liberalismo.org

Todo un hombre de Estado: Agosto 2007

24 de Agosto de 2007

Botswana and Zimbabwe
Me han concedido una mención honorífica en el concurso de ensayos A World Connected.

El tema del premio era comparar la trayectoria dispar de dos países en función de la evolución de su libertad, según la medida del Index of Economic Freedom. Mi elección -poco original- fue Bostwana y Zimbabwe.

Al final me han concedido la tercera de cuatro menciones honoríficas, lo que no sé si es un cuarto ex aequo o un sexto puesto. En cualquier caso estoy bastante contento porque el artículo era en inglés y, si mal no recuerdo, las bases estipulaban que los fallos de expresión penalizaban.

Podéis leer mi ensayo (Botswana and Zimbabwe) y los restantes aquí

11 de Agosto de 2007

Inyección también para las hipotecas
Uno ya no sabe dónde meterse cuando lee ciertas cosas. Y no, no me refiero a la respuesta (sic) de Antonio Flórez; al fin y al cabo está forzando el motor de sus conocimientos económicos.

Veo en los comentarios al post una pregunta de judas a Happy Butcher sobre si considera acertado que se ayude a los bancos cuando tienen dificultades y no a las familias cuando se vayan a ser capaces de pagar las hipotecas.

Y digo que uno ya no sabe dónde meterse porque la incomprensión sobre este asunto es tan mayúscula que vence mi tentación de dejar de escribir estos días.

Como siempre, la izquierda recurre al maniqueísmo sin fundamento para argumentar. “El Banco Central favorece a los grandes negocios pero se olvida de los pobres ciudadanos”. “La macroeconomía importa más que la microeconomía”. “El sistema está montado para beneficiar a quienes más tienen”, y bla bla bla. Pura charlatanería sin nada detrás.

A ver si nos enteramos. El Banco Central no ha regalado el dinero a los bancos, se lo ha prestado. No digo que en este caso la diferencia sea colosal, ya que se lo presta a tipos irrisorios y contra unos activos que no podrían colocar a buen precio en el mercado. Pero la cuestión es que ese dinero tienen que devolverlo.

¿De verdad quiere la izquierda que el Banco Central conceda una segunda hipoteca a las familias españolas? Porque de los sollozos y pataletas por la asimetría del sistema, no se me ocurre otra posibilidad.

Pero sobre todo, pensemos un poquito. Desde el momento en que los bancos comerciales han invertido los depósitos de los ciudadanos en diversos activos muy ilíquidos, quien pagaría el pato en caso de una quiebra bancaria no sería sólo el banco, sino también millones de pobres familias que, como en Argentina, no podrían acceder a sus ahorros.

Del mismo modo, ¿quién serían los primeros perjudicados si en España las familias dejan de pagar por sus hipotecas? Pues más que las familias deudoras, los bancos y las cajas, que han concentrado casi el 70% de sus activos en vivienda.

Si no pagan, embargan la vivienda. ¿Y qué harán los bancos con cientos de miles de viviendas cuando los depositantes acudan a solicitar su dinero? Pues liquidarlas a sin demora. Si las liquidan en masa y deprisa, su precio se hundirá, con lo que tendrán unos agujeros enormes en sus balances que, si no pueden cubrir con sus fondos propios (y por desgracia, sólo el 8% de su activo está cubierto con sus fondos propios) los depositantes tampoco recuperarán.

Menos sentimentalismo barato y más economía. La política del banco central nos perjudica a todos menos a los que viven de ella. Es algo que la economía solvente viene reconociendo desde hace más de un siglo.

Y si tanto claman algunos izquierdistas contra el sistema monetario, que propongan uno alternativo (por enésima vez). Tengo curiosidad por saber cómo piensan evitar la inflación, el ciclo económico, los privilegios bancarios, el endeudamiento masivo y la iliquidez del sistema, sin defender el patrón oro y la libertad monetaria. Pero menos esto último, defenderán cualquier otra cosa.
De honesto, nada
Berti ha despedazado algunas de las falacias económicas que un tal Alfonso López al que tilda de "socialista honesto". Quizá en el futuro matice algunos puntos, pero de momento sólo me interesa mostrar que este sujeto de honesto tiene tanto como yo de físico nuclear.

El post del susodicho es un compendio de ataques sin fundamento contra la Escuela Austriaca; al menos por esta parte, celebro que la izquierda se atreva a entrar a contrastar sus ideas mediante el debate. Ahora bien, la manipulación también tiene un límite. Al principio del post, muy sin venir a cuento, Alfonso López nos dice que:
A propósito de Mises:

“...la guerra que encendieron Hitler, Mussolini e Hirohito, fue una guerra justa, porque su único objeto fue dar a los países desfavorecidos lo que les pertenece en virtud de derechos naturales y divinos”
Escrito por Ludwig Von Mises en “El socialismo” página 544 de la edición española.
Buen argumento ad hominem, salvo por un detalle: estas frases son un contenedor de basura intelectual y moral.

Hay que tener una cara forrada para tratar de sostener que un judío que tuvo que exiliarse a EEUU desde Austria y Suiza por miedo a la represión roji-parda puede llegar a justificar la guerra que destrozó su vida. Mira Alfonso, no tienes ni puñetera idea: Mises mantuvo hasta su muerte un fuerte rencor hacia los alemanes porque destrozaron TODA su vida. Su amada Viena, donde había dirigido uno de los seminarios más prestigiosos de Europa, fue ocupada y aniquilada intelectualmente por las hordas nazis. A los 60 años este señor tuvo que empezar una nueva vida en un país cuyo idioma y cultura no conocía adecuadamente.

¿Y tú pretendes hacernos creer que se trata de un defensor de Hitler? ¡Cómo se puede ser tan burdo!

¿Pero acaso Alfonso se ha inventado la frase? No, mucho peor. La saca absolutamente de contexto. Traduzco desde la edición inglesa:
Los auténticos agresores, según los nacionalistas alemanes, italianos y japoneses, son estas naciones que por medio de las barreras comerciales y migratorias se han apropiado de la mayor parte de los recursos naturales de la tierra. ¿No ha declarado el propio Papa que "las causas últimas de las guerras mundiales son "el egoísmo frío y calculador de quien tiende a atesorar recursos y materiales destinados al uso de todos hasta el punto en que las naciones menos favorecidas carecen de acceso a ellos"? La guerra que encendieron Hitler, Mussolini e Hirohito, fue desde este punto de vista una guerra justa, porque su único objeto fue dar a los países desfavorecidos lo que les pertenece en virtud de derechos naturales y divinos.
Alfonso, ¿desde cuándo Mises es un defensor del derecho natural y divino? Y sobre todo, ¿por qué te saltas la parte dónde dice estar exponiendo las opiniones de los nacionalistas alemanes? No sé si has llegado a esas líneas referenciado por algún profesor poco honesto o es que esa carencia te es propia. En cualquier caso, o arrogante ignorancia o mala fe.

Pero bueno, como todos sabemos jugar a ese jueguecito del corta y pega, ¿qué te parece si hago contigo lo que tú has hecho con Mises?
"Alfonso López justifica el belicismo nazi y fascista. Recientemente ha escrito en su blog soflamas tan claras como la siguiente: la guerra que encendieron Hitler, Mussolini e Hirohito, fue una guerra justa, porque su único objeto fue dar a los países desfavorecidos lo que les pertenece en virtud de derechos naturales y divinos".

10 de Agosto de 2007

Cómo no entender nada
La izquierda ya está empezando a manipular lo que está sucediendo en EEUU con la crisis hipotecaria. Un fallo típicamente estatal, consecuencia de la irresponsabilidad socialista de abandonar el patrón oro y la disciplina financiera, se convierte para algunos en ariete anticapitalista.

Por ejemplo, tenemos este post de Antonio Flórez quien, sin vergüenza alguna, escribe un post sobre economía reconociendo desde el comienzo que Nunca he sido un conocedor de la economía. ¿Y por qué? Pues porque es una ciencia de clase: esa ciencia que el capitalismo convierte en arte gracias a su tendencia a caotizar todo lo que toca. Curiosa forma de no tener ni idea de economía: un completo ignorante autorreconocido que reflexiona sobre el objeto y la naturaleza de una ciencia. Metodólogos, que os quitan el trabajo.

Pero a lo que vamos. Antonio Flórez pide un ejercicio de coherencia a los liberales para que no intervengan en los mercados financieros: Si el neoliberalismo que tan desaforadamente predican y aclaman algunos se pusiera efectivamente en vigor, en este momento lo único que pasaría es que quienes hayan invertido en USA en los fondos que cuentan entre sus activos con las hipotecas de alto riesgo que son fuente del problema, o con acciones de los bancos que más hasta el corbejón están metidos en esas hipotecas, entonces, digo, todo quedaría reducido a las pérdidas que esos inversores experimentasen.

Este punto es correcto, con una salvedad. No ha sido casualidad que los bancos invirtiesen donde han invertido. Sí, son responsables; pero no son los únicos responsables. Estamos metidos en un esquema puramente socialista en materia monetaria: un banco central, una autoridad pública, emite, regula y orienta el precio del dinero.

Digo que no ha sido casualidad que estemos donde estamos porque todos los bancos centrales del mundo llevan años insuflando fondos en los mercados financieros, de manera que las inversiones se dirigen o bien a proyectos de mayor vencimiento o bien a proyectos más arriesgados. Al fin y al cabo, si tengo un exceso de liquidez, ¿qué voy a hacer con él? Pues meterlo donde sea.

Es cierto que los bancos deben afrontar su responsabilidad. Pero el primero de todos que debe hacerlo es el Banco Central, cabeza visible de todo este entramado mafioso. Y no porque "otro modelo de Banco Central sea posible", sino porque el Banco Central que impone una moneda de curso legal sobre un territorio es sólo un instrumento de extorsión y manipulación de los mercados y de los ahorros de los ciudadanos.

Y aquí llegamos al final de la calle, cuando el autor del post se lamenta de que el dinero inyectado a las empresas neoliberales provenga de las arcas públicas. De manera que son esas arcas (las de usted y la mía también, ¡ay!) las que financian el desastre.

Lo que me faltaba por oír. El dinero no procede de ninguna arca pública; el dinero procede de una monetización de activos muy poco líquidos contra los que los Bancos Centrales expanden la oferta crediticia. ¿Qué viene a significar esto? El dinero no sale de ninguna arca pública; no es dinero que tenga legítimamente el Estado para usarlo de esta o aquella manera, no. Es un dinero que procede del atraco de los ahorros de millones de europeos y norteamericanos. Una expansión del crédito que se financia empeorando la calidad del dinero que los bancos centrales nos imponen por la fuerza de las armas.

¿De qué neoliberalismo estamos hablando? ¿Por qué no puedo repudiar los papelitos llamados euros o dólares y exigir que se me pague en oro o en alguna divisa emitida por un banco serio y no inflacionista? Porque todo el esquema sobre el que viven tantos chupópteros, públicos y privados, se derrumbaría. Pero no, el dinero no procede de ninguna arca; procede de mis ahorros y los suyos.

Pero casualmente, la izquierda es la menos legitimada para quejarse de todo esto. Subidos al carro keynesiano, a la irresponsabilidad presupuestaria, al inflacionismo estimulador del empleo, ¿a qué vienen ahora estos sollozos? Se cargaron el patrón oro, nos obligan a mantener una moneda de curso forzoso, defienden la existencia de un banco central que deba incluso someterse "a la voluntad popular" (¡cómo si la moneda en la que guardo mis ahorros concerniera a los demás!) y ahora arremeten contra las actuaciones del sistema que tan presta y escandalosamente han contribuido a edificar.

De liberalismo nada. Todo esto es una farsa socialista. Y la izquierda, esa izquierda que se congratula de ignorar la economía, es la principal responsable de habernos abocado a ella. Quizá si la gente supiera un poco más de economía, uno no tendría que leer tantas tonterías ni soportar que el funcionario de turno le dé un bocado a sus ahorros expandiendo la oferta crediticia.
De manual

Esta semana escribí en el Instituto Juan de Mariana un artículo que no pensé que fuera a estar tan de actualidad, tras la "inyección" de liquidez (ja!) del Banco Central Europeo. El artículo terminaba así:

Sobre esta circunstancia se desarrolla el pecado monetario por excelencia: el arbitraje entre el tipo de descuento y el tipo de interés. O lo que es lo mismo, buscar una provisión estable de fondos durante un largo período de tiempo a través de letras de cambio y pagarés, beneficiándose del menor tipo de descuento.

La operación es un fraude absoluto que ya quien descuenta la letra o el pagaré no adquiere la disponibilidad financiera sobre ningún conjunto de bienes líquidos ya existentes. Se pretende financiar una actividad que vence muy a largo plazo con la continua renovación (roll-over) de deudas a corto. Sería como si los antiguos hubieran pretendido financiar la instalación de un circo romano a partir de un muy numeroso ganado de toros.

Los bancos suelen incurrir frecuentemente en estas operaciones: recurren a los depósitos a la vista (deuda a corto plazo) para financiar préstamos a largo (hipotecas). Se endeudan a corto para prestar a largo.

El sistema bancario mundial sufre de una iliquidez crónica. Durante años han estado endeudándose a corto plazo para adquirir activos cuyo vecimiento es muy a largo plazo. Imagine que monta una empresa que empezará a darle beneficios a los 20 años y que cada mes los proveedores y el arrendador acuden a la puerta de su casa a pedirle su mensualidad. O usted tiene fondos ahorrados para pagarles o tendrá que vender los activos de su negocio para pagarles.

Con el sistema bancario pasa algo similar. El problema es que una liquidación masivade sus activos causaría una deflación tal que les impediría devolver el dinerio a sus depositantes. De ahí que el Banco Central Europeo pretenda ahora "lubricar" esos activos tan ilíquidos inyectando nuevos medios de pago. La intención es sencilla: que los bancos se endeuden con el Banco Central para poder atender sus deudas a corto plazo y, en caso de que sea necesario liquidar algún activo, que los precios no se desmoronen gracias a la nueva liquidez.

Pero una vez el círculo de la mala deuda ha empezado, el Banco Central no puede detenerlo de ninguna manera. ¿Cómo evitar que los nuevos fondos se reinviertan en los mercados de capitales (activos a largo plazo) incrementando aun más el grado de iliquidez? Es un caso de manual:

Si las deudas de los bancos maduran más rápido que sus activos, dos cosas ocurrirán. Primero, los tipos de interés subirán, dado que los bancos tendrán que liquidar sus activos y el público sólo los adquirirá al descuento. Segundo, la estructura de maduración de la deuda se encogerá, ya que los bancos tendrán que emitir deuda a corto plazo en sustitución de la deuda a largo plazo. En otras palabras, el sistema bancario, guiado por el Banco Central, se verá forzado a financiar un éxodo masivo de ahorradores en deuda a largo a deuda a corto. Dado que el sistema bancario tiene que absorber las crecientes cantidades de la deuda a largo plazo que no quiere el publico, y concederles crédito a corto, está claro que la única cura posible para el abuso de la droga es todavía más droga.

El banco central es inútil. Cualquier duda en proveer con los fondos necesarios para pagar las deudas de los bancos derrumbaría el castillo de naipes de inmediato. El banco central por tanto continuará comprando los bonos a largo plazo que el público rechaza. En otras palabras, el banco central continuará endeudándose a corto y prestando a largo.El círculo vicioso, sin embargo, no puede continuar de manera indefinida, ya que la maduración media de la deuda no puede contraerse a cero. Antes de que eso suceda, el mercado de bonos, como una manzana podrida, se lanzará en los brazos del mercado monetario. La oferta monetaria explotará, el oferta de capital implosionará, y el mundo feliz de endeudarse a corto y prestar a largo habrá llegado a su triste final.

2 de Agosto de 2007

Todos los empresarios son malos salvo yo

¿Qué pasaría si ahora subieran el salario mínimo a 1200 euros? Que a algunas empresas les meterían un buen gol y algunos progres tendrían que apretarse el cinturón. Sentada mileurista ya.

Archivo

En formato RSS

Usuario Contraseña  
Web alojada en Ferca

Mapa del sitio Mapa del sitio
Texto normal Texto grande