liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Octubre 2009

29 de Octubre de 2009

¿Por qué pincha la economía en 2007?
No sé si alguien ha reparado en esto, pero desde luego es interesante. Veamos, la expansión crediticia estadounidense estuvo en buena medida impulsada por el crédito fiduciario exterior (el mal llamado ahorro asiático). ¿A qué dato deberíamos mirar para pronosticar el estallido de la crisis? Al menos por este lado, Hayek y Machlup darían dos respuestas muy parecidas:

Hayek: In order to bring about constant additions to capital, [credit] would have to increase... at a constantly increasing rate.
Machlup: An inflated rate of investment can probably be maintained only with a steady or increasing rate of credit expansion. A set-back is likely to occur when credit expansion stops.

¿Y dónde podemos encontrar indicios de la retirada de crédito exterior en la economía estadounidense? En déficit por cuenta corriente es un buen indicador. ¿Y cuándo empieza a reducirse? 2007.



28 de Octubre de 2009

¿Cuál es el precio justo de su piso?
Este martes he escrito en suplementos de Libertad Digital sobre cuál sería el momento adecuado para comprar un piso:
Robert Kiyosaki, por ejemplo, repite continuamente que la compra de la primera vivienda no es una inversión, sino un gasto. Estoy tentado a pensar que, en general, tiene razón. Por desgracia, la mayoría de la gente desarrolla cierto apego emocional hacia la vivienda en propiedad, lo que le lleva a pagar precios absurdamente elevados que lastran su prosperidad futura. Ahorrar e invertir son dos actividades que resultan tanto más provechosas cuanto más pronto se hagan (1.000 euros a un tipo de interés del 10% se transforman en 6.700 al cabo de 20 años, pero en 17.500 al cabo de 30, o en 45.000 al cabo de 40), y precisamente lo que hacen los sobreprecios que se pagan con gusto por las viviendas en propiedad es lastrar enormemente la renta de la que se dispone durante los primeros años de vida laboral.

La burbuja inmobiliaria española llevó el PER medio nacional a 33 a finales de
2007; esto es, el alquiler era mucho más barato que la vivienda en propiedad. Al concluir 2008 había caído a 27, lo que significa que esa sobrevaloración del precio se había corregido relativamente. ¿Hasta cuándo debería reducirse? La media histórica del PER en España está sobre 19, lo que significa que los precios de la vivienda todavía deberían caer un 27% hasta que sea razonable adquirir una. Aunque, desde mi punto de vista, si lo que le preocupa no es pagar malos precios, sino pagar buenos precios, no compre a más de un PER 15.
Leer más

25 de Octubre de 2009

Por qué la eficiencia paretiana no sirve en un mercado dinámico

Ya regresado de Salamanca, fui y volví en un tren prácticamente vacío. Como sabéis, el concepto de eficiencia paretiana, al que en teoría debe ajustarse la distribución de recursos en el mercado y que en defecto de cumplirse vendría a justificar una intervención estatal que recoloque los factores hasta conseguirla, establece que una situación es óptima cuando nadie puede mejorar sin que alguien empeore.

Obviamente, la situación del tren a Salamanca era paretianamente ineficiente, ya que todas las plazas vacías (o al menos muchas de ellas) podrían haberse ocupado por usuarios que habrían querido viajar gratis a Salamanca o a Madrid sin que la situación de nadie –ni de Renfe ni del resto de pasajeros– hubiese empeorado.

Según este criterio, por consiguiente, sería deseable que se articularan mecanismos para lograr que los trenes se llenaran tanto como fuera posible antes de que partieran hacia su destino.

Lo cierto es que en buena medida estos mecanismos ya existen y se articulan: por ejemplo, descuentos para los clientes que compren sus billetes a última hora. Pero, visto lo visto (tren vacío), se trata de mecanismos insuficientes para alcanzar la eficiencia paretiana. Las compañías privadas de transporte por supuesto tratan de minimizar los asientos que van desocupados (no les cuesta prácticamente nada añadir un nuevo pasajero al tren, al avión, al autobús…), pero no a costa de erosionar su rentabilidad. Por ejemplo, si se ofrecieran viajes gratuitos para los clientes que decidieran viajar a Salamanca cinco minutos antes de que saliera el tren, probablemente casi nadie pagaría por los billetes y se limitaría a probar suerte cinco minutos antes.

Dicho de otra manera, las compañías de transportes tratan de maximizar sus beneficios a lo largo del tiempo (técnicamente, el valor presente de sus flujos de caja futuros) y de esta manera asignan los factores productivos hacia los usos más valorados por los agentes.

Aplicar ciegamente el concepto de eficiencia paretiana (imponiendo, por ejemplo, viajes gratuitos de última hora) nos llevaría a que, efectivamente, las compañías de transporte salieran perjudicadas, pues sus beneficios futuros se desplomarían. E, indirectamente, los propios consumidores también saldrían perjudicados, ya que aunque obtendrían viajes gratuitos, la reinversión de estas compañías cesaría y ya no podrían seguir viajando, ni gratis ni pagando.

En otras palabras, las políticas que nos proporcionen un óptimo paretiano nos llevarán en muchas ocasiones a alejarnos de óptimos paretianos futuros. ¿Cuál debe primar sobre el otro? Estamos ante un caso de comparación intersubjetiva de utilidades de difícil resolución. Esto es, caemos en un callejón sin salida.

Más útil, sin embargo, resulta el concepto de eficiencia dinámica desarrollado por Huerta de Soto: “Un ser humano, una empresa, una institución, o todo un sistema económico, serán tanto más eficientes conforme más y mejor impulsen la creatividad y la coordinación empresarial”.

Dicho de otra manera, no se trata de que un estado del mundo sea mejor en un momento determinado que otro de acuerdo con las posibles mejoras que centralizadamente creemos que podemos implementar. La cuestión relevante es si un marco jurídico es capaz de lograr una mejor coordinación entre los seres humanos a la hora de lograr sus respectivos fines. No se pone el acento en los resultados logrados, sino en que puedan lograrse a lo largo del tiempo. Dicho de otra manera, una reasignación de recursos puede mejorar paretianamente (o hicks-kaldorianamente) una situación, pero puede empeorarla desde un punto de vista dinámico. El caso de los transportes es claro: la manera de proporcionar el servicio de transporte a los consumidores es que éstos puedan quedarse sin él si no paguen el precio que permite a la empresa a largo plazo amortizar su capital e incrementar su infraestructura.

Lo mismo podemos decir de las mal llamadas políticas de defensa de la competencia, de la regulación de los mercados financieros, de la expansión del crédito fiduciario…

20 de Octubre de 2009

Salamanca, cuna de la teoría económica
FInalmente sí me escaparé desde mañana hasta el sábado a Salamanca para asistir a las conferencias que organizan el Instituto Juan de Mariana y el Mises Institute. He escrito sobre el tema en Negocio:


17 de Octubre de 2009

El auténtico fraude de la Seguridad Social
El miércoles escribí en Libertad Digital sobre la problemática de los sistemas de reparto de pensiones y la clara superioridad de los de capitalización:
El sistema público de pensiones es un fraude con todas sus letras porque se ha convertido en uno de los mecanismos estatales más efectivos para la proletarización y el empobrecimiento de las sociedades capitalistas. Ningún economista que merezca tal calificativo pone en duda que a largo plazo la bolsa no es sólo el activo más rentable, sino también el menos arriesgado –incluso menos arriesgado en todos los sentidos que la deuda pública.

Invertir en bolsa es el vehículo más seguro para alcanzar la prosperidad individual y social: supone canalizar volúmenes ingentes de ahorro a las empresas punteras de una economía para que sigan innovando y capitalizándose. Las empresas se enriquecen y nosotros, como accionistas-propietarios de las mismas, logramos amasar una fortuna que nos habría sido imposible conseguir metiendo simplemente el dinero en el banco. Por darle sólo unas cifras: la media histórica de revalorización de la bolsa (entre 1929 y 1998) es del 7% anual (ya descontada la inflación). Esto significa que invirtiendo 3.000 euros anuales en bolsa, en 30 años alcanzaríamos un patrimonio de más de 300.000 euros, lo que a su vez nos permitiría lograr como media una renta anual de 21.000 euros. ¿Se imagina cómo vivirían nuestros pensionistas –y sus futuros herederos– si tuvieran en acciones un patrimonio de 300.000 euros y cobraran mensualmente unos 1.800 euros?
Leer más

16 de Octubre de 2009

Un patrimonio muy clarificador
He escrito para Libertad Digital un artículo en tono humorístico sobre la (aun más humorística) declaración patrimonial de los miembros del Gobierno:
Me sorprende que durante meses nuestros socialistas negaran que en España hubiera hipotecas subprime. ¡Si precisamente las tenían todos ellos concentradas en sus patrimonios! Es simplemente inexplicable cómo los bancos nacionales –tan independientes ellos de las influencias políticas– han concedido préstamos tan superiores a las garantías que nuestros gobernantes pudieron aportar.

Inexplicable, pues, en qué se habrá fundido el vallisoletano casi millón y medio de euros. Aun siendo conscientes de que sacar una familia adelante y llenar el armario de cinturones de Hermés resulta muy costoso, en este caso parece excesivamente gravoso. Aunque, como decía, tal monumental despilfarro, que a duras penas podrían igualar los muy faltos de escrúpulos capitalistas estadounidenses que utilizaban billetes de 100 dólares para liarse sus cigarros, explicaría que esté gestionando la Hacienda Pública a imagen y semejanza de su hacienda personal. Si Zapatero ha aplicado a su vida la máxima de que a lo loco se vive mejor, no resultaría extraño que, en aras del bien común, nos la quisiera imponer al conjunto de los españoles hipotecando a cambio de cuatro zanjas mal cerradas el futuro de los nietos de nuestros nietos.
Leer más

14 de Octubre de 2009

¿Dónde se ha perdido nuestra riqueza?
Este martes dedico mi columna en Libertad Digital a contestar al muy extendido error de que todos los billones que se movían con anterioridad a la crisis económica están escondidos en algún lugar, ya que "han desaparecido" de la circulación. Y, más concretamente, utilizo la explicación para responder a DeLong y a Krugman sobre por qué es perfectamente explicable que la economía financiera se haya depreciado en 20 billones de dólares y sobre por qué la economía real no está dejando de crear ninguna riqueza por crecer por debajo de "su potencial".
Esto es básicamente lo que Krugman no entiende: nuestro aparato productivo está caduco, desfasado y equivocado. No tiene sentido comparar lo ricos que seríamos hoy en caso de que en lugar de destinar cada año el 15% de la economía española a construir viviendas hubiésemos aprovechado ese capital para reducir el coste de nuestra energía, mejorar la formación de los trabajadores o aumentar los bienes de equipo en nuestras empresas. Esos recursos ya los hemos despilfarrado y no volverán; a partir de ahora hemos de volver atrás y transformar un aparato productivo adaptado a las nuevas necesidades y capacidades. No estamos dejando de crear ninguna riqueza con la crisis; en puridad, la estábamos dejando de crear durante el auge artificial, cuando despilfarrábamos nuestro dinero.

Lo mismo cabe reprocharle a Delong. Si el valor de los activos financieros depende de la renta que sean capaces de generar en el futuro, parece claro que –cuando nos damos cuenta de que nuestro aparato productivo no sirve, porque estamos demasiado endeudados– los activos financieros se tendrán que depreciar. De acuerdo con las posibilidades que plantea Delong, estaríamos en los escenarios b) y d). Sí ha habido toda una serie de malas noticias que explican una menor capacidad para generar beneficios de nuestras compañías (la recesión lo acredita), y sí tenemos un problema de liquidez (exceso de endeudamiento), que no puede corregirse, por mucho que los bancos centrales ofrezcan a los agentes económicos la posibilidad de endeudarse todavía más.
Leer más

8 de Octubre de 2009

La receta de UGT contra el paro
Hoy escribo en LD sobre UGT y sus palabras a MAFO:

Recuerde lector que estos locuaces individuos, esas plumas delicadas que en apenas un exabrupto sintetizan la calidad de sus ideas, son quienes dirigen ese infame proceso llamado de "negociación colectiva" por el que los salarios en España son incapaces de ajustarse aun cuando los ingresos empresariales se estén hundiendo. Son ellos a quienes se les ha investido con la categoría política de "agentes sociales", facultados para negociar de tú a tú con una entente gubernamental y patronal para decidir las condiciones por las que se van a regir todos los trabajadores y empresarios de España. Son ellos quienes viven de los salarios de los proletarios y de los beneficios de los empresarios sin dar un palo al agua con la excusa de disponer de tiempo libre para desarrollar con esta exquisita prosa sus aportaciones al drama económico que vive nuestro país. Son ellos, en definitiva, quienes siguen instalados en una retórica cuasi marxista para justificar su parasitismo político y económico de la sociedad española.

Tamaños poderes y privilegios para tan gran inteligencia y responsabilidad. ¿Qué sería de nuestro país si no eleváramos a la categoría de planificadores sociales a tan templados personajes? Imaginen a las huestes sindicales engrosando las listas de paro y buscando empleo con su característica buena educación. Si es que no puede ser: cuatro millones de parados son un precio más que equitativo para que los liberados no pasen por semejante trance. De momento, pues, que sigan siendo estos mantenidos de la "puta casa" quienes marquen la política laboral del Gobierno y que prosiga la sangría de parados y de gasto público. Total, paga el contribuyente.

Leer más

7 de Octubre de 2009

Un keynesiano contra Keynes
Hoy publico en Libertad Digital un artículo sobre el keynesiano Axel Leijonhufvud, quien acaba de escribir un paper criticando la interpretación keynesiana de la crisis actual y recomendando prestar más atención a la escuela austriaca. Nada que ver con algunos "expertos" en Keynes como Krugman:
El economista sueco reconoce que hay que tener en cuenta tanto a Hayek como a Minsky, y no se decanta por ninguno: "Ambas teorías tienen su validez; cuánta no es un tema que vayamos a dilucidar aquí". Pero lo cierto es que la descripción de la crisis que hace Leijonhufvud se acerca mucho a la que podría hacer cualquier austriaco, ya que incluso sitúa el "descalce de plazos entre activos y pasivos" como la clave para entender la expansión crediticia y la iliquidez de las entidades.

No es que los austriacos estemos de acuerdo con todo lo que dice Leijonhufvud, ya que al fin y al cabo sigue siendo un keynesiano –por ejemplo, sí considera que la política fiscal tiene efectos multiplicadores cuando los agentes económicos son solventes, o que el capitalismo, como decíamos, es inherentemente inestable–, pero al menos es un keynesiano que se ha dado un baño de realismo, que ha leído a otras escuelas, que sabe bastante de finanzas y que reconoce cuándo sus ideas no encajan con los acontecimientos. Es, pues, todo lo contrario a un vocero como Krugman o a un fanático como Posner, que se pone a hacer reverencias a Keynes tras haber ignorado durante 70 años su obra.
Leer más

4 de Octubre de 2009

Periodismo de calidad
Ya sé que llamar periodismo a la actividad de lo que no llega ni a panfleto de un partido político es mucho decir. Pero bueno, me ha hecho gracias como se retuercen los argumentos en El Plural, incluso dentro de la propia noticia, para buscar el titular adecuado: "Madrid, la provincia con más desempleados de España".

Curioso, uno se va a los últimos datos de la EPA y no llega a semejante conclusión. Con una tasa de paro del 13,6% Madrid está claramente por debajo de la media nacional del 17,9% y me temo que, por imposibilidad matemática, no puede ser la que más paro tiene de España.

Claro que sigo leyendo la noticia y me doy cuenta de que se refieren a las cifras totales de parados: "Madrid y Valencia, dos de sus buques insignias, están en lo alto del ranking de paro siendo la primera, con 430.784 parados, la provincia con más desempleo de España".

No es que sea muy riguroso comparar el número de parados dentro de cifras poblacionales muy distintas, pero bueno, se puede forzar semejante titular. Ahora bien, entonces habrá que colegir que Cataluña y Andalucía, gobernadas ambas por el PSOE, son con mucha diferencia (entre las dos concentran 1.375.000 parados de los 3.700.000 de toda España) las comunidades autónomas con más parados de España. Si el modelo económico "neoliberal" de Madrid destruye empleo por ser la provincia con más parados... ¿qué decir del modelo económico zapaterino?

Pero entonces sigo leyendo y me doy cuenta de que los becarios de El Plural ya han tenido en cuenta semejante objeción: "Es cierto que las comunidades con más paro de España son Andalucía (823.530) y Cataluña (531.352) y que en ambas gobierna el PSOE. Sin embargo, ambas son también las más pobladas de nuestro país con más de ocho millones de habitantes la primera y casi siete y medio la segunda". Ah bueno, será que Madrid no es también la provincia más poblada de España. Lo que vale para unos se ve que no sirve para otros.

¿Qué tal pues si nos quedamos con las cifras relativas y así comparamos? Tasa de paro de Andalucía: 25%. Tasa de paro de Cataluña: 15,8%. Tasa de paro de Madrid: 13,6%. Todas las provincias catalanas salvo Lérida tienen una tasa de paro superior a la de Madrid y, por supuesto, todas las andaluzas, varias de ellas incluso duplicando la madrileña.

Claro que el problema de base es considerar que Madrid tiene una economía liberal por los gestos de Esperanza Aguirre y, sobre todo, que con Zapatero bloqueando la liberalización del mercado del trabajo y gastando lo que no está escrito, el problema del paro se va a resolver mediante talantes regionales.

3 de Octubre de 2009

La corta vida de la burbuja Zapatero
Ayer publiqué este artículo en Libertad Digital sobre los datos del paro:
Los socialistas prefirieron dificultar cualquier reajuste privado de la economía y teledirigir el cambio de modelo productivo de manera centralizada. Primero exprimiendo los últimos estertores de la burbuja de la construcción, recolocando a los trabajadores y empresarios desde el ladrillo privado –carísimos inmuebles que nadie quería ni podía pagar– hacia el ladrillo público –innecesarias obras de remodelación urbana por las que nadie hubiese pagado ni un céntimo en tiempo de crisis. Ahí se ven los salvíficos efectos del Plan E: entre mayo y julio el sector donde más cae el paro en términos relativos es el de la construcción. Bendito cambio de patrón de crecimiento que en su agonía ya ha destruido entre agosto y septiembre un número mayor de empleos a todos los creados artificialmente por el Plan E.

Desde septiembre de 2008 el IPC empieza a hundirse y en cambio los costes salariales siguen aumentando a ritmos del burbujeante año 2006. ¿En qué se traduce esto? Pues muy sencillo: precios decrecientes y costes crecientes para los empresarios. O, por traducirlo a lo que todo el mundo entiende, menos rentabilidad y competitividad de nuestras empresas que, poco a poco, van echando el cierre y despidiendo trabajadores.
Leer más

2 de Octubre de 2009

Bien visto por O'Driscoll
Posner’s intellectual journey reflects what has happened to Chicago School economics. If your colleagues offer nothing but Panglossian bromides on the crisis, you will look elsewhere.

 
Jerry O'Driscoll en el blog de Mario Rizzo (vía Intelib).
Podéis leer mi artículo sobre Posner y su viraje keynesiano aquí.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande