras, el Estado es el principal agresor de la sociedad y de sus instituciones.

Pero además, hay dos motivos de peso por los cuales el argumento del "fondo social de riqueza y conocimientos" es erróneo a la hora de justificar el expolio fiscal. Primero, ese fondo común surge de la interacción voluntaria de todas las personas, presentes y pasadas. Esas personas consienten en relacionarse no por los beneficios del fondo común, sino por los beneficios directos de sus acciones. Los seres humanos descubrimos, creamos e innovamos no porque creamos que esta información y riqueza se insertará en un futurible fondo común, sino porque estos descubrimientos, estas creaciones y estas innovaciones sirven para alcanzar nuestros objetivos. Por tanto, el "fondo común" es un conjunto de externalidades positivas de las acciones de los miembros de la sociedad. Además de alcanzar los fines, los individuos contribuyen a crear un conocimiento y una riqueza común.

El argumento socialista pasa por crear impuestos que graven a los individuos concretos que aprovechen ese fondo común y repartir los ingresos fiscales entre la sociedad. Sin embargo, esto supone una clara violación del ne bis in idem: los individuos actuaron voluntariamente para satisfacer sus fines directos y ya quedaron satisfechos cuando los alcanzaron, ¿por qué reclaman ahora nuevos beneficios a través del gravamen del fondo común? Si obtuvieran un ingreso redistributivo en concepto de derechos por acciones precedentes, un mismo individuo se estaría beneficiando dos veces por una misma acción. Aparte de suponer una redistribución regresiva, ¿en qué fundamentan tal derecho los socialistas? Por ejemplo, supongamos que a partir de este momento incluimos la teoría de la relatividad de Einstein en ese fondo común de información y que un empresario la utiliza y gana ingentes cantidades de dinero. ¿Qué derecho tendrían los sucesores de Einstein en reclamarle una parte de sus beneficios si su padre ya satisfizo suficientemente sus fines inventando esta teoría?

El segundo motivo por el que su argumento no se sustenta es que ese fondo común de externalidades es, básicamente, que ese fondo común debe ser utilizado por cada sujeto. La información no viene a nosotros, somos nosotros quienes, empresarialmente, tenemos que seleccionarla y emplearla. Por ejemplo, ahora mismo existen miles de oportunidades de negocios que no están siendo satisfechas, pero como no las he descubierto, seguirán insatisfechas. Decir que este descubrimiento no tiene importancia o que procede del azar es una tomadura de pelo. La gente no actúa por azar, sino que el azar, la suerte y la fortuna, es fruto de la acción deliberada. La suerte tiene que buscarse, como se dice coloquialmente. En ese sentido, la persona que tiene necesidades insatifechas a las que un empresario da respuesta, de poco le sirve que un socialista le diga que ese empresario no tiene ningún mérito porque su acción fue fruto del azar. Las circunstancias son dos: a) ese empresario satisfizo las necesidades de esa persona, b) fue el primero que lo hizo. ¿Por qué, entonces, el empresario tiene que entregar parte de sus beneficios a otras personas? ¿Simplemente porque podrían haber hecho lo mismo? La cuestión relevante es que NO lo hicieron y que la persona hubiera continuado insatisfecha o más tiempo insatisfecha de no ser por ese empresario.

Por tanto, ¿fue Einstein quien descubrió la teoría de la relatividad? Sí y no. Parte de esa teoría se encontraba previamente desarrollada, Einstein no partió de cero. Pero Einstein a) decidió actuar para desarrollar la física, b) supo aprovechar los puntos adecuados de toda la ciencia física precedente y c) creó una teoría inexistente. La cuestión es que nadie es propietario de toda la física precedente, sino que está a disposición gratuita de todos los individuos que decidan utilizarla y que Einstein tuvo que actuar para descubrir la teoría de la relatividad. No fue azar, no le vino dada.

De hecho, pretender que la acción humana no tiene importancia constituye una contradicción con el planteamiento inicial. Si las instituciones y el fondo común de riqueza e información son tan importantes, ¿acaso no son éstas el resultado continuo de las acciones humanas? La acción humana modifica la institución, no se somete a ella, por tanto, es de primera importancia. Paralizar la acción, gravarla o amonestarla a través de impuestos supone paralizar el proceso creativo que enriquece ese fondo común del que todos nos beneficiamos.

El debate es irrelevante para justificar la tributación, pero desde luego tiene una gran importancia para rechazarla. Los impuestos destruyen la humanidad y la sociedad; una sociedad próspera no puede fundamentarse en la esclavitud dirigista del Estado, sino en las interacciones sociales y voluntarias que dan paso a nuevas instituciones para el provecho de todos.

19 de Diciembre de 2005

Divus Polancus, por Enrique Benavent

Aparentemente era una simple felicitación de Navidad, pero en realidad se trataba de algo mucho más trascendente. Después del susto que se llevaron los chicos de la SER con los resultados del Estudio General de Audiencia, con los nuevos datos convenientemente maquillados por el EGM, so capa de felicitarnos las navidades, proclamaron a los cuatro vientos su primacía en las ondas con un anuncio lleno de angelotes en el que se decía: "La radio como Dios manda". Y puesto que en la SER, como en España, quien manda es Polanco, la conclusión era obvia: don Jesús se ha convertido en Dios.

"Ultima Cumaei venit iam carminis aetas", ahora sí que llega en serio la última edad profetizada por la Sibila de la que hablaba Virgilio en la cuarta égloga.¡Menuda revelación!. Aunque, bien mirado, "si mens non laeva fuisset", si no fuese tan torpe, como se lee en otra égloga, debería haber advertido hace tiempo la inminencia de tan prodigiosa metamorfosis: muchas eran las señales que la anunciaban. La divinidad, por definición, no puede estar limitada por las leyes humanas. La impunidad con la que don Jesús soslayó el cumplimiento de la sentencia firme del Supremo que le obligaba a vender la cadena de emisoras Antena 3, ¿no es una prueba irrefutable de la condición divina del empresario cántabro que se halla por encima del bien y del mal?. Por otra parte los poderes taumatúrgicos de don Jesús están más allá de toda duda. ¿Acaso no ha resucitado el espía Francisco Paesa seis años después de su muerte certificada por una sentida esquela publicada en el diario "El País?

Ahora entiendo el arrobamiento con el que Zetapé, siendo todavía candidato, al preguntarle Olga Viza qué periódico leía y qué emisora sintonizaba, respondió: "El País y la SER". Nuestro brillante líder barruntaba el advenimiento de la nueva era y, viéndose ya presidente, los versos de Virgilio se le venían a las mientes: "Te duce, si qua manent, sceleris vetigia nostri ... solvent", bajo tu gobierno desaparecerán los vestigios, si aún quedan, de nuestra maldad. He ahí las raíces de la paz perpetua y el optimismo antropológico zapateril: ya está aquí la Edad de Oro bajo el imperio del Divino Polanco.

14 de Diciembre de 2005

Papá Noel, nuevo símbolo de la resistencia anticapitalista

Una cosa es evidente: si una persona no cumple su contrato, éste debe rescindirse. Parece ser que una empresa británica ha despedido a un actor que hacía de Papá Noel por estar hablando demasiado tiempo con los niños. En lugar de 30 segundos, se quedaba 10 minutos. Los socialistas de insurgente.org se rasgan las vestiduras: El neoliberalismo obtiene enormes beneficios mediante la competitividad que logra gracias a las privatizaciones y los despidos arbitrarios; una estrategia de la que no se libra ni la fiesta de la Navidad.

Estas tonterías no merecen demasiado espacio, pero vamos a intentar que entren en razón:

a) Si consientes que el actor esté hablando 10 minutos con cada niño, muchos otros niños se quedarán desatendidos. Un niño cada 10 minutos hace una media de unos 50 niños al día. ¿Alguien cree que la afluencia de niños es tan pequeña? ¿Qué proponen los socialistos? ¿Qué sólo 50 niños sean los privilegiados en acceder a Papá Noel?
b) Luego, los de insurgente.org nos quieren hacer creer que el pobre Papá Noel estaba explotado. Y nos dicen que cada conversación le costaba a la empresa 23 dólares. No cabe pensar que fueran 23 dólares en concepto de salario, porque en tal caso nuestro Papá Noel cobraría unos 1100 dólares al día.
c) Por tanto, si la empresa se gastaba cientos de dólares en asistir gratuitamente a los niños, ¿quiénes son estos aburguesados plañideros de Insurgente.org para criticar a la empresa por despedir a Papá Noel? ¿Acaso deberíamos esperar que las empresas gastaran ese dinero sin esperar nada a cambio? En esos casos, me parece que tendríamos que crear funcionarios a modo de Papá Noel, porque casi nadie estaría dispuesto a dejarse 1000 dólares diarios en hacer cuatro gracietas teatrales.
d) La crítica a la falta de rentabilidad no deja de ser lamentable. Si ese Papá Noel no era rentable significa que ese privilegiado debería estar dedicándose a otras cosas y que todos los artilugios que usaba deberían haber ido a parar a otras manos.

Pero ya se sabe... el capitalismo es muy malo. En fin, feliz Navidad.
Dos conferencias en el Instituto Juan de Mariana

Libertas pregunta cuál es la razón por la que Albert Esplugas y un servidor vayamos a Madrid. El motivo no es otro que la cena de Navidad del Instituto Juan de Mariana y que, además, ya hacía bastante tiempo que no pasábamos por la capital.

Pero, aprovechando nuestra estancia, el Instituto Juan de Mariana nos ha ofrecido la posibilidad de dar unas conferencias el sábado 17 que, como no podía ser de otra forma, hemos aceptado. En concreto, Albert hablará sobre la propiedad intelectual (podéis leer su magnífico artículo aquí) y yo de instituciones, órdenes espontáneos y derecho privado. La entrada es libre hasta completar aforo. Todo aquel a quien le interese el tema está invitado. Sólo tiene que comunicarlo a info@juandemariana.org

Mi conferencia es a las 18.00 de la tarde, y la de Albert a las 19.30. El local del Instituo se encuentra en la calle del Ángel 4 (Metro de La Latina). Os esperamos.

13 de Diciembre de 2005

Importante: cambios en la KDD

No ha sido posible reservar en el Pizza Jardín. Lamentamos los inconvenientes causados. La KDD se mantiene, pero será en el Fosters Hollywood de la Calle Princesa nº 13 a las 20:45 de la noche. Subrayo la hora porque debemos estar a las 21.00 en punto o perderemos la mesa. Por ello, conviene que estemos allí un cuarto antes. Supongo que el cambio de horario no vendrá bien a todos, si alguien tiene problemas y quiere unirse más tarde, ponedos en contacto conmigo por email. Por cierto, sería interesante que cada uno pensara posibles planes para después de cenar; sitios amplios donde quepamos todos.

Lo dicho, sentimos la incidencias. La KDD, por tanto, será el día 16 a las 20:45 en el Fosters Hollywood de la Calle Princesa nº 13.

11 de Diciembre de 2005

KDD liberal en Madrid

Siguiendo la tradición rotativa de las KDDs liberales, ahora toca Madrid. Hemos pensado en organizar una el próximo viernes día 16 en el que varios "extranjeros" como Albert Esplugas o un servidor estaremos de paso por la capital.

En principio, y si nadie tiene una objeción de peso que plantear, la KDD será, como ya era costumbre, en el Pizza Jardín de Pl. del Conde del Valle de Suchil, 9, a las 22.00 horas.

Agradeceríamos que todo el que tenga intención de asistir deje un mensaje en el post para hacer una reserva aproximada.

8 de Diciembre de 2005

¿Bajar los impuestos incrementa los precios?

Dani me pasa una pregunta de uno de nuestros lectores. Por lo visto, el argumento de los socialistas consiste en afirmar que las reducciones fiscales se traducen en incrementos de los precios de los productos. Desconozco las razones concretas por las que defenderán tal postura. De hecho, según los argumentos que esgriman, puede tener una cierta veracidad.

El razonamiento más intuitivo consiste en pensar: si el gobierno baja los impuestos, aumentará el consumo y la actividad económica y, por tanto, subirán los precios. El error reside en olvidarse de que si el gobierno reduce los impuestos y el correspondiente gasto, el dinero que antes se gastaba el gobierno, ahora pasa a ser gastado por los individuos. Lo que tiene lugar, en realidad, es una reestructuración productiva, desde las actividades que interesan al Estado a las que interesan a la sociedad. De hecho, en todo caso, podría tener lugar una reducción de precios, por cuanto los empresarios dispondrán de más recursos para incrementar la productividad y comportarse de manera eficiente.

La única razón por la que el precio de los bienes de consumo podría incrementarse tras una reducción de impuestos -con la correspondiente reducción del gasto público- es que la rebaja fiscal induzca a los consumidores a gastar, no sólo los ingresos derivados de la rebaja, sino cantidades de dinero que no gastaban antes. Es decir, si un individuo tiene una renta mensual de 1000, y antes de la rebaja fiscal ahorraba 400 y consume 600, una rebaja fiscal que aumentara su renta a 1200 sólo incrementaría los precios si los individuos pasaran a ahorrar 300 y consumir 900. Como no parece que existe una relación causal ente rebajas fiscales e incrementos del consumo más que proporcionales, no puede concluirse por esta vía que las rebajas fiscales lleven a incrementos de los precios.

Ahora bien, es importante dejar claro que este incremento de precios NO es inflación. La inflación supone una pérdida de valor de la moneda, en este caso simplemente se produce un encarecimiento relativo de los bienes de consumo sobre los de capital.

Un razonamiento un poco más elaborado puede ser el de que una rebaja de impuestos sin reducir el gasto público incrementa el consumo pero no reduce el gasto. En este caso, los precios sí podrían aumentar, por diversas razones. Las principales son las que afectan al Banco Central. Por ejemplo, si acepta la deuda pública como respaldo de los depósitos bancarios, estos se convierten en bienes casi tan líquidos como el dinero, incrementando la masa monetaria; también es posible que el Banco Central esté más tentado a incrementar la masa monetaria para reducir las cargas del déficit; o simplemente se puede producir una pérdida de credibilidad del gobierno para afrontar las deudas, por lo que la moneda se devalúe.

Las razones son variadas, pero desde el punto de vista de la divulgación liberal no deberían preocupar demasiado a nuestro lector. Las reducciones de impuestos deben apoyarse sólo si llevan aparejadas reducciones de los gastos públicos. En otro caso, no estamos reduciendo realmente los impuestos, sino que estamos difiriendo su pago vía déficit. Los efectos de esta medida, aparte de injustos, no pueden ser más torpes, ya que suelen llevar aparejadas importantes consumos de capital.

Como conclusión: las reducciones de impuestos que defienden los liberales (reducciones de impuestos y de gasto público) no incrementan los precios; las reducciones de corte keynesiano (política fiscal expansiva: menos impuestos, igual gasto público) sí que pueden incrementarlos.

6 de Diciembre de 2005

Otro homeschooled premiado

Dado que en mi otra bitácora sólo puedo poner malas noticias, déjenme referenciar aquí una excelente. Me pasa Manuel Lora este enlace de un niño homeschooled que ha ganado el National Science Contest. Con sólo 16 años ha resuelto un problema matemático del s.XIX a través de un nuevo método que podría ayudar en el diseño de las alas de los aviones. Repito, con 16 años. Me reitero en mi defensa de la educación privada y libre.

4 de Diciembre de 2005

Mi nueva bitácora

Como tengo bastante tiempo libre y apenas estoy metido en líos de colaboraciones, acabo de abrir una nueva bitácora: Libertad cercenada. No es una gran cosa, pero creo que cubre alguna carencia importante en la blogosfera liberal española. Acostumbrados como estamos a largos análisis, en ocasiones la auténtica noticia -los ataques a la libertad que diariamente practican los gobiernos del mundo- pasan desapercibidos entre otras consideraciones.

Mi intención con esta nueva bitácora es poner de manifiesto las noticias de corte antiliberal y ordenarlas en un archivo. El análisis será mínimo, lo reservaré, en su caso, para "Todo un hombre de Estado".

Para ello me gustaría contar con vuestra colaboración. Si en vuestra lectura diaria de la prensa encontráis noticias antiliberales que consideráis dignas de mención, no dudéis en enviármelas a este mail: rallo@liberalismo.org

Debo advertir de que, dado el volumen y la entidad de los posts, la bitácora no aparecerá sindicada a Red Liberal, de manera que habrá que acceder a ella por los medios tradicionales.

Como siempre, muchas gracias por toda vuestra colaboración. Y especialmente a Dani por la rapidísima puesta en funcionamiento de la bitácora.
La libertad y el barbero, por Enrique Benavent

La Constitución Español en su artículo 20 reconoce el derecho «a expresar y difundir libremente los pensamientos, ideas y opiniones mediante la palabra, el escrito o cualquier otro medio de reproducción». El ejercicio de ese derecho fundamental implica también el deber de defender la libertad de expresión, incluso, de  aquellos de quienes discrepamos. En palabras de Voltaire: «Je ne suis pas d’accord avec vous mais je me battrai pour que vous puissiez continuer à vous exprimer»  (no estoy de acuerdo con usted, pero me batiría para que usted pudiese seguir expresando sus opiniones). 
 
Sin lugar a dudas, el tan cacareado talante de Zetapé tiene bien poco de voltairiano. El acoso al que se está sometiendo, con el vergonzoso apoyo del Gobierno y sus amigos del “club de Perpignan” (Puigcercós dixit),  a los medios de comunicación que han destapado los chanchullos del ministro Montilla y la Caixa,  es una amenza a la libertad de todos. Sin embargo sea por comodidad, sea por malicia, que de todo hay, no se advierte una reacción tan generalizada como cabría esperar ante un atentado tan grave contra un derecho fundamental. La pasividad de nuestra sociedad obliga a recordar el célebre poema: «Primero apresaron a los comunistas, y no dije nada porque yo no era comunista. Luego se llevaron a los judíos, y no dije nada porque yo no era judío. Luego vinieron por los obreros, y no dije nada porque no era obrero. Luego se metieron con los católicos, y no dije nada porque yo era protestante. Y cuando finalmente vinieron por mí, no quedaba nadie para protestar». (Por cierto, el poema no es de Bertolt Brecht, como erróneamente cree nuestra babelizada progresía, sino de Martin Niemöller).
 
También el refranero, tan sabio siempre, tiene una conseja conveniente al caso: «Cuando las barbas de tu vecino veas afeitar...». Resulta muy llamativo que los sedicentes intelectuales de izquierda que, aunque atribuyen equivocadamente poemas, por lo menos, deben conocer el refranero, no salgan ahora a defender la libertad amenazada. Será  que no se identifican con el vecino afeitado, sino con el barbero.

1 de Diciembre de 2005

Aquí lo tienes Séneca

Lleva meses pidiéndolo, y ya está aquí. Reseña de la mano de José Carlos, no os quejaréis.
Patente de corso, patente de progresista

Jimmy Jazz, miembro de Red Progresista, se escandaliza por un post de Antonio Yuste en Desde el Exilio que, ya de entrada, he de decir que no comparto (como no comparto muchos otros posts que se escriben en Red Liberal).

Ahora bien, tampoco comparto los calificativos y la demagogia de ciertos miembros de Red Progresista, entre los que encontramos al propio Jimmy. Véase: Otros muchos eran fascistas salvapatrias como tú has demostrado con esta entrada. Gracias por dejar las cosas tan claras, gracias por darnos la razón a tantos y tantos que estábamos convencidos de lo que muchos escondíais bajo ese logo de Red Liberal.

Sin extenderme, para Jimmy Jazz, Antonio Yuste da miedo. Perfecto. Sigamos su mismo discurso. ¿Qué cosas dice otro miembro de Red Progresista llamado Korso? La revolución cubana, hoy más que nunca, parece ser un camino a seguir para un mundo más justo y más humano. O también: Reporteros sin fronteras critica a Cuba por el encarcelamiento de 21 periodistas, la denuncia de RF cita los nombres de los detenidos. Solo uno de ellos tiene la titilación de periodismo y ejerció como comentarista de deportes.

¿Éste es el camino que los progresistas quieren para España? ¿La revolución cubana? ¿El encarcelamiento de 21 periodistas que carecían de título? Es bastante probable. Ciertamente, dais miedo.

Después de tamaño apego a la libertad, sólo puedo parafrasear al genial Jimmy Jaz: Gracias por dejar las cosas tan claras, gracias por darnos la razón a tantos y tantos que estábamos convencidos de lo que muchos escondíais bajo ese logo de Red Progresista. ¿Injusto? Tal vez, estoy convencido de que varios de los progresista sensatos no estarán de acuerdo; pero no más injusto que el primer post de Jimmy Jazz. Acaso menos, porque lo que no tengo tan claro es si Jimmy Jazz discrepará demasiado del tal Korso. Permíntanme adoptar el título de un artículo de Antonio Burgos como cierre del mío. Patente de corso, patente de progresista. Que ni pintado.

Actualización: Efectivamente, para Jimmy Jazz todos los matices son pocos a la hora de tomar una posición crítica con el castrismo. El primer comentario a este post de Jéssica -otra que tal baila- es sintomático: Coincido plenamente con tus dudas, tu escepticismo y con la necesidad de tener en cuenta todos los matices como dice Sun Tsu. Queda claro que a cierta izquierda le molesta el fascismo porque teme la competencia.

Actualización 2: Por lo visto Jimmy Jazz no ha sido capaz de rellenar los formularios de registro de liberalismo.org por lo que me ha contestado en otro post.

Básicamente, me amenaza con sacar a relucir un "intenso" debate interno que los miembros de Red Progresista han tenido en relación con su miembro Korso, castrista de pro. No me sorprende lo más mínimo que algunos de Red Progresista se hayan escandalizado por sus posts -lo merecen. Lo que  ya me inquieta más es que otros miembros de Red Progresista  hayan discutido con los que criticaban los posts. ¿Acaso los apoyaban aunque fuera en líneas generales? Si quiere publicar el debate que lo haga, que no se quede en amenaza. Lo de lanzar la piedra y esconder la mano ya está muy visto. Además, así de paso, se retratan todos.

Luego JJ me acusa de "generalizar" injustamente. El problema que tiene redactar los posts sobre la marcha es que, cuando has leído un poco más, te das cuenta de que las cosas no son lo que parece y el amor propio o la pereza te impiden borrar lo que ya has escrito. De ahí que JJ me acuse primero de generalizar y luego se dé cuenta de que la generalización sólo seguía su mismo estilo.

Por eso, acto seguido, cambia la acusación: Podrías decirme que estás utilizando esa generalización con todos nosotros porque yo la utilicé antes. Algo así pareces sugerir. Y me efectúa la siguiente petición: mira mis frases Rallo y dime qué generalizaciones estoy haciendo.

Ya las he mirado y de hecho ya las había enlazado en mi anotación. Te lo voy a repetir porque parece que no lo terminas de ver: tantos y tantos que estábamos convencidos de lo que muchos escondíais bajo ese logo de Red Liberal [el énfasis es de JJ].

¿Muchos? Creía que te refería a Antonio Yuste, y metes a muchos bloggers de RL en el mismo saco. Eso no es generalizar, claro, más bien es un ejercicio libre de "riqueza expresiva", de "economía del lenguaje". ¿Para qué voy a citar a las hordas de fascistas que pululan en RL si puedo agruparlos en una palabra? Es cierto, eres un chico muy eficiente.

Lo mejor de todo es que JJ me increpa que yo en mi entrada ataco a Antonio Yuste por algo escrito por él. Tú, en cambio, para criticarme utilizas algo escrito por Korso. No, no atacas sólo a Antonio Yuste, atacas a muchos que escriben en Red Liberal, aun cuando no los menciones.

Algunos no entienden ni lo que escriben.

Actualización 3: Por cierto, estos amigos del debate (noticia Rallo, aquí existe el debate) siguen sin enlazar. No es que me importe demasiado, pues no son capaces de convencer ni a los propios. Pero ya no guardan ni las formas. Cuidado con dar a conocer a la otra parte de la discusión. Es peligroso.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande