liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Diciembre 2003

31 de Diciembre de 2003

Feliz año 2004

Abandonamos un año sin duda marcado por la guerra. Tengamos la opinión que tengamos en relación a la misma, no es bueno que el militarismo se imponga como modus vivendi, como combustible de extensión estatal. Aún lo más conspicuos defensores de la política neoconservadora de Bush deberán estar de acuerdo en la transitoriedad de los conflictos; el ser humano no puede vivir en un conflicto permanente, en una guerra sin victoria en el horizonte. Creo que tanto los liberales clásicos como los libertarios conveniremos que el fin último deseable es la paz.

Este 2003 también ha sido el año de las sucesiones; tres clásicos políticos españoles han abandonado el parqué: Aznar, Pujol y Arzalluz. Tres políticos que dejan tres bastiones de enfrentamiento abiertos; uno por cerrazón constitucional, los otros dos por adoctrinamiento totalitario.

Tamayo y Saez dieron el campanazo en mayo. Cuando el PSOE esgrimía la Comunidad de Madrid como botín electoral tras unos meses de acoso permanente, persecución inquisidora y criminalización de sus adversarios políticos(resumido con perfecta sínteses en el Nunca Mais Guerra), dos diputados cuyos nombres nunca habíamos escuchado, dos rellenos de la lista, traicionaron al socialcomunismo de la hoz y el ladrillo para suerte de todos los españoles y, en especial, de los madrileños. El simanquismo, esa suerte desproporcionada de intervencionismo grotesco aderezado con cierto especias del doble-pensar orwelliano, tocó a su fin. Nuevas elecciones y revalidada victora de Dña. Esperanza Aguirre, cuanto menos una tímida alegría para la libertad.

Claro que a Madrid le ha tocado sufrir por cuatro años al halcón polanquista, el superprogre y superméteseentodo Gallardón. Mientras Aguirre descabeza impuestos él los multiplica.

Ha sido, debemos recordarlo, el año del trigésimo aniversario de la muerte de todo un maestro: Ludwig von Mises. Tal vez por ello, Unión Editorial ha reeditado su Socialismo y ha traducido Teoría e Historia.

Cómo no, ha sido el año del compromiso rea, la reina de los telediarios, una tal Letizia Ortiz, será reina de todos los españoles que le queden tras el Plan Ibarreche y Maragall. Los republicanos pudieron, al fin, descorchar el cava al ritmo del Himno de Riego, los hoppeanos derramaron alguna que otra lágrima por el fin de la institución estatal tradicional por excelencia.

Un año en el que la judeofobía y la tirria antisemita no ha dejado de aumentar. Los europeos están buscando a la desesperada nuevas coartadas para repetir las viejas glorias nacional-socialistas: el 59% de los cultos viejocontinentales culpan a Israel de los atentados palestinos; culpan a la víctima de no dejarse matar. Pero no culpan a los palestinos; los europeos saben por experiencia que no es fácil acabar con los judíos, son huesos duros de roer, comprenden que los pobres terroristas palestinos todavía no hayan concluido tan gloriosa tarea.

No vendría mal recordar, asimismo, que el 2003 ha sido un año especialmente duro para los fumadores. El Estado ha vuelto a sacar a relucir su maquinaria ultrapuritana para domeñar la moral pública y estigmatizar a los comeniños drogadictos. ¿Quién vendrá después?

Un año, como vemos, cuanto menos delicado para la libertad. Pero barriendo un poco para casa, también ha sido el año en que liberalismo.org ha comenzado a despegar. ¿Hasta dónde? Es difícil de saber. Pero, desde luego, hasta donde nos lleve la defensa de nuestras libertades.

¡Feliz y libre 2004!

29 de Diciembre de 2003


¡Cosas veredes, Mio Cid! Resulta que el multimillonario George Soros se ha convertido, súbitamente, en un santón para los progres. Un grupo de ricos acomplejados quieren comprar la buena imagen que la izquierda les niega mediante la pomposa exhibición de oponerse a Bush.

Claro está, no se trata, en realidad, de una lucha contra Bush y su neoconservadurismo; los antiliberales del Partido Demócrata comparten con Bush los presupuestos ultraintervencionistas de su Warfare State. De hecho, George Soros, y toda esta comitiva de ricos progres, han apostado decididamente por imponer en EEUU el hermano gemelo del Warfare State, el tiránico Welfare State europeo.

No olvidemos que Attac, la organización hermanada ideológicamente con Soros, tiene entre sus objetivos:

1º.- Recuperar, y ampliar, los espacios perdidos por las colectividades en beneficio del poder financiero.
2º.- Oponerse a toda nueva renuncia de competencias por parte de los Estados que tienda a privilegiar el derecho de los inversores o mercaderes.


A todas luces, George Soros encaja en la lucha contra el poder financiero y los inversores y los mercaderes.

Vistas las simpatías que los "ricos responsables" despiertan entre los hijos de los desheredados, reciclados en gurús de la pureza clasista, habrá que concluir que la dictadura ya no será sólo del proletariado, sino también de todos aquellos capitalistas que entiendan los objetivos de la revolución. De todos aquellos que sean responsables con su dinero. Lenin debe estar retozando en la tumba. ¿Tanto ha llovido desde las proclamas de aplastar a los enemigos de clase?

27 de Diciembre de 2003

Así se gastan nuestro dinero

El mercado es anárquico y dilapida recursos. Esta chanza aparece en el todavía más gracioso libro "La Farsa Neoliberal" de Juan Francisco Martín Seco. La asunción de que el mercado dilapida recursos es consecuencia de la supuesta omniscencia y fatal arrogancia de algunos autores. En realidad se está diciendo "si todos los recursos del mundo estuvieran a mi disposición, yo los emplearía de otra forma a como se están usando actualmente" Sólo desde esta perspectiva totalitaria alguien puede opinar que la otra gente malgasta sus recursos; sólo con estas ideas el Estado puede obtener la legitimidad para gastar por él mismo NUESTRO dinero y además hacerlo por NUESTRO bien.

Isaiah Berlín lo advertía con cruenta temeridad: Resulta convincente es que reconocemos que es posible, y a veces justificable, coaccionar a determinados hombres en nombre de algún fin, fin que ellos buscarían si fueran más cultos, pero que no lo hacen por ceguera, ignorancia o corrupción. Esto facilita que me pueda concebir coaccionando a los demás por su propio bien, en su propio interés, no en el mío. Estaría entonces afirmando que conozco mejor que ellos cuáles son sus verdaderas necesidades.

Sin duda la veleidad por la cual otros conocen mejor que nosotros nuestras auténticas necesidades carece de fundamento. El valor es subjetivo y no cuantificable; no caben ni mediciones ni comparaciones de utilidad entre individuos. Cualquier intento gubernamental de recabar las necesidades de millones de personas, filtrarlas a través de sus particulares intereses políticos y dar una respuesta material y unívoca, sólo puede concluir a un rotundo fracaso. Otra veces, en cambio, ni tan siquiera se pretende enmascarar los dispendios estatales bajo la rúbrica del bien común. Se procede a gastar nuestro dinero conforme gusta.

Retengamos un momento más la frase de Martín Seco: El mercado es anárquico y dilapida recursos.. Y, a renglón seguido, contemplemos el exitoso proyecto del Beagle 2. 300 millones de euros, 300 millones de nuestros euros lanzados al vacío espacial. El mercado dilapida recursos, claro. El sector público, en su inmensa sabiduría, nos acerca al óptimo social, claro. Por eso 300 millones de euros se gastan en memeces y chapuzas como ésta. Por eso, en nombre de tan importante, esencial y airoso plan, los europeos hemos tenido que restringir la satisfacción de parte de nuestras necesidades. Pero afortunadamente no hemos dilapidado recursos con nuestros burdos deseos.

Otros más sabios, como Martín Seco o nuestros dirigentes políticos, saben qué hacer con nuestro dinero para evitar evitar que lo despilfarremos. Esto resulta más evidente si tenemos en cuenta que ya existen proyectos privados de vuelo espacial, como el SpaceShipOne. ¡Qué gran éxito el del Beagle 2! ¡Qué gran uso de los recursos! Martín Seco y otros estarán orgullosos de que el Estado, para evitar las dilapidaciones del mercado, robe nuestros recursos y los excrete al espacio. Es mucho más productivo. Lo dicen ellos, palabra de intelectual divinizado. Seguro.

26 de Diciembre de 2003

Centésimo décimo aniversario del nacimiento del Gran Timonel

El 26 de diciembre de 1893 fue un horroroso día, aún sin saberlo, para millones de chinos. Nació en una familia de terratenientes el tirano rojo Mao Zedong. Responsable de la muerte de más de 80 millones de personas durante el s. XX. Hoy más que nunca hay que recomendar la lectura de un excelente libro: Cisnes Salvajes donde la vida y obra de este genocida aparece con exquisito detalle. Simplemente aterrador.
¿Por qué quieren los sindicatos que aumente el paro?

El gobierno ha aumentado un 2% el salario mínimo interprofesional. No es una buena noticia, pero hubiera podido ser peor(en general, toda actuación política puede ser peor). Ahora quedan declarados ilegales los contratos de trabajo donde se fije una retribución inferior a los 460 €.

No es necesario ser muy lince para entender que todos aquellos puestos de trabajo que reporten unos ingresos inferiores a los 460 €, simplemente, dejarán de demandarse. En otras palabras, si con la contratación se pierde más de lo que se gana, es de sentido común deducir que tal contratación no va a tener lugar. Se sustituye, en palabras de Hazlitt, un "bajo" salario por el paro. Resulta del todo hilirante pensar que mediante la votación de un documento solemne(ley) en un edificio amplio(Parlamento) el bienestar de todas las personas va a aumentar.

En realidad, el Salario Mínimo es una reminiscencia deformada de la teoría de la explotación marxista mezclada con un pseudoprovidencialismo estatalista de corte keynesiano. Supone que, en libertad, el empresario esclavizaría a las masas proletarias con salarios bajísimos, muy en la línea de Dickens, que nunca se verían incrementados, dada la avaricia natural de los cerdos capitalistas que querrían atesorar todos los beneficios. Frente a semejante atropello el Estado debe obligar a la clase empresarial a que destine parte de sus onerosos beneficios al incremento de los salarios, garantizando en todo momento que no descenderán de un determinado nivel.

Esta teoría "progre" de la necesidad de una salario mínimo es absurda. No responde a preguntas tan elementales como por qué los empresarios no reducen todos los salarios hasta los 460 €(actual salario mínimo), dada su crueldad y avaricia intrínsecas. Ya que la clase empresarial siempre está dispuesta a pagar lo mínimo posible, ¿por qué no paga el mínimo legal?

Tampoco existen argumentaciones que permitan conocer por qué si una persona está dispuesta a trabajar por 455 € y un empresario está dispuesto a contratarlo por tal cantidad, ése contrato, donde concurre la libre voluntad de ambas partes, debe estar prohibido. Por qué es preferible percibir 0 € a 455 €; por qué se condena al cierre a muchas empresas aumentando de manera artificiosa sus costes, con la consecuente eliminación de puestos de trabajo; por qué se premia a algunos trabajadores con un clientelar sobresueldo a costa de castigar a otros con una ilegalización de mano de obra. Por qué, en definitiva, los sindicatos torpedean sistemáticamente el camino hacia la quimera del "pleno empleo", en realidad, una situación en la que si uno no trabaja es debido a la autoimposición de una salario mínimo por encima del que en ese momento encuentra(esto es, que valore su ocio mucho más que el sueldo que le ofrecen a cambio de su tiempo)

Tal vez se deba a que cuando todos podamos encontrar un puesto de trabajo sin grandes dificultades, los primeros que engrosarán las listas del paro serán ellos. Una perspectiva no del todo halagüeña.

24 de Diciembre de 2003

Una Navidad praxeológica

En el Mises Institute han publicado una serie de artículos muy interesantes acerca de la Navidad. Poco más que añadir; de lectura harto recomendable. Feliz Navidad a todos.

22 de Diciembre de 2003

Un nuevo rasgo de la fatal arrogancia

Recientemente se ha publicado en la web un artículo mío en el que sostengo que los fallos del mercado son fruto de un error analítico de los intelectuales que consideran que la sociedad debería producir unos bienes y servicios distintos a los que produce. Estos intelectuales carecen de respeto por las libres decisiones de la gente, fuerzan a los individuos, mediante el gobierno, a que produzca lo que ellos consideran el óptimo social, las auténticas necesidades de la gente.

Ayer estuve discutiendo con unos amigos sobre la eficiencia del mercado[Es curioso, ya de entrada, que los intervencionistas carezcan de una definición de eficiencia; lo cual ciertamente dificulta la conversación]. Tras reflexionar sobre nuestra charla he percibido un nuevo ruinoso efecto que la enseñanza neoclásica, con su garrula metodología, está causando sobre los futuros economistas; incluso sobre los que podían partir de posiciones relativamente liberales.

La educación económica ha alcanzo un nivel de subversión tal que los economistas cuanto más se instruyen se creen con mayor capacidad para intervenir y manejar el mercado. Un gran economista es, para las hordas neoclásicas, aquel que domina el mercado. No es necesario insistir en qué consitiría un gran político para el neoclasicismo.

Si alguna cosa puede enseñarnos la Escuela Austriaca es a ser prudentes; la revolución subjetivista decimonónica, comadrona de la Escuela, nos reveló un principio esencial, nadie conoce cuáles son las necesidades ajenas, salvo, como sentenciara Murray Rothbard, observándolas directamente, mediante la preferencia demostrada. Las personas atribuimos valor a distintas realidades; sólo cada individuo conoce a qué realidades le atribuye el valor y en qué intensidad. Los intentos de domeñar, controlar y dirigir tales impulsos sólo conducen al fracaso; no es posible que ningún gobierno conozca y disponga las necesidades de sus ciudadanos. Es esta, asimismo, el fundamento de la principal crítica que Mises realizó contra el socialismo.

Los recién formados economistas aparecen con el convencimiento de ser capaces de controlar el mercado, esto es, de averiguar cuáles son las necesidades humanas y satisfacerlas; de hecho, en las aulas aprenden que la información sobre fines y medios está dada, no para los individuos, sino para ellos, jueces y árbitros imparciales del proceso económico. No puede ser de otra forma. Ellos dominan la economía; han obtenida un título universitario que así lo acredita. La sabiduría se convierte en la carta de naturaleza que consiente la intervención coactiva en las vidas ajenas; regresamos, una vez, a la dictadura de los sabios preconizada por Platón.

Tal es la miseria de la corriente cientista actual. Provee a sus ilustrados alumnos de la seguridad para moldear los destinos de los demás. Por el bien general, los altruistas intelectuales tratarán de construir, en mayor o menor medida, la sociedad perfecta, su sociedad perfecta. Los gustos de los pobres iletrados no importan; son gustos inducidos por las grandes empresas, no son sus verdaderas apetencias. ¡Que se impongan las necesidades reales que sólo el economista licenciado conoce!. Faltaría más: para eso han estado estudiando durante cinco años.

19 de Diciembre de 2003

Gracias por dejarnos pescar

Si el último día comentábamos que Chirac, y en general todo Estado, se convierte en el propietario de facto del sistema educativo que ha financiado con el dinero ajeno, cuando uno lee cosas del estilo "Los Quince aprueban las capturas pesqueras para 2004", no puede dejar de esbozar una socarrona sonrisa.

El nivel de estatalización ha llegado a extremos tales que no solemos recaer en el ridículo que supone que unos tipos desde Bruselas, dueños y señores de una extensión de 200 millas de mar tras la nacionalización que tuvo lugar en 1974 con la Tercera Conferencia de las Naciones Unidas para el Derecho del Mar. ¿Nunca han pensado el fundamento de una nacionalización? Yo, el Estado, en nombre de mi autoridad y con el respaldo del ejército me convierte en dueño de esto. Es simple, muy simple. Tan simple como macabro. Nos demuestra lo poco asentada que está una propiedad "privada" pero sobre la cual el Estado tiene capacidad de disposición, aún contra la voluntad del legítimo propietario. No requiere más comparsa; sólo la fuerza o la amenaza de fuerza de un ejército financiado, asimismo, con el dinero que previamente el Estado nos ha enajenado para "defendernos".

¿Cuánto pueden pescar los barcos? Sólo Fischler, supremo propietario, tiene capacidad para decidirlo; todos los pescadores deben subordinarse a sus juiciosos preceptos. Estas medidas son de un totalitarismo cainita, que nos muestra una vez más la naturaleza socialista de una Unión Europea leviatanesca que, reitero una vez más, por mí puede romperse del todo.

17 de Diciembre de 2003

¿Y por qué no prohibir las escuelas públicas?

El presidente francés, monsieur Chirac, ha tomado una decisión cuanto menos discutible: prohibir todos los símbolos religiosos en las escuelas públicas. Y digo discutible porque como recordaba Dani a este respecto, es absurdo equiparar símbolos como el hiyab con otros como el crucifijo. El problema evidente reside en que sólo un sector de la población, el cristiano, considerará esta equiparación ridícula, mientras que otro, el no creyente, la juzgará plenamente de acuerdo con los principios de la escuela laica.

El laicismo se ha impuesto como dogma de fe en la escuela pública. Esta decisión francesa lo corrobora. Pero el laicismo no es más que otro fatal arbitrismo. La educación está concebida para formar a los jóvenes. La religión, o su ausencia, es un factor esencial y determinante en esta formación; su inclusión o exclusión condiciona poderosamente la vida del individuo. Se suele argüir que para aprender religión ya existen otros ámbitos, como la Iglesia y las clases privadas de catecismo. Pero esto no tiene ningún sentido; tal nivel argumentativo rebaja la consideración intelectual de su emisor. Es tan necio como señalar que para aprender historia ya están los museos o las bibliotecas en el caso de la literatura.

Tampoco es útil el argumento de que no puede imponerse la fe, ni discriminar a las personas por cuestiones religiosas. Con este tipo de enunciados tampoco avanzamos mucho. La enseñanza de una religión no implica la aceptación de su fe; es como elucubrar que la enseñanza del catalán le convierte a uno en independentista, o que la educación física nos eleva a la categoría de deportistas de elite.

En realidad, como ya he apuntado, la prohibición de los símbolos religiosos, de la imposición del laicismo en la escuela pública, es una salida de pata de banco que no puede sustentarse sobre ninguna cadena argumentativa seria. Y de la misma manera, implantar una asignatura de religión católica o de cualquiera otra confesión tampoco tiene razón de ser. Resulta inverosímil que un musulmán tenga que aprender la doctrina cristiana y no la islámica, por ejemplo. Así pues, ¿dónde reside la auténtica controversia?

El Estado nos ha estado vendiendo el cuento durante décadas de que la escuela pública es propiedad de todos. Falso. El propietario tiene la capacidad de decisión último sobre su propiedad. En España, o en Francia, quien tiene la capacidad de decisión última sobre la educación es el gobierno y, por tanto, la enseñanza pública es propiedad única y exclusiva del Estado. Él, o sus delegados, son quienes deciden las condiciones exactas por las que se regirá el sistema educativo, su sistema educactivo.

Por tanto, el elemento discordante, es la titularidad pública de los centros de enseñanza. No es admisible que se prohíba llevar cruces o hiyabs a clase sólo porque el Estado tenga una voluntad laicista. Quien tiene que decidir cuáles son las normas de conducta en una escuela es su propietario; los consumidores, si no gustan de las mismas, pueden obviamente elegir otra más acorde con su visión vital. En el caso de la educación pública, en cambio, la ausencia de propietarios, o la universalidad de los mismos, obliga a que el Estado se convierta en el propietario de facto; pero esa propiedad es ilegítima, financiada con dinero expoliado a los ciudadanos, botín que en muchos casos impide su elección educativa.

Chirac, propietario actual del sistema educativo francés, no debiera tener competencias para homogeneizar bajo su personal criterio e impresión la enseñanza de miles de adolescentes galos. Una vez más, la educación pública cumple la función que le asignó Fichte moldear a la persona, y moldearla de una manera tal que sea incapaz te desear otra cosa que aquello que tu quieres que desee. O como escribió posteriormente Franz de Hovre: la virtud fundamental de la educación alemana es que se basa en un principio básico: educación del Estado, educación para el Estado, educación por el Estado. Si Chirac quiere ser respetuoso con todas las confesiones religiosas que prohíba la escuela pública, es lo más justo que podría hacer.

Miserables

El domingo pasado sostuve en esta misma bitácora mi opinión acerca de que los estadounidenses deberían regresar y permitir que los iraquíes se reorganizaran. En el mismo post, asimismo, comentaba lo siguiente: Hayamos estado a favor o en contra de la guerra, todos, al menos sería de esperar, nos alegramos de la captura del dictador. Pensé en aquel entonces que nadie en su sano juicio, por muy antiamericano que pudiera ser, podría lamentar la captura del dictador, no los medios que se habían utilizado para apresarlo, sino el hecho noticioso de que tal criminal se encontraba por fin entre rejas.

Como viene siendo habitual, la izquierda no deja de sorprendernos. Una revistita "Idos y venidos" para mi estupefacción y bochorno se solidariza con Saddam Hussein. El comentario editorial de la revista es bastante claro: Nuestra revista no se abstiene, y “por pálpito”, se pone del lado del pueblo iraquí y de Saddam Hussein.

La revista pone en duda los crímenes de Saddam y justifica su represiva dictadura. Simplemente miserable.

Ahora bien, no debemos caer en la complaciencia de pensar que tal exabrupto se justifica por la evidente marginalidad de la revista; la reflexión sobre la santidad de Saddam fue anunciada en Nodo50, casa común de la izquierda española. No sé si se adhieren a la misma -tampoco han intentado desvincularse-, pero creo que todos tenemos fundadas sospechas de que, tras haberlo leído y anunciado, no se habrán rasgado las vestiduras. Hete aquí la izquierda.

16 de Diciembre de 2003

La izquierda y su conocimiento del liberalismo

Indagando por los templos del izquierdismo anticapitalista Nodo50 y Rebelion.org, he encontrado algunas perlas sobre la filosofía liberal que denotan perfectamente el conocimiento que esta gente tiene sobre el mismo.

Los complejos militares trasnacionales de nuestro tiempo identifican la democracia con el libre mercado que dominan. Sus teóricos, como Von Mises y Friedman, consideran a Augusto Pinochet un héroe de la democracia y a Fidel Castro como un tirano.

Pinochet tomó el poder el 11 de septiembre de 1973, Mises murió el 10 de octubre de 1973; ¿qué opiniones pudo dar Mises sobre tal sujeto en un plazo tan breve de tiempo? Más bien esta afirmación parece responder al principio goebbelsiano de "calumnia que algo queda".

Partiendo de un pequeño embrión neoliberal en la Universidad de Chicago, encabezado por el filósofo y economista Friedrich August von Hayek y un grupo de discípulos -entre los que se destacaba Milton Friedman.

Digamos que Hayek no es exactamente de Chicago; y mucho menos mentor de Friedman.

Las contrapartidas estadounidense son el objetivismo, filosofía desarrollada por Ayn Rand, un escritor gurú, autor de bestsellers tales como sus gruesas novelas Atlas Shrugged [Atlas se encoge de hombros] y The Fountainhead.

Intuyo que el autor del artículo ni habrá visitado una web de Ayn Rand para certificar su feminidad.

Me educaron para pensar, y peor aún, pensar en términos políticos, pensar que las circunstancias y la organización política y social podían mejorarse, y sobre todo –he aquí el pecado original que me hace reo de los estacazos- que los ciudadanos, colectivamente, somos soberanos, dueños, de nuestro destino político y social.
Curiosamente, esto último no lo aprendí en ninguna catacumba antifranquista, sino en un colegio de curas, y en las clases de teología, estudiando a Santo Tomás, y otros escolásticos más cercanos a nuestra tradición: Suárez, Soto, Juan de Mariana y demás subversivos.


Si tenemos en cuenta que este comentario lo escribe un autodenominado comunista, creo que habrá entendido más bien poco de la lectura de Mariana.

Yo añadiría tan solo que esta propiedad pública es de una importancia esencial, ya sea en la ex-URSS o en Francia. Me encuentro satisfecho de estar completamente de acuerdo con mis enemigos a este respecto: De un lado Lisez Hayek y del otro las señales de regresión social que está llevando a cabo la ofensiva neoliberal en Europa y en todo el mundo.

¿Lisez Hayek? Espero que con ese nombre no se esté refiriendo a quien me temo.

14 de Diciembre de 2003

Tres barbudos criminales

     
Yankees go home

La captura de Saddam Hussein ha sido una gran sorpresa para todos aquellos que veíamos en la figura del dictador a otro oscuro mito benladenista. En cualquier caso, parece ser que el ejército de EEUU ha aprendido la funesta lección, y Hussein está bajo arresto. En cierto sentido, puede decirse que hoy ha acabado auténticamente la guerra; la guerra fue contra Saddam, nos dijeron, no contra los iraquíes.

Por eso mismo, porque la guerra fue contra Saddam, porque el objetivo de los EEUU era Saddam y no Irak, porque Saddam era el máximo instigador del terrorismo iraquí, porque es imposible que el régimen baazista regrese al poder, por todo ello, EEUU debe abandonar Iraq.

Hayamos estado a favor o en contra de la guerra, todos, al menos sería de esperar, nos alegramos de la captura del dictador. Hayamos estado a favor o en contra de la guerra, deberíamos concluir que la misión estadounidense ya ha terminado. No quedan seguidores de Saddam que puedan tomar el poder, no se puede seguir a la nada.

El reguero de soldados muertos tiene que acabar, la multiplicación del Estado yankee, del gasto, de la discreción gubernamental, del espionaje, de leyes confusas y expansivas no debiera haber empezado, pero, al menos, que no continúe. No hay necesidad de continuar en Iraq. No prolonguemos lo innecesario.

13 de Diciembre de 2003

Que se rompa del todo

Parece ser que la Conferencia Intergubernamental en torno al reparto de poder en la UE está rota. Es en momentos como éste cuando el concepto de soberanía acuñado por Bodino adquiere, si cabe, un mayor grado de ridiculez. El hecho de que la soberanía pueda trasladarse y modificarse evidencia su fragilidad y escasa trascendentalidad, su confección de laboratorio y su farsa política.

El mito de construir Europa, cuando Europa sólo puede ser fruto de la libre interrelación de individuos que habitan en un determinado territorio geográfico, ha llevado al incipiente nacimiento de un monstruoso Leviatán cuya aura de vitalidad debe imponerse con la Constitución.

Las democracias, los Estados en general, resultan menos nocivos cuanto menor sea su tamaño. Existe la capacidad de huir-votando con los pies-, los gobernantes se ven sometidos en mayor medida a la voluntad directa de sus ciudadanos, y éstos, a su vez, tienes mejores medios de control sobre el poder. La Constitución europea pretende, en cambio, dar carta de naturaleza a un autómata estatalista que englobe a casi 500 millones de personas. No es necesario imaginar la maquinaria necesaria para mantener bajo un control y homogenidad igualitarista semejante concepción.

La decisión de Aznar de bloquear la Constitución, dado su desigual reparto de poder, constituye la última batalla numantina, antes de que la Unión Europea(que no Europa) absorba y domine más aún que el Estado español, nuestras vidas. En ese sentido, las pretensiones aznaristas de obtener un mayor cupo de poder en la UE son comprensibles y asumibles incluso para el más enérgico europeísta: Aznar intenta que el traspaso de poder sea lo menos doloroso y totalitario posible.

Evidentemente, podría reclamársele a Aznar planteamientos similares respecto a otras estructuras, asimismo, amplias de poder y de control, como es el caso de su querido Estado español. No obstante, pese a incoherente, sólo podemos alegrarnos del bloqueo aznarista de la Constitución; resulta del todo útil para retrasar el absolutismo unioneuropeísta. Que dure por mucho tiempo.

Algunos han hablado de ruptura y fracaso de la Cumbre de Bruselas. De hecho, es ahora cuando tenemos que exhibir los deseos de dominio que otros gobiernos, como Francia y Alemania, tienen sobre los españoles. Es, pues, el momento de clamar para que el acuerdo sobre la Constitución se rompa, pero que se rompa del todo; que se derrumbe de una vez por todas este ingenieril y titánico leviatán llamado Unión Europea.

12 de Diciembre de 2003

La bilis de Ramonet

Si en mi post anterior he intentado exhibir la incoherencia y mala fe de los líderes sociales, el último artículo de Ignacio Ramonet, social, socialista, nacionalsocialista, donde los haya, merece un breve comentario.

Ramonet propone reducir la fractura digital, ese abismo que separa a los países altamente equipados en informática y electrónica de aquellos que aún están en la prehistoria de Internet. Para ilustrar la imperiosa necesidad de este objetivo, ofrece los tan traídos datos de que Nueva York tiene más conexiones a Internet que toda África, dos mil millones de personas no conocen la electricidad... En fin, la típica demagogia que, en realidad, sólo viene a evidenciar la maldad del intervencionismo socialista como motor del atraso en el continente africano. La mitificación de que las culpas del Tercer Mundo proceden de la existencia de un primero, de que el socialismo falla porque existe el capitalismo.

El espectáculo que ofrece Ramonet sólo merece calificarse de lamentable. Para solucionar la falta de Internet en el Tercer Mundo no propone seguir las políticas que han permitido al Primer Mundo disfrutar hoy en día de Internet, sino un fondo de solidaridad destinado a ayudar a los países en desarrollo a equiparse de infraestructuras de comunicación. No es necesario repetir que solidaridad no puede ni debe equipararse con trasvase coactivo de dinero; solidaridad implica voluntariedad, los impuestos no son voluntarios, en caso contrario no vendrían impuestos. Ahora bien, sí sería bueno recordar que esta gente, Ramonet y cía, la que exige una tasa Tobin que grave los movimientos de capital son los mismos que propone que los ahorros occidentales se empleen de manera coercitiva en el Tercer Mundo. ¿Con o sin tasa Tobin?

Pero además, existe otro asunto de capital importancia. Ramonet asegura que en una sociedad del conocimiento y del saber como la nuestra, estas carencias resultan fatales y contribuyen a mantener el retraso de muchos países pobres. Volvemos a lo de siempre. Los gobiernos son incapaces de atender a las demandas auténticas de la gente, no poseen mecanismos para implementar el cálculo económico. ¿Pero alguien se cree que en aquellos países dónde no conocen la electricidad, donde subsisten terribles hambrunas, donde tienen lugar mortandades extraordinarios, a alguien le importa poder acceder al google? ¿Cómo pretenden imponer el progreso a martillazos? Resulta del todo ilógico que, mientras las necesidades primarias de esta gente(en todo caso desconocidas porque tratan de ser interpretadas y satisfechas por buenones del tipo Ramonet) permanecen insatisfechas, los burócratas se dediquen a ofrecerles lujos y comodidades. Ilógico y vergonzoso.

Pero claro, como sentencia luego Ramonet, se trata de obtener que, en el preámbulo de la declaración final, todos acepten que la comunicación sea considerada como un derecho del ser humano, y que se formule que cada ciudadano tiene derecho de ser emisor y no sólo receptor de informaciones. Sr. Ramonet, los derechos ni se crean ni se destruyen, son naturales; mejor dicho, USTED ni crea ni destruye los derechos de nadie, no es Dios.

Todo esto suena a sorna, a un monótono y genocida sarcasmo; en especial si añadimos pasadas opiniones de Ramonet, siempre tan ilustrativas, al respecto: "Ramonet reiteró su idea de que se cree un observatorio internacional de los medios (Global Media Watch) en cada país "Ésta será un arma para oponernos, si ellos pertenecen a la globalización liberal, nosotros pertenecemos al Movimiento Social Mundial. En los tiempos de Internet, nosotros decimos que éste será el siglo en que la comunicación pertenecerá a los pueblos y nos apoderaremos de la verdad. Con la verdad triunfaremos, La caída de Argentina es para el neoliberalismo lo que fue el derrumbe del muro de Berlín para el socialismo" ¿Un derecho del que usted se apoderará? ¿Qué usted dirigirá? ¿Qué usted dominará? Eso sólo puede ser el derecho a la más grotesca de las servidumbres.

Si esa era la opinión de Ramonet hace unos meses, en el artículo que estamos comentando no ha variado demasiado, pues demanda el control de las redes de información y de comunicación. Lo que, en la jerga de los internautas, se llama la e-gobernancia y que concierne sobre todo a Internet. Hoy Internet está controlado por una autoridad privada, el ICANN, proclamada por los Estados Unidos, y muchos países desean que una red de comunicación y de saber tan fundamental como Internet esté bajo el control internacional de la ONU o de la UIT. Internet en manos de los gobiernos, de los Estados. Ya empiezo a entender su afirmación de que "nos apoderaremos de la verdad". Precisamente, cuando todo el mundo coincide en que Internet es un ámbito de libertad como pocos han habido hasta el momento, Ramonet pide que el gobierno meta mano, que el gobierno se apropie, nacionalice Internet. Que el gobierno le entregue Internet, la información, la verdad.

Con todo, acto seguido, se produce en el artículo un giro aparentemente incoherente, que también tiene lugar en el caso de los líderes sociales; Ramonet matiza que "en el ambiente seguritario actual, muchos gobiernos no respetan la vida privada de los usuarios y a través de las redes electrónicas vigilan a sus ciudadanos. Las ONG denuncian esta situación que se agravó después de los atentados del 11 de septiembre del 2001". Totalmente de acuerdo; lo que sigo sin entender, Sr. Ramonet, es como tiene la cara maciza de afirmar esto, cuando en el párrafo anterior exige la nacionalización de Internet. ¿Los gobiernos no respetan la vida privada? Ya lo sabemos. ¿Los gobiernos espían y vigilan a sus ciudadanos? Resulta innegable...entonces, ¿por qué quiere que Internet esté en manos de los gobiernos? Quizá precisamente por eso. O quizá, porque crea que algún día usted dirigirá esos gobiernos y, por ende, Internet y la verdad de la que espera apoderarse.

Como decía Hayek, nunca faltaran locos para domeñar desde la maquinaria gubernamental a los individuos; el problema es que, como también señalaba Hayek, sólo estos locos tienen la indecencia y el ímpetu suficiente como para ascender a lo alto de la maquinaria criminal estatal. Un círculo vicioso que parió el siglo XX y sus calamidades; no hubiera podido ser de otra forma. Ramonet tiene bien aprendida la lección; ¿pero la han interiorizado las víctimas o futuras víctimas? Mucho me temo que no; por eso Ramonet sigue siendo una autoridad... una autoridad entre los dementes.

11 de Diciembre de 2003

Fox, neoliberal

"LIDERES DE MOVIMIENTOS SOCIALES LLAMAN A LA UNION CONTRA EL GOBIERNO NEOLIBERAL DE FOX" Impactante titular. Fox el neoliberal, México al borde del colapso.

Resulta gracioso tildar de neoliberal, de liberal a secas -o como quieran referirse a los defensores de la libertad- a un tipo que básicamente se ha entronizado en la estructura burócratica de la dictadura perfecta del PRI para continuar dirigiendo el destino de los méxicanos a sus anchas.

Con todo, si Menem era neoliberal, aceptamos Fox como animal acuático. Lo más gracioso lo encontramos en la noticia cuando reclama resistencia y la solidaridad para hacer frente a un gobierno neoliberal que pretende entregar al extranjero las principales riquezas nacionales.

Pero vamos a ver. ¿Qué xenofobia es esta? ¿Extranjero-nacional? Yo cría que la izquierda abogaba por el internacionalismo, la reforma de la ley de extranjería, la solidaridad entre todos los seres humanos independientemente de su raza, condición, nacionalidad o religión. Además, ¿qué quiere decir con "entregar"? ¿Vender? ¿Permitir que los propietarios negocien libremente con otros individuos extranjeros(¡sacrílega osadia!) sin injerencia gubernamental?

Este movimiento izquierdoso tiene una grave disfunción interna. Bajo el apelativo "riquezas nacionales" camuflan "riquezas que creemos nuestras, sólo nuestras". No permiten que los legítimos propietarios negocien y trafiquen libremente, ellos, los auténticos propietarios, por ascendiente moral e intelectual, son los que deben decidir el justo y adecuado destino de "las riquezas nacionales". En otros tiempos los hubiéramos llamado "chalados"(¿no hay gente en los centro psiquiátricos que se cree Napoleón, emperador y dueño de Europa?), hoy son "líderes de movimientos sociales" Los abanderados de nuestra sociedad.

Pero es que además, ni entre ellos mismos se aclaran. Al final, concluyen muy solemenemente con que: los gobiernos pierden su rectoría y dejan todo en manos de la economía neoliberal. Para entender la profundidad de este absurdo lógico, hay que recordar que el artículo empieza llamando a la lucha "contra el gobierno". Esta gente, estos intelectuales de izquierdas, critican que las bases de poder y rectoría de los gobiernos sean socavadas, cuando son ellos los primeros que intentan atacar la base de esta autoridad para imponer una mucho más totalitaria. Al fin y al cabo, en la rectoría del gobierno, en el poder absoluto del gobierno que esta gente dice defender, debería entrar la competencia para enajenar "la riqueza nacional" y comandar la globalización neoliberal.

Sólo cabe una explicación a esta contradicción aparente. Los líderes de los movimientos sociales se subrogan en la posición del gobierno, la mentada rectoría es su rectoría, obtenida no por medios plebiscitarios, sino por el refrendo de su inteligencia y superioridad fáctica. Ellos, de hecho, ya son el gobierno; la gente que cuenta, la gente importante, relevante, la gente de izquierdas, los apoya; los explotadores no entran en su concepción de soberanía nacional, de "riqueza nacional". El gobierno de Fox en este caso(aunque podría ser cualquier otro) es, para los líderes sociales, tan sólo un usurpador que, según ellos, va destruyendo poco a poco los mecanismos coactivos del Estado que deberían estar en su poder. Su rabieta proviene del hecho de que otros infieles dominan los mecanismos reales de poder; mecanismos que ven menguar sin poderlos disfrutar(pese a que la legitimidad de uso, conferida por la izquierda, recae en ellos)

Es lo que tiene el mercado neoliberal, imposibilita estos cambalaches oprobiosos de poder y de represión. Entiendan que no les guste a nuestros líderes sociales: adictos a la coacción, demasiados años de experiencia cargan sus espaldas.

10 de Diciembre de 2003

De casta le viene al galgo

Hace unos días pudimos comprobar, una vez más, que el antisemitismo sigue siendo una de las constantes vitales dentro de la izquierda. Libertad Digital descubrió cómo Izquierda Unida había recortado una secuencia fotográfica en la que la policía israelí acababa con la vida de un inocente e indefenso palestino.

Ginés Fernández González, vocero interno de IU, ya ha contestado: Izquierda Unida no tiene la necesidad de manipular nada para mostrar cómo el ejército israelí masacra al Pueblo Palestino, indiscriminadamente: jóvenes, mujeres, niños… Es el pan nuestro de cada día

La cuestión, Sr. Fernández, es que, sin tener necesidad, ustedes manipularon las imágenes, mintieron, nos engañaron. A eso es a lo que debía responder y, precisamente, a lo que no ha respondido, ¿por qué Izquierda Unida presenta una secuencia falseada y truncada de los hechos? ¿es que, acaso, IU ha interiorizado de una manera tan absoluta el mecanismo de la difamación, la tergiversación y la desinformación que lo emplea aún cuando resulta innecesario?

Y ciertamente, estas dudas razonables no quedan aclaradas cuando el Sr. Fernández, con una inocencia pueril, afirma: Me parece importante subrayar que, como en una de sus entregas recordaba la propia Libertad Digital, en marzo de este mismo año IUALDIA también publicó la secuencia que a Losantos más le gusta, esa en la que se justificaría la muerte del joven palestino detenido con la presencia cercana de un robot teledirigido, esto es, el muerto era un kamikaze con bomba. Bien, y ¿qué problema hay si publicamos dos versiones de un mismo hecho?

Pues básicamente que si presetan dos versiones del mismo hecho, al menos una, debe ser falsa. ¿Qué interés tienen en publicar en su web información falsa? ¿Tiene IU un mínimo código deontológico para contrastar la información recibida? ¿O pública a bote pronto todo aquello que suene a antisemita, antiglobalización, antiultramegahiperneoliberalismo? Quizá vaya siendo hora de que enlace en su web con páginas neonazis y revisionistas; ¿qué importancia tiene la veracidad de los hechos relatados? ¿No nos ofrecen dos visiones de una misma realidad?

Uno siempre había creído que el comunismo, dada su trayectoria de monopolización de los medios de comunicación allá donde ha tomado el poder, tenía en todo momento la clarividencia necesaria para descriminar la versión auténtica, hasta el punto de que la censura de los medios contrarrevolucionarios y disidentes no suponía un golpe a la libertad de la auténtica expresión. ¡Va a resultar que el marxismo no censuraba conforme a criterios científicos sino subjetivos y arbitrarios!

Asimismo, el simpático y conciliador Fernández González, exhorta a Federico Jiménez Losantos, editor de Libertad Digital, a que se una a su campaña para derribar el "muro de la vergüenza":Para ésta última labor, señor Losantos, para el “derribo” del muro, contamos con su experiencia y la de la empresa que le paga. Entre todos podemos obrar el milagro. “Contamos contigo”, decía aquel viejo reclamo publicitario para animar a la sana práctica del deporte. Sobre este asunto, por cierto, tampoco he visto ofrecer en Izquierda Unida distintos puntos de vista. ¿Será que ya hay problemas en publicar dos versiones de un mismo hecho?

La izquierda reaccionaria y cañí, una vez emergidas sus abultadas vergüenzas desinformativas, intenta, de mala manera, distraer y despistar. Resulta curioso, si más no, que en marzo hubieran publicado la secuencia fotográfica íntegra y en noviembre hayan decidido recortarla. El proceso inverso hubiera podido indicar honradez, enmienda y rectificación; el camino seguido, en cambio, sólo puede significar un incremente de la desesperación y tirria antijudía de estos espectros políticos.

Un apunte final; creía que las casas lujosas y los chalets eran patrimonio exclusivo de Luis Suárez dentro de los austeros, igualitaristas y anticapitalistas militantes de IU, pero tras los juramentos snoopyanos del Sr. Fernández, empiezo a replanteármelo seriamente.
La evolución del patrón oro desde 1870 hasta 1913

Gracias al weblog del Mises Institute he llegado hasta este interesante mapamundi animado, donde se aprecian los países que mantuvieron durante el período 1870-1913 el patrón oro, el plata, el bimetalismo, o el dinero fiduciario. La posición de España no puede ser más triste. Así nos ha ido.

8 de Diciembre de 2003

Cría cuervos

Convergència i Unió ha venido manipulando la educación para crear un sustrato nacionalista que le permitiera consolidarse en el poder. Ya lo dejó bien claro una portada del ABC en 1993: Como Franco, pero al revés.

Por suerte o por desgracia, juzguen ustedes mismos, el líder emergente de este proceso de adoctrinamiento público acaba de asestar un duro puntapié a los que han hecho posible su triunfo electoral: ERC no apoyará en ningún caso a CiU. Carod Rovira se ha reído durante un par de semanas de Pujol y de Mas. Se ha reído de su tímido nacionalismo, de su apoyo al PP, de su posición preponderante dentro del nacionalismo. Carod ha humillado a CiU, ha mostrado sus vergüenzas, su comportamiento arrastrado por no abandonar el poder.

No puede haber dos gallos en un gallinero, CiU debería haberlo tenido presente. Ahora ya es demasiado tarde. Tras 23 años Ciu dejará el poder. La sucesión en radicalidad nacionalista está servida. ¡Ay de los vencidos!
Shirin Ebadi o el individuo contra el Estado

Decía Bastiat que el estado es la gran ficción a través de la cual todo el mundo trata de vivir a costa de todos los demás. Magnífica definición. Empero, se le olvidó al maestro francés añadir que el Estado también es la gran ficción a través de la cual todo el mundo quiere hacernos vivir como los demás.

El individuo siempre cree que su forma de vivir es la más correcta, es una asunción implícita en los axiomas praxeológicos: actuaremos en todo momento de la forma que consideremos más correcta para alcanzar nuestra felicidad. Esto resulta innegable, quizá quisiéramos vivir de otra forma, pero los costes subjetivos implicados en el cambio son demasiado elevados. Por ejemplo, un ermitaño podría pensar que ciertas actitudes hedonistas harían su vida más placentera, pero la excluye a la espera de una recompensa en el largo plazo, incluso en otra vida. No hay excepción a esta norma; cuando el individuo juzga que un cambio le reportará una satisfacción mayor que el coste ligado al cambio, simplemente actúa en consecuencia.

El problema puede aparecer cuando nos erigirmos en jueces de costes y beneficios ajenos. Obviamos la naturaleza subjetiva e individual de los mismos y aseguramos disponer de una mayor información sobre la vida ajena que la que, de hecho, el mismo actor posee. De ahí provienen las totalitarias teorías intervencionistas de las preferencias mal formadas o de la dictadura de los sabios de Platón(si los otros tuvieran la inteligencia y el conocimiento que yo tengo, seguirían mi mismo camino)

No hay inconveniente en que una persona trate de convencer a su compañero de que debe abandonar determinadas conductas(por ejemplo, dejar de fumar) o que otros(psicólogo, futurólogo...) aconsejen a una persona sobre el rumbo que debe tomar su vida. Ahora bien, como afirmaba al comenzar, el Estado puede convertirse, y de hecho suele convertirse, en un mecanismo para imponer a los demás mi forma de vida, mi moral. En los Estados occidentales tenemos flagrantes ejemplos de influjo neoconservador: la cruzada contra el tabaco y las drogas en general, la solidaridad impuesta, la restricción de la pornografía...Hoy nos hemos enterado, por ejemplo, de que la CIA está investigando al rappero Eminem por si "puede constituir una amenaza para la vida de Bush". Por lo visto, el cantante había compuesto una canción, que todavía no ha sido editada, en la que afirmaba que "quería ver muerto al presidente". Una cosa es el mal gusto de este tipo, y otra que se ataque frontalmente su propiedad. Resulta terrorífico imaginar el nivel de control que el Estado ha adquirido sobre nuestras vidas.

Con todo, en los países musulmanes la práctica de construir una moral social, válida y única para todos los miembros del cuerpo estatal, ha adquirido un cariz espeluznante. En Irán, el no llevar un velo, el hiyad, puede suponer la muerte. De hecho, un grupo de estudiantes imbéciles pidió la cabeza de Shirin Ebadi, último Premio Nobel de la Paz, por haber osado dar una conferencia en Francia sin el dichoso pañuelito. Ebadi ha "amenazado" a los ayatolás de su país con recibir el Nóbel sin llevar encima, de nuevo, tal atuendo.

Como nos recuerda Daniel Rodríguez Herrera en su bitácora, su recién adquirida fama internacional le permite salir indemne. Yo no sería tan categórico, las maneras de acabar con la vida de un infiel son más refinadas que una multitudinaria ejecución en la plaza pública. Pero aún admitiendo que Ebadi no sufra en el futuro daño alguno, sí que debiéramos tener presente que tal atropello proviene de la concesión intelectual de que el Estado es capaz de conseguir y alcanzar el bien común. No importa cómo, no importa a qué precio.

Ebadi supone un ejemplo de la lucha del individuo contra el Estado, de cómo desafiar, incluso oponiéndose a la opinión intelectual y estudiantil de su país, al poder establecido, a la moral emanada de la ley y de la espada. Ebadi, en este sentido, constituye un ejemplo para todos. También para Occidente.

6 de Diciembre de 2003

¿Larga vida a la Constitución?

Uno de los espectáculos más tristes que puede contemplar un liberal es observar como la plétora de compañeros que luchan por la libertad se empecinan en negar la posibilidad de reformar la Constitución por contener la intocable unidad nacional. Sin embargo, cualquier persona mínimamente liberal debiera clamar por, si no abolir, reformar de arriba abajo este engendro socialista que hoy cumple 25 años. Veamos algunos artículos de inspiración claramente intervencionista y antiliberal:

18.4 La ley limitará el uso de la informática para garantizar el honor y la intimidad personal y familiar de los ciudadanos y el pleno ejercicio de sus derechos.

El Estado garante del honor...¿de qué honor? Buena excusa para limitar la informática, buena excusa para poder limitar cualquier medio de información que se oponga a los intereses del poder.

20.3 La ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.

Por una lado limita el uso de la informática y por otro se crea y se consagra sus propios altavoces de manipulación pura y dura. El déficit es un corolario inevitable, pero que no expone la auténtica raíz del conflicto de los medios de comunicación públicos: vender las mentiras del Estado.

27.1 Todos tienen el derecho a la educación

Evidentemente todos tenemos el derecho a que nadie nos impida, ni siquiera el Estado, ser educados; es una prolongación del derecho natural a la libertad. Cosa bien distinta es el derecho a que otros me paguen la educación. Nadie tiene derecho a expoliar la propiedad ajena. Ni aunque lo santifique la Constitución.

27.4 La enseñanza básica es obligatoria y gratuita

¿Querrá decir que los maestros no recibirán salario, que los constructores edificarán escuelas de manera desinteresada, o que las editoriales regalarán los libros de texto? En caso contrario, la gratuidad de la educación no se sostiene; sólo expresa otro camino para financiarla. La cuestión, por tanto, no reside entre si la educación debe ser o no gratuita, sino si deben pagarla los usuarios o todo el mundo, con independencia de que la disfrute. La obligatoriedad de la educación aparece, por otra parte, como el mejor mecanismo de promover desde tierna edad la institucionalización de las masas.

27.5 Los poderes públicos garantizan el derecho de todos a la educación, mediante una programación general de la enseñanza, con participación efectiva de todos los sectores afectados y la creación de centros docentes

Este artículo nos resuelve la duda planteada en los anteriores 27.1 y 27.4: el derecho a la educación gratuita significa el derecho a la coacción colectiva en el pago de la misma.

27.8 Los poderes públicos inspeccionarán y homologarán el sistema educativo para garantizar el cumplimiento de las leyes

Aquí, en cambio, entramos en colisión con la interpretación más liberal que pudiera otorgársele al artículo 27.1. La homologación del sistema educativo supone la nacionalización de facto, ¿se imaginan que el Estado homologara los contenidos de los medios de comunicación privados? Poca diferencia existe con el hecho de que el Estado delimite las bases culturales de sus súbditos.

28.2 Se reconoce el derecho a la huelga de los trabajadores para la defensa de sus intereses. La ley que regule el ejercicio de este derecho establecerá las garantías precisas para asegurar el mantenimiento de los servicios esenciales de la comunidad

No existe la mentada ley de huelgas, tampoco se la reclama. El derecho a huelga representa otro de esos dislates que tratan de garantizar una protesta laboral sin riesgos. Un derecho a la huelga, en ningún caso, puede significar un derecho a imposibilitar la ruptura de un contrato de trabajo.

30.1 Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España

Sin comentarios.

30.2 La ley fijará las obligaciones militares de los españoles y regulará, con las debidas garantías, la objeción de conciencia, así como las demás causas de exención del servicio militar obligatorio, pudiendo imponer, en su caso, una prestación social sustitutoria

Hoy no existe la mili; bien cierto. Pero que nadie se equivoque, nuestra magnífica Constitución no impide que pueda volver a existir o que pueda reimplantarse una solidaria "prestación social sustitutoria"

31.1 Todos contribuirán al sostenimiento de los gastos públicos de acuerdo con su capacidad económica mediante un sistema tributario justo inspirado en los principios de igualdad y progresividad que, en ningún caso, tendrá alcance confiscatorio

Esto supone la legalización del robo bajo determinados supuestos de solemnidad. Por cierto, ¿qué se entiende por confiscatorio?

31.2 El gasto público realizará una asignación equitativa de los recursos públicos, y su programación y ejecución responderán a los criterios de eficiencia y economía

Atendiendo a la eficiencia el gasto público tendría que suprimirse. Mención aparte se merece el eufemismo "recursos públicos" Creía que eran recursos privados coercitivamente conseguidos...quizá público sea, al fin y al cabo, un buen calificativo.

33.2 La función social de estos derechos delimitará su contenido, de acuerdo con las leyes

Es decir, el Estado, como exégeta de la sociedad, podrá delimitar a su gusto estos derechos.

33.3 Nadie podrá ser privado de sus bienes y derechos sino por causa justificada de utilidad pública o interés social, mediante la correspondiente indemnización y de conformidad con lo dispuesto por las leyes.

Enlaza con el 33.2. En realidad, supone la eliminación de facto de la propiedad privada. El propietario es quien tiene la capacidad de decisión última sobre un determinado objeto. Como vemos, a la luz del presente artículo, la capacidad de decisión última residirá siempre en el Estado; incluso para autoexcluirse de manera caritativa en algunos casos. El 33.3 presenta las bases para una potencial nacionalización de toda propiedad.

37.1 La ley garantizará el derecho a la negociación colectiva laboral entre los representantes de los trabajadores y empresarios, así como la fuerza vinculante de los convenios.

Reminiscencias del corporativismo mussoliniano y del marxismo cañí. El que dos cuerpos o clases, empresarios y trabajadores, puedan negociar convenios vinculantes para todas las empresas de un sector, demuestra la ignorancia y la mala fe de ciertos representantes públicos. Una apuesta decidida por la equidad... en la miseria.

38 Se reconoce la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado. Los poderes públicos garantizan y protegen su ejercicio y la defensa de la productividad, de acuerdo con las exigencias de la economía general y, en su caso, de la planificación.

No es necesario que los poderes públicos protejan a las empresas, basta con que no las ataquen con amenazas tan absurdas como la planificación quinquenal.

40.1 Los poderes públicos promoverán las condiciones favorables para el progreso social y económico y para una distribución de la renta regional y personal más equitativa, en el marco de una política de estabilidad económica. De manera especial realizarán una política orientada al pleno empleo.

Toda la economía, todos los individuos, deben orientarse hacia el mismo fin. No importan los fines que empresarios y trabajadores libremente hayan concebido. Lo importante es el pleno empleo(¿incluso para quiénes no quieren trabajar?¿incluso para quiénes no acepten los bajos sueldos que del pleno empleo pueden derivarse?) Las consabidas bazofias de progreso social y de una renta más equitativa no requieren mayores comentarios. El progreso es una categoría subjetiva, los poderes públicos son incapaces de hacer progresar a todos los miembros de una sociedad por la simple razón de que no pueden conocer qué circunstancias les hacen progresar. En cuanto a la renta más equitativa; como se preguntaba Hayek, ¿equitativa hasta qué punto?

43.1 Se reconoce el derecho a la protección de la salud.

Los comentarios que he realizado en el artículo 27.1 con respecto a la educación son perfectamente aplicables en este punto.

43.2 Compete a los poderes públicos organizar y tutelar la salud pública a través de medidas preventivas y de las prestaciones y servicios necesarios. La ley establecerá los derechos y deberes de todos al respecto

Más de lo mismo.

44.1 Los poderes públicos promoverán y tutelarán el acceso a la cultura, a la que todos tienen derecho.

¿A qué cultura tenemos derecho? ¿Es cultura Crónicas Marcianas? ¿Es cultura Salsa Rosa? ¿Es cultura el cine español? ¿Es cultura El Quijote? ¿Es cultura la Acción Humana de Mises? El hecho de que los poderes públicos promuevan el acceso a "la cultura" precisa de una definición previa de qué es y de qué no es cultura. Un poder demasiado omnímodo como para que le sea atribuible al Estado.

44.2 Los poderes públicos promoverán la ciencia y la investigación científica y técnica en beneficio del interés general.

El hecho de promover la ciencia implica conocer la dirección hacia la que deben dirigirse los descubrimientos científicos; es más, implica conocer cuál debe ser el objeto a descubrir. Sólo la empresarialidad tiene incentivos para arriesgar su propiedad en oportunidades de beneficio; no así el Estado, que no dispone de la información ni de los incentivos necesarios para ello.

45.1 Todos tienen el derecho a disfrutar de un medio ambiente adecuado para el desarrollo de la persona, así como el deber de conservarlo

La parodia ecologista toma cuerpo en la Constitución. El medio ambiente está al servicio de ser humano, no al revés como establece el presente artículo.

45.2 Los poderes públicos velarán por la utilización racional de todos los recursos naturales, con el fin de proteger y mejorar la calidad de la vida y defender y restaurar el medio ambiente, apoyándose en la indispensable solidaridad colectiva

La racionalidad de los recursos se refiere a la racionalidad de los medios. Sin embargo, para determinar la racionalidad de un medio debe conocerse el fin al que se dirige. El Estado no puede conocer cuáles son los fines de 40 millones de súbditos. Sólo podrá velar por la utilización racional de los recursos naturales si el Estado nos impone sus fines.

47. Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación. La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos

Claro que tenemos derecho a comprar una vivienda, pero no, como hemos comentado antes, derecho al dinero ajeno con el que queremos comprar una vivienda. Por tanto, sólo hay dos alternativas para cumplir este mandato: o se permite atentar contra la propiedad privada de otros o se legaliza el esclavismo de constructores y promotores.

50. Los poderes públicos garantizarán, mediante pensiones adecuadas y periódicamente actualizadas, la suficiencia económica a los ciudadanos durante la tercera edad. Asimismo, y con independencia de las obligaciones familiares, promoverán su bienestar mediante un sistema de servicios sociales que atenderán sus problemas específicos de salud, vivienda, cultura y ocio

Resulta irónico que este artículo dé lugar a un sistema público de pensiones que sólo significará a largo plazo la quiebra del mismo y la desatención de muchísimos ciudadanos que, desconociendo esta previsión, habían obviado la necesidad de unas pensiones privadas.

51.1 Los poderes públicos garantizarán la defensa de los consumidores y usuarios, protegiendo, mediante procedimientos eficaces, la seguridad, la salud y los legítimos intereses económicos de los mismos.

Los consumidores se protegen ellos mismos. No necesitan ninguna autoridad suprema que les indique cómo deben actuar o qué deben comprar.

51.2 Los poderes públicos promoverán la información y la educación de los consumidores y usuarios, fomentarán sus organizaciones y oirán a éstas en las cuestiones que puedan afectar a aquéllos, en los términos que la ley establezca

El mito de la información perfecta como requisito de la competencia perfecta. Precisamente, si el consumidor no puede disponer de toda la información del mercado(información en continua y revolucionaria creación, información que sólo adquiere esta categoría cuando es descubierta y utilizada), el Estado será incapaz de sistematizarla y analizarla. Sólo Dios sería capaz de ello. Con todo, si la información fuera perfecta, las oportunidades de beneficio se esfumarían, con el consiguiente colapso del mercado.


Estos artículos sólo suponen una pequeña muestra del contenido marxista de nuestra Carta Magna. Visto lo visto, sólo bajo ciertas condiciones de extrema generosidad o de extrema embriaguez podría aseverarse, como muchos hacen, que nos ha permitido vivir en libertad. Lógicamente, me reafirmo en mi tesis inicial; ignoro cómo tantos liberales transigen en sacrificar la defensa de estos vilipendios a nuestras libertades para santificar la indivisibilidad de España. Ningún mito holístico justificará jamás la violación de la libertad. Tampoco en el caso de nuestra socialista Constitución. Tampoco en su vigésimo quinto aniversario.

5 de Diciembre de 2003


Juan Pablo II ha sido una de las personas que, sin recurrir a invasiones militares, más ha batalleado contra el terror comunista durante el s. XX. Su mensaje de condena al totalitarismo ha sido siempre claro y rotundo; no ha habido espacio para la complicidad ni para las medias tintas pese a la enfermedad de la teología de la liberación.
En su reciente viaje a Ucrania conmemorando el LXX aniversario del Hodolomor, la hambruna que inducida por Stalin acabó con la vida de mas de cuatro millones y medio de personas, Juan Pablo II ha enfatizado, aún más si cabe, su feroz y honroso anticomunismo.

Dejo anotadas algunas frases que, al margen de la confesión religiosa de cada cual, resultan sin duda emocionantes y sabias:

Millones de personas murieron de manera atroz "debido a la nefasta eficacia" de una ideología que durante todo el siglo XX "causó sufrimientos y luto" en muchas partes del mundo.

El comunismo fue un inhumano proyecto puesto en marcha con fría determinación por los que tenían el poder en aquella época", que causó la "destrucción de muchas familias" y la descomposición del tejido social.

Las "aberraciones" del pasado deben servir para construir un futuro a medida del hombre, rechazando toda ideología que profane la vida, la dignidad y las justas aspiraciones de las personas

El régimen soviético decretó requisar todas la producción agrícola y comestibles "para imponer a un país agrícola la política de colectivización forzosa".

Pueblos enteros desaparecieron y una nación que era el granero de Europa se encontró que no podía siquiera alimentar a sus hijos.

Pese a estar claros clarísimos, también deben destacarse los apreciables "oscuros". Como ya viene siendo habitual, el Vaticano sigue fiel a su campaña de creación de una "casa común europea" a la que ha llamado a sumarse a Ucrania. No le podía dar un peor consejo, no nos podía colocar encima a los demás una losa más pesada. Cada paso que se dé hacia la creación de un Estado Mundial, del que la UE es sólo un embrión, es un paso más hacia la repetición de los horrores que Juan Pablo II sabiamente ha denunciado. Lástima que, en este caso, la Iglesia todavía no se haya dado cuenta.

3 de Diciembre de 2003

¡Qué osada es la ignorancia!

Les recomiendo, si quieren soltar alguna carcajada, el artículo "El fascismo que no cesa" de Juan Girtz, publicado en El inconformista Digital.

La tesis del artículo la resume el primer párrafo con meridiana claridad: No visten camisas negras ni pardas ni saludan a la romana. Tienen, al contrario, un aspecto desenfadado y hasta un poco irreverente que casa bien con sus convicciones ultraliberales. Los ultraliberales son el nuevo fascismo.

Claro que, este personaje, tiene poca o ninguna idea de qué es el liberalismo. Nadie en su sano juicio, proseguiría esta primera e inicial afirmación con: Sonríen con desprecio si alguien les reprocha la erosión de la democracia y las libertades que han traído los políticos que tanto admiran. ¿A los liberales, a los ULTRAliberales, les trae al fresco la erosión de la libertad?

Pero el absurdo no queda aquí. Prosigue el artículo: Conceptos como solidaridad, derechos sociales o Estado del Bienestar les provocan la hilaridad y un indisimulado rechazo como residuos de un pasado de estancamiento, burocracia e ineficiencia.

Yo no reniego de la solidaridad; la solidaridad es una transacción voluntaria, basada en las convicciones morales del donante. La reasignación de fondos no tiene nada que ver con la solidaridad. ¿Dónde está expresa la voluntaridad en el proceso de robar a A y dárselo a B?

Yo no reniego de los derechos sociales. Los derechos son naturales, y por tanto individuales, y sociales y universales. Pongámosle el calificativo que queramos; ahora bien, el concepto está bien claro. Vida, libertad y propiedad.

Yo no reniego del Estado del Bienestar. Claro que deseo que la gente viva en un estado, en una situación, de bienestar. Por eso mismo no trato de organizar sus vidas. Cada cual sabe como conseguir su bienestar; persigue fines subjetivamente concebidos a través de los medios que juzgue más adecuados. Por eso soy liberal. De lo que estoy seguro es que para conseguir el bienestar de todos, no debemos recurrir a la coacción global mediante el Estado. Eso sólo satisface a cuatro locos sádicos y a los burócratas.

El Sr. Girtz continúa con el esperpento: Suplantación de los poderes e instituciones públicas por las grandes corporaciones, de la ley como expresión de la voluntad general por los dictados de los mercados financieros, la banalización de la democracia convertida en acatamiento y sujeción al orden estatal del capitalismo, la destrucción de los derechos sociales y de ciudadanía y la conversión de los ciudadanos en “súbditos-clientes.

¿Por qué grandes y no pequeñas empresas? Creía uno que la competencia, de no crearse mercados reducidos y acotados por el proteccionismo estatal, reducía las posibilidades de monopolio que, en todo caso, siempre estaban sometidos a la competencia tanto de las potenciales nuevas empresas como de los bienes sustitutivos.

La soflamilla parvularia de "la ley dictada por los mercados financieros" no merece mayores comentarios. Los acuerdos voluntarios, donde se producen intercambios de propiedad, son ley para las partes contratantes. ¿Qué problema tenemos en la libre decisión individual?

Lo mejor es lo de "orden estatal del capitalismo". Alguien debería explicarle que el capitalismo nada tiene que ver con el Estado; podemos creer que el Estado es necesario -yo no lo creo-, pero, aún en ese caso, no consideraremos el capitalismo como un subproducto del Estado. Resulta tétricamente ridículo.

El término "súbditos-clientes" es gracioso, pero denota cruenta ignorancia. Denota la ignorancia acerca de la formación del valor y, por ende, de los precios. Denota ignorancia sobre la influencia del consumidor en el mercado, en el proceso de producción. Algunos aún se creen que consumimos cualquier cosa que nos echen delante.

Esta es, en mi opinión, la sustancia del fenómeno que, a falta de otra expresión más precisa, llamaría proceso de fascistización ¿Es necesario recordarle que el fascismo era un Estado Corporativo de tintes socialistas, donde la libertad brillaba por su ausencia?

La defensa de los derechos, de expresión de las minorías podría estar amenazando la gobernabilidad de las democracias complejas y, por ello, derechos de las “mayorías silenciosas”. Le sugiero ciertamente que se aclare. O no creemos en la democracia, y por tanto la mayoría nos la trae al fresco, o utilizamos a la mayoría para aplastar al individuo. Acusación que no se me ocurre muy bien cómo encajar con el radical individualismo de los ultraliberales.

Vayamos acabando con el comentario de este panfletillo: La forma de gobierno y una vomitiva propaganda a favor de la monarquía, con la inestimable colaboración de la prensa rosa y de la izquierda “pedorra”. El papel del Ejército en la defensa de la integridad nacional también. Y, sobre todo, la condena del derecho de autodeterminación.

¿Propaganda a favor de la monarquía? ¿Habrá leído a Hoppe? Lo dudo bastante. Sería correcto que antes de afirmar gratuitamente se informara. Una gran mayoría de liberales, con acierto o sin él, son profundamente republicanos. Lea un poco, nunca viene de más.

Entre algunas de sus lecturas, quizá debiera intercalar el último libro de Hoppe, The Myth of National Defense(espero que, además de francés, lengua de culto, sepa inglés). ¿Qué tiene que ver el ejército con el liberalismo? Desde luego, no conoce a Hoppe.

Y bueno, sobre el derecho de autodeterminación, ¿qué decir? Aquí le dejo mi respuesta a Eduardo Arroyo o, mejor aún, el artículo de Jesús Huerta de Soto al respecto.

La conclusión del artículo, sin duda, recoge la confusión, ignorancia, caos y perversión de la mente de Girtz: Un proyecto de regresión en todos los frentes de una violencia inaudita en que los Estados desempeñan el papel de matriz de todas las violencias y todas las agresiones contra lo social. No vale la pena que discutamos sobre el nombre de la bestia. Es mejor que nos aprestemos a combatirla.

Los liberales sólo creemos en el mercado pero recurrimos al Estado reconociéndole el "papel matriz", principial, original, fundacional del mismo. ¡Bendita coherencia! No discutamos sobre el nombre de la bestia, efectivamente, porque como discurramos un poco más, a ese "fascismo que no cesa" terminaremos llamándolo socialismo.
Juguetes palestinos

No los educan en el odio. Eso es evidente. Si los palestinos odian a los israelíes, no es debido a su adoctrinamiento infantil, más bien debieramos hablar de su preclara inteligencia y observación objetiva de la realidad. Si los palestinos adoran a Ben Laden, si se adosan bombas al cinto para asesinar a tantos infieles como puedan, si su única comprensión de la paz consiste en, como decía Arafat, destruir Israel, todo ello se debe a los judíos, a su trato degratante y represor.

Andrewsullivan nos advierte del divertimento de los púberes palestinos. Para muestra estos dos botones: su pelota de fútbol y su David Beckham. No son necesarios más comentarios.

2 de Diciembre de 2003

La mentira como único recurso

Hace más de un año, un amigo me envió un correo electrónico, similar al publicado en la web de Izquierda Unida, en el que se mostraba el trato vejatorio que los malditos judíos, ¡otra vez los malditos judíos! infligían a un pobre y desamparado palestino. El mail tenía pretensiones de multiplicarse por todos los buzones españoles -de hecho creo que lo consiguió- al proclamar: ¡Lo mínimo que podemos hacer, sentados en el conforto de nuestras casas es reenviar este mensaje al mayor número de personas que podamos, para que todos puedan tener la noción de lo que los palestinos están pasando!

El mail apelaba a la buena conciencia del receptor. Pedía que denunciáramos la dictadura israelí, al genocida Sharon, a los generales corruptos. No era un mail antisemita; lo dejaron bien claro: Entre los judíos hay mucha gente buena. ¿Y por qué no debería haberla? Hasta donde me alcanza, el ser humano puede ser tanto bueno como malo; el mail, condescendiente, nos advertía de que el judío comparte esa característica con los seres humanos; los judíos también pueden ser buenos.

Muchas veces el antisemita ni siquiera percibe su naturaleza; siente un odio irracional contra el judío, pero no quiere reconocerlo, su progresismo, su superioridad moral y crítica se lo impiden. El mail concluía advirtiendo a los malvados complices del sionismo: LA INDIFERENCIA LEGITIMA EL CRIMEN. Lo dejaban bien claro: o estás con nostros o contra nosotros. O defiendes al terrorismo palestino o eres un criminal.

Evidentemente olvidé el correo electrónico. No confié en la información: llámenme tendencioso, prosemita o antimusulmán. No me identifico con ninguno de los tres calificativos, pero no me fío de la este tipo de informaciones precocinadas que sí son tendenciosas, antisemitas y promusulmanas.

Hoy, gracias a Libertad Digital, me he enterado de que no me convertí en un cómplice criminal. Actué conforme a mi sentido común, conforme a la lógica de que la gente civilizada no se comporta como bárbaros de manera indiscriminada. Acerté. Y no acerté porque sea un genio o un futurólogo experto, acerté porque el antisemitismo no me nubla la vista.

Ahora es el momento de reflexionar. No contribuí hace un año a encender de nuevo la mecha neonazi en internet. Muchos sí lo hicieron, propagando calumnias a través de ese correo. Tenemos tiempo para cavilar por qué, si los judíos son tan sumamente malvados y la opresión del pueblo palestino es un hecho tan contrastado, sus recusadores deben manipular fotografías, por qué deben recurrir a la mentira, a la infamia, y a hechos que no ocurrieron.

Debemos plantearnos seriamente hacia qué nos está conduciendo esta locura y psicosis colectiva. Sin duda, estas rudas e interesadas falsificaciones tienen una conexión directa y clara con el dato de que un 56% de los europeos considere a Israel el mayor peligro para la paz mundial.

Otra de tantas manipulaciones, pero con el agravante de que demuestra qué poco le importa a la izquierda el pueblo palestino como para instrumentalizarlo contra Israel de una manera tan grotesca y esperpéntica. Hitler no hubiera actuado de otro modo.
Felicidades Toni

Aunque mi bitácora parezca últimamente un libro de comuniones, uno, en ocasiones, tiene que asumir este tipo de riesgos para reconer los justos méritos de sus amigos. Si hace un par de días felicté a Dani por la magnífica evolución de liberalismo.org, hoy debo aplaudir a mi colega Mascaró por su exitosa traducción al español y posterior publicación del cuestionario del Mises Institute. ¡Si es que con estos monstruos al lado cualquiera se pone a postear!

Y con este mensaje y un bizcocho, termino mi dosis anual de peloteo tanto para el editor como para el editor adjunto de esta página web. Me gustaría que quedara claro que ninguno de los cumplidos aquí publicados nació de una situación de coacción o amenaza...

1 de Diciembre de 2003

Nacionalismos y liberalismo. Respuesta a Eduardo Arroyo.

Gracias a la bitácora mi amigo Antonio Mascaró me he enterado de que en un artículo de Eduardo Arroyo en el Semanal Digital se han referido a mi reseña del libro de Vidal-Quadras, Amarás a tu Tribu, publicado en esta web.

Antes que nada, obviamente, debo agradecer al Sr. Arroyo tanto que se haya tomado la molestia de leerse mi reseña como que la haya citado en su artículo. Sin embargo me gustaría, por alusiones, hacer unas consideraciones sobre el mismo.

Desde que escribí mi reseña sobre el libro de Vidal-Quadras hasta hoy, mis visiones sobre el secesionismo han ido evolucionando hasta acercarse, pero sin identificarse, a las del Profesor Huerta de Soto, inspiradas parcialmente, a su vez, en las del maestro von Mises. Con esto quiero significar que las conclusiones a las que llega el artículo no las comparto hoy en día, pese a que sus valores inspiradores, individualismo y libertad, siguen conformando los principios rectores de mis ideas. Ahora bien, en virtud de esos valores que, evidentemente, sigo compartiendo, los extractos que el Sr. Arroyo menciona en su escrito me parecen plenamente asumibles aún hoy.

La unidad de España en ningún caso constituye un fin sino, como mucho, un medio adecuado para defender la libertad de las personas. Sucede que no parece coherente defender la libertad de las personas vinculándolas de manera coactiva y represiva con un Estado al que no desean seguir unidas; ni parece coherente que la libertad y la propiedad deban salvaguardarse ni siquiera un Estado liberal, asentado en última instancia en el expolio al ciudadano. Sólo el mercado, la libre empresa y el acuerdo voluntario entre las personas suponen una situación adecuada para preservar los derechos naturales de los individuos.

El Sr. Arroyo me acusa de anteponer la libertad individual a la identidad colectiva, encarnada, según él, en la innegable nación española. Efectivamente, si defendí en su momento la estabilidad institucional no fue debido a cuestiones holísticas camufladas de demagogia individualista, sino a una incierta relación entre Estado español y libertad. Y digo incierta porque un Estado catalán independiente podría ser tan o más liberal que el español. Otra cosa es que, viendo el espectro espectral político catalán, consideremos improbable esa posibilidad a corto y medio plazo. Pero nada hay en el Estado español que lo haga depositario de una inmerecida garantía de la libertad; de hecho, no lo hay en ningún Estado, más bien todo lo contrario.

Tampoco es cierto, como afirma Arroyo, que "aún hoy resulta imposible, en consecuencia, fundamentar ninguna identidad grupal sobre premisas liberales porque el individualismo es radicalmente opuesto a toda noción de identidad colectiva". Me recuerda a aquella aformación que relaciona liberalismo con egoísmo; los liberales no criticamos la solidaridad, sino la coacción redistributiva. De la misma manera, la mayoría de los liberales creemos que el único sujeto depositario de derechos es el individuo, lo cual no significa que las comunidades o las sociedades deban ser destruidas. De hecho, Thomas Paine equiparó en su Common Sense, sociedad con anarquía; por no mentar la esencial división social del trabajo y del conocimiento. La crítica liberal va dirigida, en realidad, contra la dominación estatalista mediante métodos de reeducación o contra la filiación nacional coactiva.

La Encyclopaedia Britannica, en esta línea, define anarquía como "un principio o teoría de la vida y la conducta según la cual la sociedad se concibe sin gobierno: la harmonía se logra no por sumisión a la ley o por obediencia a la autoridad, sino por los libres acuerdos establecidos entre varios grupos" No es imprescindible, así pues, recurrir a un individualismo radical ni, tan siquiera, en la definición de anarquía. El liberalismo nada tiene en contra de las naciones formadas por la libre adscripción de las partes. En consecuencia, tampoco se opone a conservar la idiosincrasia de la nación, subjetivamente descrita, siempre que se respete la libertad de cada individuo.

Imagino que estas derivaciones son las que el Sr. Arroyo califica de "ariete indistinto frente al separatismo vasco-catalán y frente a la afirmación de la nación española". Así es. Según estas doctrinas, ninguna institución permanece, ni siquiera la sacrosanta unidad nacional, si ésta atenta contra la libertad de las personas. Esto no significa que España necesariamente vaya a desaparecer si se abre la mano, sólo que no se impondrá, que no se perpetuará, contra la voluntad de las personas. Al Sr. Arroyo parece que no le agrada esto, parece que le duela que las personas puedan oponerse a lo que el considera una realidad preexistente. ¿Preexistente a qué? Si es cierto que España es algo preexistente y objetivo, que no depende de los caprichos individuales al ser un subproducto del desarrollo histórico, no hay motivo de preocupación; está más allá de nuestro alcance el destruirla, queramos o no subsistirá. Y aunque no fuera así, ¿esa preexistencia justifica la restricción de la libertad? ¿Deben ser los individuos quienes elijan qué naciones integrar o debe ser el Estado quien manu militari consagre la herencia histórica de nuestros ancestros?

Subrogándose en la postura del nacionalismo sólo cae, como usted mismo de manera irónica señala, en la sinrazón. Lo que yo le exijo al nacionalismo no es, como usted supone, una racionalización de los sentimientos, sino más bien que esa sinrazón no nos arrastre a los demás; que su proyecto vital no implique planificar y disponer sobre mi vida. Comprenderá, Sr. Arroyo, que cuando se quiere diseñar mi vida y controlar mi libertad, las esgrimidas "realidades preexistentes", por las que se intenta justificar tal atropello, me importen bastante poco.

Saludos liberales

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande