liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Junio 2007

28 de Junio de 2007

Huerta de Soto, Rodríguez Braun, Juan Iranzo, Alejandro Chafuen...

Este lunes tendrá lugar en Aranjuez la II Universidad del Instituto Juan de Mariana. Ya no nos quedan becas, pero aun así, cualquiera que esté interesado en todas o alguna de las conferencias puede entrar libremente a escucharlas.

El amplio elenco y variedad de ponentes reúne a varias excelencias liberales: Jesús Huerta de Soto, Carlos Rodríguez Braun, Juan Iranzo, Alejandro Chafuén, Enrique Ghersi, Gabriel Zanotti, Alphonse Crespo, Miguel Bastos, Antón Uriarte, Gabriel Calzada, María Blanco, Francisco Capella...

El programa completo aquí. Si pueden, no se lo pierdan.

25 de Junio de 2007

Última beca para la Universidad de Verano del IJM

Se han agotado ya todas las becas que teníamos, pero la Universidad Rey Juan Carlos nos ha concedido una más. Si quieres compartir unos días en Aranjuez con reputados liberales internacionales, algunos miembros del Instituto y en general con muchos jóvenes liberales españoles, mándanos tu currículum a eventos@juandemariana.org

24 de Junio de 2007

Hans Sennholz: maestro y teórico, por Joseph Salerno
Ludwig von Mises escribió una vez: “El florecimiento de la sociedad humana depende de dos factores: el poder intelectual de los hombres sobresalientes para crear teorías económicas y sociales coherentes, y la habilidad de estos y otros hombres para hacer accesibles esas ideologías a la mayoría”.

Hans Sennholz, profesor emérito de la Universidad de Grove City, pertenece a esos hombres que en la historia intelectual ha sido capaz de realizar las dos funciones con un notable ingenio. J.B. Say, Frédéric Bastiat, Carl Menger, Eugen von Böhm-Baerk, Edwin Canan, el primer Lionel Robbins, Henry Hazlitt, William Hutt, Murray Rothbard y el propio Mises, fueron hombres bendecidos con la cada vez más extraña combinación de habilidades para concebir nuevas teorías económicas y propagarla con éxito entre el público general.

No sólo publicaron artículos académicos, monografías especializadas y tratados científicos en los que refinaron e hicieron avanzar la teoría económica, sino que también escribieron en abundancia para los periódicos generalistas y económicos, con el infatigable objetivo de proponer principios económicos sólidos y aplicarlos a los asuntos candentes de cada día. Quizá lo más impresionante es que estos hombres escribían de una forma tan lúcida que incluso sus trabajos más especializados podían ser leídos y entendidos por el hombre medio. Sin dudas, Sennholz pertenece a esta categoría de economistas.

Por desgracia, Sennholz no ha recibido mucho reconocimiento, ni siquiera entre sus compañeros austriacos, como un teórico del primer rango, especialmente en el área de dinero y banca. Parte de la responsabilidad recae sobre el propio Sennholz. Escribe con tanta claridad sobre tanto temas que corre el peligro de sufrir el mismo destino que Say y Bastiat. Como Joseph Schumpeter apuntó, estos dos brillantes economistas decimonónicos, que era además maestros de la retórica económica, escribieron con tanta claridad y tan buen estilo que su “obra fue tildada injustamente por economistas británicos más mediocres como de poco profunda y superficial”

Por fortuna, su reputación como economistas concienzudos y robustos y como antecedentes de la economía austriaca, ha sido finalmente rehabilitada por los estudiantes austriacos actuales.

Me gustaría remarcar la contribución de Sennholz al renacimiento de la teoría austriaca del dinero y del ciclo económico y de sus importantes trabajos presentes. Junto con Mises y Rothbard, Sennholz fue uno de los pocos economistas académicos que se opuso a las arrolladoras oleadas posbélicas de la macroeconomía keynesiana y el monetarismo friedmanita que barrieron la academia americana en los 50 y 60 y que amenazaban con enterrar toda teoría monetaria acertada. 

A finales de los 60 y principios de los 70, vieron la luz una serie de trabajos de Sennholz que hoy ya pueden considerarse clásicos, y que jugaron el papel de una isla de refugio y esperanza para los jóvenes licenciados en economía, como yo, que estábamos hundiéndonos desesperadamente en un océano de modelos macroeconómicos irreales y contradictorios. Estos símbolos arcanos y esas ecuaciones sin significado, conducían todas a la misma conclusión: la única manera de estabilizar la economía era un banco central monopolístico que imprimiera montones de papel fiduciario una y otra vez.

Sennholz refutó estos excéntricos modelos y sus más absurdas prescripciones en cuatro obras que me influyeron poderosamente en mi temprano desarrollo como economista monetaria. Eran dos libretos –“La verdad sobre la Gran Depresión” y “¿Inflación o patrón oro?”, publicados en 1969 y 1973 respectivamente- y dos artículos –“La tradición monetaria de Chicago examinada por la teoría austriaca”, publicado en 1971, y “No hay carestía de oro”, de 1975.

En conjunto estos trabajos proporcionaban una exposición clara y sistemática de teoría monetaria sólida y de aplicaciones a los problemas de cada día. Más tarde, en 1979, Senholz publicó un valioso libro donde trataba estos temas más en extenso titulado “Tiempos de inflación”. Le siguió “Moneda y libertad” en 1985, donde efectuaba críticas devastadoras a las políticas monetarias defendidas por la “macroeconomia liberal” tan de moda en aquel entonces entre los economistas de la oferta y los monetarias. El libro también exponía un programa original para regresar al dinero sólido.

En todos estos trabajos, Sennholz desplegó una amplitud de conocimientos históricos, institucionales y doctrinales que caracterizó a una generación ya desaparecida de economistas monetarios y que no tiene parangón entre los moderno modelizadores de una macroeconomía hiperespecializada.

Los anteriores trabajos de Sennholz merecen un estudio cuidadoso no sólo entre los neófitos en economía austriaca, sino entre los más avezados que aspiren a trasladar las fronteras de la teoría monetaria, ya que Sennholz ha estado trabajando en estos temas casi medio siglo.

Y, estoy contento de decirlo, en el alba de un nuevo milenio, Sennholz aun no ha terminado de enseñarnos a los más jóvenes economistas austriacos. Su reciente serie de artículos que fueron publicadas en Mises.org entre 2000 y 2002 contiene la explicación más clara y persuasiva que haya leído sobre la secuencia de eventos que constituye el ciclo de auge y expansión que ha sufrido la economía americana desde mediados de los 90.

Espero que estas palabras no se consideren artificialmente hinchadas con ocasión del homenaje a Sennholz, pero me gustaría contar que recientemente le pedí permiso para utilizar algunos de sus ensayos en una recolección de ensayos sobre el ciclo económico austriaco que estoy preparando para el Mises Institute, y gentilmente me dio su autorización. Por esto y por sus importantes contribuciones a la economía austriaca, le doy las gracias sinceramente.

(Discurso ofrecido por Joseph Salerno durante la celebración del octogésimo primer aniversario de Hans Sennholz).

23 de Junio de 2007

Hans F. Sennholz: 3/2/1922–23/6/2007
Quien ha vivido bien sabe como morir bien. La muerte no le asusta. Es simplemente la última aventura de su vida. La muerte de Hans Sennholz el 23 de junio de 2007 concluye una vida llena de aventuras inerranables. Nació el 3 de febrero de 1922 en Alemania durante la hiperinflación y poco después de la Primera Guerra Mundial, sufrió la Gran Depresión y el auge del nacional socialismo alemán de Hitler. En la II Guerra Mundial, perdió a su madre en un bombardeo aliado en su ciudad natal y a su padre en un accidente minero. Su hermano, que sirvió en el ejército alemán, no regresó de Rusia. Él mismo fue reclutado forzosamente para la Luffwaffe y entrenado como piloto. Acometió numerosas misiones en Francia, Rusia y en Norte de África y fue condecorado por su valor.

En una de sus misiones en Egipto, la artilleria neozelandesa lo abatió y lo apresó. Lo trasladaron a Sudáfrica, luego a Nueva Zelanda y finalmente a los EEUU, donde pasó el resto de la guerra en los campos de Nuevo México, Texas, Oklahoma, Kansas y Arkansas. Bajo el arresto americano, disfrutó del cuidado y el apoyo de diversos familiares estadounideses que habían emigrado durante los años 20. Su apoyo financiero le permitió estudiar por correspondencia en la Universidad de Texas, en Austin.

Una vez fue liberado en 1946, Sennholz completó su educación en Alemania, obteniendo un Master por la Universidad de Marburgo en 1948 y el doctorado en la Universidad de Colonia en 1949. Después de su corta carrera como abogado en Colonia, volvió a los EEUU y continuó sus estudios en la Universidad de Nueva York, consiguiendo el doctorado en economía y en 1955 el codiciado premio del Día de los Fundadores.

Sennholz empezó su carrera docente en la Universidad de Iona en New Rochelle, y continuó en la Universidad de Grove City. Durante 37 años de ensañanza ha dado clase a unos 10000 estudiantes. En la Universidad de Grove City incluso dirigió un graduado de la Universidad internacional de los Ángeles, que concedía masters y doctorados. En sus vacaciones daba numerosas conferencias a grandes audiencias volando de costa a costa.

Hasta su jubilación a los 70, Sennholz asumió la presidencia de The Foundation for Economic Education en Irvington, Nueva York. En sólo cinco años, revivió la difunta organización mediante la economización y la productividad. Celebró el 50 aniversario de la Fundación con Margaret Thatcher como conferenciante especial. Se retiró de presidente emerito a los 75. Pero continuó como adjunto en el Ludwig von Mises Institute.

Sennholz era un escritor prolífico en asuntos económicos, sociales y de pensaminto político. Su carrera como escritor comenzó en el Cologne Rundschau de Alemania. Continuó con ensayos y artículos de opinión en publicaciones a lo largo de todo el mundo anglófono. En más de 1000 textos, incluyendo 17 libros y panfletos, cubrió casi cualquier aspecto del pensamiento contemporáneo. Aun jubilado, continuó publicando en Internet para todo el mundo. Su página web contó con más de 12 millones de visitas internacionales.

Sennholz ha recibido muchos galardones. Era ciudadano honorífico de Lubbock, Texas, y de Houston; coronel honorario de Nuevo México, doctor honorífico de la Universidad Francisco Marroquín en Guatemala, doctor honorífico en derecho por la Universidad de Culver-Stockton, Missouri; y doctor honorífico en derecho en la Universidad de Grove City. Recibió el Premio Gary Schlarbaum por la libertad y le fue dedicado un libro conmemorativo por 36 autores.

Deja a su esposa Mary, de 52 años; un hijo y una nuera, Robert y Lyn; y dos nietos, Roland y Emil.

(Obituario de su página web).

20 de Junio de 2007

Su pensión sigue sin estar asegurada
Este martes he escrito en Libertad Digital sobre la medida gubernamental de invertir en Bolsa el fondo de reserva de la Seguridad Social. Una befa en toda regla contra la libertad y el bienestar:
La medida del Gobierno es, ciertamente, un despropósito, un intento desesperado por mantener a flote un barco, el sistema público de pensiones, con más agujeros que un colador. Desde luego, lo más sensato sería abandonarlo, en botes salvavidas o a brazada limpia; pero si de lo que se trata es de acercarlo a puerto antes de evacuarlo, no pueden caber dudas sobre la ruta que ha de seguirse.

Si los políticos no tienen el coraje necesario para privatizar la Seguridad Social y avanzar hacia un sistema de capitalización, al menos no deberían tener excusa para no devolvernos los excedentes de nuestras cotizaciones, con los que constituyen el fondo de reserva. Si ya están pagando las pensiones actuales, ¿por qué no nos devuelven el exceso y nos permiten invertirlo? ¿Por qué lo retienen y se lo entregan a sus amiguetes?
Leer más

12 de Junio de 2007

Entrevista con Antonio Salazar

Esta mañana Antonio Salazar me ha entrevistado en el programa La Gaveta de Radio Millenium para hablar sobre la propuesta del gobierno de invertir en bolsa el fondo de reserva de las pensiones. Podéis oírlo aquí.

Por supuesto he aprovechado la ocasión para mencionar el estudio sobre este tema que sacó el Instituto Juan de Mariana.

11 de Junio de 2007

Becas para la Universidad de Verano del Instituto Juan de Mariana

Como sabréis la II Universidad de Verano del Instituto Juan de Mariana tendrá lugar entre el 2 y el 6 de julio en Aranjuez, en el marco de los Cursos de Verano de la Universidad Rey Juan Carlos.

Tenemos disponibles un total de 30 becas (26+4) para los interesados. 26 son para españoles y cubren el alojamiento con pensión completa. Las otras cuatro, financiadas gracias a Atlas Economic Research Foundation, van destinadas a alumnos extranjeros (2 para EEUU, 1 para Iberoamérica y 1 para un país europeo que no sea España) e incluyen: matrícula, la totalidad o una parte importante del billete de avión (podéis consultar las cuantías en las condiciones) y estancia con pensión completa.

Pues bien, el plazo para pedir estas becas termina el viernes 15. Aviso para rezagados.

6 de Junio de 2007

Una cena y tres discursos

Este martes publico en Libertad Digital mi crónica sobre la Cena de la Libertad que celebró el Instituto Juan de Mariana el pasado jueves:
Reig se describió como una cotorra con bombilla. Cotorra porque, en su opinión, "sólo" ayudó a divulgar en España la obra de otros pensadores; bombilla porque, en cualquier caso, supo seleccionar con acierto. Aunque Reig piense que su labor fue meramente mecánica, me atrevería a decir que se equivoca: buena parte de las generaciones actuales del liberalismo español llevan el sello de los libros que él y su hermano tradujeron. Con su esfuerzo y dedicación, únicos, forjaron en muchos de nosotros las ideas liberales que hoy defendemos.

No es difícil ver que las tres conferencias giran en torno a la libertad de expresión y su importancia a la hora de crear y transmitir información. Esplugas trató con su trabajo de sentar las bases del derecho, Crespo expuso algunos de los inconvenientes que salían a la luz cuando tal derecho es arbitrariamente atacado y restringido, y Reig dio cuenta de los enormes beneficios que el uso inteligente de la expresión libre puede proporcionar a la sociedad.
Leer más

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande