liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Diciembre 2007

24 de Diciembre de 2007

Sobre el consumismo navideño
Son estas unas fechas en las que la izquierda sale protestando contra el sistema capitalista en el que vivimos y el desbocado consumismo al que incita. Como no voy a volver a escribir lo mismo que todos los años, así que simplemente me enlazaré.

Primero, es falso que el capitalismo sea compatible con el consumismo. Más bien al contrario; el capitalismo y el consumismo son dos estadios económicos distintos. El primero se caracteriza por la acumulación de CAPITAL, esto es, por un ahorro y una reinversión continuos, mientras que el segundo no es más que un consumo permanente de toda la renta generada. Consumismo no es igual a consumo; el capitalismo multiplica las opciones de consumo, el consumismo las destruye. En definitiva, mientras que el capitalismo está más relacionado con la revolución industrial y el aumento continuo de la riqueza, el consumismo lo está con la sociedad primitiva de subsistencia (donde toda la producción se consume) que tanto gusta a los rojos. Sobre la relación entre consumo y capitalismo, aquí.

Segundo, que la izquierda siente auténtica pasión por el consumismo puede comprobarse en la enorme cantidad de políticas públicas consumistas que defiende. Más aquí.

Y feliz Navidad.

19 de Diciembre de 2007

Meme destructor
Libertymad me manda un meme preguntándome qué tres cosas eliminaría del Estado español, pero con dos restricciones: sólo tres cosas y expuestas en no más de diez líneas. Lo intentaré.

La obviedad de la respuesta en mi caso me recuerda a cuándo a Milton Friedman le preguntaron, después de la caída de la URSS, qué tres cosas era necesario hacer. El economista chicaguense respondió: "Primero, privatizar, segundo privatizar y tercero privatizar". Como en muchos otros temas, Friedman se equivocó; la propiedad privada no consiste en un cambio de titularidad de los recursos desde el Estado a una plutocracia, sino en un haz de derechos, facultades y obligaciones de cada individuo sobre sus recursos. Un dominio aparente no es una propiedad privada, sino un precario.

Hecha la digresión para alargar el post, mi respuesta sometida a las limitaciones de Libertymad debería ser: eliminaría tres cosas "primero el Estado, segundo el Estado y tercero el Estado". Pero supongo que la respuesta no es tan concreta ni original como se pretende en un meme, así que intentaré esforzarme. Las tres cosas que me parece prioritario cambiar/eliminar en España:

1. Seguridad Social: Por esto y por esto.
2. Banco Central Europeo y moneda de curso forzoso: Por esto y por esto.
3. Educación pública: Por esto y por esto.

Le paso el meme a Chinchetru, Marzo y Stewie.
El conejo y las propinas
Esta semana he escrito en Libertad Digital sobre las últimas declaraciones del Gobierno en torno a la inflación:
por muy esperpéntico que sea el argumento de Solbes, conviene no olvidar que en última instancia se basa en teorías económicas que hasta hace muy poco predominaban en la academia y que aún hoy siguen gozando de cierto predicamento. Así, en determinados ambientes keynesianos se achaca la inflación a un incremento de la demanda agregada, esto es, a que todo el mundo gasta, de repente, más.

La inflación es, en realidad, una pérdida de calidad de la moneda: antiguamente, los monarcas rascaban el oro de las monedas para arrebatar parte de su valor a los ciudadanos; hoy en día, los Bancos Centrales incrementan la oferta crediticia (pasivos) aun cuando los activos no han aumentado correspondientemente.
Leer más

17 de Diciembre de 2007

Pensiones privadas en España
El Observatorio de Coyuntura Económica del Instituto Juan de Mariana acaba de publicar un nuevo informe para promover la implantación de la sociedad de propietarios en España. En este caso, analiza qué habría sucedido si desde 1992 se nos hubieran devuelto las cotizaciones obligatorias a la Seguridad Social y las hubiéramos reinvertido en el IBEX 35.

El resultado es rotundo: un español medio habría acumulad en sólo 15 años un patrimonio adicional de 245.000 euros, lo que le permitiría acceder a una pensión mensual de 1.500 euros. Si comparamos esto con la exigua pensión que nos promete el sistema público, incluso a personas que cotizada durante más de 30 años, el contraste no puede ser más risible.

Podéis leer el informe completo aquí y el resumen de la nota de prensa aquí. Aparte, hoy publico un comentario en el IJM donde realizado algunas reflexiones complementarias.

16 de Diciembre de 2007

Perdonen si me meto
Aunque no es mi debate, sí me parece importante contestar a algunos errores de bulto del último artículo de Luis Hernández Arroyo contra el patrón oro:
Creo que el patrón oro funcionó durante una época de la historia –aproximadamente desde el final de las guerras napoleónicas hasta la primera Gran Guerra– por la misma razón que ahora funciona el sistema de emisión de billetes de los bancos centrales: por que no había alternativa mejor pese a sus muchas deficiencias.
Depende qué se entienda por funcionar. El dinero tiene dos funciones: medio de cambio y depósito de valor. Es cierto que hoy el dinero fiduciario cumple más o menos con el primero, pero ni mucho menos con el segundo. Según esta regla de tres, el dinero fiduciario también "funciona" durante todas las hiperinflaciones, donde sigue circulando e incluso la demanda por numerario crece de manera vertiginosa. La diferencia entre una hiperinflación y el sistema actual, por consiguiente, es sólo el ritmo de envilecimiento.

Creo que esta imagen es suficientemente representativa de cómo funcionó el patrón oro y de cómo "funciona" el dinero fiduciario.
España, por ejemplo, no tuvo la fuerza suficiente para estar dentro; y es que estarlo exigía un compromiso riguroso con ciertas reglas: libre comercio, ajuste sin devaluaciones, productividad similar...
Gran problema esto de promover el libre comercio. Ahora en serio, el patrón oro no exige productividad similar. La afirmación complementaria parece ser que puede ganarse competitividad devaluando la moneda, lo cual es absurdo por mucho que la idea prepondere en las aulas universitarias. La única competitividad que se gana es en el corto plazo, para los stocks acumulados y producidos a la antigua paridad. Para la nueva producción la exportación de inputs también se encarece. La devaluación competitiva a lo único que lleva es a cargarse el libre comercio: cada país se especializa, no en función de sus ventajas comparativas, sino del tipo de cambio del momento.

Si otros países ganan productividad y yo no, podré comprarles más barato. Simplemente tendré que especializarme en otras partes de la cadena productiva. Los beneficios del libre comercio no se producen sólo entre iguales, esto ya viene desde Ricardo.
Aquellos que creen que estas condiciones quedaban garantizadas al someterse al patrón oro cogen el rábano por las hojas: al revés, era su existencia previa entre los países fuertes lo que les permitía cumplir con él.
Otro error. Puede existir patrón oro sin libre comercio o sin productividad similar. La cuestión es si, a largo plazo, puede existir libre comercio sin patrón oro y tipos de cambio fijos.
Hay innumerables ejemplos históricos que demuestran que compromisos formales de rigurosidad no implican luego un comportamiento ejemplar. Citaré algunos: la Unión Monetaria Latina, fracasada por culpa de un país débil como Italia. El currency board de Argentina en 1991, acabado en catástrofe pocos años después (por cierto, sin que los depositantes hayan sido resarcidos ni mínimamente). Nuestra UME y el euro, que no ha resultado, como decía la propaganda, en liberalización de las economías.
Lo cual supongo que viene a darme la razón sobre el lado por el que hay que coger el rábano: puede haber patrón oro (o tipos de cambio fijos) sin necesidad de establecer una economía liberalizada. Y desde luego, el patrón oro y los tipos de cambio fijos no son ninguna garantía absoluta frente a gobiernos corruptos e intervencionistas, pero sí un importante límite.

Vamos, que la libertad de armas no es una garantía absoluta contra el establecimiento de una dictadura, pero sí limita el poder del Estado y su grado de discrecionalidad.
Hay un mito sobre el patrón oro que dice que maniata a los poderes públicos para que no puedan manipular las emisiones de dinero. Eso sólo sucede cuando hay un compromiso entre los países más importantes, pues el patrón oro es, ante todo, una obligación multilateral de no devaluar para facilitar los ajustes.
El patrón oro es un compromiso de convertibilidad de la propia divisa en una determinada cantidad de oro. Que yo sepa aquí se prometía convertir el billete en oro, no mantener un determinado tipo de cambio con otras divisas. Por supuesto, si un dólar=1 onza de oro, y una libra=2 onzas de oro, la convertibilidad entre el dólar y la libra queda fijada en 1 dólar=1/2 libra.

La devaluación sólo es posible si previamente si viola el compromiso de convertir la moneda en una DETERMINADA cantidad de oro, esto es, en caso de violar el patrón oro. Por tanto, la anterior frase sólo es cierta si decimos que "el patrón oro implica el compromiso de mantener el patrón oro".
No tiene sentido, por tanto, especular con que un país como España tendría menos inflación ahora si desde el año X hubiera fijado su moneda al oro. Un país que actuara así estaría a merced de los ajustes cambiarios que hicieran los demás; al final, si estos cambios fueran importantes, tendría forzosamente que cambiar su paridad oro/divisa (o dólar/divisa: caso argentino).
Lo que sí es cierto es que estaría a merced de fuertes oscilaciones del oro en el corto plazo, pero en el largo lo único que obtendría sería una moneda más sólida y con mayor poder adquisitivo en el extranjero. Es de sentido común que si cada vez el oro es más valioso porque tu moneda es de peor calidad, los países con moneda convertible en oro tengan que ofrecer cada vez una menor cantidad de numerario para adquirir un igual número de mercancías. Simplemente porque los ciudadanos extranjeros quieren captar oro.

De todas formas, el problema de las oscilaciones del oro para un país pequeño, obviamente, no se soluciona devaluando y revaluando, ya que eso permitiría a los especuladores vaciar de oro al banco central.

Y por último, sí tiene sentido preguntarse cuánto se ha envilecido la moneda en 30 años según su pérdida de valor con el oro, pese a las dificultades que tenga la adopción unilateral del oro en un país pequeño. Es una ilustración del brutal señoriaje (léase robo) que han practicado los gobiernos y de la pésima calidad del papel moneda.
También es falso el mito de que confiere estabilidad: sólo lo hace en condiciones de producción de oro metal en cuantía suficiente para satisfacer la demanda de liquidez.
Nunca ha existido un patrón oro sin letras de cambio, que son precisamente la parte de la fórmula que ajusta la demanda por fondos líquidos en el mercado monetario. A mayor cantidad de bienes finales para consumir, mayor cantidad de letras de cambio pueden emitirse. El oro al final sólo actúa para saldar las posiciones acreedoras netas y para controlar las expansiones de crédito mediante su atesoramiento.
Hay ejemplos numerosos de contracciones debidas a la escasez de metal, como demuestra la larga marcha del bimetalismo oro-plata –también fracasado–, que era un intento de suplir esa escasez de oro. Por supuesto, en las épocas de sobreabundancia de oro y oro-plata lo que había era inflación.
Aquí los fallos son múltiples. Primero existe un problema de causalidad: no es la escasez de oro lo que causa una contracción, sino que las contracciones causan escaceses aparentes de oro. Dicho de otro modo, durante las crisis el oro se atesora y sale del país, pero no circula. Esto lleva a muchos a creer que es la falta de oro lo que ha desatado la crisis. Segundo, el bimetalismo no es el mejor ejemplo de un sistema monetario libre que degenere en crisis.

El bimetalismo, allá donde existió, fue una fijación gubernamental del precio entre el oro y la plata. En la mayoría de los casos, la plata estaba infravalorada en la paridad, de modo que siguiendo a Gresham, desapareció de la circulación. Como explica Rothbard:
by establishing bimetallism, Britain became perpetually subject to the evil known as Gresham’s Law, which states that when government compulsorily overvalues one money and undervalues another, the undervalued money will leave the country or disappear into hoards, while the overvalued money will flood into circulation. Hence, the popular catchphrase of Gresham’s Law: “Bad money drives out good.” But the important point to note is that the triumph of “bad” money is the result, notof perverse free-market competition, but of government using the compulsory legal tender power to privilege one money above another.
Por último, Luis Hernández Arroyo cita un párrafo de Yeager que por su cantidad medias verdades no me resisto a comentar:
Nuestro actual sistema monetario internacional es una evolución del patrón oro, al que, incluso hoy en día, algunos reformadores quieren retrotraernos. No es un sistema que haya ganado con el tiempo. Aunque las monedas de oro y plata aparecieron de muy antiguo, la estandarización de las unidades monetarias como un peso determinado de oro sólo aparece en el siglo XIX. El dinero en la Edad Media era un batiburrillo de oro, plata y monedas menudas de diverso grado de fiabilidad de contenido a su valor facial, emitidas por una gran variedad de gobiernos nacionales y locales, e intercambiados a tipos de cambio fluctuantes. A medida que se imponía la estandarización, la plata fue probablemente mucho más importante monetariamente que el oro. El billete fiat estaba lejos de ser inusual, en Suecia durante periodos del XIX y en las colonias americanas antes y durante la guerra de Independencia.
Primero, las monedas de oro y plata se intercambiaban a tipos de cambio fluctuantes durante la Edad Media según la expectativa de oro y plata real que la moneda se esperaba que contuviera. Segundo, hasta que los avances en la minería permitieron fraccionar el oro de manera barata, la plata fue muy importante a la hora de atesorar y desatesorar el valor; simplemente porque no era necesario liquidar el conjunto del activo para extraer valor de los ahorros. El oro se reservaba para liquidar los grandes pagos. Tercero, el dinero fiat, antes y después, en las colonias de EEUU fue una aberración total.  Antes:

By 1740, every colony but Virginia had followed suit in fiat paper money issues, and Virginia succumbed in the late 1750s in trying to finance part of the French and Indian War against the French. Similar consequences—dramatic inflation, shortage of specie, massive depreciation despite compulsory par laws— ensued in each colony. Thus, along with Massachusetts’ depreciation of 11-to-1 of its notes against specie compared to the original par, Connecticut’s notes had sunk to 9-to-1 and the Carolinas’ at 10-to-1 in 1740, and the paper of virulently inflationist Rhode Island to 23-to-1 against specie.
Y después:
It is no wonder that the greenbacks, depreciating rapidly in terms of gold, depreciated in terms of goods as well. Wholesale prices rose from 100 in 1860 to 210.9 at the end of the war, a rise of 110.9 percent, or 22.2 percent per year.
Si estos son los mejores antecedentes históricos al sistema monetario actual, la llevamos clara.

12 de Diciembre de 2007

Philipp Bagus lee su tesis doctoral
Muchos probablemente no conoceréis a Philipp Bagus porque, a pesar de vivir en España, ser profesor en la Universidad Rey Juan Carlos, y haber dado numerosas conferencias en el IJM, no suele escribir ni en bitácoras ni en prensa. Sin embargo, pese a su juventud es un economista austriaco que está alcanzando un alto reconocimiento y, lo que es más importante, unas sólidas conclusiones en temas tan espinosos y complicados como los monetarios.

El próximo martes 18 de diciembre leerá su tesis doctoral a las 18:00 en el salón de grados del edificio departamental de la Universidad Rey Juan Carlos. El tema es: La deflación, ¿es realmente dañina?

Yo ya la he leído y discutido con él y puedo dar fe de su calidad. Si queréis leer alguno de sus artículos podéis acudir aquí o a este otro especialmente dedicado a la deflación.
¿Ha leído Chávez a Hayek?
En un momento de Camino de Servidumbre, Hayek trata de demostrar que la libertad política es imposible sin la libertad económica. Para ello pone el ejemplo de cómo proteger la libertad de expresión si el Estado ostenta un monopolio sobre la producción y distribución de papel.

Mutatis mutandis esto es lo que está sucediendo en Venezuela:
El fantasma del abastecimiento que azota al "socialismo petrolero" del presidente Hugo Chávez tiene una nueva víctima: los periódicos. De momento, la escasez de papel sólo afecta a algunos medios críticos con el Gobierno, principalmente pequeños diarios de provincias, que han denunciado un sucesivo estrangulamiento por parte del organismo de control de divisas.

Cadivi –organismo de control de divisas- presenta retrasos de hasta seis meses en la entrega de dólares.
La pregunta debería extenderse, pues, a cómo garantizar la libertad política cuando existe un monopolio sobre la emisión de dinero.

10 de Diciembre de 2007

Los de El Plural se lucen
Son unos genios:
Sus cabezas más visibles son Ignacio Cosidó, Rafael Bardají y Florentino Portero. Éste último en una entrevista en Época repasa las obsesiones de los neocon españoles. También lanza lo que parece un mensaje a personajes como Moa o Losantos que se han hecho un hueco en el entorno del PP y alardean de su paso de la izquierda a posiciones liberales de extrema derecha. Portero presume de pedigrí: “no soy un recién llegado de la izquierda, sino que he sido un liberal conservador toda mi vida”. Así, asegura que no es neocon sino un oldcon.
Si claro, es por eso, y no por esto. Anda que...

7 de Diciembre de 2007

La fórmula mágica para hacerse rico
He reseñado para LD el excelente libro de Joel Greenblatt "El pequeño libro que bate al mercado", donde se explica un sencillo método para forrarse en la Bolsa:
Si le dijera que, con una fórmula mágica contenida en un texto de poco más de cien páginas, usted podría convertir un euro en 51 en el plazo de 15 años, probablemente me tomaría por loco. Pues precisamente eso es lo que promete Joel Greenblatt, uno de los inversores más exitosos del mundo.

Durante los últimos quince años, la fórmula ha logrado una rentabilidad media anual de más del 30%, 18 puntos superior a la del mercado (12%). Dicho de otro modo: en 20 años puede convertir cada euro invertido en 190 (fórmula mágica) o en 9 (mercado). Usted, sin saber casi nada de finanzas, puede batir a numerosos inversores y especuladores profesionales.
Leer más

6 de Diciembre de 2007

Autopropiedad

Estoy viendo que se están difundiendo una serie de impresiones erróneas sobre qué es la autopropiedad. Suelo decir que es una formulación un tanto engañosa en la medida en que parece confundir el sujeto (propietario) con el objeto (propiedad), partes esenciales en toda relación jurídica. De ahí que no me importaría en absoluto que la idea que en realidad se está tratando de transmitir se denominara de otra forma.

Pero como de momento eso no sucede, sí conviene aclarar qué queremos (y qué no queremos) decir muchos cuando hablamos de autopropiedad. La autopropiedad es una norma ética:
la ética de la libertad es simplemente el estudio (accesible a cualquiera con la formación intelectual suficiente) de normas con determinadas características formales (universalidad y simetría) y pragmáticas (funcionalidad, sirven para regular la convivencia y permitir la cooperación competitiva minimizando los conflictos).
Una norma que no sea universal y simétrica sólo será válida para determinados grupos, pero no podrá utilizarse entre los grupos, en cuyo caso habrá que explicar qué justifica o de dónde procede esa asimetría principial (que no niego pueda existir: ejemplo, bote salvavidas).

Segundo, la autopropiedad, como norma integrante de la ética de la libertad, no se refiere a que cada individuo tenga un control material sobre sí mismo (lo cual es incogruente), sino a que otros individuos no deben tenerlo.  En otras palabras, ninguna persona debe tener el derecho a iniciar la violencia sobre otra para violentar cursos de acción que a su vez no iniciaban la violencia sobre nadie más. Autopropiedad es sinónimo de principio de no agresión y de libertad en su sentido negativo:
Los conceptos de libertad, derecho de propiedad y principio de no agresión son equivalentes: son formas complementarias de referirse a las mismas ideas éticas fundamentales desde puntos de vista distintos; no son nociones contradictorias, las tres son útiles y necesarias y no tiene sentido intentar separarlas.
Es erróneo creer que nadie debe iniciar la violencia porque partimos del axioma de la autopropiedad. Eso sería tanto como decir que algo es grande porque partimos del axioma de que no es pequeño. Nadie debe iniciar la violencia sobre otras personas porque es una mejor norma universal, simétrica y funcional frente a todas sus alternativas. Este dato cristaliza en un nombre simplificado: derecho de autopropiedad.

Tercero, las críticas al derecho de autopropiedad deben confrontar la pregunta: ¿quién debe ser el propietario de mi cuerpo, esto es, quién debe tener una facultad de decisión última sobre el mismo? El derecho de autopropiedad no responde YO, sino nadie. Cada ser humano debe poder actuar sin violencia ajena, dado que así se minimizan las disputas, los conflictos y se favorece la coordinación.

No cabe responder que nadie debe ser propietario de mi cuerpo en la medida en que el cuerpo no es una mercancía apropiable, pero que al mismo tiempo la violencia sobre el mismo (basada en la mayoría política, la costumbre o el poder) sí puede ser legítima. Simplemente porque:
El derecho de propiedad concede a su titular una capacidad de decisión última sobre el objeto de la jurisdicción dominical. El propietario puede poseer, usar, consumir, destruir o enajenar el objeto sin que ningún otro sujeto tenga poder para revocar su decisión.

Los socialistas argumentan que, en realidad, el derecho de propiedad no contiene todas esas facultades, sino que viene limitado por consideraciones de bienestar general instrumentadas mediante el imperium estatal. Como en tantas otras cosas, sin embargo, los socialistas se confunden. Una cosa es que los individuos tengan prohibido ejercer el derecho de propiedad y otra, muy distinta, es que este derecho de propiedad absoluto no sea ostentado por nadie.

Por necesidad fáctica, siempre existirá un poder de decisión última sobre los recursos. De hecho, los socialistas atribuyen esa facultad al Estado y sus órganos administrativos. No se trata, pues, de que el derecho de propiedad esté limitado, sino de que el Estado ha nacionalizado las facultades del propietario.

La alternativa a la autopropiedad no es la ausencia de propiedad, sino la concesión de derechos de propiedad sobre el propio cuerpo a otros individuos. En la medida en que esos otros individuos o grupos de individuos (asociaciones) ejerzan un poder de decisión último sobre el cuerpo de otro individuo, serán sus propietarios.

Previsiblemente ninguna de estas normas pasará en lo más mínimo el filtro de universalidad, simetría y funcionalidad, lo cual las descalificará, de acuerdo con nuestra definición, como normas éticas. ¿Significa por ello que son malas normas? No, por ello no. Pero sí significa que sus proponentes no están tratando de descubrir normas que permitan la cooperación y la mutua satisfacción entre todas las personas, sino sólo el provecho de un grupo concreto (minoritario o mayoritario) a expensas del resto, esto es, está favoreciendo la explotación del hombre por el hombre porque lo consideran adecuado.

5 de Diciembre de 2007

Conferencia y artículo sobre la crisis financiera
El próximo viernes presentaré en el IJM el boletín sobre la crisis subprime que ha elaborado el Observatorio de Coyuntura Económica; será a la 20.00 en la sede del Instituto. Todos los interesados están, por supuesto, invitados a asistir.

Ayer publiqué en LD un artículo sobre el mismo tema, por si alguien quiere leer las conclusiones del boletín de manera resumida.

4 de Diciembre de 2007

Hillary quiere hundir a los EEUU
Leo en Reason y en la bitácora de Aquiles la última propuesta innovadora de Hillary Clinton, el proteccionismo:
We know for sure that every other country wants access to our markets, because we have high levels of consumer spending since we don’t save anything in America.
Vamos, el culmen de la originalidad, que se lo digan a Sancho de Moncada.

El editorial del Financial Times tiene un punto cuando dice que:
the slide toward protectionism that Mrs Clinton’s views invite would be a setback for American living standards, since cheap imports keep prices low. For the developing countries whose best chance of prosperity is through trade, her new thinking would be worse than a setback. It would be a calamity.
Pero me temo que no ataca el problema fundamental que confrontaría la economía estadounidense en caso de aplicar un proteccionismo intenso como el que parece proponer la Clinton.

EEUU se ha beneficiado desde hace años de un sistema monetario internacional corrupto y fraudulento basado en el papel inconvertible y de curso forzoso, donde el dólar en cierta medida funcionaba como una divisa de reserva y de valor. Esto permitía a los EEUU, como decía el gran Jacques Rueff "comprar sin pagar y recibir sin dar". En otras palabras, EEUU podía permitirse no ahorrar e incluso endeudarse para seguir consumiendo simplemente imprimiendo dólares.

El proceso era sencillo: imprimían nuevos dólares con los que pagaban a sus vendedores extranjeros, pero estos vendedores no utilizaban los dólares para comprar mercancías en EEUU, sino que o bien los retenían en reservas o bien los usaban para comprar deuda pública o privada en EEUU (con lo cual, los tipos de interés caían). Esto es, el status privilegiado hacía que adquiriera los bienes extranjeros con dinero impreso de la nada que a su vez regresaba en forma de préstamos a los EEUU.

El problema es que con la reciente caída libre del valor del dólar, los extranjeros que atesoraban dólares (esencialmente los exportadores de petróleo y China) se están planteando enajenarlos y dejar de comprar bonos del tesoro. La consecuencia es obvia: el mercado de EEUU se llenaría de dólares (hiperinflación) y además los tipos de interés se dispararían por la prima de precios y por perder a algunos de sus principales adquirientes.

¿Qué tiene que ver la propuesta de la Clinton con todo esto? Bueno, los productores de petróleo y China mantienen dólares o deuda estadounidene en sus balances con la expectativa de, en el futuro, poder adquirir bienes activos en EEUU. Si Hillary cierra esa posibilidad, esto es, encarece notablemente los costes, el proceso de repudio del dólar se acelerará y con él el hundimiento de la economía yankee.
Boletín del IJM sobre la crisis subprime

El Observatorio de Coyuntura Económica del IJM comienza a tomar impulso. Nació el pasado mes de agosto con el informe "El patrón oro y la inflación en España (1972-2007)" y ahora, como ya anunció Mary Godiva, acaba de publicar un boletín sobre las causas, consecuencias y soluciones a la actual crisis subprime. Creo sinceramente que el resultado final es bueno y que vale la pena leerlo.

Como complemento, el pasado viernes publiqué un comentario donde analizo otro aspecto que sólo aparece en el boletín de pasada: la responsabilidad intelectual de la profesión económica.

El propósito del Observatorio es sacar un boletín trimestral analizando la coyuntura, pero con una extensión notablemente inferior a la de este primer número. Aunque, claro está, todo dependerá de la cantidad de acontecimientos relevantes.

También aprovecho para anunciar que el Observatorio inaugura su propia página web. En ella podéis acceder a todo el trabajo que vaya publicando, básicamente boletines de coyuntura e informes de reflexión teórica (si bien espero que en el futuro cercano tengamos más tipos de publicaciones). Asimismo, podéis acceder a una especie de bitácora donde haremos un seguimiento puntual de la actualidad reflejando la fiabilidad de las predicciones y análisis de los boletines.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande