liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Febrero 2008

28 de Febrero de 2008

Hay que tener la cara como el cemento

Dice ahora Bush que quiere un "dólar fuerte": Creemos en una política de dólar fuerte. Claro y por eso nombró a Ben Helicoptero Bernanke (miradles a los dos tan juntitos) presidente de la Fed. Un tío que antes de su elección había escrito cosas tan infames como:

"El Gobierno de EEUU tiene una tecnología, llamada imprenta (o su equivalente electrónico a día de hoy) que permite producir tantos dólares como quiera sin coste alguno. Al incrementar el número de dólares en circulación, o siquiera amenazando con hacerlo, el Gobierno de EEUU puede reducir el valor del dólar en relación al resto de bienes y servicios, lo que equivale a incrementos de precios de esos bienes y servicios".

Así es como se consigue un dólar fuerte. Bravo.

27 de Febrero de 2008

Zapatero, vete a casa

"El Euribor, el precio que marca las hipotecas, lo fija el Banco Central Europeo" (Minuto 6:12).

¿Este ignorante es quien probablemente dirija España en medio de una crisis de solvencia y liquidez? Pero si el mayor problema al que vamos a asistir es que el BCE será incapaz de seguir creando crédito porque los bancos lo rechazarán (en diciembre el Euribor estaba en 4,8% y el tipo de intervención del BCE en el 4%). Madre mía, cómo estamos.

¿Regresará Volcker?

¿El próximo presidente de EEUU?

¿El próximo presidente de la Reserva Federal?

Salvó la economía una vez, matándola. ¿Volverá a hacerlo? Ante las pésimas alternativas, aun reluce más la estrella de Ron Paul. El único remedio: Opening the mint to gold.

Bernanke sigue alimentando la burbuja de las materias primas

En estos casos es triste tener razón. Copio un trozo de la nota de prensa que sacó el Observatorio de Coyuntura Económica a raíz de la última rebaja de tipos de Bernanke:

La expansión crediticia de la Fed destruye el valor del dólar, lo que mueve a los inversores a buscar nuevos depósitos de valor. En la medida en que ni la bolsa ni el mercado inmobiliario pueden actuar como tales, los nuevos fondos afluyen hacia los mercados de materias primas.

Por tanto, el tan repetido argumento de que la inflación actual no es responsabilidad de la política monetaria de los bancos centrales sino por elementos fundamentales de la economía (incrementos de la demanda de India y China, escasez de petróleo…) es completamente errónea.

¿Resultado menos de un mes después?

El oro se ha encarecido un 3,45% (de 925 a 957 dólares), el petróleo un 6,3% (de 94,2 dólares a 100,2), la plata un 15,5% (de 16,7 dólares a 19,3), el platino un 25,6% (de 1703 a 2140) y el paladio un 41,8% (de 385 a 546).

Pero podemos ir más allá. ¿Cuál ha sido el resultado de la super rebaja de tipos de la Fed (un punto y medio) desde el 22 de enero? El oro un 10,5%, la plata un 27,5%, el petróleo un 14,5%, el platino un 39% y el paladio un 52%.

Vayamos más atrás. A principios de agosto, cuando los bancos empezaron con sus inyecciones de liquidez en plena crisis subprime (esto es, metiendo dinero en los mercados cuando este dinero se estaba retirando de las hipotecas y de la financiación empresarial). Desde agosto el oro ha subido un 45%, la plata un 68%, el petróleo un 43%, el platino un 71% y el paladio un 65%.

¿La explicación? Bueno, como digo estamos a las puertas de una contracción crediticia: los bancos no quieren prestarse entre sí y va a haber una deflación de activos que continuará con ejecuciones hipotecarias y agujeros en los balances de los bancos (que ni querrán ni serán capaces de extender el crédito). Mientras tanto, los bancos centrales creen que pueden reflotar la propensión a prestar inyectando más y más dinero, pero con esto sólo consiguen redirigir la burbuja a las materias primas. ¿Hasta cuándo? Bueno, es difícil de prever, pero tiene su límite por arriba.

Las empresas no pueden soportar costes crecientes y crecientes en las materias primas, en algún momento dejarán de demandar y empezarán a reducir la producción o a quebrar. Cuando los fundamentales de las materias primas den un serio vuelco hacia atrás, los especuladores dejarán de adquirirlas y el crédito simplemente no fluirá; el colapso de la reciente burbuja en materias primas sólo acelerará la contracción crediticia. Ya podrá el BCE o la Fed ofrecerlo a tipos de interés tirados, que ningún banco querrá endeudarse (en Japón han llegado a estar al 0%).

Actualización: Acabo de encontrar este artículo que incluye este revelador gráfico. Me parece muy ilustrativo cómo los tipos han ido reduciéndose a la par que el precio de la vivienda y, por tanto, ello ha tenido que expulsar del mercado inmobiliario los nuevos fondos que han afluido hacia las materias primas. El segundo gráfico, sobre crecimiento de la oferta monetaria MZM, no me acaba de convencer. En realidad, pese a todo, la Fed ha estado reduciendo desde agosto la oferta monetaria si lo medimos con la base monetaria. Sé que resulta extraño, pero hay que pensar que existe un exceso de mala liquidez en el mercado (dólares electrónicos) que no sirve para nada. La cuestión no es si la Fed ha quitado un poco de la mala liquidez, sino primero, hacia dónde afluye toda la existente en pleno boom inmobiliario (materias primas) y, segundo, la debilidad hacia la que encamina el dólar con su incapacidad para resolver los problemas de su sistema bancario. Por eso su progresiva depreciación. 

La banca y los políticos

Este martes escribo en LD sobre la estrecha y nociva relación entre los políticos y sus protegidos por excelencia, los banqueros:

Los Bancos Centrales, que nacieron para financiar directamente los déficits públicos de los Gobiernos (así ocurrió con el Banco de Inglaterra, o, en España, con el Banco de San Carlos), evolucionaron más tarde hacia una especie de monopolios públicos destinados a proteger a la bancos comerciales de sus desmanes, excesos e irresponsabilidades, a cambio de que éstos les sustituyeran como paganos de los ingentes endeudamientos estatales.

Lo cierto es que la promesa de Solbes es una adaptación de otros planes que ha intentado implantar Bush en EEUU a raíz de la crisis subprime pero que han fracasado de manera estrepitosa. También allí la congelación de los tipos de interés o las ayudas estatales a las familias más endeudadas eran una manera de prolongar el endeudamiento vital de los ciudadanos en beneficio de un sector financiero que los ha atraído con unos tipos fraudulentamente bajos.

Leer más

25 de Febrero de 2008

Inversión y especulación

Leo en el Confidencial que la London Business School ha ideado un método sencillo para batir al mercado: comprar los valores que más suben y vender los que más caen. En principio, este método atenta contra las enseñanzas más arraigadas del value investment, a saber, que la inversión pasa por adquirir empresas infravaloradas y mantenerlas hasta que el precio de mercado refleje su valor intrínseco.

No he leído el estudio, así que es perfectamente posible que mis críticas vayan dirigidas a un muñeco de paja. Aun así, las conclusiones que ofrece el Confidencial me parecen dignas de comentario.

En principio, el precio de las acciones debería guiarse por las expectativas de beneficio empresarial y por la preferencia temporal del inversor. Pongamos una inversión con plazo de un año. Si yo creo que producirá unos beneficios de 1.000, estaré dispuesto a pagar más que si creo que generará 100. Ahora bien, si mis ansias por emplear ese dinero son muy grandes, no estaré dispuesto a desprenderme de él, por lo que ofreceré un menor precio.

Sin embargo, en los mercados de valores hay gente que no se dedica a inspeccionar la calidad de un negocio para saber si ganará 100 o 1.000 el próximo año, sino a averiguar las expectativas de otras personas sobre el futuro de los negocios. Dicho de otro modo, si el inversor A cree que la empresa X ganará 500 euros más de los que había previsto, el inversor B sabe que A estará dispuesto a pagar más dinero por las acciones de X, de modo que si compra las acciones antes que B podrá aprovechar la subida.

Esquemáticamente:

Momento 1: A cree que X ganará 1.000 y está dispuesto a pagar 10 por cada acción.

Momento 2: A cree que X ganará 1.500 por lo que está dispuesto a pagar 15. B compra las acciones de X antes que A y luego se las vende por 15.

Pero a su vez, puede surgir un inversor C que intente anticiparse a las expectativas que B se formará sobre A. Así, por ejemplo, compra las acciones de X a 10 antes que B, se las vende a B por 12 y B se las vende a A por 15.

En definitiva, los mercados de valores no se mueven sólo por las expectativas de beneficios futuros de una empresa (o, mejor dicho, de flujo libre de caja), sino también por lo que algunos inversores creen que harán otros inversores. Este es el motivo de los grandes movimientos en manada de los inversores y de las sobrerreacciones de la bolsa.

Fijémonos, sin embargo, en que las ganancias de A dependen de que sus estimaciones sobre los beneficios futuros de X sean correctos. Si la empresa no gana tanto dinero como esperaba, habrá pagado un sobrepecio. En cambio, los beneficios de B no dependen de cómo funcione la empresa, sino de las expectatitivas que se forme A.

Por consiguiente, pueden generarse burbujas que se alimentan sólo de expectativas sobre expectativas de expectativas. A los inversores tipo B (especuladores) no les importa si están pagando un precio demasiado alto o demasiado bajo de una empresa (en atención a sus perspectivas de negocio), siempre que sepan que podrán vender las acciones a otra persona por un precio más alto.

El problema es cuando todo esto no sucede: si el único fundamento de una acción son las expectativas ajenas, en cuanto estas desaparezcan, su precio también lo hará. En cambio, si el soporte de una acción son sus buenos fundamentales, el precio podrá caer temporalmente, pero tendrá que reflotar en el futuro.

¿Qué tiene todo esto que ver con la noticia inicial? Bueno, con independencia de que la estrategia desarrollada en la London Business School haya funcionado en el pasado (cosa que desconozco), en caso de generalizarse los beneficios para quienes la siguieran desaparecerían rápidamente. Los precios subirían y bajarían a una velocidad vertiginosa y quienes se encontraran en la cresta de la revalorización podrían encontrarse al momento siguiente en el fondo de la subvaloración. Si cuando una acción sube, todos los operadores le dan órdenes de compra llegará un momento donde la sobrevaloración será tan flagrante que nadie seguirá pujando al alza, con lo cual empezará a caer y todos, a su vez, darán órdenes de venta. A menos que un operador consiga ser siempre el más rápido (primero en comprar, primero en vender) las ganancias se alternarán con las pérdidas y no se batirá sistemáticamente al mercado. Y en todo caso, es imposible que todos salgan ganando con este método (que es tal y como se está vendiendo).

Los métodos de especulaciones aplicados por todos los operadores dejan de funcionar, simplemente porque no hay ganancias derivadas de anticiparse a las expectativas ajenas (que son las mismas para todos). A diferencia de los métodos de inversión (adquirir buenas empresas a precios bajos) que siempre seguirán funcionando, con mayores o menores rentabilidades.

Además, en este escenario los value investors podrían salir enormemente beneficiados. La acumulación masiva de órdenes de venta deprimirá el precio de las acciones por debajo de su valor intrínseco, momento en el que puede aprovecharse para adquirir esas acciones. Al mismo tiempo, si una porción muy grande de los operadores sólo se fijan en las acciones que más suben o más caen, todas las restantes "mediocridades" no recibirán la atención que merecen, con lo que es bastante probable que puedan encontrarse buenas empresas a buenos precios.

24 de Febrero de 2008

Aterrador

Con la crisis financiera que viene, el papel de las agencias de calificación (imprescindibles para el funcionamiento del sistema financiero) quedará cuestionado durante muchos años. A finales de junio, estas agencias -encargadas de otorgar notas sobre la solvencia de los activos de renta fija- degradaron multitud de cédulas hipotecarias subprime, así como otras emisiones en cuyo subyacente se encontraran las subprime.

El resultado fue la crisis de liquidez de principios de agosto que todos conocemos. Se criticó, con razón, el papel de las agencias de rating por actuar con tanto retraso y no haber sabido valorar convenientemente los riesgos. En el boletín ya explicamos cuál fue el problema de fondo: desconocían la teoría austriaca del ciclo económico. Por desgracia, los neoclásicos salen a hornadas de las universidad y pueblan la mayoría de empresas con sus ignorantes y ciegos modelos. Luego pasa lo que pasa: que no las ven venir. ¿Es esta selección un fallo del mercado? Tanto como la crisis económica en la que estamos metidos, de hecho van de la mano.

De todas formas, el mayor fiasco de las agencias de calificación parece que aun está por llegar. Mike "Mish" ofrece un terrorífico ejemplo de lo que se avecina. El ejemplo es del fondo de titulización hipotecaria Washington Mutual. Aquí podemos observar el rápido incremento de la morosidad y de las ejecuciones de hipotecas. En enero, el 13,18% de todas las hipotecas del fondo habían sido ejecutadas por impago.

Pues bien, aquí tenemos la emisión de cédulas hipotecarias que hizo el fondo en mayo (dos meses antes de la degradación internacional de las agencias de calificación). Aun en estas circunstancias, el fondo logró que todas las cédulas desde A-1 a A-5 fueran calificadas, tanto por Moody's como por Standard and Poor's como AAA/Aaa, esto es, la máxima puntuación posible (asegura con total garantía el repago de principal e intereses).

Las cédulas A-1 a A-5 suponen el 92,6% de todo el valor del fondo. Dicho de otra manera, a día de hoy, los activos ejecutados por impago ya superan el límite de las cédulas calificadas como AAA. En un contexto de caída de precios de la vivienda, es dudoso que el fondo recupere todo mediante las ejecuciones todo el dinero prestado y que, por tanto, pueda pagar a sus acreedores (tengamos en cuenta que, además, el porcentaje no para de subir y que la evolución de la morosidad hace prever que prosiga).

Si todo esto fuera poco, tengamos en cuenta que el fondo es de hipotecas calificadas como Alt-A y no subprime. Básicamente, las hipotecas Alt-A son de una calidad ligeramente mayor a las subprime; el tema, es que la inmensa mayoría de las Alt-A no han visto revisados todavía los pagos de intereses (para acoplarlos a los tipos más elevados). A partir de 2009 comienzan con la revisión.

Por último, tanto la Reserva Federal como el BCE aceptan de colateral para sus préstamos de dinero las cédulas hipotecarias calificadas como AAA/Aaa (en concreto, la Fed un 80% de su valor para los que no coticen en el mercado y, por tanto, no se conozca su precio). Es decir, están emitiendo dinero contra valores inflados de activos de malísima calidad. Luego nos sorprendemos de que los "excesos" de liquidez hayan afluido hacia hipotecas y préstamos basura (al consumo y a las empresas) y de que el precio de las materias primas lleve meses disparado.

Conclusiones que se me ocurren:

- La crisis está mucho más extendida de lo que se nos quiere decir. Las hipotecas Alt-A, por ejemplo, aun no han empezado su particular via crucis. No digamos nada del crédito al consumo y el empresarial (sobre el que incluso el BCE muestra cierta preocupación). Además, la crisis se ha concentrado por ahora en EEUU, pero Europa vivirá su propia serie de impagos generalizados.

- Las agencias de calificación han fracasado miserablemente y pagarán las consecuencias.

- Todos los inversores que adquieron bonos AAA confiando en la disponibilidad futura de su capital, se encontrarán con enormes pérdidas extraordinarias no previstas.

- Los bancos centrales mienten como bellacos cuando nos dicen que expanden el crédito contra activos de buena calidad y sin riesgo.

- La economía neoclásica se ha extendido como un cáncer por todo el mercado (agencias de calificación, inversores, bancos centrales...) y ha vuelto a los participantes completamente ciegos. Esperemos que la crisis se salde con su total desprestigio intelectual.

22 de Febrero de 2008

¿El problema está en Pizarro?

Me temo que cuando los peperos más recalcitrantes recapaciten un poco y reconozcan el baño en toda regla que el tuerto de Solbes le ha dado a Pizarro empezarán a pedir implícitamente su cabeza. No digo que exijan que abandone las listas ni mucho menos, sino que descargarán en él toda la responsabilidad.

Sin embargo, sería totalmente injusto responsabilizar a Pizarro de unos complejos, problemas y deficiencias que son el flujo vital del PP. De hecho, si Pizarro ha perdido con creces el debate esta noche ha sido por haberse peperizado. Básicamente:

- No tener ideas propias frente al PSOE o no atreverse a defenderlas. Es decir, renunciar al liberalismo como alternativa política.

- No ser consciente de cuáles son los problemas de la gente y no relacionar políticas concretas con la solución a esos problemas.

- Tratar de no hacer demasiado ruido y que la gente se dé cuenta ella solita de la mierda en la que vive.

- Recurrir a la demagogia más cansina sobre ETA y Bermejo cuando NO se está discutiendo sobre eso.

- Creer que los ciudadanos están al tanto de las intrigas palaciegas, como cuando se lazan ironías sobre los conflictos entre el Ministerio de Economía y la Oficina Económica del Gobierno.

- Pensar que la etiqueta PP sigue siendo una marca impoluta de garantía de gestión.

Más que la cabeza de Pizarro habría que pedir la cabeza de toda la cúpula del PP.

21 de Febrero de 2008

Live-blogging Solbes-Pizarro

Esta noche a partir de las 22.00 estaré haciendo live-blogging del debate entre Solbes y Pizarro, comentando y criticando las afirmaciones de cada uno. Por si a alguien le interesa.

22:00 Pizarro señala los problemas de España: Confianza, inflación, déficit corriente, gran endeudamiento y desempleo. Mala explicación de la inflación (las subidas de precios de los productos básicos), buena explicación del déficit corriente, y buen detalle que se fije en el endeudamiento. Además insiste en el agotamiento del modelo de crecimiento español; en realidad, no fue tal crecimiento, sino hipertrofia.

22:05 Ya empieza mal Solbes. Los malos datos de Pizarro son "demagogia". Y para probarlo compara la situación actual con la de 2003. No se trata de eso, sino de hacia dónde vamos. El paro puede ser más bajo, pero en enero se produjo la mayor subida de la historia. Las previsiones de la Comisión Europea revisadas hoy, tampoco son creíbles: las lleva bajando desde hace medio año. ¿A cuánto estaremos a finales de 2008 en esta carrera bajista?

Comenta que el diferencial de inflación con la UE es el mismo que la media histórica. De acuerdo, pero el problema de la inflación no es el diferencial, sino cómo agobiará a las familias españolas para devolver su deuda.

Muy mala apreciación sobre la riqueza neta: la deuda ha crecido mucho, pero la riqueza aun más, dice. Cierto, pero el aumento de la riqueza se debe a unos precios inflados de la vivienda que pincharán en breve. Tal y  como ha ocurrido en EEUU, donde muchas familias ya confrontan una riqueza neta negativa en materia de vivienda.

Solbes ataca ahora a Zaplana por unas prudentes palabras sobre la solvencia del sistema financiero. El IJM ya ha mostrado hoy los errores de las críticas del PSOE y el Banco de España.

22.10 Pizarro ataca con demagogia. Los precios de la fruta, la verdura, la ropa... son una cantinela muy sencilla para que la gente perciba lo mal que va la economía. Pero no es ni mucho menos fundamental para la crisis en que estamos viviendo. El problema es de la deuda y el envilecimiento de la moneda; lo otro son simples reflejos, no causan.

Sigue criticando que los organismos reguladores no han hecho sus deberes. ¿Qué deberes? ¿Cómo habrían evitado la crisis que vivimos? Mal por Pizarro esta vez. También mal por no defender a Zaplana.

22.15 Solbes astutamente continúa el debate por la parte más irrelevante de la inflación, la de la fruta y la ropa. Pizarro se lo ha servido en bandeja. Aparte Solbes está acorralando a Pizarro con una marea de datos irrelevantes. ¿La inflación media fue más alta en 2007 que en 2003? ¿Es idéntica la situación crítica donde se genera una y otra inflación? La inflación en 2003 no asfixiaba al endeudamiento, ahora sí; ¿qué ha hecho el gobierno para aliviar esta situación que viene de fuera? (BCE)

22.20 Vuelve Pizarro a la inflación y la competitividad. Mal por él. También yerra al decir que el PSOE recibió el mejor ciclo posible: falso. El boom de la vivienda cuya crisis se está manifestando ahora se produjo durante el PP. El problema es que el PSOE sólo lo ha alimentado.

Continúa Pizarro con una retahíla de datos pocos relevantes que ya no son ni demagógicos. ¿Por qué no entra en temas relevantes? (Influencia del paro sobre el endeudamiento).

22.20 Solbes tiene tablas. Sigue atacando por la competitividad, que es poco relevante, tanto para la crisis como para las economías familiares. Aparte, le permite meterse en un debate académico que difumine los tibios ataques de Pizarro.

Solbes dice que el boom inmobiliario se generó con el PP. Cierto. No hubo acumulación significativa en otros campos, cierto. Pero, ¿qué he hecho el PSOE para detener el boom inmobiliario y reorientar el capital? ¿Ha liberalizado el suelo? ¿Ha reformado la Ley de Arrendamientos Urbanos? ¿Ha bajado significativamente los impuestos para favorecer la reasignación de capital? ¿Ha liberalizado el mercado de trabajo para facilitar la recolocación? No.

Ahora dice que el sector exterior "detrae" menos al crecimiento de la economía. Nunca sabremos cuánto daño hacen definiciones erróneas al conocimiento. Ahora resulta que es bueno que las exportaciones y las importaciones se desmplomen si con ello se reduce el diferencial. Vaya cosa.

22.23 Solbes dice que han intentado crear empleo, incrementar las rentas y mejorar las prestaciones sociales. De nuevo vuelve a confundir lo que hemos vivido hasta la fecha, con lo que estamos viviendo en los últimos meses y previsiblemente vamos a vivir en el futuro. Es lógico que en la cresta del crecimiento se cree mucha "aparente" prosperidad tanto en empleo como en renta per capita. Pero ese empuje ya se ha quebrado.

Sobre que la inflación ha sido dl 3,8%, ja!, me río. El IPC ha sido del 3,8%, benchmark a partir del cual se han subido los salarios. Pero la inflación real ha sido mucho mayor, y por eso las familias han perdido poder adquisitivo.

Por último defiende el salario mínimo y los subsidios al desempleo. ¡A ver cómo crear puestos de trabajo y reduces el gasto público en un contexto de crisis con ambas medidas!

22.25 Nuevo mal arranque de Pizarro, cifras y más cifras. Con la demagogia del paro de los últimos meses ha acertado bastante más. Al menos es claro y se entiende que Solbes ha dado gato por liebre.

Muy mal por Pizarro por defender bajadas de tipos si la inflación se controla. Aparte es incoherente con anteriores declaraciones suyas.

Ahora se pone a hacer un mitin de propuestas. Cuánta experiencia política te falta Pizarro.

22.27 Solbes repite la cantinela de que la inflación se debe al petróleo y los alimentos; no explica por qué esos precios se han elevado, pero bien. De todas formas, lo importante es cómo esa asfixia financiera se traduce en la capacidad de repago de las familias.

Solbes parece que no entiende la estructura del IRPF. Dice que cuesta 30.000 millones de euros (ojalá!), pero nada de eso. Posiblemente el PP incremente las reducciones por rendimientos del trabajo para implementar la rebaja y eso es MUCHO menos de 30.000. Eso sí, acierta en decir que hay que recortar el gasto para bajar impuestos, ahí ha pillado al PP.

22.30 Pizarro hablar de reducir gasto. Suprimir el Ministerio de la Vivienda, Oficina Económica, Bermejo y no pagando terroristas. Esta muy bien la demagogia, pero seamos serios, eso no es una reducción de gastos. ¿Dónde están las auténticas ideas? Y tremendo el brindis al sol a los aumentos de la recaudación.

No está mal que recuerde que el subsidio de desempleo está subiendo, pero no estaría mal que lo relacionara con el déficit.

Y bueno, si el gran éxito de la Comunidad de Madrid es construir viviendas sociales, votaré a IU.

22.35 De nuevo ha estado hábil Solbes en preguntar si quieren suprimir la política de vivienda. A ver qué dice Pizarro. Ahora, de risa que diga que el precio de la vivienda se está conteniendo por la política de vivienda; supongo que los tipos de interés y las subidas anteriores ya no tienen nada que ver. Eso ha sido una ocurrencia bastante cómica.

Solbes saca pecho por subir las pensones mínimas. Supongo que también lo sacará por evitar que los españoles tengan pensiones mensuales de 1.500, como habrían obtenido con un sistema de capitalización que, a propósito, ahora critica. ¿Pinochet apoyó el modelo chileno? No conoce la insistencia que tuvo Piñera. Pero vamos, supongo que el PSOE defiende el modelo de pensiones de Franco.

Pero a ver qué dice Pizarro sobre la privatización.

22.40 Pizarro ya rebaja las expectativas de privatización, ya era de extrañar. Supongo que buscará el voto de los socialistas. ¿Cómo que las pensiones las garantiza el empleo y el crecimiento? Pizarro... que el sistema público es un FRAUDE insostenible a menos que insufles cantidades crecientes de trabajadores hasta el fin de los días. No me seas peor que Caldera.

¿Qué hace Pizarro leyendo datos? Ahora resulta que los españoles tenemos que esforzarnos día a día para sostener el sistema estatal. Esclavismo.

Y claro, ¿cómo iba Pizarro a renegar de las viviendas sociales? Nada nuevo bajo el sol.

Por cierto, se ha liado. Está volviendo a argumentos que acaba de tratar hace nada. Le sobran minutos. ¿Le faltan ideas?

22.40 Por ahora Solbes está ganando de calle. ¿Por qué?

- Pizarro no se cree lo que dice. No cree en las propuestas que vende y tampoco se atrave a vender las propuestas en las que sí cree. Quiere pasar por socialista sin serlo. Lo que ya no sé es si tiene alguna idea liberal o cae en el saco de la democracia-cristiana cobardona y vendida a la izquierda.

- Pizarro ha entrado en datos irrelevantes que Solbes maneja mucho mejor.

- Solbes conoce la pusilanimidad de Pizarro en criticar las políticas socialistas y ha atacado inteligentemente por ahí. También sabe que Pizarro no controla los datos tan bien como él y ha seguido el camino que erróneamente le ha abierto Pizarro.

- Solbes tiene infinitas más tablas que Pizarro. Maneja mejor los tiempos y las formas.

- Y sobre todo: Pizarro no ha tratado los problemas auténticos de España. Ha preferido tirar por cuatro malos datos sueltos sin ligarlos o enlazarlos entre sí. De esta manera Solbes lo tiene fácil: basta que le recuerde que en algún momento de la legislatura del PP alguno de esos datos estuvo casi tan mal o peor.

22.45 ¿Pizarro cree en el futuro de España? ¿En cualquier caso? Ay, lo que cuesta decir que cree en los españoles... si el Gobierno del PSOE no les impide desarrollarse.

Ahora incide en la confianza: no, no y no. No estamos ante un problema de confianza; eso es sólo una manifestación de problemas subyacentes.

Ahora promete rebajas fiscales. Está bien, pero ya lo había hecho en la primera parte del debate. No sabe distribuir bien el tiempo. Además, bajar impuestos sin bajar el gasto sigue sin convencerme, sobre todo en medio de una crisis donde la recaudación no puede subir de ninguna manera.

Por supuesto, ha tenido que recurrir a la demagogia ecologista y social en materia de pensiones. Cómo te echas a perder Pizarro.

22.50 Solbes insiste en que estamos mejor que hace cuatro años. Obsceno argumento. Estamos mucho más hasta el cuello que hace cuatro años: en endeudamiento, en burbuja inmobiliaria, en presión fiscal, en compromiso de gasto público, en rigideces laborales...

¿Dice Solbes que quiere que el mercado juegue más? La leche. Luego dice que no quiere menos impuestos, sino más gasto. ¿Se puede ser más incoherente? Buena demagogia sobre la redistribución y de que hay españoles que no tienen dinero ni bolsillo: como decía aquel, no muerdas la mano que te alimenta, a menos que te impida alimentarte.

22.55 Pizarro dice que cree en la iniciativa privada. ¿También en vivienda? ¿En educación? ¿En el gasto e I+D? ¿En las infraestructuras? ¿En la energía nuclear? Que se note en algo más allá de la verborrea.

Pizarro critica que el PSOE haya subido los precios de la energía más que el PP. ¿Ha oído hablar del déficit tarifario?

Está bien que apoye el carbón y ¿la nuclear?, aunque no matiza si con intervención pública o sin ella.

Ahora acierta con el reto que supone el desempleo de cara al futuro. Pero, ¿por qué no lo relaciona con el endeudamiento familiar? Vaya.

22.57 Solbes vuelve a comparar el paro del PP con el paro del PSOE. Lo que importa ahora son las tendencias. ¿Sube o baja? ¿En qué contexto?

23.00 Bien por Pizarro por decir que la educación comienza por la familia. Bien por señalar que la educación no es adoctrinamiento político. Mal por confundir emigrantes con inmigrantes y por sacar el contrato de integración sin venir demasiado a cuento.

23.05 Solbes defiende lo suyo: la intervención del Estado en el mercado laboral, en educación, sanidad, vivienda de protección oficial, regulación del suelo y las relaciones sociales. ¿Qué tiene que decir Pizarro ante eso? ¿Sí bwana?

Fatal Solbes en que la culpa de la burbuja inmobiliaria es de la libertad de mercado. ¿En qué ámbito?

23.10 Pizarro dice que existen dos modelos. ¿De verdad? Yo no las he visto durante el debate, hablaban como gestores de empresa o de una máquina. Quién ha sido más eficiente en manejar a los españoles y no quién ha implementado políticas más exitosas.

Defiende un ¿pacto por la competitividad? ¿Qué es eso? ¿Corporativismo mussoliniano?

Solbes pide tranquilidad y confianza. Está bien cerrar los ojos ante el abismo, sobre todo a menos de un mes de las elecciones. Pero por supuesto también insiste en que existen dos modelos. Divertido que diga que el PP ve España con "dramatismo", seguramente ZP no.

Dice que el PP defiende políticas para apretarse el cinturón. No lo he visto. ¡Si van a recaudar más y no van a reducir el gasto!

Je: la situación actual es una oportunidad, no es riesgo. Será una oportunidad para elegir un buen ataúd.

Reflexiones finales: Solbes ha ganado con buen margen el debate. Normal, cuando se quiere discutir el pasado y no el futuro, es lo que sucede. Si hemos vivido una etapa de expansión previa a la de crisis, no conviene centrarse en la escalada, sino en el derrumbe.

Aparte Pizarro iba mal preparado, no ha discutido bien y en ocasiones incluso ha balbuceado. En más de una ocasión ha dicho que no conocía datos batante elementales que no dejaban de ser preguntas retóricas de Solbes.

Por último, hay una falta de convicciones evidentes. El PP no ha lanzado ninguna alternativa al PSOE; decir que él aporta empleo y el PSOE paro sin argumentar por qué es pura imagen. Solbes ha acorralado a Pizarro en materia de pensiones, normal. ¿Qué alternativas tiene ahí el PP? Ninguna, o al menos no se atreve a decirlo. Entonces ¿por qué hay que votar al PP? ¿Porque nos cae mal el PSOE?

Lo peor de todo, sin embargo, es que Pizarro ha perdido un debate que en realidad pintaba muy mal para Solbes. En medio de una crisis y con las expectativas de los españoles por los suelos, Pizarro no ha sabido aprovechar el tirón. Muy mal en el fondo y en las formas. Solbes ha mantenido el tipo, incluso con merecida arrogancia en algunos momentos, pero eso le bastaba. Una baza menos para el PP... al menos mientras los españoles no olviden este espectáculo.

Las provisiones de la banca española son insuficientes para afrontar el estallido de la burbuja inmobiliaria

Nueva nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM. En esta ocasión, media en la polémica sobre la ficticia bonanza del sistema bancario español:

Francisco Javier Aríztegui, director de Supervisión del Banco de España, ha defendido a la banca española frente a las recientes acusaciones sobre su delicada situación financiera. Para ello ha recurrido a dos indicadores: la baja tasa de morosidad (0,8% frente a una media europea del 2,2%) y el elevado nivel de provisiones que hacen frente a los créditos dudosos (superiores al 200%). Dicho de otra manera, en la actualidad el sistema bancario dispone de más de dos euros por cada posible euro de créditos dudosos.

Pese a que los datos de Javier Aríztegui son del todo ciertos, conviene situarlos en su adecuado contexto. Si la morosidad volviera a los niveles medios del período 1997-1999 (esto es, el 2,2%, que coincide con la actual tasa europea) las provisiones actuales serían insuficientes para cubrir los créditos dudosos.

En concreto, los créditos dudosos pasarían de los actuales 17.133 millones de euros a 45.412 millones de euros, frente a unas provisiones a día de hoy de 37.554 millones de euros; esto es, habría un déficit de provisiones de 7.857 millones de euros (alrededor del 0,75% del PIB español).

Si la tasa de morosidad llegara al 6% (media histórica entre los años 92 y 96), los créditos dudosos ascenderían a 123.850 millones de euros (12% del PIB), con lo que el déficit de provisiones se dispararía hasta los 86.296 millones de euros (alrededor del 8,5% del PIB). Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en diciembre de 1993, en plena crisis económica, los créditos dudosos sólo representaban alrededor del 5% del PIB y el déficit de provisiones era de poco más de 5.000 millones de euros (1,2% del PIB).

Leer más

18 de Febrero de 2008

McCain, una tragedia para EEUU

Aunque no tenga ninguna posibilidad de ganar las próximas elecciones en EEUU, no deja de ser lamentable que cualquiera de los tres candidatos esté lanzando propuestas económicas que sólo van a agravar la crisis económica. Primero Hillary con su programa deficitario, luego Obama con sus propuestas de obras públicas y ahora McCain que critica a Bernanke... por no bajar los tipos suficientement rápido.

Ninguno de los presidenciables tiene la más minima idea de economía y va a hundir a su país aun más en la miseria. La única esperanza era Ron Paul y ya está (siempre lo ha estado) fuera de juego. Ahora que cada cual apechugue con sus apoyos políticos y sus responsabilidades intelectuales.

15 de Febrero de 2008

Qué daño hacen las hemerotecas

Sobre todo a algunos. Qué gran visión.

14 de Febrero de 2008

Solbes minimiza imprudentemente los problemas que creará a la economía española el aumento del paro

Nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM sobre el paro y el superávit de la Seguridad Social:

El Ministro de Economía, Pedro Solbes, ha declarado que el paro no supondrá un problema para la economía española porque hay subsidio "para todos". La afirmación, sin embargo, no puede resultar más errónea.

Suponiendo que los cálculos de R. R. de Acuña & Asociados* sean correctos, esto es, que de aquí a 2010, sólo el sector de la construcción dé lugar a 1.200.000 desempleados menos, el gasto durante estos tres años en prestaciones de desempleo aumentaría en 8.150 millones de euros, por encima del superávit de la Seguridad Social previsto para este año.

Leer más

Buffett, ¿el salvador?

Decía Warren Buffett que no tenía la intención de saltar vallas de siete metros si podía pisotear las de uno y que para lograr beneficios extraordinarios no era necesario adoptar riesgos extraordinarios.

Por ese motivo muchos, incluyéndome, nos sorprendimos de que Buffett comprara los pasivos de las monoline hace dos días.

Básicamente, las monoline son unas empresas que afianzan a los emisores de deuda el repago del principal y del interés. En otras palabras, si compro un bono de Campofrío y no me paga, la monoline lo cubre. Gracias a la garantía de la monoline, las empresas pueden ofrecer bonos a un tipo de interés más bajo (en principio son menos arriesgados, por lo que los inversores exigen una menor compensación).

Recientemente, las monoline se han quedado pilladas porque han afianzado las emisiones de multitud de CDOs (productos estructurados que incorporan grandes cantidades de deuda hipotecaria subprime; para saber más sobre la influencia de los CDO en la crisis, tenéis este capítulo del boletín), con lo que a principios de año fueron degradadas en su calificación crediticia por S&P por primera vez en su historia.

La cantidad de deuda que han afianzado es demasiado grande como para que puedan devolverla (en especial cuando comiencen nuevos defaults) por lo que se encuentran en un estado crítico.

En este que el martes llega Warren Buffett y dice que va a comprarles la deuda que, en principio, todos creían que no podrían pagar. Dicho de otro modo, Buffett rescata a las monoline de la quiebra y además manda una señal de que las cosas no están tan mal. Si el mejor inversor del mundo se fía de los CDOs, ¿quiénes somos los demás para dudar de ello?

No tan rápido, hay que leer la letra pequeña. Buffett no ha comprado toda la deuda de las monoline, sino únicamente aquella relacionada con emisiones municipales de deuda. Este fue el negocio genuino de las monoline en sus orígenes: afianzaban a deudores con mucha solvencia y liquidez. Sin embargo, Buffett no ha comprado ni un gramo de deuda hipotecaria.

Dicho de otro modo, les ha dejado a las monoline toda la basura de deuda y se ha quedado con la de mejor calidad... a un importante descuento, claro. ¿Por qué las monoline han aceptado el trato? Porque necesitan liquidez como sea, y si no le venden a Buffett (una vaca de liquidez), ¿a quién lo harán?

De hecho, basta con ver cómo han evolucionado las dos monoline más importantes (MBIA y Ambac) desde que, según la interpretación mayoritaria, Buffett las salvó.

La primera cae de 13 a 11,5 (más de un 10%) y la segunda de 10,8 a 9,3 (casi un 14%). Curioso rescate.

La solidez financiera de EEUU

Ya escribí sobre ello, por mucho que algunos se nieguen a ver la realidad, pero bueno, otro articulito sobre el tema. Algunos datos interesantes:

EEUU ha absorbido el 85% de todos los flujos internacionales de capital (alrededor de 500 mil millones de dólares cada año) procedentes de Asia, Europa, Rusia y el Oriente Medio.

Cada estadounidense rico ha pedido prestado en los últimos 10 años alrededor de 4000 dólares de alguno chino pobre.

El consumo de EEUU ha dependido en los últimos años de la fortaleza del dólar. La actual crisis crediticia sólo ha mostrado sus debilidades.

Se dice que Citigroup ha tenido que pedir prestados dos mil millones de dólares al Banco de Desarrollo de China.

No es que sea un entusiasta del crecimiento chino (donde también tiene un enorme problema de morosidad bancaria y además dependen de las importaciones occidentales), pero desde luego no lo soy en absoluto del imperio de deuda militar y social (toda ella impulsada por la Reserva Federal y el dinero fiduciario) en que se ha convertido EEUU.

Frente a esta situación de insolvencia e iliquidez, China lleva años acumulando grandes cantidades de plata y Rusia de oro. ¿Para qué?

Cómo invertir en medio de la incertidumbre

Muchos de vosotros sabéis que aconsejo una inversión a largo plazo en empresas con proyecciones de crecer y que estén subvaloradas.

En estos momentos, uno puede encontrar en el mercado yankee empresas a precios de risa, con ratios price-to-sales (PSR) y price-to-book (P/B) inferiores a 0,5. Para resumir brevemente lo que esto significa: un PSR de 0,5 implica que cada dos dólares de ventas de la empresa los estoy comprando por un dólar. Fijaos bien en la diferencia con el PER: un PER de 5 (que ya es muy bajo) implica que cada dólar de beneficios de la empresa me cuesta a mi cinco dólares.

Del mismo modo, un p/b de 0,5 significa que si hoy la empresa se liquidara, percibiría una cuota de liquidación de dos dólares por cada dólar que he pagado (con todo, hay que tener en cuenta que los activos se valoran al coste de adquisición y que estamos a punto de comenzar de una deflación de activos que podría reducir significativamente las cuotas de liquidación).

Una estrategia de comprar estas empresas muy subvaloradas y mantenerlas durante tres o cuatro años, bien podría significar doblar o triplicar nuestra inversión (a la espera de que conozcamos la auténtica magnitud de la crisis, claro).

Sin embargo, en estos tiempos de incertidumbre, existe otra estrategia más cortoplacista que, sin caer en el trading puro y duro, puede ser interesante. David Nelson la expone en este artículo. Resumo:

1. La incertidumbre actual sobre el estado de la economía, vuelve la bolsa muy volátil.

2. Cualquier síntoma de recuperación o de crisis se traduce en una sobrerreacción del mercado.

3. Es cierto que en bolsa las ganancias no son ganancias hasta que no se vende la acción (hasta entonces e trata de plusvalías potenciales), si bien cuando la bolsa está subiendo, no conviene apresurarse en realizarlas para no perderse revalorizaciones futuras. En la situación actual, no obstante, no parece probable que el mercado recupere la senda alcista, asi que en cuanto logremos una ganancia aceptable (10%-20%), puede ser aconsejable vender.

4. Aun quedan varias semanas hasta que tengamos estimaciones sobre cómo va la economía en el segundo trimestre. Si, como todo indica, EEUU entra en recesión, las acciones se desmoronarán entonces. Hasta ese momento, podemos invertir; a partir de ese momento, aun convendrá más invertir (por los enormes descuentos que se proyectan).

Sólo añadiré dos cosas: a mediados de enero ya sucedió. Hubo una histeria con las constructoras y muchas de ellas cayeron a mínimos históricos. Dos semanas después, casi todas subieron más de un 100%. Habéis leído bien, doblaron en un par de semanas. Como ejemplo, MTH.

Mi consejo: si invertís siguiendo esta estrategia, buscad también empresas muy subvaloradas. El riesgo que corre es que compréis una compañía creyendo que va a subir en el corto plazo y que, por la incertidumbre, caiga mucho de precio. Si habéis comprado muy barato, es probable que recupere el precio a medio plazo; y si no lo hiciera, aun así tenéis garantizadas grandes ganancias a largo plazo.

13 de Febrero de 2008

¿Qué pasará con el mercado de materias primas?

Llevo tiempo señalando que la política monetaria de la Reserva Federal está recalentando los mercados de materias primas, en la medida en que los nuevos fondos afluyen a este mercado alcista. Esto no significa, claro está, que todos los altos precios de las materias primas se deban al efecto inflación, sino que es cierto que existe una creciente demanda en este mercado (por la irrupción de los países emergentes) en medio de una oferta que durante años no se ha incrementado (en buena medida por cuestiones de política monetaria).

De hecho, si los nuevos fondos se dirigen hacia el mercado de materias primas es porque originalmente ya existía en ese mercado una tendencia a encarecerse.

¿Por qué digo esto? Bueno, por mucho que recaliente el mercado la política monetaria de la Fed, conforme la recesión vaya avanzando, parece lógico que la demanda de materias primas caiga y, por tanto, sus precios sufran una corrección a la baja. Si bien a largo plazo (aproximadamente 2015) es de esperar que el bull market continúe.

Ni China ni India podrán tirar del carro del crecimiento mundial ante un colapso de EEUU ya que siguen siendo economías muy dependientes del consumo yankee. Por tanto, tampoco podrán sostener la demanda de materias primas.

Hoy lo comenta Jim Rogers, el mejor inversor del mundo en este campo. Mike Mish también compartía esta impresión hace unos días:

Because of peak oil, I expect the price of oil to go up over the long haul, and I also think the prices of minerals and raw materials will go up over the long haul. Over the short to mid haul, I do expect oil will drop to $65 or lower and prices of things like copper are likely to collapse. This expectation is based on beliefs the recession we are now in is going to be severe.

Y otros analistas más mainstream también son de esta opinión:

Regular readers should know that I have liked the commodity and oil markets for several years. I continue to think that they will remain in a long-term primary bull trend for quite some time. However, the intermediate-term economic situation of a slowing economy has me concerned that a correction in this area may be looming.

If we do enter into a full-scale recession, commodities will also be affected by the weakness. Each commodity is affected differently depending on its ties to the economic environment.

Lo que ninguno dice (ni siquiera Mike Mish, lo cual me sorprende) es que una caída significativa del precio de las materias primas podría acelerar súbitamente la contracción crediticia y el impago masivo de deuda (los mercados de materias primas operan con un enorme apalancamiento, reforzado en estos momentos por la captación de liquidez).

Veremos qué sucede. Tal como van las cosas, las materias primas podrían dejar de ser una inversión atractiva en los próximos dos-tres años (a excepción del oro y la plata que seguirán subiendo por su componente monetario de demanda). Si bien a largo plazo, el desajuste estructural favorece las subidas de precios.

Vuelven los inflacionistas

Esta semana he escrito en Libertad Digital una crítica a quienes defienden una bajada de tipos de interés del BCE y, más concretamente,a  Miguel Sebatián y José Carlos Díez:

La propuesta de Díez es ineficaz y torpe. Aun cuando el BCE rebaje enérgicamente los tipos de interés, resulta improbable que los bancos vuelvan a prestarse dinero entre sí y al gran público. Por muy barato que ofrezca el BCE el dinero a los bancos, a éstos puede resultarles demasiado caro, ante el riesgo de impago total por parte de los prestatarios. En Japón los tipos llegaron a estar al 0%, sin que ello tuviera una influencia visible sobre la inversión.

Para Sebastián y los de su ralea, los precios de la vivienda podrían multiplicarse por nueve y sin embargo no haber inflación, siempre que los precios de los bienes de consumo que han escogido arbitrariamente no cambien (situación nada hipotética, pues ha sido lo que ha ocurrido en España en los últimos años).

Leer más

12 de Febrero de 2008

Y dale con la incertidumbre

Ya volvemos con la misma historia: no existe crisis de solvencia, ni siquiera de liquidez, sino de confianza. Primero Solbes y ahora Maskin:

Maskin señaló que el principal problema de la crisis financiera es la incertidumbre, ya que 'nadie sabe quién posee los activos o paquetes financieros' de alto riesgo.

Ya expliqué en su momento por qué la supervisión y la transparencia no habrían frenado la crisis actual.

Sin negar la importancia que puede tener la dispersión de la mala deuda y la falta de información sobre sus tenedores, Solbes y Maskin se colocan un paso por delante del auténtico problema. ¿Hay un problema de información? Sí. ¿Respecto a qué? A la gran cantidad de mala deuda. Por tanto, el problema es la mala deuda y cómo ha llegado a existir y proliferar.

La respuesta es la expansión crediticia del sistema bancario, asentada sobre el arbitraje ilícito de tipos de interés. Ésa es la auténtica cuestión; nadie se paraliza cuando hay falta de información sobre deuda solvente y líquida, sino cuando hay un impago generalizado de esa deuda. ¿Alguna explicación de ese impago generalizado? Tic-tac, tic-tac. Ahí está la clave.

¿Realmente mejora la situación inversora en Alemania?

En ocasiones los datos son endiablados. El indicador ZEW de febrero, sobre expectativas empresariales en Alemania, ha mejorado, para sorpresa de los analistas, lo que parece sugerir que la crisis financiera está remitiendo al menos en el país teutón.

Conviene, sin embargo, fijarse un poco más en los resultados. Las expectativas mejoran porque los encuestados confían en que el BCE baje tipos y, de este modo, estimule la actividad económica. En otras palabras, se trata de expectativas formuladas sobre una teoría económica errónea: estamos ante una crisis de solvencia, no de liquidez, y el BCE no puede hacer nada por evitarla. Puede que las expectativas mejoren, pero si les hubiesen dado un chute de alguna sustancia alucinógena, también lo habrían hecho.

Y sin embargo, el indicador sobre la situación actual de la economía alemana cayó más de veinte puntos (desde el 56,6 al 33,7), la segunda mayor de toda su historia. Ese sí es un reflejo más exacto de cómo estamos y hacia dónde vamos.

El tsunamí de los CDS

Ya lo advertí resumidamente ayer:

Todavía se desconoce la exposición de las empresas y entidades de crédito europeas a los créditos impagados de EEUU. Hoy mismo, American International Group, una de las mayores aseguradoras de EEUU, ha reconocido que tendrá que dar de baja más créditos hipotecarios de los que había anunciado en un principio. El problema ha sido la valoración de los credit default swaps que respaldaban el crédito de los CDO (para saber más sobre las complejidades del problema, podéis leer esta parte del boletín donde ya lo explicamos). Los instrumentos derivados hacen difícil saber exáctamente cuántas pérdidas tenemos. Los bancos también confrontan estos problemas por mucho que lo traten de ocultar.

Hoy el gran Mike Mish amplía los problemas que van a venírsenos encima cuando empiecen a resultar impagados los credit default swaps (una especie de seguros por el que su emisor se compromete a garantizar la deuda adquirida por algún inversor). Breve resumen:

1. El volumen actual de CDS es de 45 mil billones de dólares (equivalente al PIB de USA).

2. El valor de los activos subyacentes a esos instrumentos derivados es muy inferior. Por ejemplo, el valor de mercado de General Motors es de 15 mil millones de dólares, pero se han emitido CDS por valor de un billón de dólares. En otras palabras, es imposible que todos los CDS se paguen, ya que no hay suficientes bonos como colateral.

3. El endoso múltiple de estos instrumentos derivados hace imposible cuantificar el riesgo.

4. Cualquier default importante de deuda arrastrará a un gran default de CDS y con el de numerosos inversores que creían tener garantizados sus créditos.

11 de Febrero de 2008

Société, ávida de capital

Société Général ha anunciado una ampliación de capital de 5,5 mil millones de euros (más del 5% del PIB español) para cubrir agujeros. El precio de las acciones tendrá un descuento del 39% con respecto a la cotización del pasado viernes. Ahí es nada.

Aunque pueda parecer una ganga, dos precauciones:

1. Todavía se desconoce la exposición de las empresas y entidades de crédito europeas a los créditos impagados de EEUU. Hoy mismo, American International Group, una de las mayores aseguradoras de EEUU, ha reconocido que tendrá que dar de baja más créditos hipotecarios de los que había anunciado en un principio. El problema ha sido la valoración de los credit default swaps que respaldaban el crédito de los CDO (para saber más sobre las complejidades del problema, podéis leer esta parte del boletín donde ya lo explicamos). Los instrumentos derivados hacen difícil saber exáctamente cuántas pérdidas tenemos. Los bancos también confrontan estos problemas por mucho que lo traten de ocultar. Y no digamos nada de cuando empiecen los impagos en Europa. Por tanto, preocución porque aun se desconce el auténtico valor de Société.

2. Las autoridades francesas son especialmente celosas a la hora de proteger sus empresas. Sarkozy ya dijo que no aceptaría una OPA contra Société. Esto significa que en caso de subvaloración de la empresa, los accionistas pueden quedarse durante mucho tiempo "pillados".

Mi consejo: mejor no meterse en bancos en medio de una incipiente crisis financiera y con políticos acechando para proteger al Consejo de Administración actual.

Pizarro sabe más economía que Solbes

No conozco mucho las ideas económicas de Manuel Pizarro, salvo un par de frases sueltas que, de momento, suenan muy bien. Pero frente a estas declaraciones lamentables de Pedro Solbes, la valoración que ha hecho esta mañana Pizarro suena a soplo de aire fresco:

El candidato 'popular' indicó que el miedo de los bancos centrales ha provocado que "echen más caldera al fuego" poniendo tipos reales negativos que llevan "indefectiblemente" a la inflación de los activos y, aunque descartó que se trate de un problema coyuntural de la economía, señaló que el Gobierno no ha preparado convenientemente al país para afrontarlo.

Muy coincidente con la opinión del Observatorio de Coyuntura Económica, por cierto:

los Bancos Centrales vienen favoreciendo la expansión del crédito mediante bajos tipos de interés desde hace seis años. Esto no sólo ha provocado la creación masiva de malas deudas como en las "hipotecas subprime" y la falta de liquidez del sistema financiero, sino también la depreciación permanente tanto del euro como del dólar. Como consecuencia, los inversores han rehuido conservar el valor de su patrimonio en saldos líquidos de euros o dólares que se están depreciando y ha habido una escapada hacia otros activos: financieros (auge de la Bolsa), inmobiliarios (auge de la vivienda) o reales (auge de las materias primas) que sí les permitían conservar a largo plazo su riqueza.

Sí, me alegro de que haya crisis

La izquierda paleta lleva estos días tratando de atacar al PP por sus reiteradas advertencias sobre la crisis que se nos viene encima. Aseguran que el PP está exultante por la desgracia económica que podría venir; el otro día el propio Gabilondo le preguntaba a Rajoy si se alegrada de que la tragedia de la crisis puede ayudarle a ganar las elecciones.

Por supuesto, si la izquierda es paleta, la derecha no le va muy atrás. La respuesta recurrente entre el PP es que obviamente no se alegran de que estemos en crisis, que sólo actúan con responsabilidad.

Recordemos, sin embargo, algo esencial: la crisis es un período de purificación y catarsis de las malas inversiones precedentes. El problema no está en la crisis, sino en lo que erróneamente se denominaba expansión, cuando en realidad era una dislocación masiva e insostenible de capital. Era durante esos momentos de crecimiento económico artificial cuando debíamos sentirnos apenados y escandalizados, pero no cuando la crisis pone coto a la hinchazón mórbida.

Dicho de un modo más visual, si alguien pasa por una dura resaca, habrá que alegrarse de que no siga consumiendo alcohol en cantidades masivas hasta llegar al coma etílico.

Los socialistas que descalifican maliciosamente a quienes en septiembre ya apuntábamos directamente a la crisis, son los que primero deberían responder de por qué estuvieron alegrándose durante años de un proceso generalizado de malas inversiones dirigido hacia el sector de la construcción. Por qué, en medio de una orgía crediticia, se cruzaron de brazos y consumieron toda la despensa del superávit público en gastos innecesarios y redistribuciones demagógicas.

Y ahora encima se niegan a afrontar la realidad y nos acusan de no saber economía. Anda que hay que tener cara.

El abandono del dólar por parte de la OPEP causaría una elevada inflación y subida de tipos en EEUU

Nueva nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica sobre la reciente amenaza de la OPEP:

La repatriación de los petrodólares tendría, a su vez, dos consecuencias. En primer lugar, generaría una enorme inflación monetaria, debido a la enorme cantidad de dólares en circulación. Mientras que, por otra parte, los tipos de interés se dispararían en la medida en que los ahorros de los países productores de petróleo (hasta ahora nominados en dólares) dejarían de ser reinvertidos en bonos del Gobierno estadounidense, con lo que su precio caería (esto es, los tipos de interés subirían).

También recomiendo la noticia publicada ayer por Libertad Digital haciéndose eco de la nota de prensa y de otros documentos del Observatorio: La crisis de las hipotecas subprime anticipa la llegada del dólar basura.

9 de Febrero de 2008

¿Crisis económica y crisis de paradigma?

Este mes he escrito en la revsta "La Escuela Austriaca del siglo XXI" un artículo dedicado a la crisis internacional. y cómo las teorías austriacas del ciclo económico sirven para explicar lo que está ocurriendo. A diferencia de artículos anteriores sobre este mismo tema, es un texto mucho más esquemático y también a diferencia de artículos anteriores presento una visión mucho más tradicional dentro de la Escuela Austriaca.

Quienes se hayan leído el boletín de la crisis, comprobarán que el grueso del análisis corresponde a la teoría ortodoxa del ciclo económico que ha desarrollado la Escuela Austriaca, pero modificada y enriquecida por los teórico de la liquidez. En este artículo, sin embargo, intento demotrar cómo la teoría tradicional austriaca, a diferencia de la neoclásica y keynesiana, ya tiene un enorme poder predictivo, aun cuando sea bastante rudimentaria desde mi punto de vista.

Para ello recurro al esquema de crisis económica que contiene el libro de "Dinero, Crédito Bancario y Ciclos Económicos" del profesor Huerta de Soto y explico cómo éste ha ido cumpliéndose punto por punto.

Podéis leer el artículo a partir de la página 29 de la revista.

EEUU, los riesgos del colapso financiero

Últimamente vengo advirtiendo del riesgo para la seguridad de EEUU que supone la actual situación financiera del país. Por lo que veo algunos no terminan de entender la magnitud de este problema y lo confunden con que EEUU gaste un mayor o menor porcentaje de su PIB en defensa; creen, erróneamente, que EEUU todavía tiene un amplio margen económico para financiar cuantas guerras sean necesarias.

Pero se equivocan por completo. Su voluntarismo ingenieril, su fe desbocada en la capacidad constructivista del Estado y su profundo desconocimiento de la economía, los ciega a la hora de justificar sus proyectos mesiánicos encaminados a crear un imperio universal de paz y prosperidad. Puro wishful thinking, pero en este caso un peligroso whishful thinking por desatender las prioridades y olvidarse de la naturaleza humana y de las leyes que rigen su comportamiento.

Principios básicos

Antes que nada conviene repasar algunas ideas básicas de economía que no todos parecen tener claras:

1º Para consumir hay que producir. No se puede consumir aquello que no existe.
2º Si uno no ha producido puede consumir lo que ha producido otro endeudándose.
3º Los límites de endeudamiento de un individuo vienen restringidos por su capacidad de repago de la deuda.
4º La capacidad de repago de la deuda viene condicionada por la capacidad para generar rentas de la deuda y por la riqueza neta del individuo.
5º La capacidad para generar rentas de la deuda se mide con la productividad de la deuda, esto es, cuántos dólares de deuda necesitamos para generar un dólar adicional de renta. Si necesitamos muchos dólares, las inversiones que estamos generando son poco productivas.
6º La riqueza neta es la diferencia entre el valor de los activos y el valor de las deudas. A mayor cantidad de activos, mayor solvencia. A menor cantidad de deuda, mayor solvencia.
7º Los activos pueden ser de dos tipos: fijos y circulantes. Los primeros no son líquidos (pisos, empresas, máquinas…) y los segundos sí (dinero).

Situación actual de EEUU


Tras la Primera Guerra Mundial, EEUU se convirtió en el principal acreedor del mundo. Hoy es el mayor deudor. Dicho de otro modo (punto 1º y 2º), EEUU está consumiendo más de lo que ha producido.

La deuda total de EEUU se sitúa en torno a los 50 billones de dólares, 3,6 veces su PIB. El 70% de esa deuda corresponde al sector privado (bancos, familias y empresas) y el 30% al gobierno federal y en mucha menor medida local.

La deuda del gobierno federal representa alrededor del 65% del PIB y viene incrementándose año a año desde que entró Bush. Su política expansiva del gasto público (con el pretexto militar y social) son los principales responsables de ello.

Para 2009 Bush propone duplicar el déficit público hasta los 400 billones de dólares (alrededor del 3% del PIB). Ya he explicado por qué esta decisión es absurda y peligrosa, pero me reitero: EEUU puede tener serias dificultades para financiarse.

Se me ha dicho que la actual situación del gasto público anual no es especialmente asfixiante comparada con otras épocas (como los años 80 de Reagan), ni siquiera el déficit público es especialmente preocupante como porcentaje del PIB. Todo esto es cierto, pero a la postre irrelevante; el problema no es cuánto queramos endeudarnos hoy, sino cuánta deuda tenemos ya acumulada.

En este sentido, la década de los 80 no resulta comparable a la de los 90 y a la actual. Como puede verse en el gráfico, el endeudamiento actual del gobierno federal es mucho mayor que en los 80, lo cual sin duda reduce su capacidad para contraer más deuda (punto 6º).

Se me objetará que durante los 40, 50 y 60 el endeudamiento del gobierno fue mucho mayor al actual y aun así el gobierno no tuvo problemas para seguir endeudándose. Aquí hay que precisar dos puntos. Primero, no es cierto que el Gobierno no tuviera ningún problema para seguir captando deuda: la ruptura de Bretton-Woods (esto es, la obligación de pagar en oro a los acreedores internacionales de EEUU) fue el impago de deuda más grande de la historia. Segundo, a diferencia de la segunda mitad del siglo XX, en la actualidad la tasa de ahorro de EEUU es nula (incluso negativa en los últimos años).

Dicho de otro modo, el endeudamiento masivo del gobierno federal de EEUU durante los años 40 fue financiado mediante la venta de bonos a sus ciudadanos. En lugar de cobrarles impuestos, les obligaba a comprar bonos (táctica que también empleó Wilson con los Liberty Bonds en la Primera Guerra Mundial). Vemos en el gráfico cómo la tasa de ahorro durante los 40 también fue espectacular.

En cambio, en la actualidad, el gobierno de EEUU no puede vender la deuda a sus ciudadanos, simplemente porque no tienen ahorros con que adquirirla. De hecho, ellos mismos están endeudados hasta las cejas. Por consiguiente, la única solución que tiene para endeudarse es pedir prestado a los ciudadanos y gobiernos extranjeros.

Como vemos en el gráfico, el porcentaje de deuda total financiada por los extranjeros sí está en récords históricos y con el plan de Bush sólo puede seguir creciendo (debido a que la nueva deuda no puede venderse en EEUU por la inexistencia de ahorro).

¿Qué significa todo esto? Que la solvencia de EEUU como deudor se resiente. Por un lado, la productividad de la deuda es cada vez menor (punto 5º). En 1957 el PIB se incrementaba en 54 céntimos por cada dólar de deuda; en 2006 sólo 22 céntimos (caída del 59%). La deuda, por consiguiente, se invierte cada vez en proyectos menos productivos, lo cual es del todo lógico si tenemos en cuenta que una gran parte de esa deuda proviene del Estado y la emplea en guerras (cuya tasa de retorno es 0) y en gastos sociales tremendamente ineficientes.

Por otro lado, aunque la riqueza neta está en máximos (punto 6º), hay que tener en cuenta, de nuevo, dos factores. Primero, los activos líquidos netos de EEUU son casi nulos; las reservas de los bancos están en negativo y el ahorro es inexistente (dejamos de lado, los stocks productivos, que serían el último remanente de liquidez que les queda). EEUU ha tratado de compensar este déficit de liquidez utilizando el dólar como activo de reserva, pero esto lo explicaremos más tarde. Segundo, la razón por la que la riqueza neta (valor de los activos menos valor de la deuda) ha crecido tanto, pese al histórico endeudamiento, es que el valor de los activos ha crecido más que el de la deuda.

Sin embargo, cualquiera que sepa un poquito de teoría del ciclo económico austriaca sabrá que el precio de estos activos es totalmente ficticio y sobrevalorado debido a la expansión del crédito. De hecho, por ejemplo, los precios de los inmuebles en EEUU ya están cayendo. Proceso que muy difícilmente va a frenarse: dado el enorme endeudamiento y la nula liquidez, la única solución que les quedará a los estadounidenses para repagar su deuda es vender sus activos fijos, pero ello sólo provocará una deflación en el precio de los activos que hundirá la riqueza neta.

El papel del dólar en el ciclo de endeudamiento

Toda esta Torre de Babel de deuda ha podido mantenerse durante las últimas décadas debido a la infecta organización del sistema monetario internacional, lo que Jacques Rueff denominó con acierto “el pecado monetario de Occidente”.

El dólar ha actuado desde la ruptura de Bretton Woods como reserva de valor para los gobiernos occidentales. Esto significa que la Reserva Federal podía crear poder de compra en el extranjero simplemente imprimiendo billetes. Los estadounidenses podían comprar en China con dólares de nueva impresión, sin temor a que ello se trasladara a inflación interna. Los chinos conservaban los dólares en sus baúles, con lo que al no ser utilizados para adquirir productos de EEUU (en contrapartida por su anterior venta) no generaban inflación.

De hecho, dado que el dólar se utilizaba como depósito de valor, era frecuente reciclar las reservas de dólares adquiriendo deuda pública de EEUU para así obtener una rentabilidad. Los gobiernos extranjeros que tenían dólares acumulados en divisas, compraban bonos del Tesoro, con lo que elevaban sus precios y reducían los tipos de interés en EEUU. Dicho de otro modo, la Fed estaba monetizando la deuda pública utilizando a los gobiernos extranjeros como brokers.

Si los extranjeros aceptaban el dólar como depósito de valor era porque les permitía adquirir bienes y activos de la economía más productiva del mundo. Era una moneda de curso forzoso con la que podían obtener casi cualquier cosa.

Sin embargo, el enorme montante de deuda que amenaza con explotar pone en jaque al dólar. Primero, porque una crisis de importantes magnitudes reduciría el capital de EEUU y por tanto aquello que pueden adquirir esos dólares. Segundo, porque si ha llegado la hora de que los tenedores de dólares los utilicen para hacer valer sus derechos de compra sobre EEUU, no queda claro que todos vayan a cobrar: simplemente hay demasiados dólares y demasiados pocos bienes y activos.

El resultado es inflación, inflación e inflación que corroe el poder adquisitivo, presente y futuro, del dólar. Es en este contexto donde hay que entender las recientes declaraciones de China y la OPEP para dejar de considerar el dólar como reserva de valor.

La repatriación de todos los dólares atesorados en el extranjero, generaría una brutal inflación interna en EEUU, tanto entre los bienes como entre los activos.

Esto se trasladaría al mercado de deuda por dos vías. Primero, los tenedores de bonos los venderían de inmediato (ya que nadie quiere cobrar dentro de 10 años un dólar que valdrá cien veces menos que cuando empiece la repatriación), con lo que los tipos de interés subirían. Segundo, el Gobierno sería incapaz de colocar esas ingentes cantidades de deuda pública, porque el dólar ya no funcionaría como reserva de valor.

Por ello, los nuevos presupuestos de Bush son suicidas: más déficit y más deuda que ser financiada con expansiones crediticias. Por eso la política de rebaja de tipos de interés de Bernanke está condenada al fracaso: ¿cómo va a ser capaz de mantener los tipos bajos si continúa expandiendo la cantidad de deuda?

Reflexiones para los amantes de la guerra

¿Quién esperáis que financie las próximas guerras de EEUU? Repito lo esencial: los estadounidenses no están ahorrando, por tanto no pueden prestar a un gobierno federal que tampoco está ahorrando (tiene déficit). Subir los impuestos no cambia demasiado la cosa en la medida en que la población tiene que devolver un enorme montante de deuda; implica detraer aun más renta para devolver esa deuda, ¿queréis acelerar el default masivo en la economía?

Por supuesto la guerra podría financiarse, al menos a medio plazo, reduciendo brutalmente el gasto público en otras partidas. Sin embargo, no he oído a nadie condicionar el inicio de nuevas guerras a la reducción del gasto público. Esto es, los defensores de la guerra están dispuestos a iniciarlas aun cuando, de momento, el restante gasto público no pueda ajustarse; son unos irresponsables pirómanos.

La financiación ha de venir del extranjero y ya hoy casi el 25% de la financiación extranjera proviene de China, Rusia y los productores de petróleo. ¿De verdad creéis que en un contexto de repudio del dólar esos países os continuarán prestando sus ahorros para que iniciéis guerras por doquier? ¿Es eso un ejercicio de realismo político?

Y sólo estoy hablando de iniciar una guerra contra Irán. Los planes imperialistas simplemente son ensoñaciones absurdas con ninguna posibilidad práctica de llevarse a cabo debido al fuerte endeudamiento de la economía. Quizá en otro mundo y en otra época, pero no ahora. Lo contrario es encerrarse en una torre de marfil para defender propuestas sin fundamento alguno.

Reflexiones para los partidarios del dinero fiduciario

La situación actual de sobreendeudamiento es una consecuencia de la eliminación del patrón oro. Con este respaldo monetario, es imposible expandir el crédito hasta los niveles actuales. Los tipos de interés se habrían disparado mucho antes y la deuda no habría podido ser financiada.

Los monetaristas tienen buena parte de responsabilidad, por haber defendido la existencia de la Reserva Federal y el abandono del patrón oro. El imperio de deuda actual que sufren los EEUU es consecuencia directa de sus absurdas teorías económicas.

8 de Febrero de 2008

¿Aguantará EEUU más guerras y más gasto?

A lo de antes, se le une esto. ¿Las consecuencias? Estas. Veremos cuánto tiempo resiste el dólar cuando se repatrien los petrodólares no para adquirir deuda pública y financiar el dispendio público, sino para adquirir bienes de consumo y activos en EEUU. Por no mencionar el encarecimiento en un 50% del precio del crudo que supondría, a día de hoy, la decisión de la OPEP (este elemento me parece menos relevante en comparación con el anterior).

Por cierto, ya lo advertimos en el último boletín del Observatorio de Coyuntura Económica.

Grandes éxitos imperialistas: indefensos a la hora de la verdad

¿Qué sucede cuando empleamos el ejército para meternos en todo tipo de líos evangelizadores que nada tienen que ver con la defensa nacional? Pues que a la hora de la verdad estamos pobres, sin recursos y sin capacidad para responder a los potenciales agresores de verdad.

No lo digo sólo yo, un utópico ancap, sino también los propios militares de EEUU. El nuevo almirante del Estado Mayor Conjunto, Michael Mullen, sostiene que: "las guerras de Irak y Afganistán podrían haber reducido significativamente la capacidad de los EEUU para combatir contra adversarios de gran tamaño (...) los riesgos podrían ser muy muy grandes. Ya estamos en conflicto con dos países y hemos de ser muy cuidadosos con invadir un tercero".

Y el Pravda ya se mofa directamente de la capacidad militar de los EEUU en un artículo titulado, "EEUU totalmente indefenso ante un posible ataque de Rusia y China":

No importa lo poderosos que puedan parecer, los EEUU están indefensos frente a un eventual ataque exterior. Ni el ejército ni la Guardia Nacional serían capaces de repeles un ataque repentino debido a la falta de material y entrenamiento. Esta sorprendente información está contenida en un informe de 400 páginas que ha preparado un comité independiente para el Congreso de los EEUU.

Tiempo de utilizar el ejército para invadir y civilizar el mundo entero. La defensa puede esperar... a cuando ya no haya tiempo para reaccionar.

El objetivo de IU

No queremos una sociedad burocratizada, una economía estatalizada, sino devolver el control de la economía a la política.

Pedro Chaves, político sin Estado.

7 de Febrero de 2008

Rajoy vuelve al realismo político

No os quejéis, que Rajoy va moderando y acercando sus propuestas a la realidad poco a poco: 500 millones de árboles en una legislatura no es para tanto, hace cuatro años la promesa fue de 800 millones.

Qué es el neoliberalismo, por Alberto Mansueti

Para sus enemigos es la encarnación del Mal, y el término “Neoliberal” es insultante. Por eso los políticos, “expertos”, opinadores profesionales, etc. retroceden intimidados cuando así se les llama; y si alguno abriga cierta simpatía por el Neoliberalismo, no sabe cómo expresarla, ni cómo defenderse, y entonces alega que “eso no existe”, y se refugia en el “pragmatismo”.
 
De sus pocos partidarios, ni siquiera quienes se reconocen como tales aciertan a definirle con precisión, algo que en realidad nadie hace. Sin embargo, para salir de esta interminable comedia de enredos, hay que comenzar preguntando primero si existe o no el Neoliberalismo. Y segundo, de existir, si tiene algún parecido con el Liberalismo Clásico o no. Y tercero, por sus resultados.

Primero: existen las políticas de los ’90, practicadas en Chile desde Pinochet (1973-88), el precursor. Y en México por Salinas de Gortari (1988-95), en Venezuela por Carlos Andrés Pérez (1988-92), en Bolivia por Jaime Paz (1989-93), en Argentina por Menem (1989-99), en Brasil por Collor (1990-93), en Perú por Fujimori (1990-2000), en Ecuador por Durán (1992-96), etc. Y también existe el “Consenso de Washington”, preparado para los países de América latina, y luego aplicado en todos. Los Presidentes ansiaban préstamos e inversiones extranjeras, y calificar ante el FMI y el BM; por eso dijeron seguir las propuestas del documento “Lo que Washington entiende por reformas” (IIE, 1989), redactado por el economista John Williamson en base a opiniones recogidas en una obra colectiva de la que fue Editor (“La condicionalidad del FMI”, MIT, 1983). Su autor dice que el Consenso de Washington “era una lista mínima de 10 políticas, que yo pensé que todos aceptaban.” O sea todos los políticos y burócratas oficiales y privados de Washington.

Segundo: ¿Eran liberales esas 10 políticas? En tal caso hubieran sido estas: 1) Reducir las funciones del Estado a las propias: seguridad, justicia e infraestructura; 2) disminuir el gasto público y orientarlo a una profunda reforma en esas tres actividades; 3) pagar entera la deuda estatal, y no pedir más préstamos; 4) unificar, simplificar y reducir todos los tributos, rebajando la recaudación para permitir la formación de capital y la creación de riqueza y reducir la pobreza; 5) privatizar la economía pero también la educación, la medicina, jubilaciones y pensiones, etc., para incrementar la calidad y cantidad de su oferta, 6) con cupones para la demanda de los más pobres, en la transición. 7) Liberar los precios de todos los bienes y factores, incluso los sueldos y salarios, intereses y tipo de cambio; 8) eliminar toda restricción al comercio exterior; 9) en todos los sectores: complementar las privatizaciones con desregulaciones, a fin de traer competencia, 10) y alentar así los ahorros y toda clase de inversión.

Anótelo: existe el Liberalismo. Y este es su Decálogo, que algún día Presidentes liberales deberán aplicar tal cual, para salir todos de este desierto.

Pero no era esa la lista que Williamson pensó que “todos aceptaban” sino otra, mucho menos ambiciosa pero juzgada políticamente viable, según su autor: 1) Reducir el déficit del Estado, no las funciones ni el gasto, para contener la inflación -o sea “monetarismo”-; 2) reorientar ese gasto a la atención médica básica y a la educación elemental en primer término; 3) y reducir las tasas impositivas marginales para aumentar la actividad económica y la recaudación. Las medidas 1 a 3 eran de “ajuste fiscal”. 4) Dejar flotar las tasas de interés para oxigenar los mercados financieros; 5) sostener un tipo de cambio “competitivo” -permitir devaluaciones- para alentar las exportaciones; 6) eliminar las restricciones físicas a las importaciones y sustituirlas por aranceles, a reducir luego gradualmente hasta un 10 o 20 por ciento; 7) y liberalizar la inversión extranjera directa. Las medidas 5 a 7 eran de “apertura”. 8) Privatizar las empresas estatales; 9) eliminar barreras de ingreso a los mercados; 10) y fortalecer la propiedad privada. Las medidas 8 a 10 eran “libre mercado”, pero al igual que otras de la lista, podían interpretarse a la manera liberal … o de otro modo, como efectivamente se hizo.

Insuficientes y de contenido no muy liberal, en todos los países estas medidas “políticamente posibles” sufrieron no obstante un largo y erosionante proceso de transacciones y concesiones. Al final se aplicaron muy parcialmente, tarde y muy mal.

Tercero: ¿y qué resultó? Un engendro peor aún, Neo-Estatismo o Estatismo Reformado: 1) El Estado sigue a cargo de funciones impropias -educación, salud, cultura, etc.- muy mal atendidas, 2) y las propias siguen desatendidas. 3) La inflación galopante se sustituyó por impuestos excesivos, 4) y los monopolios estatales por monopolios privados y entes reguladores; 5) por eso siguen los excesos de gasto y deuda, 6) con asfixia de ahorro e inversión privadas, 7) y restricciones a la competencia en mercados de bienes y de factores. 8) Las empresas privadas siguen dependientes del Estado y bajo su tutela y control, 9) aunque ahora para exportar y no para sustituir importaciones. Y por eso permanecen los aranceles -y los derechos antidumping”-; 10) y la pobreza.

Por supuesto no funcionó, excepto en Chile, y aún así Pinochet perdió su plebiscito en 1988. Pérez sufrió el “caracazo” de 1989 y fue depuesto en 1992. Las crisis económicas comenzaron con el “tequilazo” o default mexicano (1995), y siguieron con la quiebra del Real en Brasil (1999), y el colapso argentino que acabó con la convertibilidad y con el mandato del Sr. de la Rúa (2001). No terminaron bien en Ecuador Bucaran (1997), Mahuad (2000), Gutiérrez (2005), ni en Bolivia Sánchez de Lozada (dos veces: 1997 y 2003). Nos guste o no, por ese descontento llegaron a la Presidencia los Sres. Chávez (1998), Morales (2005) y Correa (2007), y retornó Ortega (2006), con mandato para revertir “las reformas neoliberales”.

Pero el socialismo es todavía “más pior”.

Fekete sobre Friedman

Milton Friedman y sus cohortes monetaristas manipulan totalmente la relación entre la casa de moneda y el banco central. Sostienen, falsamente, que existe un esquema de fijación de precios. En su mundo del revés, el patrón oro y la casa de moneda son instituciones que van en contra del libre mercado. Sin embargo, la verdad es justo la contraria: los billetes de banco no son dinero, son pagarés por los que el banco central se compromete a reembolsar una cierta cantidad de dinero a la vista. Sólo el dinero que la casa de moneda acuña a partir de la adecuada entrega  en cantidad y calidad de oro o plata constituye dinero. Ni siquiera con una lupa puede encontrarse aquí ningún proceso de fijación de precios. Esa acusación se la inventó maliciosamente Milton Friedman para denigrar y desacreditar el patrón oro. Su idea de que el banco central es quien crea el dinero y que la casa de moneda es un mero adorno, del todo innecesario, es una mentira descarada. Friedman es aclamado como el padre del dólar flotante por los monetaristas, para quienes esto constituye el triunfo de liberalizar el precio del oro. En realidad, sin embargo, Friedman ha sido el asesino del dólar y como tal será recordado.

Antal Fekete

6 de Febrero de 2008

Todo a partir de marzo

¿Qué tendrá este mes que marcará, según los más reconocidos miembros de la Administración, un punto de inflexión en la economía española?

El ministro de Economía, Pedro Solbes, afirmó hoy que la inflación "disminuirá y retornará" a tasas inferiores al 3%, pero que este descenso "no se producirá antes del mes de marzo", al tiempo que destacó que los efectos contagio de la inflación "no deberían producirse" en precios y salarios. (Aquí).

Caldera insisitió en que la pérdida de empleo en el sector de la construcción era 'lógica y razonable', no sólo por el menor dinamismo del sector residencial, sino por el descenso de la licitación pública que se produce justo antes y después de las elecciones. (Aquí)

El presidente del organismo, Aurelio Martínez, afirmó en rueda de prensa que es previsible una mejora en la percepción de los consumidores sobre la economía a partir de marzo (Aquí).

Ah ya, que pasa esto: La situación parece ser la siguiente: el Gobierno se ha dado cuenta de que esto no tira por ningún lado. Tenemos los peores datos de inflación y desempleo desde hace más de diez años. Se nos sigue vendiendo la moto de que creceremos un 3,1% en 2008, cuando ningún organismo internacional, ni siquiera Almunia, concede la más mínima credibilidad al dato. El PSOE parece querer ocultar la realidad hasta las elecciones generales y luego parcheará la crisis con políticas keynesianas, como los 400 euros prometidos o el incremento del empleo público. No querías caldo, pues dos tazas.

Expansión lo que se dice expansión...

Así lo cuenta ABC:

José Antonio Zarzalejos deja la dirección del periódico en plena fase de expansión y crecimiento del diario, con un claro y continuado ascenso de la difusión durante los últimos meses.

Aunque no sé yo.

Ya estamos: bajar los impuestos no tiene coste

Dice Arias Cañete que:

la reforma fiscal propuesta por el PP 'ya no tendrá ningún coste en el segundo año' de su entrada en vigor y que, en el tercer ejercicio, la recaudación estará 'muy por encima' de lo que teóricamente se deja de ingresar.

Primero, yo no me pillaría los dedos de esta manera. Vamos a entrar en un período de crisis que no suele favorecer la recaudación precisamente.

Segundo, aun siendo cierto, ¡vaya pifia de reforma! Aun asumiendo que bajar impuestos incremente la recaudación (lo que en ciertos casos es cierto) esto sólo significa que se han bajado los impuestos demasiado poco.

Por ejemplo, supongamosla siguiente evolución de la presión fiscal acompañada de su recaudación:

- Con un 35% de presión fiscal: 10.000 euros

- Con un 30% de presión fiscal: 15.000 euros

- Con un 25% de presión fiscal: 12.500 euros

- Con un 20% de presión fiscal: 10.000 euros

En nuestro ejemplo, el PP propondría pasar de una presión fiscal del 35% a una del 30% o del 25%. Y yo me pregunto, ¿por qué no se baja hasta el 20%? En otras palabras, si recaudamos más, significa que ganamos margen para bajar impuestos y si no se hace, ¿dónde quedan las bonitas frases de Pizarro?

De hecho, en estos momentos de crisis, lo que necesitamos es eso: menos impuestos y menos gasto.

Viva Sarko

Qué grandes palabras:

Sarkozy ha señalado que se sentía 'emocionado' y ha destacado la importancia que tiene la industria para el país. El presidente francés ha arremetido contra la especulación que se produce en la bolsa, en los mercados de materias primas o en el sector inmobiliario', y ha destacado que apuesta por los emprendedores y rechaza a los especuladores. Para el presidente la 'apuesta francesa' debe ser la industria, como 'motor de crecimiento de la sociedad'.

Si es que casi es tan liberal como ignorante, la esperanza de Europa, sin duda. Aborrece la especulación en los mercados, y al mismo tiempo afirma que:

Me resulta curioso que (el BCE) haya inyectado dinero sin bajar los tipos. Se dan facilidades a los especuladores pero se complica la labor a los emprendedores.

Supongo que Carla le quitará demasiado tiempo en lecturas. Por eso, en el boletín del Observatorio de Coyuntura Económica del IJM se lo resumimos:

Dado que el valor del euro y del dólar sigue una pendiente bajista por los motivos antes apuntados (monetización de deuda de mala calidad y respaldo a la expansión crediticia de un sistema bancario bastante ilíquido), los inversores rechazan mantener sus saldos de caja en numerario, por lo que buscan otros depósitos de valor. Los nuevos fondos afluyen hacia esos otros depósitos de valor, encareciendo sus precios.

Tradicionalmente, como también hemos señalado, esos depósitos de valor son el mercado inmobiliario, el de capital mobiliario y las materias primas. El primero, sin embargo, está experimentando una caída de precios, por lo que no parece que sea el destino inversor más adecuado. El segundo puede estallar en cualquier momento, ya que la situación financiera de multitud de empresas depende de la evolución de los tipos de interés a corto.

5 de Febrero de 2008

¿Quién dijo crisis?

El PMI español (que trata de medir la actividad económica) se desplomó durante el mes de enero hasta los 46,3 puntos, una caída no vivida desde los ataques terroristas del 11-S. De este modo, el PMI español se sitúa por debajo del de la zona euro (51,8), de modo que por primera vez en muchos años estaríamos creciendo por debajo de nuestros socios comunitarios.

Sin embargo, lo que resulta más significativo es que el PMI se ha situado por debajo de 50, nivel a partir del cual se considera que la economía ha entrado (al menos durante ese mes) en recesión. Esta disminución en el caso de España se ha debido esencialmente a la evolución del sector servicios, cuya actividad ha caído desde 51 a 44,2 en un mes.

Los datos coinciden con los del índice de actividad comercial del sector servicios, elaborado por el Royal Bank of Scotland, que constata que la actividad comercial española fue la que más se contrajo de toda la zona euro al experimentar la mayor caída en ocho años y medio.

Asimismo, todo esto también coincide con los datos del paro conocidos ayer, en los que el desempleo se debió fundamentalmente al sector servicios. Menos mal que estábamos viviendo en España un cambio de patrón de crecimiento desde la construcción a la industria y los servicios.

Pero aquí no pasa nada: La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, ha instado hoy a no hacer "demasiado caso a los cantos apocalípticos de algunos sectores" sobre la situación económica de España, pues usan "algunos datos coyunturales" para intentar hacer creer que ésta "no va bien".

Otro que se cubre de gloria

El Índice de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO) retrocedió 6,3 puntos en septiembre respecto al mismo mes anterior por quinto mes consecutivo. El presidente del ICO, en todo caso, dejo clara su opinión y confió en que “repunte la tendencia” y corrija esta “bajada excesiva”.

(Septiembre de 2007).

La confianza del consumidor cayó en España por sexto mes consecutivo en octubre. El ICO ha mostrado su confianza en que el indicador remonte el próximo mes a la vista de algunas señales de recuperación de la confianza.

(Octubre de 2007).

El Indicador de Confianza del Consumidor que elabora el ICO (ICC-ICO) ha vuelto a caer en noviembre, por lo que registra siete meses consecutivos de caídas, desde los 94,4 puntos que alcanzó en abril hasta los 76,1 puntos, por lo que marca un nuevo mínimo histórico. La mejora del componente de expectativas, de 2,5 puntos, no pudo compensar la caída de la situación actual, de 2,7 puntos. La caída, no obstante, no ha sido tan pronunciada como en meses anteriores y el ICO prefiere apuntar a un cambio de tendencia en comparación con las caídas anteriores.

(Noviembre de 2007).

El Indicador de Confianza del Consumidor del Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO) descendió en diciembre 3,8 puntos respecto al mes anterior, con lo que acumula su octavo mes consecutivo de descensos, retrocediendo hasta un nuevo mínimo histórico de su serie. El presidente del ICO, Aurelio Martínez, rechazó hacer predicciones sobre el momento en que el indicador frenará su caída e incidió en que el ICC-ICO es reflejo del estado de ánimo.

(Diciembre de 2007).

El indicador de confianza del consumidor del Instituto de Crédito Oficial (ICC-ICO) descendió en enero 1,4 puntos respecto del mes precedente por noveno mes consecutivo retrocediendo hasta los 70,9 puntos, su mínimo histórico. En este sentido, el presidente del organismo, Aurelio Martínez, afirmó en rueda de prensa que es previsible una mejora en la percepción de los consumidores sobre la economía a partir de marzo.

(Enero de 2007)

Tómate un respiro, Aurelio.

Shocks de oferta e inflación de costes

Este mes publico en el Juan de Mariana acerca de la falacia sobre la supuesta inflación de costes que estamos viviendo:

La inflación de costes sólo es una coartada para mantener vigentes teorías ruinosas. El término parte de una profunda incomprensión de la ley de Say, a saber, que oferta y demanda son necesariamente iguales. Si la oferta agregada se reduce (esto es, si la economía produce menos bienes) las rentas de los individuos se reducen proporcionalmente y por tanto su demanda (poder de compra) también cae en igual medida.

La inflación es siempre un fenómeno monetario que nace del envilecimiento de la moneda por parte de sus emisores. En los años 70 fue, por un lado, la monetización masiva de deuda pública para financiar la guerra de Vietnam y la Great Society de Johnson y, por otro, el abandono del patrón oro; hoy en día la monetización de deuda pública para financiar la guerra de Irak y el conservadurismo compasivo de Bush unido a la política crediticia expansiva de la Fed.

Leer más

Caldera, no te enteras

Ya lo dije ayer después de los pésimos datos de paro:

La situación parece ser la siguiente: el Gobierno se ha dado cuenta de que esto no tira por ningún lado. Tenemos los peores datos de inflación y desempleo desde hace más de diez años. Se nos sigue vendiendo la moto de que creceremos un 3,1% en 2008, cuando ningún organismo internacional, ni siquiera Almunia, concede la más mínima credibilidad al dato.

El PSOE parece querer ocultar la realidad hasta las elecciones generales y luego parcheará la crisis con políticas keynesianas, como los 400 euros prometidos o el incremento del empleo público. No querías caldo, pues dos tazas.

Y va Caldera y empieza a darme la razón:

El ministro de Trabajo, Jesús Caldera, achacó los malos datos al ajuste "rápido y concentrado" que se ha producido en el sector inmobiliario y anunció que propondrá a los interlocutores sociales un programa de medidas para la formación de los trabajadores afectados a fin de recolocarlos en otros sectores "lo antes posible".

Caldera también se refirió a otras medidas que "inyectarán" casi 10.000 millones de euros a las familias españolas (por la actualización de las cláusulas de revisión salarial y pensiones) más la devolución de los 400 euros en el IRPF, si el PSOE gana las próximas elecciones. Además, el titular de Trabajo afirmó que se mantendrá la inversión en obra pública y destacó que se atraerá hacia esa actividad a las constructoras que hasta ahora se dedicaban principalmente a la vivienda libre.

Este gobierno es un desastre. El problema que tienen las empresas para contratar a nueva gente no es que no tengan formación alguna, sino que la deuda asfixia a familias y empresas. El argumento de la formación no puede ser más ridículo: ¿con qué cursillo piensan reciclar a los casi 30.000 inmigrantes que se quedaron sin empleo? ¿Peluquería, fontanería, inglés, informática, derecho, fotografía? ¿Acaso todas a la vez? En la medida en que Caldera no conoce a qué ocupación distinta irá cada trabajador, no tiene sentido darle una formación específica. Y si lo que se pretende darles no es una formación específica, sino una vaga, general y abstracta (¿educación para la ciudadanía?), pues entonces es que el problema de la contratación, como decimos, no está en la formación.

Las otras dos medidas: inyecciones de dinero y obra pública no pueden ser más keynesianas. La devolución fiscal parece cada vez más evidente que tendrá que financiarse con cargo a déficit (el PSOE sólo promete aumentos discrecionales del gasto y, por si fuera poco, el gasto en subsidios de desempleo se disparó en diciembre un 16,5% hasta los 1.400 millones), lo cual sólo agrava el problema de endeudamiento en el que estamos metidos. Y las revisiones salariales más de lo mismo: las empresas que no hayan y no vayan a poder repercutir las subidas de costes a sus precios (por tener la demanda más elástica, esto es, más sensible a las variaciones de precios) se verán abocadas a reducir plantilla: más paro, más gasto, más potencial insolvencia.

Sobre la obra pública mejor no hablar. Ahora resulta que Caldera quiere convertir en funcionarios de facto a los trabajadores que habían estado ocupados en un sector hipertrofiado como era la construcción residencial. No, lo que hace falta es dejarles acudir a aquellas ramas productivas que sí demandan los consumidores en el mercado. Pero ante la merma de la demanda, esa incorporación debe poder hacerse bajo la condición de la mayor flexibilidad posible (salarial, por despido y movilidad funcional y geográfica).

Sí, he dicho flexibilidad salarial o, para no ir con eufemismos, mucha gente tendrá que cobrar menos que ahora. Es la consecuencia inevitable de haber consumido durante años en exceso sin haber ahorrado lo que tocaba. Ahora queda repagar la deuda y conformarse con rentas módicas. Es decir, todo lo contrario que la mágica fórmula de Caldera para salir de la crisis (¿pero estábamos en crisis?).

4 de Febrero de 2008

La subida del paro en enero constata el frenazo que padece la economía española

Nueva nota de prensa del Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana:

Los datos de paro registrado publicados hoy por el Ministerio de Trabajo constatan la seria desaceleración que está padeciendo la economía española. La subida de 132.378 parados es la mayor de la historia de la serie para cualquier mes del año (desde 1996) y supera en 2,5 veces la media histórica de incrementos en enero. Además, el número absoluto de desempleados se coloca en su cifra más alta desde noviembre de 1998.

Los riesgos de esta subida del paro son enormes y recuerdan, en buena medida, lo sucedido en EEUU antes del estallido de la crisis subprime. Si las familias endeudadas no logran encontrar un nuevo empleo y ven caer su renta disponible, los impagos de hipotecas repuntarán considerablemente, en un contexto donde se espera que los precios de la vivienda empiecen a caer. Si esto sucediera, las entidades de crédito españolas serían incapaces de recuperar sus préstamos ni siquiera ejecutando unos colaterales cuyos precios se están desinflando.

Leer más

Bush, el camino que no hay que seguir

Bush acaba de presentar su propuesta de presupuestos generales de 2009. Pese a que se niegue a subir el gasto en Medicare y Medicaid (dos de los motivos que arruinan el sistema sanitario estadounidense así como sus finanzas) y recorte algunos gastos por importe de 200 mil millones de dólares, lo cierto es que el gasto militar sube en 70 mil millones y, lo que es peor, el déficit público pasa de 163 mil millones para este año a 400 mil, casi el 3% del PIB.

A algunos les puede parecer una magnitud insignificante, pero tengamos en cuenta que permitiría adquirir casi el 60% del Ibex 35. Esa es la cantidad de dinero que en 2009 pretende Bush que el resto del mundo le preste para seguir gastando sin límite. ¿Lo logrará? Aun suponiendo que se aprueben los presupuestos, dudo mucho que consiga obtener todos esos fondos. Hasta el momento, la guerra de Irak y el resto de partidas la han pagado chinos, indios y musulmanes con sus ahorros.

Sin embargo, estas nuevas emisiones de deuda sólo contribuirán a debilitar aun más al billete verde, con lo que es muy cuestionable que: a) los acreedores de EEUU sigan manteniendo los dólares en sus reservas, b) sigan adquiriendo deuda pública EEUU de cada vez peor calidad y pagadera en un dólar que cada vez vale menos. Sobre todo en un contexto internacional de crisis financiera, con necesidades universales de ahorro y donde los países emergentes, por mucho que se diga, sufrirán tanto o más que los occidentales (a menos que nos sorprendan con enormes reservas de oro, que todo puede ser).

De hecho, los rumores de que los productores de petróleo y los chinos tienen pensado migrar hacia otra divisa son bastante acuciantes. Ayer mismo se repitió la escena. Una repatriación de dólares a EEUU supondría el colapso de su sistema financiero, mala estocada precisamente cuando ya está a punto de derrumbarse por sus propios (de)méritos.

En ese momento será cuando tantos monetaristas y keynesianos verán derrumbarse sus propias miserias teóricas; cuando lamentarán no tener un patrón oro que estabilice los tipos de interés y de cambio, evitando un endeudamiento masivo y prolongado como el actual; será entonces cuando los partidarios del welfare y warfare State pagarán las facturas de haber despilfarrado sin límite en cruzadas igualitaristas e imperialistas. Será entonces cuando ambos grupos contemplarán la miseria en la que han sumido a EEUU por su propia arrogancia intelectual. Imagino que esa será la situación óptima para defenderse de los potenciales y reales agresores.

Las bondades de la deuda

Supón que tienes un vecino manirroto, hasta las cejas de deudas por la tarjeta de crédito y la hipoteca, sin ahorros en el banco, peleando por llegar a fin de mes y al borde de la bacarrota y que acude a ti para preguntarte qué hacer con los 1.200 dólares que le han tocado de la "Lotería del estímulo federal".  ¿Le aconsejerías "ve a la tienda y cómprate una nueva televisión de plasma"? Supongo que le sugeririas que pagara parte de sus deudas. Y si además fueras un buen amigo le ayudarías a confeccionar un plan financiero para poner su vida en orden. Por ejemplo, cambiar su Mercedes por un Honda que ahorre gasolina, comidas ligeras en lugar de caros restaurantes, olvidarse de las tarjetas de crédito de los grandes supermercados, no irse de vacaciones, borrarse de los canales premium de la televisión por cable... Cuando la deuda te asfixia, la solución es economizar, reducir tu estilo de vida y reajustar tu balance personal. En otras palabras, atraviesas tu propia recesión personal.

¿Sería tu consejo distinto si en lugar de tu vecino te lo preguntaran 300 millones de personas? Si llevar una vida desbocada está mal para un individuo sobreendeudado, también lo está cuando millones de nosotros lo hacemos colectivamente. Si nuestra economía ya está padeciendo el peso del exceso de deuda, piensa cuanto peor estaremos cuando nos endeudemos todavía más.

Peter Schiff

Rajoy, no patines

Puede que los partidos políticos sean especialistas en mentir y en vender humo (especialmente antes de unas elecciones), pero no por ello deberíamos dejarles pasar ni una sola trola. Tras los pésimos datos de paro, Mariano Rajoy ha prometido implementar un paquete de medidas para "igual que en 1996" paliar la situación, "bajando los precios, subiendo los salarios y creando riqueza y empleo".

El partido que gane las elecciones de marzo se va a enfrentar a una crisis económica notable. No hay nada que pueda hacerse para evitar la corrección. La labor del Gobierno es facilitar que se produzca lo más rápido posible, sin trabas ni obstáculos que sólo la alarguen artificialmente. ¿Qué credibilidad tendrá Rajoy si unos meses después de ganar y prometer el oro y el moro la situación se degrada mucho más? ¿Tiene Rajoy capacidad para evitar eso? No, entonces, ¿para qué lo promete? Se ve que la sinceridad y el análisis sosegado no abunda en la clase política española.

Hay que ser zoquete

"No es un buen dato", reconoció Caldera en rueda de prensa en el Palacio de la Moncloa, si bien señaló que este aumento del paro tiene un carácter temporal y supone un "bache" que "en absoluto" responde a problemas estructurales de la economía española. "El crecimiento económico y aumento del empleo en 2008 absorberán estos efectivos", aseguró [en diciembre]. (aquí).

El desempleo aumentó en enero en 132.378 personas respecto a diciembre, de modo que el número de parados se ha incrementado hasta las 2.261.925 personas. (aquí).

El dato es, simple y llanamente, el peor dede 1996, momento en el que el INEM comienza a ofrecer datos comparables con los actuales. Es decir, el peor de toda la serie estadística que tenemos, no para un me de enero, sino para cualquier otro mes del año.

En este sentido, [Caldera] recalcó que la construcción y los servicios relacionados con ella perdieron 74.000 empleos en respecto al tercer trimestre, "algo esperado" según aseguró el ministro, mientras que la industria y la agricultura crearon otros 40.000, lo que a su juicio demuestra el reequilibrio del sector productivo español. "La creación de empleo no se va a detener", aseveró.

El sector que experimentó una mayor pérdida de empleos fue el de 'Servicios', con 98.194 personas paradas, seguido de 'Industria', con 9.714 y el 'Colectivo sin empleo anterior', 9.081 personas. Además, en la construcción y la agricultura se registraron 8.930 y 6.549 desempleados más, respectivamente.

 

Como se ve, el problema del desempleo ya no es sólo de la construcción. El famoso "cambio de patrón de crecimiento" de la economía española no se aprecia por ningún lado (perdón por la autocita, pero esto ya lo advertí en septiembre: De momento, la construcción ha dejado de tirar del carro, y ya está destruyendo empleo. El Gobierno dice que estamos ante un cambio en nuestro patrón de crecimiento y que otros sectores tomarán el relevo en la creación de riqueza. Lástima que estemos más ante un brindis al sol que ante realidades contrastadas. Los servicios y la industria llevan dejando de crear empleo desde finales de 2005; de hecho, en agosto concentraron alrededor del 60% de todo el paro.

Es verdad que si estuviéramos en una economía no intervenida la crisis de la construcción habría dado lugar a una reasignación de recursos hacia otras actividades más rentables. La construcción habría menguado para que otros se expandieran. Pero en España y en el resto del mundo este proceso se halla seriamente limitado por el intervencionismo estatal.
 
En primer lugar, los factores productivos (especialmente el trabajo) están rígidamente regulados, por lo que resulta muy complicada y cara su reasignación. En segundo lugar, la excesiva carga financiera que soportan las familias como consecuencia del intervencionismo monetario impide que el consumo se traslade de unos sectores a otros. Simplemente, aquéllas restringen su consumo e inversión para intentar devolver la enorme deuda que han contraído.
)

De hecho, el dinamismo de creación de empleo durante 2007 ya debe ser puesto bastante en duda. Durante la última rueda de prensa, le pregunté a Caldera que porcentaje del empleo total de 2007 se debía a lo que el llamaba "empleo social", esto es, desarrollo de servicios públicos y de la ley de dependencia. Su respuesta: el 44%, lo que le hacía sentirse muy orgulloso. En su opinión, ése era el modelo de crecimiento al que teníamos que tender para este año. Sin embargo, un servidor no puede sentirse demasiado orgulloso de una economía paralítica cuya creación de empleo depende en casi el 50% del gasto público. ¿Tan mal están los fundamentos de la economía productiva?

La situación parece ser la siguiente: el Gobierno se ha dado cuenta de que esto no tira por ningún lado. Tenemos los peores datos de inflación y desempleo desde hace más de diez años. Se nos sigue vendiendo la moto de que creceremos un 3,1% en 2008, cuando ningún organismo internacional, ni siquiera Almunia, concede la más mínima credibilidad al dato.

El PSOE parece querer ocultar la realidad hasta las elecciones generales y luego parcheará la crisis con políticas keynesianas, como los 400 euros prometidos o el incremento del empleo público. No querías caldo, pues dos tazas.

3 de Febrero de 2008

Hombre, sin riesgo...

¿Quién dijo que ser un socilista anti libre mercado era impedimento para lucrarse? El diario Público ha sacado a la luz un reportaje donde explica a sus jóvenes lectores izquierdistas como sacar una rentabilidad anual de alrededor el 10% sin apenas riesgo. Dado que algunas entidades de crédito están tratando de captar pasivo de manera desesperada ofreciendo una rentabilidad mensual del 11% TAE, el truco estaría en ir cambiando nuestros depósitos cada mes de un banco a otro hasta lograr el 11% anual: el ahorrador, que sólo tiene que ser un poco proactivo, estar un poco pendiente de las mejores ofertas y cambiar su dinero de sitio cada mes o cada tres meses. Todo esto sin riesgo alguno. ¿Alguien da mas?

La candidez de algunos me sorprende. De entrada hay algo que sorprende. Según el último Boletín Económico del Banco de España: durante los tres últimos meses del pasado año y en relación con la encuesta precedente, continuó el endurecimiento de las condiciones de oferta de crédito en nuestro país (...) Asimismo, la demanda disminuyó de forma generalizada.

¿Un poco extraño no? La banca trata de captar grandes cantidades de pasivo que luego no presta. Pero aun hay una cosa más extraña. El Banco Central Europeo ofrece todo el crédito que sea necesario a un día por un 5% TAE. ¿Por qué, entonces, los bancos están dispuestos a pagar hasta un 11% por los ahorros de la gente si pueden acceder a la misma a un 5%?

Estos dos datos deberían servir para comprobar que no es oro todo lo que reluce y en situación de crisis conviene aprender a discriminar entre qué es oro y qué no lo es. Los bancos están desesperados por captar pasivo, no ya para seguir prestando a aquellos prestatarios solventes y fiables, sino para no descapitalizarse. En EEUU las reservas de los banco ya son negativas, y su único mecanismo para seguir operando es endeudarse. Aquí los bancos pueden estar preparándose para algo parecido y que no recurran al BCE puede ser muestra de que carecen de los activos necesarios para actual como garantía.

En estas condiciones, decir que las elevadas remuneraciones del pasivo pueden lograrse "sin riesgo" parece un poco osado. El riesgo se llama corralito, pero Público ni lo menciona.

Por cierto, el reportaje también menosprecia la inversión en bolsa a la luz de las circunstancias actuales. Pero sinceramente me parece mucho más seguro y rentable invertir en Bolsa que en estos depósitos al 11%. Una cosa es que el mercado sea bajista, otra que precisamente por ello no vayan a poder comprarse empresas a precio de saldo. Por poner un ejemplo, hace tres semanas los precios de las acciones de casi todas las constructoras de EEUU se hundieron alarmados por el pánico inmobiliario. Cualquier indicador (price-book ratio, price-sales ratio, recompras de acciones por la dirección...) indicaba una subvaloración tremenda de las acciones. ¿Resultado? En tres semanas muchas de ellas se han revalorizado incluso más de un 100% (en términos reales, no anualizados como la TAE). 

Eso sí, cualquiera sigue a tiempo de adquirir una participación en un fondo de depósitos bancarios que amenaza con el impago a cambio de una rentabilidad anual del 11%. Lo dicho, todo sin riesgo.

Algunas claves de la OPA de Microsoft

 Mike Mish nos las ofrece. Resumo:

- Microsoft alega que la compra de Yahoo le permitirá ahorrarse 1.000 millones anuales. La adquisición le costara 44.600 millones.

- Con esta operación Microsoft gasta su enorme caja valorada en 21.000 millones de dólares.

- Yahoo y Msn tienen una cuota de mercado de 31,5% y Google del 56,3%.

- El PER actual de Yahoo es de 60, lo que supone una sobrevaloración excesiva (la media histórica de la bolsa está sobre 17), incluso para momentos de expansión económica. Sólo estaría justificado si se esperaran grandes crecimientos de beneficios futuros.

- Pero con la crisis económica en ciernes, los beneficios de Yahoo sólo pueden caer. La contracción del consumo acarreará también una restricción de la publicidad en Yahoo.

- En definitiva, Microsoft ha despilfarrado su enorme caja en adquirir una compañía que seguramente podría haber comprado en medio de la crisis por un tercio o un cuarto de lo que ha pagado ahora.

- La operación supone una clara destrucción de valor para los accionistas de Microsoft, cuyas más flagrantes consecuencias se manifestarán con la recesión, momento en el que la caja es más necesaria.

2 de Febrero de 2008

Pizarro quiere privatizar las pensiones en perjuicio de las clases medias

Todo según El Plural, claro. Supongo que se referirá a los cuadros medios de la Administración de la Seguridad Social, porque según creo 1.500 euros son más que 650.

Ojo con el arbitraje de riesgos

Ayer Microsoft anunció una futura OPA sobre Yahoo al precio de 31 euros por acción. Obviamente, nada más abrir Wall Street las acciones de Yahoo (que el día anterior cerraron a 19,18) se dispararon. Al final de la jornada cerraron a 28,38, casi tres dólares menos que el precio prometido por Microsoft. 

En apariencia existen unas oportunidades de ganancia bastante interesantes. Si alguien comprara el lunes acciones de Yahoo y las mantuviera hasta que se completara la adquisición por parte de Microsoft, lograría una rentabilidad bastante interesante del 9,23%. A esta operación parte de la literatura bursátil la denomina "arbitraje de riesgos": comprar acciones sometidas a un proceso de OPA y mantenerlas hasta que se complete. Pero, ¿a que se debe que se dejen de explotar estos beneficios? ¿Por qué las acciones de Yahoo no cotizan a 31 dólares? ¿Acaso los inversores son estúpidos? 

Bueno, en cuanto a por qué Yahoo no cotiza a 31 es sencillo. Entre la actualidad y el momento en que se complete la transacción existe es lapso de tiempo durante el que el dinero está inmovilizado y no proporciona ninguna rentabilidad. Si yo compro hoy a 31 y dentro de un año me dan 31, no he rentabilizado mi capital durante ese año. Hay cientos de inversiones alternativas en bolsa más interesantes que un 0%.

Pero además existe otro factor importante: Microsoft sólo ha anunciado la OPA, pero ni mucho menos la ha completado. Desde ahora el proceso de adquisición va a pasar por innumerables fases (cuya duración se desconoce), entre ellas autorizaciones estatales, que pueden perfectamente llegar a frustrarlo. En otras palabras, existe el riesgo de que la operación no llegue a buen puerto, con lo que quienes adquieran hoy acciones de Yahoo podrían perder en el futuro buena parte de su capital.

 ¿Terminan aquí los problemas? Aun hay otro muy relevante: la mitad de los 31 dólares de la OPA de Microsoft se pagan con un número fijo de acciones de la propia Microsoft. De este modo, si se da una acción de Microsoft por dos de Yahoo, un accionista de Yahoo recibirá por cada una de sus acciones 15,5 dólares en efectivo y media acción de Microsoft (ayer cotizaba al cierre a 30,45, lo que supone una retribución aproximada de 31 dólares).

Si alguien adquiere acciones de Yahoo a 28 esperando recibir esos 15,5 dólares + media acción de Microsoft en el futuro, puede encontrarse con el inconveniente de que las acciones de Microsoft caigan en el futuro a 10, en cuyo caso estaría cobrando por cada acción de Yahoo 20,5 dólares (sobre una inversión inicial de 28).

Una manera de eliminar este último riesgo consiste en articular una especie de contrato de futuro (venta al descubierto) sobre las acciones de Microsoft, es decir, cerrar un compromiso de entregar en un plazo de tiempo (por ejemplo un año) las acciones de Microsoft al precio actual. En términos más claros, por cada acción de Yahoo que compre, vendo al descubierto media de Microsoft por la mitad de 30,45, con lo cual:

- Si cuando se completa la OPA las acciones de Microsoft valen 10, yo ya habré cobrado 30,45, con lo que aun recibiendo sólo 20,5 dólares por cada acción de Yahoo, lograré 10,5 más (aproximadamente, ((30,45-10)/2) de los beneficios de mi venta al descubierto.

- Si las acciones de Microsoft, en cambio, valen 50, simplemente tendré que entregarle a mi comprador las acciones que he recibido al canje con Yahoo.

¿Bonito verdad? Bueno, la transacción no está exenta de riesgos, y básicamente es el mismo que recorre todo el proceso: que la transacción no se complete. Imaginemos que compro acciones de Yahoo a 28 y vendo al descubierto acciones de Microsoft a 30,45 para entregarlas al cabo de un año (cuando se cierre la OPA). Pero la adquisición nunca llega a completarse, y como consecuencia las acciones de Yahoo vuelven a valer 19 dólares y las de Microsoft se disparan hasta 40 (por ejemplo, porque los inversores estiman que la operación no era provechosa. En este caso, tendré que adquirir las acciones de Microsoft a 40 para cubrir mi posición en la venta al descubierto.

¿Resultado de la operación? Por cada acción de Yahoo pierdo 9 dólares y por cada acción de Microsoft 10. Dado que vendí una acción de Microsoft por cada dos de Yahoo, las pérdidas totales por cada acción de Yahoo son de 14 dólares. No está mal, una operación con la que pretendía lograr una rentabilidad positiva del 10% se salda con una rentabilidad negativa del 50%.

Así que cuidado con los arbitrajes de riesgos, la diferencia entre la cotización actual de Yahoo y el precio de Microsoft no es casual. Digamos que hay modos de invertir mucho menos arriesgados y mucho más rentables, por ejemplo éste.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande