liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Enero 2008

30 de Enero de 2008

La Reserva Federal profundiza en su error al bajar de nuevo los tipos de interés en EEUU

Nueva nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM sobre la reciente bajada de tipos de interés de Bernanke y cía. Esta vez en el pdf adjunto tenéis un análisis un tanto más detallado sobre la evolución del precio de las materias primas y los recortes de tipos:

En pleno colapso de la deuda de mala calidad, la Fed tiene muy pocas posibilidades de lograr que los nuevos fondos afluyan hacia el sector de la construcción y lo refloten. De hecho, aun cuando lo lograra, el resultado sería la creación de nueva deuda de mala calidad que sólo retrasaría y agravaría la recesión futura.

Esta infructuosa política monetaria tiene como costosa contrapartida, sin embargo, la pérdida de calidad del dólar como activo de reserva, lo que necesariamente se traduce en inflación.

Leer más

Las reservas de los bancos, se ponen en negativo

Récord histórico. El sistema bancario estadounidense está alcanzando estos días un nivel de reservas negativo sin precedentes. En otras palabras, la liquidez auténtica (los dólares depositados, no los electrónicos) escasea tanto que los bancos tienen que destinarla a usos prioritarios (cubrir sus créditos en default) y la están sustituyendo por dólares electrónicos que piden prestados de la Fed.

En otras palabras, la calidad de sus activos se desmorona y la pirámide de deuda se tambalea ante los riesgos de impago. ¿Las consecuencias? Inflación y deflación al mismo tiempo.

Vaya tropa

Esta semana he escrito en LD sobre las últimas peripecias de algunos banqueros centrales, como Bernanke, Greenspan o MAFO:

Aun cuando Bernanke lograra restaurar la burbuja del mercado inmobiliario, sólo lo haría para generar una crisis aún mayor en el futuro. De momento, la bajada de tipos sólo se está traduciendo en una inflación cada vez más desbocada en las materias primas; o, dicho de otro modo, en unos resultados empresariales cada vez más ahogados por los costes.

Si [Greenspan] de joven creía que el patrón oro era insustituible, de mayorcito piensa que basta con actuar como si estuviera presente. Será la fuerza del voluntarismo.

Leer más

29 de Enero de 2008

Sí, pero no

La última propuesta del PSOE (devolver 400 euros a los trabajadores y pensionistas para paliar los efectos de la inflación y de las subidas de tipos) coincide bastante con una de las recomendaciones que hicimos desde el Observatorio de Coyuntura Económica:

Es necesario reducir el peso del Estado para que puedan disminuir los impuestos sin ejercer una presión alcista sobre los tipos de interés. Las familias, al tener que pagar un IRPF o un IVA menor, verán incrementada su renta disponible, lo que les permitiría atender su carga financiera (especialmente la referida a la hipoteca) de una manera más liviana. La morosidad sería mucho menor que sin la reducción de impuestos, y con ello también se reducirían los quebrantos bancarios.

De hecho, la secretaria de Política Económica del PSOE, Rodríguez Piñero, casi se expresa igual: "se trata de una medida meditada (...) para aliviar la pérdida de renta disponible generada por la coyuntura económica actual".

Mi crítica no va tan dirigida a que sea provisional (que también, obviamente), sino a que se práctica simultáneamente a incrementos del gasto. En otras palabras, se trata de una medida puramente keynesiana que derivará en déficit público; algo contra lo que también advertimos desde el Observatorio:

Las políticas presupuestarias expansivas de corte keynesiano, ejecutadas con el pretexto de reactivar la demanda agregada, generarían un déficit público que sólo elevaría más los tipos de interés, con lo que la carga de las empresas y de las familias sería aún mayor. Además, los mayores tipos de interés también ralentizarían y disminuirían el ritmo de constitución de nuevos proyectos empresariales que recontraten a los trabajadores despedidos y reanuden la creación de riqueza.

Por tanto no. Es cierto que el dinero donde mejor está es en el bolsillo del contribuyente, como le gusta decir a Pizarro, pero el déficit público no es una manera de devolvérselo, sino de crear la ficción de que su renta disponible ha aumentado cuando lo ha hecho correlativamente con su deuda. Y precisamente, el problema actual de las economías occidentales, es el exceso de deuda. ¿Más leña al fuego?

25 de Enero de 2008

El Observatorio de Coyuntura Económica ya tiene RSS

Bueno, sólo un aviso para navegantes interesados. El Observatorio de Coyuntura Económica tiene una especie de bitácora con pequeñas anotaciones que van reflejando como las predicciones y análisis que efectuamos en los boletines se cumplen en la realidad.

Desde ahora ya tiene RSS.

Bernanke vuelve a recalentar las materias primas

Parece que el presidente de la Fed va a convertirse en un gurú para quienes invierten en materias primas. Desde agosto viene promoviendo un encarecimiento absurdo de los precios con su política monetaria expansiva (aquí se explica por qué).

Desde el martes (momento en el que redujo los tipos de interés en 75 puntos básicos) el oro ha pasado desde 870 a 920 (5,7%), la plata de 15,5 a 16,5 (6,4%), el petróleo de 86 a 90 (4,65%) y el platino de 1540 a 1680 (9%).

También me parece relevante ver la evolución de cada uno desde agosto: el oro de 660 a 920 (40%), la plata de 11,5 a 16,5 (43,7%), el platino de 1259 a 1680 (34%) y el petróleo de 70 a 90 (28,5%).

Es cierto que el petróleo parece no haberse monetizado demasiado en los últimos meses (en noviembre ya estaba en 90). Pero hay que tener en cuenta que algunos estimaban que iba a caer a 70 dólares durante estas fechas.

En fin, nada que no predijéramos en la última nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica:

la reducción de tipo de interés se traducirá en una mayor inflación, especialmente en el campo de las materias primas que, en estos momentos, está actuando como refugio y protección a la pérdida continua de poder adquisitivo.

24 de Enero de 2008

Caldera en contra de subir las pensiones

Vengo de una poco sustanciosa rueda de prensa de Caldera donde he aprovechado para, entre otras cosas, preguntarle por la sostenibilidad de la Seguridad Social y el reciente informe del Instituto Juan de Mariana sobre las pensiones privadas.

Sobre lo primero se ha limitado a decir que la Seguridad Social no va a quebrar porque no ha quebrado hasta la fecha, lo que supongo que consolará a todas las empresas que hayan afrontado un proceso de quiebra.

En cuanto al informe del IJM, se ha puesto casi tan nervioso como molesto. Me ha pedido que le reformulara la pregunta porque no podía haber entendido lo que había entendido. Tras volver a comentarle lo mismo, esto es, que el informe calcula que si desde el 1992 hasta hasta 2006 se hubiera reinvertido la cotización media a la Seguridad Social la pensión media de los españoles sería de 1.500 euros al mes, me ha replicado (entre los necesarios y recurrentes calificativos de sistema pinochetista) que "le daba igual",  "el sistema es el que  es" y "no se va a cambiar", entre otras cosas, "porque la pensión bien podría ser 1.500 o cero".

Lo gracioso es que esto último lo decía después de contestar a un periodista de Cinco Días que el fondo de reserva de la Seguridad Social se invertiría en renta variable porque "la bolsa es un activo rentable a largo plazo". Vamos, que lo que le preocupa a Caldera no es que los españoles cobremos pensiones más altas, sino tener la capacidad para meter la mano en la caja.

23 de Enero de 2008

Otro de El Plural que no se entera

Mira que es fácil criticar a Bush por su gestión económica de la crisis, pero los de El Plural son tan inéptos que ni esto consiguen. Pese a que Sopena defina a José García Abad como "especialista en información económica", su explicación de las turbulencias financieras actuales no deja precisamente abierta esta posibilidad.

Primero, la mentira: Este hombre no tiene buena mano ni siquiera con el capitalismo, que es lo suyo. A un "conservador compasivo" partidario del Estado providencial, de los aranceles al comercio exterior, de los incrementos de gasto público y de los déficits presupuestarios, difícilmente se le puede calificar de partidario del capitalismo. La cuestión es partir de esta premisa errónea y falaz para seguir despotricando contra el libre mercado.

Por ejemplo: Las turbulencias financieras desencadenadas a partir de las hipotecas subprime, una muestra deleznable de lo baja que ha caído la ética del capitalismo, están sometiendo al mundo de la economía real a una dura prueba.

Ahora resulta que las crisis económicas se producen por falta de moralidad (o de patriotismo, ya se sabe). García Abad no parece plantearse (como incluso los monetaristas asoman a reconocer) que los bajos tipos de interés que mantuvo la Reserva Federal durante varios años han sido la causa de la burbuja inmobiliaria y de la extensión de las hipotecas subprime. De hecho, es dudoso que las prácticas bancarias que dieron origen a las subprime hubieran sido, en su momento, criticadas por García Abad.

A saber, ¿García Abad consideraba una abierta inmoralidad capitalista que los bancos prestaran dinero para comprarse su primera vivienda a los sectores más desfavorecidos de la sociedad, aquellos con poca solvencia y mal historial creticio?

Luego acusa de complicidad con esta inmoralidad (¿cuál?) a las agencias de calificación que, desde luego han jugado un papelón durante la crisis (como explicamos aquí) pero no por formar parte de ninguna conspiración para desacreditarse a sí mismas: las agencias de rating, que han sido cómplices de la crisis otorgando a boleo certificados de buena conducta a empresas que no lo merecían, se han pasado al otro extremo: están procediendo a una rebaja general de las calificaciones, dificultando el acceso de muchas entidades al crédito.

Ya ves, las agencias son tan malas que primero pusieron muy buena nota a empresas que no se lo merecían y ahora, tras reconocer que se equivocaron, degradan las calificaciones y dificultan el acceso al crédito a muchas empresas.

Y por último demuestra no entender nada: La cuestión que se dirime estos días es si la crisis de confianza originada por las malas prácticas financieras se quedará en este ámbito o alcanzará al consumo y nos llevará a la recesión en la que ya creen encontrarse el sesenta por ciento de los norteamericanos.

El consumo es el componente más estable de las crisis económicas. Es cierto que tiende a caer, pero no de manera significativa. El auténtico problema en las crisis es que la inversión desciende mucho, y no porque caiga uniformemente en todos los sectores, sino porque en algunos se mantiene más o menos inalterada y en otros desaparece por completo. Esto deja a partes muy sustanciales de la economía desprovistas de capital y sin posibilidad de seguir funcionando.

Los riesgos en estos momentos provienen del repudio generalizado de la moneda, por un lado, y de una cadena de defaults que dé lugar a una contracción del crédito por otro. El consumo es poco más que irrelevante salvo por cuanto sigue en la actualidad impulsado por las tarjetas de crédito (y el previsible impago al que pueden dar lugar).

El Plan de Bush es poco más que irrelevante. Primero porque la crisis es inevitable y Bush nos quiere vender la moto que con su plan la economía se reactivará: no, las rebajas de impuestos como mucho la harán menos grave. Pero no imaginemos que un plan de 150.000 millones de dólares puede solucionar un default de deuda de varios billones de dólares. Y segundo, porque las rebajas de impuestos sin reducciones de gasto (y encima con un déficit público galopante) son el camino más seguro hacia la perdición, la crisis y el debilitamiento del dólar.

Pero para Abad es más fácil quedarse con el caca, pedo, culo, pis de "el malo capitalista de Bush es un inútil que sólo quiere bajar impuestos y que no puede paliar la inmoralidad estructural del capitalismo". Bueno, o le resulta más fácil o es que este "especialista en información económica" no sabe hacer otra cosa.

La crisis y la transparencia

Me preguntaban ayer si la actual crisis económica supondrá el descrédito total del paradigma neoclásico. Me gustaría pensar que así es, pero vamos, ya se sabe que los cambios de paradigmas científicos están seguidos de una cohorte de anquilosados seguidores que se niegan a morir y que recurren cada vez a argumentos más desesperados para no abandonar sus ideas.

Ya pasó con el paradigma keynesiano y la inflación de costes en los 70. Ahora está empezando una tendencia similar: la crisis actual se debe a una falta de transparencia y de regulación.

Es cierto que se ha extendido mucho el crédito, reconocen los monetaristas, pero el problema es que no se ha expandido bien y de manera supervisada, de ahí que haya afluido hacia malas inversiones (como las hipotecas subprime, altamente arriesgadas), lo que además se ha visto agravado por la opacidad de los nuevos productos financieros que pretendían diversificar el riesgo total de sus activos.

Los neoclásicos no dan su brazo a torcer y se niegan a renunciar a sus juguetitos del Banco Central, del dinero fiduciario y de la expansión crediticia. Por supuesto que los austriacos llevamos más de medio siglo diciendo que las expansiones de crédito fiduciario se traducen en malas inversiones, ¿pero para qué escucharnos? Seguimos sin tener razón, ya que esta crisis se debe a la deficiente regulación del Estado, al igual que la del 29 se debió a la falta de intervencionismo keynesiano (lo que muchos siguen defendiendo hoy pese a la bancarrota intelectual del keynesianismo en los 70).

La cuestión es cómo habría cambiado el escenario la regulación pública. Supongamos que hubiera evitado la burbuja en las subprime, esto es, que los bancos prestaran a individuos con escasas perspectivas de repago. Pero ¿habría evitado también que los bancos o los inversores tomaran prestado a los bajos tipos de interés e invirtieran en proyectos empresariales de un rendimiento ligeramente superior pero también arriesgado? Y si lo hubiera evitado, ¿cómo? ¿Prohibiendo los fondos de capital riesgo? ¿Señalando que inversiones pueden comenzar y cuáles no? En otras palabras, ¿planificando la economía?

Por poner otro ejemplo, gran parte de los problemas financieros actuales de las empresas -que en un futuro reciente pueden desembocar en default- es el masivo endeudamiento para la recompra apalancada de acciones. ¿Qué estándar utilizar para permitir o prohibir una recompra apalancada? El problema en muchos casos de esta operación no ha sido que sea arriesgada, sino que se efectuó a unos tipos de interés con los que sí era rentable, pero dejó de serlo a tipos mayores.

Y es que, ¿qué tendrían que decir las autoridades sobre las inversiones aparentemente seguras y nada arriesgadas cuando los tipos están al 2% pero en absoluto rentables cuando están al 5%? ¿Las prohibirían? ¿Qué expectativas tomarían? ¿Las del empresario o las del burócrata?

Está claro que si el crédito fiduciario no hubiese afluido a la vivienda, habría ido a otras partes y las malas inversiones se generarían en otras áreas. El problema de fondo es que el sistema bancario, auxiliado por la Reserva Federal, pretende arbitrar riesgos y plazos entre el mercado monetario y el mercado de capitales. O dicho de otro modo, que se invierte sin haber ahorrado previamente: este es el germen de la mala inversión, todo lo demás son cuentos autoexculpatorios.

La falta de transparencia es una de las formas en que se ha manifestado esta crisis, pero aun con la máxima transparencia habría habido crisis, similar a la actual o con otro perfil. Lo que el monetarismo no puede pretender es que los bancos pueden crear ahorros de la nada y esperar que los precios relativos de las inversiones no se distorsionen en absoluto. Después de un siglo intentándolo, ya iría siendo hora de que se dieran cuenta de su error y dejaran de arrastrarnos hacia el abismo. Pero ya se sabe que la arrogancia intelectual de algunos supera con creces su disposición a rectificar.

22 de Enero de 2008

La rebaja de tipos de la Reserva Federal agravará la crisis economica

Nueva nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM sobre la reciente rebaja de tipos:

El Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana considera que está política será tremendamente nociva para la economía. Estamos en medio de una crisis económica caracterizada por un excesivo endeudamiento de familias y empresas que se ha traducido en inversiones que ahora se revelan como incorrectas (hipotecas subprime, recompras apalancadas de acciones, crédito al consumo...). El problema más grande que se nos plantea a medio plazo es el posible colapso de toda esa montaña de deuda, lo que sin duda daría lugar a una contracción crediticia y descapitalizaría a familias, empresas y bancos.

Esta reducción de tipos de interés inducida por la Fed es, por consiguiente, la medida más desafortunada que en política monetaria podría tomarse. Primero porque si la reducción de tipos logra su objetivo (que se reanude el ciclo de endeudamiento) sólo habremos agravado el problema de partida: acumularemos más y más deuda y el riesgo de impago masivo se disparará. Segundo, porque si, como las recientes anteriores reducciones de los tipos de interés en EEUU muestran, las mayores facilidades de los bancos centrales no logran que los bancos comerciales interrumpan su restricción del crédito, la reducción de tipo de interés se traducirá en una mayor inflación, especialmente en el campo de las materias primas que, en estos momentos, está actuando como refugio y protección a la pérdida continua de poder adquisitivo.

Leer más

21 de Enero de 2008

Bromas pesadas de los keynesianos
Leo en El Confidencial unas declaraciones que sólo muestran el estado de decadencia de la profesión económica actual:
En los últimos años, la economía se ha mantenido más estable que a lo largo de la historia gracias a los mercados de crédito al consumo, que, ante una mala situación económica, han permitido a las familias continuar comprando, tirando de sus tarjetas de crédito o del valor de sus casas
Se supone que esto es una defensa de las intervenciones económicas keynesianas en la presente crisis. Algunos parece que no se enteran de que la terrible situación por la que estamos pasando de debe al endeudamiento masivo en crédito hipotecario, crédito empresarial y crédito al consumo. ¿Estabilizar la economía o retrasar y agravar el colapso?

Esa parece haber sido la solución keynesiana, el "a largo plazo todos muertos". De hecho, el próximo default masivo vendrá probablemente de la mano de las tarjetas de crédito. Algunos no sólo no aprenden de sus errores, sino que se revuelcan orgullosos en el fango.
El fracaso de las ventas de oro del Banco de España
El Observatorio de Coyuntura Económica del IJM sigue con su lista de publicaciones y análisis. Esta vez ofrecemos un pequeño informe crítico con las recientes ventas de oro por parte del Banco de España.

El argumento principal es doble: primero y principal, la misión de un Banco Central (en caso de existir) no es rentabilizar sus activos, sino garantizar la solvencia y la liquidez del sistema financiero. El oro es el mejor activo para ello y por consiguiente las ventas son irresponsables. Segundo, aun desde el punto de vista de la rentabilidad, el Banco de España ha perdido más de 1.000 millones de euros por vender el oro anticipadamente desde 2005.

Podéis leer el informe completo aquí y la nota de prensa aquí.

Como curiosidad, el diario Expansión anticipo la semana pasada algunas de sus conclusiones y, al parecer, dentro del Banco de España se pusieron tan nerviosos que tuvieron que recurrir a El País para defenderse preventivamente, eso sín citarnos. Lástima que los argumentos que usan, como comentamos en el informe, los dejan aun en peor posición.

17 de Enero de 2008

Que no hay crisis...
Esta semana he escrito en LD sobre la negativa de ZP a reconocer la crisis económica:
Los últimos datos económicos no son, desde luego, para tirar cohetes. El sector de la construcción se contrae cada vez más (en un año ha visto crecer un 20% su número de parados); los precios de las viviendas residenciales dejaron de crecer en el segundo semestre del año pasado (y Standard and Poor's estima, de manera bastante realista, una sobrevaloración del 30%); la inflación se ha disparado hasta el 4,3% en diciembre (si bien probablemente sea muy superior); la tasa de ahorro de las familias sigue cayendo, por los altos impuestos y la subida de los tipos de interés y de los precios; la renta disponible de las empresas se redujo un 69% en el tercer trimestre de 2007; la confianza de los consumidores lleva más de seis meses consecutivos registrado mínimos históricos, uno tras otro; la tasa de morosidad de los efectos comerciales de las empresas creció en noviembre un 32% (hasta los 1.100 millones de euros, alrededor del 1% del PIB); la creación de empresas se desplomó un 16%, y el número de las que se disolvieron creció un 66%.
Leer más

14 de Enero de 2008

Una ley a medida de ZP
El PSOE reformó hace casi 4 años la Ley Orgánica del Consejo de Estado para, entre otras cosas, incluir como consejeros natos a los ex presidentes del Gobierno. Aunque muchos ya suponíamos que era una pensión de jubilación para ZP, él mismo lo reconoce en la entrevista de PJ: "Me gustaría ejercer como miembro del Consejo de Estado".

Así funciona el Estado: la coacción al servicio de los politicos y sus grupos afines.
Greenspan defiende el patrón oro
Ya lo había hecho en su juventud, si bien muchos creían que había cambiado de ideas estando en la Fed. Pues va a ser que no. Simplemente ha sido un monumental caradura y oportunista durante varios lustros.

Aquí tenéis una entrevista que le hicieron en Fox News en noviembre (minuto 6:30), donde tienen la siguiente conversación:
Fox News: ¿Entonces para qué necesitamos un banco central?

Greenspan: Bueno, es una cuestión muy interesante. En esta etapa tenemos dinero fiduciario que es al final dinero impreso por el Banco Central con la autorización del Gobierno. Debería haber algún mecanismo que restringiera la cantidad de dinero que se puede imprimir, ya sea el patrón oro o algo similar; a menos que tengas eso, la historia sugiere que la inflación tendrá efectos destructivos sobre la actividad económica (...) Hay muchos economistas, incluyéndome que creemos a pies juntillas que EEUU tuvo mucho éxito en el período 1870-1914 con un patrón oro internacional.
Más de un admirador el banquero central tendrá que bajarlo del pedesta o replantearse su fobia contra el oro.

Y en este momento histórico, ¿quién es el único candidato que defiende el regreso al patrón oro? Ron Paul. Nada, pecata minuta. La desintegración del sistema monetario internacional y los riesgos que ello comporta (período 1929-1945) deben ser irrelevantes.

8 de Enero de 2008

La Fed elige a Ron Paul
Se lo preguntaban en Lewrockwell y el resultado es claro: el dólar se está depreciando con respecto al oro a marchas forzadas. Desde agosto ya se ha depreciado más de un 30% y todo parece indicar que la tendencia continuará. El dólar se hunde por Bernanke, la Fed, el déficit público, los privilegios bancarios y los políticos intervencionistas. Ron Paul es el único que entiende y predijo esto.

¿Quién les salvará la papeleta a los estadounidenses si no sale elegido Paul?

7 de Enero de 2008

12 ideas breves sobre las drogas

1) Paracelso: Los nutrientes son tanto alimento como veneno. La dosis los convierte en veneno o en remedio.
2) Legalizar no es igual a fomentar.
3) Las tragedias actuales de drogadicción han tenido lugar en un ambiente prohibicionista.
4) La responsabilidad no consiste en actuar de un determinado modo, sino en asumir las consecuencias que se deriven de tu acción.
5) La libertad de elección futura no tiene por qué tener mayor valor que la libertad de elección presente.
6) La propia vida no es un principio superior a la propia libertad.
7) Mi libertad no puede depender del mal uso de la misma que hagan otras personas.
8) La producción y venta de drogas es una transacción pacífica que no restringe la libertad de nadie.
9) La prohibición adultera las drogas e impide que los distribuidores respondan por el fraude ante un mercado abierto y competitivo.
10) La prohibición genera beneficios extraordinarios que pueden ser aprovechados por la gente con menos escrúpulos para quebrantar esa ley y otras leyes (mafias).
11) Las drogas eran legales en EEUU hasta 1913.
12) El alcohol es, junto con las enfermedades cardiovasculares, una de las principales causas de muerte en el mundo. Nunca se han registrado muertes por sobredosis de marihuana.

6 de Enero de 2008

Tyler Cowen critica la teoría austriaca... y se equivoca
Dado que la crisis económica actual está validando la teoría austriaca del ciclo económico y mostrando el vacío explicativo de todas las restantes, llega el momento de lanzar ataques chorra contra la misma. Este, por ejemplo, de Tyler Cowen.

Resumiendo, la teoría autriaca dice que cuando el banco central expande la oferta monetaria, los nuevos fondos se filtrarán al mercado crediticio, reduciendo artificialmente el tipo de interés y dando lugar a malas inversiones. Cowen dice que los banco no tienen por qué prestar ese dinero, sino que podrían, por ejemplo, repartir dividendos o invertir en infraestructuras, de modo que el tipo de interés no caería. Si cae es porque la banca así lo decide y por tanto es un fallo del mercado, no del gobierno.

La crítica es pueril, así que me voy a permitir defenderla, en primer lugar, desde la ortodoxia austriaca y luego desde mi visión sobre el ciclo económico (que es fundamentalmente austriaco, pero incorpora otros elementos de los teóricos de la liquidez).

Versión ortodoxa austriaca: El problema no es sólo que el banco central expanda el crédito, sino que la banca disfruta del privilegio de la reserva fraccionaria, esto es, crear numerosos títulos de propiedad sobre los mismos activos depositados. Estos múltiples títulos de propiedad los crean en forma de préstamos, lo que reduce el tipo de interés. Las inyecciones del banco central les permiten endeudarse para incrementar aun más sus fondos préstados, pero la función esencial del banco central es la de envilecer la moneda tanto como sea necesario para lograr que los bancos siempre paguen a sus depositantes. Dado que se emprende un efecto múltiple de expansión crediticia, que no se manifiesta en quiebras bancarias, la estructura productiva va deformándose hasta que la situación se vuelve insostenible y sólo queda repudiar la moneda o asumir las malas inversiones.

Por tanto, es irrelevante que la banca decida o no repartir dividendos o se invierta en máquinas con los fondos extra proporcionados por el banco central. La cuestión es que para repartir esos dividendos o para invertir debería haber logrado beneficios empresariales que no se derivaran de expandir el crédito, lo cual no ha sucedido. Por tanto, es una forma adicional de expansión productiva (se pagan rentas o se invierte con cargo a un crédito fiduciario sin necesidad de restringir el consumo o la inversión que habilitan los beneficios).

Versión propia: El propio no es la reserva fraccionaria, sino el arbitraje de tipos de interés entre el mercado de capitales y el mercado monetario. La banca invierte los fondos depositados en diferentes activos (préstamos hipotecarios, al consumo, a empresas...) que vencen a largo plazo, pero necesita atender pagos a corto (retiradas de depósitos). Para saldar este lag, recurre a los mercados monetarios, donde los bancos con excesos diarios de reservas prestan a los que tienen carencia de las mismas, todo ello comandando por el banco central que expande el crédito en el mercado monetario hasta que el tipo de interés interbancario converge con su tipo de interés objetivo (cuanto menor sea el tipo de interés en el mercado monetario, menor será la rentabilidad que los bancos deberán exigir a los proyectos de inversión para que el arbitraje les salga a cuenta). De este modo, la banca va volviéndose progresivamente más iliquida y el crédito cada vez es de peor calidad. La iliquidez bancaria tiene como contrapartida el alargamiento de la estructura productiva (se financian inversiones muy arriesgadas o con vencimientos cada vez más retrasados).

Por tanto, es irrelevante que la banca utilice o no los fondos extra del banco central para repartir dividendos o comprar máquinas. Si lo hace, es porque aun no tiene problemas de liquidez para atender sus pagos; lo único cierto es que la disponibilidad de fondos les permite invertir a largo plazo con pasivos a corto, en mucha mayor medida que sin ella.
Ron Paul, la esperanza
Se quejan los compañeros de UDE, y con razón, de que en Red Liberal sólo se habla de Ron Paul para maltratarlo. Entendería la postura desde una abierta desconfianza hacia la política, pero no desde la tibia connivencia con el resto de candidatos declaradamente antiliberales.

Yo no creo demasiado en los cambios sociales mediante la política, pero sí en los cambios de mentalidad que pueden lograr los políticos con una mínima credibilidad (como si actuaran al estilo think tank, pero con más repercusión). Lo más satisfactorio de la Revolución de Ron Paul no es su perspectiva presidencial, sino toda la gente que está conociendo el liberalismo gracias a él.

Sin embargo, lo cierto es que, pese a sus escasísimas probabilidades de victoria, EEUU sí necesita con urgencia a Ron Paul, aunque sólo sea para sustituir un sistema monetario enfermo y moribundo por otro con patrón oro. En las actuales condiciones de endeudamiento masivo y desconfianza hacia el dinero fiduciario, sólo el patrón oro puede permitir enderezar la situación y sólo Ron Paul propone volver al patrón oro.

Habrá quienes crean que existen otros problemas más acuciantes o que ni siquiera el patrón oro es la respuesta adecuada.  Pues bien,  si una crisis económica  a la japonesa en la primera economía del mundo no es un problema acuciante, ¿cuál lo es? Y es que no hablamos sólo de EEUU, sino también de Europa y China. Quienes creen que el gigante rojo puede sustituir hoy a EEUU como "motor" económico, simplemente yerran: China vive y vivirá durante muchos años de las exportaciones a EEUU, es sólo una sucursal del mismo.  ¿Alguien espera estabilidad política en un mundo en depresión? ¿Alguien espera medidas liberalizadoras en un mundo con incertidumbre? ¿Alguien espera una buena defensa en un mundo con recursos menguantes?

¿Y si el patrón oro no es la solución? ¿Qué lo es? ¿Bernanke? ¿Trichet? ¿La expansión o la contracción del crédito? Estoy deseando oír propuestas de los defensores del dinero incovertible de curso forzoso frente a una crisis como la actual.

Lo peor es la aparente quietud que existe sobre este asunto en el resto de candidatos. ¿Alguno ha lanzado alguna propuesta medianamente inteligente para combatir la crisis actual? No. ¿Y estos son las alternativas a Ron Paul? ¿Alternativas para qué? ¿Para sentarse sobre una montaña de papel moneda mientras observan como la economía mundial se desintegra? Para eso no necesitamos presidentes, nos basta con colocar a un mono.

Puede que los simpatizantes de Ron Paul sean el futuro de EEUU, pero EEUU lo necesita ya. Que tan pocos liberales españoles entiendan esto, da que pensar si durante cuatro años no hemos desempeñado más el papel de hinchas que de analistas sociales. Mucha trinchera para que nos dejen fumar en el bar o nos dejen construir un quinto piso, pero absoluta indiferencia ante el cancer estructural de nuestra sociedad: la ideología que legitima un Estado invasivo financiada con cargo a un sistema fiscal expropiatorio y a un régimen monetario fraudulento que nos aboca al abismo.

2 de Enero de 2008

Cosas de los seguros obligatorios
Según la última encuesta nacional de condiciones de trabajo, el 80% de los accidentes laborales la padecen los hombres. Sin embargo, el porcentaje de cotizantes masculinos al régimen general de la seguridad social es del 58,2%.

Dicho de otro modo, las mujeres afiliadas de manera coactiva a la SS se ven forzadas a financiar la mayor siniestraliedad de los hombres, pese a tener muchos menos accidentes.

En los seguros privados, cuando un grupo de individuos tiene sistemáticamente menos accidentes que otro se produce un fenómeno llamado selección adversa. Por ejemplo, si los jóvenes tienen menos enfermedades que los adultos y ambos pagaran la misma prima, la mayoría de jóvenes dejaría de suscribir el seguro para no financiar las enfermedades de los ancianos. Es por ello que las compañías suelen establecer diversas primas o bonificaciones en función de ciertos parámetros: los menos propensos a sufrir del evento asegurado, pagan menos.

Con la SS esto no ocurre. Simplemente no hay posibilidad de que se produzca selección adversa; se cotiza por cojones. Esto es, por nuestro bien; que se lo digan a las mujeres.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande